Destacada

Es tonto seguir midiendo la temperatura a la entrada de los edificios públicos, supermercados, hospitales.

Por qué la detección de temperatura para la enfermedad de Coronavirus 2019 con termómetros infrarrojos sin contacto no funciona 

William F WrightFelipe A Mackowiak

abstracto

La detección de la enfermedad por coronavirus 2019 puede evaluar un gran número de pacientes, al tiempo que reduce las exposiciones sanitarias y limita la propagación posterior del virus. La detección de temperatura ha sido un punto focal de detección de casos durante la pandemia porque es una de las manifestaciones más tempranas y frecuentemente reportadas de la enfermedad. Describimos factores importantes a tener en cuenta a los individuos examinados, así como el proceso de medición y los resultados actuales. La detección óptima basada en la temperatura implica factores individuales y ambientales, así como la reconsideración del umbral de fiebre actual.

Conclusiones

Estas son algunas de las razones por las que los programas de detección masiva de infecciones por SARS-CoV-2 que dependen de los NCITs son ineficaces. Para desarrollar mejores programas para distinguir infectados de personas no infectadas, se tendrá que abordar la miríada de factores que afectan negativamente a la detección térmica con NCITs enumeradas anteriormente. Dado el bajo número de casos de COVID-19 detectados mediante un corte térmico de 100,4 °F (38 °C), debe tenerse en cuenta la reducción de la temperatura de corte utilizada para identificar a las personas infectadas sintomáticas, especialmente cuando el cribado de ancianos frágiles y ciertas personas inmunocomprometidas. Los resultados de la investigación de Ng et al [15] citados anteriormente sugieren que una temperatura de corte de >96.1°F (>35.6°C) debe utilizarse en personas de detección de infecciones sintomáticas SARS-CoV-2. Desafortunadamente, debido a que entre el 40% y el 45% de las personas con infecciones por SARS-CoV-2 son asintomáticas[6],cualquier esfuerzo por identificar a esas personas que no las prueben para detectar el virus en sí probablemente fracasaría. Debido a que la detección masiva del virus está limitada por nuestra capacidad actual para hacerlo y el costo de un programa de este tipo en caso de que esté disponible, vale la pena considerar tácticas innovadoras para la vigilancia de la salud pública, como las que implican pruebas grupales[16],crowdsourcing de datos portátiles digitales, mediciones de fiebre geolocalada de “termómetros inteligentes” (es decir, termómetros emparejados a dispositivos móviles) [17],y monitoreo de lodos de alcantarillado para SARS-CoV-2 [6] . Estas ideas, al igual que la cuestión de hasta qué punto la temperatura límite que define una fiebre puede reducirse sin aumentar el número de casos falsos positivos de infección sintomática SARS-CoV-2 a un nivel inaceptable, tendrán que ser determinadas por investigaciones futuras cuidadosamente diseñadas

Cribado de temperatura en el lugar de trabajo para COVID-19

Stave, Gregg M. MD, JD, MPH; Smith, Sharon E. MD, MBA; Hymel, Pamela A. MD, MPH; Garza, Richard J.

objetivo:

Determinar si el cribado de temperatura es útil para detectar y reducir la transmisión en el lugar de trabajo del SARS-CoV-2.

métodos:

Se realizó una encuesta para determinar si el control de temperatura identificó con éxito a los trabajadores con COVID-19 entre una muestra de conveniencia de directores médicos de corporaciones multinacionales en una amplia gama de industrias.

Resultados:

Más de 15 millones de proyecciones fueron realizadas por 14 empresas. Se identificaron menos de 700 episodios de fiebre. De ellos, sólo se detectaron unos 53 casos de COVID-19. Por el contrario, unos 2.000 trabajadores con COVID-19 diagnosticados se encontraban en el lugar de trabajo y no fueron detectados mediante cribado.

Conclusiones:

Se identificó un caso de COVID-19 mediante la detección de aproximadamente cada 40 casos que se perdieron. La detección de temperatura en el lugar de trabajo fue ineficaz para detectar trabajadores con COVID-19 y no se recomienda.

Destacada

La resiliencia de los sistemas de salud al COVID-19

OCDE. Library.

A finales de octubre de 2020, más de 7 millones de personas estaban infectadas y 220 000 habían muerto por COVID-19 en los países de la UE, Islandia, Noruega, Suiza y el Reino Unido. Durante la primera ola de la pandemia, el virus afectó particularmente a varios países de Europa occidental, en particular a Bélgica, Francia, Italia, los Países Bajos, España y el Reino Unido, así como a Suecia. Sin embargo, desde agosto de 2020, el virus también comenzó a extenderse más ampliamente por Europa.Algunos países han logrado minimizar los impactos económicos y de salud del COVID-19  

Proporcionar una evaluación general de las respuestas de los países al COVID-19 es difícil en este momento, dado que la pandemia todavía está muy activa en todo el mundo. Los países europeos lucharon en diversos grados para responder a la primera ola de la pandemia en la primavera de 2020 y a la segunda ola en el otoño de 2020. Muchos países lucharon durante los primeros meses de la crisis para aumentar la disponibilidad de máscaras y otros equipos de protección personal. La mayoría de los países también tuvieron dificultades para ampliar su capacidad de prueba, lo que limitó la eficacia de los esfuerzos de prueba, seguimiento y rastreo. Esto los dejó con pocas opciones para contener la propagación del virus durante la primera ola, lo que requirió medidas de confinamiento más estrictas.

Fuera de Europa, Corea es un buen ejemplo de un país que ha logrado controlar el brote de COVID-19 a través de medidas rápidas, efectivas y específicas, evitando así bloqueos totales. Nueva Zelanda ha sido otro ejemplo exitoso. En Europa, hasta octubre de 2020, algunos países como Finlandia, Noruega y Estonia estaban en mejores condiciones de contener la propagación del virus y mitigar las consecuencias económicas, en parte debido a factores geográficos (menor densidad de población) pero también debido a la implementación oportuna. de medidas de contención específicas, y una fuerte confianza y cumplimiento por parte de la población.Las personas mayores se han visto afectadas de manera desproporcionada, y los residentes en centros de atención a largo plazo están particularmente en riesgo  

El virus ha afectado de manera desproporcionada a las personas mayores y a las personas con problemas de salud subyacentes. En casi todos los países, al menos el 90% de las muertes por COVID-19 se produjeron entre personas de 60 años o más. En muchos países, aproximadamente la mitad o más de las muertes por COVID-19 ocurrieron entre residentes en instalaciones de atención a largo plazo (LTC). La respuesta inicial en muchos países se centró en proteger a los pacientes y trabajadores de los hospitales. Solo más tarde se tomaron medidas similares para proteger a los residentes y trabajadores en las instalaciones de LTC. En varios países, hubo un desfase de al menos dos meses entre los primeros casos de COVID-19 notificados y la publicación de pautas para prevenir infecciones en las instituciones de LTC. En una cuarta parte de los países para los que se dispone de información, se necesitaron dos semanas más para restringir las visitas en los hogares de ancianos que las restricciones impuestas en los espacios públicos.Ha habido un claro gradiente social en las muertes por COVID-19  

Las personas pobres, las personas que viven en zonas desfavorecidas y las minorías étnicas también se han visto afectadas de manera desproporcionada. Esto destaca la necesidad de un fuerte enfoque en las políticas para abordar los determinantes sociales de la salud, incluidas las políticas e intervenciones sociales y económicas inclusivas más allá del sistema de salud que aborden las causas fundamentales de las desigualdades.

Abordar el impacto de la contaminación del aire en la salud y el bienestar

Entre 168.000 y 346-000 muertes prematuras en los países de la UE pueden atribuirse a la contaminación del aire solo por partículas finas  

Si bien la mayor parte de la atención en 2020 se centró en COVID-19, es importante no descuidar otros factores de riesgo importantes para la salud, incluidos factores ambientales como la contaminación del aire. Aunque la calidad del aire ha mejorado en la mayoría de los países europeos durante las últimas dos décadas, los niveles de contaminación se mantienen por encima de las directrices de la OMS en la mayoría de los países, especialmente en las grandes ciudades. Esto tiene graves consecuencias para la salud y la mortalidad de las personas. 

En los países de la UE, se estima que entre 168.000 y 346.000 muertes prematuras pueden atribuirse a la exposición a la contaminación del aire por partículas finas (PM 2,5 ). solo en 2018. La mortalidad por contaminación del aire es particularmente alta en Europa Central y Oriental debido al mayor uso de combustibles fósiles. Dentro de cada país, los grupos desfavorecidos se ven afectados de manera desproporcionada debido a una mayor exposición a la contaminación del aire y una mayor susceptibilidad a las consecuencias graves para la salud.

La contaminación del aire causa alrededor de 600 000 millones de euros en pérdidas económicas y de bienestar al año en los países de la UE, lo que equivale al 4,9% del PIB de la UE en 2017.  

Las pérdidas económicas y de bienestar de la contaminación del aire son sustanciales. Las nuevas estimaciones del impacto de las PM 2,5 y el ozono muestran que las pérdidas ascendieron a unos 600 000 millones de euros en 2017 o al 4,9% del PIB en toda la UE. Esto se debe principalmente al impacto que estos contaminantes del aire tienen sobre la mortalidad, pero también a la menor calidad de vida y productividad laboral de las personas que viven con enfermedades relacionadas, y al mayor gasto en salud.

Los esfuerzos para reducir la contaminación del aire deben centrarse en las principales fuentes de emisiones. Estos incluyen el uso de combustibles fósiles en la producción de energía, el transporte y el sector residencial, así como en las actividades industriales y agrícolas. El plan de recuperación de la UE de la crisis del COVID-19 brinda una oportunidad única para promover una recuperación económica verde integrando consideraciones ambientales en los procesos de toma de decisiones, apoyando así el logro de los objetivos nacionales de reducción de emisiones de la UE para 2030.

El propio sector sanitario puede contribuir a conseguir este objetivo minimizando su propia huella medioambiental. Mediante enfoques multisectoriales, las autoridades de salud pública también pueden contribuir a políticas urbanas y de transporte respetuosas con el medio ambiente, que también pueden promover una mayor actividad física.

Reducir otros factores de riesgo importantes para la salud

Más allá de las cuestiones ambientales, una serie de factores de riesgo modificables también tienen impactos importantes en la salud y la mortalidad de las personas, en particular el tabaquismo, el consumo de alcohol, la nutrición no saludable, la falta de actividad física y la obesidad.El tabaquismo sigue siendo la causa más importante de mortalidad prematura en la UE, y causa alrededor de 700000 muertes al año.  

A pesar de los avances en la reducción de las tasas de tabaquismo durante las últimas décadas, el consumo de tabaco sigue siendo el factor de riesgo conductual más importante para la salud, y representa alrededor de 700 000 muertes al año en los países de la UE.

El consumo nocivo de alcohol es responsable de otras 255 000 a 290 000 muertes al año en los países de la UE. Si bien las políticas de control del alcohol han reducido el consumo general de alcohol en muchos países durante la última década, el consumo excesivo de alcohol sigue siendo un problema. Un tercio de los adultos reportan al menos un evento de “borrachera” en el último mes, y más de un quinto de los adolescentes de 15 años reportan haber estado borrachos más de una vez en su vida.Más de uno de cada seis adultos es obeso en los países de la UE y existen amplias disparidades socioeconómicas en las tasas de sobrepeso y obesidad  

Las tasas de obesidad en adultos siguen aumentando en la mayoría de los países de la UE, y más de uno de cada seis adultos son obesos en la UE. La obesidad también es un factor de riesgo reconocido de complicaciones por COVID-19. Existen grandes desigualdades socioeconómicas en las tasas de sobrepeso y obesidad, que a menudo comienzan a una edad temprana. Por ejemplo, las tasas de sobrepeso y obesidad entre los niños son aproximadamente dos veces mayores entre los que viven en las familias de ingresos más bajos en comparación con los que viven en las familias de ingresos más altos.

Garantizar el acceso universal y efectivo a la atención para toda la población.

La mayoría de los países de la UE han logrado la cobertura universal para un conjunto básico de servicios de salud, que es crucial para hacer frente de manera eficaz a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la gama de servicios cubiertos y el grado de participación en los costos varían sustancialmente. El acceso efectivo a diferentes tipos de atención también puede verse restringido debido a la escasez de personal sanitario, los largos tiempos de espera o las largas distancias de viaje hasta el centro sanitario más cercano.

Solo una pequeña parte de la población notificó necesidades de atención médica no cubiertas en la mayoría de los países de la UE en 2018. Sin embargo, esta proporción fue casi cinco veces mayor entre los hogares de bajos ingresos que entre los hogares de altos ingresos en toda la UE en su conjunto. Además, la asequibilidad de los servicios de salud puede restringirse cuando implican altos pagos de bolsillo. En promedio, en los países de la UE, alrededor de una quinta parte de todo el gasto en salud se paga de su bolsillo por los hogares, pero esta proporción supera más de una tercera parte en Letonia, Bulgaria, Grecia y Malta. En general, los países que tienen una alta proporción de gastos de bolsillo también tienen una mayor proporción de la población que enfrenta pagos de bolsillo catastróficos por servicios de salud, particularmente entre los grupos de bajos ingresos.La pandemia de COVID-19 puso de relieve la escasez de personal sanitario en muchos países y la necesidad de mecanismos para movilizar recursos humanos rápidamente en tiempos de crisis.  

Aunque el número de médicos y enfermeras ha aumentado durante la última década en casi todos los países de la UE, persiste la escasez en muchos países. Esta escasez se puso de manifiesto durante la pandemia de COVID-19, cuando los trabajadores de la salud se vieron sometidos a una intensa presión. Muchos países han tratado de movilizar personal adicional rápidamente, a menudo retirando a los profesionales de la salud inactivos y jubilados y movilizando a los estudiantes en programas de medicina, enfermería y otros programas de educación sanitaria que se acercan al final de sus estudios. Algunos países también pudieron reasignar parte del personal de las regiones menos afectadas a las más afectadas. Esta crisis también pone de relieve la necesidad de crear capacidad de reserva adicional que pueda movilizarse rápidamente.Es probable que los tiempos de espera para la cirugía electiva aumenten aún más después de la pandemia de COVID-19  

Los largos tiempos de espera para los servicios de salud, como la cirugía electiva, han sido un problema de larga data en muchos países de la UE. Incluso antes de la pandemia de COVID-19, los tiempos de espera para la cirugía electiva estaban aumentando en muchos países, ya que la demanda de cirugía aumentó más rápidamente que la oferta. Es probable que estos tiempos de espera aumenten aún más a corto plazo en varios países, ya que muchas cirugías electivas se pospusieron durante la pandemia. Países como Dinamarca y Hungría, que han logrado reducciones duraderas en los tiempos de espera para muchos servicios de salud electivos, suelen combinar algunas intervenciones por el lado de la oferta y la demanda junto con un seguimiento regular del progreso.

Seguimiento y mejora del estado de salud en la UE

Health at a Glance: Europe 2020 es el resultado de una estrecha colaboración en curso entre la OCDE y la Comisión Europea para mejorar el conocimiento específico de cada país y en toda la UE sobre cuestiones de salud como parte del ciclo El estado de la salud en la UE de la Comisión .

En 2016, la Comisión Europea lanzó el ciclo El estado de la salud en la UE para ayudar a los Estados miembros de la UE a mejorar la salud de sus ciudadanos y el rendimiento de sus sistemas de salud. Health at a Glance: Europe es el primer producto del ciclo de dos años, que presenta cada año par una gran cantidad de datos y análisis comparativos que se pueden utilizar para identificar tanto las fortalezas como las oportunidades de mejora en la salud y los sistemas de salud.

El segundo paso del ciclo son los perfiles sanitarios nacionales para todos los países de la UE. La próxima edición de estos perfiles se publicará en 2021 de forma conjunta con el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud, y destacará las características y retos particulares de cada país. Un informe complementario de la Comisión Europea acompaña la publicación de los perfiles. El último paso del ciclo es una serie de intercambios voluntarios con los Estados miembros. Estas son oportunidades para discutir con más detalle algunos de los desafíos y posibles respuestas políticas.

Para obtener más información, consulte: ec.europa.eu/health/state .

Destacada

Duración del SARS-CoV-2 cultivable en pacientes hospitalizados con Covid-19. Doce días.

La duración de la transmisibilidad de la enfermedad por coronavirus 2019 (Covid-19) y el nivel de contagio asociado han sido inciertos. Cultivamos el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) en muestras respiratorias seriadas obtenidas de pacientes hospitalizados con Covid-19 para evaluar la duración de la diseminación del virus viable.

Los datos que se informan aquí representan a todos los pacientes con Covid-19, según lo confirmado por una prueba positiva de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR), que fueron hospitalizados en el Hospital Universitario Chung-Ang en Seúl, Corea del Sur, entre febrero y junio de 2020. Se utilizó el ensayo Allplex 2019-nCoV (Seegene) para muestras nasofaríngeas y orofaríngeas para las pruebas de RT-PCR en tiempo real. 1 Los pacientes fueron aislados hasta que se documentaron dos resultados consecutivos negativos o no concluyentes en RT-PCR en tiempo real, con al menos 24 horas de diferencia. 2,3 Nos esforzamos por obtener muestras a intervalos de aproximadamente 2 días, pero esto no siempre fue posible. El ARN viral se cuantificó con el uso del valor umbral de ciclo para el gen N del SARS-CoV-2. 4 Los cultivos virales se realizaron mediante un ensayo de placa hasta que al menos dos cultivos consecutivos no mostraron crecimiento.

Comparamos el tiempo desde el inicio de la enfermedad hasta el aclaramiento viral en cultivo con el tiempo hasta el aclaramiento en las pruebas de RT-PCR en tiempo real. 5 Los métodos detallados y las sensibilidades del cultivo y el ensayo de RT-PCR en tiempo real y la definición y estimación del tiempo hasta la eliminación viral se describen en el Apéndice complementario , disponible con el texto completo de esta carta en NEJM.org.

Se inscribió un total de 21 pacientes con Covid-19. Sus características clínicas se muestran en la Tabla S1 en el Apéndice complementario.. La mediana de edad de los pacientes fue de 62 años y el 76% de los pacientes eran hombres. El 71% de los pacientes tenía neumonía y el 38% estaba recibiendo oxigenoterapia complementaria. La mediana de la puntuación de la Evaluación Sequential Organ Failure Assessment (SOFA) fue 0 (las puntuaciones van de 0 a 24, y las puntuaciones más altas indican una disfunción orgánica más grave y un mayor riesgo de muerte), y la mediana de la puntuación Acute Physiology and Chronic Health Evaluation (APACHE) II fue 5 (las puntuaciones van de 0 a 71, y las puntuaciones más altas indican una enfermedad más grave y un mayor riesgo de muerte); estas puntuaciones indicaron una enfermedad leve a moderada. Se analizaron un total de 165 muestras mediante RT-PCR en tiempo real a intervalos de 1 a 5 días (mediana, 2). De estas 165 muestras, 89 fueron cultivadas para SARS-CoV-2. El momento de las pruebas, la cinética de las cargas virales,Figura 1.Momento de presencia o ausencia de SARS-CoV-2 viable en cultivo viral y valores de umbral de ciclo para 165 muestras seriadas obtenidas de 21 pacientes consecutivos hospitalizados con Covid-19.

Se cultivó SARS-CoV-2 en 29 de las 89 muestras (33%) ( Figura 1 ). El tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta la eliminación viral en cultivo fue de 7 días (intervalo de confianza [IC] del 95%, 5 a 10), y el tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta el aclaramiento viral en la RT-PCR en tiempo real fue de 34 días (menor límite del IC del 95%, 24 días) (Fig. S1 y Tabla S4). El último cultivo viral positivo fue 12 días después del inicio de los síntomas (en el Paciente 6)

Se identificó virus viable hasta 3 días después de la resolución de la fiebre (en el Paciente 14). El cultivo viral fue positivo solo en muestras con un valor de umbral de ciclo de 28,4 o menos. La incidencia de cultivo positivo disminuyó con un tiempo creciente desde el inicio de los síntomas y con un valor umbral de ciclo creciente (Tabla S3).

Nuestros hallazgos pueden ser útiles para orientar los períodos de aislamiento para pacientes con Covid-19 y para estimar el riesgo de transmisión secundaria entre contactos cercanos en el rastreo de contratos. Dado el tamaño pequeño de la muestra, el momento inconsistente del muestreo y la enfermedad relativamente leve de los pacientes inscritos, nuestros resultados deben verificarse en grupos de pacientes más grandes y diversos.

Destacada

Vacuna en mujeres embarazadas.

Tom T. Shimabukuro, MD, Shin Y. Kim, MPH, Tanya R. Myers, Ph.D., Pedro L. Moro, MD, Titilope Oduyebo, MD, Lakshmi Panagiotakopoulos, MD, Paige L. Márquez, MSPH, Christine K. Olson, MD, Ruiling Liu, Ph.D., Karen T. Chang, Ph.D., Sascha R. Ellington, Ph.D., Veronica K. Burkel, MPH, et al.,para el equipo de registro de embarazos COVID-19 de CDC v-safe 

Muchas personas embarazadas en los Estados Unidos están recibiendo vacunas contra la enfermedad por coronavirus de ARN mensajero (ARNm) 2019 (Covid-19), pero los datos sobre su seguridad durante el embarazo son limitados.

MÉTODOS

Desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 28 de febrero de 2021, utilizamos datos del sistema de vigilancia “v-safe after vacunation health checker”, el registro de embarazos v-safe y el Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) para caracterizar la seguridad de las vacunas de ARNm Covid-19 en embarazadas.

RESULTADOS

Un total de 35,691 participantes v-safe de 16 a 54 años de edad identificadas como embarazadas. El dolor en el lugar de la inyección se informó con más frecuencia entre las personas embarazadas que entre las mujeres no embarazadas, mientras que el dolor de cabeza, la mialgia, los escalofríos y la fiebre se notificaron con menor frecuencia. Entre 3958 participantes inscritas en el registro de embarazos v-safe, 827 tuvieron un embarazo completo, de los cuales 115 (13,9%) resultaron en una pérdida de embarazo y 712 (86,1%) resultaron en un nacimiento vivo (principalmente entre las participantes con vacunación en el tercer trimestre). Los resultados neonatales adversos incluyeron parto prematuro (en el 9,4%) y tamaño pequeño para la edad gestacional (en el 3,2%); no se informaron muertes neonatales. Aunque no es directamente comparable, Las proporciones calculadas de embarazos adversos y resultados neonatales en personas vacunadas contra Covid-19 que tuvieron un embarazo completo fueron similares a las incidencias informadas en estudios con mujeres embarazadas que se realizaron antes de la pandemia de Covid-19. Entre los 221 eventos adversos relacionados con el embarazo notificados al VAERS, el evento informado con mayor frecuencia fue el aborto espontáneo (46 casos).

CONCLUSIONES

Los hallazgos preliminares mostraron problemas de seguridad entre las personas embarazadas que recibieron vacunas de ARNm Covid-19. Sin embargo, es necesario un seguimiento más longitudinal, incluido el seguimiento de un gran número de mujeres vacunadas al principio del embarazo, para informar los resultados maternos, del embarazo y del lactante.

Esta revisión de vigilancia de EE. UU. Sobre la seguridad de las vacunas de ARNm Covid-19 durante el embarazo y el período de periconcepción indica que algunas personas embarazadas en los Estados Unidos eligen vacunarse contra Covid-19 en todos los trimestres del embarazo. Las reacciones locales y sistémicas solicitadas que se informaron al sistema de vigilancia v-safe fueron similares entre las personas que se identificaron como mujeres embarazadas y no embarazadas. Aunque no son directamente comparables, las proporciones de embarazos adversos y resultados neonatales (p. Ej., Pérdida fetal, parto prematuro, tamaño pequeño para la edad gestacional, anomalías congénitas y muerte neonatal) entre los participantes con embarazos completos del registro de embarazos v-safe parecen ser similar a las incidencias publicadas en poblaciones embarazadas estudiadas antes de la pandemia Covid-19. 15-26Muchas participantes en el registro de embarazos v-safe se incluyeron en el grupo de prioridad de fase 1a (más alta) para la vacunación contra Covid-19 debido a su trabajo como personal de atención médica. 27La participación de V-safe es voluntaria y la información de registro no está disponible de manera uniforme en todos los lugares de vacunación, aunque la información sobre el sistema de vigilancia se incluye en las hojas informativas de la EUA para los proveedores de atención médica y los pacientes. Por lo tanto, las comparaciones de las proporciones de mujeres vacunadas con estos resultados con las estimaciones publicadas anteriormente están limitadas por las posibles diferencias entre estas poblaciones en edad, grupo étnico y otras características sociales, demográficas y clínicas que se sabe que están asociadas con los resultados del embarazo y neonatales. . Sin embargo, estas comparaciones son útiles para proporcionar una idea aproximada de si hay señales de seguridad inesperadas en estos primeros datos. En el momento de este análisis, solo 14.

También deben tenerse en cuenta otras limitaciones. Al igual que con todos los sistemas de vigilancia informados por las participantes, los errores al completar las encuestas de salud v-safe pueden dar lugar a una clasificación errónea de las participantes como embarazadas; como resultado, los datos de reacciones locales y sistémicas que los participantes informaron a la plataforma v-safe pueden incluir algunos informes de personas no embarazadas. No se requiere que los participantes completen encuestas a la misma hora todos los días, y nuestra capacidad para evaluar el inicio o la duración de eventos adversos, como fiebre, es limitada. Los datos del registro son preliminares, provienen de una muestra pequeña y describen principalmente los resultados neonatales de la vacunación en el tercer trimestre; los hallazgos pueden cambiar a medida que se informan resultados adicionales del embarazo y aumenta el tamaño de la muestra, lo que puede facilitar la detección de resultados raros. No pudimos evaluar los resultados adversos que podrían ocurrir en asociación con exposiciones en etapas tempranas del embarazo, como anomalías congénitas, porque ninguna embarazada que fue vacunada en una etapa temprana del embarazo ha tenido nacimientos vivos registrados en el registro de embarazos v-safe hasta la fecha; el seguimiento está en curso. Además, es posible que la proporción de embarazadas que informaron sobre un aborto espontáneo no refleje las verdaderas proporciones posteriores a la vacunación porque las participantes pueden haber sido vacunadas después del período de mayor riesgo en el primer trimestre y es posible que no se reconozcan las pérdidas de embarazos muy tempranos. Si bien se han completado algunos embarazos con vacunación en el primer y principios del segundo trimestre, la mayoría están en curso. y se necesita una comparación directa de los resultados sobre la base del momento de la vacunación para definir la proporción de abortos espontáneos en esta cohorte. Debido a las limitaciones del tamaño de la muestra, tanto el embarazo como los resultados neonatales se calcularon como una proporción en lugar de una tasa.

Nuestro análisis preliminar utiliza datos informados por los participantes y tiene información limitada sobre otros posibles factores de riesgo de resultados adversos en el embarazo y el recién nacido. El VAERS está sujeto a las limitaciones de la vigilancia pasiva. 12A pesar de los requisitos de notificación obligatorios de la EUA y de la guía de los CDC sobre la notificación de VAERS, es probable que exista un subregistro sustancial de eventos adversos específicos del embarazo y del recién nacido. Tampoco conocemos el número total de dosis de la vacuna Covid-19 administradas a personas embarazadas, lo que limita aún más nuestra capacidad para estimar las tasas de eventos adversos informados a partir de los datos del VAERS. Entre las condiciones específicas del embarazo informadas al VAERS después de la vacunación Covid-19, el aborto espontáneo fue el más común. Esto es similar a lo que se observó durante la pandemia de influenza A (H1N1) en 2009 después de la introducción de la vacuna inactivada contra la influenza H1N1 2009, donde el aborto espontáneo fue el evento adverso más común informado por las personas embarazadas que recibieron esa vacuna. 28

Además de la vacunación que protege a las mujeres contra Covid-19 y sus complicaciones durante el embarazo, la evidencia emergente ha demostrado la transferencia transplacentaria de anticuerpos del coronavirus 2 (SARS-CoV-2) del síndrome respiratorio agudo severo después de la vacunación materna Covid-19 durante el tercer trimestre, lo que sugiere que la vacunación materna podría proporcionar cierto nivel de protección al recién nacido. 29-32 Sin embargo, no tenemos datos sobre la transferencia de anticuerpos y el nivel de protección en relación con el momento de la vacunación. 

Los CDC y la FDA continúan monitoreando y diseminando información sobre la seguridad del ARNm y tipos adicionales de vacunas Covid-19 en personas embarazadas.

Los primeros datos del sistema de vigilancia v-safe, el registro de embarazos v-safe y el VAERS no indican ninguna señal de seguridad obvia con respecto al embarazo o los resultados neonatales asociados con la vacunación Covid-19 en el tercer trimestre del embarazo. Se necesita un control continuo para evaluar más a fondo los resultados maternos, del embarazo, neonatales e infantiles asociados con la vacunación materna Covid-19, incluso en las primeras etapas del embarazo y durante el período previo a la concepción. 

Mientras tanto, los datos actuales pueden ayudar a informar la toma de decisiones sobre la vacunación de las personas embarazadas y sus proveedores de atención médica.

Destacada

Adiós Eugenio Zanarini

Las personas valen por el lugar que ocupan y hacen con él.

En Homenaje al Licenciado Eugenio Zanarini Superintendente de Servicios de Salud. Fallecido en Servicio.

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Eugenio Zanarini, con Ginés González García

No tengo la intención de hacer un epitafio, no es mi función, Epitafio viene del griego epitaphius compuesto por epi que indica ‘sobre’ y taphos que se refiere a ‘tumba’. Sino de editorializar que Las personas, y en este caso Eugenio, no valen por lo que son, un cargo, sino por los valores que defienden, por el don de la amistad, representan y por lo que hacen en las situaciones difíciles como las que vivimos, en argentina decimos que las botas de potro no son para cualquiera, ya que es fácil ponérselas, pero es difícil caminar con ellas,

Frase de origen gaucho, la bota de potro era la más utilizada por los gauchos hasta casi fines del siglo XIX, se hacía con la piel de la pata de un potro y dejaba los dedos de los pies expuestos para mejor manejo de los estribos, pero a quien no era gaucho se le hacía muy difícil caminar con ella.

Eugenio demostró que sabía caminar con las botas de potro tanto en la Universidad donde compartimos el Claustro y en la función pública.

Era respetado por financiadores y prestadores, por el claustro, la academia y los gestores de a pie. Propios y ajenos.

Trató desde su lugar de mantener el funcionamiento de un sistema que pide reformas y transformaciones.

Tenía la ilusión de dejar un mejor sistema de la seguridad social, que el que recibió, sabiendo las limitaciones de la época pandémica, sin recibir apoyos sectoriales firmes, mucho más declamatorios que efectivos, construyendo consenso en silencio, y mediante una gestión de puertas abiertas, con una burocracia politizada que impedía que sus ideas, tuvieran niveles de impacto como quería.

Trato de distribuir los fondos en forma transparente, en función de las personas beneficiarias y las necesidades, en un sector que existe más tendencia a querer sacar que poner. Se opuso firmemente a que se produjera una reforma de manejo de los fondos de la seguridad social para el disciplinamiento político. Soportó operaciones permanentes y críticas. No se si su reserva coronaria, pero si su intelecto.

Esta realidad se contextualiza y él era parte en una compleja gobernanza política y del sistema de salud.

La gobernanza política de la sociedad actual, afectada por un problema de salud pública, un dominio que sin embargo supera las áreas de sanitarias, sectoriales, de la economía, lo laboral, lo social, para ser un dominio excepcional del primer mandatario: presidente, o primeros ministros, presidente de los estados, hasta con poderes excepcionales.

Requiere un centralismo fundamental de manera tal que asumen poderes mediante los estados de emergencia, concurrentes, reorganizar los niveles de gobierno, gestión de la gobernanza, prevenir la transmisión, proveer servicios eficientemente, más difícil en países federales, si se centraliza, los errores son tremendos fallos, un movimiento de centralización importante que debe ser administrado y por tiempo definido, no con tendencia autocrática, no como lo hicimos nosotros de la cuarentena eterna, nos enamoramos de una sola herramienta, porque se puede trasladar la línea, de las libertad y la democracia, es importante el papel de usar esa centralidad para construir consensos, compartir información, coordinación obligada por legislación de emergencia, hay que ganar peso y visibilidad, con los apoyos, con la asistencia al personal, con la compra de las vacunas, con manejar las campañas de vacunas, las tensiones entre los distintos niveles de gobierno son casi inevitables y deben ser gestionadas, especialmente en una coalición, que fue fácil juntar para ganar una elección, pero difícil de mantener unida para llevar adelante el ejecutivo, y proveer servicios eficientemente.

Estamos conviviendo con otra forma de hacer las cosas, una normalidad distinta, se agudizaron problemas que ya estaban en el sistema de salud, sobre la fragmentación, la segmentación la falta de integración, pero que se pusieron en superficie, baja productividad, hiperespecialización, anestesiólogos y cirujanos alejados de la asistencia clínica o crítica de otros países.

Bajo en todos los ámbitos de la atención radicalmente la oferta de servicios o la actividad clínica, 20% de casos de cáncer es probable que no se hayan diagnosticado, debemos plantear las cosas de otra forma, hay que ver como hacemos para hacerlos monográficos.

Debemos gestionar un flujo dual de los pacientes, a los no covid, debe haber una parte del sistema que debe buscarlos, pedirles los estudios por telemedicina y llegar a las consultas con todos los estudios realizados. Ponerlos dentro del radar. ponerlos bajo la gestión de la enfermedad crónica. Mejorar la cobertura , atención diferenciada con más integración y los enlaces. Faltan sistemas de información para la toma de decisiones y no seguir politizando la atención, ni son momentos para libres pensadores, son muy nocivos, y generan trastornos en atención.

La disciplina, el liderazgo, estar presente, no tener fines de semana, ni tener el no, veremos que podemos hacer, no generar alarma, si alertar a los políticos, a los que son elegidos por el voto, y la forma en que conduzcamos la emergencia será una situación de reconocimiento, porque estamos viviendo situaciones que nunca hubiéramos soñado, no nos imaginamos cosas parecidas.

Brasil, como India además son dos bombas víricas para el mundo, que nos inyectan variantes para que no podamos conducir en la tormenta, interpelándonos fuertemente. Falta solidaridad en el planeta y en Argentina, los países ricos, que pueden emitir moneda que es reserva de valor para otros países, como EEUU la Unión Europea y China, deberían distribuir más justamente las vacunas, y los déficit generado por caídas del PBI, en estos países y ver en la responsabilidad también dentro de sus fronteras, derramar al resto del mundo, se que esto es casi utópico. Ante los comportamientos casi medievales y los gestos xenofóbicos.

Hablábamos con Eugenio regularmente, nos unía la facilidad para el enojo (nos decían cabrones), los ideales, el objetivo del bien, común y nos entendíamos. Nunca le hablé en este tiempo al superintendente. Me pedía opinión y escuchaba sin enojarse. Respeto a la gente que hace. Estaba contento. Muy preocupado. Enojado por las traiciones del fuego amigo.

Podría decir que Eugenio era y es, una persona sencilla, valiente, comprometida, leal, una persona que vivía sus sentimientos y disfrutaba lo que hacia.

Gracias Eugenio. Garganta con arena. Hemos perdido un amigo. Extrañaremos a una gran persona.

Destacada

Tenemos que cambiar las estrategias de Rastreo del Covid 19

Una serie de publicaciones de esta semana en el National Health Service del Reino Unido y en el British Medical Journal, son volcadas en este blog para sugerir mejoras en el rastreo de los contactos de casos positivos.

Un artículo del British Medical Journal (BMJ) que analiza las pruebas rápidas para COVID-19, 

El documento examina cómo las tecnologías de prueba rápidas, como las pruebas de PCR y de flujo lateral, se pueden utilizar de la manera más adecuada para admitir diferentes estrategias de pruebas COVID-19.

El profesor Iain Buchan y los coautores del University College de Londres, la London School of Hygiene and Tropical Medicine y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas sanitarias examinaron los beneficios y riesgos de dichas tecnologías.

El examen ha constatado que las estrategias de uso de las pruebas COVID-19 varían ampliamente entre los países. Los autores concluyeron que, si bien las pruebas rápidas ofrecen oportunidades de detección temprana y aislamiento, deben integrarse en estrategias más amplias para controlar eficazmente la transmisión.

La evaluación de los beneficios y riesgos de las diferentes estrategias de pruebas sugiere cómo se pueden utilizar pruebas novedosas en las políticas de salud pública para mejorar la resiliencia y la recuperación del COVID-19.

El profesor Iain Buchan dijo: “Las pruebas rápidas son una herramienta importante para llegar a más personas con más frecuencia y darles la oportunidad de aislarse antes de transmitir el virus, por ejemplo, yendo a trabajar ese día.

“Este tipo de pruebas funcionan mejor como parte de un programa integral co-creado con líderes locales y comunidades, donde los mensajes son muy claros sobre cuándo probar, cómo probar y qué hacer con el resultado, particularmente manteniendo las precauciones de ‘hands-face-space’ después de un resultado negativo.

“Las pruebas rápidas deben complementar el rastreo de contactos eficaz y el apoyo adecuado para esos aislamientos. Las pruebas también deben funcionar en conjunto con la vacunación, en un enfoque de salud pública unido a la resiliencia y recuperación del COVID-19.”

https://www.bmj.com/content/372/bmj.n208.full

Los gobiernos han invertido enormes recursos en ampliar la capacidad de pruebas en sus respuestas al covid-19. La reacción en cadena de polimerasa de transcripción inversa en tiempo real (PCR) fue la primera prueba, y aún más utilizada. Sin embargo, pueden transcurrer varios días entre solicitar una prueba y obtener y actuar sobre un resultado, dejando una ventana en la que la infección puede propagarse. Otro problema es que las personas pueden transmitir infección antes de reconocer los síntomas1,un factor clave de propagación. Además, algunas personas que permanecen asintomáticas tienen una carga viral similar a aquellas que desarrollan síntomas y también pueden contribuir a la propagación, aunque el alcance de esto no está claro. 123 Dada la importancia de la transmisión presintomática o paucisintomática,1 medida que acortan el tiempo entre pruebas y resultados son esenciales para minimizar la transmisión posterior. Es difícil lograr esto con pruebas pcr a gran escala.

Las pruebas rápidas de flujo lateral de antígeno ofrecen una alternativa. Proporcionan un resultado rápido, pero son menos capaces de detectar infecciones. 4 Los gobiernos los están comprando en grandes cantidades, y algunos ven una sola prueba como una forma de liberar a una persona de las obligaciones de cuarentena, una opinión que no cuenta con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud. 4 No obstante, las pruebas de flujo lateral repetidas pueden tener valor en combinación con otras medidas. En Liverpool, Reino Unido, por ejemplo, las autoridades están examinando los regímenes de prueba de protección, prueba a liberación (de cuarentena) y prueba de habilitación (retorno más seguro a actividades restringidas), junto con la respuesta a brotes y el acceso público abierto a las pruebas de flujo lateral. 5 Estas evaluaciones del mundo real son necesarias para comprender cómo funcionan estos modelos en diferentes poblaciones y entornos, cómo influyen en el comportamiento y la contribución de las pruebas de flujo lateral a las estrategias generales, donde tienen el potencial de interrumpir la transmisión al tiempo que reducen los crecientes daños causados por las restricciones.

Interpretación de los resultados de las pruebas

Una interpretación significativa de cualquier prueba requiere conocimiento de su sensibilidad (proporción de personas infectadas que dan positivo), especificidad (proporción de personas no infectadas que dan negativo) y probabilidad previa a la prueba de que un individuo está infectado, lo que refleja la prevalencia de la población y las circunstancias del individuo. 6

Aunque los controles dentro de los ensayos minimizan los errores, los problemas técnicos durante la recopilación, el procesamiento o los informes de ejemplo pueden dar resultados falsos. Las pruebas de flujo lateral producen muy pocos resultados falsos positivos, y en un ajuste de baja prevalencia estos pueden ser detectados mediante pruebas de PCR confirmatorias. 47 Los resultados negativos falsos son más preocupantes. Además de los errores técnicos, pueden surgir en personas probadas durante el período de incubación de 5-7 días antes de que el antígeno viral se derrame en la nariz y la garganta es suficiente para ser detectado, por lo general 1-2 días antes de la aparición del síntoma. 128 Tomar hisopos requiere habilidad, y los hisopos tomados por individuos no entrenados son más propensos a dar resultados negativos falsos. 910 Falsos negativos podrían crear una falsa sensación de seguridad, aumentando paradójicamente el riesgo de transmisión. 11

Por el contrario, las pruebas de PCR son demasiado sensibles, detectando desprendimientos virales mucho después del período infeccioso (unos 9 días), y las personas continúan dio positivo durante una media de 17 días. 2 Aunque estos resultados positivos son técnicamente correctos, estas personas no son infecciosas y no deben ser puestas en cuarentena. Además, cualquier prueba es sólo una instantánea del momento en que se tomó la muestra.

Una comprensión compartida de la utilidad y las incertidumbres de estas pruebas es clave para utilizarlas bien (ver bmj.com para un análisis completo). 12 La comunicación efectiva de lo que significan los resultados es primordial.

Pruebas novedosas

Varias técnicas novedosas, como la amplificación isotérmica mediada en bucle, la secuenciación de próxima generación (LamPORE), el PCR de punto de atención y las pruebas de flujo lateral se encuentran en diferentes etapas de desarrollo, validación, aprobación e implementación (véase el cuadro 1 del apéndice el bmj.com). Cada uno tiene ventajas y limitaciones, por lo que la elección depende del uso previsto. Las pruebas de flujo lateral(tabla 1)tienen como objetivo detectar sólo casos infecciosos, se pueden escalar rápidamente para pruebas descentralizadas, son relativamente baratas, no requieren laboratorios y proporcionan resultados rápidamente. Como tal, son más apropiados para las pruebas comunitarias generalizadas destinadas a reducir la transmisión o el tiempo dedicado de forma aislada, y a permitir que las actividades económicas y sociales se reinicien. Las pruebas de flujo lateral son menos sensibles que las pruebas de amplificación de ácido nucleico, como la PCR, generando resultados negativos más falsos si se utilizan como prueba de infección en lugar de infecciosidad, y son particularmente susceptibles a la calidad del muestreo. 413Tabla 1

Ventajas y limitaciones de las pruebas de flujo lateral en comparación con las pruebas de PCR*

La ventana para utilizar pruebas de flujo lateral para detectar casos infecciosos es estrecha. 214 Son más adecuados cuando las pruebas son frecuentes, como explicamos a continuación, y el objetivo es la detección de casos con desprendimiento viral alto inmediatamente antes y después de la aparición de los síntomas. 24 A pesar de sus limitaciones, su capacidad para proporcionar resultados casi instantáneos evita los retrasos asociados con la PCR y facilita el aislamiento oportuno de los casos más infecciosos y sus contactos cercanos,415 que de otro modo pueden transmitir infección mientras esperan un resultado de PCR.

Aunque las pruebas de flujo lateral tienen un mayor riesgo de resultados falsos negativos, en teoría el rápido aumento del desprendimiento viral después del período de incubación deja sólo un corto período en el que habrá una diferencia sustancial entre el punto en que se obtiene un primer resultado positivo en una prueba altamente sensible (PCR) en comparación con una prueba de sensibilidad más baja (flujo lateral). 1617 Es importante destacar que el modelado sugiere que las pruebas más frecuentes con pruebas de menor sensibilidad pueden lograr la misma probabilidad de detectar un caso que las pruebas menos frecuentes con pruebas de mayor sensibilidad(fig. 1). 1819 En condiciones de laboratorio, el límite de la capacidad de detección de las pruebas de flujo lateral se alinea en gran medida con las cantidades de desprendimiento viral (cuantificado como carga viral) y la capacidad de cultivo del virus que normalmente se observa al final de la primera semana de síntomas,1420 después de lo cual la mayoría de los pacientes dejan de ser infecciosos. 2

  • Un nuevo estudio dirigido por Public Health England y NHS Test and Trace ayudará a aumentar la comprensión de cuán efectivas podrían ser las pruebas diarias de contacto para las personas que son contactos de casos positivos de COVID-19. Debe utilizarse como alternativa al autodeslacione.

Se realizarán pruebas diarias de coronavirus a hasta 40.000 personas que han estado en contacto con alguien que ha dado positivo por COVID-19, en un nuevo estudio respaldado por el gobierno diseñado para reunir evidencia sobre alternativas seguras al autoaislacionamiento para las personas que son contactos de casos positivos de COVID-19.

Si tiene éxito, el estudio , dirigido por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (incluyendo Public Health England y NHS Test and Trace) – podría proporcionar evidencia para ayudar a reducir el tiempo que las personas que son contactos de casos positivos de COVID-19 necesitan auto-aislarse, a medida que partes de la economía y la sociedad reabren a través de la hoja de ruta. Una reducción en el período de autoaislacionación de 10 días podría ayudar a prevenir que las personas tengan que perder el trabajo, al tiempo que permite a las personas seguir participando de forma segura en la sociedad.

El lanzamiento del ejercicio en toda Inglaterra se basa en los pilotos de investigación que tienen lugar en empresas, hospitales y escuelas. Desde diciembre, más de 200 escuelas, 180 centros de trabajo y más de 800 personas han participado en pruebas diarias de pilotos, que han demostrado ser eficaces para reducir la necesidad de que las personas se autoaíslen, al tiempo que detectan casos de COVID-19 que de otra manera no se habrían encontrado. Los participantes de los pilotos han podido reducir de forma segura la duración del tiempo dedicado al autodeslacionarse tras recibir un resultado negativo diario de la prueba.

Actualmente, cualquier persona que haya sido notificada a través de nhs test y trace como contacto de alguien que ha dado positivo para COVID-19 debe auto-aislarse durante 10 días. Para aquellos contactos sin síntomas, el nuevo estudio tiene como objetivo averiguar si las personas pueden reemplazar la necesidad de auto-aislarse tomando una prueba todos los días en su lugar.

Los contactos cercanos de las personas con COVID-19 serán contactados por teléfono y enviados 7 días de pruebas de flujo lateral(LFTs). Los contactos son necesarios para probarse a sí mismos cada mañana durante 7 días. Las personas que den negativo y no desarrollen síntomas estarán exentas del deber legal de auto-aislarse ese día y pueden salir de su casa para llevar a cabo actividades esenciales.

Tendrán que hacer otra prueba a la mañana siguiente para ver si necesitan auto-aislarse ese día o seguir estando exentos. Los individuos todavía tendrán que adherirse a las restricciones actuales, incluyendo seguir las reglas en las manos, la cara y el espacio, y sólo aquellos formalmente inscritos en el estudio de investigación estarán exentos de los deberes legales habituales.

El Secretario de Salud y Atención Social Matt Hancock dijo:

Con alrededor de 1 de cada 3 personas sin mostrar ningún síntoma, las pruebas periódicas ya están desempeñando un papel crítico en ayudarnos a recuperar nuestras libertades perdidas, detectando rápidamente casos positivos, ayudando a identificar nuevas variantes y aplastando cualquier brote.

En todas las etapas de esta pandemia global, el público británico ha dado un paso adelante y ha hecho enormes sacrificios, incluido el autoaislación cuando se les pregunta. Este nuevo piloto podría ayudar a cambiar la esfera a nuestro favor ofreciendo una alternativa viable al autoaislacionismo para las personas que son contactos de casos positivos de COVID-19, y uno que permitiría a las personas seguir trabajando y viviendo sus vidas.

Junto con el fenomenal progreso de nuestro despliegue de vacunación , con más de 48 millones de vacunas administradas hasta ahora , las pruebas rápidas nos están permitiendo volver a hacer las cosas que todos amamos.

Cuando se lance el domingo 9 de mayo de 2021, el estudio ofrecerá a las personas en Inglaterra que son identificadas como un contacto cercano de un caso positivo la oportunidad de participar en el estudio, siempre que no tengan síntomas de COVID-19, estén por encima de los 18 años y no estén en la educación a tiempo completo.

El objetivo del estudio es comparar 2 enfoques con las pruebas rutinarias de contactos con el fin de determinar el potencial de transmisión posterior. El estudio tomará la forma de 2 grupos divididos aleatoriamente, uno de los cuales se le dará una prueba de PCR y se le pedirá que se autoaísle durante el período completo de 10 días. El segundo grupo de participantes recibirá dos pruebas de PCR y 7 LFD para probar diariamente.

Antes del lanzamiento formal, el estudio está empezando a recopilar evidencia ahora sobre la eficacia de las pruebas diarias de contacto, mientras que todavía hay prevalencia de COVID-19 en la comunidad.

La profesora Isabel Oliver, directora del Servicio Nacional de Infecciones de Salud Pública de Inglaterra y directora del estudio, dijo:

Sabemos que aislar cuando usted ha estado en contacto con alguien que ha dado positivo para COVID-19 es un desafío, pero sigue siendo de vital importancia detener la propagación de la infección. Este estudio ayudará a determinar si podemos implementar pruebas diarias para contactos para reducir potencialmente la necesidad de autodeslacionar, al tiempo que nos aseguramos de que se detengan las cadenas de transmisión.

Los contactos de los casos tienen un mayor riesgo de infección, por lo que probarlos es una forma muy eficaz de prevenir una mayor propagación. Este estudio desempeñará una parte importante de nuestra evaluación de las pruebas diarias de contacto y cómo podría evolucionar el enfoque de las pruebas.

Con alrededor de 1 de cada 3 personas que no muestran ningún síntoma de COVID-19, el uso de pruebas periódicas, junto con vacunas y el distanciamiento social, nos están ayudando a mantener bajas las tasas de infección a medida que se suavizan las restricciones. Todo el mundo en Inglaterra ahora es capaz de acceder a pruebas gratuitas, rápidas, dos veces por semana utilizando LFTs. Desde que se introdujeron las pruebas rápidas, se han detectado 145.765 casos positivos de COVID-19 que de otro modo no se habrían encontrado.

Desde finales de febrero, ha habido un sólido programa de vigilancia y las pruebas periódicas nos están ayudando a entender el nivel de virus que circula en la comunidad. Este estudio diario de pruebas es parte de los esfuerzos del gobierno para controlar el virus y acelerar el retorno a una normalidad segura y segura. Sólo aquellos formalmente inscritos en el estudio de investigación estarán exentos de los deberes legales habituales.

Información de antecedentes

Cualquier persona que sea identificada como un contacto por NHS Test y Trace como contacto se le ofrecerá participar en el estudio. Esto no incluirá a las personas identificadas como un contacto a través de la aplicación NHS COVID-19 o a través de un canal informal. Una persona será elegible para participar si:

  • no tienen síntomas covid-19
  • vivir en Inglaterra
  • no están en la educación de tiempo completo
  • tienen 18 años o más
  • no están bajo las reglas de cuarentena para llegar a Inglaterra

Las personas no podrán participar si han sido informadas de que han estado en contacto con alguien que ha dado positivo con una variante de preocupación(VOC)o variante bajo investigación, o dentro de un lugar de trabajo o escuela conocido donde está circulando un VOC o variante bajo investigación.

La MHRA ha revisado y contribuido al protocolo de estudio y está en contacto con el investigador principal. Tras el estudio, los resultados se utilizarán para buscar la autorización de uso excepcional de la MHRA para implementar LFTs de autoutilización a nivel nacional para los servicios diarios de pruebas de contacto.

En las pruebas diarias de contacto, el Grupo Científico Asesor para Emergencias (SAGE) dijo en su reunión del 11 de marzo de 2021:“Los enfoques diarios de pruebas también pueden ofrecer otros beneficios en algunas circunstancias (por ejemplo, menos días de educación perdidos si se utilizan en las escuelas)”.

Los análisis recientes de NHS Test and Trace muestran que las pruebas de flujo lateral(LFTs)tienen una especificidad de al menos el 99,9%. Esto significa menos de 1 falso positivo en cada 1.000 pruebas de flujo lateral realizadas.

En momentos de baja prevalencia, la probabilidad de que una prueba positiva resulte de un LFT rápido siendo un falso positivo es mayor, por lo que estamos mitigando esto pidiendo a las personas que confirmen un resultado positivo de LFT con una prueba de PCR.

Todos en Inglaterra ahora pueden acceder a pruebas rápidas gratuitas dos veces por semana.

Las pruebas rápidas de COVID-19 son efectivas si forman parte de estrategias más amplias, afirma un documento de análisis del British Medical Journal (BMJ). que incluí anteriormente.

Destacada

Que esta pasando en la segunda ola con los jóvenes

Dr. Carlos Alberto Díaz.

Cada vez más escuchamos casos de personas con menos de cincuenta años, sin factores de riesgo, que entran a terapia intensiva con neumonías graves bilaterales por covid, la edad promedio de los pacientes esta bajando semana a semana, por lo tanto, la variable independiente que era la edad como factor pronóstico, esta quedando atrás, la propagación de esta nueva cepa Manaos y Británica nos deberá hacer reformular los niveles de alarma, más relacionado con los casos clínicos y la evolución, que llevan a incrementar la vigilancia médica, por no ser tan predecibles las evoluciones clínicas, (paciente joven tenía menos riesgo de realizar la tormenta inflamatoria), hay más fenómenos de tromboembolismo pulmonar o accidente cerebrovascular isquémicos y estar afectando a otros grupos de población, más dependiente del comportamiento de la cepa, que del huésped, más relacionado con su índice de reproducción una vez que hace estación en el organismo.

“Estamos llegando al punto en el que estamos tan abatidos”, dijo Alexandra Budnik, una enfermera de cuidados intensivos que trabaja en una unidad con respiradores o circuitos que salvan vidas , que escasean. “Cada vez que recibimos una llamada o cada vez que escuchamos que hay otro hombre de 40 años para el que no tenemos un circuito, es como, ya sabes, no podemos salvarlos a todos”.

Esto acentúa las necesidades de poder acceder a las vacunas, con mayor velocidad y aplicar una dosis a toda la población, recordando lo que dije en este mismo espacio, necesitamos más de 47 millones de dosis, solo tenemos diez millones, dejemos de hacer campañas, sino acciones rápidas y lideradas por el presidente para conseguir las vacunas, que es lo que nos salvará, Covax, Gamaleia, Astra Zeneca, Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson, etc, lo que se pueda, lo que consigamos, todos los días todas las horas, es lo único que nos salvará y a la economía de los pobres, que son el 50% de los argentinos. Pero lo más importante es la advertencia epidemiológica, además porque es muy difícil, establecer niveles de alarma.

Un gráfico que muestra un aumento del riesgo de muerte a medida que aumenta el IMC.

‘Alucinante’

El Dr. Chris Baliga, un médico especialista en enfermedades infecciosas de Virginia Mason Franciscan Health en el estado de Washington, informó a principios de esta semana que ha visto más pacientes menores de 40 años que en cualquier otro momento de la pandemia, aunque señaló que estos pacientes más jóvenes aparecen estar entrando más enfermo que antes.

“El 40% de nuestros casos eran menores de 40 años, lo que me resulta asombroso. Nunca vimos eso antes en la pandemia”, dijo Baliga durante una sesión informativa el lunes.

Esta tendencia, según los expertos, puede ser el resultado de varios factores.

La Dra. Katie Sharff, experta en enfermedades infecciosas de Kaiser Permanente, le dijo a ABC News que uno de los factores impulsores puede ser simplemente que más jóvenes se están infectando, y con eso, inevitablemente, habrá casos más graves.

Si bien al principio de la pandemia, la enfermedad afectaba predominantemente a adultos mayores, en la actualidad, las infecciones por coronavirus entre los estadounidenses de 18 a 54 años representan la proporción más alta de casos nuevos por cada 100,000 residentes.

Sharff también dijo que ha visto más pacientes en su hospital de Oregon entre las edades de 40 y 50 que requieren hospitalización, y algunos pacientes de hasta 30 años terminan en la UCI, y un porcentaje menor ha tenido que ser sometido a ventilación mecánica.

En Oregon, los casos diarios de COVID-19 se han duplicado y el número de pacientes hospitalizados con el virus ha aumentado en un 106%.

“Si hay tantos más jóvenes infectados, al menos habrá un subconjunto que desarrollará una enfermedad grave”, explicó Sharff. Aunque algunos pacientes tienen afecciones médicas preexistentes, como obesidad, lo que ha sido “realmente sorprendente con este aumento” es que no todos los pacientes más jóvenes que necesitan atención tienen afecciones médicas que los ponen en alto riesgo.

Parte del problema, dijo Sharff, es que las personas más jóvenes, cuando se infectan, tienden a quedarse en casa un poco más para controlar sus síntomas, a diferencia de los estadounidenses mayores, que generalmente han sido hospitalizados antes en sus enfermedades.

Debido a que la estrategia de vacunación de los EE. UU. Se dirigió a personas de alto riesgo por edad, casi todos estos pacientes hospitalizados más jóvenes aún no han sido vacunados, dijo a ABC News Samuel Scarpino, epidemiólogo y profesor asistente de la Northeastern University.

“En oleadas anteriores, la mayoría de nuestros pacientes eran ancianos y tenían afecciones médicas crónicas. Estamos viendo menos de esa población muy anciana y creo que eso realmente habla de la eficacia de las vacunas”, anotó Sharff.

A principios de este mes, los 50 estados abrieron las vacunas para los residentes de 16 años o más, pero tomará algún tiempo para que esas poblaciones más jóvenes estén completamente protegidas, explicó Scarpino.

“Con el retraso de 4 a 6 semanas entre la primera dosis y el nivel completo de inmunidad, pasarán algunas semanas más antes de que esos grupos de edad tengan el mismo nivel de protección que las personas mayores que fueron vacunadas meses antes”, dijo Scarpino.

Además, las variantes más transmisibles y potencialmente más mortales ahora representan la mayoría de los casos nuevos en los EE. UU. La prevalencia nacional de B.1.1.7, identificada por primera vez en Gran Bretaña y ahora, ahora se estima que representa casi el 60% de los casos nuevos, según al CDC.

Baliga dijo que cree que el aumento de las variantes del coronavirus y, en particular, la variante B.1.1.7, identificada por primera vez en el Reino Unido, está detrás del aumento de casos y hospitalizaciones entre los más jóvenes.

“Creo que eso es lo que está impulsando mucho de lo que estamos viendo en la población más joven”, dijo Baliga, y dijo que lo veía como el factor “más importante” que impulsa los números.

Las personas más jóvenes generalmente experimentaron un COVID mucho menos grave y tenían menos probabilidades de morir en comparación con las personas mayores. Aún así, una persona más joven con un IMC de 30 tendría un riesgo mucho mayor de COVID grave que sus compañeros de peso saludable.

  • La directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, dijo a principios de este mes que los hospitales están recibiendo a más adultos jóvenes ingresados ​​con Covid-19 a medida que se propagan más variantes contagiosas.
  • Los adolescentes mayores y los adultos jóvenes se encontraban entre los últimos priorizados para recibir las vacunas contra el coronavirus y muchos de ellos aún no han recibido las vacunas.
  • También se cree que los adultos jóvenes están involucrados en conductas de mayor riesgo, como practicar deportes de contacto cercano y salir a bares.
  • Esos factores, junto con la variante altamente contagiosa B.1.1.7, probablemente estén impulsando un aumento en el número de jóvenes que van al hospital, dicen los expertos en salud.

En Texas, el Dr. James McDeavitt, decano de asuntos clínicos en Baylor College of Medicine, dijo que él y sus colegas están notando un aumento en las admisiones de jóvenes con Covid-19, aunque aún no tenía datos concretos para respaldar la anécdota. evidencia.

En Beaumont Hospital, Royal Oak, en uno de los peores puntos calientes de coronavirus de Estados Unidos, unidades enteras todavía están llenas de pacientes con Covid-19. Las personas débiles con el virus todavía tienen dificultades para sentarse en la cama. Y el teléfono todavía suena pidiendo que se transfiera a los pacientes al borde de la muerte a unidades con equipos de alta tecnología.

Pero a diferencia de las oleadas anteriores, ahora son los adultos más jóvenes y de mediana edad, no sus padres y abuelos, quienes ocupan muchas de las camas de hospital de Michigan. Mujer de 37 años con ventilador después de dar a luz. Un padre de 41 años. Un trabajador automotor de 55 años que ha estado enfermo durante semanas.

Destacada

La inteligencia artificial en la Medicina se incorpora a través de la industria farmacéutica

Según los investigadores, el uso de estas tecnologías mejora la toma de decisiones, optimiza la innovación, mejora la eficiencia de los ensayos clínicos/de investigación y crea nuevas herramientas beneficiosas para médicos, consumidores, aseguradoras y reguladores.

Las principales compañías farmacéuticas, incluyendo Roche, Pfizer, Merck, AstraZeneca, GSK, Sanofi, AbbVie, Bristol-Myers Squibb y Johnson & Johnson ya han colaborado con o adquirido tecnologías de IA.

En 2018, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) se asoció con Novartis y Pfizer para transformar el proceso de diseño y fabricación de fármacos con su consorcio Machine Learning for Pharmaceutical Discovery and Synthesis.

El consorcio tiene como objetivo romper la brecha entre la investigación de aprendizaje automático en el MIT y la investigación de descubrimiento de fármacos al reunir a investigadores e industria para identificar y abordar los problemas más significativos.

GSK también firmó una colaboración con Cloud Pharmaceuticals para acelerar el descubrimiento de nuevos candidatos a medicamentos. Y en abril de 2020, GSK y Vir Biotechnology se asociaron para mejorar el descubrimiento de fármacos COVID-19 a través de CRISPR y IA.

Abbott anunció recientemente que su plataforma de imágenes coronarias impulsada por inteligencia artificial se lanzó en Europa.

La plataforma, que ahora está marcada por CE en Europa, es el software de imágenes de primera clase que aprovecha la tomografía por coherencia óptica (OCT). OTC es una herramienta de imágenes que proporciona a los médicos una visión completa dentro de una arteria o vaso sanguíneo utilizando inteligencia artificial.

El software Ultreon 1.0 puede detectar la gravedad de los bloqueos a base de calcio y medir el diámetro de los vasos para aumentar la precisión de la toma de decisiones de los médicos durante los procedimientos de colocación coronaria, explicó un portavoz de Abbott.

En última instancia, la tecnología oct de Abbott ayudará a los médicos a tomar mejores decisiones de tratamiento para sus pacientes.

“El aumento de la adopción de imágenes de OCT, cuando se combina con tecnología avanzada como la IA, permite a los cardiólogos tener una manera más precisa y medible de apoyar a los pacientes sometidos a procedimientos de stent coronario”, dijo nick West, MD, director médico y vicepresidente divisional de asuntos médicos globales en el negocio vascular de Abbott, en el anuncio.

“Ultreon Software puede potencialmente mejorar la experiencia del médico y del paciente mediante la utilización de un proceso sistemático, la reducción de la variabilidad y el aumento de la precisión del diagnóstico y la aplicación de terapias”, continuó West.

Datos recientes han demostrado que los médicos pueden cambiar su estrategia de tratamiento en el 88 por ciento de los bloqueos de arterias coronarias basándose en nueva información proporcionada por OTC cuando se utiliza con MLD MAX, un flujo de trabajo que ayuda a guiar las decisiones y proporcionar a los médicos las herramientas adecuadas para optimizar la colocación de stents.

Abbott mencionó un estudio de agosto de 2020 llamado Beyond Intervention, en el que médicos y administradores identificaron la tecnología como un componente crítico para mejorar los resultados de los pacientes en todo el continuo de salud en su conjunto.

Más de la mitad de los médicos entrevistados identificaron que la tecnología y los datos tenían el mayor potencial para apoyar la toma de decisiones en el diagnóstico y determinar un tratamiento para un paciente.

Ultreon Software es una tecnología diseñada para expandir la toma de decisiones de los médicos, específicamente cuando se combina con herramientas que proporcionan una evaluación fisiológica integral del flujo sanguíneo coronario y la gravedad de los bloqueos, explicó un portavoz de Abbott.

Estos bloqueos incluyen la relación de ciclo completo de reposo (RFR) y la reserva de flujo fraccionario (FFR).

“La interfaz de usuario personalizable de Ultreon y la detección de IA harán que la toma de decisiones sea más rápida y reducirá la variabilidad procesal, especialmente para el creciente número de médicos que están aprendiendo a utilizar imágenes de OCT sobre otras tecnologías de imagen más tradicionales”, dijo José Mª de la Torre Hernández, MD, jefe de cardiología intervencionista del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

“La visualización automática de los detalles con Ultreon reduce la incertidumbre durante la preparación para la colocación de stents y permite una mayor precisión para ayudarnos a brindar una mejor atención a nuestros pacientes”, agregó Mª de la Torre Hernández, quien también es editora en jefe de REC: Cardiología Intervencionista.

El Software Ultreon se exhibirá a mediados de mayo de este año. Abbott tiene la intención de buscar la aprobación para la plataforma en los Estados Unidos y Japón y también continuará desarrollando tecnologías médicas para ofrecer a los médicos y administradores las herramientas para proporcionar la mejor atención y mejores resultados posibles para los pacientes.

La tecnología, especialmente la inteligencia artificial,sigue siendo una parte vital de la mejora de la atención al paciente en toda la industria de la salud.

A mediados de abril, la FDA autorizó la comercialización del GI Genius, un dispositivo médico que utiliza inteligencia artificial para ayudar a los médicos a detectar signos de cáncer de colon.

GI Genius se basa en el aprendizaje automático y utiliza un algoritmo de inteligencia artificial para resaltar proporciones del colon donde puede haber una lesión potencial, incluyendo pólipos o tumores sospechosos, en tiempo real durante una colonoscopia.

El dispositivo genera marcadores acompañados de un sonido corto y de bajo volumen y los muestra en el vídeo desde la cámara del endoscopio cuando identifica una lesión potencial.

A continuación, el software indica al médico que puede ser necesaria una evaluación adicional, incluyendo inspección visual, muestreo de tejidos, pruebas o extracción, o ablación de la lesión.

GlaxoSmithKline (GSK) y Vir Biotechnology anunciaron recientemente una colaboración para mejorar el descubrimiento de fármacos COVID-19 mediante el uso de CRISPR e inteligencia artificial.

La asociación se centrará inicialmente en acelerar el desarrollo de candidatos específicos de anticuerpos utilizando la tecnología de plataforma monoclonal de anticuerpos de Vir y la experiencia de GSK en genómica funcional.

Las plataformas de Vir, VIR-7831 y VIR-7832, ya han mostrado una similitud con la proteína de pico SARS-CoV-2 y los investigadores creen que muestran un gran potencial para neutralizar la secuencia SARS-CoV-2.

“La plataforma única de anticuerpos de Vir ha precedentes de éxito en la identificación y el desarrollo de anticuerpos como tratamientos para múltiples patógenos, y es altamente complementaria con nuestro enfoque de I+D para centrarse en la ciencia de la inmunología”, dijo Hal Barron, MD, director científico y presidente de GSK, en el anuncio.

“Estoy muy emocionado de que el talento y la pasión de nuestras dos empresas se unan para desarrollar soluciones para múltiples enfermedades, incluyendo a los candidatos de anticuerpos muy prometedores dirigidos a COVID-19.”

Las empresas también utilizarán la detección CRISPR y la inteligencia artificial para descubrir compuestos anti coronavirus que apuntan a genes huésped de células.

El enfoque crispr de detección y aprendizaje automático identificará objetivos que pueden prevenir la infección viral. Vir ha identificado varios tratamientos potenciales contra la gripe y otros patógenos respiratorios, así como el virus de la hepatitis B. La empresa biotecnológica centrará ahora su atención en el SARS-CoV-2.

CRISPR es una herramienta de edición genética para editar genes humanos, también conocidos como edición de genes in vivo. Con la actual pandemia COVID-19, el acceso al material genético en el cuerpo es vital para impulsar el tratamiento potencial de fármacos y vacunas.

El uso de CRISPR ha sido muy criticado, pero la tecnología ha llevado a éxitos recientes, incluyendo en un primer ensayo clínico de terapia génica dirigido por oregon Health & Science University para abordar una mutación genética que causa ceguera.

El primer paciente que vive con la ceguera genética, LCA10, fue tratado recientemente a través del ensayo clínico. Los expertos expresaron que este resultado es “prometedor” porque los pacientes que actualmente viven con la enfermedad no tenían opciones de tratamiento antes del ensayo.

Cynthia Collins, presidenta y directora ejecutiva de Editas Medicine, dijo que el resultado es un “evento verdaderamente histórico para la ciencia, la medicina y lo más importante para las personas que viven con la enfermedad ocular”.

El resultado aumenta la confianza de que CRISPR tiene un potencial significativo para tratar otras enfermedades devastadoras, como el COVID-19.

Tim Abbott, phD, candidato en el departamento de bioingeniería de la Universidad de Stanford, revisó los resultados de un experimento que utilizó un enfoque llamado PAC-MAN (Prophylactic Antiviral CRISPR in huMAN cells), para combatir el coronavirus atacando la composición genética del virus que le permite penetrar en las células humanas y luego usar la maquinaria de la célula para autoexpresarse, indicó el artículo.

Los investigadores encontraron que CRISPR había reducido la cantidad de virus en la solución en un 90 por ciento. Los expertos creen que estos resultados muestran que las herramientas basadas en CRISPR pueden ser útiles contra virus mortales, como covid-19 y cualquier virus futuro.

“El enfoque PAC-MAN es potencialmente una estrategia pan coronavirus rápidamente implementable para hacer frente a las cepas pandémicas emergentes”, escribieron los autores.

GSK invertirá 250 millones de dólares en Vir Biotechnology para acceder a tecnología similar.

Los esfuerzos de investigación también incluirán el aprovechamiento de las tecnologías de vacunación de GKS y la capacidad de Vir para identificar “epítopos neutralizantes que están presentes en familias virales enteras”. Ambas compañías esperan lanzar un ensayo clínico de fase 2 en los próximos tres a cinco meses.

“Cada vez está más claro que múltiples enfoques terapéuticos, utilizados en combinación o en secuencia, serán necesarios para detener esta pandemia de coronavirus. Es probable que el brote actual de coronavirus no sea el último”, dijo George Scangos, PhD, CEO de Vir Biotechnology.

“Estos conocimientos están informando nuestro enfoque científico y nos complace unir fuerzas en la ejecución de esta estrategia con GSK, que tiene una estrategia de I+D de ideas afines, una profunda experiencia en vacunas y un alcance global impresionante para llevar medicamentos a personas de todo el mundo.”

EL FUTURO DE LA IA EN LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

El reciente aumento de la actividad en el despliegue de capacidades de IA en la industria farmacéutica no muestra signos de desaceleración. Según investigacionesrecientes, alrededor del 50 por ciento de las empresas sanitarias mundiales planean implementar estrategias de IA y adoptar ampliamente la tecnología para 2025.

En concreto, las empresas mundiales de desarrollo farmacéutico y farmacológico invertirán más en el descubrimiento de nuevos fármacos para enfermedades crónicas y oncológicas.

Las enfermedades crónicas son las principales causas de muerte en los Estados Unidos. Por lo tanto, las organizaciones están aprovechando cada vez más la IA para mejorar el manejo de enfermedades crónicas, reducir los costos y mejorar la salud de los pacientes.

Algunas de las principales enfermedades crónicas que la IA abordará en el futuro incluyen enfermedad renal crónica, diabetes, cáncer y fibrosis pulmonar idiopática.

La IA también dará forma al futuro de los productos farmacéuticos mejorando los procesos de selección de candidatos para ensayos clínicos. Al analizar rápidamente a los pacientes e identificar a los mejores pacientes para un ensayo determinado, la IA ayuda a garantizar la adopción proporcionando oportunidades de ensayo a los candidatos más adecuados.

La tecnología también ayuda a eliminar elementos que pueden obstaculizar los ensayos clínicos, reduciendo la necesidad de compensar esos factores con un gran grupo de ensayos.

Las organizaciones también seguirán aprovechando la IA para examinar y diagnosticar mejor a los pacientes. Los expertos pueden utilizar la IA para extraer información más valiosa de los datos que ya existen, incluso en imágenes de RMN y mamografías.

La IA y el aprendizaje automático seguirán ayudando a un mayor descubrimiento y fabricación de fármacos. Y a medida que las herramientas de IA se vuelvan más accesibles a lo largo de los años, pasarán a formar parte del proceso natural dentro de la industria farmacéutica y la fabricación. El futuro estará habilitado para la Inteligencia Artificial. También en el diagnóstico y en los tratamientos.

Destacada

Que está pasando en la INDIA

Es el relajamiento de la sociedad

Son las nuevas variantes las culpables.

La desigualdad social, con un índice de Gini que empeora año tras año, y una pobreza explosiva, los determinantes sociales son los que explican que está pasando en la India, y por cierto América Latina y Argentina.

Las infecciones de la India establecieron nuevos récords de pandemia en abril, con más de 300 000 pruebas positivas cada día durante una semana. Kamala Thiagarajan analiza las muchas preguntas sin respuesta

El 26 de abril, la India registró el recuento diario más alto de nuevas infecciones por SARS-CoV-2 jamás registradas en el mundo, 360 960, llevando su total de pandemias a 16 millones de casos, sólo superado por Estados Unidos, y más de 200 000 muertes.

La devastadora segunda ola se produce un año después de que el país impusiera una de las restricciones de bloqueo más rígidas del mundo, y apenas tres meses después de que su ministerio de salud declarara que las infecciones y la mortalidad estaban en un mínimo histórico. 1

¿Qué está causando la segunda ola de la India y por qué es mucho peor que la primera?

Después de la primera ola, la gente bajó la guardia, dijo Chandrakant Lahariya, un epidemiólogo que ayudó a escribir la política nacional de vacunación covid de la India. “En algunos de los estados más afectados, como Delhi y Maharashtra, la transmisión comunitaria fue tan desenfrenada que ha habido varias olas localizadas”, dijo. Los informes de los medios de comunicación han culpado al laxo distanciamiento social y el uso de máscaras, junto con mítines políticos masivos para las recientes elecciones y eventos religiosos como el Kumbh Mela, en el que cientos de miles de hindúes se reúnen en el río Ganges.

“El gobierno estaba flexibilizando las restricciones por lo que parecía ser el final de la primera ola”, dijo V Raman Kutty, epidemiólogo y presidente honorario de la organización sin fines de lucro Health Action by People en Thrissur, Kerala. “Se abrieron centros comerciales y teatros; hubo eventos deportivos, elecciones y eventos religiosos. Los políticos incluso hicieron la afirmación sin apoyo de que la India había vencido a la pandemia”.

Un informe publicado en el International Journal of Infectious Diseases en diciembre de 2020 concluyó que la tasa de transmisión disminuyó significativamente durante el primer encierro, pero advirtió que el bloqueo era sólo una medida temporal para sofocar los brotes. 2 Los autores recomendaron aumentar las pruebas y el autodeslacionamiento para prevenir infecciones secundarias, sin embargo, la tasa de pruebas de la India se mantiene entre las más bajas del mundo. Las comparaciones son difíciles, ya que la India no publica las cifras diarias de pruebas para el país en su conjunto, pero el Ministerio de Salud dijo que un total de 1,75 millones de muestras habían sido analizadas por PCR antes del 27 de abril. El Reino Unido realiza 500 000 pruebas de PCR al día. 3

Luego está la infraestructura sanitaria de la India, ya con problemas ante la pandemia y ahora desbordada.

El 11 de mayo de 2020, poco después de que se levantara el primer encierro, el think tank de políticas del gobierno NITI Aayog analizó la respuesta covid-19 del país. 4 Encontró una gran escasez de equipos médicos como los kits de pruebas, EPI, máscaras y respiradores. También señaló la larga escasez de atención médica de emergencia y la falta de profesionales: la proporción de médicos a pacientes se registró como 1:1445 y de camas hospitalarias a personas de 0,7:1000, con una proporción de ventilación a población de 40 000 a 1.300 millones.

En la última crisis, los suministros médicos y el oxígeno están siendo enviados desde 15 países y organizaciones internacionales de ayuda como Unicef. Devi Prakash Shetty, cirujano cardíaco y presidente y fundador de la cadena de centros médicos Narayana Health, ha estimado que la India necesitaría unas 500 000 camas de la UCI y 350 000 personal médico en las próximas semanas. En la actualidad sólo cuenta con 90.000 camas de UCI, casi totalmente ocupadas. 5

La India también está luchando para vacunar a su población de 1.360 millones de habitantes, a pesar de contar con una de las mayores capacidades de fabricación farmacéutica del mundo. 6

¿Por qué disminuyeron las infecciones covid-19 de la India a principios de 2021?

Esto sigue siendo desconocido, pero Kutty dice que era probable que hubiera sido el verdadero tapering de la primera ola. Señaló que “la tasa de positividad de las pruebas estaba disminuyendo entre enero y febrero, por lo que podíamos asumir con seguridad que había una disminución en las infecciones”.

Pero los números de prueba en sí mismos pueden no contar toda la historia. “Las estadísticas oficiales en la India a menudo se doctoran para adaptarse a los jefes políticos, y había una enorme presión para reportar menos”, dijo Kutty a The BMJ,agregando que también hay una falta de transparencia en las cifras de infecciones y mortalidad. “Uno apenas sabe quién es responsable de ellos. Definitivamente depende del número de pruebas realizadas, y en muchos estados se podría argumentar que no se hicieron suficientes pruebas. Sin embargo, el número de muertes es un indicador más robusto, y en la primera ola las muertes parecen haber sido menos comparadas con otros países. La segunda ola es una historia totalmente diferente”.

Con un reporte de 16 millones de muertes, es probable que las cifras oficiales en la India sean mucho menores que las cifras reales, dice Lahariya. “Las pruebas fueron limitadas, y muchos que no fueron sometidos a pruebas fueron admitidos [en hospitales]. Cuando estos pacientes mueren, sus muertes no se registran como muertes covid-19”, dijo, y agregó que la muerte también puede ocurrir mucho más tarde después del alta. 7

¿En qué se diferencia la segunda ola de la primera?

“Antes, las personas se vieron afectadas, pero hoy familias enteras están contratando covid”, dijo Lahariya. Como el segundo país más poblado del mundo, y con los hogares multigeneracionales comunes, era probable que se produjeran grupos.

Un estudio en Lancet Global Health en febrero indicó que la primera ola infectó hasta el 50% de las personas en áreas urbanas. 8 La segunda ola parece extenderse más a las zonas rurales, donde la gente viaja lejos para llegar a los centros de salud más cercanos. En el estado de Punjab los registros de salud muestran que más del 80% de los pacientes tienen síntomas graves una vez que llegan, debido a los retrasos causados por los viajes. 9

Las personas del grupo de edad de 30 a 50 años que salen a trabajar también parecen estar particularmente afectadas por la nueva ola, al menos en Nueva Delhi. Los informes anecdóticos sugieren un número claramente mayor de muertes entre las personas más jóvenes esta vez, dijo Kutty. Pero aún no está claro cuántas personas más jóvenes están infectadas, porque muchas pueden estar sin síntomas.

Ha habido informes de alto perfil de reinfecciones. Por ejemplo, el ministro principal del estado sureño de Karnataka, B S Yediyurappa, dio positivo en el SARS-CoV-2 dos veces en nueve meses. En un estudio de 1300 personas que habían dado positivo, publicado en marzo de 2021 en Epidemiología e Infección,el Centro Indio de Investigación Médica encontró una tasa de reinfección del 4,5%,10 con una gran proporción de estas personas que no han mostrado síntomas la primera vez. “Las reinfecciones se consideraban antes raras, pero [en esta segunda ola] ahora nos estamos dando cuenta de que estas cifras son más altas de lo que pensábamos originalmente”, dijo Lahariya.

¿Son nuevas variantes las culpables?

Las variantes identificadas por primera vez en Sudáfrica (conocidas como 20H/501Y o B.1.351), Brasil (P.1) y el Reino Unido (B.1.1.7) circulan por primera vez en la India, junto con una variante india distinta recientemente identificada (B.1.617) identificada por primera vez en octubre. Es probable que todos sean un factor, pero el alcance de la participación de cada uno es aún desconocido.

“La variante B.1.617 se ha propagado rápidamente en partes de la India, aparentemente dominando virus que circulan previamente en algunas partes del país”, dijo Ravi Gupta, profesor de microbiología clínica en la Universidad de Cambridge, que está estudiando estas variantes. “B.1.1.7 domina en algunas partes, y B.1.617 se ha vuelto dominante en otras, lo que sugiere que ambas pueden tener una ventaja sobre las cepas preexistentes.”

Los científicos están preocupados por dos mutaciones en B.1.617 (E484K y L452R), que han llevado a que sea apodado un “doble mutante”. Gupta dijo que la mutación L452R se encuentra en un área clave del pico que es reconocida por anticuerpos después de la vacunación o infección. E484K también tiene este efecto. “La preocupación es que los dos pueden tener efectos aditivos para hacer que el virus sea menos sensible a los anticuerpos”, dijo, aunque agregó que esto es sólo una posibilidad en esta etapa, sin confirmación.

El Consorcio Indio de Genómica SARS-CoV-2 (INSACOG), un grupo de 10 laboratorios nacionales, se creó en diciembre de 2020 para monitorear las variaciones genéticas en el coronavirus, particularmente B.1.1.7, pero la falta de capacidad de pruebas y secuenciación está obstaculizando los esfuerzos. Los datos gubernamentales muestran que la India ha secuenciado menos del 1% de sus muestras positivas, mientras que la proporción es del 4% en los Estados Unidos y del 8% en el Reino Unido. 11

¿Qué sabemos sobre la propagación de la variante india en el Reino Unido?

Salud Pública de Inglaterra ha identificado varios casos de B.1.617 en el Reino Unido,12 en su mayoría vinculados a viajes. Esto llevó al gobierno del Reino Unido a añadir a la India a su lista roja de viajes y al primer ministro a cancelar una visita diplomática de alto perfil al país.

El número de genomas B.1.617 detectados en el Reino Unido ha aumentado en las últimas semanas, dijo Sharon Peacock, profesora de salud pública y microbiología en la Universidad de Cambridge y directora del Consorcio de Genómica Covid-19 del Reino Unido, al Science Media Centre. “A pesar de que esto es igual o inferior al 1% de los genomas secuenciados en el Reino Unido en general, la tendencia al alza en los casos justifica la acción mientras se evalúan las incertidumbres actuales sobre el nivel de amenaza que representa esta variante.”

¿Cómo afectará la crisis al despliegue de vacunas en la India?

La India lanzó su campaña de vacunación el 16 de enero de 2021, basándose principalmente en Covishield, una versión de la vacuna Oxford-AstraZeneca producida por el Instituto Sérico de la India. Un número menor de personas obtienen covaxin desarrollado en el país de la India, fabricado por Bharat Biotech. 13 El gobierno se había fijado la meta de vacunar a 250 millones de personas para julio. Hasta ahora, la India ha vacunado a unos 117 millones de personas, según Our World in Data de la Universidad de Oxford, y alrededor de 17 millones han recibido las dos dosis completas de una vacuna.

El gobierno ha detenido las exportaciones de Covishield, una decisión que ha afectado a los despliegues de vacunas en todo el mundo, incluida la iniciativa mundial COVAX. Los informes alegan que el gobierno ha aprobado una subvención de 610 millones de dólares (440 millones de libras esterlinas; 503 millones de euros) para el Instituto Sérico de la India y Bharat Biotech para aumentar la producción en los próximos días, lo que algunos críticos dijeron que debería haberse hecho antes de la segunda ola. 14

La aprobación e importación de otras vacunas ha sido lenta, con pfizer enfrentando solicitudes de nuevos ensayos clínicos nacionales. El gobierno podría haber permitido importar más vacunas,para el gran segmento de la población urbana que puede estar dispuesto a pagar el precio, dijo Kutty. “Aliviaría la presión sobre la infraestructura pública, que está bajo gran presión”.

Ante la crisis, el gobierno ha aprobado el uso del Sputnik V de Rusia. El fondo soberano ruso que comercializa la vacuna a nivel mundial ha firmado acuerdos con cinco fabricantes indios por más de 850 millones de dosis al año, y las primeras dosis estarán disponibles el 1 de mayo. 15

A medida que las infecciones han aumentado, los hospitales de los puntos críticos se han quedado sin vacunas. 16 Kutty dijo que la escasez era una cosa; otra es la rapidez con la que la India es capaz de vacunarse. “Creo que nuestra infraestructura [de salud] en la actualidad puede no ser capaz de hacerlo lo suficientemente rápido, incluso si hubiera suficientes suministros de vacunas. El gobierno tiene que planear una campaña real para cubrir a la mayor parte de la población en el menor tiempo posible”.

Y aunque las vacunas para personas mayores de 45 años y trabajadores médicos de primera línea han sido pagadas por el gobierno federal, las dosis para otros grupos de edad tendrán que salir de los presupuestos locales. Se ha pedido a los gobiernos estatales que negocien directamente con los fabricantes de vacunas para comprar las existencias que necesitan, una medida criticada como arbitraria y discriminatoria entre los Estados, ya que tienen presupuestos y sistemas de salud muy diferentes. 

Destacada

Las posturas anticientíficas de los lideres políticos generan más muertes.

Dr. Carlos Alberto Dìaz.

A lo largo de 2020, Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, declaró firmemente hechos aleccionadores que contraproducentes eran contrarios a los mensajes anti-ciencia de la administración del entonces presidente Donald Trump.

En Brasil, los científicos hablaron en contra de la postura anticientífia del presidente Jair Bolsonaro. Los gobiernos no siempre hacen caso a los investigadores, y en países como la India, los jefes de ciencia podrían perder sus empleos por la disidencia. Esto significa que muchos se sienten más cómodos con la línea del gobierno que “hacer un Fauci”. Las academias científicas indias continúan su enfoque de cabeza en la arena, sin hacer declaraciones sobre eventos de super-spreader o acceso a datos. Pero es importante que investigadores y sociedades de alto perfil hablen.

“Centrar la atención solamente en la ciencia, evade deliberadamente los cuestionamientos sobre la responsabilidad política”, dice Bacevic.

“La forma en que la ciencia se convierte en políticas públicas depende de cálculos políticos y económicos, así como de los compromisos morales e ideológicos de los políticos, los partidos políticos y los asesores”, escribió la socióloga Jana Bacevic en una columna de The Guardian en abril de 2020.

El profesor Thorne, Premio Nobel de física 2017, reiteró que las enfermedades virales son uno de los problemas más graves de la humanidad hoy. “Muchos países han ignorado la voz de los científicos al tratar la pandemia. Eslovaquia puede ser un ejemplo positivo para el mundo, sobre cómo las soluciones científicas pueden salvar muchas vidas”, explicó en relación con la actual situación de COVID-19, mientras señala la investigación eslovaca original sobre el coronavirus.  

Necesitamos nuevas generaciones de líderes que dirijan el mundo hacia soluciones responsables y basadas en la ciencia. El principal beneficio del ESET Science Award es esta inspiración y reconocimiento de lo importante que es la ciencia para la sociedad”, dijo el profesor Thorne.

En un artículo de Joan Carles March Cerdá, dice:

10 maneras en que los líderes puedan enfrentar una crisis de forma exitosa:

  1. Alinear expectativas: En una crisis, nadie tiene todas las respuestas y ante ello, es necesario abordar lo desconocido y hablar con confianza, en un entorno en que la gente espera acciones. Alinear expectativas y realidades requiere habilidad, perspicacia y paciencia. Los líderes procuran superar las barreras de comunicación y se comunican con rapidez y frecuencia.
  2. Los líderes a menudo olvidan que todos los ojos están puestos en ellos. Esto es especialmente cierto a medida que crece la intensidad de una situación. En esos momentos, las personas miran a los líderes, buscando sus palabras, acciones y lenguaje corporal en busca de orientación. La autoconciencia ante esa situación es una capacidad crítica que los líderes deben desarrollar.
  3. Mantener ideas en positivo: Los pensamientos y las acciones positivas se centran en las fortalezas, los éxitos, las oportunidades y la colaboración. Los líderes irradian confianza, esperanza y optimismo que conduce a energía positiva y confianza. Eso les acerca a una postura realista ante la situación de crisis.
  4. Decir la verdad: La crisis a menudo incluye información errónea que conduce a la confusión. Explicar el problema honestamente de una manera directa, enfocándose en pasos positivos para superarlo, es clave. Elegir las palabras que decir y no decir y ser consistente y claro ayudan a mejorar la comunicación. Comunicar, Comunicar y Comunicar. Y si eres confuso, pierdes.
  5. Saber lo que uno representa: ¿Cuál es el propósito, misión y valores? Cada acción debe reflejar esta visión estratégica. Es importante que los líderes trabajen desde un propósito, desde una misión que motiva e inspira a los equipos para la acción. Cada uno, como líder, es una marca. No hay que perder la oportunidad de liderar y construir el valor de la marca en una crisis.
  6. Demostrar empatía: Escuchar para entender. Mostrar a las personas que realmente uno se preocupa por su perspectiva. Reconocer comportamientos y responder a las emociones. Recordar: la empatía no se trata de lo que quiere, se trata de lo que la otra persona necesita. Las acciones que se pongan en marcha deberían tenerles en cuenta y beneficiarles.
  7. Ver el panorama general: Los líderes pueden ver el panorama general y visualizar el impacto potencial mucho antes que otros. Es crucial dar un paso atrás, observar y dar sentido a la situación. Una de las cosas más difíciles de hacer en una crisis es alejarse de la gestión de los problemas urgentes mientras se mantiene el enfoque en el panorama general.
  8. Reducir la velocidad y mantener la calma. La gente necesita sentirse segura y protegida. La compostura de los líderes debe incorporar agilidad y paciencia para minimizar el impacto de la incertidumbre. Cuidarse, mental y físicamente, para que uno pueda estar completamente presente, es básico. Las personas se alimentan de emociones y comportamientos erráticos. La crisis se alimenta cuando falta compostura.
  9. Tener un plan: Si uno no sabe a dónde va, nunca llegará allí. El enfoque y la disciplina son esenciales. Visualizar el éxito y creer un plan que sea fácil de entender y al mismo tiempo, que sea flexible para responder a lo desconocido, es muy importante. Eso significa ver más allá de lo inmediato para anticipar los próximos tres, cuatro o cinco obstáculos.
  10. Simplemente liderar: Los líderes simplemente deben liderar. Trabajan desde dentro de sí mismos, con el coraje, la inteligencia emocional y la integridad para navegar la crisis a su alrededor. Están preparados. No entran en pánico. Se preocupan y se comunican al servicio de los demás. Los líderes son personas comunes que hacen cosas extraordinarias. Ven la oportunidad en una crisis de transformarse a sí mismos y al mundo que los rodea.

Las decisiones tienen que valerse de indicadores objetivos, acordados para el seguimiento desde distintas perspectivas, no solo epidemiológica, infectológica, gestión de las camas, de las redes asistenciales, de los ingresos en la economía informal, el sustento, la socialización de los niños, la actividad económica, las exportación, nivel del déficit en las cuentas públicas, la emisión y sostener las actividades esenciales.

En la india esta colapsada por el Covid.

El mundo está horrorizado por la crisis del COVID-19 en la India. Ha habido más de 300.000 nuevos casos por día durante la última semana; los hospitales están llenos; suministros de oxígeno son cortos; y los sitios de cremación son incapaces de mantener el ritmo.

El 29 de abril, muchos de los principales científicos de la India firmaron una carta abierta al Primer Ministro Narendra Modi, culpando a la incapacidad del país para controlar las infecciones en, en gran parte, “datos epidemiológicos que no se recopilan y publican sistemáticamente”. Además, argumentan que a pesar de que el Consejo Indio de Investigación Médica ha estado recopilando datos de las pruebas diagnósticas COVID-19 desde el principio de la pandemia, ha hecho que esos datos sean inaccesibles, excepto para ciertos expertos en gobierno.

Esta postura colectiva es encomiable; el gobierno no debe responder desestimando las preocupaciones y críticas como antinacionales. Más bien, debe asegurarse de que los datos se recopilan y se hacen accesibles.

Ya en marzo, el gobierno se jactó repetidamente de que los resultados de las encuestas serológicas y del principal modelo informático de la India que predice la propagación de enfermedades mostraron que el país estaba en el “final” de la pandemia. Para entonces, centros comerciales, restaurantes y teatros habían reabierto en todo el país. En las fronteras de Delhi, los agricultores realizaron protestas contra las nuevas leyes agrícolas. Los ministros del gobierno elogiaron grandes mítines políticos. Y mientras millones de personas se reunían en el festival de Kumbh Mela en abril, el primer ministro del estado de Uttarakhand declaró que el río Ganges, considerado sagrado por los hindúes, protegería a todos del coronavirus. Ya los casos de la India estaban en auge; para el 27 de abril, el recuento diario superó los 353.000 casos, un récord mundial.La masiva oleada de COVID de la India desconcierta a los científicos

Durante meses, epidemiólogos individuales, virólogos, inmunólogos y expertos en salud pública habían estado advirtiendo que la lucha contra la pandemia no había terminado, que se necesitaban mejores datos y se justificaban medidas cautelares. Se volvieron inauditos. Sus argumentos no encajaban con la narrativa del gobierno de que la pandemia estaba bajo control. El biofísico Gautam Menon, por ejemplo, ha argumentado consistentemente en contra de las suposiciones defectuosas en las simulaciones del modelo nacional, y ha criticado el hecho de que no hubiera epidemiólogos en el comité que las supervisara.

A pesar de que el gobierno respaldó y alentó las reuniones en los últimos meses, hubo informes de segundas oleadas y nuevas variantes en otros países. Los casos estaban surgiendo en Manaos, Brasil, donde había razones para pensar que se había alcanzado la inmunidad de los rebaños. A finales de marzo, un consorcio de laboratorios indios de biología había descubierto que la variante B.1.1.7, identificada por primera vez en el Reino Unido, se estaba extendiendo rápidamente en el estado de Punjab. Y una nueva cepa preocupante (ahora llamada B.1.617) se estaba extendiendo en el estado más afectado de la India, Maharashtra.Intolerancia y financiación preocupan a científicos indios antes de las elecciones

Los expertos en salud pública habían estado pidiendo mejores datos y medidas preventivas, pero el gobierno los ha pasado por alto durante mucho tiempo. Sus hallazgos ponen de relieve fallos sociales como la falta de acceso de las personas pobres a condiciones de trabajo seguras, centros de salud e incluso saneamiento, temas que contrarrestan la imagen deseada por la India.

La situación actual es ciertamente incluso peor de lo descrito. La mayoría de las infecciones y muertes registradas se encuentran en zonas urbanas relativamente acomodadas, cuyos residentes tienen acceso a la atención médica privada. Todavía se desconoce en gran medida el alcance de la devastación en las zonas rurales de la India, donde viven alrededor del 66% de los 1.400 millones de habitantes del país. Y los datos oficiales y las investigaciones revisadas por pares no capturan el abatimiento que siento al escuchar a colegas de noticias luchando contra el COVID-19 en cuidados intensivos —o, peor aún, sucumbiendo— o la frenética búsqueda de una cama de hospital las 20 horas por parte de amigos. Mis feeds de Whatsapp y Twitter están llenos de peticiones urgentes de camas, ventiladores, oxígeno, remdesivir y similares, y ahora, actualizaciones sobre las muertes.

Muchos países están luchando con sucesivas oleadas de brotes, y han tomado decisiones cuestionables sobre el control fronterizo, las pruebas, el rastreo de contactos y la reapertura. La India no ha aprendido de los desastres de otros, a pesar de que sus investigadores señalaron a Manaos como una historia de precaución.

Es hora de que los responsables de la formulación de políticas de la India confíen en aquellos con conocimientos especializados pertinentes, se aseguren de que los datos necesarios se recopilen y estén disponibles, y acepten el valor de los hallazgos científicos, incluso si no encajan con la narrativa gubernamental. Los ciudadanos indios están muriendo debido a políticas defectuosas, junto con la falta de voluntad del gobierno para reconocer o actuar sobre implicaciones inoportunas de los análisis informados.

La carta abierta es bienvenida, viniendo de la frustración y desesperación de los científicos por la tragedia. Pero los administradores científicos y las academias necesitan hacer declaraciones aún más fuertes. Y el gobierno debe demostrar que está escuchando, consiguiendo que tengan acceso a los datos necesarios para frenar esta devastadora segunda ola.

Destacada

Cambiemos la estrategia de vacunación sigamos el ejemplo de ONTARIO.

Vacunar en las zonas calientes.

Estoy intentando generar una corriente de opinión para que cambiemos la estrategia de vacunación, para que vacunemos en el segundo cordón y disminuir la propagación, así también quiere generar atención sobre la observación de las embarazadas.

En Ontario, la mitad de todas las infecciones por SARS-CoV-2 se encuentran en el 20% de los barrios. 1 Estos barrios se conocen como puntos críticos COVID-19. Los puntos críticos covid-19 tienen la mayor incidencia de infecciones, también son los barrios con mayor proporción de trabajadores esenciales que no pueden trabajar desde casa y deben viajar a su lugar de trabajo2 

Los factores de riesgo para una mayor adquisición y transmisión en estos vecindarios incluyen hogares multigeneracionales de menores ingresos, viviendas de alta densidad, condiciones de trabajo precarias, falta de licencia pagada por enfermedad y dificultades para acceder o tomar intervenciones como aislamiento, cuarentena y pruebas. 3-5

La estrategia inicial de vacunación masiva COVID-19 de Ontario, vigente hasta el 8 de abril de 2021, se basó en la asignación regional per cápita de vacunas con distribución posterior –en orden de prioridad relativa– por edad, condiciones de salud crónicas y entornos de atención congregada de alto riesgo, puntos críticos COVID-19 y trabajadores esenciales en entornos no sanitarios.

Al 5 de abril de 2021, el 15% de los ontarianos han recibido al menos una dosis de una vacuna COVID-19. Los residentes de los puntos críticos COVID-19 y los trabajadores esenciales experimentan barreras para acceder a la vacunación COVID-19. Los trabajadores esenciales no pueden trabajar desde casa y están empleados en los sectores de comercios, transporte, equipo, manufactura, servicios públicos, ventas, servicios, agricultura y atención de la salud. 6

La evidencia reciente indica que las vacunas COVID-19 no sólo protegen contra la covid-19 sintomática,7,8, sino también contra la infección asintomática SARS-CoV-2 y, por lo tanto, la transmisión. 9-11 

La vacunación acelerada de una gran proporción de residentes y trabajadores esenciales en los puntos críticos covid-19 tiene el potencial no sólo de dar lugar a beneficios directos para las personas vacunadas (prevención de enfermedades sintomáticas), sino también en beneficios indirectos para las personas no vacunadas (prevención de la transmisión de individuos vacunados a no vacunados). Estos beneficios indirectos ahora pueden incorporarse a modelos para estimar el impacto de las diferentes estrategias de vacunación. Como ejemplo, el modelado de transmisión desde Columbia Británica y España sugiere un considerable beneficio a nivel poblacional para todos los grupos de edad de vacunar a aquellos que pueden estar en mayor riesgo de adquisición y transmisión del SARS-CoV-2, como los trabajadores esenciales. 12,13

Preguntas

¿Cómo ha variado la cobertura de vacunación covid-19 entre los barrios con diferentes riesgos COVID-19?

¿En qué se diferencian las tasas per cápita de casos del SRAS-CoV-2 entre los barrios con altas y bajas proporciones de trabajadores esenciales en entornos no sanitarios?

¿Podría acelerar la vacunación de los trabajadores esenciales, sus familias y otros residentes que viven en puntos críticos de COVID-19 prevenir más infecciones por SARS-CoV-2 y hospitalizaciones covid-19, ingresos y muertes en la UCI en comparación con la estrategia inicial de vacunación masiva de Ontario?

Resultados

En todo Ontario, los barrios con mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 tenían las tasas más bajas de vacunación covid-19. La Figura 2 presenta la cobertura de vacunación COVID-19 de Ontarians de 16 años o más por riesgo covid-19 del barrio. Los residentes de los barrios con menor riesgo de infecciones por SARS-CoV-2 (grupo de riesgo vecinal COVID-19 10) tenían 1,5 veces más probabilidades de haber recibido al menos una dosis de vacuna COVID-19 antes del 5 de abril de 2021, en comparación con los residentes de los barrios con mayor riesgo de infecciones por SARS-CoV-2 (COVID-19 grupo de riesgo vecinal 1, Figura 2A). 1 Sin embargo, la incidencia media de infecciones por SARS-CoV-2 entre el 7 de marzo y el 3 de abril de 2021 fue 9 veces menor en los barrios con menor riesgo de infecciones por SARS-CoV-2 (Figura 2B).

Figura 2. Covid-19 Vaccine Coverage and Incidence of Confirmed SARS-CoV-2 Infections in Ontario a principios de abril de 2021
Panel A presenta la cobertura de la vacuna COVID-19 en Ontario para habitantes de 16 años o más, a partir del 5 de abril de 2021, por el grupo de riesgo COVID-19 de barrio. El Grupo B presenta la incidencia media de infecciones confirmadas por SARS-CoV-2 por cada 100.000 habitantes en Ontario por día, del 7 de marzo al 3 de abril de 2021, por el grupo de riesgo covid-19 del barrio. Los grupos de riesgo de los barrios están determinados por clasificar los 509 barrios de Ontario en incrementos del 10% según la incidencia acumulada de infecciones por SARS-CoV-2 entre el 23 de enero de 2020 y el 16 de enero de 2021. 1 Cada grupo de riesgo representa el 10% de la población de Ontario (~1,5 millones de habitantes). El Grupo 1 incluye los barrios con mayor incidencia acumulada de infección por SARS-CoV-2, mientras que el grupo 10 incluye barrios con menor incidencia acumulada de infección por SARS-CoV-2. Datos procedentes de la Solución de Gestión de Casos y Contactos de Salud Pública y otros sistemas de gestión de casos (CCM plus) y el Panel DE CONTROL COVID-19 del ICES. 14

La Figura 3 presenta la incidencia de nuevas infecciones del SRAS-CoV-2 basadas en la proporción de trabajadores esenciales en entornos no sanitarios que viven en los barrios de Toronto, separados en tercios en función de la proporción de trabajadores esenciales en entornos no sanitarios. 2 Los barrios con la mayor proporción de trabajadores esenciales en entornos no sanitarios siguieron experimentando una incidencia 3 veces mayor de infecciones por SARS-CoV-2 en comparación con los barrios de Toronto con la menor proporción de trabajadores esenciales. Estos barrios también tienen la mayor proporción de hogares multigeneracionales.

Figure 3. Daily Incidence of Confirmed SARS-CoV-2 Infections by Proportion of Essential Workers in Non-Healthcare Settings Living in Toronto’s Neighbourhoods, January 20, 2020 to March 23, 2021
Line graph presenting the 7-day moving average of confirmed SARS-CoV-2 infections per 100,000 inhabitants in the City of Toronto from January 20, 2020 to March 23, 2021 excluding long-term care (LTC) home residents. Neighbourhoods are separated into thirds, based on the proportion of essential workers in non-healthcare settings living in the neighbourhoods. The top third represents the 33% of neighbourhoods (by overall population size) with the highest proportion of essential non-healthcare workers; the bottom third represents the 33% of neighbourhoods (by overall population size) with the lowest proportion of essential non-healthcare workers. Neighbourhoods are defined by dissemination areas of 400 to 700 residents.4,15 Data sourced from Case and Contact Management Solutions (CCM)+ and the Statistics Canada 2016 Census.

Figure 4 compares the projected impact of two vaccination scenarios: Ontario’s initial COVID-19 vaccination strategy versus a strategy that accelerates the vaccination of essential workers, their families and other residents living in COVID-19 hotspots. In both scenarios, 3 million doses of COVID-19 vaccine are administered over 30 days (100,000 doses per day starting on April 9, 2021), and the number of new SARS-CoV-2 infections over 60 days (April 9 to June 7, 2021) is determined.

Figure 4. Percentage of SARS-CoV-2 Infections Prevented by Vaccinating 3 Million Ontarians Comparing the Initial Vaccination Strategy with a Strategy Accelerating the Vaccination of Residents and Essential Workers in Hotspots
Bar chart showing the percentage of SARS-CoV-2 infections prevented by vaccinating 3 million Ontarians according to the initial vaccination strategy16,17 and according to a strategy accelerating the vaccination of essential workers, their families and other residents living in COVID-19 hotspots. We projected the number of SARS-CoV-2 infections prevented with the two vaccination strategies relative to a scenario of no further vaccination from April 9, 2021, onwards. The difference between strategies is expressed as an absolute difference in percentage of prevented event.

Ontario’s initial mass COVID-19 vaccination strategy emphasized age-based prioritization, with vaccines distributed equally across the ten COVID-19 neighbourhood risk groups, consistent with the province’s per capita allocation of vaccines.18 For the initial strategy, we assumed that 80% of the population aged 60 years and above would be vaccinated by April 28, 2021, at which point the strategy would proceed to vaccinating individuals aged 16 to 59 years of age. In the initial strategy,16,17 an additional 900,000 doses were allocated to COVID-19 hotspots. We assumed that these allocated doses would be distributed at a rate of 450,000 doses per month, and would be administered to produce equal coverage across the neighbourhood risk groups, mitigating the previously observed disparities in vaccine coverage across the groups (see Figure 2).

In the hotspot-accelerated vaccination strategy, we assumed that 50% of COVID-19 vaccines (50,000 per day) would be distributed to the 74 COVID-19 hotspots in neighbourhood risk groups 1 and 2 (the 20% of neighbourhoods with the highest cumulative incidence of SARS-CoV-2).1 We further assumed that these vaccines would be distributed to individuals aged 16 years and above with no age-based prioritization in these hotspots. For the remaining 50% of COVID-19 vaccines we assumed equal distribution across all ten COVID-19 neighbourhood risk groups, and that these vaccines would be used to vaccinate individuals aged 60 years and above in all neighbourhoods, including hotspots, with an age-based prioritization approach. With this strategy, the vaccination of the 74 hotspots would be completed within 25 days, assuming vaccine coverage of 80% in those aged 60 years and above, and 70% in those aged 16 to 59 years. All vaccine doses available after 25 days would then be distributed equally across the remaining neighbourhoods. 

Figure 4 indicates that compared to Ontario’s initial COVID-19 vaccination strategy, a strategy that accelerates vaccination of residents and essential workers in COVID-19 hotspots would prevent a larger number of SARS-CoV-2 infections between April 9 and June 7, 2021. The hotspot-accelerated vaccination strategy is also projected to prevent a larger number of infections in individuals aged 16 to 59 years and among individuals aged 60 years and above even though the strategy results in slower vaccination of individuals aged 60 years and above.

Tabla 1. Casos acumulados proyectados de SARS-CoV-2, hospitalizaciones COVID-19, admisiones y muertes en la UCI en Ontario
Casos acumulados proyectados de SARS-CoV-2, hospitalizaciones COVID-19, Las admisiones y muertes de la UCI en Ontario del 9 de abril al 7 de junio de 2021, en tres escenarios: 1) ninguna vacuna adicional más allá del 8 de abril de 2021, 2) continuar la estrategia inicial de vacunación COVID-19 de Ontario, y 3) una estrategia acelerada por el punto de acceso que acelere la vacunación de los trabajadores esenciales en entornos no sanitarios, sus familias y otros residentes que viven en puntos críticos covid-19.

La Figura 1 y el Cuadro 1 presentan el impacto proyectado de las dos estrategias de vacunación en comparación con ninguna vacuna más allá del 8 de abril de 2021. Los resultados previstos incluyen el número de hospitalizaciones covid-19, ingresos en la UCI y muertes en Ontario entre el 9 de abril y el 7 de junio de 2021. En comparación con la estrategia inicial, se proyecta que la estrategia de vacunación acelerada por los puntos críticos evitará un 14% adicional de hospitalizaciones de COVID-19, el 14% de los ingresos en la UCI de COVID-19 y el 11% de las muertes por COVID-19 en la población de Ontario de 16 años o más. Con 3 millones de dosis disponibles durante 30 días, el número de vacunas necesarias para prevenir 1 infección confirmada del SRAS-CoV-2 es de 37 con la estrategia inicial y 22 con la estrategia acelerada por el punto de acceso.

interpretación

El análisis temprano del despliegue de la vacuna COVID-19 de Ontario revela desigualdades en la cobertura de vacunas en toda la provincia. El impacto del COVID-19 es mayor en los barrios de Ontario, con la mayor proporción de trabajadores esenciales. 3 Al 5 de abril de 2021, los residentes de barrios con mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 tenían las tasas más bajas de vacunación COVID-19.

La evidencia reciente indica que las vacunas COVID-19 no sólo protegen contra la infección y transmisión sintomáticas COVID-19,7,8, sino también contra la infección y transmisión asintomática SARS-CoV-2. 9-11 Estos beneficios indirectos se incorporaron a modelos que comparan las estrategias de vacunación que aprovechan los beneficios directos e indirectos de la vacunación.

Acelerar la vacunación de los trabajadores esenciales, sus familias y otros residentes que viven en los puntos críticos de COVID-19 reasignando inmediatamente el 50% de los próximos 3 millones de vacunas al 20% de los barrios con mayor incidencia acumulada del SRAS-CoV-2, y vacunar a todos los residentes de 16 años o más en estos barrios podría reducir sustancialmente la incidencia general de infecciones por SARS-CoV-2, hospitalizaciones covid-19, ingresos en la UCI y muertes tanto en ontarianos más jóvenes como mayores. Esto se debe a que la estrategia de vacunación acelerada por los puntos críticos no sólo ofrece una protección más directa a los residentes más jóvenes de Ontario y a los trabajadores esenciales en los puntos críticos de COVID-19, sino que también ofrece una protección sustancialmente más indirecta a los adultos mayores en estos puntos críticos. 12 

Los trabajadores esenciales experimentan una carga desproporcionadamente alta de infección por SARS-CoV-2, especialmente en ausencia de licencia pagada por enfermedad y apoyos mejorados para la seguridad en el lugar de trabajo. 2 Los adultos mayores, especialmente los que viven en hogares multigeneracionales, se beneficiarán de menos infecciones entre los adultos más jóvenes, muchos de los cuales son trabajadores esenciales.

El 13 de abril de 2021, Ontario comunicó una estrategia actualizada de vacunación masiva COVID-19 para acelerar la vacunación de los puntos críticos covid-19. La estrategia actualizada consiste en vacunar a adultos mayores de 18 años en los puntos críticos de mayor riesgo identificados en Toronto y Peel, y posteriormente vacunar al resto de 114 puntos críticos definidos en toda la provincia. 19 Cabe destacar que la provincia definió los puntos críticos predominantemente basados en los tres principales grupos de riesgo vecinal covid-19 identificados en el Informe científico titulado Una estrategia para la distribución masiva de vacunas COVID-19 en Ontario basada en la edad y el vecindario,1 con los barrios clasificados en el 30% superior de la incidencia acumulada SARS-CoV-2. Además, basaron la selección de puntos críticos en los datos de brotes y una lista de barrios con bajas tasas de pruebas y barreras sociodemográficas que pueden resultar en una menor absorción de vacunas. 20,21 La estrategia actualizada de vacunación de Ontario distribuiría el 25% de las vacunas a los 114 puntos críticos identificados y el 75% restante se distribuiría por igual en toda la provincia (incluidos los puntos críticos). 22 Esto significa que el 47,5% del suministro de vacunas COVID-19 de Ontario se asignaría al 30% de la población de Ontario que vive en 114 puntos críticos identificados por la provincia.

La estrategia de vacunación acelerada por los puntos críticos sugerida en este Informe científico asignaría el 50% de las vacunas COVID-19 a los 74 puntos críticos covid-19 clasificados en el 20% superior de la incidencia acumulada de SARS-CoV-2 entre todos los barrios de Ontario, y el 50% restante de las vacunas se distribuiría por igual en toda la provincia (incluidos los puntos críticos). 1 Esto significa que el 60% del suministro de vacunas COVID-19 de Ontario se asignaría al 20% de la población de Ontario que vive en los puntos críticos identificados por la Tabla consultiva científica COVID-19 de Ontario. 1 Los beneficios adicionales se obtendrían priorizando aún más los almacenes, fábricas y otras instalaciones con un gran número de brotes de COVID-19.

Hay advertencias importantes para los resultados de nuestros análisis. Los barrios con mayor riesgo covid-19 se modelaron por separado del resto de barrios. Como tal, nuestras estimaciones subestiman el beneficio potencial de la estrategia acelerada por los puntos críticos en la población en general: no capturamos explícitamente los beneficios indirectos de la prevención del contagio de infecciones de los puntos críticos a los barrios de bajo riesgo. Nuestro modelo tampoco estrata explícitamente a la población adulta en individuos que son trabajadores esenciales y aquellos que no lo son. Sin embargo, el modelo representa tasas más altas de contactos relacionados con el lugar de trabajo, ya que los puntos críticos covid-19 tienen una mayor proporción de trabajadores esenciales.

La realización del impacto potencial de la estrategia de vacunación acelerada por los puntos críticos requerirá una participación significativa de la comunidad, la inversión y el apoyo a la implementación y logística de la distribución de vacunas a nivel comunitario. Algunos ejemplos de distribución a nivel comunitario incluyen la implementación a través de programas comunitarios confiables y establecidos, proveedores de atención médica (especialmente médicos de atención primaria, profesionales de enfermería y centros de salud comunitarios) y programas basados en empleadores para trabajadores esenciales.

Métodos utilizados para este resumen científico

Desarrollamos un modelo matemático estratificado por la edad de transmisión SARS-CoV-2, utilizando un sistema SEIR modificado de compartimentos (susceptibles, expuestos, infecciosos y recuperados) con vacunación COVID-19. El modelo simuló contactos dentro y entre dos grupos de edad (edades comprendidas entre los 16 y los 59 años; y los 60 años de edad y superiores) y modeló por separado los barrios de alta incidencia del SRAS-CoV-2 o los “puntos críticos COVID-19” (20% de la población de Ontario mayores de 16 años) y los barrios de menor incidencia (80% de la población de Ontario mayores de 16 años).

El modelo utilizó datos demográficos y de vigilancia de Ontario sobre los puntos críticos (dos grupos de vecinos con mayor incidencia de SARS-CoV-2 según Brown et al.1) y las restantes áreas de clasificación hacia adelante (FSA, ocho grupos vecinales de incidencia sars-cov-2 más bajos según Brown et al.1),para reflejar las siguientes medidas resumidas: tasas reproductivas estimadas y tasas relativas de infecciones acumuladas y semanales SARS-CoV-2 (en marzo de 2021) entre los puntos críticos COVID-19 y las FSA de menor incidencia; proporción acumulada del total de casos provinciales entre mayores de 16 años que se encuentran en los puntos críticos (50-55%); tasas relativas de diagnósticos acumulados y semanales (en marzo de 2021) entre grupos de edad dentro y entre puntos críticos y FSA de menor incidencia. 1

Los insumos sobre las tasas de contacto y los patrones por grupo de edad se basaron en el estudio CONNECT, pero se calibraron al número de reproducción efectiva en los puntos críticos y a los barrios de menor incidencia de SARS-CoV-2. 23 Como tal, las tasas de contactos fueron más elevadas en los puntos críticos covid-19 derivados de una mayor proporción de la población que no puede trabajar a distancia (trabajadores esenciales).

Se suponía que la vacunación reduciría la adquisición de la infección con una eficacia del 60% después de una dosis. 9-11 El modelo captó beneficios directos e indirectos de las vacunas dentro de los puntos críticos, y dentro de las FSA de menor incidencia sars-cov-2. El modelo incluía la proporción actual de la población estratificada por edades en los puntos críticos covid-19 y los barrios de menor incidencia del SRAS-CoV-2 estimados como inmunes después de la infección (“recuperados”), la proporción actual infecciosa (casos activos de SARS-CoV-2 diagnosticados y no diagnosticados), y la proporción actual que han recibido al menos una dosis de una vacuna COVID-19 al 5 de abril de 2021 basada en el panel del ICES. 14 Con este enfoque, el modelo subestimará el impacto de la vacunación COVID-19 en una región (puntos críticos COVID-19) en los barrios de menor incidencia del SRAS-CoV-2, y viceversa; como el modelo anterior asume la independencia de los puntos críticos COVID-19 y los barrios de menor incidencia SARS-CoV-2. Se suponía que la vacunación reduciría la adquisición de una infección con una eficacia del 60%. 9-11 El modelo captó beneficios directos e indirectos de las vacunas dentro de los puntos críticos, y dentro de las FSA de menor incidencia. El modelo incluía la proporción actual de la población estratificada por edades en los puntos críticos covid-19 y los barrios de menor incidencia del SRAS-CoV-2 estimados como inmunes después de la infección (“recuperados”), la proporción actual infecciosa (casos activos de SARS-CoV-2 diagnosticados y no diagnosticados), y la proporción actual que han recibido al menos una dosis de una vacuna COVID-19 al 5 de abril de 2021 basada en el panel del ICES. 14 Con este enfoque, el modelo subestimará el impacto de la vacunación COVID-19 en una región (puntos críticos COVID-19) en los barrios de menor incidencia del SRAS-CoV-2, y viceversa; como el modelo anterior asume la independencia de los puntos críticos COVID-19 y los barrios de menor incidencia SARS-CoV-2.

A continuación, el modelo se utilizó para simular escenarios hipotéticos en los que la caja base (no más vacunación COVID-19 más allá del 8 de abril de 2021) se comparó con una cantidad fija de vacunas diarias (100.000 por día) distribuidas utilizando la estrategia inicial. Para esta estrategia, asumimos que el 80% de la población de 60 años o más sería vacunada antes del 28 de abril de 2021, momento en el que la estrategia procedería a vacunar a las personas de 16 a 59 años de edad. En la estrategia inicial,16,17 otras 900.000 dosis se asignaron a puntos de acceso COVID-19. Asumimos que estas dosis asignadas se distribuirían a una tasa de 450.000 dosis al mes, y se administrarían para producir una cobertura igualitaria en todos los grupos de riesgo vecinales, mitigando las disparidades observadas anteriormente en la cobertura de vacunas en todos los grupos (véase la Figura 2).

Se suponía que la estrategia de vacunación acelerada por los puntos críticos asignaba el 50% de las vacunas COVID-19 a los 74 puntos críticos covid-19 clasificados en el 20% superior de la incidencia acumulada de SARS-CoV-2 entre todos los barrios de Ontario, y el 50% restante de las vacunas se distribuiría por igual en toda la provincia (incluidos los puntos críticos). 1 Esto significa que el 60% del suministro de vacunas COVID-19 de Ontario se asignaría al 20% de la población de Ontario que vive en los puntos críticos identificados por la Tabla consultiva científica COVID-19 de Ontario. 1

A continuación, comparamos la diferencia en las infecciones evitadas y aplicamos la hospitalización covid-19 específica para la edad, la necesidad de UCI y la mortalidad en función de los datos de Ontario y bajo el supuesto de que el 80% de los casos sería una variante de preocupación (específicamente B.1.1.7). 124,25.

Asumimos que las métricas específicas de la edad para la gravedad covid-19 (hospitalización, UCI y mortalidad) eran las mismas en los puntos críticos de COVID-19 y los barrios con menor incidencia del SRAS-CoV-2, aunque los datos sugieren que las tasas de mortalidad por casos específicos de edad siguen siendo más altas en los barrios de menores ingresos, incluso después del ajuste de las comorbilidades. 10 

Por lo tanto, el impacto puede reflejar una subestimación de la gravedad prevenida dentro de los hotpots COVID-19.

Destacada

Palabras dichas

Dr. Carlos Alberto Dìaz.

El que lee mis palabras está inventándolas, dijo Jorge Luis Borges, uno de los escritores más grandes de la Argentina, todo sucede por primera vez de un modo eterno.

Lo único que hablan los políticos es aumentar camas. Publiqué estudios para alertar que esta política se debe acompañar de ampliar cantidad y calidad de recursos humanos, ese es el componente más rígido de la pandemia. Si aumentamos la productividad en ellos eso aumentará las muertes y las infecciones por bacterias multiresistentes, esto es así. La productividad marginal de los enfermeros y los médicos es decreciente, empeora los resultados y los costos.

El verdadero límite actual en el crecimiento de las plazas de atención, es el recurso humano. Durante la pandemia, se pueden aumentar las camas, y los respiradores, (aún más de los actuales) lo que no podemos fabricar son médicos que sepan manejar estos pacientes graves, ni enfermeras que los cuiden, que tengan el descanso adecuado y puedan canalizar sus tensiones, evitar y postergar la fatiga. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6247

Dejemos atrás la mentira que el sistema de salud está preparado, si y no, porque una cosa es prepararse y otra es vivirla y levantarse luego de cada derrota, con cada paciente enfermo y tomar la decisión de tener que abrir más camas. Estábamos preparados pero para el año pasado, pero no en cuanto a recurso humano y a los requerimientos que tendrá la pandemia actual.

Terapia intensiva no son solo camas, monitores y respiradores, son médicos y enfermeros fundamentalmente preparados, apoyados, cuidados, y protegidos.

Porque además ahora tenemos al equipo de salud cansado, preocupado, mal remunerado, defraudado, viendo como los políticos intentan enfrentarse con la justicia, definiendo prioridades que no son del vulgo, que necesita sustento, que bajen o frenen la inflación, que tengan trabajo, que puedan salir a trabajar sin que los roben, que dejen de pensar en las elecciones y piensen en disminuir la pobreza y la indigencia https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6247

La situación es la que nos encontramos, es la planteada, faltan una gran cantidad de médicos con competencias para atender a estos pacientes y de enfermeras para cuidarlos, se improvisarán camas y lugares en espacios inadecuados, se expondrá al personal, pero hay muchas acciones que todavía tenemos para no caer en la catástrofe humanitaria que nos dejará secuelas.

no tenemos la grandeza de espíritu, la humildad, el desinterés para afrontarla deponiendo actitudes oportunistas y nefastas que se cobrarán vidas, que existirán circunstancias extremas, que deberá el personal atender más pacientes que lo habitual, por una imposibilidad real, de los límites de no contar con recurso humano suficiente que es la limitante real para enfrentarnos a esta nueva ola y nuevas cepas. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6247

Advertí sobre la Cepa Manaos. De diciembre a 2020 a febrero de 2021, Manaos fue devastado porque tuvo cuatro veces más casos en comparación con el pico anterior (abril-2020). En este caso, se analizaron los datos de la vigilancia sanitaria nacional de las personas hospitalizadas y la frecuencia de la variante P.1 utilizando un enfoque basado en modelos para estimar los parámetros P.1 de transmisibilidad y reinfección con la máxima probabilidad. Se realizaron análisis de sensibilidad cambiando la patogenicidad y el período analizado (incluido/excluyendo el período de colapso del sistema de salud). https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6129

Se encontró que la nueva transmisibilidad de variantes era aproximadamente 2,5 veces mayor (intervalo de confianza (IC del 95%): 2,3–2,8) en comparación con la variante anterior en Manaos.

Naveca y colaboradores estimaron un número de reproducción efectiva 2,2 veces mayor para la variante P.1 utilizando métodos filogenéticos, y sugirieron que P.1 es al menos dos veces más transmisible que el linaje parental, suponiendo que las reinfecciones sean raras (4). El trabajo citado sigue un enfoque diferente que puede definirse como un enfoque epidemiológico, basado en modelos y adecuado a los datos. Una mayor transmisibilidad de la variante P.1 plantea fuertes preocupaciones de rápidos aumentos en el número de casos una vez que P.1 alcanza la transmisión comunitaria a través de Brasil y otros países. La variante P.1 ya se ha detectado en al menos 25 países

efectivamente ya esta haciendo estragos la cepa en Capital y la Provincia de Buenos Aires.

El liderazgo de la pandemia debe estar en un primer mandatario que genere credulidad y previsibilidad.https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6051

Hemos perdido seis meses, en los enfrentamientos, en la falta del liderazgo de la máxima autoridad de la República Argentina, como en los países que tuvieron mas éxito a acceder a las vacunas, inclusive con una disponibilidad excedente de EE.UU de veinte millones de vacunas y de no tener recursos económicos para adquirirlas, el incumplimiento de las promesas precontractuales, desde los cuales se hicieron anuncios que no se pueden sostener, ni materializar que es lo peor. Vacunando el 1% de la población y gastando la mitad de los recursos presupuestados para comprar la vacuna de Oxford. Cerramos la ventana de oportunidad. Nos enfrentamos a lo peor de esta pandemia, con un Ministerio intervenido, mirado con Lupa, lo que actúan y pidiendo permiso para tomar decisiones. Un presidente que no preside y ministros que no funcionan, esta polinomial da negativa, muy negativa, y no lo deseo ciertamente, siento impotencia y dolor, porque muchas de las cosas que vuelco en este portal, hace más de un año, vienen aconteciendo, cierto es que es mucho más fácil escribir que la gestión pública, que tiene los avatares propios de las internas, de las disputas de coalición, del ejercicio del esquive del fuego amigo, del plan del “vamos viendo”. No hace falta explicar mucho cual será el resultado, tendremos el triple de casos, y con ello incremento de las muertes, con el comienzo de la sonda ola con los primeros fríos, en el mes de abril, sin tener aún a la población mayor de sesenta vacunada. Sin tener inmunización disponible, sin tener más terapéutica que corticoides, plasma, y suero equino, en determinadas circunstancias, esperando que algún monoclonal o biotecnológico nos ofrezca una alternativa para poder disminuir la tormenta inflamatoria en los pacientes graves. Dejamos atrás que el sistema de salud está preparado. Porque ahora tenemos al equipo de salud cansado, preocupado, mal remunerado, defraudado, viendo como los políticos intentan enfrentarse con la justicia, definiendo prioridades que no son del vulgo, que necesita sustento, que frenen la inflación que tengan trabajo, que puedan salir a trabajar sin que los roben, que dejen de pensar en las elecciones y piensen en disminuir la pobreza y la indigencia. Son ejemplos para observar Uruguay y Chile, con comportamientos ejemplares, y que siendo gobiernos de derecha, no han tenido barreras ideológicas tontas para comprar vacunas. Ahora no podemos nosotros criticar lo que nos está pasando cuando con ese comportamiento nefasto de argentinos creídos damos la espalda a lo único que triunfa el capitalismo inclusive en Rusia y China.

La pandemia COVID-19 debería revivir una comprensión compartida de las emergencias humanitarias y la resolución de crisis, abriendo la puerta a un cambio transformador en las respuestas humanitarias.

Pero también ha revelado oportunismo político y malas estructuras de presentación de datos, de respuestas y protección del recurso humano médico, siendo en Argentina la salud, social y privada, el único sector no subvencionado, cuando atiende al 70% de la población Argentina. Inclusive se postergaron ingresos por actualización que son inadmisibles para los costos actuales. Como la actualización del monotributo y de la actualización de la cobertura de las tecnologías tuteladas.

Porque no llegan las vacunas de Mabscience, tal vez porque el laboratorio que tenia que fraccionar la materia prima que se remitió desde argentina, no cumple con las normas de GOOD MANUFACTURING PRACTICE. En latín antiguo, quiere decir que el laboratorio no esta preparado ni acreditado para re-envasar estas vacunas, entonces la demora esta por tener habilitada la capacidad de producción. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5814

En función de lo que estamos viviendo es necesario que el proveedor de la materia prima Argentina y México, expliquen que está pasando en realidad, con los insumos para producir 18 millones de dosis que están esperando con desesperación la llegada de vacunas, para que terminen con esta tormenta perfecta, que no solo afecta la política sino fundamentalmente afecta la recuperación económica. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5814

Cuando lleguemos a vacunar la población para lograr la inmunidad de rebaño, nos habrá comido el Covid y las muertes injustas seguirán impactando en nuestra conciencia. “Houston we have a problem” pero aún estamos en un punto que usando la energía del módulo lunar, podemos amerizar, guiándonos por el sentido común, por la justicia social y el compromiso. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5888

Mientras las avanzadas de los discípulos de Stalin y del Instituto intentarán llegar al poder, quedarse con los fondos mancomunados de la seguridad social, de la hidrovía, de seguir teniendo oficinas de empleo y no de servicios en Aerolíneas, en Pami, del Estado en General, seguimos con las discusiones mustias y sombrías, inconducentes que solo mejorarán la calidad de vida de los políticos y de los amigos del poder. Otros verán deteriorados sus ingresos cada vez más pobres al son de la inflación y otros menos, cada vez menos, trabajando para pagar impuestos. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5888

Nos habremos despertado en Venezuela sin haber viajado.

Destacada

Efectos del Covid 19 en el embarazo, parto y en neonatos.

Dr. Carlos Alberto Díaz.

Profesor Titular Gestión Estratégica Universidad ISALUD.

Investigación basada en Tres Artículos.

Tengo un pregunta observacional, desde la segunda ola que afecta a personas más jóvenes, tal vez y naturalmente por el sesgo de que los mayores de 70 años en Argentina en un 90% están vacunados y empezamos en mas de 65-70 años, es que ¿Está aumentando la patología en el tercer trimestre y la mortalidad materna?. Entonces realicé una búsqueda dirigida del cual extraje algunos trabajos, para poner este tema en la consideración, y ver si no tendríamos que prestar atención y vacunar a embarazadas en la semana 24.

Abril 21. 2021.

Diseño, localización y participantes En este estudio de cohorte que tuvo lugar de marzo a octubre de 2020, en el que participaron 43 instituciones de 18 países, 2 mujeres inigualables, consecutivas y no infectadas, se inscribieron de forma concomitante inmediatamente después de que se identificara a cada mujer infectada, en cualquier etapa del embarazo o el parto, y en el mismo nivel de atención para minimizar el sesgo. Las mujeres y los neonatos fueron seguidos hasta el alta hospitalaria.

Resultados Se inscribieron un total de 706 mujeres embarazadas con diagnóstico covid-19 y 1424 mujeres embarazadas sin diagnóstico covid-19, todas con características demográficas ampliamente similares (edad media [SD], 30,2 [6,1] años). El sobrepeso al principio del embarazo se produjo en 323 mujeres (48,6%) con diagnóstico COVID-19 y 554 mujeres (40,2%) sin. Las mujeres con diagnóstico de COVID-19 tenían un mayor riesgo de preeclampsia/eclampsia (riesgo relativo [RR], 1,76; IC del 95%, 1,27-2,43), infecciones graves (RR, 3,38; IC del 95%, 1,63-7,01), ingreso en la unidad de cuidados intensivos (RR, 5,04; IC del 95%, 3,13-8,10), mortalidad materna (RR, 22,3; IC del 95%, 2,88-172), parto prematuro (RR, 1,59; IC del 95%, 1,30-1,94), parto prematuro indicado médicamente (RR, 1,97; IC del 95%, 1,56-2,51), índice de morbilidad neonatal grave (RR, 2,66; IC del 95%, 1,69-4,18), e índice de morbilidad y mortalidad perinatal grave (RR, 2,14; IC del 95%, 1,66-2,75). La fiebre y la dificultad para respirar durante cualquier duración se asociaron con un mayor riesgo de complicaciones maternas graves (RR, 2,56; IC del 95%, 1,92-3,40) y complicaciones neonatales (RR, 4,97; IC del 95%, 2,11-11,69). Las mujeres asintomáticas con diagnóstico covid-19 permanecieron en mayor riesgo sólo por morbilidad materna (RR, 1,24; IC del 95%, 1,00-1,54) y preeclampsia (RR, 1,63; IC del 95%, 1,01-2,63). Entre las mujeres que dieron positivo (98,1% por reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real), 54 (13%) de sus neonatos dieron positivo. El parto por cesárea (RR, 2,15; IC del 95%, 1,18-3,91) pero no la lactancia materna (RR, 1,10; IC del 95%, 0,66-1,85) se asoció con un mayor riesgo de positividad de las pruebas neonatales.

Conclusiones y relevancia En este estudio multinacional de cohortes, covid-19 en el embarazo se asoció con aumentos constantes y sustanciales en la morbilidad materna grave y mortalidad y complicaciones neonatales cuando se compararon mujeres embarazadas con y sin diagnóstico COVID-19. Los hallazgos deben alertar a las personas embarazadas y a los médicos para que implementen estrictamente todas las medidas preventivas recomendadas por el COVID-19.

Comentarios:

Al comienzo de la pandemia COVID-19, el alcance preciso de los riesgos en el embarazo era incierto, lo que estaba afectando la salud mental de las personas embarazadas. 1,2 La falta de claridad surgió porque, en una revisión sistemática temprana,3 sólo 4 estudios que implicaban un pequeño número compararon los resultados entre mujeres embarazadas con y sin COVID-19. 47 La cuestión es pertinente debido a los efectos perjudiciales conocidos de otras infecciones por coronavirus durante el embarazo (por ejemplo, síndrome respiratorio agudo grave y síndrome respiratorio de Oriente Medio). 8 Por consiguiente, el Consorcio INTERGROWTH-21 realizó un estudio prospectivo, longitudinal y observacional (INTERCOVID), en el que participaron 43 hospitales de 18 países, para evaluar la asociación entre los resultados covid-19 y los resultados materno y neonatales en mujeres embarazadas con diagnóstico COVID-19, en comparación con las mujeres embarazadas inscritas de forma concomitante sin diagnóstico COVID-19.

Debate

Este es un estudio multinacional a gran escala, prospectivo, para evaluar los síntomas y asociaciones entre COVID-19 en el embarazo y los resultados maternos y neonatales que incluían, hasta donde sabemos por primera vez, mujeres embarazadas inmediatamente concomitantes sin diagnóstico COVID-19 de las mismas poblaciones, cuidadosamente inscritas para minimizar el sesgo de selección.

Demuestra que las mujeres con diagnóstico covid-19, en comparación con aquellas sin diagnóstico covid-19, tenían un riesgo sustancialmente mayor de complicaciones graves del embarazo, incluyendo preeclampsia/síndrome de eclampsia/HELLP, admisión en la UCI o derivación a un nivel más alto de atención, e infecciones que requerían antibióticos, así como parto prematuro y bajo peso al nacer. El riesgo de mortalidad materna fue del 1,6%, es decir, 22 veces mayor en el grupo de mujeres con diagnóstico covid-19. Estas muertes se concentraron en instituciones de regiones menos desarrolladas, lo que implica que cuando los servicios integrales de la UCI no están plenamente disponibles, el COVID-19 en el embarazo puede ser letal. Tranquilizadoramente, también encontramos que las mujeres asintomáticas con diagnóstico COVID-19 tenían resultados similares a las mujeres sin diagnóstico de COVID-19, excepto para la preeclampsia.

Es importante destacar que las mujeres con diagnóstico covid-19, ya con alto riesgo de preeclampsia y COVID-19 debido a sobrepeso preexistencia, diabetes, hipertensión y enfermedades respiratorias cardíacas y crónicas,28  tenían casi 4 veces mayor riesgo de desarrollar preeclampsia/eclampsia, lo que podría reflejar la asociación conocida con estas comorbilidades y/o el daño renal agudo que puede ocurrir en pacientes con COVID-19. 29

Los datos respaldan los informes de una asociación entre COVID-19 y tasas más altas de síndrome preeclampsia/eclampsia/HELLP,19,30, pero todavía no se sabe si covid-19 se manifiesta en el embarazo con un síndrome preeclampsialike o infección con SARS-CoV-2 resulta en un mayor riesgo de preeclampsia. La incertidumbre persiste porque las placentas de las mujeres con COVID-19, en comparación con los controles, muestran cambios vasculares consistentes con la preeclampsia,31  pero el estado de inflamación sistémica e hipercoagulabilidad que se encuentra en pacientes no embarazadas con enfermedad grave y COVID-19 también es una característica de la preeclampsia. 32

Se sabe que en pacientes no embarazadas, los subtipos distintos pueden ser predictivos de los resultados clínicos. 33  Encontramos que la presencia de cualquier síntoma covid-19 se asoció con un aumento de la morbilidad y mortalidad. Específicamente, las tasas graves de embarazo y complicaciones neonatales fueron más altas en las mujeres si había fiebre y dificultad para respirar, lo que reflejaba la enfermedad sistémica; su presencia durante 1 a 4 días se asoció con complicaciones maternas y neonatales graves. Esta observación debe influir en la atención clínica y las estrategias de derivación.

Los riesgos de complicaciones neonatales graves, incluida la estancia en la NICU durante 7 días o más, así como el índice resumido de morbilidad neonatal grave y sus componentes individuales, también fueron sustancialmente mayores en el grupo de mujeres con diagnóstico covid-19. El aumento del riesgo neonatal se mantuvo después de ajustarse para el nacimiento prematuro anterior y el parto prematuro en el embarazo indexado; por lo tanto, un efecto directo sobre el recién nacido de COVID-19 es probable.

En general, los resultados fueron consistentes entre morbilidades y sobre todo en un RR cercano o superior a 2 para los resultados maternos y neonatales, con IA estrechas excluyendo la unidad, y por encima de 3 a 4 en varias estimaciones. La sensibilidad y los análisis estratificados confirmaron los resultados observados. Probablemente son conservadoras porque, en general, el 41% de las mujeres con diagnóstico covid-19 eran asintomáticas, un subgrupo con un bajo riesgo de complicaciones. Por lo tanto, debería esperarse un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad para la población embarazada general, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos.

En general, nuestros resultados fueron consistentes entre morbilidades y sobre todo en un RR cercano o superior a 2 para los resultados maternos y neonatales, con IA estrechas excluyendo la unidad, y por encima de 3 a 4 en varias estimaciones. La sensibilidad y los análisis estratificados confirmaron los resultados observados. Probablemente son conservadoras porque, en general, el 41% de las mujeres con diagnóstico covid-19 eran asintomáticas, un subgrupo con un bajo riesgo de complicaciones. Por lo tanto, debería esperarse un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad para la población embarazada general, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos.

Encontramos que el 12,1% de los neonatos nacidos de mujeres con positivo en pruebas también dieron positivo, una cifra más alta que en una revisión sistemática reciente. 34  Especulamos si la contaminación en el momento del parto por cesárea era responsable porque la tasa en este subgrupo positivo madre/neonato era del 72,2%. Tranquilizadoramente, como el SRAS-CoV-2 no ha sido aislado de la leche materna,35  lactancia materna no se asociaron con ningún aumento en la tasa de neonatos positivos en las pruebas.

los resultados reflejan principalmente covid-19 diagnosticado en el tercer trimestre. Por lo tanto, las mujeres con diagnóstico covid-19 o cuyo embarazo terminó antes en el embarazo están subrepresentadas ya sea porque nuestro estudio fue exclusivamente hospitalario o una infección anterior puede manifestarse con síntomas leves, que son ignorados o manejados en atención primaria. Alternativamente, la mayoría de las mujeres podrían haber evitado el hospital hasta el final del embarazo o cuando están de parto. Es evidente que es urgente estudiar el efecto del COVID-19 al principio del embarazo.

La pandemia SARS-CoV-2 ha tenido profundos efectos en los sistemas de salud, las estructuras sociales y la economía mundial.1 Los efectos adversos de la pandemia COVID-19 sobre la salud materna y perinatal no se limitan a la morbilidad y mortalidad causadas directamente por la propia enfermedad. Los bloqueos a nivel nacional, la interrupción de los servicios de atención médica y el temor de asistir a los centros de salud también podrían haber afectado el bienestar de las personas embarazadas y sus bebés.23 La evidencia emergente sugiere que las tasas de mortalidad intraútero y nacimiento prematuro podrían haber cambiado sustancialmente durante la pandemia.45 Se ha sugerido una reducción del comportamiento de búsqueda de atención sanitaria, así como una reducción de la prestación de servicios de maternidad como posible causa.6 Las estimaciones sólidas de los efectos indirectos para la salud materna de la pandemia pueden derivarse de cohortes históricas examinando el cambio en los resultados y calculando el exceso de tasa de eventos.

Esta revisión proporciona una evaluación exhaustiva de los efectos mundiales de la pandemia COVID-19 en los resultados maternos, fetales, nacimientos y neonatales. Identificamos aumentos significativos en la mortalidad materna y fetal (particularmente en los países de ingresos bajos y medianos [LMICs]), embarazos ectópicos complicados y síntomas maternos de depresión. Además, encontramos una reducción en los nacimientos prematuros en los países de ingresos altos durante la época pandémica.

El aumento observado de la mortalidad materna se basa únicamente en datos de LMICs. Sin embargo, nuestros hallazgos son particularmente preocupantes porque estas áreas ya conllevan la mayor parte de la carga mundial de mortalidad materna. Esta constatación está respaldada por datos nacionales de Kenya aún no publicados formalmente,50 y pedimos que se siga investigando la mortalidad materna con carácter de urgencia, especialmente en los entornos LMIC. Los datos del informe rápido MBRRACE-UK son tranquilizadores; en la primera ola de la pandemia (marzo-mayo de 2020), hubo 16 muertes maternas (diez asociadas con el SRAS-CoV-2) de aproximadamente 162 344 nacimientos, correspondientes a una tasa de mortalidad materna de 9·9 por cada 100 000,51 en comparación con una tasa prepandémica de 9·7 por 100 000 en 2016-18.

Una explicación propuesta para el aumento de los resultados adversos del embarazo es que esos resultados podrían estar vinculados a un acceso reducido a la atención. Aunque constantemente se demostró que la ansiedad materna aumentaba durante la pandemia, los proveedores de atención médica de todo el mundo han informado de una menor asistencia6131552535455 y cuidado no programado del embarazo.61213151956 Esta reducción podría deberse a la preocupación por el riesgo de adquirir COVID-19 en entornos de atención médica, asesoramiento gubernamental para quedarse en casa o reducción del transporte público y el acceso al cuidado de los niños durante los encierros.1352 En los HICs, gran parte de la atención rutinaria se reestructuró rápidamente y se entregó de forma remota utilizando diversos modelos, incluidas citas telefónicas o basadas en vídeo. Aunque la tecnología puede proporcionar un camino seguro para la continuidad de la atención prenatal, sigue habiendo desigualdad de acceso para las personas sin acceso regular a internet de alta velocidad o privacidad en su espacio vital.5758 En los LMICs, donde las consultas remotas son menos factibles, la gente podría simplemente perderse la atención prenatal preventiva por completo.1353 En todos los entornos, el impacto es mayor en las personas más vulnerables de la población: en Nepal, los partos hospitalarios disminuyeron, más notablemente entre los grupos desfavorecidos;21 y en el Reino Unido, el 88% de las mujeres embarazadas que murieron durante la primera ola de la pandemia procedían de grupos étnicos negros y minoritarios.51

La reducción del acceso a la atención no es el único factor a tener en cuenta en nuestra continua respuesta a esta emergencia global. Durante su prevalencia máxima, el personal de maternidad se ha vuelto a desplegar para apoyar a los equipos médicos y de atención crítica, reduciendo la dotación de personal disponible para la atención de maternidad. Tras la primera ola en el Reino Unido, el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos abogó firmemente por excluir al personal de maternidad de la redistribución siempre que fuera posible. Recomendamos encarecidamente la priorización del personal seguro para los servicios de maternidad en todas las fases de la respuesta pandémica y en respuesta a futuras perturbaciones del sistema de salud.

También se hacen eco de cambios sociales más amplios en los cambios observados en la salud materna. La violencia entre parejas íntimas, ya una de las principales causas de muerte materna, ha aumentado durante la pandemia59 y ya se ha destacado51 como contribuyente al aumento de la mortalidad materna. Las mujeres han sido desproporcionadamente más propensas a quedar desempleadas60 y asumir más cuidado de niños debido a los cierres de guarderías y escuelas. Es probable que las limitaciones financieras y de tiempo resultantes tengan consecuencias de largo alcance para la salud física, emocional y financiera de las madres durante el embarazo y en el futuro.

Los proveedores de atención médica que planean la prestación de servicios en la pandemia en curso deben considerar cómo establecer vías sólidas de atención prenatal que lleguen explícitamente a las personas y comunidades vulnerables. Los mensajes de salud pública deben enfatizar la importancia de la atención prenatal y proporcionar vías de apoyo a las personas en riesgo de violencia de pareja. Los gobiernos nacionales deben considerar cómo apoyar a las personas financieramente vulnerables y socialmente aisladas, considerando que cada vulnerabilidad que se cruza magnifica el riesgo en todos los contextos.516162

Está claro que las personas embarazadas y los bebés han sido sometidos a daños durante la pandemia, y la responsabilidad recae sobre la comunidad académica, los proveedores de atención médica y los responsables políticos para aprender de ello. La atención sanitaria de las mujeres a menudo se ve afectada negativamente en desastres humanitarios63 y nuestros hallazgos ponen de relieve la importancia central de planificar servicios de maternidad robustos en cualquier respuesta de emergencia.

Todavía quedan oportunidades por aprovechar, así como desafíos a los que debemos enfrentarnos mientras trabajamos para poner fin al control de la pandemia en nuestra comunidad global.

La rápida reestructuración de la atención de maternidad ha demostrado que se puede facilitar una atención remota de alta calidad, lograr reducciones en la estancia hospitalaria y, al parecer, los problemas intratables y arraigados pueden transformarse mediante la aplicación concertada de financiación, investigación científica y voluntad política.

Podemos priorizar la atención de maternidad segura y accesible durante la pandemia y las secuelas, al tiempo que planeamos un futuro de atención de maternidad radicalmente inclusiva y equitativa que se basará en las lecciones de esta pandemia para reducir el nacimiento prematuro, el mortalidad neonatal y la mortalidad materna en todo el mundo

En esta revisión sistemática y metanálisis, comparamos los resultados entre las personas que se integraron al estudio que dieron positivo para el SRAS-CoV-2 en la admisión al trabajo de parto y la entrega en comparación con aquellos que dieron negativo. Los objetivos co-primarios de esta revisión sistemática y metanálisis fueron comparar los riesgos de muerte fetal (20 semanas de gestación o posterior) y la muerte neonatal en embarazos en los dos grupos. Prescribimos que habría tasas más altas de muerte fetal y neonatal entre las personas que dieron positivo para el SRAS-CoV-2. Los objetivos secundarios eran comparar los resultados adversos de la diría materno-neonatal entre los embarazos con y sin infección por SARS-CoV-2.

SELECCIÓN DE ESTUDIO

Los criterios de inclusión para este estudio fueron la serie de casos, los estudios observacionales o los ensayos clínicos completados compuestos por al menos 20 individuos que dieron positivo para el SARS-CoV-2 en el momento del ingreso hospitalario para el parto a una edad gestacional superior a 20 semanas que también incluyó un grupo de control contemporáneo de al menos 20 pacientes embarazadas adicionales que dieron negativo para el SARS-CoV-2 durante el mismo período de estudio. Este umbral se estableció para evitar el sesgo de selección de resultados raros. Los criterios de exclusión incluían publicaciones cuyos datos estaban fuera del ámbito de los resultados primarios o secundarios declarados, así como artículos que carecían de diagnóstico sars-cov-2 confirmado por laboratorio. También excluimos publicaciones carentes de datos primarios (por ejemplo, documentos de consenso, revisiones narrativas). Los artículos no fueron excluidos en función del país de origen o del idioma. Para minimizar los efectos del sesgo de publicación, uno de los autores de este estudio (S.P.C.) envió un correo electrónico a los autores correspondientes de siete artículos publicados de14,16a21 que cumplían con los criterios de inclusión pero carecían de datos de resultados primarios; se enviaban correos electrónicos a todos los autores solicitando datos inéditos para obtener resultados secundarios. Tres autores14,17,18  respondieron con datos inéditos adicionales que fueron incorporados a nuestro análisis. A pesar de cumplir todos los demás criterios de inclusión, seis artículos fueron excluidos de consideración debido a la falta de tasas de mortalidad fetal y neonatal.6,1923

Las personas que dieron positivo para EL SARS-CoV-2 tenían significativamente más probabilidades de tener 35 años o más (P=.007) (Tabla ​(Cuadro 2).2). No hubo ninguna diferencia significativa entre las cohortes test-positivas en comparación con las cohortes de prueba negativas en las tasas de diabetes, enfermedad pulmonar crónica (asma combinada y enfermedad pulmonar obstructiva crónica), o trastornos hipertensivo del embarazo (hipertensión crónica combinada, hipertensión gestacional y preeclampsia con y sin características graves). La obesidad (índice de masa corporal [IMC, calculado como peso en kilogramos divididos por altura en metros cuadrados] 30 o superior) fue menos probable en la cohorte de prueba positiva (23,2% vs 27,8%, P=.02). La edad materna media y la edad gestacional media al momento del parto no pudieron calcularse debido a las variaciones en la presentación de informes. Aunque se reportaron resultados entre las mujeres que dieron a luz más allá de las 20 semanas de gestación, un artículo16 la demografía reportada para todas las mujeres incluidas en el estudio, algunas de las cuales no dieron a luz descendencia viable (43 abortos o embarazos ectópicos acumulados entre ambas cohortes). Las características maternas asociadas con estos 43 resultados del embarazo se incluyeron en el análisis demográfico materno general.

Entre las 4.473 embarazadas que dieron a luz y fueron incluidas en el análisis, 714 (16,0%) había confirmado el laboratorio de la infección SARS-CoV-2. En cuanto a los partos de mayor orden, se incluyeron un total de 4.564 nacimientos en este estudio: 728 partos por pacientes que dieron positivo en el SARS-CoV-2 frente a los 3.836 partos de pacientes que dieron negativo.

Dos autores han clasificado la gravedad de la enfermedad COVID-19 según el sistema de clasificación de la Organización Mundial de la Salud.25 

La tasa asintomática combinada entre los individuos positivos de estas dos cohortes fue del 86,0% (239/278), leve del 11,5% (32/278), moderada del 1,1% (3/278), grave del 1,4% (4/278) y crítica del 0,0% (0/278). La muerte fetal ocurrió en 8 de 728 (1,1%) pacientes que dieron positivo en el SARS-CoV-2 y en 44 de 3.836 (1,1%) que dio negativo (P= .60) (Higos. ​(Higos.22 y ​y 3).3).

La muerte neonatal se produjo en 0 de 432 (0,0%) nacimientos vivos a pacientes que dieron positivo en el SARS-CoV-2 y en 5 de 2.400 (0,2%) nacimientos vivos a aquellos que dieron negativo (P=.90)

discusión

De las 4.473 personas embarazadas evaluadas para detectar el nuevo virus en el parto y el parto en esta revisión y metanálisis sistemático, los resultados co-primarios de la muerte fetal y neonatal se produjeron a tasas igualmente bajas (aproximadamente un 1% de riesgo de muerte fetal y un riesgo cercano al 0% de muerte neonatal) independientemente del estado portador del SARS-CoV-2. La tasa de muerte fetal en nuestro análisis puede parecer alta, sin embargo, la tasa reportada por Khalil et al26 del 0,9% fue similar a la tasa calculada en este metanálisis.

En particular, sólo una publicación especificó las edades gestacionales en las que se produjo la muerte fetal (una muerte fetal a las 37 semanas de gestación entre pacientes asintomáticos que dieron positivo para el SARS-CoV-2 y seis muertes fetales entre pacientes que dieron negativo entre las 20 y las 25 semanas), por lo tanto no hay datos suficientes para generalizar la edad gestacional en la que se produjeron las muertes fetales. En cuanto a la exploración de la etiología subyacente de la muerte fetal, Prabhu et al17 evaluó la patología placentaria y encontró tasas más altas de malperfusión vascular fetal y tinción de meconio de la placenta entre los nacimientos a pacientes que dieron positivo para el SARS-CoV-2. Sin embargo, la patología placentaria asociada con la muerte fetal solitaria en la cohorte de pacientes que dieron positivo para el SARS-CoV-2 fue normal. Aunque una publicación de Patberg et al27 también encontró una asociación entre el transporte materno SARS-CoV-2 y el aumento de las tasas de anomalías histopatológicas placentarias como la mala perfusión vascular fetal y la villitis, sigue habiendo informes insuficientes entre los artículos que cumplen con los criterios de inclusión para este metanálisis para comentar las etiologías putativas de la muerte fetal en embarazos que fueron y no fueron afectados por el virus. Aunque la infección transplacentria del feto puede ocurrir,28,29 causando cambios trombóticos y vasculares similares a otras afecciones inflamatorias,30,31 esto parece ser poco común32 y proporciona una explicación putativa de por qué los resultados neonatales fueron similares entre las cohortes en esta revisión sistemática.

La tasa de mortalidad neonatal identificada entre los neonatos nacidos de pacientes que dieron positivo para el SRAS-CoV-2 en publicaciones que cumplían los criterios de inclusión para este metanálisis (0,0%, 0/432) fue consistente con los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades33 reportando la tasa de mortalidad neonatal del 0,2% (9/4.495) y un metanálisis previo sobre este tema que informó que la muerte neonatal se produjo en el 0,3% de los nacidos vivos (1/313).5

La morbilidad neonatal, evaluada por una puntuación apgar inferior a 7 a 5 minutos, la admisión en la UCIN, la ventilación durante al menos 6 horas, la hipoglucemia y la convulsión, también se produjo con una frecuencia similar entre aquellos que dieron positivo en comparación con negativo para el SRAS-CoV-2. Ninguna de las seis publicaciones que cumplen los criterios de inclusión para este metanálisis informó sobre los resultados de la convulsión neonatal, hemorragia intraventricular grado III o IV, displasia broncopulmonar, NEC clase 2 o 3, o sepsis. Los datos compartidos por Vintzileos et al tienen 33 partos entre pacientes con test-positiva y 130 partos entre pacientes con test-negativa, pero no informan ninguno de los resultados neonatales secundarios de interés. Dado el pequeño número de casos, esto no fue estadísticamente significativo.

Los patrones de práctica obstétrica, como la disminución de las visitas prenatales en persona y los ultrasonogramas, se alteraron durante la respuesta temprana a la pandemia,3436 y puede haber contribuido al aumento temprano de los resultados adversos. La tasa de natalidad preterm observada del 12-13% y la tasa de parto por cesárea de aproximadamente el 30% fueron similares entre las personas con y sin el virus en esta revisión, lo que sugiere que previamente se comprobó un aumento de las tasas de nacimiento prematuro (20%)5 y parto por cesárea (85%)5 podría no haber reflejado el proceso de la enfermedad tanto como fueron influenciados por cambios transitorios en el manejo obstétrico. Esta observación fue compartida por un autor correspondiente de una de las publicaciones originales de China.37 Un análisis reciente de más de 1,5 millones de nacimientos también mostró reducciones sustanciales en las tasas de natalidad prematuro después de la implementación de intervenciones para disminuir la propagación comunitaria del SRAS-CoV-2.38 En comparación con el período prepandémico, sin embargo, los datos sugieren que ha habido una disminución significativa en las tasas de nacimiento prematuro en general durante la pandemia.39

En consonancia con las tendencias observadas en pacientes no embarazadas que dieron positivo para el SRAS-CoV-2,40 las pacientes embarazadas que dieron positivo en nuestra revisión eran más propensas a experimentar fiebre, apoyo respiratorio e ingreso en la UCI en comparación con sus contrapartes negativas a las pruebas. Los mecanismos fisiopatológicos de las enfermedades respiratorias avanzadas se han descrito en estudios de autopsia de poblaciones no embarazadas e incluyen engrosamiento difuso de alveolares con infiltración de células mononucleares y macrófago; edema intersticial; y eventual edema pulmonar seguido de la formación de membrana hialina que refleja el síndrome de dificultad respiratoria aguda temprana.41 Estos mecanismos inmunológicos aún no han sido validados en la población embarazada.

Aunque la vulnerabilidad al virus SARS-CoV-2 parece estar distribuida desproporcionadamente a lo largo de las líneas raciales,42 con individuos negros y latinos que soportan una carga inusualmente alta de resultados adversos,43 estas disparidades deben entenderse en el contexto de los determinantes sociales de la salud para evitar las conclusiones inapropiadas que aumentarían las desigualdades sanitarias. Por ejemplo, en un estudio sobre las tasas de hospitalización y mortalidad debido al COVID-19 en pacientes no embarazadas,44 ser de raza negra no se asoció con una mayor mortalidad en el hospital que ser de raza blanca al ajustarse a las características sociodemográficas y clínicas en el ingreso. Desafortunadamente, entre las tres publicaciones incluidas en este metanálisis que comentaban sobre la demografía racial y étnica,13,14,17 ninguno de los artículos describía quién clasificaba la raza o etnia de las personas o si las opciones eran definidas por el investigador o el participante. Además, un autor informó sobre una categoría inespecífica de “Otros” sin comentar si se trataba de una categoría formal preespecífica en una base de datos o proporcionar detalles para describir qué pacientes se incluían en esa categoría. Por lo tanto, no podemos evaluar adecuadamente si la raza afecta desproporcionadamente los resultados de salud materna, neonatal y obstétrica entre las personas embarazadas con y sin SARS-CoV-2.

Las fortalezas de nuestro análisis incluyen datos de cuatro países, que hacen que los hallazgos sean generalizables. Con grupos de control de individuos que dieron negativo para SARS-CoV-2, pudimos comparar los resultados durante la pandemia y los cambios asociados en la práctica.34,45,46 Aunque ha habido muchas revisiones sistemáticas sobre el tema,5,4752 hay una escasez de literatura que compara directamente los resultados de los partos con los pacientes que dieron positivo en comparación con los negativos para el nuevo virus.

Una revisión exhaustiva de ClinicalTrials.gov, por ejemplo, reveló que no hay ensayos completados que comparen los resultados maternos y neonatales entre las personas que dieron positivo en comparación con los negativos para el SRAS-CoV-2. Además, nuestro grupo comparativo consistió en una cohorte contemporánea de individuos que dieron negativo para el SRAS-CoV-2, diferenciando este análisis de los metanálisis publicados anteriormente.53 Otra fortaleza es que incorporamos datos inéditos de los autores correspondientes de publicaciones anteriores para proporcionar una comprensión matizada del riesgo y las tasas de resultados adversos dada la infección sars-cov-2. Por último, al establecer un umbral moderadamente alto para la inclusión, el análisis evita la detección de resultados adversos raros debido al sesgo de selección.5

Comentario final:

Si bien al principio, en Estudios Realizados en Wuhan, no se observaban riesgos aumentados de mortalidad materna, fetal y neonatal, parece que con las mutaciones con la propagación esta situación está cambiando, y se tiene que atender a las embarazadas con un seguimiento mayor que época prepandémica. Sugiero además que con la evidencia publicada, a las embarazadas en el tercer trimestre sean inmunizadas contra el covid con vacunas probadas en estas poblaciones.

Destacada

El plasma de convalecientes de titulo alto sirve.

Convalescent Plasma Antibody Levels and the Risk of Death from Covid-19

  • Michael J. Joyner, M.D., Rickey E. Carter, Ph.D., Jonathon W. Senefeld, Ph.D., Stephen A. Klassen, Ph.D., John R. Mills, Ph.D., Patrick W. Johnson, B.S., Elitza S.

Las relaciones señal-corte para los niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 IgG se clasificaron como bajas (<4.62), medianas (4.62 a 18.45) o altas (>18.45). Los puntos de corte correspondían aproximadamente a los percentiles 20 y 80 de la distribución para la relación señal-corte. Se seleccionó el umbral superior para la relación señal-corte de anticuerpos IgG para proporcionar una especificidad del 90% para la detección de una dilución de la muestra de 1:2560 o superior con el uso de un nuevo ensayo semicuantitativo desarrollado en la Clínica Mayo (en Rochester, MN). Ese ensayo midió la capacidad de neutralizar un pseudovirus portador de la proteína de pico SARS-CoV-2. 

En un estudio retrospectivo basado en un registro nacional, plasma convaleciente fue identificado como una terapia potencialmente beneficiosa en pacientes hospitalizados con Covid-19. Nuestro principal hallazgo fue que entre los pacientes con Covid-19 que no estaban recibiendo ventilación mecánica, la transfusión de plasma con altos niveles de anticuerpos se asoció con un menor riesgo de muerte que la transfusión de plasma con bajos niveles de anticuerpos. No encontramos tal relación (entre el nivel de anticuerpos y el riesgo de muerte) entre los pacientes con Covid-19 que estaban recibiendo ventilación mecánica. Además, los pacientes que recibieron plasma dentro de los 3 días posteriores a recibir un diagnóstico de Covid-19 tenían un menor riesgo de muerte que aquellos que recibieron transfusiones más tarde en el curso de la enfermedad.

Estos datos fueron consistentes con un beneficio de mortalidad asociado con plasma de alto valor administrado anteriormente en el transcurso de la enfermedad. Nuestros hallazgos son paralelos a los recientes hallazgos de un ensayo del remdesivir del agente antiviral en el que el beneficio clínico era evidente entre los pacientes que no recibían apoyo respiratorio avanzado y ausentes entre los pacientes que recibían oxígeno de alto flujo no invasivo o ventilación mecánica.32,36,37 Nuestros hallazgos también son consistentes con datos agregados de estudios observacionales y ensayos aleatorios de plasma convaleciente,7,9,38,39 así como con evidencia histórica con respecto a la terapia de anticuerpos para enfermedades infecciosas.3 Nuestros datos y los de otros estudios proporcionan soporte para el uso de ensayos de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 como un indicador de la potencia del plasma convaleciente Covid-19.

Aunque la edad del paciente no fue el foco principal de estos análisis, se estimó que era la variable más importante para predecir el riesgo de muerte dentro de los 30 días posteriores a la transfusión por plasma. Los dos siguientes correlatos más importantes de este riesgo —la recepción de ventilación mecánica invasiva y el ingreso en la UCI— se producen tarde en el transcurso de la enfermedad, cuando el nivel de anticuerpos en el plasma transfundido no parece afectar al riesgo de muerte.

Numerosos desafíos que se encontraron durante este programa fueron similares a los enumerados en otros lugares.32 Para superar estos desafíos contextuales durante una pandemia,40 desarrollamos un sistema simplificado de registro y recopilación de datos con la supervisión de una junta centralizada de revisión institucional. Sin embargo, varias limitaciones resultaron de este diseño, incluida la participación limitada en este estudio de cohorte retrospectiva, la disponibilidad limitada de datos debido al uso de formularios abreviados de recopilación de datos, la falta de precisión en los detalles relativos a la relación temporal entre el uso de medicamentos concomitantes y la transfusión, y los datos que faltan (un problema inherente a un registro nacional). Determinamos a priori que el grupo de bajo nivel podría haber estado en mayor riesgo de muerte que el grupo de alto nivel. Además, la interpretación de estos resultados está limitada por el diseño de etiqueta abierta y la falta de un grupo aleatorizado de placebo (control). Finalmente, la inscripción en el estudio progresó rápidamente, y este artículo se preparó antes de que el segundo aumento de pacientes se hubiera introducido en el programa de acceso ampliado (Fig. S4). Aunque el programa general finalmente inscribió a más de 105.000 pacientes , incluidos casi 94.000 pacientes que recibieron transfusiones, sólo un tercio de los datos estaban disponibles para estos análisis. Se están realizando otros esfuerzos para obtener datos de anticuerpos sobre una cohorte más grande de pacientes en el programa de acceso ampliado.

Estos hallazgos fueron un componente importante de las pruebas científicas consideradas por la Administración de Alimentos y Medicamentos en la decisión del 23 de agosto de 2020 de emitir una autorización de uso de emergencia para plasma convaleciente en el tratamiento de adultos hospitalizados con Covid-19.41 El plasma convaleciente también ha recibido aprobación completa o condicional en varios otros países desde entonces.

Nuestros análisis muestran que entre los pacientes con Covid-19 que no estaban recibiendo ventilación mecánica, la transfusión de plasma con altos niveles de anticuerpos se asoció con un menor riesgo de muerte que la transfusión de plasma con bajos niveles de anticuerpos. Además, los pacientes que recibieron plasma dentro de los 3 días posteriores al diagnóstico de Covid-19 tenían un menor riesgo de muerte que aquellos que recibieron una transfusión más tarde en el curso de la enfermedad. Estos datos muestran que el beneficio del plasma convaleciente fue más evidente en pacientes que recibieron transfusiones plasmáticas que contenían niveles más altos de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 IgG al principio del curso de la enfermedad.

Este trabajo confirma lo que con orgullo los investigadores argentinos publicaron en el mismo Journal.

Destacada

No estamos todos juntos en esto: sobre COVID-19, intersectorialidad y desigualdad estructural

Lisa Bowleg Doctorado, MA

No estamos todos juntos en esto. Mi historia de 32 años con la epidemia de VIH / SIDA en los Estados Unidos, inicialmente como analista de políticas de VIH / SIDA y ahora como investigadora de prevención del VIH, ha brindado la oportunidad dudosa de presenciar cómo los virus hábilmente mortales destacan las fisuras de la desigualdad estructural. 

A fines de la década de 1980, “cambiar de rostro” era el término que se usaba a menudo para describir la transición de la epidemia de una que afectó predominantemente a hombres blancos y gays y bisexuales privilegiados de clase a otra que cobró un precio desproporcionado para las personas en las intersecciones demográficas más marginadas: negros y hombres latinos gay y bisexuales, mujeres cisgénero y transgénero, usuarios de drogas inyectables y personas pobres.

La curva epidémica del VIH / SIDA en los Estados Unidos ahora se ha aplanado, para usar el lenguaje del día, pero no para las personas marginadas por las intersecciones del racismo, el sexismo, el clasismo y la transfobia. Una vacuna contra el VIH todavía se nos escapa, pero las intervenciones biomédicas, como la profilaxis previa a la exposición, reducen eficazmente la transmisión del VIH. Por desgracia, no para todos. Las personas de raza negra tienen aún menos probabilidades de tener acceso a la profilaxis previa a la exposición que sus contrapartes blancas. Por lo tanto, la llegada de COVID-19 me hizo temer lo que podría presagiar su “cara cambiante”. Los titulares de los periódicos afirmaron rápidamente el impacto desproporcionado del COVID-19 en las comunidades negras y navajo y emitieron advertencias ominosas sobre el futuro de la pandemia en las comunidades rurales blancas pobres.

Mi irritación con la frase omnipresente “Estamos todos juntos en esto” se produjo rápidamente. Aunque aparentemente inofensiva y, a menudo, bien intencionada, la frase refleja un color interseccional y un deslumbramiento de clase que funciona para ocultar las desigualdades estructurales que afectan a los negros y otros grupos marginados, que soportan la peor parte más dura y desproporcionada de cualquier cosa negativa o calamitosa: el VIH / SIDA, hipertensión, pobreza, diabetes, desastres climáticos, desempleo, encarcelamiento masivo y, ahora, COVID-19.

“Todos estamos” distanciando socialmente para aplanar la curva, nos dicen los funcionarios de salud pública. Pero el distanciamiento cognitivo, social, físico y moral de los grupos marginados por la desigualdad estructural es perpetuo. La interseccionalidad, un marco teórico crítico, proporciona un prisma indispensable a través del cual examinar los efectos interseccionales de COVID-19. 

La interseccionalidad destaca cómo el poder y la desigualdad se estructuran de manera diferente para los grupos, en particular los grupos históricamente oprimidos, en función de sus variadas características demográficas entrelazadas (por ejemplo, raza, etnia, género, clase). La interseccionalidad perturba la noción de un “nosotros” y un “todos” colectivos con la cruda e inconveniente verdad de que cuando la injusticia social y la desigualdad abundan, como lo eran mucho antes del COVID-19,

La intersectorialidad, en un marco teórico crítico indispensable para la salud pública, 1,2 es ideal para abordar la actual “confluencia mortal de crisis de salud, económicas y raciales” (Poteat, p. 91). Alineado con mi invocación de la intersectorialidad para criticar los tropos de “Estamos todos juntos en esto” de la era COVID-19, 3esta sección especial afirma una necesidad esencial de “una lente de salud pública intersectorial que. . . abrazar [s] en lugar de oscurecer [s] la heterogeneidad de la experiencia vivida de las personas ”(Elnaiem, p. 93; cita p. 94) con nuevas crisis de salud pública como COVID-19, y otras en curso como la brutalidad policial y el VIH / SIDA (Aguayo-Romero, p. 101; Elnaiem; Poteat). La sección también se aventura en terrenos inexplorados como la epigenética (Zota y VanNoy, p. 104) y la inteligencia artificial (Bauer y Lizotte, p. 98), y destaca los desafíos conceptuales y metodológicos de la investigación de la intersectorial desde la perspectiva de un grupo de nacionales. Administradores de investigación extramuros de los Institutos de Salud (NIH) (Alvidrez et al., P. 95).

Informado por la conceptualización de Collins de la intersectorialidad como un “proyecto de conocimiento de base amplia”: un campo de estudio, una estrategia analítica y una praxis crítica 4 (p3)—Caracterizo las incursiones de la intersectorialidad en la salud pública y su potencial para abordar las crisis de salud pública como una serie de olas superpuestas. La Ola 1 fue y es definitoria, centrada en la historia de la interseccionalidad, los principios básicos y la relevancia para la salud pública. Wave 2 refleja la integración y el aplanamiento de la interseccionalidad a medida que viaja a través de organizaciones de investigación tradicionales como la Academia Nacional de Ciencias (NAS) y los NIH. El Wave 3 es analítico y refleja la aplicación teórica de la interseccionalidad a las crisis de salud pública actuales. En este editorial, destaco cómo esta sección especial abarca estas olas y anticipo una cuarta ola esencial para abordar y resolver la actual avalancha de crisis de salud pública múltiples e interrelacionadas.

Si la fase inicial de la primera ola de interseccionalidad fue definitoria, entonces la fase actual es definitivamente sobre lo que no es la interseccionalidad y la necesidad de remover la interseccionalidad de regreso a su visión histórica feminista negra para abordar de manera efectiva las crisis actuales. Con este fin, Aguayo-Romero, Elnaiem y Poteat enfatizan que la interseccionalidad no se trata simplemente de “identidades múltiples” e instan a una mayor fidelidad al enfoque histórico de la interseccionalidad en el poder y la desigualdad estructural entrelazada. Este énfasis subraya que, a pesar de su creciente popularidad, la interseccionalidad todavía es incipiente dentro de la salud pública y también se aplana a medida que viaja. Los estudiosos de la interseccionalidad suelen utilizar el término “aplanamiento” para describir cómo la interseccionalidad, a medida que se convierte en una corriente principal, está siendo despolitizada y despojada de su atención al poder.5 , 6

Considere, por ejemplo, el NAS (anteriormente el Instituto de Medicina), una de las primeras organizaciones de investigación nacionales en adoptar la interseccionalidad como una perspectiva transversal para la investigación de salud de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) en 2011. 7 El El glosario del informe de NAS definió la interseccionalidad como “una teoría utilizada para analizar cómo se entrelazan las categorías sociales y culturales” 7 (p318) y atribuyó la definición a la presentación de la conferencia de un profesor sueco blanco. El problema no es simplemente pedante. El trabajo que busca aplanar la interseccionalidad o ignorar su historia activista feminista negra no solo borra las contribuciones epistémicas fundamentales de las mujeres negras a la interseccionalidad 5 , 8. pero también socava fundamentalmente el potencial transformador del marco para abordar las desigualdades estructurales que sustentan las crisis de salud pública contemporáneas.

En “Interseccionalidad como palabra de moda”, un artículo perspicaz sobre el éxito y la longevidad de la interseccionalidad como teoría feminista, Davis 9 se basa en la sociología de la ciencia para discutir las cuatro características de una teoría exitosa. En cuanto a las incursiones exitosas de la interseccionalidad en la salud pública, agregaría una quinta: la financiación de la investigación. En mayo de 2018, la División de Investigación del SIDA del Instituto Nacional de Salud Mental de los NIH concretó su interés en el tema del estigma interseccional ( https://bit.ly/31IKzTr ), lo que generó solicitudes de propuestas ( https://bit.ly/ 34uU36D) que aplicó la interseccionalidad a la prevención del VIH y la investigación en salud LGBT. Como el artículo de Alvidrez et al. afirma, NIH ha tenido un repunte en las propuestas de subvenciones centradas en la interseccionalidad. Sin embargo, muchas propuestas carecen de claridad sobre qué hace que las preguntas de investigación, los diseños o el análisis de datos sean interseccionales. Al ilustrar estas brechas, Alvidrez et al. señalar el desafío fundamental al que se enfrentan los investigadores al intentar aplicar un marco desarrollado inicialmente para el análisis crítico, el activismo y la praxis, no la investigación, a la investigación.

En línea con la promoción de los académicos y activistas de la interseccionalidad para demostrar lo que la interseccionalidad puede hacer, no solo lo que es, 6 Elnaiem y Poteat destacan cómo una lente interseccional podría mejorar la recopilación de datos de COVID-19 de vigilancia de salud pública en múltiples y género) en lugar de únicamente por un solo eje (es decir, raza o género). Una perspectiva interseccional, como señala Poteat, también es vital para “conceptualizar, documentar y articular explícitamente” (p. 92) las estructuras que explican la desigualdad racial y económica de COVID-19.

Bauer y Lizotte, y Zota y VanNoy, muestran que la intersectorialidad también es una herramienta analítica adecuada para dominios más nuevos como la epigenética y la inteligencia artificial. Bauer y Lizotte utilizan una lente intersectorialidad para mostrar cómo el uso creciente de algoritmos de inteligencia artificial, como los sistemas de reincidencia en la justicia penal, y las herramientas de detección de riesgos, como el suicidio, reproducen e intensifican los prejuicios contra los grupos marginados interseccionalmente. 

Zota y VanNoy sientan las bases para integrar la intersectorialidad dentro del énfasis de la salud ambiental en el exposoma, un paradigma centrado en la exposición total de las personas a los factores ambientales que aumentan el riesgo de enfermedades crónicas a lo largo de la vida. Utilizando su trabajo sobre las desigualdades raciales en los fibromas uterinos como estudio de caso,

La praxis de la interseccionalidad, la aplicación práctica de la interseccionalidad para facilitar políticas y prácticas de salud equitativas para los grupos interseccionalmente marginados, es la cuarta y posiblemente más esencial ola para abordar las crisis de salud pública de nuestro tiempo. Varios artículos brindan destellos de cómo sería una respuesta de praxis interseccional al COVID-19. Elnaiem, al relatar sus experiencias en el rastreo de contactos COVID-19 en uno de los condados más pobres de Massachusetts, destaca la necesidad de priorizar y construir sobre iniciativas de promoción de la salud lideradas por organizaciones de base y comunitarias. Poteat sostiene que han sido las organizaciones comunitarias y los think tanks de políticas, no las agencias tradicionales de salud pública o los sistemas de vigilancia de la salud pública, los que han proporcionado los “análisis interseccionales más sofisticados” (p. 91) sobre el costo desproporcionado y estructural del COVID-19 en las comunidades minoritarias raciales / étnicas de EE. UU. Este tiempo de crisis también se beneficiaría de las métricas de equidad de interseccionalidad para evaluar hasta qué punto los objetivos de equidad en salud para la práctica (por ejemplo, pruebas de coronavirus, rastreo de contactos, distribución de vacunas), políticas (por ejemplo, asignación de equipo de protección personal) e investigación (por ejemplo, , Vigilancia COVID-19) para los grupos en las intersecciones más vulnerables o marginadas.

Aquí se justifica una palabra final sobre la investigación de la interseccionalidad. Probablemente haya notado la ausencia de artículos de investigación en esta sección especial, un reflejo de que el campo de investigación de la interseccionalidad cuantitativa es incipiente. No obstante, cabe señalar que, si bien la investigación sobre la interseccionalidad es un paso importante en el camino hacia la equidad en salud en esta época de crisis, no es el destino. La interseccionalidad es fundamentalmente un proyecto de resistencia. No asume que “el conocimiento por el conocimiento” 10 (p. 118) resolverá nuestras actuales crisis de salud pública, sino que exige una “reinvención radical de la praxis interseccional” (Elnaiem, p. 94) para resolverlas.

La respuesta de la actual administración presidencial al COVID-19 ha exacerbado innecesariamente el dolor y el sufrimiento. Pero el dolor y el sufrimiento no se han soportado por igual. COVID-19 revela un riesgo e impacto desproporcionados basados ​​en la desigualdad estructurada en las intersecciones del estatus y la clase de minorías raciales / étnicas, así como la ocupación. Muchos de los trabajos de primera línea más riesgosos y estresantes que ahora se consideran esenciales ofrecen salarios bajos y están ocupados por personas en las intersecciones más marginadas: minorías raciales / étnicas, mujeres y trabajadores indocumentados. Estas intersecciones contrastan marcadamente con las de las personas predominantemente blancas, de clase media y ricas que contratan, legislan y dirigen las condiciones bajo las cuales lo “esencial” —o prescindible, según su punto de vista— funciona y, en el COVID -19 era, vive o muere.

Ahora, y cuando termine el COVID-19, nosotros, los formuladores de políticas, los funcionarios de salud pública y todos los que nos preocupamos por la salud pública, tenemos el imperativo moral de centrar y abordar de manera equitativa las necesidades de salud, económicas y sociales de quienes soportan la intersección. peor parte de la desigualdad estructural. Esto podría acercarnos un poco más a que todos estemos juntos en esto. O podríamos mantener el status quo inequitativo y reconocer que “estamos todos juntos en esto” por lo que es: otro tópico hueco de solidaridad diseñado para aplacar a los privilegiados y temporalmente incómodos e inconvenientes.

Destacada

2021: ¿el comienzo de una nueva era de inmunizaciones?

Si bien el mundo está firmemente centrado en la eficacia, los eventos adversos, la concesión de licencias y la implantación de vacunas COVID-19, la interrupción y las barreras a las inmunizaciones rutinarias durante la pandemia han atraído mucha menos atención. Debe atender la distribución más equitativa de las inmunizaciones.

“La distribución desigual de vacunas entre países ricos y pobres significará que el virus continuará propagándose y mutando”

La Semana Mundial de la Inmunización (del 24 al 30 de abril) presenta la oportunidad de reflexionar sobre el estado de los esfuerzos de inmunización contra las enfermedades prevenibles mediante vacunación, cómo la pandemia COVID-19 ha afectado el progreso y qué lecciones pueden acelerar los esfuerzos para prevenir enfermedades a través de la inmunización.

La Agenda de Inmunización 2030 (IA2030) se pondrá en marcha oficialmente el 26 de abril. Esta agenda proporciona una nueva visión y estrategia mundial para las vacunas para la próxima década, siguiendo con el Plan de Acción Mundial sobre Vacunas (2011-20). Antes del comienzo de la pandemia, los avances en la cobertura de vacunas ya se habían estancado entre 2010 y 2019. Por ejemplo, según datos de la OMS y el UNICEF, las tasas mundiales de inmunización con la primera dosis de vacuna que contiene sarampión se mantuvieron en el 84-85 por ciento. Sabemos que estas iniciativas ecuménicas, altruistas, que provienen de la elegante Geneve y Paris, lo se cumple, no es escuchada por los intereses de los países más desarrollados.

La carrera global por una vacuna contra el covid-19 ha sido, probablemente, una de las más decisivas y frenéticas de nuestro tiempo.

En menos de un año, farmacéuticas, gobiernos, aerolíneas, centros de investigación y empresas de todo el mundo se han unido en un esfuerzo en común para materializar una inyección que se ha vuelto la última esperanza para salir del oscuro túnel de muertes, contagios y confinamientos que ha sacudido el mundo de un extremo a otro.

Sin embargo, ahora que varias vacunas han comenzado a distribuirse y las autoridades sanitarias de numerosos países se esfuerzan en administrar el mayor número de dosis posible a su población, los expertos han comenzado a alertar que en esta nueva carrera los mayores beneficiados no serán, necesariamente, quienes terminen primero.

Y es que según un estudio que realizó la Universidad de Duke en Estados Unidos y que se volvió referencia en el tema en los últimos meses, la forma en la que se distribuyen actualmente las vacunas supone otro grave peligro de salud pública a nivel mundial.

La situación, de alguna forma, reproduce el actual sistema global: los países más ricos han comprado ya la mayor cantidad de vacunas que se producirá este año, mientras los más pobres no tendrán dosis para administrar incluso ni a sus poblaciones más vulnerables.

El Plan de Acción Mundial sobre Vacunas era importante para reunir a los asociados y amplió la cobertura de la vacuna para incluir vacunas más nuevas, como las de rotavirus y hepatitis B. Sin embargo, la conclusión de una evaluación de la OMS fue que no avanzó en la lucha contra la inequidad y sólo logró en parte influir en las acciones nacionales como un enfoque descendente.

Destacada

Gestión en momentos difíciles: Lean Healthcare

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD

Los gestores hospitalarios nos enfrentamos a momentos difíciles, desafíos que son inéditos, con escasos antecedentes e incremento de la demanda más rápido que la capacidad de adaptación de las personas, de los equipos, de los procesos, de las instalaciones, para responder al desafío de calidad, seguridad, eficiencia, universalidad, y equidad. A estar donde pasan las cosas. A visibilizar como se relacionan los procesos clínicos, de cuidado, técnico administrativos, de provisión, de apoyo y de gestión entre sí.

“Cada defecto es un tesoro, si la compañía puede descubrir su causa y trabajar para prevenirlo en toda la corporación”. Kiichiro Toyoda, Founder of Toyota

Desarrollo:

El Lean Healthcare es una filosofía de gestión empresarial de producción de bienes o servicios, procesos y trabajo, conformado por pensar en términos de calidad con mejora continua, gestión por procesos, orientación al valor prestacional, hacia las personas que se atienden y al talento humano, que forman los colectivos intervinientes, con orientación de las actividades, estabilizar procedimientos, guías clínicas, generar una cadena de valor interna en la gestión clínica, cliente – proveedor, una logística, justo a tiempo y de flux tendu, una prestación de servicios en pull, un pensamiento de mediano plazo, estabilizar tiempos de ejecución de tareas para normalizar los flujos de proceso y el tiempo total de ocupación, para liberar los medios de producción asistencial, asegurar una preparación en pull ante las necesidad identificadas de los usuarios, sostenido desde la mejora continua, de generar el cambio para mejor, la gestión visual, la eliminación de desperdicios, de generar alertas visuales, procedimientos a prueba de errores para que no lleguen a constituirse como complicaciones, el desempeño de las líneas de atención, organizando la oferta. Hay que lograr que la estructura sea segura, mantenga su funcionalidad, que, ante la aparición de defectos o fallas, se desarrollen acciones inherentes a la determinación de las causas y tener respuestas adecuadas, ordenar las tareas despejando las áreas, dejando a la vista lo que se necesita para que no se reiteren los fallos. Ordenar las tareas despejando las áreas, dejando a la vista lo necesario, los elementos indispensables, ordenando la presión asistencial, sostener las actividades, uniformar las competencias, y sostener desde la cultura y los paradigmas de complejidad, con una forma de hacer las cosas y enseñar en la organización la forma humanizada de atender.

Principios Lean:

  1. Especifica valor – desde el punto de vista del cliente final (el paciente)
    Identifica la secuencia de valores: todos los pasos del proceso a través de los límites departamentales (la secuencia de valores), eliminando los pasos que no crean valor. Es la orientación hacia donde se genera el valor. La atención integrada y el triple objetivo de Berwick
  2. Hace que el flujo de valor sea en secuencia continua: eliminando las causas del retraso, como lotes y problemas de calidad. El flujo debe tener otro principio ser equilibrado, de modo tal que cualquier proceso debe efectuarse del mismo modo. El ritmo debe ser lo más adecuado posible a la demanda, el tack time. El flujo de proceso debe ser regular y constante. Se deben evitar los cuellos de botella entre los procesos.
  3. Permite que los clientes obtengan y extraigan el valor: eviten insertar el trabajo en el siguiente proceso o departamento; dejar que el trabajo y los suministros traccionen según sea necesario
  4. Pull: Los procesos asistenciales deben entregar el producto, la atención que se ajuste a la necesidad. Una actividad asistencial debe operar por lo que pide la siguiente y no por lo que reciba de la anterior. Se debe acomodar la capacidad d ellos procesos a la demanda es una de las grandes asignaturas pendientes en muchos hospitales. Pull: Los procesos deben entregar el producto que se ajuste a la demanda. Anticipación de los requerimientos, ponerlos en alerta.
  5. Persigue la perfección – a través de la mejora continua
  6. Flexibilidad: Los recursos técnicos y humanos deben estar dotados de la necesaria flexibilidad, para ello debe generarse liderazgo de equipos, motivación, incentivos, reconocimiento, instalación de competencias y versatilidad. La flexibilidad es necesaria para responder a las fluctuaciones de la demanda. Las personas, enfermeros, médicos deben tener una formación polivalente, los equipos tiene que adaptarse de manera fácil.
  7. Mejora continua: puesto que nunca se alcanzan todos los objetivos de forma total, ya que no pueden eliminarse todos los desperdicios por completo, será necesario que todos y cada uno de los aspectos que lo compone mejoren permanentemente.

El lean considera a los proveedores como socios estratégicos en función del cumplimiento de las entregas, calidad estable, continuidad, respeto de precios, asesorar sobre innovaciones y mejoras en los costos.

Otro de sus fundamentos son el Empleo adecuado de la tecnología evitar la sobre utilización,

Desperdicios de los procesos:

Los desperdicios son el transporte innecesario de cosas o materiales o movimiento inadecuado de personas pacientes y profesionales, sobre procesamiento en realización de estudios innecesarios o burocracia, empleo inadecuado de los recursos de internación y de las consultas. Tiempos de espera innecesarios, que no agregan valor, stock e inventarios excesivos, por generar colas de espera, no trabajar en equipo, con la dotación necesario y competencias adecuadas, no escuchar los aportes de las personas que están en el núcleo operativo, asegurar una calidad adecuada desde el comienzo, es frecuente que haya también despilfarros para corregir procesos inadecuadamente desarrollados, que, por error, se deben repetir.

Detectar anomalías o defectos de los procesos, sus causas, para corregirlas.

Hay que asegurar que los equipos de diagnóstico, de asistencia respiratoria y monitoreo, no tengan paradas.

Trabajar por procesos, con economías de escala. No producir en lotes, sino cuando el paciente lo necesita.

Romper en los hospitales con la creación de silos o compartimientos estancos, generando en cada uno leyes o formas de trabajo diferentes, sin que sean prioridad su relación con los otros servicios, con los procesos de abastecimiento, de los servicios de apoyo.

Desarrollar capacidades e instalar las competencias, implementar nuevos sistemas de gestión.

El enfoque de gestión Lean persigue entre otros objetivos realizar prestaciones libres de errores, con mayor énfasis en la calidad asistencial, así como en los profesionales sanitarios, mejorando las condiciones de trabajo y la calidad en el desempeño, y todo ello con un enfoque principal hacia el paciente.  

Eliminar residuos, modificando los sistemas de trabajo y revisando los procesos. Los Comportamientos, la forma que actuamos, pero como siempre hay que modificar las formas de pensar, la actitud, la aptitud, y finalmente el cambio cultural.

La cultura Lean se enfrenta a la cultura de los Silos por equipos interdisciplinarios, los jefes deben enseñar, buscar el rendimiento definitivo, buscar la ausencia de residuos, compartir en grupo, el proveedor es aliado, compartir información, la calidad y la reducción de los desperdicios reducen el costo, enfoque sistémico y basado en equipos de alto rendimiento.

Barreras para la implantación Lean Healthcare en sanidad.

El sistema de gestión Lean para implementarse se deben vencer seis obstáculos habituales en las organizaciones,

  1. El primero es los prejuicios de los profesionales (percepción de sector único y diferente) médicos, kinesiólogos, enfermeros, etc, habitualmente reaccionan porque a pesar de las quejas constantes, no quieren que nada cambie, mantener su hegemonía, entender que esta metodología es necesaria, indispensable, esta vinculado también con las conveniencias y disponibilidad de la oferta, la detección de las dificultades.
  2. La segunda barrera es la escasa formación en la gestión de los estamentos directivos y de los jefes de servicio. La dificultad formativa de los profesionales de manejar los recursos a sus cargos, insumos, asignación, el riesgo de contratos, las transferencias de riesgo. Formador y formadores alejados de la realidad del sector sanitario y la organización hospitalaria.
  3. La tercera barrera es la falta de focalización hacia las necesidades de los pacientes, que es el principio básico de Lean.
  4. La cuarta barrera es la propia estructura organizativa de los hospitales,
  5. La quinta es que las iniciativas top down son vistas como imposiciones de la gerencia, por lo tanto, la participación, el involucramiento y el reconocimiento son impulsores que las iniciativas sean impulsadas.

Al ser un cambio cultural las mejoras en los procesos deben sostenerse por ser más confiables, facilitar el trabajo, porque tiene mayor efectividad y el paciente una accesibilidad adecuada.

El valor para el cliente puede no ser claro y los médicos tienden a no entender el fin teleológico de lo que hacen que es mejorar la calidad de vida de las personas.

  • La sexta barrera es porque funcionan las estructuras y los servicios como islas y con ello con reglas feudales, entender que cada proyecto es distinto.  

Que los sistemas de información estén interconectados y suministren la información necesaria. Que las instalaciones faciliten los flujos de trabajo. Que los profesionales incorporen la mentalidad de la mejora continua, y desarrollar la capacidad también en los equipos. Tratar de entender que la asistencia son cadenas de valor cliente proveedor, tener un sistema estratégico que apoye las acciones, la forma de organización efectiva para facilitar la fluidez en el desarrollo de los diferentes servicios.

En un paper reciente muy interesante de  Shortell S et al 2021 del Journal de Joint Commission  se identificó la aplicación en diferentes hospitales de EE. UU mediante la caracterización de las experiencias de los pacientes durante y después de la realización de un servicio Los resultados mostraron que, la adopción hospitalaria de Lean se asoció con una mayor evaluación hospitalaria de los proveedores y sistemas de atención médica puntuaciones de experiencia del paciente (b = 3.35, p < 0.0001) en una escala de 100-300. El grado de implementación lean medido por el número de unidades en todo el hospital usando Lean se asoció con un menor gasto hospitalario ajustado por admisión (b = -38.67; p < 0.001), menor tasa de readmisión no planificada de 30 días (b = -0.01, p < 0,007), una puntuación por encima de la media nacional sobre el uso adecuado de imágenes, una medida de la atención de bajo valor (relación de probabilidades = 1,04, p < 0,042) y puntuaciones más altas de experiencia del paciente de HCAHPS (b = 0,12, p < 0,012). Concluyeron que el sistema Lean es una organización abarcativo en todo el sistema sociotécnico de mejora del rendimiento. Como tal, el grado real de aplicación en toda la organización en lugar de la mera adopción es, sobre la base de los resultados actuales, más probable que se asocie con un desempeño hospitalario positivo. Nuevamente las evidencias parecen decirnos que la aplicación de esta forma de gestionar debe hacerse en forma integral. No quiere decir que la implementación de experiencias separadas en Urgencias, quirófanos, organización de la cirugía programada, de la implementación de abastecimiento no produzcan mejoras inmediatamente, sino que estas pueden ser neutralizadas por las ineficiencias de otros sectores.

Conclusión:

El enfoque Lean es el desarrollo de una cultura de mejora continua que empodera a la fuerza de trabajo de primera línea con las herramientas y procesos de resolución de problemas para proporcionar la mejor atención de valor para los pacientes. Crear esa cultura sobre una base sostenible y difundirla por todo el sistema de atención de la salud es un desafío importante que probablemente influirá en el éxito de los esfuerzos en curso de reforma de la atención médica.

Destacada

Vacunar en los puntos calientes geográficamente. Cambiar la estrategia de la vacunación.

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Introducción:

Propongo con este posteo una forma innovadora de combinar ciencia, equidad, y el combate de la propagación con estrategias diferentes. Atendiendo a los comportamientos inmodificables de las personas que sobreviven en la economía informal del conurbano de Buenos Aires, donde no se puede lograr el disciplinamiento de las personas para que cumplan, tendríamos que hacer varias medidas combinadas como un cierre total, por quince veintiún días, concentrar las vacunas que tenemos por área de incidencia de casos, intentando contener la transmisión humano a humano, mediante el logro de la inmunización, vacunando a cuatro millones de habitantes, aún no vacunados en la región del AMBA, empezando por los partidos más populosos y por los grupos humanos de más interacción o sea desde los 20 años a los 60 años, que tienen más interacción social. De forma tal de dificultar el Rt del virus. La perfección es imposible. Pero hay una manera de hacer justicia tanto a la ciencia como a la ética: centrar las vacunas en los puntos calientes geográficos y los ancianos. Los expertos dicen que ambas son importantes, y llevar las vacunas a las zonas más afectadas podría corregir las disparidades que ya están apareciendo en la implementación temprana.

Desarrollo:

El gobierno de Ontario está avanzando en la segunda fase de su plan de distribución de vacunas COVID-19, con un enfoque en llegar a individuos en comunidades “calientes” donde covid-19 ha impactado desproporcionadamente a ciertos vecindarios. Además, esta fase dará prioridad a las personas con las condiciones de salud de mayor riesgo en abril de 2021. Con un suministro constante de la vacuna COVID-19 que se espera del gobierno federal, más de nueve millones de habitantes recibirán su primera vacunación entre abril y finales de junio de 2021.

Los detalles fueron proporcionados hoy por el Primer Ministro Doug Ford, Christine Elliott, viceprimera Ministra y Ministra de Salud y la Procuradora General Sylvia Jones.

“Gracias a los incansables esfuerzos de nuestros trabajadores de atención médica de primera línea, estamos recibiendo agujas en los brazos lo más rápido posible y ahora hemos administrado más de 2,6 millones de vacunas”, dijo el Primer Ministro Ford. “Tan pronto como llegan las vacunas, nuestra atención se está centrando en las comunidades más afectadas por el COVID-19 y las que tienen las condiciones de salud de mayor riesgo. Con la extraordinaria labor del Equipo Ontario pretendemos impartir más de 9 millones de vacunas en todo Ontario a finales de junio”.”

“A medida que continuamos nuestra lucha contra el COVID-19, es fundamental que sigamos aumentando la capacidad para proteger a nuestras poblaciones vulnerables y a las personas con las condiciones de salud de mayor riesgo”, dijo Christine Elliott, Viceprimera Ministra y Ministra de Salud.

La fase dos se centra en la edad y las poblaciones en riesgo para prevenir más muertes, hospitalizaciones y transmisiones. Para apoyar esto, Ontario está aumentando las asignaciones de vacunas a las comunidades de “puntos calientes” covid-19 en 13 unidades de salud pública, dirigidas a áreas históricas y en curso con altas tasas de muerte, hospitalización y transmisión. La entrega de vacunas a las personas que viven en estas áreas es fundamental para reducir el impacto del COVID-19 lo antes posible, y el Ministerio de Salud está trabajando con unidades de salud pública para garantizar el acceso oportuno a las vacunas entre las comunidades identificadas a través de todos los canales de administración de vacunas disponibles, incluidas las farmacias, las clínicas de vacunación masiva y los equipos móviles. La provincia está apoyando a las regiones para vacunar a las personas de 50 años o más por código postal en estas zonas de puntos calientes COVID-19.

Centrarse en los puntos calientes geográficos puede ayudar a minimizar la propagación de la enfermedad, lo que también minimizará el riesgo de que surpan nuevas variantes que evaden las vacunas. Cuantos más personas se infecten, mayor será el número de partículas virales que hay, y el mayor número de versiones mutantes surgirá. Y eso significa que cuanto mayor sean las probabilidades, se extenderá una variante peligrosa.

El epidemiólogo de Yale Robert Hecht ha estado estudiando Covid-19 en Massachusetts y encontró que el virus es mucho más frecuente en algunas áreas que en otras. “No estamos hablando sólo de una diferencia marginal del cinco o diez por ciento”, dice. “Estamos hablando de doscientas diferencias del 300%”.

Por el momento, el coronavirus se está propagando tan omnipresentemente que todos tenemos un riesgo significativo de ser infectados. Aquellos que no trabajan en primera línea están a lo sumo a uno o dos grados de distancia de alguien que lo hace. Y tratar de vacunar a grupos de trabajadores en lugares de trabajo pequeños y dispersos o verificar su elegibilidad en clínicas y farmacias va a ser una pesadilla logística.

En cambio, debemos priorizar las ciudades y los barrios donde la incidencia de nuevas infecciones es mayor.

Esta será la forma más eficaz de reducir el número de nuevos casos y, por lo tanto, de muertes adicionales. Y será la mejor manera de abrir la economía de nuevo, ahorrándonos cientos de miles de millones de dólares y millones de empleos.

La mayoría de los estados ahora tienen datos sólidos sobre el número de nuevas infecciones que se están produciendo comunidad por comunidad. Podríamos seleccionar rápida y fácilmente las comunidades con más nuevos casos de coronavirus per cápita en las dos semanas anteriores. También debemos centrarnos en lugares con un número absoluto mínimo de personas recién infectadas, para obtener masa crítica y evitar que las escasas vacunas se dispersen entre las poblaciones pequeñas.

Compara la vacunación de estos puntos calientes con los bomberos que comienzan donde las llamas están ardiendo más caliente. Y los puntos calientes son calientes por una razón, dice, es donde la gente tiene trabajos en persona, no puede permitirse el lujo de no trabajar, y vivir en viviendas multigeneracionales a veces tomando inquilinos adicionales para llegar a fin de mes.

El mantenimiento de las llamas en estos puntos calientes evitará que se propaguen en otros lugares. “Puedes obtener múltiples beneficios de esto”, dice. Es lo correcto desde el punto de vista del control epidémico, dice. Y podría traer cierto alivio a las comunidades que no han tenido un buen acceso a la atención médica a través de la pandemia.

Enviar vacunas a puntos calientes también es justo, ya que muchas personas en lugares con altas tasas de enfermedades viven en viviendas abarrotadas y hacen trabajos de alto riesgo, a menudo no por elección. Muchos son miembros de grupos minoritarios que se han visto desproporcionadamente perjudicados por el virus y sus consecuencias económicas. Los datos demográficos recogidos por los CDC sugieren que muy pocas vacunas han llegado a personas de alto riesgo que son negras, indias americanas, nativas de Alaska o hispanas.

Dorit Reiss, profesora del Hastings College of the Law de la Universidad de California, dice que es importante separar los problemas con los planes de asignación de vacunas de lo que sucede en realidad. Los CDC y la Academia Nacional de Ciencias han creado planes reflexivos que dan prioridad a las personas más vulnerables, dice, pero la financiación inadecuada ha hecho difícil llevar a cabo esos planes. Y algunos estados están creando planes por su cuenta.

Con un mal financiamiento para distribuir vacunas, dice, ha sido más barato enviar dosis a los grandes hospitales, a pesar de que eso ha llevado al personal administrativo del hospital a recibir las vacunas ante muchas personas que están más en riesgo.

Lo que dice tendría más sentido éticamente sería llevar dosis de vacunas a regiones donde la gente ha sido desatendida a lo largo de la pandemia. “Estoy realmente preocupada de que estemos viendo desequilibrio racial en la distribución de vacunas”, dice, y agrega que la manera de mejorar la equidad para las marginados es traerles las vacunas.

Reiss dice que también es importante evitar juzgar a las personas que tienen problemas de salud relacionados con el comportamiento. Aunque las redes sociales han alimentado cierta indignación contra las personas con enfermedades relacionadas con el tabaquismo que reciben la vacuna a tiempo, ella dice que ese juicio es éticamente dudoso.

No negamos que la gente cuide el cáncer de piel porque salieron al sol, dice. “El hecho de que alguien se volvió adicto a los cigarrillos y no logró dejar de fumar … no parece una razón para dejarlos morir de Covid”, dice. Más allá de eso, la adicción al tabaquismo es más común en grupos socioeconómicos que tienen más probabilidades de estar en riesgo por el virus.

Y es un desperdicio de energía indignarse porque las personas “egoístas” se vacunan “fuera de lugar”. Como algunos expertos en enfermedades infecciosas están argumentando, las vacunas probablemente tienen algún efecto en reducción de la transmisión, así que conseguir uno no es todo egoísta , es parte de un deber cívico y podría ayudar a proteger a los demás y poner fin a la pandemia.

Conclusión:

Sobre todo, no debemos dejar que lo perfecto sea el enemigo de lo bueno. Ser demasiado rígido con los estándares de asignación podría significar tirar dosis, y eso es lo peor de todos los mundos posibles.

Tenemos indicios que tendríamos que revisar la estrategia de vacunación y hacerlo también en los puntos calientes para evitar la propagación.

Destacada

Mantener las escuelas abiertas debería ser la máxima prioridad del Reino Unido y nuestra?

Unos 8,8 millones de escolares en el Reino Unido han sufrido graves interrupciones en su educación, con cierres prolongados de escuelas y exámenes nacionales cancelados por dos años consecutivos. Los cierres de escuelas se han implementado internacionalmente1 con pruebas insuficientes de su papel en la minimización de la transmisión ávida-19 y la consideración insuficiente de los daños a los niños.

Para algunos niños la educación es su única manera de salir de la pobreza; para otros la escuela ofrece un refugio seguro lejos de una vida doméstica peligrosa o caótica. Pérdida de aprendizaje,2 interacción social reducida, aislamiento, reducción de la actividad física,3 problemas de salud mental aumentados,34 y potencial de aumento del abuso, explotación y negligencia5 se han asociado con el cierre de escuelas. Los ingresos futuros reducidos6 y la esperanza de vida7 están asociados con menos educación. Los niños con necesidades educativas especiales o que ya están en desventaja corren un mayor riesgo de sufrir daños. 3 El informe de 2019 del comisionado de los niños para Inglaterra8 estimó que 2,3 millones de niños en Inglaterra vivían en ambientes domésticos inseguros con violencia doméstica, abuso de drogas o alcohol, o problemas mentales graves entre los padres. Es probable que estos daños a largo plazo se magnifiquen con nuevos cierres de escuelas. 3

El riesgo general para los niños y jóvenes de covid-19 es muy pequeño,9 y el síndrome hiperinflamatorio10 es extremadamente raro. Se están llevando a cabo estudios para medir el efecto del síndrome post-covid entre los niños. 11

Aunque los cierres de escuelas reducen el número de contactos que tienen los niños y pueden disminuir la transmisión, un estudio de 12 millones de adultos en el Reino Unido no encontró ninguna diferencia en el riesgo de muerte por covid-19 en hogares con o sin hijos. 12 Sólo el 3% de las personas mayores de 65 años viven con niños.

El aprendizaje en persona aumenta la exposición de los maestros y podría esperarse que aumente su riesgo de infectarse,13, pero la acumulación de evidencia muestra que los maestros y el personal escolar no tienen un mayor riesgo de ingreso hospitalario o muerte por covid-19 en comparación con otros trabajadores. 1415 La ausencia de profesores debido a la covid-19 confirmada en Inglaterra fue similar en las escuelas primarias y secundarias en el período de otoño,16 a pesar de que los escolares de secundaria tenían tasas mucho más altas de infección por SARS-CoV-2. 17 Además, la ausencia de maestros disminuyó en las regiones de nivel 3 durante el encierro de noviembre a pesar de que las escuelas permanecieron abiertas. 16

Transmisión

El papel de los niños en la transmisión comunitaria no está claro. Encuestas recientes de infección utilizando pruebas de PCR,1718 muestran que alrededor del 0,5-1% de los niños tienen un resultado positivo, y los cierres de escuelas significan que no ha sido posible obtener evidencia sobre la propagación de la nueva variante en las escuelas. Sin embargo, estudios anteriores, incluyendo de Australia, Noruega, Suiza, Italia y Alemania,1920 212223 en los que todos los individuos fueron probados independientemente de los síntomas encontraron que las tasas de transmisión eran bajas, particularmente entre los escolares de primaria. 1920212223 Estudios ecológicos y estudios descriptivos de prevalencia viral dentro de las escuelas muestran que refleja la prevalencia de la comunidad, pero no es mayor. 24

Los estudios internacionales de modelado25 que estiman que los cierres de escuelas tienen un efecto significativo en la reducción de las tasas de transmisión están confundidos por la introducción casi simultánea de múltiples intervenciones (incluyendo encierros, toques de queda, cierres de bares y restaurantes). Además, no tienen en cuenta los efectos indirectos de los cierres de escuelas que impiden a los padres trabajar fuera del hogar. Una revisión sistemática26 de los estudios observacionales mostró que en aquellos estudios con menor riesgo de sesgo, los cierres de escuelas no tenían ningún efecto discernible en la transmisión sars-cov-2.

Los niños tienen menos que ganar y la mayoría para perder por los cierres de escuelas. Esta pandemia ha visto una transferencia intergeneracional sin precedentes de daños y costos de personas mayores con privilegios socioeconómicos a niños desfavorecidos. La Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño y el deber del gobierno de respetar, proteger y cumplir esos derechos han sido en gran medida pasados por alto.

Todos los comisionados infantiles del Reino Unido han señalado los daños del cierre de las escuelas al bienestar de los niños y jóvenes. 27282930 Muchos alumnos pueden nunca ser capaces de ponerse al día con el tiempo perdido en la escuela, y los adolescentes vulnerables están cayendo a través de las brechas en la escuela y los sistemas de atención social. No hay sustituto para el aprendizaje cara a cara. 30 A falta de pruebas sólidas de los beneficios de los cierres de escuelas, el principio de precaución sería mantener las escuelas abiertas para prevenir daños catastróficos a los niños.

El hecho de que los gobiernos del Reino Unido no prioricen a los niños se refleja en la ausencia de evaluaciones sistemáticas de los cierres de escuelas y las medidas de mitigación en las escuelas. Las escuelas reabrieron sus puertas en Escocia y Gales el 22 de febrero para niños de 3 a 7 años. A pesar de que los casos caen abruptamente en Inglaterra e Irlanda del Norte, las escuelas no volverán hasta el 8 de marzo. El Reino Unido debe proteger los derechos de los niños, aliviar los daños y garantizar que los cierres de escuelas sólo se promulguen como último recurso, en beneficio de los niños.

El cierre de escuelas ha tenido un gran impacto en el futuro de los niños

5 de marzo de 2021

A medida que las escuelas de toda Europa están empezando a reabrirse, estos autores consideran el impacto a largo plazo que los cierres de escuelas han tenido en el bienestar de los niños.

Los niños italianos con mochilas se paran junto a las puertas de la escuela y esperan a que su escuela abra. Esto se ha convertido en un espectáculo familiar en Italia, ya que las escuelas de todo el país han sido cerradas debido a la pandemia covid-19. En octubre de 2020, el gobernador de Campania, en el sur de Italia, utilizó una ordenanza regional para detener las lecciones de las aulas en las escuelas primarias, medias y secundarias después de un preocupante aumento de los casos del SRAS-CoV-2. Algunos niños, padres y maestros corearon “Devuélvenos la escuela” en las manifestaciones que tuvieron lugar después de la decisión.

Esta decisión de cerrar escuelas en Italia en otoño se produjo cuando los casos de SARS-CoV-2 comenzaron a aumentar en Europa en otoño. Las escuelas en Italia habían reabierto inicialmente durante la segunda ola de la pandemia, que comenzó en Europa a finales del verano, y después de un largo período de debilitamiento de las medidas restrictivas. La reanudación de las clases coincidió con el regreso al trabajo de millones de italianos después de las vacaciones de verano y el inicio del clima otoñal, que mantuvo a la gente en el interior y aumentó la oportunidad de que enfermedades respiratorias como la covid-19 se propagaran.

Más de un mes después de la reapertura de las escuelas en la región de Campania, Italia, al final del verano, los estudiantes infectados con covid-19 sudó 5.793 (0,08% de toda la población estudiantil), los profesores sudó 1.020 (0,14% del total) y los empleados entre el personal no docente 283 (0,14% del total).1 

Los datos de estudios realizados en todo el mundo han demostrado que los niños son menos fácilmente infectados por covid-19; se infectaron en menor número durante la primera ola, en particular los niños menores de 14 años.2,3 Existe una considerable incertidumbre sobre hasta qué punto los cierres de escuelas contribuyeron a controlar la primera ola de la pandemia. 4,5 Estimaciones recientes muestran que el cierre de escuelas durante el segundo brote europeo podría causar más, no menos, muertes por covid-19.6 Las escuelas pueden apoyar indirectamente medidas contra la pandemia, ya que el hecho de que los niños y adolescentes estén obligados a respetar ciertas reglas durante el horario escolar puede desencadenar actitudes positivas fuera de la escuela. Un análisis de la reapertura de las escuelas en Alemania sugiere que esto puede incluso haber reducido el aumento de casos en niños en edad escolar.7 sin embargo datos de Italia en febrero de 20218 sugiere que más niños pequeños están siendo infectados con nuevas variantes de covid-19 y los expertos han pedido que las escuelas sean reabiertas con cautela a la luz de estos datos.

Algunos gobernadores regionales han justificado su decisión de cerrar las escuelas alegando que los estudiantes y los padres sobrecargarían el transporte público y aumentarían la transmisión de covid. El transporte público está hacinado, particularmente en torno a los horarios de apertura y cierre de escuelas, y el problema está generalizado en todas las regiones italianas. Pero si bien los políticos han tenido meses de encierro para encontrar soluciones e implementar mejores servicios públicos, están resolviendo el problema del transporte con cierres de escuelas. La misión educativa de las escuelas está estando subordinada a la necesidad de reducir el hacinamiento en el transporte público. Lamentablemente, este es sólo un ejemplo de cómo la mala política contribuye al empeoramiento de la pandemia. Los gobiernos no han utilizado el tiempo durante el encierro de manera efectiva para considerar estrategias para mantener las escuelas seguras.

Si bien somos conscientes de la necesidad de encontrar un equilibrio entre una vida casi normal y la mejor manera de controlar la pandemia, los derechos de los niños y sus familias no deben ser olvidados.9 Los niños ya han sufrido las consecuencias de las decisiones tomadas durante la primera ola. Los datos convincentes de UNICEF muestran las asombrosas consecuencias negativas para los niños en todo el mundo, alimentando las desigualdades sistémicas durante toda una generación.10

Es vital que los políticos implementen las normas sociales necesarias para contener el virus, pero sin olvidar el valor educativo que un entorno escolar diferente, renovado e innovador puede tener en este desafiante período epidemiológico. A medida que las escuelas de toda Europa empiecen a reabrir gradualmente, debemos recordar que cada día de cierres de escuelas dará forma a las sociedades en los próximos años, y esto debe equilibrarse con cualquier beneficio para el control de la pandemia. Los efectos del cierre de escuelas no se pueden minimizar. Esta cuestión clave requiere medidas mundiales urgentes para proteger de una vez por todas los derechos de los niños.

Destacada

Covid-19 y escuelas, incógnitas conocidas

3 de febrero de 2021

El 28 de enero, el British Medical Journal organizó un seminario web en covid-19 y escuelas. Un panel de expertos examinó los riesgos de la transmisión comunitaria a estudiantes y profesores, los riesgos clínicos de covid-19 para los niños, el efecto de salud mental de los cierres de escuelas y las perspectivas internacionales. 

Informe de Nikki Nabavi Juliet Dobson

El tema del seminario web se inspiró en un editorial publicado en The BMJ llamado “Las incógnitas conocidas de Covid-19”. El mensaje clave: “Cuanto más seguro esté alguien de covid-19, menos deberías confiar en ellos”.

Transmisión del virus en la comunidad

Alasdair Munro, investigador clínico en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Southampton, comenzó el debate definiendo la diferencia entre “transmisión” (infección transmitida de una persona a otra) y “prevalencia” (número de personas infectadas en un momento dado).

“Cuando nos referimos a los niños pequeños, normalmente estamos hablando de niños en edad escolar primaria y a continuación. Ese es un diferenciador importante porque hay algunas diferencias biológicas y epidemiológicas entre los niños pequeños y los adolescentes”, dijo. Esto fue recogido más tarde por Muge Cevik, profesor clínico de enfermedades infecciosas, St Andrews, quien sugirió que en las escuelas primarias, los niños a menudo se agrupan fuertemente en sus aulas, mientras que los niños de la escuela secundaria se mezclan mucho más ampliamente, no sólo con otras aulas, sino también tienen más contactos postescolares. Munro agregó: “Dada la población mucho mayor dentro de las escuelas secundarias, la posibilidad de tener brotes muy grandes es mayor porque simplemente hay más personas que potencialmente podrían infectarse si hubiera un gran evento de súper propagación”.

Susceptibilidad a la infección

“En Inglaterra, lo que vimos alrededor de noviembre, diciembre, cuando las escuelas estaban completamente abiertas y el resto de la sociedad estaba bajo restricciones, fue un aumento de los casos entre los niños en comparación con los adultos”, dice Cevik.

Según Munro, la mejor manera de determinar la susceptibilidad a la infección es a través de estudios de rastreo de contactos domésticos, ya que se puede suponer que todas las personas dentro de un hogar tienen tipos similares de exposición. “La mayoría de los estudios han sido bien realizados y probados todos los contactos independientemente de su estado de síntoma, lo cual es importante, ya que elimina un sesgo potencial para los niños que pueden tener una menor carga de síntomas.” Citó un metanálisis en JAMA Pediatrics,que muestra que las probabilidades de riesgo relativo de que un niño haya sido infectado en un hogar es aproximadamente la mitad de la de un adulto. Cevik estuvo de acuerdo en que los datos de rastreo de contactos muestran que los adultos en edad de trabajar son más propensos a traer infección al hogar que los niños.

Riesgos clínicos para los niños

Elizabeth Whittaker, profesora clínica sénior de enfermedades infecciosas pediátricas e inmunología, explicó que el riesgo de hospitalización y muerte por covid-19 es muy bajo en los niños, los que están hospitalizados son en su mayoría menores de 1 año o adolescentes mayores.

Algunos niños se han visto afectados por un síndrome crónico similar a la fatiga (fatiga impulsada sin evidencia de daño en órganos finales), mientras que otros han tenido síndrome inflamatorio multisistema pediátrico (PIMS, un fenómeno post infeccioso definido como “niño que presenta fiebre persistente, inflamación y evidencia de disfunción de un solo órgano o multiorgánico, exclusión de cualquier otra causa microbiana, y antecedentes de SARS-Cov-2, o contacto) “. Un tercio de estos niños desarrollan enfermedades graves y necesitan tratamiento de emergencia, a menudo terminando en cuidados intensivos. “Estos niños a menudo son negativos en el hisopo para el virus con la prueba de PCR, pero ya han hecho anticuerpos, encajando con esa imagen epidemiológica de que se trata de un fenómeno post-infeccioso.”

Según Whittaker, en la segunda ola, los médicos eran mucho mejores en reconocer pims temprano e iniciar un tratamiento adecuado, aunque una proporción de estos niños desarrollaron síntomas similares a los adultos con covid largo.

Riesgo clínico para los profesores

Según Rachael Wood, consultora en medicina de salud pública, “el Consejo General de Enseñanza de Escocia ha proporcionado [a Public Health Scotland] detalles demográficos básicos para casi todos los profesores activos en Escocia, y las organizaciones del NHS han proporcionado datos similares para los trabajadores de la salud”. Esto permite evaluar el riesgo para los profesores y los trabajadores sanitarios por separado de la población en edad de trabajar general. Los hallazgos han sido tranquilizadores para los maestros, ya que ahora hay “pruebas sólidas” de que los maestros tienen un riesgo similar o menor de enfermedad grave o de morir a partir de los 19 años, que la población en edad de trabajar general, “y que el hallazgo persiste cuando las escuelas están abiertas”.

Wood recordó a los asistentes que un riesgo similar o bajo no es un riesgo, y que el riesgo de covid para los maestros refleja el riesgo de antecedentes en las comunidades y poblaciones en las que viven.

Infecciosidad

Munro afirmó que la infecciosidad ha sido mucho más difícil de determinar en los niños, que todavía pueden infectar a otros, incluso cuando son asintomáticos.

“Es importante enfatizar que [la transmisión] depende de varios factores, no sólo es unidimensional”, dice Cevik. “Por ejemplo, en Inglaterra, vimos muchos más brotes en las escuelas secundarias de las zonas más desfavorecidas. Esos niños podrían estar viviendo en hogares mucho más concurridos y multigeneracionales que también tienen un mayor riesgo de infección fuera del hogar”.

Munro explicó por qué rastrear la infecciosidad en los niños puede ser especialmente complicado, como resultado de su exposición compartida con sus compañeros de clase. “Por ejemplo, encuentras un caso infantil A que está infectado, pruebas su contacto, B, que también está infectado, y asumes que A ha infectado B, mientras que lo que realmente ha sucedido fue que A y B estaban juntos en el momento en que estuvieron expuestos a C (la persona infecciosa inicial). Entonces no sabemos si C infectó A y B, si C infectó A, que infectó B o C infectado B, que infectó.”

Cevik agregó: “Cuando las escuelas están abiertas, hay evidencia que sugerir en la transmisión de la escuela, y que estos son eventos estocásticos … Todavía hay muchas incógnitas, especialmente el impacto de las escuelas en la prevalencia comunitaria, hospitalizaciones y muertes… Cómo y cuándo abrir escuelas cerradas no es sólo una decisión científica, porque creo que las escuelas proporcionan más que educación”.

Impacto de cierres de escuelas

Elisabeth Gilpin, directora de la Escuela St Mary Redcliffe, una de las escuelas secundarias más grandes de Bristol, comenzó la sesión señalando que “las escuelas no están cerradas”. Además del aprendizaje remoto en tiempo real, “los niños están en el lugar” porque “son vulnerables, tal vez debido a sus necesidades especiales o sus circunstancias en el hogar”.

Gilpin destacó el trauma emocional que el covid-19 está teniendo en los jóvenes, diciendo que “nuestropaís está pasando por una pandemia y por eso hay muchos más duelos… los padres están más ansiosos, tal vez debido a la posible pérdida de empleos, y los niños estarán absorbiendo todo este trauma”.

Según Sunil Bhopal, profesor clínico académico del NIHR en pediatría en la Universidad de Newcastle:

“Hemos estado causando un gran daño de muchas maneras a los niños a través de nuestra respuesta pandémica”, dijo, “¿está justificado este daño por los beneficios que se aportan al control de la pandemia?”. “Las escuelas importan no sólo para la educación y el aprendizaje, sino para todo lo demás. Los niños necesitan hijos. Necesitan pasar tiempo con ellos para la socialización y la interacción”, dijo Bhopal. “Cuando uno de cada cuatro jóvenes dice que se siente incapaz de hacer frente a la vida, me preocupo”.

Bruce Adamson, comisionado de niños y jóvenes para Escocia, coincidióen que”esta ha sido la mayor crisis de derechos humanos a la que nos enfrentamos en mucho tiempo”.

Haroon Chowdry, Director de Evidence for Children’s Commissioner England, habló sobre lo preocupados que están los niños: ” Los niños hablan de cómo se sienten como si hubieran sido culpados por covid … sienten que están siendo culpados por difundirlo.”

Perspectivas internacionales

Ibukun C Akinboyo, profesora de pediatría en el Hospital Universitario de Duke, Carolina del Norte, Ee.UU., discutió el enfoque basado en datos que ella y sus colegas han adoptado para medir e informar su respuesta al covid-19. “Vimos muy pocos, no cero, muy pocos casos secundarios.” Donde vieron casos, dijo, “nos ajustamos, y no hemos visto propagación secundaria. Por lo tanto, es posible tener educación en persona de forma segura durante una pandemia. Ciertamente no es la panacea para todos nuestros problemas, pero deberíamos tener una discusión en curso”.

Margrethe Greve-Isdahl, del Instituto de Salud Pública de Noruega, discutió la estrategia noruega. Las escuelas del país cerraron en marzo de 2020 y gradualmente comenzaron a reabrirse a finales de abril, mucho antes que muchos otros países.

Un sistema de “semáforo” ayudó. De mayo a noviembre, el nivel amarillo se mantuvo. Pero cuando los casos aumentaron desde finales de octubre se endurecieron las medidas, pero las escuelas se mantuvieron.

“Pero también hemos tenido mucha comunicación relacionada con permanecer en casa cuando estamos enfermos e implementar medidas de higiene. Y somos uno de los pocos países que hemos podido evitar el enmascaramiento en las escuelas, ya sea para profesores o alumnos a cualquier edad”, dijo.

Armand Fontanet, del Instituto Pasteur, explicó que el presidente y el ministro de Educación de Francia están muy a favor de la apertura de la escuela. Sin embargo, las escuelas fueron cerradas en Francia de marzo a mayo.

En mayo, las escuelas se reanudaron, pero con “restricciones bastante duras. Nos pusimos máscaras a todos los niños desde los 6 años y más, y las cosas salieron bien… algunos brotes aquí y allá, pero nada realmente importante”, dijo Fontanet. Durante el otoño, Francia entró encerrada, pero mantuvo las escuelas abiertas.

Sin embargo, ahora las nuevas variantes del covid-19 y la experiencia de otras partes de Europa están causando preocupación. Fontanet: “Realmente no puedo decirte qué decisión se tomará… escuelas será probablemente lo último que el presidente aceptará cerrar.”

Destacada

Cierre de las escuelas. Más allá de la Campaña Electoral

Hoy leí en un periódico Pagina 12, que la revista Nature publicó evidencias que se deben cerrar las escuelas, entonces fui a buscar esa referencia. En realidad me encontré que entre muchas otras acciones de salud pública frente a la pandemia, el cierre de la escolaridad presencial es efectiva en la disminución de la propagación y data su publicación de Noviembre 2020. La incertidumbre que tenemos frente a la pandemia es la certeza, tantas semanas de publicación deberían corroborarse, por lo tanto, hacer afirmaciones para expiar culpas, no nos sirve a los ciudadanos y sanitarios de a pie, estamos molestos porque esto es solo para posicionarse mejor en las encuestas, a nadie de los que toman las medidas les interesa la gente, se puede mantener la escolaridad, como cerrarla, dentro de la escolaridad parecería mas criterioso mantener la presencialidad hasta los 12-15 años. y no para los mayores, ni para la universidad. Algo más dirigido. Además no afectar tanto la economía. Porque esos pequeños necesitan un adulto y sus padres trabajar para generar el sustento.

Clasificación de la eficacia de las intervenciones gubernamentales de COVID-19 a nivel mundial

El trabajo se centra en la evaluación de las intervenciones no farmacológicas : Evaluar la eficacia de las intervenciones no farmacéuticas (NPIs) para mitigar la propagación del SRAS-CoV-2 es fundamental para informar a los futuros planes de respuesta a la preparación. Aquí cuantificamos el impacto de 6.068 NPIs codificados jerárquicamente implementados en 79 territorios sobre el número de reproducción efectiva, RT, de COVID-19. Proponemos un enfoque de modelado que combina cuatro técnicas computacionales que fusionan herramientas estadísticas, de inferencia e inteligencia artificial. Validamos nuestros hallazgos con dos conjuntos de datos externos que registran 42.151 PNJ adicionales de 226 países. Nuestros resultados indican que una combinación adecuada de NPIs es necesaria para frenar la propagación del virus. Los PNJ menos disruptivos y costosos pueden ser tan eficaces como los más intrusivos, drásticos (por ejemplo, un bloqueo nacional). Utilizando escenarios de “qué pasaría si” específicos de cada país, evaluamos cómo la eficacia de los PNJ depende del contexto local, como el momento de su adopción, lo que abre el camino para pronosticar la eficacia de las intervenciones futuras.

Que dice el trabajo:

En ausencia de vacunas y medicamentos antivirales, las intervenciones no farmacéuticas (NPIs) implementadas en respuesta a virus respiratorios epidémicos (emergentes) son la única opción disponible para retrasar y moderar la propagación del virus en una población1.

Frente a la epidemia mundial de COVID-19, la mayoría de los gobiernos han implementado paquetes de PNJ altamente restrictivos, a veces intrusivos. Las decisiones debían tomarse en situaciones epidemiológicas que cambiaran rápidamente, a pesar de que (al menos al principio de la epidemia) la falta de pruebas científicas sobre la eficacia individual y combinada de estas medidas2,3,4, grado de cumplimiento de la población y el impacto social.

Las intervenciones gubernamentales pueden causar costos económicos y sociales sustanciales5 mientras que afecta el comportamiento de las personas, la salud mental y la seguridad social6. Por lo tanto, el conocimiento de los indicadores de rendimiento más eficaces permitiría a las partes interesadas implementar juiciosa y oportunamente una secuencia específica de intervenciones clave para combatir un resurgimiento del COVID-19 o cualquier otro brote respiratorio futuro. Debido a que muchos países implementaron varias PNJ simultáneamente, el desafío surge de desenredar el impacto de cada intervención individual.

Hasta la fecha, los estudios de la progresión específica del país de la pandemia COVID-197 han explorado principalmente los efectos independientes de una sola categoría de intervenciones. Estas categorías incluyen restricciones de viaje2,8Distanciamiento social9,10,11,12 y medidas de protección personal13. Además, los estudios de modelado normalmente se centran en los PNJ que influyen directamente en las probabilidades de contacto (por ejemplo, las medidas de distanciamiento social18, comportamientos de distanciamiento social 12, autoaislacionación, cierres de escuelas, prohibiciones de eventos públicos20 y así sucesivamente). Algunos estudios se centraron en un solo país o incluso en una ciudad14,15,16,17,18 mientras que otras investigaciones combinaron datos de varios países, pero agruparon PNJ en categorías bastante amplias15,19,20,21, que finalmente limita la evaluación de los PNJ específicos, potencialmente críticos, que pueden ser menos costosos y más eficaces que otros. A pesar de su uso generalizado, la relativa facilidad de aplicación, la amplia elección de los instrumentos disponibles y su importancia en los países en desarrollo, donde otras medidas (por ejemplo, el aumento de la capacidad sanitaria, el distanciamiento social o la mejora de las pruebas) son difíciles de aplicar22, actualmente se sabe poco sobre la eficacia de las diferentes estrategias de comunicación de riesgo. Una evaluación precisa de las actividades de comunicación requiere información sobre el público objetivo, los medios de comunicación y el contenido del mensaje.

Utilizando un conjunto de datos completo y codificado jerárquicamente de 6.068 NPIs implementados entre marzo y abril de 2020 (cuando la mayoría de los países europeos y estados estadounidenses experimentaron sus primeras ondas de infección) en 79 territorios23, aquí analizamos el impacto de las intervenciones gubernamentales en RT utilizando resultados armonizados de un enfoque multiteto que consiste en (1) un análisis de control de casos (CC), (2) un enfoque de función de paso a la regresión de serie temporal (LASSO) DE LASSO, (3) bosques aleatorios (RF) y (4) transformadores (TF). Sostenemos que la combinación de cuatro métodos diferentes, que combinan clases de herramientas estadísticas, inferencia e inteligencia artificial, también permite evaluar la incertidumbre estructural de los métodos individuales24. También investigamos estrategias de control específicas de cada país, así como el impacto de las métricas específicas de cada país seleccionadas.

Todos los enfoques anteriores (1-4) producen clasificaciones comparables de la eficacia de diferentes categorías de NPI en sus niveles jerárquicos. Este notable acuerdo nos permite identificar un conjunto de PNJ consensuado que conducen a una reducción significativa deT. Validamos este conjunto de consenso utilizando dos conjuntos de datos externos que abarcan 42.151 medidas en 226 países. Además, evaluamos la heterogeneidad de la eficacia de los NPIs individuales en diferentes territorios. Encontramos que el tiempo de aplicación, las medidas previamente implementadas, los diferentes indicadores de gobernanza25, así como el desarrollo humano y social afectan a la eficacia de las IBP en los países en diversos grados.

Enfoque global

Nuestros principales resultados se basan en la Lista de Estrategias de Control COVID-19 de Complexity Science Hub (CCCSL)23. Este conjunto de datos proporciona una taxonomía jerárquica de 6.068 PNJ, codificada en cuatro niveles, incluidos ocho temas generales (nivel 1, L1) divididos en 63 categorías de PNJ individuales (nivel 2, L2) que incluyen subcategorías >500 (nivel 3, L3) y >2.000 códigos (nivel 4, L4). Primero comparamos los resultados para las clasificaciones de efectividad NPI para los cuatro métodos de nuestro enfoque (1–4) en L1 (temas) (Fig. suplementario 1). 

Surge una imagen clara en la que los temas de distanciamiento social y restricciones de viaje ocupan el primer lugar en todos los métodos, mientras que las medidas ambientales (por ejemplo, limpieza y desinfección de superficies compartidas) se clasifican como menos eficaces.

A continuación comparamos los resultados obtenidos en L2 del conjunto de datos NPI, es decir, utilizando las 46 categorías NPI implementadas más de cinco veces. Los métodos coinciden en gran medida en la lista de intervenciones que tienen un efecto significativo enT (Fig. 1 y Tabla 1). Las clasificaciones individuales están altamente correlacionadas entre sí (P = 0,0008; Métodos). Seis categorías NPI muestran impactos significativos en RT en los cuatro métodos. En la Tabla Complementaria 1 enumeramos las subcategorías (L3) pertenecientes a estas categorías de consenso.

figure1
1: Cambio en RT (ΔRT) para 46 PNJ en L2, cuantificados por el análisis CC, la regresión LASSO y TF.

Se obtiene una puntuación normalizada para cada categoría NPI reasignando el resultado dentro de cada método para oscilar entre cero (menos efectivo) y uno (más efectivo) y luego promediando esta puntuación. Por lo tanto, la puntuación máxima (mínima) del NPI es del 100% (0%), lo que significa que la medida es la medida más (menos) efectiva en cada método. Mostramos las puntuaciones normalizadas para todas las medidas del conjunto de datos CCCSL en la Fig. 1de datos ampliados, para el conjunto de datos CoronaNet en la Fig. 2 de datos ampliados y para el Conjunto de datos mundial de la OMS de salud pública y medidas sociales (OMS-PHSM) en la Fig. 3de datos ampliados . Entre las seis categorías de PNP de pleno consenso en el CCCSL, los mayores impactos en RT son mostradas por cancelaciones de pequeñas reuniones (83%, ΔRT entre el -0,22 y el -0,35), el cierre de las instituciones educativas (73% y las estimaciones de ΔRT que van desde −0.15 a −0.21) y restricciones fronterizas (56%, ΔRT entre −0.057 y –0.23). Las medidas consensuadas también incluyen los PNJ destinados a aumentar las capacidades sanitarias y de salud pública (aumento de la disponibilidad de equipos de protección personal (EPI): 51%, ΔRT −0.062 a −0.13), restricciones de movimiento individuales (42%, ΔRT −0.08 a −0.13) y bloqueo nacional (incluyendo el orden de permanencia en casa en los estados de EE. UU.) (25%, ΔRT −0.008 a −0.14).

Encontramos 14 categorías NPI adicionales consensuadas en tres de nuestros métodos. Estos incluyen cancelaciones masivas de recolección (53%, ΔRT entre −0,13 y –0,33), actividades de comunicación de riesgo para informar y educar al público (48%, ΔRT entre el -0,18 y el -0,28) y la asistencia gubernamental a las poblaciones vulnerables (41%,T entre −0.17 y –0.18).

Entre las intervenciones menos eficaces que encontramos: acciones gubernamentales para proporcionar o recibir ayuda internacional, medidas para mejorar la capacidad de pruebas o mejorar la estrategia de detección de casos (que se puede esperar que conduzca a un aumento a corto plazo de los casos), medidas de rastreo y seguimiento, así como controles de salud en las fronteras terrestres y aeropuertos y limpieza ambiental.

En la Fig. 2 mostramos los hallazgos sobre la eficacia del NPI en una red de co-implementación. Los nodos corresponden a categorías (L2) con el tamaño proporcional a su puntuación normalizada. Los enlaces dirigidos de i a j indican una tendencia a que los países implementen NPI j después de haber implementado i. Por lo tanto, la red ilustra la secuencia de implementación típica de NPI en los 56 países y los pasos dentro de esta secuencia que más contribuyen a una reducción de RT. Por ejemplo, existe un patrón en el que los países cancelan por primera vez las concentraciones masivas antes de pasar a cancelaciones de tipos específicos de pequeñas reuniones, donde estos últimos se asocian en promedio con reducciones más sustanciales en RT. La educación y la comunicación activa con la ciudadanía es una de las “medidas tempranas” más eficaces (aplicadas unos 15 días antes de que se notificaran 30 casos y mucho antes de que llegue la mayoría de las demás medidas). La mayoría del distanciamiento social (es decir, el cierre de las instituciones educativas), las medidas de restricción de viajes (es decir, las restricciones de movimiento individuales como el toque de queda y el bloqueo nacional) y las medidas para aumentar la disponibilidad de EBP se implementan típicamente dentro de las primeras 2 semanas después de llegar a 30 casos, con diferentes impactos en RT; véase también la Fig. 1.

figure2
2: Red de co-implementación de NPI ordenada por el tiempo en todos los países.

Dentro del enfoque cc, podemos explorar aún más estos resultados a un nivel jerárquico más fino. Mostramos resultados para 18 NPIs (L3) del tema riesgo-comunicación en información suplementaria y tabla complementaria 2. Las estrategias de comunicación más eficaces incluyen advertencias contra los viajes y el retorno de áreas de alto riesgo (ΔRCcT = −0,14 (1); el número de paréntesis denota el error estándar) y varias medidas para comunicarse activamente con el público. Estos incluyen fomentar, por ejemplo, quedarse en casa (ΔRCcT = −0,14 (1)), distanciamiento social (ΔRCcT = −0,20 (1)), medidas de seguridad en el lugar de trabajo (ΔRCcT = −0,18 (2)), aislamiento autoinicie de personas con síntomas respiratorios leves (ΔRCcT = −0.19 (2)) y campañas de información (ΔRCcT = −0.13 (1)) (a través de varios canales incluyendo la prensa, volantes, redes sociales o mensajes telefónicos).

Validación con conjuntos de datos externos

Validamos nuestros hallazgos con resultados de dos conjuntos de datos externos (Métodos). En el conjunto de datos OMS-PHSM26 encontramos siete medidas de pleno consenso (acuerdo sobre la importancia por todos los métodos) y otras 17 medidas con tres acuerdos (Extended Data Fig. 4). Estas medidas de consenso muestran una gran superposición con las (tres o cuatro coincidencias en nuestros métodos) identificadas con el CCCSL, e incluyen medidas de PNP de primer nivel destinadas a fortalecer el sistema de salud y la capacidad de pruebas (etiquetado como “ampliación”), por ejemplo, aumentar la fuerza de trabajo de atención médica, comprar equipos médicos, pruebas, máscaras, apoyo financiero a los hospitales, aumentar la capacidad de los pacientes, aumentar la producción nacional de EPI. Otras medidas consensuadas consisten en medidas de distanciamiento social (“cancelación, restricción o adaptación de reuniones privadas fuera del hogar”, adaptación o cierre de “oficinas, empresas, instituciones y operaciones», “cancelación, restricción o adaptación de concentraciones masivas”, medidas para poblaciones especiales (“protección de la población en entornos cerrados”, que abarquen centros de atención y prisiones de larga duración), cierres de escuelas, restricciones de viaje (restricción de la entrada y salida, asesoramiento y advertencia de viaje, “cierre de las fronteras terrestres internacionales”, “detección de entradas y aislamiento o cuarentena”) y restricción de movimiento individual (“orden de permanencia en casa”, que equivale al confinamiento en la codificación OMS-PHSM). ‘Wearing a mask’ presenta un impacto significativo en Rt in three methods (ΔRt between −0.018 and –0.12). The consensus measures also include financial packages and general public awareness campaigns (as part of ‘communications and engagement’ actions). The least effective measures include active case detection, contact tracing and environmental cleaning and disinfection.

Los resultados del CCCSL también son compatibles con los hallazgos del conjunto de datos CoronaNet27 (Datos extendidos Figs. 5 y 6). Los análisis muestran cuatro medidas de pleno consenso y otros 13 PNJ con un acuerdo de tres métodos. Estas medidas consensuadas incluyen medidas heterogéneas de distanciamiento social (por ejemplo, restricción y regulación de empresas no esenciales, restricciones de reuniones masivas), cierre y regulación de escuelas, restricciones de viaje (por ejemplo, restricciones fronterizas internas y externas), restricción de movimiento individual (toque de queda), medidas destinadas a aumentar la fuerza de trabajo sanitaria (por ejemplo, «enfermeras», «personal sanitario no especificado») y equipos médicos (por ejemplo, EPI, «ventiladores», «materiales sanitarios no especificados»), cuarentena (es decir, auto-cuarentena y cuarentena voluntaria u obligatoria en un hotel o centro gubernamental) y medidas para aumentar la concienciación pública («difusión de información relacionada con el COVID-19 al público fiable y fácticamente precisa»).

Veintitrés PNJ en el conjunto de datos CoronaNet no muestran importancia estadística en ningún método, incluidas varias restricciones y regulaciones de los servicios gubernamentales (por ejemplo, para sitios turísticos, parques, museos públicos, telecomunicaciones), medidas de higiene para las áreas públicas y otras medidas dirigidas a poblaciones muy específicas (por ejemplo, ciertos grupos de edad, extensiones de visado).

Enfoque a nivel de país

Una comprobación de sensibilidad de nuestros resultados con respecto a la eliminación de continentes individuales del análisis también indica variaciones sustanciales entre las regiones geográficas mundiales en términos de eficacia del NPI(Información Suplementaria). Para cuantificar aún más cuánto depende la eficacia de un NPI en el territorio particular (país o estado de los Estados Unidos) donde se ha introducido, medimos la heterogeneidad de las clasificaciones de NPI en diferentes territorios a través de un enfoque entropico en el método TF (Métodos). La Figura 3 muestra la entropía normalizada de cada categoría NPI en comparación con su rango. Un valor de entropía cercano a cero implica que el NPI correspondiente tiene un rango similar con respecto a todos los demás NPI en todos los territorios: en otras palabras, la eficacia del NPI no depende del país o estado específico.

Por otro lado, un alto valor de la entropía normalizada indica que el rendimiento de cada NPI depende en gran medida de la región geográfica.

En cambio: El Lancet publica una poderosa revisión que dice la importancia de intentar mantener las escuelas abiertas porque el costo de cerrarlas es muy severo.

Como se observa las publicaciones para indicar que debemos hacer un esfuerzo para tener las escuelas abiertas, es potente. Por lo tanto, tenemos que seguir la evolución muy de cerca, porque un error en estos momentos puede causar daños en la economía, e impactos en la formación y sociabilización de los niños, que genere daños irreparables. Tienen que hacer un esfuerzo para acordar y no dirimir esto en la justicia, sino mediante la racionalidad del conocimiento, la evidencia y lo que otros han realizado. Aprendamos de los que saben, de los que respetan la ley y buscan el desarrollo de las naciones, y no nosotros, populistas, irresponsables y arrastrados.

Comentario final

Es vital que los políticos implementen las normas sociales necesarias para contener el virus, pero sin olvidar el valor educativo que un entorno escolar diferente, renovado e innovador puede tener en este desafiante período epidemiológico. A medida que las escuelas de toda Europa empiecen a reabrir gradualmente, debemos recordar que cada día de cierres de escuelas dará forma a las sociedades en los próximos años, y esto debe equilibrarse con cualquier beneficio para el control de la pandemia. Los efectos del cierre de escuelas no se pueden minimizar. Esta cuestión clave requiere medidas mundiales urgentes para proteger de una vez por todas los derechos de los niños

Destacada

Cómo podría funcionar la pandemia en 2021 y más allá

Este coronavirus está aquí para el largo plazo, esto es lo que los científicos predicen para los próximos meses y años.

Megan Scudellari

El mundo ha estado en modo pandémico durante un año y medio. El virus continúa propagándose a fuego lento; los bloqueos intermitentes son la nueva normalidad. Una vacuna aprobada ofrece seis meses de protección, pero la creación de acuerdos internacionales ha ralentizado su distribución. Se estima que 250 millones de personas han sido infectadas en todo el mundo y 1,75 millones han muerto.

Escenarios como éste imaginan cómo podría sonar la pandemia COVID-191. En todo el mundo, los epidemiólogos están construyendo proyecciones a corto y largo plazo como una forma de prepararse y mitigar potencialmente la propagación y el impacto del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Aunque sus pronósticos y plazos varían, los modeladores están de acuerdo en dos cosas: COVID-19 está aquí para quedarse, y el futuro depende de muchas incógnitas, incluyendo si las personas desarrollan inmunidad duradera al virus, si la estacionalidad afecta su propagación y, tal vez lo más importante, las decisiones tomadas por gobiernos e individuos. “Muchos lugares se están desbloqueando, y muchos lugares no lo son. Todavía no sabemos qué va a pasar”, dice Rosalind Eggo, modeladora de enfermedades infecciosas de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM).

“El futuro dependerá en gran medida de cuánta mezcla social se reanude y qué tipo de prevención hacemos”, dice Joseph Wu, modelador de enfermedades de la Universidad de Hong Kong. Los modelos recientes y la evidencia de bloqueos exitosos sugieren que los cambios de comportamiento pueden reducir la propagación de COVID-19 si la mayoría, pero no necesariamente todas, las personas cumplen.

La semana pasada, el número de infecciones confirmadas por COVID-19 superó los 15 millones en todo el mundo, con alrededor de 650.000 muertes. Los encierros se están relajando en muchos países, lo que lleva a algunas personas a asumir que la pandemia está terminando, dice Yonatan Grad, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard en Boston, Massachusetts. “Pero ese no es el caso. Estamos en un largo camino.”

Si la inmunidad al virus dura menos de un año, por ejemplo, similar a otros coronavirus humanos en circulación, podría haber aumentos anuales de las infecciones por COVID-19 hasta 2025 y más allá. Aquí, Nature explora lo que la ciencia dice sobre los meses y años venideros.

¿Qué pasará en un futuro cercano?

La pandemia no se está produciendo de la misma manera de un lugar a otro. Países como China, Nueva Zelanda y Rwanda han alcanzado un bajo nivel de casos — después de bloqueos de diferentes longitudes — y están flexibilizando las restricciones mientras están atentos a los brotes. En otros lugares, como en Los Estados Unidos y Brasil, los casos están aumentando rápidamente después de que los gobiernos levantaron los bloqueos rápidamente o nunca los activaron en todo el país.

Este último grupo tiene modeladores muy preocupados. En Sudáfrica, que ahora ocupa el quinto lugar en el mundo en el total de casos de COVID-19, un consorcio de modelistas estima2 que el país puede esperar un pico en agosto o septiembre, con alrededor de un millón de casos activos, y acumulando hasta 13 millones de casos sintomáticos a principios de noviembre. En cuanto a los recursos hospitalarios, “ya estamos incumpliendo la capacidad en algunas áreas, así que creo que nuestro mejor escenario no es bueno”, dice Juliet Pulliam, directora del Centro Sudafricano de Modelización y Análisis Epidemiológico de la Universidad de Stellenbosch.

Pero hay noticias esperanzadoras a medida que los encierros se alivian. La evidencia temprana sugiere que los cambios de comportamiento personal, como lavarse las manos y usar máscaras, persisten más allá del estricto bloqueo, ayudando a detener la ola de infecciones. En un informe de junio3, un equipo del Mrc Centre for Global Infectious Disease Analysis del Imperial College de Londres encontró que entre 53 países que comienzan a abrirse, no ha habido un aumento tan grande de las infecciones como se predijo sobre la base de datos anteriores. “Se ha subestimado cuánto ha cambiado el comportamiento de las personas en términos de máscaras, lavado de manos y distanciamiento social. No es nada como solía ser”, dice Samir Bhatt, epidemiólogo de enfermedades infecciosas del Imperial College de Londres y coautor del estudio.

Los investigadores de los puntos críticos de virus han estado estudiando cuán útiles son estos comportamientos. En la Universidad Anhembi Morumbi en São Paulo, Brasil, el biólogo computacional Osmar Pinto Neto y sus colegas ejecutaron más de 250.000 modelos matemáticos de estrategias de distanciamiento social descritos como constantes, intermitentes o “desprestigio”, con restricciones reducidas por etapas, junto con intervenciones conductuales como el uso de máscaras y el lavado de manos.

El equipo concluyó que si entre el 50% y el 65% de las personas son cautelosas en público, entonces renunciar a las medidas de distanciamiento social cada 80 días podría ayudar a prevenir nuevos picos de infección en los próximos dos años4. “Vamos a tener que cambiar la cultura de cómo interactuamos con otras personas”, dice Neto. En general, es una buena noticia que incluso sin pruebas o una vacuna, los comportamientos pueden marcar una diferencia significativa en la transmisión de la enfermedad, agrega.

El modelador de enfermedades infecciosas Jorge Velasco-Hernández de la Universidad Nacional Autónoma de México en Juriquilla y sus colegas también examinaron el equilibrio entre los encierros y la protección personal. Encontraron que si el 70% de la población de México se comprometiera con medidas personales como lavarse las manos y usar máscaras tras los encierros voluntarios que comenzaron a finales de marzo, entonces el brote del país disminuiría después de alcanzar su punto máximo a finales de mayo o principios de junio5. Sin embargo, el gobierno levantó las medidas de bloqueo el 1 de junio y, en lugar de caer, el alto número de muertes semanales de COVID-19 se estancó. El equipo de Velasco-Hernández considera que dos días festivos actuaron como eventos de superspreading, causando altas tasas de infección justo antes de que el gobierno levantara las restricciones6.

En las regiones donde covid-19 parece estar en declive, los investigadores dicen que el mejor enfoque es la vigilancia cuidadosa mediante pruebas y aislamiento de nuevos casos y el seguimiento de sus contactos. Esta es la situación en Hong Kong, por ejemplo. “Estamos experimentando, haciendo observaciones y ajustando lentamente”, dice Wu. Espera que la estrategia evite un gran resurgimiento de las infecciones, a menos que el aumento del tráfico aéreo traiga un número sustancial de casos importados.

Pero, ¿cuánto seguimiento y aislamiento de contactos se requiere para contener un brote de manera eficaz? Un análisis7 por el Centro de Modelización Matemática de Enfermedades Infecciosas COVID-19 Grupo de Trabajo de la LSHTM simuló nuevos brotes de contagio variable, a partir de 5, 20 o 40 casos introducidos. El equipo concluyó que el seguimiento de contactos debe ser rápido y extenso — trazando el 80% de los contactos en pocos días — para controlar un brote. El grupo ahora está evaluando la eficacia del rastreo de contactos digitales y cuánto tiempo es factible mantener a las personas expuestas en cuarentena, dice el coautor Eggo. “Encontrar el equilibrio entre lo que realmente es una estrategia que la gente tolerará, y qué estrategia contendrá un brote, es realmente importante”.

Rastrear el 80% de los contactos podría ser casi imposible de lograr en regiones que todavía lidian con miles de nuevas infecciones a la semana, y lo que es peor, es probable que incluso los recuentos de casos más altos sean subestimados. Una preimpresión de junio1 de un equipo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge que analiza los datos de pruebas de COVID-19 de 84 países sugiere que las infecciones globales fueron 12 veces mayores y las muertes un 50% más altas de lo reportado oficialmente (véase “Predecir casos y muertes”). “Hay muchos más casos por ahí de los que indican los datos. Como consecuencia, hay un mayor riesgo de infección de lo que la gente puede creer que hay”, dice John Sterman, coautor del estudio y director del Mit System Dynamics Group.

Graphic showing how official figures for COVID-19 infections and deaths have been significantly understated in 86 countries.

Por ahora, los esfuerzos de mitigación, como el distanciamiento social, deben continuar el mayor tiempo posible para evitar un segundo brote importante, dice Bhatt. “Es decir, hasta los meses de invierno, donde las cosas se vuelven un poco más peligrosas de nuevo.”

¿Qué pasará cuando se enfríe?

Ahora está claro que el verano no detiene uniformemente el virus, pero el clima cálido podría facilitar la contención en las regiones templadas. En las áreas que se enfriarán en el segundo semestre de 2020, los expertos creen que es probable que haya un aumento en la transmisión.

Muchos virus respiratorios humanos —la gripe, otros coronavirus humanos y el virus respiratorio sincitial (RSV) — siguen las oscilaciones estacionales que conducen a brotes invernales, por lo que es probable que el SRAS-CoV-2 siga su ejemplo. “Espero que la tasa de infección por SARS-CoV-2, y también el resultado potencialmente de la enfermedad, sea peor en el invierno”, dice Akiko Iwasaki, un inmunobiólogo de la Escuela de Medicina de Yale en New Haven, Connecticut. La evidencia sugiere que el aire seco del invierno mejora la estabilidad y la transmisión de los virus respiratorios8, y la defensa inmune de las vías respiratorias podría verse afectada por la inhalación de aire seco, añade.

Además, en climas más fríos las personas son más propensas a permanecer en el interior, donde la transmisión del virus a través de gotas es un riesgo mayor, dice Richard Neher, biólogo computacional de la Universidad de Basilea en Suiza. Las simulaciones del grupo de Neher muestran que es probable que la variación estacional afecte la propagación del virus y podría dificultar la contención en el hemisferio norte este invierno9.

En el futuro, los brotes del SRAS-CoV-2 podrían llegar en oleadas cada invierno. El riesgo para los adultos que ya han tenido COVID-19 podría reducirse, al igual que con la gripe, pero dependería de la rapidez con la que se desalegue la inmunidad a este coronavirus, dice Neher. Además, la combinación de COVID-19, gripe y RSV en otoño e invierno podría ser un reto, dice Velasco-Hernández, quien está estableciendo un modelo de cómo estos virus podrían interactuar.

Se desconoce si la infección por otros coronavirus humanos puede ofrecer alguna protección contra el SRAS-CoV-2. En un experimento de cultivo celular en el que participaron el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV estrechamente relacionado, los anticuerpos de un coronavirus podrían unirse al otro coronavirus, pero no lo desactivaron ni neutralizó10.

Para poner fin a la pandemia, el virus debe eliminarse en todo el mundo , lo que la mayoría de los científicos coinciden en que es casi imposible debido a lo extendido que se ha vuelto , o las personas deben acumular suficiente inmunidad a través de infecciones o una vacuna. Se estima que entre el 55 y el 80% de la población debe ser inmune a que esto suceda, dependiendo del país11.

Desafortunadamente, las primeras encuestas sugieren que hay un largo camino por recorrer. Las estimaciones de las pruebas de anticuerpos , que revelan si alguien ha estado expuesto al virus y ha hecho anticuerpos contra él , indican que sólo una pequeña proporción de las personas han sido infectadas, y el modelado de enfermedades respalda esto. Un estudio de 11 países europeos calculó una tasa de infección del 3 al 4% hasta el 4 de mayo12, inferido a partir de datos sobre la relación entre las infecciones y las muertes, y cuántas muertes ha habido. En los Estados Unidos, donde ha habido más de 150.000 muertes por COVID-19, un estudio de miles de muestras séricas, coordinada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, encontró que la prevalencia de anticuerpos osciló entre el 1% y el 6,9%, dependiendo de la ubicación13.

¿Qué pasa en 2021 y más allá?

El curso de la pandemia del próximo año dependerá en gran medida de la llegada de una vacuna y de cuánto tiempo el sistema inmunitario permanezca protector después de la vacunación o recuperación de la infección. Muchas vacunas proporcionan protección durante décadas, como las contra el sarampión o la poliomielitis, mientras que otras, como la tos ferina y la gripe, desaparecen con el tiempo. Del mismo modo, algunas infecciones virales provocan inmunidad duradera, otras una respuesta más transitoria. “La incidencia total del SARS-CoV-2 hasta 2025 dependerá crucialmente de esta duración de la inmunidad”, escribieron Grad, el epidemiólogo de Harvard Marc Lipsitch y sus colegas en un artículo de mayo14 explorar posibles escenarios (consulte ‘¿Qué sucede a continuación?’).

Graphic showing how immunity and the role of seasons could effect temperate regions in the future.
Fuente: Ref. 14

Los investigadores saben poco hasta ahora sobre cuánto dura la inmunidad sars-cov-2. Un estudio15 de los pacientes en recuperación encontraron que los anticuerpos neutralizantes persistieron hasta 40 días después del inicio de la infección; varios otros estudios sugieren que los niveles de anticuerpos disminuyen después de semanas o meses. Si el COVID-19 sigue un patrón similar al SRAS, los anticuerpos podrían persistir en un nivel alto durante 5 meses, con una disminución lenta en 2-3 años16. Sin embargo, la producción de anticuerpos no es la única forma de protección inmune; memoria B y células T también se defienden contra futuros encuentros con el virus, y poco se sabe hasta ahora sobre su papel en la infección SARS-CoV-2. Para obtener una respuesta clara sobre la inmunidad, los investigadores tendrán que seguir a un gran número de personas durante mucho tiempo, dice Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas (CIDRAP) de la Universidad de Minnesota, Minneapolis. “Vamos a tener que esperar.”

Si las infecciones continúan aumentando rápidamente sin una vacuna o inmunidad duradera, “veremos una circulación regular y extensa del virus”, dice Grad. En ese caso, el virus se volvería endémico, dice Pulliam. “Eso sería muy doloroso.” Y no es inimaginable: la malaria, una enfermedad prevenible y tratable, mata a más de 400.000 personas cada año. “Estos peores escenarios están ocurriendo en muchos países con enfermedades prevenibles, causando enormes pérdidas de vidas ya”, dice Bhatt.

Si el virus induce inmunidad a corto plazo —similar a otros dos coronavirus humanos, OC43 y HKU1, para los que la inmunidad dura unas 40 semanas—, entonces las personas pueden volver afectarse y podría haber brotes anuales, sugiere el equipo de Harvard. Un informe complementario del CIDRAP17, sobre la base de las tendencias de ocho pandemias mundiales de gripe, apunta a una actividad significativa de COVID-19 durante al menos los próximos 18-24 meses, ya sea en una serie de picos y valles que disminuyen gradualmente, o como una “combustión lenta” de transmisión continua sin un patrón de onda clara. Sin embargo, estos escenarios siguen siendo sólo conjeturas, porque esta pandemia no ha seguido hasta ahora el patrón de gripe pandémica, dice Osterholm. “Estamos en una pandemia de coronavirus para la que no tenemos precedentes”.La creciente evidencia sugiere que el coronavirus está en el aire, pero los consejos de salud no se han puesto al día

Otra posibilidad es que la inmunidad al SARS-CoV-2 sea permanente. En ese caso, incluso sin una vacuna, es posible que después de un brote mundial, el virus podría quemarse y desaparecer en 2021. Sin embargo, si la inmunidad es moderada, dura unos dos años, entonces podría parecer como si el virus hubiera desaparecido, pero podría volver a aumentar ya en 2024, encontró el equipo de Harvard.

Sin embargo, esta previsión no tiene en cuenta el desarrollo de vacunas eficaces. Es poco probable que nunca haya una vacuna, dada la gran cantidad de esfuerzo y dinero que se derrama en el campo y el hecho de que algunos candidatos ya están siendo probados en humanos, dice Velasco-Hernández. La Organización Mundial de la Salud enumera 26 vacunas COVID-19 actualmente en ensayos en humanos, 12 de ellas en ensayos de fase II y seis en fase III. Incluso una vacuna que proporciona protección incompleta ayudaría reduciendo la gravedad de la enfermedad y evitando la hospitalización, dice Wu. Aun así, tomará meses fabricar y distribuir una vacuna exitosa.

El mundo no se verá afectado por igual por el COVID-19. Las regiones con poblaciones más antiguas podrían ver desproporcionalmente más casos en etapas posteriores de la epidemia, dice Eggo; un modelo matemático de su equipo, publicado en junio18 y sobre la base de datos de seis países, sugiere que la susceptibilidad a la infección en niños y personas menores de 20 años es aproximadamente la mitad que la de los adultos mayores.

Hay una cosa que cada país, ciudad y comunidad tocado por la pandemia tiene en común. “Hay tanto que todavía no sabemos sobre este virus”, dice Pulliam. “Hasta que no tengamos mejores datos, vamos a tener mucha incertidumbre”.

Destacada

Covid 19 como variable independiente de mortalidad postoperatoria. Estudio de cohorte.

Postoperative In-Hospital Morbidity and Mortality of Patients With COVID-19 Infection Compared With Patients Without COVID-19 Infection Abril 2021 JAMA.

Justificación de la transcripción desde el comienzo de la pandemia, la presión de la cirugía electiva, fue decisiones técnicas que tomamos con un equipo de trabajo, decidiendo sobre las medidas de detección y protección, seguridad de los pacientes.

Varios estudios pequeños han sugerido que los pacientes con resultados positivos de las pruebas para la infección por COVID-19 pueden experimentar peores resultados perioperatorios y un aumento de la mortalidad después de la cirugía16 Sin embargo, estos estudios carecían de potencia y carecían de generalización y cohortes comparativas. 16 Este estudio utilizó datos de una base de datos nacional para comparar los resultados clínicos de los pacientes quirúrgicos que dieron positivo para la infección por COVID-19 con los de una muestra coincidente de pacientes quirúrgicos que dieron negativo para la infección por COVID-19. Dilucidar los perfiles comparativos de riesgo quirúrgico de pacientes con y sin infección por COVID-19 ayudaría a los sistemas de atención médica a mejorar las directrices preoperatorias y a los médicos a informar mejor a los pacientes en la toma de decisiones médicas compartidas antes de la cirugía.

Este fue un estudio de cohorte retrospectiva de datos de alta hospitalaria de la Base de Datos Clínicos de Vizient (Vizient Inc). Los pacientes de 18 años o más con y sin infección por COVID-19 que se sometieron a cirugía del 1 de abril al 30 de noviembre de 2020, fueron emparejados en una proporción de 1:1 basada en el índice de mezcla de edad y casos. Se incluyeron procedimientos entre todas las especialidades quirúrgicas. Se excluyó a los pacientes que se sometieron a procedimientos ginecológicos, obstétricos o menores (por ejemplo, traqueotomía, procedimientos cardiovasculares percutáneos). La mortalidad hospitalaria, las complicaciones enumeradas en la Base de Datos Clínicos de Vizient, los indicadores de seguridad del paciente, las condiciones adquiridas en el hospital y la duración de la estancia se compararon entre las cohortes. Se realizaron análisis de subgrupos para comparar los resultados entre los sistemas hospitalarios públicos, privados y sin fines de lucro. La Junta de Revisión Institucional de la Universidad de California en Davis aprobó el estudio y renunció al consentimiento informado del paciente porque los datos fueron desidentificados. Este estudio siguió la guía de información sobre el fortalecimiento de la presentación de informes de estudios observacionales en epidemiología(ESTROBOS).

La prueba exacta χ2 o Fisher se utilizó para evaluar la asociación entre el estado covid-19 y, si se produjo la muerte, la presencia de complicaciones enumeradas en la Base de Datos Clínicos de Vizient y los indicadores de seguridad del paciente. La prueba Mann-Whitney se realizó para evaluar si existía una diferencia en la duración de la estancia basada en el estado covid-19. Todos los análisis estadísticos se realizaron con sas versión 9.4 (SAS Institute Inc). Las pruebas de hipótesis fueron de 2 lados y evaluadas a un nivel de importancia de < .05.

Un total de 5470 pacientes quirúrgicos con resultados positivos de las pruebas covid-19 se compararon con 5470 pacientes quirúrgicos con resultados negativos de la prueba COVID-19 durante el mismo período de estudio. Entre todos los hospitales, hubo más del doble del número de muertes notificadas en la cohorte de pacientes con COVID-19 (811 [14,8%]) en comparación con la cohorte de pacientes sin COVID-19 (388 [7,1%]) (P < .001). Las tasas de complicaciones enumeradas en la Base de Datos Clínicos de Vizient (818 [15,0%] vs 760 [13,9%]; P = .11) y mediana de duración (10.0 [rango intercuartil (IQR), 1.3-36.4] vs 10.7 [IQR, 1.0-558.0] días; P = .86) no difirió significativamente entre los 2 grupos. Sin embargo, las condiciones adquiridas en el hospital (110 [2,0%] frente a 46 [0,8%]; P < .001) e indicadores de seguridad del paciente (183 [3,3%] vs 129 [2,4%]; P = .002) fueron más altos en pacientes con COVID-19 (Tabla 1).

Dentro de cada tipo de propiedad hospitalaria (público, privado, sin fines de lucro), se produjeron más muertes en el grupo con COVID-19 en comparación con el grupo sin COVID-19 en hospitales públicos (146 [15,8%] vs 46 [4,8%]; P < .001) y hospitales sin fines de lucro (631 [14,7%] vs 326 [7,5%]; P < .001), pero no en hospitales privados (34 [14,1%] vs 16 [9,4%]; P = .15). Entre los pacientes quirúrgicos con COVID-19, no hubo diferencias en las tasas de mortalidad, complicaciones enumeradas en la Base de Datos Clínicos de Vizient, condiciones adquiridas en el hospital o indicadores de seguridad del paciente entre los hospitales públicos, privados o sin fines de lucro(Tabla 2).discusión

En este estudio de cohorte retrospectiva de 10 940 pacientes quirúrgicos, los hallazgos sugieren que la positividad de la infección covid-19 era un factor de riesgo independiente para el aumento de la mortalidad perioperatoria, pero no complicaciones. En concreto, la tasa global de mortalidad en la cohorte con COVID-19 (14,8%) fue más del doble que en la cohorte sin COVID-19 (7,1%). Hasta donde sabemos, este estudio representa el mayor estudio comparativo de cohortes entre pacientes quirúrgicos que dan positivo para COVID-19 y aquellos que dan negativo para el virus, y es el primero en comparar resultados entre diferentes entornos hospitalarios. Este estudio tiene 2 limitaciones principales. Los resultados del paciente no se pudieron comparar por la gravedad clínica de la infección por COVID-19. Además, no pudimos determinar tipos específicos de cirugía o si la cirugía fue electiva, urgente o emergente.

Nuestros resultados del estudio sugieren que la positividad de la infección covid-19 es un factor de riesgo independiente para la mortalidad quirúrgica. Además de utilizar recursos médicos escasos y poner a los trabajadores sanitarios en riesgo de exposición, la cirugía para pacientes con COVID-19 representa un riesgo para la seguridad dado el aumento de la tasa de mortalidad observada en este estudio. A medida que la pandemia COVID-19 continúa y aumenta, necesitamos equilibrar las necesidades quirúrgicas de los pacientes con riesgos específicos de COVID-19 en el establecimiento de un sistema de atención médica tenso. Los pacientes quirúrgicos con COVID-19 deben ser informados de su mayor riesgo de mortalidad hospitalaria. Más importante, se debe recomendar una cirugía pos positiva para pacientes con un resultado positivo de la prueba preoperatoria COVID-19 cuando sea posible a menos que la intervención quirúrgica sea absolutamente necesaria para medidas que salvan vidas o extremidades.

Destacada

Hospital Central Ramón Carrillo. El Hospital más moderno de la Argentina.

El orgullo de ver hecho realidad el sueño del Pueblo Puntano.

Hospital Central Ramón Carrillo San Luis:

Agradecimiento especial a la Sra Ministra Silvia Sosa Araujo, y a la Dra Maria José Zanga, y a la Universidad ISALUD, por permitirme vivir esta experiencia.

Introducción:

Este proyecto se concreta por el compromiso de un grupo de gestores políticos, no solo del área sanitaria, sino de la jefatura de gabinete, economía y de obras públicas, con el liderazgo del Sr. Gobernador a la cabeza, que tiene una visión y un espíritu entrepreneur innovativo, que nos impone una responsabilidad como técnicos externos, de consolidar la significancia de la inversión en la salud pública para construir equidad.

Se constituyó para ello Un grupo multidisciplinario de médicos, farmacéuticos, bioquímicos, enfermeros, instrumentadoras, contadores, ingenieros, arquitectos, licenciados, administrativos, en representación de todos los colectivos integrantes de la organización. Que mostraron desde el momento inicial algo que es la esencia, mística y compromiso, que modernamente se llama plenitud.

Humildemente participo en la organización del talento humano asistencial de este hospital a través de la universidad ISALUD, del proyecto más importante del Sistema Sanitario Argentino, el desarrollando del Hospital más moderno en tecnología y gestión, como responsable y director del programa de capacitación para la puesta en marcha.

Este hospital nos impone muchos desafíos que la gobernanza política (Gobernador, Jefatura de Gabinete, Ministra de Salud) y la gestión ejecutiva alineados están dispuestos a superar, un alineamiento estratégico con un sistema de salud puntano que es política de estado, por ello aconsejamos desarrollar una gestión basado en valores institucionales, manual de competencias, flexibilidad, talento, flexibilidad, pensar en eficiencia y productividad, orientado a procesos, tecnología de gestión, información, imágenes, capital humano y contratos de trabajos basados en resultados.

Qué tiene de innovación de gestión este Hospital inteligente:

Para poder desarrollar al máximo la capacidad y reivindicar la inversión realizada, la gestión asistencial y de los servicios de apoyo tendrá que estar a la altura, de semejante esfuerzo.

Construir un proyecto integral, llave en mano, organizado por el servicio de obras públicas de la provincia, en una interacción pública y privada ejemplar en el país, con una empresa de capitales nacionales. Financiados con recursos genuinos provinciales. Una capacidad instalada para los próximos 15 años. Diseño arquitectónico de preservación del medio ambiente. Sistema de energía renovable con paneles solares.

Gobernanza clínica: Ser una sociedad del Estado, creada para el gobierno institucional que dirigirá una empresa multidivisional, en red de cuatro establecimientos. Gobierno técnico y profesional.

Tener equipos de diagnóstico hemodinámico, tomográfico, pan tomográfico, y resonantes de tecnología más avanzada y única en argentina.

Determinar el presupuesto económico en función a producción estimada, para los primeros dos años.

Equipamiento de quirófano, de las salas de cuidados intensivos con una concepción ergonómica e inteligente.

Será una institución que evitará mayor segmentación y fragmentación del sistema de salud. Los pacientes considerados como sujetos de necesidad una vez que trasponen las puertas del Hospital, la atención será de acuerdo con su necesidad, de su dolencia, y no por su capacidad de pago.

Un sistema de información digital para la gestión integral con HIS y RIS con el conjunto del equipamiento que conforma un anillo digital, vinculados a toda la red pública que tiene otro anillo.

Atención centrada en la personas, humanización de la atención y equipos de sacos rojos para acompañar a los pacientes.

Gestionar por procesos con herramientas Lean. Desarrollar un modelo de Calidad, Mejora continua y seguridad de los pacientes, que los lleve por los años a una acreditación.

Generar un sistema de control de gestión de operaciones y producción del hospital, de indicadores estratégicos y de funcionamiento del edificio.

Tener cargos de dedicación exclusiva y extendida, con remuneración con un componente variable.

Tener un modelo de negocio que intente formas de contratación y riesgo empresario, de cápita diferenciada por el riesgo, para lograr una economía de la salud en la región puntana de un circulo virtuoso.

Tener una farmacia inteligente. Un sistema de logística hospitalaria innovadora.

Sistemas de turnos ambulatorios telefónicos y fuerte vinculación con la atención primaria.

Cuidados y gestión clínica por cuidado progresivo. Por niveles de cuidado intensivo, moderado, intermedio, emergencia, hospital de día.

Los jefes de servicio dispuestos a gerenciar los servicios desde compromisos de gestión y cuenta de resultados.

Servicios de especialidad proveedores para la gestión clínica.

Control de gestión mediante Balancead Score Card.

Constituirse en un hospital de alcance regional.

Ser un magnet hospital. Para retener a lo mejor del recurso humano.

Ofrecer a las personas que trabajen en el un proyecto de vida y carrera profesional.

Integración estratégica con la obra social provincial.


Un modelo de atención integral, que los médicos, los enfermeros, los administrativos y otros profesionales piensen y actúen no solo basados en el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad, sino en la prevención que corresponda para cada momento evolutivo (primaria, secundaria o terciaria) y la prevención cuaternaria, para evitar el uso incorrecto o iatrogénico de los recursos de salud, que puede impulsar naturalmente la ensoñación tecnológica que generará este hospital. Involucrando otros aspectos de su cuidado, de la promoción de la salud, de la vacunación, de la limpieza, del lavado de manos, de la dieta, de los hábitos, del sedentarismo, de los niveles de actividad y este mensaje debe difundirse a todos los ámbitos de la atención y de las políticas sociales, sosteniendo una propiedad mayor de la gestión de la complejidad, que es la recursividad. Mediante la cual el paciente y su familia se convierten en productores y promotores de salud. Un paciente empoderado con el sistema cumple con los tratamientos y los sigue.


Comentarios.

“Compromiso” describe un estado no solo alistado, sino de sentirse plenamente responsable de alcanzar la visión. Esta visión que instiga a la acción. Los que la acatan, hacen lo que se espera de ellos, los que se comprometen le dan vida e impronta personal. Eso no se logra inmediatamente, lleva un tiempo, si se necesita de un núcleo de socios estratégicos, de campeones que crean y la hagan suya con sinceridad. Lo que debemos aspirar que la mayor cantidad de personas estén comprometidas.

La persona comprometida aporta energía, pasión, responsabilidad, ideas, innovación, un grupo de personas realmente comprometidas con una visión común es la fuerza abrumadora que buscamos, y eso tiene nombre y apellido

Como sostiene Barret R. las organizaciones están aprendiendo que la única manera de lograr una verdadera ventaja competitiva es a través de su capital humano y que para que una organización logre el éxito a largo plazo debe primero convertirse en un organismo viviente e independiente que refleje los valores colectivos de todo el personal. Debemos además generar una identidad organizativa, que nos caracterice.

La organización es visualizada como una red compleja de relaciones entre las distintas partes que la conforman. Para gestionarla hay que conocer la disponibilidad real, la capacidad instalada, la oferta, la amplitud horaria y semanal, su adecuación con la demanda, adecuar la oferta de servicios a las necesidades. Recordando siempre, que los excesos de oferta se compensan con generación de demanda inducida. Esta red deberá identificar servicios, localización, horarios, turnos para que los pacientes se atiendan donde corresponde a sus necesidades.

La red debe tener vías rápidas para patologías en las cuales el tiempo es una variable valiosa, como lo son el paro cardiorrespiratorio, dolor precordial, el accidente cerebrovascular, el politraumatizado, el shock hipovolémico, el shock séptico. Como resolver la demanda con riesgo de vida en un sistema entrenado y planificado. También para las emergencias y catástrofes.

La red servirá también para contener la demanda que ser resuelta en otros niveles de atención no en un hospital de alta complejidad, que termina atendiendo demanda espontánea de baja complejidad saturando a sus equipos de trabajo, con demanda que sería prioritaria en otros ámbitos de atención.

El hospital deberá interactuar fuertemente y en red con los otros efectores de salud, especialmente con los de atención primaria, complementándose, cooperando, teniendo una relación activa, inclusive los especialistas y los gestores de casos deberían atender en algún centro de salud que sea satélite del hospital como un pronto socorro, para que realice un triage de la demanda, y el seguimiento de aquellos pacientes que son complejos. Generar conocimiento, competencia, interactuación naturalmente, los gerentes de ambos niveles de atención deberán tener reuniones periódicas y establecer como realizarán mejor la transición de cuidado, presentándole los pacientes que fueron dados de alta del hospital, para que sean puestos en el radar de la atención primaria de la salud, en lo que daremos en llamar servicios de postalta.

La continuidad en la atención es un atributo fundamental de los nuevos paradigmas de complejidad asistencial, tanto hacia el hospital de referencia como el retorno a su domicilio, el principal problema es la fragmentación en los cuidados, que generan transiciones inadecuadas entre los niveles prestacionales.

Son un conjunto de acciones destinadas a garantizar la coordinación y continuidad del modelo prestacional. Debe basarse en un plan de atención integral y la disponibilidad de profesionales bien capacitados que tengan información actualizada sobre los objetivos del tratamiento del paciente, preferencias y la salud o estado clínico. Incluyen disposiciones logísticas, médicos de referencia y educación del paciente y familia, así como la coordinación entre los profesionales de salud involucrados en la transición.

Dentro de las medidas de continuidad de atención está el cuidado progresivo. La organización de la atención de los pacientes sobre la base de un sistema de “Cuidados Progresivos”, tiene la ventaja sobre la estructura tradicional hospitalaria, de prestar en el momento adecuado los cuidados necesarios, permitiendo el uso racional de los recursos humanos, físicos y tecnológicos, reduciendo los costos y aumentando la calidad.

La herramienta principal de continuidad es la historia clínica informática. El instrumento de referencia y contrareferencia. La base será una epicrisis muy bien escrita y estructurada para que no le falten elementos fundamentales. Los estudios estarán en la nube de los anillos digitales para ser consultados por el sistema de salud cuando los requiera. Se deben generar enlaces comunicacionales múltiples, para que los pacientes consulten, en un centro de atención telefónica y que este los oriente a sistemas profesionales de atención de telemedicina, les facilite el acceso a determinadas prestaciones o prácticas y los oriente si tiene alguna duda o no entendieron alguna indicación médica. Esto será una parte importante de otra innovación en la gestión, con un excelente servicio de continuidad, de postatención, de provisión, de consulta, asignándole a los pacientes complejos un gestor de casos, se debe asegurar siempre continuidad de atención.

El cuidado transicional o la transición de cuidados del hospital al domicilio de las personas con dependencias o a instituciones de media estancia, vinculadas a la enfermedad actual, reagudizaciones de su enfermedad crónica o nuevos eventos que deterioren el estatus de salud. Implica establecer: las necesidades de cuidados, controles, medicación, visitas médicas, evaluaciones y estudios complementarios, asistencia kinésica, de enfermería, médica y familiar, para la mejora de la calidad, de la seguridad y la eficiencia, en la disminución de las re-hospitalizaciones dentro de los treinta días posteriores al alta.

Es especialmente útil para detectar desde el ingreso a los pacientes frágiles.

Conclusión:

Gracias, gracias, gracias, porque no hay cosas que produzcan más placer como gestores sanitarios, cuando los responsables políticos escuchan y se juegan, en un proyecto valiente es para la gente y los más humildes, extraordinario donde cada ladrillo, su tecnología, y su gente, construyen y materializan equidad y eso reivindica a los que creemos en que la salud es un instrumento poderoso de construir justicia social y equidad.

Destacada

Las segundas traiciones nunca fueron buenas.

Dr. Carlos Alberto Díaz.

Editorial.

La institucionalización de la mentira y el relato en la política es el peor de los mundos posibles, aunque algunas veces ayude a ganar elecciones y juntar voluntades circunstanciales, vacuas, dogmáticas, y de facciones no contribuye a un bien común. Este nos lleva lamentablemente, y con dolor a significar la expresión popular de las clases medias bajas y altas, que la política podría ser una actividad sin códigos, desvergonzada y costosa, un mal no del todo necesario, como nos hacen creer que tenemos que elegir entre lo menos malo, para ver si algo cambia, o puede ganarse un tiempo. En este “negocio” participan personas inescrupulosas, ávidos de poder, con una tendencia a lograr la notoriedad. Construyendo un acervo que para llegar, para permanecer, desde la imaginación pueblo, los políticos tienen fama de traicioneros, oportunistas, que no honran sus palabras, que obran sobre todo en beneficio particular a costa de la mayoría que los entronizan en las imperfecciones de una legalidad que confiere la democracia, sin convalidar luego en los actos, superadas las temporalidades del marketing político, las promesas que son vanos deseos, que todos formulamos en frases preconstituidas que encierran la necesidad de contrarrestar el desanimo por una elación. Este cuadro de la política no es alentador, ni permite tener esperanza alguna sobre una transformación y reconstrucción de esta Nación que duele y maltrata. “Que esperabas, no ves que son políticos”

En una democracia la verdad es la base de una cultura de transparencia, que los ciudadanos, los políticos y los funcionarios, es decir, “todos los interesados en el interés público”, deben compartir y fomentar si quieren salvaguardar el bienestar público. Mentir como práctica diaria en la vida pública (polis) pone en peligro las transiciones democráticas socavando la base de la solidaridad civil y el Estado de derecho. Pero con esa verdad no te vota ni tu madre, si viviera.

Debemos entender definitivamente que no es cuestión del destino personal de los gobernantes o su situación frente a supuestos delitos cometidos en el pasado, o el destino político de un partido por estar implotado por una facción que no sustenta sus principios, sino es la mentira constante bajo juramento. La irresponsabilidad en el manejo de las cuentas, la inflación, el impuesto a los pobres, en la anomia, en obstruir la justicia, y esta dejarse atropellar, por personas sin dimensión, que solo pueden reinar en estos países des-institucionalizados para quedarse con todo, en sembrar el odio, en crear enemigos, en estar en una lógica binaria de destrucción y empobrecimiento.

la traición defrauda la fe que una persona tiene hacia otra, también en la pérdida de la confianza y en la posibilidad de sentirse, de alguna forma, despojada de algo que uno consideraba cierto y que ya no lo es más, es una debilidad del ser humano, es una perdida de confianza. Diario El comercio de Colombia.

Pero en nuestro caso, parece que ya estaba escrito en el oscuro e indescifrable designio de lo que está por encima de las personas.

El profesor Stephen Presser, de la Facultad de Derecho de la Universidad Northwestern, dijo: “Las ofensas “impeachables” son aquellas que demuestran una traición fundamental a la confianza pública. Sugieren que el funcionario federal ha fallado deliberadamente en su deber de defender la Constitución y las leyes que juró hacer cumplir”. Estamos coleccionando causas, parece o ponedle.

El presidente es el fideicomisario de la conciencia de la nación.

No podemos decir, hoy, no confíes en tus enemigos, porque no podemos confiar en nuestros amigos.

Tenemos hace varios años un default de liderazgo, (europeo y americano también) podríamos cifrar en los seis últimos años, pero se ha agravado tanto en el fondo como en las formas. Estamos gobernados por los portadores de un síndrome de resentimiento setentista y transgeneracional sin contraposición, con la irracionalidad de ahogar a los que pagan impuestos para que otros hagan política. Hay que pagar deudas públicas, con dólares y se impide exportar. Esta forma de traición es notoriamente más elaborada, pero lo que se alteraron fueron la paciencia, los tiempos, las prioridades de los mandantes, que no son EL PUEBLO. Sino los que le dan las órdenes.

¿En que podes confiar en este mundo de la postverdad?, Y sin embargo, justo cuando se dice que la verdad es irrelevante, y la confianza casi desapareció, esos conceptos se presentan en gran medida en el discurso social contemporáneo. Esto no es una coincidencia. Como dijo la fallecida filósofa Annette Baier: “Habitamos un clima de confianza mientras habitamos una atmósfera y la observamos al notar el aire, sólo cuando se vuelve escaso o contaminado”. Como nos pasa y tratamos de sentir otra cosa.

En esta era de posverdad, los escándalos, la falsedad y el engaño han creado un vacío, dejando a muchos de nosotros aún más conscientes de lo escasa que parece ser la verdad y la confianza.

Esa confianza es más escasa no es sólo una realidad percibida, sino una realidad medible. La firma de relaciones públicas Edelman ha estado evaluando los niveles globales de confianza durante los últimos 17 años. Su barómetro de confianza más reciente informa que:

  • Dos tercios de los países encuestados son ahora “desconfiados”
  • Menos del 50% confía en las principales instituciones de negocios, gobierno, medios de comunicación y ONG para hacer lo correcto
  • Más de dos tercios de la población general no están seguros de que los líderes actuales puedan abordar los desafíos de su país
  • Los medios de comunicación desconfían en más del 80% de los países encuestados

Para Edelman, estos hallazgos equivalen a una “crisis de confianza” porque encuentran una correlación entre la confianza y el funcionamiento social:

Hemos pasado del punto de confianza siendo simplemente un factor clave en la compra de productos o la selección de oportunidades de empleo; ahora es el factor decisivo en si una sociedad puede funcionar. A medida que la confianza en las instituciones se erosiona, los supuestos básicos de equidad, valores compartidos e igualdad de oportunidades tradicionalmente defendidos por el “sistema” ya no se dan por sentados.

Tampoco sirve un exceso de confianza, que por estas tierras lejanas, llamamos cheque en blanco. Que podemos incurrir, porque hace muchos años que decidimos dejarnos engañar.

No volver a “lo mismo de siempre”. Regresar para que nada cambie, es saber el final de antemano. Si no estamos permeables al cambio, los problemas que anteriormente tuvieron peso en las desigualdades sociales inaceptables, económicos, de distribución, educativos y sanitarios y nuevamente no los podremos superar. Cuidemos a los pobres de los defensores de los pobres.

No idealizar el pasado. Muchas veces cuando miramos para atrás, minimizamos situaciones que en su momento causaron un retroceso recesivo sin crecimiento, sin mejoras en la redistribución de la riqueza, porque lo que vino después como un accidente de la historia, fue peor, por eso debemos analizar cómo fueron las circunstancias desde toda su dimensión, no detenernos sólo en los lados positivos, sino lograr armar una visión amplia de cómo fue el vínculo de los comportamientos políticos.

Cuando adviertas que para producir necesitas la autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y las influencias más que por el trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando repares que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un sacrificio personal, entonces podrás afirmar sin temor a equivocarte que tu sociedad está condenada.” Atlas Shrugged (1950) Alissa Zinovievna Rosenbaum. Que firmaba con el seudónimo Ayn Rand.

Es la segunda vez, que los representantes de una facción del partido gobernante traicionan a otros, en otra toma de decisiones que revela lo que está detrás de la máscara. Desde el Rigoletto de Verdi al Joker de Todd Phillips, la máscara del payaso triste esconde verdades inquietantes que conciernen a la vida, la muerte, el caos y el apocalipsis.

Destacada

Contaminación financiera de los sistemas de salud y gasto despilfarrador.

Dr. Carlos Alberto Diaz Profesor Titular Universidad ISALUD.

Justificación de la intervención: Se realizó una investigación bibliográfica sobre un innovadora perspectiva de ver el gasto despilfarrador en los sistemas de salud, la contaminación financiera, previamente paso revisión por algunos artículos tradicionales y otros novedosos sobre la desinversión, la iatrogenia, el choosing wisely, right Care medicine y Too much medicine.

Son causa del despilfarro:

Al igual que la contaminación ambiental, la contaminación financiera es insidiosa, incentivada por un sistema hecho por el hombre y impulsado por el mercado, y causa más sufrimiento para las poblaciones pobres que las más ricas.

Surge una preocupación natural por los daños sociales del gasto en atención médica despilfarrador, originados en

La atención clínica despilfarradora, iatrogénica, que no genera valor incluye cualquier gasto en tratamientos que no mejoren significativamente los resultados. Tal atención era innecesaria, de bajo valor, fútil o el resultado final podría haber sido peor que lo que otro plan de tratamiento habría ofrecido. 

The Urgent Need to Improve Health Care Quality Institute of Medicine National Roundtable on Health Care Quality

Mark R. Chassin, MD, MPP, MPHRobert W. Galvinand the National Roundtable on Health Care Quality

La calidad de la atención sanitaria puede definirse y medirse con precisión con un grado de precisión científica comparable al de la mayoría de las medidas utilizadas en la medicina clínica. Existen problemas graves y generalizados de calidad en toda la medicina estadounidense. Estos problemas, que pueden clasificarse como infrautilización, uso excesivo o mal uso, ocurren en comunidades pequeñas y grandes por igual, en todas las partes del país, y con aproximadamente la misma frecuencia en la atención administrada y los sistemas de atención de honorarios por servicio.

Un número muy grande de estadounidenses son perjudicados como resultado directo. La calidad de la atención es el problema, no la atención administrada. Los esfuerzos actuales para mejorar no tendrán éxito a menos que emprendamos un esfuerzo importante y sistemático para revisar la forma en que ofrecemos servicios de atención médica, educamos y capacitamos a los médicos, y evaluamos y mejoramos la calidad.

Eliminating waste in US health care

Donald M Berwick 1Andrew D Hackbarth

La necesidad es urgente de llevar los costos de la atención médica estadounidense a un rango sostenible tanto para los pagadores públicos como privados. Comúnmente, los programas para contener los costos utilizan recortes, como reducciones en los niveles de pago, estructuras de beneficios y elegibilidad. Una estrategia menos dañina reduciría los residuos, no la atención al valor agregado. La oportunidad es inmensa. En sólo 6 categorías de residuos (sobretratamiento, fallas en la coordinación de la atención, fallas en la ejecución de procesos de atención, complejidad administrativa, fallas en los precios y fraude y abuso), la suma de las estimaciones disponibles más bajas supera el 20% de los gastos totales de atención médica. El total real puede ser mucho mayor. Los ahorros potencialmente alcanzables por la búsqueda sistemática, integral y cooperativa de una reducción fraccionada de los residuos son mucho mayores que los recortes más directos y contundentes en la atención y la cobertura. Las posibles dislocaciones económicas, sin embargo, son severas y requieren mitigación a través de estrategias de transición cuidadosas.

September 9, 2019 2019 Update on Medical Overuse A Review

Daniel J. Morgan, MD1,2Sanket S. Dhruva, MD3,4Eric R. Coon, MD5; et al

Artículos relacionados con el sobretratamiento informaron que las clínicas de atención urgente comúnmente sobrescriben antibióticos (en el 39% de todas las visitas, los pacientes recibieron antibióticos) y que el tratamiento del hipotiroidismo subclínico no tuvo ningún efecto en los resultados clínicos.

Tres estudios destacaron servicios que deben ser cuestionados, incluyendo el uso de opioides para el dolor crónico no cancero (metanálisis no encontró ningún beneficio clínicamente significativo), profilaxis de úlcera de estrés para pacientes de la unidad de cuidados intensivos (mortalidad, 31,1% con pantoprazol vs 30,4% con placebo) y oxígeno suplementario para pacientes con niveles normales de oxígeno (riesgo relativo de mortalidad, 1,21; IC del 95%, 1,03-1,43).

Un artículo de política encontró que la reforma de responsabilidad médica estatal se asoció con pruebas invasivas reducidas para la enfermedad de las arterias coronarias, incluyendo un 24% menos de angiografías.

Los artículos más importantes sobre el uso excesivo médico identificaron problemas con las pruebas, incluyendo que la procalcitonina no afecta la duración de los antibióticos en pacientes con infección de las vías respiratorias inferiores (4.2 vs 4.3 días); los incidentalomas están presentes en el 22% al 38% de las imágenes de resonancia magnética comunes o estudios de tomografía computarizada;

El 9% de las mujeres que mueren de cáncer en estadio IV todavía se examinan con mamografía; y la tomografía computarizada del cáncer de pulmón ofrece un beneficio estable y mayores tasas de daño para los pacientes con menor riesgo.

Conclusiones y relevancia Los hallazgos sugieren que muchas pruebas están sobreutilizadas, el sobretratamiento es común y la atención innecesaria puede conducir a daños al paciente. Esta revisión de estos hallazgos de 2018 tiene como objetivo informar a los profesionales que desean reducir el uso excesivo y mejorar la atención al paciente.

Waste in the US Health Care System: Estimated Costs and Potential for Savings

William H Shrank 1Teresa L Rogstad 1Natasha Parekh 2

Los Estados Unidos gastan más en atención médica que cualquier otro país, y los costos se acercan al 18% del producto interno bruto (PIB). Estudios previos estimaron que aproximadamente el 30% del gasto en atención médica puede considerarse un desperdicio. A pesar de los esfuerzos para reducir el sobretratamiento, mejorar la atención y abordar el pago excesivo, es probable que persista un desperdicio sustancial en el gasto en atención médica estadounidense.

Los cálculos produjeron los siguientes rangos estimados de costo anual total de residuos: fracaso de la prestación de atención, $102,4 mil millones a $165,7 mil millones;

coordinación asistencial, de 27.200 a 78.200 millones de dólares;

sobretratamiento o atención de bajo valor, de 75.700 a 101.200 millones de dólares; 230.700 millones de dólares a 240.500 millones de dólares;

fraude y abuso, de 58.500 a 83.900 millones de dólares; y

complejidad administrativa, $265.600 millones.

Argumentos más eficaces para desalentar las solicitudes inapropiadas de los pacientes

Los argumentos considerados más eficaces por los profesionales para convencer al paciente sobre la insuficiencia de los procedimientos médicos fueron “razones clínicas basadas en el conocimiento” (46,8%; 95% CI 41,7 a 51,9), ‘seguridad propia del paciente’ (42,7%; IC 95% 37,7 a 47,8), y ‘obtención del mismo resultado por otras pruebas o procedimientos anteriores’ (39,7%; IC 95% 34,8 a 44,8). No se observaron diferencias significativas de acuerdo con el género o la experiencia laboral de los profesionales.

Este último argumento, sin embargo, fue considerado muy eficaz por el 40,0% de los profesionales que identificaron al ‘hombre’ como el perfil del solicitante más frecuente, frente al 16,4% de los profesionales que consideraban a las mujeres como la paciente más exigente(p = 0,017).

En total, el 50,0% de los profesionales informaron haber recibido solicitudes de pruebas o procedimientos considerados innecesarios semanal o diaria. Además, el 15,1% (56) reconoció haber indicado, con la misma frecuencia, algún procedimiento innecesario debido a la presión del paciente, frente al 57,3% (212) que afirmó que también convenció a los pacientes de que tales solicitudes eran inadecuadas. En total, el 26,8% (99) notifica reacciones negativas o agresivas al tratar de explicar a los pacientes las razones por las que estas solicitudes eran innecesarias. No se observaron diferencias de acuerdo con la experiencia de los profesionales. La ausencia referida de reacciones negativas por parte del paciente fue significativamente más frecuente en aquellos profesionales con más de 15 años de experiencia laboral (38,9% frente a 21,4%, p = 0,002).

Drivers and strategies for avoiding overuse. A cross-sectional study to explore the experience of Spanish primary care providers handling uncertainty and patientsrequests

José Joaquín Mira,1,2,3 Irene Carrillo,2 Carmen Silvestre,4 Pastora Pérez-Pérez,5 Cristina Nebot,6 Guadalupe Olivera,7 Javier González de Dios,8,9 and Jesús María Aranaz Andrés10,11

En total, respondieron 936 médicos generales, 682 pediatras y 286 enfermeros (tasa de respuesta 18,6%). Solicitudes de pacientes (67%) y medicina defensiva (40%) fueron las causas más citadas de uso excesivo. Quinientos veintidós (27%) recibieron solicitudes de sus pacientes casi todos los días para pruebas o procedimientos innecesarios, y 132 (7%) reconocida concesión de las solicitudes. La falta de tiempo en la consulta, y la información sobre los nuevos avances médicos y tratamientos que los pacientes podían encontrar en los medios impresos y digitales, contribuyeron a la incapacidad del profesional para contrarrestar adecuadamente esta presión por parte de los pacientes. Seguridad clínica (49,9%) y pruebas (39,4%) fueron los argumentos que más disuadieron a los pacientes de sus peticiones. El ahorro de costes no fue un argumento convincente (6,8%), sobre todo para los pediatras (4,3%). Los médicos generales se resistieron a más presión de sus pacientes (x2=88.8, P<0.001, diferencia porcentual (PD)=17.0), mientras que las enfermeras admitieron llevar a cabo procedimientos más innecesarios (x2=175.7, P<0.001, PD=12.3).

Conclusión

Satisfacer la incertidumbre del paciente y el paciente sobre lo que se debe hacer y las prácticas de medicina defensiva explica algunas de las causas frecuentes del uso excesivo. Los argumentos de seguridad son útiles para disuadir a los pacientes de sus solicitudes.

Excess Medical Care Spending: The Categories, Magnitude, and Opportunity Costs of Wasteful Spending in the United StatesMatthew Speer MS, J. Mac McCullough PhD, MPH, Jonathan E. Fielding MD, MPH, MA, MBA, Elinore Faustino MA, and Steven M. Teutsch MD, MPH

Las estimaciones agregadas de residuos variaron de $600.000 millones a más de $1,9 billones por año, o aproximadamente $1800 a $5700 por persona y año. El reconocimiento más amplio por parte de las partes interesadas de salud pública de los costos humanos y económicos de los desechos médicos tiene el potencial de catalizar la transformación del sistema de salud.

Dejando a un lado los precios (que son importantes pero merecen un examen separado), la reducción del gasto sanitario requiere una reducción del volumen de servicios. Los esfuerzos para reducir la utilización idealmente deberían centrarse en servicios de bajo valor, lo que significa mínimamente beneficioso si no despilfarrador o dañino. Los servicios de bajo valor podrían incluir procedimientos innecesarios, pruebas, hospitalizaciones y derivaciones, así como atención que podría proporcionarse en entornos de menor costo sin empeorar la calidad.

La contaminación FINANCIERA es un desperdicio que es perjudicial2 

•La contaminación financiera surge cuando el gasto exorbitante o innecesario en atención médica agota los recursos necesarios para el bienestar de la población. •Similar a la contaminación ambiental, la contaminación financiera es humana, contamina los sistemas conectados, sigue siendo en gran medida invisible para muchos y daña desproporcionadamente a las poblaciones vulnerables. Así como las fuerzas del mercado no impiden que los fabricantes contaminen el medio ambiente, estas fuerzas tampoco han podido reducir los residuos sanitarios nocivos. Es importante destacar que los enfoques no comercial que han disminuido la contaminación ambiental son prometedores para reducir la contaminación financiera.

•La contaminación financiera proviene de grandes emisores, como compañías farmacéuticas, fabricantes de dispositivos y grandes sistemas de prestación de atención médica. Muchas fuentes no señaladas, como las prácticas de grupos pequeños que proporcionan atención de bajo valor, también crean contaminación financiera.

•El aumento de las primas de seguro de salud y una menor inversión en bienes comunes dejan a los hogares con menos recursos para la educación, la vivienda y la crianza de los hijos

El aumento de los gastos de Medicare y Medicaid conduce a mayores impuestos, mayores déficits presupuestarios o una reducción de los servicios gubernamentales. Es poco probable que muchas personas aprecien la relación entre, por ejemplo, los servicios de salud a precios exorbitantes y el estancamiento de los salarios o los aumentos de impuestos.

•Por lo tanto, la contaminación financiera se propaga en gran medida desapercibida.

Otros emisores de la contaminación financiera son:

•Durante las últimas 3 décadas, la FDA ha reducido los estándares de eficacia terapéutica,6 permitiendo a los fabricantes de medicamentos y dispositivos recibir aprobación para tratamientos con beneficios clínicos poco claros o marginales.

• Múltiples factores inducen a los pagadores estadounidenses a comprar servicios que se sabe que son mínimamente eficaces o de precio exorbitante.

Estos incluyen mandatos de cobertura estatal (por ejemplo, de terapias contra el cáncer), demanda generada por el fabricante (por ejemplo, anuncios directos al consumidor y defensa pseudoparticipativa), peligro moral y expectativas sociales para tener acceso a todas las nuevas tecnologías de salud.

•Las fuerzas del mercado por sí solas han sido insuficientes, las entidades contaminantes levantan obstrucciones,7 y los esfuerzos de base pueden ser limitados porque muchas personas no son conscientes de los daños o son relativamente impotentes en comparación con los contaminadores. •Sin embargo, los expertos en política ambiental han tenido éxito en navegar por un camino hacia el bien común. •Los enfoques eficaces han incluido la legislación ambiental, el desarrollo de políticas, el establecimiento y la aplicación de normas, y la educación pública para establecer nuevas expectativas sobre lo que constituye un cuidado ambiental adecuado.

 Está bien documentado que los nuevos medicamentos llegan al mercado estadounidense con cada vez menos evidencia de beneficios y a precios cada vez más altos, lo que conduce a una forma de gasto en atención médica despilfarrador.

¿Quién paga estos medicamentos? Todo el mundo tiene, de maneras más o menos visibles y con más, o menos, impacto. Visibles son los pagos de su bolsillo en el mostrador de la farmacia. Los daños que las personas sufren de estos pagos de medicamentos de su bolsillo se conocen como toxicidad financiera. Menos visibles son el aumento de las primas de los seguros de salud y el estancamiento de los salarios como resultado del aumento del gasto en atención médica, que en parte se debe al aumento del gasto farmacéutico en nuevos medicamentos con precios exorbitantes. Y aún menos visibles son las decisiones presupuestarias que los estados toman para pagar más por la atención médica, como transferir fondos de la educación pública a la atención médica y aumentar los impuestos. Estos daños a la población en el gasto en atención médica despilfarrador ,de los cuales los fallos en los precios de los productos farmacéuticos son sólo un ejemplo, nos recordaron la contaminación ambiental. Al igual que la contaminación ambiental, la contaminación financiera es insidiosa, incentivada por un sistema hecho por el hombre y impulsado por el mercado, y causa más sufrimiento para las poblaciones pobres que para las más ricas.

Las colaboraciones de investigación en políticas farmacéuticas, actualmente estudiamos cómo se comunica la información sobre los beneficios inciertos de los nuevos medicamentos contra el cáncer y cuánto dinero se gasta en estos medicamentos. Los objetivos de este trabajo incluyen crear conciencia sobre cómo las opciones regulatorias y del sistema de mercado se combinan para generar lo que denominamos contaminación financiera.

Entre los tipos de gasto que constituyen contaminación financiera, la investigación a menudo se centra en la atención de bajo valor y el subtratamiento. Hemos encontrado que los planes de salud de alto deducible reducen algunas formas de atención de bajo valor, como visitas al departamento de emergencias de baja gravedad, y estos planes también reducen las primas mensuales de seguro médico.

Por otro lado, entre los pobres con diabetes, encontramos que los planes de salud de alto deducible probablemente condujeron a un subtratamiento, que posteriormente aumentó los costos, una forma de contaminación financiera. Encontramos un subtratamiento similar de cáncer de mama y enfermedades cardiovasculares entre los miembros del plan de salud de alto deducible. Sin embargo, es importante recordar que las altas primas de los planes de bajo deducible también podrían perjudicar a las familias. En última instancia, para reducir los daños de las primas altas, los altos costos de su bolsillo y los altos impuestos, nuestro sistema de atención médica necesita frenar los precios.

Se ha invertido dinero en incorporar prestaciones sanitarias en la cobertura pública y de las obras sociales, pero sin un conjunto de criterios orientados a la mejora de la calidad de vida, la construcción de equidad, de disminución de las desigualdades inaceptables, orientados más a que se transforme el modelo prestador de servicios, para romper con la prociclidad de la fragmentación, que tiene sus similitudes en todos los subsectores de cobertura pública, de obras sociales, y de los prepagos.

•Los responsables políticos de la atención de la salud deben analizar esos enfoques y adoptar aquellos que puedan ayudar a reducir la contaminación financiera y aumentar el bienestar de la población.

Destacada

La culpa es huérfana. Los otros y las culpas. Versión 2.

Dr. Carlos Alberto Díaz.

Argentina. Su sistema institucional débil. Los otros y las culpas. Construir un relato, tener un justificativo para todo, basados en el pensamiento político, el dogma, la pertenencia.

Los líderes políticos como los ciudadanos buscaron varias fuentes para culpar y evitar responsabilidades por acciones y decisiones equivocadas. A menudo los objetivos de la culpa fue la desinversión del gobierno de Macri en salud (lo que fue objetivamente cierto), luego eran las personas de grupos de jóvenes en fiestas no autorizadas, o las manifestaciones sociales, por reclamos de alimentos e ingresos, grupos marginados, despedir a ídolos deportivos, festejar recuerdos de épicas futboleras, y en otras partes, también en nuestro país incluidas las minorías religiosas, étnicas o raciales y los migrantes. Los actos contra estos objetivos tomaron múltiples formas, con manifestaciones “por la república” ya sea llamando al brote un “virus chino” o incluso discriminando o cometiendo violencia contra las personas debido a su identidad percibida. Los que pidieron condiciones inaceptables para el Estado Argentino, y que parece que fueron aceptables para muchos otros.

El mundo y sus líderes, fueron golpeados por la pandemia, pero en la Argentina, los errores, la falta de gestión, de tener ministerios loteados, divididos, con secretarios que responden al peronismo tradicional o a la facción kirchnerista, la intención de politizar todo, de mirar el pasado, de evitar el accionar de las justicia, nos distrajo, nos llevó por varios caminos erróneos.

Estamos comprando vacunas a Rusia, que solo vacunó al 5,5 % de su población y nos da lo que le sobra, avisa erráticamente, hay que disponer de un avión, llega a Moscú, desconoce lo que traerá, y en el último viaje, le pidieron que demore el retorno porque había un excedente que convendría traer. China vacunó al 10%, pero en función de las festividades, cambiaron la estrategia, en lugar de exportar vacunas decidió vacunar a 500 millones de personas, con lo cual absorberá el stock que tenía. La india, no pesa en la producción, cuando teníamos esperanza. Nuestro laboratorio no da confianza en la producción de principio activo. La tradición de poder vivir con lo nuestro en un mundo globalizado. El sistema de salud se preparó para otra cantidad de casos. No la de la pandemia actual. Muy pocos vacunados. Muy lenta la vacunación con las pocas vacunas que hay. Una distribución de base poblacional y no por pirámide poblacional. Entonces en la periferia de la argentina se vacunaron jóvenes de pirámides demográficas menos envejecidas, mientras que en las grandes ciudades quedaron expuestos los ancianos. La población en un porcentaje mayoritario, cumple. Pero la informalidad de la economía y la falta de apoyo económico, por el déficit de las cuentas públicas impide generar ayudas económicas, personas y empresas. No hay comportamiento solidario de prestamos blandos de los organismos multilaterales de crédito, para financiar estos déficit no forzados, aumentados por la epidemia de Covid.

La culpa es del otro, pero el ADN dice lo contrario. El otro es una práctica que ocurre desde siempre con el kirchnerismo, que retomó la división entre los argentinos —generalmente un grupo mayoritario o un grupo— trata a otro grupo de personas, a menudo un grupo no peronista o un grupo fuera de grupo, como si hubiera algo malo con ellos. 

Las crisis sanitarias y la inseguridad pueden intensificar las fronteras sociales entre los grupos de identidad, las fronteras de fuego. “al enemigo ni justicia”, cuando el enemigo es un grupo político que piensa diferente, con personas tratando de distanciarse a sí mismas y a los grupos de identidad con los que se identifican de aquellos que se perciben insalubres a través de estereotipos ya estigmatizados. Culpar durante un brote disciplinando o aislando a los considerados responsables puede hacer que las enfermedades misteriosas parezcan controlables. Eso creen los sanitaristas actuales de la Provincia de Buenos Aires, creo que están equivocados.  

Los brotes emergentes de enfermedades infecciosas se caracterizan por la falta de conocimientos médicos, lo que puede conducir a una redistribución de la culpa de acuerdo con los patrones existentes de discriminación y otros. Debido a que las pandemias cruzan las fronteras y afectan a varios estados a la vez, otras y culpas durante tales crisis pueden llegar más allá de las fronteras estatales y así nos peleamos con todos: Uruguay, Brasil, Chile, Ecuador, y sigue la lista. 

La pandemia COVID-19 y los otros y culpas asociados surgieron en una política global caracterizada por el aumento de la desigualdad racializada tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo. Aunque en el discurso global los Estados y organizaciones intergubernamentales imponen responsabilidades morales y jurídicas para defender las normas de igualdad racial y no discriminación, la estratificación racial y étnica continúa en la mayoría de las sociedades racialmente heterogéneas, si no en todas. Los sistemas sociales racializados implican algún tipo de jerarquía, incluso si el carácter particular de la jerarquía es variable.

Las pandemias exacerban las desigualdades y marginan aún más a los grupos ya marginados.

Las contribuciones de este artículo a nuestra comprensión de la política pandémica son

(1) situar la pandemia contemporánea covid-19 en un contexto más amplio de la política de otras durante las pandemias; y

(2) destacar las consecuencias del otro y la culpa, solo sirve para no ver los errores y no encarar soluciones. 

La pandemia y la culpa también pueden tener consecuencias para las políticas más allá del dominio de la salud pública, especialmente cuando los políticos politizan las pandemias para lograr más objetivos en otros ámbitos políticos.

Una larga historia de buscar la culpa y el otro:

“Los migrantes y otros grupos marginales han sido históricamente blanco de culpas y chivos expiatorios durante los brotes de enfermedades transmisibles. Durante las epidemias, las sociedades pueden construir estos objetivos como mecanismos de afrontamiento contra el miedo a lo desconocido, la pérdida de control y las consecuencias sociales, políticas y económicas conexas”.

“Los migrantes chinos a América del Norte aparecieron regularmente como chivos expiatorios médicos a finales del siglo XIX durante episodios de brotes de viruela.20 En la década de 1870, el Departamento de Salud de California comenzó a documentar las tasas estatales de morbilidad y mortalidad y encontró que en áreas urbanas como San Francisco, las enfermedades transmisibles eran responsables del 20 por ciento de todas las muertes; alrededor del 50 por ciento de las muertes fueron de residentes nacidos en el extranjero. Los chinos representaron entre el 5 y el 10 por ciento del número total de muertes, mientras que las tasas de morbilidad y mortalidad entre los residentes irlandeses de San Francisco fueron mucho más altas.21 A pesar de que los hallazgos relacionados con la teoría del germen rompieron la relación directa entre los brotes epidémicos y el barrio chino de San Francisco, los san franciscanos calificaron a Chinatown como “un laboratorio de infección” y a los chinos “chinos sin escrúpulos, mentirosos y traicioneros”.22 Incidentes de discriminación y violencia contra inmigrantes chinos también ocurrieron en Canadá durante un brote de viruela. En 1892, un grupo en el distrito chino de Calgary atacó un negocio de lavandería dirigido por chinos. Esta violencia tuvo lugar a pesar de que sólo había cuatro muertes relacionadas con la viruela en ese momento en Canadá.23 Por supuesto, culpar y chivo expiatorio al “otro” no es exclusivamente un fenómeno norteamericano”.

“Durante la tercera plaga bubónica,24 que duró de 1894 a 1950, las sociedades de todo el mundo vincularon la pandemia con discursos sobre raza, inmigración y clase, y los estados instituyeron medidas de control de plagas racializadas.25 Los sudafricanos blancos vincularon la plaga con la raza y la inmigración, al igual que las élites de Buenos Aires y Río de Janeiro. En todos estos casos, las autoridades científicas también habían instrumentalizado el brote de enfermedades para promover la ingeniería social que empujaba a los grupos no deseados al margen de los entornos urbanos.26 En el Pacífico colonial francés, el brote puso en la superficie las tensiones raciales y de clase entre los colonos blancos y la población mayoritaria en Nueva Caledonia.27 En los Estados Unidos, los chinos y los japoneses también sufrieron discriminación; por ejemplo, mientras que todos los viajeros estaban sujetos a inspección a su llegada al puerto de San Francisco, sólo los viajeros chinos y japoneses fueron detenidos.28 También hay informes de incidentes en los que los estadounidenses en China fueron atacados y acusados de importar peste; La violencia contra los extranjeros durante la pandemia fue lo suficientemente mala como para que el cónsul estadounidense en Canton expresara sus preocupaciones sobre la seguridad de los ciudadanos estadounidenses allí”.29

“El resto de extranjeros también se produjeron durante la pandemia de gripe de 1918-1919, a veces conocida como gripe española.30 Trabajadores y soldados portugueses y españoles que regresaban a casa desde Francia viajaron a través o a España, donde experimentaron un trato muy diferente. Los funcionarios españoles aislaron a los trabajadores españoles y les ofrecieron asistencia médica, pero estos mismos funcionarios facilitaron el regreso obligatorio de los trabajadores portugueses a Portugal sin ofrecerles asistencia médica. La estigmatización de los trabajadores portugueses influyó en la construcción del discurso oficial de España, estipulando que la salud y el bienestar de los ciudadanos españoles dependían de proteger a los internos y excluir a los extranjeros que llegaban de Francia y Portugal. Las autoridades españolas establecieron “estaciones de vigilancia sanitaria” para examinar a los inmigrantes que llegan a través de la frontera francesa.31

Sin duda, la alienación de inmigrantes durante la pandemia de gripe de 1918 no fue universal. En el Canadá, los funcionarios de salud pública eran conscientes de que los inmigrantes no eran los únicos vectores —o incluso los primarios— para la propagación de la gripe, por lo que no estaban sometidos desproporcionadamente a medidas coercitivas de salud pública, como las cuarentenas.32 Aun así, la discriminación contra los migrantes y los grupos marginales durante los brotes emergentes de enfermedades infecciosas continuó —aunque de manera desigual en todo el espacio— a lo largo del siglo XX.

El VIH/SIDA aún en curso33 pandemia ofrece múltiples cuentas de otros y culpa. En los primeros años de la pandemia del SIDA, las acciones e ideologías de las instituciones dominantes en los Estados Unidos y el Reino Unido construyeron el SIDA como un problema de grupos marginados, especialmente hombres blancos homosexuales.34 Los haitianos en América del Norte fueron blanco de discriminación y culparon al principio de la pandemia del SIDA, sobre todo por las especulaciones sobre el origen del virus en Haití.35 La política de la culpa y el riesgo de SIDA tanto en la India como en Sudáfrica estaban relacionadas con los mapas mentales de las personas sobre las distribuciones étnicas y raciales de la infección.36 En Sudáfrica, las personas asociaron el SIDA con los inmigrantes y culparon a estos “forasteros” de traer el VIH al país;37 el gobierno repatrió a los trabajadores migrantes de grupos de nacionalidad con tasas más altas de VIH, incluido el envío de unos 13.000 mineros de vuelta a Malawi entre 1988 y 1992 después de que 200 de ellos pusieron en positivo el VIH.38 Incluso mucho después de que los investigadores y las autoridades supieran que el VIH sólo podía propagarse a través de interacciones íntimas relacionadas con las relaciones sexuales, los procedimientos médicos, el consumo de drogas inyectables o la lactancia materna, varios estados prohibieron la entrada de migrantes, incluso mediante visas de visitantes temporales, si pusieron a prueba el VIH positivo.39

La pandemia del SRAS40 en 2003 que surgió por primera vez en China es otro ejemplo más reciente de una enfermedad viral que las personas asociadas con China y el pueblo chino. Los medios occidentales pintaron un panorama sombrío del SRAS como una enfermedad mortal que amenazaba las fronteras nacionales, con historias de origen relacionadas con las prácticas culturales chinas (agropeculturales).41 A medida que los casos de SRAS aparecieron en otros países, había temor y sospecha de personas que parecían asiáticas, independientemente de su nacionalidad particular o factores de riesgo reales para el SRAS.42 Los barrios chinos de Nueva York y Toronto se convirtieron en ciudades fantasma, ya que fueron identificados como sitios de contagio y riesgo.43 Incluso en estados donde estigmatizar a los grupos raciales como “riesgos del SRAS” era limitado , como en el Reino Unido, algunos medios de comunicación y políticos antiinmigrantes utilizaron la pandemia del SRAS en campañas contra la inmigración y los refugiados.44

El ébola 2013-201645 Pandemia centrada en Guinea, Liberia y Sierra Leona en África Occidental ofrece múltiples ejemplos de otros, discriminación y culpa. En los Estados Unidos, las personas asociaron el ébola con africanos e inmigrantes de manera más amplia después de que un viajero de Liberia fuera diagnosticado con ébola en Dallas, Texas, en octubre de 2014. La aparición de este primer caso en suelo estadounidense provocó una avalancha de informes defectuosos en los medios occidentales.46 Los inmigrantes africanos en el área de Dallas-Fort Worth experimentaron discriminación durante este período y atribuyeron esa experiencia a su africanidad, sus acentos, a ser negros, y en algunos casos a ser reconocidos como tener raíces en Liberia.47 Mientras que los inmigrantes africanos en Dallas probablemente tuvieron la experiencia más acentuada con otros y culpas,48 Los africanos de otras partes de los Estados Unidos también eran blanco de discriminación. Los hijos de inmigrantes africanos sufrieron acoso escolar en escuelas de Nueva York, Nueva Jersey y Texas.49 Políticos estadounidenses y presentadores de medios conservadores muestran politizada la crisis del ébola, asociando falsamente la enfermedad con niños migrantes que ingresan a Estados Unidos desde su frontera sur con México.50

Esta visión general de poco más de un siglo de pandemias y respuesta a las pandemias sitúa la actual pandemia covid-19 y la respuesta en una larga historia de otras y culpas que a menudo margina a los grupos ya marginados. Los historiadores documentaron la atribución de culpa a las creencias racializadas sobre las prácticas de higiene de los pueblos marginados y al movimiento transfronterizo de inmigrantes, especialmente inmigrantes no blancos. En los Estados Unidos, la asociación de la inmigración y las enfermedades infecciosas ha aumentado el escrutinio de los pasos fronterizos nacionales, desde las líneas de inspección de Ellis Island hasta los campamentos de detención de inmigrantes haitianos.51 

La respuesta a la pandemia COVID-19 continúa esta tradición. En nuestro país también.

Cuando nos centramos demasiado en un solo evento, corremos el riesgo de pasar por alto el contexto estructural o histórico y atribuir una influencia indebida a los malos actores individuales. Tal análisis puede restar importancia a otras condiciones estructurales y legados históricos que contribuyen a la política pandémica. Por ejemplo, un análisis histórico de las estrategias retóricas detrás de nombrar pandemias nos muestra que asociar enfermedades con opositores, minorías, extranjeros y países extranjeros, como lo estamos haciendo, debiendo fijarnos en lo que hacemos como sociedad y como nos responsabilizamos de lo que nos compete también.

Destacada

Eventos trombóticos con la Vacuna de Astra Zeneca Oxford.

Justificación de la intervención: Nuestro país esta inmerso en una gestión más dogmática que eficaz, apostó a una estrategia de vacunas errática, por comprar vacunas Sputnik V, elaborar vacunas de Astra Zeneca y comprar vacunas Chinas. Inconsistente, que enlentece el ritmo de vacunación. En un acuerdo de cooperación, en argentina se produjo el principio activo de la vacuna de Oxford para América Latina, que se debía envasar en México, y no se pudo. Por lo tanto, se contrató este proceso de farmoindustria en EE.UU. Se demora. Asimismo, surgieron episodios trombóticos en Europa con el uso de esta Vacuna conocida como de “Oxford”. Ello Motivo suspensiones de aplicación y no aprobaciones en el mundo civilizado. Aunque en el Reino Unido se siguió vacunando llegando a inmunizar 20 millones de personas. Fueron comunicados Varios casos de eventos trombóticos inusuales con trombocitopenia se han desarrollado después de la vacunación con el vector adenoviral recombinante que codifica el antígeno proteico de pico del coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave 2 (SARS-CoV-2) (ChAdOx1 nCov-19, AstraZeneca). Se necesitaron más datos sobre la patogénesis de este inusual trastorno de coagulación. Entonces para contextualizar el problema es que hice una revisión bibliográfica para ver si podemos dimensionar un problema que sería un nuevo retraso en el plan.

El primer trabajo propone un mecanismo autoimune de trombocitopenia trombótica importante para tener nosológicamente en cuenta:

1. Thrombotic Thrombocytopenia after ChAdOx1 nCov-19 Vaccination

Andreas Greinacher, M.D., Thomas Thiele, M.D., Theodore E. Warkentin, M.D., Karin Weisser, Ph.D., Paul A. Kyrle, M.D., and Sabine Eichinger, M.D.

RESULTADOS

De los 11 pacientes originales, 9 eran mujeres, con una mediana de edad de 36 años (rango, 22 a 49). A partir de 5 a 16 días después de la vacunación, los pacientes presentaron uno o más eventos trombóticos, con la excepción de 1 paciente, que presentó hemorragia intracraneal mortal. De los pacientes con uno o más eventos trombóticos, 9 tenían trombosis venosa cerebral, 3 tenían trombosis esplacnica-venosa, 3 tenían embolia pulmonar y 4 tenían otras trombosis; de estos pacientes, 6 murieron. Cinco pacientes habían diseminado la coagulación intravascular. Ninguno de los pacientes había recibido heparina antes de la aparición del síntoma. Los 28 pacientes que dieron positivo en anticuerpos contra pf4-heparina dieron positivo en el ensayo de activación plaquetaria en presencia de PF4 independientemente de la heparina. Activación plaquetaria fue inhibida por altos niveles de heparina, fc receptor-bloqueo anticuerpo monoclonal, y globulina inmune (10 mg por mililitro). Estudios adicionales con anticuerpos purificados de afinidad PF4 o PF4-heparina en 2 pacientes confirmaron la activación plaquetaria dependiente de PF4.

CONCLUSIONES

La vacunación con ChAdOx1 nCov-19 puede dar lugar al raro desarrollo de trombocitopenia trombocitopenia trombótica inmune mediada por anticuerpos activadores de plaquetas contra PF4, que imita clínicamente la trombocitopenia inducida por heparina autoinmune.

2. Thrombosis and Thrombocytopenia after ChAdOx1 nCoV-19 Vaccination

Nina H. Schultz, M.D., Ph.D., Ingvild H. Sørvoll, M.D., Annika E. Michelsen, Ph.D., Ludvig A. Munthe, M.D., Ph.D., Fridtjof Lund-Johansen, M.D., Ph.D., T. Ahlen, Ph.D., Markus Wiedmann, M.D., Ph.D., Anne-Hege Aamodt, M.D., Ph.D., H. Skattør, M.D., Geir E. Tjønnfjord, M.D., Ph.D., Pål A. Holme, M.D., Ph.D.

Informamos de hallazgos en cinco pacientes que presentaron trombosis venosa y trombocitopenia 7 a 10 días después de recibir la primera dosis de la vacuna contra vectores adenovirales ChAdOx1 nCoV-19 contra la enfermedad coronavirus 2019 (Covid-19). Los pacientes eran trabajadores sanitarios de entre 32 y 54 años de edad. Todos los pacientes tenían altos niveles de anticuerpos contra los complejos de factor plaquetario 4–polianión; sin embargo, no habían tenido ninguna exposición previa a la heparina. Debido a que los cinco casos ocurrieron en una población de más de 130.000 personas vacunadas, proponemos que representen una rara variante relacionada con la vacuna de trombocitopenia espontánea inducida por heparina a la que nos referimos como trombocitopenia trombocitona inmune inducida por la vacuna.

El tratamiento de pacientes gravemente enfermos, como los descritos en este informe, siempre es un desafío. La implicación más importante de nuestros hallazgos es que los médicos deben tener un umbral bajo para solicitar pruebas ELISA para anticuerpos PF4-polyanion, incluyendo pruebas funcionales confirmatorias, en pacientes que tienen síntomas inesperados después de la vacunación.

Aunque raro, la VITT es un nuevo fenómeno con efectos devastadores para los adultos jóvenes sanos y requiere un análisis exhaustivo de riesgo y beneficio. Los resultados de nuestro estudio indican que la VITT puede ser más frecuente de lo que se ha encontrado en estudios anteriores en los que se ha investigado la seguridad de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19.12

3. MHRA issues new advice, concluding a possible link between COVID-19 Vaccine AstraZeneca and extremely rare, unlikely to occur blood clots

  • La MHRA no recomienda restricciones de edad en el uso de la vacuna COVID-19 AstraZeneca.
  • La revisión científica de la MHRA de los informes del Reino Unido de coágulos sanguíneos específicos extremadamente raros y poco probables con plaquetas bajas ha concluido que la evidencia de un vínculo con la vacuna COVID-19 AstraZeneca es más fuerte, pero todavía se necesita más trabajo.
  • Para el 31 de marzo se habían administrar en el Reino Unido 20,2 millones de dosis de la vacuna COVID-19 AstraZeneca, lo que significa que el riesgo global de estos coágulos sanguíneos es de aproximadamente 4 personas en un millón que reciben la vacuna.
  • Cualquier persona que no tenía estos efectos secundarios debe presentarse para su segunda dosis cuando se le invita.
  • Los datos sugieren que hay una incidencia ligeramente mayor notificada en los grupos de edad de los adultos más jóvenes y la MHRA aconseja que esta evidencia en evolución debe tenerse en cuenta al considerar el uso de la vacuna.
  • La MHRA está emitiendo ahora orientación actualizada para los profesionales de la salud sobre cómo minimizar los riesgos, así como más consejos sobre los síntomas para que los receptores de vacunas cuiden durante 4 o más días después de la vacunación.
  • Las vacunas son la mejor manera de proteger a las personas del COVID-19 y ya han salvado miles de vidas. Todo el mundo debe seguir vacunando cuando se les pida que lo hagan a menos que se indique específicamente lo contrario.

La EMA confirma que el riesgo global de beneficios sigue siendo positivo (favorable para la aplicación de la vacuna)

El comité de seguridad de la EMA(PRAC)ha concluido hoy que los coágulos sanguíneos inusuales con plaquetas arteriales bajas deben figurar como efectos secundarios muy raros de Vaxzevria (anteriormente COVID-19 Vaccine AstraZeneca).

Al llegar a su conclusión, el Comité tuvo en cuenta todas las pruebas disponibles actualmente, incluido el asesoramiento de un grupo de expertos ad hoc.

La EMA está recordando a los profesionales sanitarios y a las personas que reciben la vacuna que sean conscientes de la posibilidad de casos muy raros de coágulos sanguíneos combinados con bajos niveles de plaquetas sanguíneas que se producen dentro de las 2 semanas posteriores a la vacunación. Hasta ahora, la mayoría de los casos notificados se han producido en mujeres menores de 60 años dentro de las 2 semanas posteriores a la vacunación. Sobre la base de las pruebas disponibles actualmente, no se han confirmado factores de riesgo específicos.

Las personas que han recibido la vacuna deben buscar asistencia médica inmediatamente si desarrollan síntomas de esta combinación de coágulos sanguíneos y plaquetas arteriales bajas (ver más abajo).

El PRAC señaló que los coágulos sanguíneos ocurrieron en venas del cerebro (trombosis venosa cerebral, CVST) y el abdomen (trombosis venosa esplancónica) y en las arterias, junto con bajos niveles de plaquetas sanguíneas y a veces sangrado.

El Comité llevó a cabo un examen en profundidad de 62 casos de trombosis de senos paranasales venosos cerebrales y 24 casos de trombosis venosa esplancónica notificados en la base de datos de seguridad de medicamentos de la UE(EudraVigilance)a 22 de marzo de 2021, 18 de los cuales fueron mortales. 1 Los casos procedían principalmente de sistemas de notificación espontánea del EEE y del Reino Unido, donde alrededor de 25 millones de personas habían recibido la vacuna.

Covid-19 se asocia con un riesgo de hospitalización y muerte. La combinación notificada de coágulos sanguíneos y plaquetas arteriales bajas es muy rara, y los beneficios generales de la vacuna para prevenir covid-19 superan los riesgos de efectos secundarios.

La evaluación científica de la EMA sustenta el uso seguro y eficaz de las vacunas COVID-19. El uso de la vacuna durante las campañas de vacunación a nivel nacional también tendrá en cuenta la situación pandémica y la disponibilidad de vacunas en cada Estado miembro.

Una explicación plausible para la combinación de coágulos sanguíneos y plaquetas arteriales bajas es una respuesta inmune, lo que conduce a una condición similar a la observada a veces en pacientes tratados con heparina (trombocitopenia inducida por heparina, HIT). El PRAC ha solicitado nuevos estudios y enmiendas a los en curso para proporcionar más información y tomará todas las medidas necesarias.

El PRAC destaca la importancia de un tratamiento médico especialista rápido. Al reconocer los signos de coágulos sanguíneos y plaquetas arteriales bajas y tratarlos a tiempo, los profesionales de la salud pueden ayudar a los afectados en su recuperación y evitar complicaciones.

Los pacientes deben buscar asistencia médica inmediatamente si tienen los siguientes síntomas
Dificultad para respirar
dolor en el pecho
hinchazón en la pierna
dolor abdominal persistente (vientre)
síntomas neurológicos, incluyendo dolores de cabeza graves y persistentes o visión borrosa
manchas de sangre diminutas debajo de la piel más allá del lugar de inyección

Vaxzevria, nombre de esta vacuna en Europa y Covishield en India-Argentina, es una de las cuatro vacunas autorizadas en la UE para proteger contra el COVID-19. Los estudios demuestran que es eficaz para prevenir la enfermedad. También reduce el riesgo de hospitalización y muertes por COVID-19.

En cuanto a todas las vacunas, la EMA seguirá supervisando la seguridad y eficacia de la vacuna y proporcionando al público la información más reciente.

Es un evento poco frecuente pero probable, por lo tanto las agencias Europeas, no han recomendado discontinuar con su aplicación, por su efectividad, y no tener opciones mejores al alcance.

Destacada

No podemos fabricar médicos intensivistas y enfermeras.

Justificación de la intervención: El verdadero límite actual en el crecimiento de las plazas de atención, es el recurso humano. Durante la pandemia, se pueden aumentar las camas, y los respiradores, (aún más de los actuales) lo que no podemos fabricar son médicos que sepan manejar estos pacientes graves, ni enfermeras que los cuiden, que tengan el descanso adecuado y puedan canalizar sus tensiones, evitar y postergar la fatiga.

Esta nueva ola superará las previsiones realizadas de acuerdo a cálculos para una epidemia, cuyo agente causal, tenía un Ro inferior, y que al mutar, mejoró su capacidad infectiva y de transmisión y hoy no es momentáneamente menos letal porque está afectando a población de menor edad, pero que en unas pocas semanas colmará todas las posibilidades de atención y tendremos crisis de camas y respiradores, como aconteció en el mundo civilizado, que invierte en el sistema de salud y en su personal.

La falta de intensivistas y de personal con la formación adecuada son los principales obstáculos para crecer al ritmo de la gravedad de la pandemia.

Nos enfrentamos a lo peor de esta pandemia, con la fragmentación del sistema de salud, y con cargas muy desiguales en los diferentes subsectores de la presión asistencial. Cristalizando la desigualdad, y la inequidad. Esta polinomia testeos, detección, seguimiento, vacunas, rastreo, medidas no farmacológicas de prevención que da negativa, muy negativa, y no lo deseo ciertamente, siento impotencia y dolor, porque muchas de las cosas que vuelco en este portal, hace más de un año, vienen aconteciendo, cierto es, que es mucho más fácil escribir que gestionar, que tiene los avatares propios de las internas, de las disputas de coalición, del ejercicio del esquive del fuego amigo, del plan del “vamos viendo”.

No hace falta explicar mucho cual será el resultado, tendremos el triple de casos de los peores momentos, con un promedio de 30.000 pacientes nuevos diagnosticados diariamente, y con ello incremento de la necesidad proporcional de camas de terapia intensiva, de las muertes, en el mes de abril, si ya, sin tener aún a la población mayor de sesenta vacunada, ni vacunas.

Sin disponer de vacunas e inmunización, sin contar más terapéutica que corticoides, plasma, y suero equino, en determinadas circunstancias, esperando que algún monoclonal o biotecnológico nos ofrezca una alternativa para poder disminuir la tormenta inflamatoria en los pacientes graves.

Dejemos atrás que el sistema de salud está preparado, si y no, pero para el año pasado, pero no en cuanto a recurso humano y a los requerimientos que tendrá la pandemia actual. Terapia intensiva no son solo camas, monitores y respiradores, son médicos y enfermeros fundamentalmente preparados, apoyados, cuidados, y protegidos.

Se han producido crisis y quiebres de stock en muchos insumos. Fentanilo, midazolam, propofol, pancuronio, y no hacemos mucho.

Porque además ahora tenemos al equipo de salud cansado, preocupado, mal remunerado, defraudado, viendo como los políticos intentan enfrentarse con la justicia, definiendo prioridades que no son del vulgo, que necesita sustento, que bajen o frenen la inflación, que tengan trabajo, que puedan salir a trabajar sin que los roben, que dejen de pensar en las elecciones y piensen en disminuir la pobreza y la indigencia.

La OMS ha identificado a los trabajadores sanitarios (HCWs) como una cohorte de personas particularmente vulnerables y susceptibles a los efectos de las pandemias, en relación con su salud física y mental.

La salud y el bienestar del personal, junto con el abastecimiento suficiente de los sistemas de salud, es imperativo para prestar, mantener y aumentar la prestación de servicios esenciales de salud y atención. Para servir a las comunidades en este momento, el personal de salud debe estar funcionando de manera óptima, pero una de las consecuencias tanto de la enfermedad como de la carga de controlarla en el personal de salud es la fatiga. 

También hay que mejorar los traslados de los pacientes. Unidades centralizadas de emergencias. Reforzar la recepción de detección de respiratorios. Telemedicina. Toma de muestras en flujos respiratorios diferenciados. Reforzar la imagenología. Línea directa de apoyo y cuidado de los hijos de los trabajadores de salud

Principales desafíos significados por 2451 Médicos de América Latina.

Preparación del sistema de salud:

Creció la capacidad instalada a las 8.521 unidades de cuidados intensivos con las que contaba el país antes de la pandemia aumentaron a 11.668, y los 6.211 respiradores pasaron a ser 8.602. “Ahora tenemos un porcentaje de camas libres del 30 por ciento, gracias al trabajo con las jurisdicciones, la seguridad social, el sector público y el privado para aumentar la capacidad del sistema de salud”, pero como el sistema de salud en argentina es fragmentado privan los contratos y compromisos con los denominados genéricamente agentes del seguro de salud. Además, es más complejo recurrir a las suspensiones en el sistema de salud de intervenciones quirúrgicas por otras patologías.

En Argentina la salud, social y privada, el único sector no subvencionado, cuando atiende al 70% de la población

Sector de trabajadores de salud.

Nos faltan coordinación, complementación y cooperación, sobre el talento humano (cuestión dinámica y de potencial, al servicio de una necesidad social) exige que más médicos, puedan afrontar responsabilidades de asistir en áreas críticas, su distribución heterogénea, en la experiencia de atención de pacientes críticos, que requerían muchos días de ventilación. Su agotamiento, el miedo, el temor, y desde una perspectiva de género, que muchas mujeres profesionales, no solo estaban en riesgo, sino también tienen a cargo niños, que no tienen horarios muy diversos en las escuelas.

Argentina tiene aproximadamente 180.000 médicos, solo, hay 2422 terapistas intensivos, si forzamos para ampliar la búsqueda, un 8% del total de los médicos activos están en capacidad cercana de afrontar esta pandemia.

COVID-19 y la situación de las trabajadoras de la salud en Argentina
Sol East. Tim Laurence. Elva López Mourelo.

Tendríamos que hacer un llamado nacional, para todos los profesionales, con experiencia, de los sistemas de salud provinciales y que trabajen en otras jurisdicciones, sean convocados y cedidos por los gobiernos provinciales en contratos, con reconocimiento de la dedicación y relocalización, con el compromiso, que terminado el período vuelvan a su provincia.

Generar formas de reconocimiento social y político.

Enfermería:

Según la última Encuesta Nacional a sobre Condiciones de Empleo, Trabajo,
Salud y Seguridad (ECETSS),2 en Argentina hay cerca de 760.000 trabajadoras
de la salud. Esta fuerza de trabajo representa el 70 por ciento del empleo en el
sector y el 9,8 por ciento de las mujeres ocupadas. En comparación, el sector de
la salud emplea solo al 3,6 por ciento de los varones ocupados.
La mayoría de las trabajadoras de la salud tienen entre 35 y 44 años. Si bien la
presencia de mujeres en el sector es mayoritaria para todas las franjas etarias,
aumenta para los grupos de edad más avanzados. Esto se debe a que en estos
grupos de edad se sitúan predominantemente profesionales de ocupaciones como
auxiliares o actividades de cuidado de personas, donde la sobrerrepresentación
de las mujeres es todavía mayor

El sector se caracteriza por contar con una fuerza de trabajo que presenta
niveles educativos considerablemente superiores a la media, característica que
también se observa en el caso de las mujeres ocupadas en el sector. De hecho,
el 62 por ciento de las trabajadoras de la salud cuenta con estudios superiores
(terciarios, universitarios o posgrado), mientras que este porcentaje se reduce a
menos del 30 por ciento en el caso del resto de trabajadoras

La enfermería es una de las profesiones dentro del amplio abanico de ocupaciones
que conforman el sector de la salud. Las enfermeras enfrentan muchas de las
situaciones descritas en las secciones anteriores, pero además presentan ciertas
particularidades que las colocan en una posición de mayor vulnerabilidad.
La escasez de enfermeras, los déficits en los niveles de calificación y/o en
su reconocimiento, el pluriempleo, la relativa situación de desventaja y
desvalorización de la enfermería dentro de los equipos de salud, agregan
problemáticas a los desafíos comunes de todas las trabajadoras de la salud
(Aspiazu, 2017), (Pereyra F. , 2014), (Pereyra & Micha, 2015).

La enfermería es el grupo ocupacional más numeroso del sector de la salud,
ya que representa aproximadamente el 59 por ciento de las profesiones
sanitarias (OMS, 2020). Según datos oficiales del Sistema de Información
Sanitario Argentino, en 2018 se matricularon 179.175 personas en el campo de
la enfermería y la tendencia sigue en aumento, según datos de la Red Federal de
Registros de Profesionales de la Salud. (OFERHUS, 2020). De acuerdo a un estudio
del Observatorio Sindical de la Salud Argentina (OSINSA) realizado en 2018, el 74
por ciento de quienes trabajan en el área de enfermería son mujeres. Este sector
tiene la particularidad de ser la actividad con mayor nivel de feminización.
El empleo en el sector se organiza en ocupaciones profesionales, técnicas y
operativas; y está caracterizado por una gran heterogeneidad. La fuerza
de trabajo con menor calificación representa un porcentaje elevado en la
profesión. Concretamente, el 34,7 por ciento son auxiliares en enfermería, el
49 por ciento tiene formación técnica y el 16,2 por ciento posee licenciatura en
Enfermería (OFERHUS, 2020).

En el país esta carrera se estudia en 53 universidades y 250 escuelas técnicas,
sumando casi 30.000 nuevas inscripciones por año. El total aproximado de
estudiantes que cursan la carrera en estos centros es de 107.000 personas (Costa
& Marcó del Pont, 2017).

Desde 2013, la licenciatura en Enfermería está incluida en el régimen de
Educación Superior. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la profesión
está reglamentada por la Ley 2985, que la enmarca en la categoría de personal
general. En noviembre de 2018, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires sancionó la Ley 6035, que establece un marco normativo para
profesionales de la salud en el sector público. Si bien la Ley abarca más de
treinta profesiones, sigue sin incluir entre profesionales de la salud a las
personas licenciadas en enfermería, bioimágenes e instrumentación quirúrgica.6
Esta exclusión significa categorizar al personal de enfermería de los 33 hospitales
públicos de CABA como personal administrativo, bloqueando su capacidad de
concursar por cargos, participar de capacitaciones internas al sector y acceder a
salarios acorde a su profesión (Domínguez Cossio, 2020).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Ley 6035 del 1 de noviembre de 2018
define la lista de profesionales de salud en la Ciudad. El personal de enfermería
está excluido de la lista. Un proyecto de ley del 7 de abril de 2020 propuesto por la
legisladora Victoria Montenegro (Expte 712-D-2020) propone modificar la Ley 6035,
incluyéndose a los y las licenciadas en enfermería en el texto ordenado de la carrera
de Profesionales de la Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El Gobierno argentino lanzó en 2016 y 2017 un plan para promover la carrera de
enfermería. Así, con la Resolución 209, Argentina cuenta con el Programa de Formación
de Enfermería (PRONAFE) elaborado junto a la Secretaría de Políticas Universitarias
del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación y al Ministerio de Salud de la
Nación. El objetivo del programa consiste en promover y formar enfermeras y
enfermeros que aporten a la resolución de los problemas de salud y cooperen en la
transformación de los servicios, ofreciendo cuidados de calidad. La meta final es la
mejora del estado de salud de la población y la contribución al desarrollo humano.

Conclusión:

La situación es la que nos encontramos, es la planteada, faltan una gran cantidad de médicos con competencias para atender a estos pacientes y de enfermeras para cuidarlos, se improvisarán camas y lugares en espacios inadecuados, se expondrá al personal, pero hay muchas acciones que todavía tenemos para no caer en la catástrofe humanitaria que nos dejará secuelas. Pero no tenemos la grandeza de espíritu, la humildad, el desinterés para afrontarla deponiendo actitudes oportunistas y nefastas que se cobrarán vidas, que existirán circunstancias extremas, que deberá el personal atender más pacientes que lo habitual, por una imposibilidad real, de los límites de no contar con recurso humano suficiente que es la limitante real para enfrentarnos a esta nueva ola y nuevas cepas.

Destacada

Porque si siempre hacemos lo mismo las cosas serán distintas. Versión 2

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor titular Universidad ISALUD.

No esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo”, es una frase de Albert Einstein.

Tenemos una realidad, que estamos haciendo lo mismo, con poca creatividad, escucha, transparencia, información, sentido común, no sabemos para que nos estamos esforzando el equipo de salud (si para quién), sobreviviendo como personas, la impresión que tenemos que nuestro esfuerzo esta dirigido a mantener el status quo y una vez que llegamos a la cima, volvemos a empezar, de los privilegiados, políticos, la burguesía dirigencial que no han hecho sacrificio, ni han cedido nada, los que llevamos la peor parte, los integrantes del sistema de salud, somos los integrantes del sistema de salud, que no nos reconocen, nos necesitan, no podemos protestar, porque estamos en pandemia, la incertidumbre de no saber ni cuanto ni como. No tenemos un mapa claro hacia donde vamos. El no plan económico.

Al retornarnos a la caverna platónica, esta pandemia COVID-19 nos ofrece una diáfana mirada a nuestra realidad actual como civilización. No obstante, con el auxilio de la ciencia y de la fuerza del mito, nos obsequia también una oportunidad de cambio, de reordenar nuestra escala de valores y de sanar nuestra relación interhumana y con el planeta.

“Lo absurdo, es la más desgarradora de las pasiones”. Esta es una de las citas más importantes de Albert Camús

El mito de Sísifo

No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero agota el ámbito de lo posible. Albert Camus.

Sísifo, dentro de la mitología griega, como Prometeo, hizo enfadar a los dioses por su extraordinaria astucia. Como castigo, fue condenado a perder la vista y a empujar perpetuamente un peñasco gigante montaña arriba hasta la cima, sólo para que volviese a caer rodando hasta el valle, desde donde debía recogerlo y empujarlo nuevamente hasta la cumbre y así indefinidamente. Asi nos sentimos nosotros en el sistema de salud.

Cuenta la leyenda que Sísifo colmó la paciencia de los dioses cuando, al encadenar a la Muerte, alteró el ciclo vital de las criaturas de este mundo. Zeus, enfurecido, ordenó
que fuera apresado y lo condenó a empujar una inmensa roca
cuesta arriba hasta la cima de una montaña, para luego verla rodar cuesta abajo hasta la profundidad de un valle, por lo que debía recomenzar su ascenso una y otra vez por toda la eternidad. Sísifo era absolutamente consciente de lo absurdo de su labor, pero la realizaba con esmero y hasta alegría, así estamos todos los días y nos preguntamos: Si testearán más, si consiguieran más vacunas, si nos reconocieran una paga como seres humanos, si tuviéramos todos los insumos, si podríamos dosificar el descanso, si exploráramos nuevos dispositivos de atención, nuevas formas de gestión, si nos pusiéramos de acuerdo.

Sabía (sabíamos) que eran muy pocas las variables de su destino que podía controlar: la velocidad del ascenso de su roca, la elección de la ladera por la cual la subiría, etc., pero la inmensa mayoría era para él absoluta incertidumbre.

El mito de Sísifo no es más que una alegoría del hombre y su circunstancia: la pequeñez de sus dictámenes y la grandeza de sobrellevar su labor pese a haber comprendido su intrascendencia. El mundo se muestra absurdo ante los ojos de Sísifo, ya que ellos lo ven desde una lógica y unos principios que solo habitan en su mente y en la de su especie. Es que el mundo no entiende de categorías, desconoce la diferencia entre lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, lo doloroso y lo placentero, ya que todas ellas representan meras construcciones humanas Sin embargo, Sísifo planeaba y ejecutaba su tarea diariamente como si de algo fundamental se tratase.

Tal vez Sísifo notase que en cada caída se desprendían de su roca algunos fragmentos, de modo que esta deviniese lenta y progresivamente más liviana, o incluso llegase el
día en que no hubiese roca que empujar. Sin embargo, él sabía que no deseaba la llegada de ese día, en el cual de faltarle su roca desaparecería paradójicamente la fuente de su inagotable determinación.

Sísifo descubre que aceptar y reconocer esa verdad le libera, puesto que es la única forma de disfrutar de su castigo. El sufrimiento es parte de la vida. Los seres humanos, somos capaces de entender que los demás sufren, somos capaces de empatizar, nos unimos y podemos darle la vuelta a lo absurdo.

Por el placer que supone la vida, somos creadores. Pintamos, podemos componer música, bailamos… Y la disfrutamos de una manera tal que, mirando de frente, en muchas ocasiones, el sinsentido que es vivir vamos al día siguiente y nos decimos: “No me importa, voy a por mañana”.

Ese sinsentido, – imaginad a Sísifo, empujando día tras día esa piedra, subiéndola hasta la cima y dejándola caer y vuelta a empezar- le hace capaz de reconocer lo absurdo y la inutilidad de su trabajo, tiene claro que toda la vida hará lo mismo. Pero lo acepta y se libera, ya no se preocupa, se ocupa. “Es entonces, cuando hay que imaginarse a Sísifo feliz” dice Camús.

Y acaso pueda que no tengamos que esperar la parusía, para lograr nuestra redención. Pues el coronavirus nos ha forzado a experimentar —si bien inversamente— la alegoría platónica, retornándonos a la caverna, para poder ver la realidad como es. Y percatarnos allí que nuestras fatuas ideologías y caducos sistemas políticos y económicos son sólo sombras, meras falacias construidas e intencionalmente alejadas de la luz de la biología, de la ciencia, de la responsabilidad y de la igualdad”. 

Destacada

VACUNAS — MECANISMO, EFICACIA, SEGURIDAD

¿Cómo funcionan las vacunas mRNA Covid-19 (como las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna Covid-19)? Evaluación publicada en el New England Journal of Medicine.

SARS-CoV-2 image

Actualmente hay dos vacunas de ARN mensajero (ARNM) disponibles en los Estados Unidos, una desarrollada por Pfizer/BioNTech (BNT162b2) y la otra por Moderna (mRNA-1273). En estas vacunas, el ARNm lleva instrucciones para hacer que la proteína SARS-CoV-2 “pico”, las proyecciones espinosas en la superficie del virus, que está estructurada como esas bolas de goma que a los perros les encanta perseguir o como las plumas de un puercoespín.

Una vez inyectada la vacuna, el ARN es tomado por los macrófagos cerca del lugar de inyección e instruye a esas células a hacer la proteína de pico. La proteína de pico entonces aparece en la superficie de los macrófagos, induciendo una respuesta inmune que imita la forma en que luchamos contra las infecciones y nos protege de la infección natural con SARS-CoV-2. Las enzimas en el cuerpo luego degradan y eliminan el ARNm. No hay ningún virus vivo involucrado, y ningún material genético entra en el núcleo de las células.

Aunque estas son las primeras vacunas contra el ARNM que se prueban y utilizan ampliamente en la práctica clínica, los científicos han estado trabajando en vacunas contra el ARNM durante años. Y a pesar de esto maravillosa pieza parodia. se abre en nueva pestaña diciendo que la tecnología es “obvia”, de hecho, la visión innovadora que puso el ARNM dentro de un recubrimiento lipídico para evitar que se degrade es bastante brillante , y sí, esta puede ser la primera vez que el New England Journal of Medicine ha hecho referencia a una pieza en The Onion.

¿Cómo funcionan las vacunas contra el adenovirus Covid-19 (como la vacuna Johnson & Johnson)?

La vacuna J&J es un vector serotipo 26 de adenovirus humano incompetente y de replicación recombinante que codifica un antígeno proteico de pico SARS-CoV-2 estabilizado de longitud completa. Eso es bastante para digerir, así que desempaquetemos en palabras que son más fácilmente comprensibles por nosotros meros mortales:

  • “recombinante”, genéticamente diseñado en un laboratorio. Sí, sé que puede significar más que esto, pero esa es la esencia.
  • “incompetente en la replicación”, no se puede reproducir en humanos. No hay riesgo de difusión viral.
  • “serotipo de adenovirus 26” — hay muchos serotipos de adenovirus en la comunidad. Este es poco común, lo cual es importante porque la inmunidad preexistente a un adenovirus podría disminuir nuestra respuesta a la vacuna. El nombre de la vacuna J&J se refiere a este serotipo (Ad26) y al antígeno que transporta — Ad26.COV2.S.
  • “codificación vectorial” — el virus actúa como transportador (vector) del gen — el ADN — que hace (codifica) el antígeno, que es un …
  • “Antígeno proteico de pico SARS-CoV-2 estabilizado de longitud completa”, los investigadores han tomado la maquinaria genética, o ADN, del SARS-CoV-2 que produce todo el antígeno de espiga, y lo han hecho lo suficientemente estable como para ser transportado dentro del adenovirus.

Cuando se inyecta la vacuna, el adenovirus no puede replicarse, pero su material genético puede entrar en el núcleo de la célula huésped y convertirse en ARN mensajero. El ARNM entonces crea antígenos proteicos de pico del SARS-CoV-2, que provocan una respuesta huésped similar a la infección natural con el virus que causa Covid-19. Tanto el anticuerpo como la inmunidad celular son estimulados.

Si eres más una persona con mentalidad gráfica, aquí hay un buen diagrama:

Adenovirus Vaccine Mechanism

Tenga en cuenta que hay otras vacunas vectoriales de adenovirus en uso a nivel mundial que llevan el ADN de proteína de pico SARS-CoV-2. Ninguno de los dos está todavía disponible aquí en los Estados Unidos, y ambos utilizan dos dosis como su estrategia de vacunación. La vacuna Oxford/AstraZeneca utiliza un adenovirus de chimpancé modificado para que no se reproduzca en humanos. La vacuna Sputnik V comienza con el mismo adenovirus Ad26 que la vacuna J&J, pero luego cambia al serotipo 5 del adenovirus para la segunda dosis. Este interruptor teóricamente mejora el efecto impulso de esta vacuna, ya que reduce la posibilidad de que la inmunidad adquirida al Ad26 disminuya la respuesta inmune. 

¿Qué sabemos sobre la eficacia de las vacunas contra el ARNM?

Ambas vacunas contra el ARNM son notablemente eficaces. En ensayos clínicos grandes (Eficacia y seguridad de la vacuna MRNA-1273 SARS-CoV-2. se abre en nueva pestaña por L.R. Baden et al., y Seguridad y eficacia de la vacuna BNT162b2 mRNA Covid-19. se abre en nueva pestaña por F.P. Polack et al.) que inscribieron a decenas de miles de personas, las vacunas redujeron la probabilidad de desarrollar Covid-19 en alrededor de un 95% en comparación con las inyecciones de placebo. Como se resume con bastante precisión en esta caricatura XKCD. se abre en nueva pestaña, a veces los datos son tan fuertes que ni siquiera tenemos que hacer un análisis estadístico, eso es lo que sucedió con estos dos ensayos clínicos. Los resultados fueron tan buenos.

Aunque consideramos que los datos de ensayos aleatorizados controlados con placebo son la forma más fuerte de evidencia clínica, los detalles adicionales hacen que los resultados sean aún más convincentes. En primer lugar, las vacunas prevenía no sólo cualquier enfermedad debido al SRAS-CoV-2, sino, lo que es más importante, a enfermedades graves. La prevención de enfermedades graves podría convertir a Covid-19 de la amenaza global de que ahora se convierte en una molestia más, como el resfriado común. En segundo lugar, los estudios inscribieron a participantes que eran bastante representativos de la población estadounidense: edad, sexo, raza y etnia, todos ampliamente incluidos. En tercer lugar, mientras que ambas vacunas se administran como dos dosis, cierta protección se hizo evidente sólo 10 a 14 días después de la primera dosis.

La eficacia observada después de la primera dosis ha planteado preguntas sobre si deberíamos vacunar al doble de personas con una dosis en lugar de dar a la gente el calendario completo de dos dosis. se abre en nueva pestaña. Sin embargo, los resultados del 95% de eficacia de la vacuna llegan después de la segunda dosis, lo que aumenta la respuesta inmune y es probable que la haga más duradera. Por ahora, en los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomiendan continuar con el calendario de dos dosis siempre que sea posible.

En general, estos impresionantes resultados sitúan las dos vacunas contra el ARNM allí con nuestras vacunas más eficaces hasta la fecha, más como el sarampión que las vacunas antigripales, al menos a corto plazo. La protección es mucho mejor de lo que nadie esperaba, razón por la cual muchos de nosotros especialistas en enfermedades infecciosas, virología, inmunología y salud pública se vuelven francamente vertiginosos cuando se nos pide que discutamos la eficacia de las vacunas.

Una advertencia importante para los resultados favorables de eficacia en los ensayos clínicos es que el rendimiento de las vacunas en la práctica clínica — la eficacia — puede ser diferente. La buena noticia de los primeros estudios basados en la población es que estas vacunas también son bastante eficaces en lo que comúnmente se conoce como entornos del “mundo real”. Por ejemplo, en el programa de vacunación masiva lanzado en Israel con la vacuna Pfizer, Covid-19 sintomático se redujo en un 94%. se abre en nueva pestaña. Además, la vacuna funcionó bien cuando se da a los residentes de hogares de ancianos. se abre en nueva pestaña, una población no incluida en los ensayos clínicos y que podría esperarse que no responda tan bien a la inmunización dada su edad y múltiples condiciones médicas subyacentes. Los informes de varias instituciones también muestran tasas reducidas de Covid-19 entre los trabajadores de la salud después de la vacunación.

¿Cómo se estudió la vacuna Johnson & Johnson y cuán eficaz fue?

Los detalles del ensayo clínico que condujo a la autorización de uso de emergencia de la vacuna J&J están en Documento informativo de la FDA. se abre en nueva pestaña. (Todavía no hay ningún documento publicado revisado por pares.) El estudio comenzó en septiembre de 2020; aproximadamente 40.000 participantes se inscribieron en América del Norte (Estados Unidos y México), América Latina (varios países, con más inscripciones en Brasil) y Sudáfrica, y fueron aleatorizados para recibir una inyección de Ad26.COV2.S o placebo.

La variable principal fue la aparición de Covid-19 de gravedad moderada con inicio a los 14 y 28 días después de la vacunación, definida como una prueba molecular positiva para el SRAS-CoV-2 y una serie de síntomas definidos por protocolo.

El estudio también evaluó la seroconversión, incluso para aquellos que no desarrollaron ninguna enfermedad sugerente de Covid-19, como un marcador de infección asintomática, así como información detallada sobre seguridad y tolerabilidad.

La eficacia general de la vacuna fue del 66%-67% en la reducción de la incidencia de Covid-19 de gravedad moderada. Alentador, fue igualmente eficaz entre los más jóvenes y mayores de 60 años, aunque es importante destacar que había pocos participantes en las categorías de edad más antiguas, y los mayores de 60 años con comorbilidades no parecían hacerlo también. Los resultados son más impresionantes para la prevención de enfermedades graves, hospitalización y muerte. La vacuna redujo el riesgo de enfermedad grave en un 85% y redujo el riesgo de hospitalización en el día 14 o posterior en un 93% y en el día 28 o posterior en un 100%; además, las siete muertes relacionadas con Covid-19 ocurrieron en el brazo placebo.

Hubo pequeñas diferencias en la eficacia por región, con la vacuna mostrando un 72% de eficacia en la prevención de enfermedades de gravedad moderada en América del Norte, 66% en América Latina y 57% en Sudáfrica.

Un punto final muy interesante en este ensayo clínico no (todavía) reportado en los estudios Pfizer/BioNTech o Moderna fue si la vacuna previno la seroconversión asintomática. Presumiblemente se trata de personas que tuvieron infección con SARS-CoV-2 y nunca se sintieron lo suficientemente enfermas como para reportar síntomas a sus sitios de estudio. Después del día 29 en el estudio de la vacuna J&J, hubo 10 seroconversiones asintomáticas en el grupo vacunal y 37 en el brazo placebo, para una reducción del 74%. Dado que existe una preocupación persistente de que la protección de la enfermedad no es lo mismo que la protección contra las infecciones —con implicaciones sobre el riesgo residual de transmisión—, estos datos apoyan firmemente que la vacuna también reduzca el riesgo de transmisión

¿Por qué deberíamos administrar una vacuna contra el adenovirus cuando las vacunas contra el ARNM son más eficaces?

Es natural que tanto los médicos como los pacientes realicen comparaciones entre estudios y observen que los resultados de eficacia del estudio de la vacuna J&J en general son inferiores a la eficacia de aproximadamente el 95% observada en los estudios de vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna. Una advertencia importante para llegar a esta conclusión definitivamente son los diferentes contextos en los que se llevaron a cabo los estudios. El estudio J&J se realizó durante un tiempo de incidencia covid-19 mucho mayor, en diferentes países, y también después de la aparición de variantes que podrían ser menos susceptibles a las vacunas contra el ARNM. Además, los datos sobre las variables críticas de prevención de enfermedades graves, hospitalización y muerte parecen bastante sólidos, al igual que los datos sobre la actividad frente a las variantes. Como resultado, durante este tiempo de escasez de vacunas, recomendamos que las personas reciban cualquier vacuna disponible para ellos. En el futuro es posible que se necesiten y requieran dosis adicionales (potenciadores con las mismas u otras vacunas). Por el momento se desconoce si esto se aplicará sólo a la vacuna J&J o a todas las vacunas.

Destacada

Novavax una nueva vacuna de nanopartículas

El corazón de una nueva vacuna

Para hacer su vacuna, los científicos de Novavax utilizaron por primera vez un baculovirus para insertar el gen de la proteína de pico SARS-CoV-2 en células de polilla, que producían los picos en sus membranas celulares. A continuación, los científicos cosecharon las proteínas de espiga y las mezclaron con una partícula sintética similar al jabón en la que se incrustaron los picos. Un compuesto derivado de los árboles sirve como un adyuvante inmuno-impulsor.

la tecnología de estas vacunas contra nanopartículas recombinantes combina el poder y la velocidad de la ingeniería genética para producir eficientemente una nueva clase de partículas altamente inmunogénicas que se dirigen a una variedad de patógenos virales no solo al Covid, sin dudas estaban esperando una oportunidad como esta y con el financiamiento para desarrollar un proyecto a gran escala. La ingeniería de vacunas recombinantes adopta un nuevo enfoque para proporcionar inmunidad robusta y funcional, que puede ser más eficaz que la inmunidad natural o las vacunas tradicionales. Utilizando la innovadora tecnología patentada de vacunas contra nanopartículas recombinantes, producimos candidatos a vacunas para responder de manera eficiente y eficaz a las amenazas de enfermedades conocidas y emergentes. Los genes se clona en Baculovirus. El baculovirus infecta la celulas de los insectos. (Esto es mejor que usar Adenovirus inoculado a chimpance). Los antígenos se purifican y se expresan como nanopartículas multiméricas. Se crean partículas inmunogénicas con antígenos en configuración nativa. Esto se adiciona un adyuvante e innovador, que multiplica la respuesta antigénica, que es una saponina.

Matrix-M, a base de saponina de Novavax, mejora las respuestas inmunitarias y permite la disminución de la dosis de la vacuna. Matrix-M se compone de partículas de 40 nanómetros basadas en saponina extraída de la corteza de Quillaja saponaria Molina junto con colesterol y fosfolípidos.

El adyuvante Matrix-M es un componente valioso del desarrollo de vacunas, proporcionando múltiples mejoras del sistema inmunitario, un mecanismo de acción bien entendido y una sólida experiencia clínica donde se demostró que era bien tolerado en estudios en humanos hasta la fecha

Conclusiones del trabajo de fase 1-2 del New England en tres ramas:

A los 35 días, NVX-CoV2373 parecía ser seguro, y provocó respuestas inmunes que superaron los niveles en covid-19 suero convaleciente. El adyuvante Matrix-M1 indujo respuestas de células T CD4+ que estaban sesgadas hacia un fenotipo Th1. (Financiado por la Coalición para innovaciones de preparación para epidemias; ClinicalTrials.gov número, NCT04368988. se abre en nueva pestaña).

Comentarios:

Hace dieciocho meses, un pequeño fabricante de vacunas llamado Novavax de Maryland se enfrentó a una amenaza existencial: la baja del índice bursátil NASDAQ. Tras un segundo ensayo fallido de vacunas en menos de 3 años, las acciones de la firma se habían desplomado a menos de 1 dólar durante 30 días consecutivos, lo que desencadenó una advertencia de NASDAQ. Frenética para conservar efectivo, la compañía vendió sus dos instalaciones de fabricación de Maryland, reduciendo su nómina en más de 100 empleados. En enero, empleaba sólo a 166 personas.

Novavax está programado para recibir hasta $2 mil millones del gobierno de los Estados Unidos y una organización sin fines de lucro para desarrollar y fabricar una vacuna contra el coronavirus. Las acciones de la compañía cerraron en 80,71 dólares por acción el 30 de octubre, ha contratado a más de 300 nuevos empleados, y este mes planea lanzar un ensayo clínico crucial de su vacuna contra el coronavirus en Estados Unidos y México. Fabricada por células de polilla aprovechadas para eliminar la proteína de espiga del virus —que el patógeno utiliza para invadir células humanas—, la vacuna de Novavax supera a los principales competidores en medidas clave en las pruebas de monos y humanos tempranos.

La compañía es uno de los siete fabricantes de vacunas que han ganado fondos hasta ahora de la Operación Warp Speed, el gigantesco esfuerzo multiagencia del gobierno estadounidense con el objetivo de producir rápidamente al menos 300 millones de dosis de vacunas COVID-19. Pero la mayoría de las compañías respaldadas por Warp Speed son firmas farmacéuticas gigantes, y la mayoría ya han lanzado ensayos clínicos en etapas tardías en los Estados Unidos. Tiny Novavax se apresura a mantener el ritmo de sus mayores rivales porque las empresas que ganen las primeras aprobaciones de los reguladores tendrán grandes ventajas en el mercado. Aún así, algunos observadores dicen que la tecnología de Novavax le da una ventaja.

“Están increíblemente bien posicionados”, dice Andrew Ward, biólogo estructural de Scripps Research. Ward, que no recibe pagos de la compañía pero posee algunas acciones, lideró un equipo que el mes pasado publicó un artículo en Science describiendo la estructura de la proteína de espiga a medida de Novavax, el corazón de su vacuna. Quedó impresionado por su estabilidad y conformación, así como por las vigorosas respuestas de anticuerpos que ha suscitado en humanos y animales. “Tienen el know-how”, dice. “Y obviamente, como confirmamos, hacen un buen producto.”

Glenn y otros científicos de Novavax habían pasado años desarrollando vacunas “subunit proteicas”, llamadas así porque emplean una proteína (o parte de una) del virus objetivo, además de un compuesto inmuno-estimulante llamado adyuvante, para provocar una respuesta inmune. La compañía no había tenido un éxito comercial: su vacuna contra una enfermedad respiratoria grave fracasó en los ensayos clínicos. Pero había producido una prometedora vacuna antigripal dirigida a adultos mayores, que se acercaba al final de un ensayo crucial. La compañía también había creado vacunas proteicas contra dos primos cercanos del virus pandémico: los coronavirus que causan el síndrome respiratorio agudo grave y el síndrome respiratorio de Oriente Medio, utilizando las proteínas de pico de esos virus. Esas vacunas no habían llegado al mercado, pero Novavax tenía mucha experiencia con la familia del coronavirus. Glenn creía que era el momento de su compañía.

Sin embargo, el gen de la proteína del pico tardó en llegar. Finalmente, a las 6 a.m. del 3 de febrero, un vicepresidente del proveedor entregó a mano un vial de tapa roja que llevaba el gen al edificio de ladrillo beige de Novavax. El virus todavía no había sido nombrado oficialmente -el vial fue etiquetado como “Cov/Wuhan”-, pero Novavax estaba ahora fuera de la puerta y en la carrera para domesticarlo.

Los científicos de la compañía comenzaron a trabajar “con ritmo frenético”, dice Glenn. Algunos de sus competidores ya estaban a una vuelta por delante, trabajando en sus propias vacunas. “No hay duda [de que estamos] detrás” de varias compañías que también ganaron fondos de Warp Speed, dijo Glenn en la mañana del 24 de septiembre, el día en que Novavax lanzó su primer ensayo de fase III, de 15.000 voluntarios en el Reino Unido.

La mayoría de los competidores clave de Novavax —Moderna, Pfizer, Janssen y AstraZeneca, filial de Johnson & Johnson— habían lanzado pruebas de fase III para entonces. Para fabricar sus vacunas, las cuatro empresas utilizan nuevas tecnologías basadas en material genético que dirige la producción de proteínas, en lugar de suministrar proteínas directamente. Esas plataformas se basan en ADN cargado en virus discapacitados o en ARN mensajero para llevar instrucciones genéticas para construir la proteína de pico. Las células dentro de una persona vacunada luego producen la proteína, alertando al sistema inmunitario

Los desarrolladores de vacunas proteicas deben desarrollar su propia versión de la proteína spike, una que imita estrechamente el pico natural y es lo suficientemente estable como para retener su punzón inmunológico durante la fabricación, envasado y distribución. La mayoría de estas vacunas incluyen un compuesto adicional llamado adyuvante para ayudar a estimular una respuesta inmune fuerte y protectora. Esos pasos adicionales hacen que las vacunas proteicas sean más lentas de desarrollar que las que ofrecen instrucciones genéticas.

Pero las vacunas a base de proteínas también tienen un largo historial de eficacia, en contraste con los enfoques más nuevos y en gran medida no probados. La exitosa vacuna contra la hepatitis B autorizada en 1986 y recomendada para todos los bebés estadounidenses en su primer día de vida es una vacuna contra la subunidad proteica. También lo son las vacunas contra la gripe aprobadas en 2013 y las vacunas contra el virus del papiloma humano que han enviado tasas de cáncer de cuello uterino que se hunden desde que se autorizaron las primeras en la década de 2000.

Tal vez porque la tecnología es probada y verdadera, decenas de otras empresas también están compitiendo para desarrollar vacunas contra la subunit proteica. Novavax es el único que ha lanzado un ensayo de fase III. De las otras firmas, el enorme fabricante de vacunas Sanofi Pasteur es probablemente el mayor rival de Novavax. “Va a ser una competencia formidable para la vacuna Novavax”, dice Vijay Samant, ex jefe de fabricación de vacunas de Merck y ahora consultor de empresas de vacunas. (Novavax no es cliente.) Sanofi Pasteur tiene bolsillos profundos, infraestructura y experiencia, y comercializa vacunas contra 19 enfermedades infecciosas.

Pero los científicos de Novavax dicen que están listos para la competencia. “Nos hemos estado preparando para esto toda nuestra vida”, dice Gale Smith, científica jefe de Novavax.

Una vez que el gen del coronavirus PANDÉMICO llegó a Gaithersburg, Maryland, el 3 de febrero, la compañía pasó semanas haciendo más de 20 versiones de la proteína spike, apuntando a un producto lo más inmunológicamente potente posible. El ganador fue la proteína más estable que induce anticuerpos, una que imitaba el estado lleno de energía del pico justo antes de fusionarse con la membrana celular huésped.

En marzo, un equipo dirigido por Nita Patel, directora sénior del departamento de desarrollo de vacunas(ver barra lateral, abajo),confirmó en pruebas de laboratorio que la proteína de ingeniería se unía firmemente a su receptor de superficie celular humana. Los resultados sugirieron fuertemente que los anticuerpos contra la proteína de Novavax interferirían con la propia proteína de pico del virus mientras trataba de fusionarse con las células.

El jefe de Patel, Smith, alistó a Ward para verificar la estructura y estabilidad de la proteína con microscopía electrónica. Otras pruebas mostraron que el pico Novavax es estable durante muchas semanas a 2°C a 8°C, una ventaja clave sobre las vacunas Moderna y Pfizer, que deben almacenarse a -20°C y -70°C, respectivamente, y una vez descongeladas, durar sólo días en el refrigerador.

Ahora, el reto era hacer la proteína en las grandes cantidades que el mundo necesitaría. Novavax tenía un sistema para hacer eso, co-inventado por Smith décadas antes y desde entonces utilizado por la compañía para desarrollar sus otros candidatos a la vacuna: células de polillas.

El gobierno del Reino Unido pronto se inscribió para comprar 60 millones de dosis de la vacuna de Novavax, y el gran fabricante de medicamentos Takeda le autorizó para fabricar a escala con fondos del gobierno japonés. Otros científicos observaron fuertes resultados en una docena de monos inyectados con varias dosis de la vacuna de Novavax y luego infectados con coronavirus vivos. El virus no se multiplicó por completo en las narices de los animales y se repitió en los pulmones de un solo mono que recibió la dosis más baja; ese animal cerró la infección después de 4 días.

los investigadores estarán ansiosos por ver los resultados de los ensayos de fase III de Novavax. En el que está en curso en el Reino Unido, los voluntarios reciben placebo o vacuna en dos inyecciones, con 21 días de diferencia. Los investigadores evaluarán si los voluntarios vacunados tienen menos infecciones sintomáticas por coronavirus que los receptores de placebo. También seguirán monitoreando la seguridad, incluyendo cualquier reacción al adyuvante, porque esta será la primera vez que un gran número de personas más jóvenes con sistemas inmunitarios vigorosos lo reciban.

Tiene muchas ventajas, los materiales que emplea, los animales insectos, el agregado de una saponina matrix M, que amplifica el estímulo antigénico.

Destacada

Entre el Cisne Negro y el Cisne Verde.

Entre el Cisne Negro, el covid y el Cisne Verde.

Estamos frente al Tsunami del covid para la Argentina esto no será una ola, porque se triplicarán los casos, hay mayor transmisibilidad con las cepas que circulan, sin espacios para tomar medidas restrictivas fuertes de fase 1. Después que han mentido tanto, hubo tan poca transparencia y mala comunicaciones, faltando a la máxima que miente miente algo quedará, no ocurrió, mintieron y no quedó nada.

No hay espacios para consensos, en general no se acuerda con mentirosos y traidores y la evidencia científica es escasa sobre lo que hay que hacer, y encima la desatendemos a los postergados.

La rebeldía, la inconciencia, la desesperación del sustento de la informalidad en los ingresos de los hogares. Sostener los cuidados para la ciudadanía no es una carga, es la herramienta para limitar la cadena de contagios.

“Las medidas restrictivas que han adoptado los gobiernos para combatir el virus han conllevado a la suspensión de la productividad interna de los países, y también a fuertes impactos negativos en la industria, el turismo y los servicios basados en el contacto interpersonal, lo que también conlleva a un fuerte aumento en el desempleo.
De hecho, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que en el 2020 la economía de América Latina y el Caribe se contraerá en un 5,2%,
y ha advertido que
incluso ante el escenario de una rápida recuperación, la región se enfrenta ante lo que posiblemente será otra década perdida para el 2015-2025″. Si bien podríamos efectuar disquisiciones sobre si la pandemia era o no previsible, cierto es que a la humanidad toda lo tomo por sorpresa, y la falta de reacción inicial permitió la propagación a todo el planeta. Podría haberse evitado. la Cuarentena no tendría que haber sido tan larga. Las clases no se tendrían que haber suspendido. No protegimos al personal de salud. Hoy están peores que durante la pandemia y las muertes que evitaron que fueron junto con los ancianos unos de los colectivos mas afectados, entonces es momento de pedirles el esfuerzo, nuevamente. Otra vez. se terminó el voluntarismo.

La pandemia es un suceso profundamente perturbador. que tendrá consecuencias generales a corto y largo plazo en materia de salud, política y economía.

Generalmente, cuando se presentan estas emergencias excepcionales, los países latinoamericanos buscan medidas de financiamiento que no incluyen políticas de austeridad y si endeudamiento externo y fundamentalmente con su sociedad.

Sin embargo, dado a que en parte el efecto en el PIB se debe a que se ha parado la actividad económica, estas políticas pueden afectar las calificaciones de riesgo del país, haciendo la inversión en este menos atractiva. Por otro lado, los niveles de endeudamiento de algunos países de por sí ya son muy altos, dificultando aún más su acceso a nuevos fondos; algunos economistas consideran que las naciones que mejor saldrán de esta crisis serán aquellas que sean capaces gestionar más efectivamente su deuda. Esto genera claramente mayor desigualdad social percibida en esta fragmentación de los sistemas de salud también es una de las principales problemáticas de la región. La baja de la demanda de la humanidad y por ende de las exportaciones a China, Europa y Estados Unidos, afectará el panorama de las economías del sur.

Sé que la historia va a estar marcada por un suceso improbable, pero lo que no sé es cuál será dicho suceso. Nassim Nicholas Taleb. El cisne negro

Como en todas las crisis, la pandemia de la COVID-19 podría ser un catalizador que diera lugar a cambios positivos, y eso es responsabilidad de todos. Entre otras cosas terminar con el paradigma del pobrismo, y su expresión “la pobreza estructural”, que es negocio de la coalición política gobernante. La ignorancia, el abandono de la escuela, la falta de trabajo, la marginalidad y la expulsión del sistema, con cuatro millones de trabajadores informales, cuentapropistas, con oficios en general vinculados por la construcción. El manejo de la pandemia fue un gran factor más como consecuencia de una elección por un cierre de actividades muy prolongado y que no fue alcanzado por el soporte social. No podemos darnos el lujo de tener pobres. No se merece un país que tiene potencialmente posibilidades estar tan mal gestionado, por funcionarios irresponsables que gastan más de lo que tienen crónicamente y luego dicen que no pueden pagar, y todos los ciudadanos de a pie, concurren a pagar sus consecuencias, perdiendo afecto, por su patria, por su lugar, por sus recuerdos.

Incluso los principales capitalistas admiten que el capitalismo está roto. Green Swans es un manifiesto para el cambio de sistema diseñado para servir a la gente, el planeta y la prosperidad. En su vigésimo libro, John Elkington , apodado el “Padrino de la Sostenibilidad”, explora nuevas formas de capitalismo aptas para el siglo XXI.

Si los “Cisnes Negros” de Nassim Nicholas Taleb son problemas que nos llevan exponencialmente hacia la ruptura, entonces “Green Swans” son soluciones que nos llevan exponencialmente hacia el descanso. El éxito —y la supervivencia— de la humanidad ahora depende de cómo frenen el primero y aceleremos el segundo.

Imagen

Green Swans se basa en la experiencia de primera mano de Elkington en algunas de las salas de juntas y suites C más conocidas del mundo. Usando estudios de caso, ejemplos del mundo real y perfiles sobre tecnologías emergentes, Elkington muestra cómo los “Patitos Feos” más extraños del mundo actual pueden convertirse en los Cisnes Verdes que salvan el mundo del mañana.

Este libro es una lectura obligada para los líderes empresariales de corporaciones grandes y pequeñas que quieren ayudar a sus empresas a sobrevivir al próximo cambio en las prioridades globales durante la próxima década y ampliar sus horizontes desde la responsabilidad, a través de la resiliencia y hacia la regeneración.

El Cisne Verde es un símbolo de tiempos radicalmente mejores por venir. También es una plantilla para el cambio exponencial hacia el objetivo lejano de un futuro sostenible para todos. Sin embargo, llegar de aquí a allá no será una tarea trivial. Tiempos de cambios disruptivos en el mercado y órdenes de picoteo político, creando ondas de choque política que pueden durar décadas, incluso generaciones.

Mientras tanto, a lo su vez, la década de 2020 aún no parece tener marcas pegajosas como los “Noughties” o los “Teens”, pero lo harán, y esa marca probablemente reflejará un período de cambio exponencial. ¿Los veinte exponenciales? Parafraseando a Dickens, este será el peor de los momentos para aquellos que se aferran al viejo orden, pero potencialmente el mejor de los tiempos para aquellos que abrazan y conducen lo nuevo. Abróchate el cinturón de seguridad.

Los Cisnes Verdes son extraordinarios — en el sentido de formas de progreso fuera de lo común — impulsados y moldeados por exponenciales positivos. En un emparejamiento contra intuitivo, a menudo se levantan como fénix de las cenizas dejadas por los Cisnes Negros. Piense en la forma en que el mundo natural puede recuperarse y florecer después de que un volcán entre en erupción o después de que se elimine la presión de pesca destructiva. Sin embargo, generalmente los Cisnes Verdes son menos propensos a tomarnos por sorpresa, ya que normalmente tenemos que planificar y trabajar hacia ellos durante un período considerable de tiempo.

La hipótesis del investigador EKlington que publicó el libro cisnes verdes ha sido que el mundo se dirige a una especie de curva histórica en U, (como dijo Otto Schamer) mucho más allá de una sola recesión normal, donde el orden macroeconómico y político establecido baja por los tubos, y surgen otros nuevos. A medida que nos adentramos en el fondo de la curva en U, entramos en un período de máxima confusión e incertidumbre. Históricamente, también, este es a menudo el punto en el que ocurren grandes guerras.

En el proceso, las ideologías establecidas y las mentalidades están bajo una intensa presión, entre ellas el capitalismo, la democracia y la sostenibilidad (un concepto que ayudo a lanzar décadas atrás). Lo que trabajo este libro es una investigación sobre la compleja interacción de las tres ideologías. En retrospectiva, se ha estado en un viaje de aprendizaje que ha tomado décadas hasta la fecha y, de alguna manera, se siente como si sólo estuviera comenzando.

Los tres conceptos —capitalismo, democracia y sostenibilidad— representan un territorio ferozmente disputado y denostado en Argentina. No hables de capitalismo, me aconsejaron. Desencadena reacciones viscerales e incontrolables. Cierto, aunque tales reacciones pueden llevar a la gente en direcciones muy diferentes. Habla con algunos activistas climáticos y te dicen que el capitalismo no puede hacer más que daño. Pero hable con algunos estadounidenses, incluso aquellos abusados por las formas más explotadoras de capitalismo de ese país, y muchos no tolerarán ninguna crítica a “su” sistema, incluso cuando les hace poco bien discernible.

Estamos frente al crush económico, social y sanitario más importante de la historia del último siglo. Los lideres del mundo, y los que gobiernan la Argentina, que aunque les moleste, o no les sirva, el planeta y sus economías están fatalmente conectadas y sino que lo diga Hosni Mubarak treinta años como dictador y lo vencieron los levantamientos por las redes. Se puede producir y ensamblar bienes, hacer dispositivos, fabricar vacunas, medicamentos, monoclonales, pero se necesitan importar insumos. Recuerdo como un anécdota que los respiradores que se fabricaban en Argentina, que servirían para ventilar personas con distress por covid, no podían aumentar su producción porque requerían un procesador importado, que fue una limitante.

Siguiendo el pensamiento de Eklington, pienso que luego del covid el capitalismo se debería regenerar fuertemente, pensando en la cuarta revolución industrial, la de la inteligencia (Educación, Investigación, Innovación, Inversión)

Pero no se puede simplemente desear que exista la resiliencia. Debe invertirse en ella, al ritmo, a escala y, a menudo, durante períodos de tiempo prolongados. Son tendencias y pensadores exponenciales de este tiempo, que exigen pensar todo en forma diferente, y hacia eso la pandemia de covid nos está proyectando. No solo hacer más sino diferente, radicalmente distinto.

En esto debemos reflexionar y trabajar,

Destacada

La telemedicina. una respuesta pandémica que quedará en el sistema de salud

Las crisis para quienes pensamos estratégicamente las organizaciones de salud apelando a la resiliencia y a su complejidad, son una oportunidad para desarrollar un kaizen, un cambio para mejor. El distanciamiento, la prevención de los contagios en los hospitales y las limitaciones en la circulación de los mismos pusieron barreras de accesibilidad a los pacientes. La telemedicina hasta antes del covid constituía un objetivo estratégico de pocos financiadores, siendo un recurso importante como orientador dentro del sistema, seguimiento, vigilancia, y colocación en el radar del sistema de salud a muchos pacientes. Ampliando la capacidad de respuesta. Se resolvió en muchos financiadores las formas de pago. Se pueden anticipar estudios complementarios, que son información necesaria para el especialista: cardiólogo, ginecólogo, neumonólogo que de esa forma pueden realizar consultas vestidas. El New England publica una serie Innovation in Care Delivery, que son unas de mis lecturas preferidas, porque ponen blanco sobre negro en los desarrollos de la gestión sanitaria. La pandemia Covid-19 anunció una rápida transformación del paradigma de la atención clínica analógica en la era digital. La transformación de la atención convirtió la telesalud de una novedad en una expectativa de futuro. Esto tuvo su desarrollo en varias entidades de medicina Prepaga, especialmente OSDE, en el Hospital Garraham, un área estratégica de salud digital en el Ministerio de salud de Nación, y en nuestra organización.

Durante el primer pico Covid-19 en los Estados Unidos (a partir de mediados y finales de marzo de 2020), la concientización sobre los servicios de telesalud creció de poco más del 50% al 75% de la población en solo 5 semanas.

Desarrollo:

La telesalud y la telemedicina “generalmente se refieren al intercambio de información médica de un sitio a otro a través de la comunicación electrónica para mejorar la salud de un paciente”

La telesalud es una modalidad o establecimiento de atención y no un tipo específico de atención. Los servicios de telesalud se pueden utilizar para conectar a las personas a un proveedor de atención médica individual o a un sistema de atención médica (como Kaiser Permanente y Geisinger, entre otros). La telesalud puede implicar interacciones sincrónicas (a través de chats telefónicos, videoconferencias o sincrónicos o asincrónicos basados en texto) para complementar o reemplazar la atención clínica tradicional cara a cara. 

En los últimos 25 años, la adopción y difusión más amplia de la telesalud se ha visto impulsada por los avances en infraestructura y capacidad de telecomunicaciones, como los servicios de datos de internet y banda ancha de alta velocidad, los estándares de cifrado de datos para comunicaciones de audio y vídeo y la miniaturización de sensores. Pero en lugar de provocar una revolución en la atención, estos avances se han visto gravados por restricciones políticas y reglamentarias (como requisitos de licencia estatutaria y limitaciones de alcance de la práctica),bajas tasas de reembolso junto con altos costos de tecnología, y resistencia médica resultante de la percepción de pérdida de autonomía profesional.

El monitoreo remoto del paciente (RPM) es el subconjunto de telesalud que permite la recopilación, transmisión, evaluación y comunicación instantáneas o por lotes de datos generados por el paciente de una persona al equipo de atención. RPM incluye una amplia y rápida gama de dispositivos cableados e inalámbricos, como implantables, biosensores, manguito de presión arterial, básculas de peso, glucómetros y oximetría de pulsos, así como sensores que recopilan datos pasivamente (por ejemplo, esteras de sueño, sensores desgastados por la muñeca, cámaras de video, esteras de piso) y teléfonos inteligentes. Rpm permite el monitoreo continuo y longitudinal de enfermedades crónicas, y las evaluaciones tempranas han demostrado la oportunidad de ahorrar costos en la atención de pacientes con enfermedades crónicas.

Cada vez más, las soluciones RPM se incluyen con servicios más amplios para permitir (1) la transmisión y almacenamiento de datos recopilados por el usuario en el almacenamiento en la nube,

(2) el uso de tecnologías emergentes (por ejemplo, inteligencia artificial [IA] y aprendizaje automático) para mejorar la vigilancia de enfermedades y la detección temprana, y

(3) un diagnóstico mejorado y atención personalizada.

Ya en la década de 1990, Clayton Christensen, un visionario estudioso de los negocios que desarrolló la teoría de la innovación disruptiva, escribió sobre la promesa de la telesalud, pero reconoció las barreras a la adopción generalizada. Cualquier interrupción, como él señaló famosamente, requiere tres habilitadores: (1) una tecnología simplificadora, (2) una red de valor disruptivo y (3) innovación de modelos de negocio.13 Entrando en 2020, dos de estos tres habilitadores se estaban extendiendo de los mercados de consumo y negocios a la atención médica.

El primer activador, la simplificación de la tecnología, estaba ampliamente disponible en forma de biosensores y teléfonos inteligentes baratos, computación en la nube para almacenamiento y procesamiento analítico en tiempo real, y conectividad omnipresente a través de Bluetooth, Wi-Fi o celular. En términos del marco “Jobs to Be Done” descrito por Christensen, estas tecnologías podrían ayudar a optimizar los procesos empresariales en la atención médica o incluso sustituir algunas interacciones clínicas con los proveedores.

La interrupción del modelo de negocio tradicional de la atención de la salud no se produjo en la escala observada en otros servicios al consumidor y otros mercados.

El segundo activador, una red de valores disruptivos, había estado emergiendo durante la mayor parte de la década y poco a poco estaba ganando tracción. Estas redes de valor fueron creadas por clases completamente nuevas de empresas que comenzaron a prestar servicios de salud junto con los titulares, pero no dependían de la cadena de valor tradicional para la prestación de servicios (por ejemplo, hospitales, planes de salud, proveedores de beneficios de farmacia). Los disruptores de valor incluían proveedores de telesalud (por ejemplo, Teladoc Health, Doctor on Demand, 98point6, CirrusMD), servicios de salud digitales (por ejemplo, Livongo, Omada, Hinge Health, Propeller, Cricket), servicios de farmacia (por ejemplo, GoodRx, Trupill, PillPack, Ro, Hims), proveedores (por ejemplo, Crossover Health, VillageMD, OneMedical) y planes de salud (por ejemplo, Oscar, Clover, Collective Health, Bright) que fueron construidos desde cero mediante la prestación de servicios a través de nuevas redes de valor y un enfoque prominente en la experiencia del consumidor. Mediante la entrega de componentes modularizados de servicios clínicos a poblaciones específicas, utilizando la tecnología como infraestructura fundamental para ofrecer atención, desarrollando nuevos mercados para vender servicios (por ejemplo, aplicaciones para teléfonos inteligentes) y/o aprovechando nuevos modelos de pago para la diferenciación, el objetivo de estas organizaciones disruptivas es proporcionar mejores resultados a costos inferiores a la atención tradicional. En muchos casos, las tecnologías simplificadoras y las redes de nuevos valores eran una y las mismas o estaban en un camino lento hacia la convergencia antes de la aparición de Covid-19.

De la noche a la mañana, con la pandemia Covid-19, observamos un gran cambio en el mercado. Estas tecnologías innovadoras, redes de valor disruptivo y nuevos modelos de negocio se volvieron altamente relevantes a medida que surgieron preocupaciones públicas sobre la seguridad de las visitas en persona y el riesgo inherente de Covid-19. Los responsables de la formulación de políticas y los pagadores actuaron rápidamente para eliminar los modelos de pago que sirvieron como barreras a la telesalud, por ejemplo, eliminando copagos y permitiendo el reembolso de las visitas de telesalud a la par de las visitas en persona

El economista alemán Joseph Schumpeter señaló que “por regla general, lo nuevo no crece de lo viejo, sino que aparece junto a él y lo elimina competitivamente”.17 Nuevos modelos de atención virtual y atención con tecnología se están desarrollando fuera de las empresas de atención médica tradicionales. Sin embargo, dada la integración vertical y horizontal de los mercados de la atención de la salud, estos modelos generalmente no pueden estar solos. Por lo tanto, en el mercado comercial, su eficiencia potencial se debe a los modelos de precios de los sistemas de salud para servicios especializados. Sin embargo, en el mercado Medicare Advantage, nuevos modelos de atención virtual tienen acceso al programa de tarifas de Medicare para servicios fuera de la red, proporcionando una oportunidad para pruebas potencialmente más robustas de este concepto.

La optimización de la atención virtual requiere más que la capacidad de tener un videochat con un paciente. Los requisitos para permitir la atención virtual incluyen tanto los avances en la capacidad técnica para integrar los datos del paciente en la visita como la capacidad de optimizar las visitas virtuales en un sistema de atención.

A pesar de toda esta actividad, el mercado de atención virtual todavía está en su comienzos. Para quienes soñamos con modelos integrales e integrados de atención esta alternativa extiende la capacidad de poder llegar a mayor cantidad de personas, sin necesidad que se produzcan traslados, pudiendo dar el servicio en forma remota. Sin perjuicio del valor agregado de una entrevista con escucha, con tiempo para hacer una buena semiología y establecer planes de diagnóstico.

Hay una serie de oportunidades para que el mercado de atención virtual se expanda vertical y horizontalmente, así como para aprovechar capacidades únicas que antes no estaban disponibles en los modelos de atención médica tradicionales. Por ejemplo, la atención domiciliaria virtual a través de la supervisión remota proporciona un modelo que está “constantemente activado”, lo que permite un seguimiento continuo de la salud que se desvincula de las evaluaciones periódicas arbitrarias (por ejemplo, visitas de seguimiento de 3, 6 o 12 meses) que son un producto y vestigio del entorno tradicional de pago por servicio de ladrillo y mortero. Para pacientes con enfermedades crónicas, la visión es un modelo de atención que permitiría (1) la recopilación de datos de mayor fidelidad, (2) retroalimentación personalizada a individuos basados en la interpretación de estos datos de algoritmos habilitados para IA, y (3) mensajería automatizada y escalada de cambios relevantes en el estado de salud a un equipo de atención centralizada. Por ejemplo, muchos pacientes hospitalizados informan que sus síntomas (por ejemplo, aumento de la dificultad para respirar, fatiga, fiebre, hinchazón de las piernas, pérdida de apetito) habían estado presentes durante algún período de tiempo antes de que la atención de emergencia fuera necesaria. Todos estos síntomas podrían haber permitido una intervención anterior si el análisis de los datos hubiera sugerido que el cambio en los síntomas era predictivo de una exacerbación de una afección subyacente. Es fácil imaginar que el modelo previsto permitiría una mejor coordinación de la atención, ya que los aspectos clave de la condición de un individuo se supervisan continuamente y los conocimientos se pueden derivar rápidamente del procesamiento basado en la nube de resmas de datos en cuestión de segundos. Esta fidelidad puede permitir que las condiciones relacionadas se gestionen de forma óptima en un entorno habilitado para la tecnología. Este modelo de atención crónica se ha descrito durante muchos años, pero nunca se ha logrado completamente.

Clínicamente, la comprensión (1) qué condiciones se prestan fácilmente a la atención virtual, remota y/o asincrónica y (2) cómo y dónde se recopilarán o pueden recopilarse los datos pertinentes son preguntas operativas y de investigación en curso. Simultáneamente, debe haber una comprensión de (1) cuándo y cómo se requiere la atención tradicional, episódica y en persona; 2) cómo se complementan los servicios de atención en persona y virtuales entre sí; y (3) cómo deben aprovecharse los datos de telesalud y supervisión remota en ambos contextos.

Clínicamente, la comprensión (1) qué condiciones se prestan fácilmente a la atención virtual, remota y/o asincrónica y (2) cómo y dónde se recopilarán o pueden recopilarse los datos pertinentes son preguntas operativas y de investigación en curso. Simultáneamente, debe haber una comprensión de (1) cuándo y cómo se requiere la atención tradicional, episódica y en persona; 2) cómo se complementan los servicios de atención en persona y virtuales entre sí; y (3) cómo deben aprovecharse los datos de telesalud y supervisión remota en ambos contextos.

Modelo de pago en una dedicación extendida:

(Observo, en la práctica, cuando a los pacientes se les mejora la accesibilidad, y no tienen copago, llaman o consultan a su médico por varios aspectos, no solo por su enfermedad, sino en su vida de relación, en la comida, en síntomas no relacionados o estudios que inclusive solicitaron otros profesionales. Esto condiciona envíos de mensajes, escritos y de voz, fuera de la posibilidad de consultar la historia clínica, porque esta en su casa o en descanso. Por un lado, la dedicación extendida, y del otro, la cantidad de consultas que puede facturar que son más que las presenciales. Entonces aumenta el rendimiento de la hora médica. Bueno, donde esta el equilibrio. En el límite. En la autorización on line previa, antes de habilitar la teleconsulta, hay que definirlo. Las empresas podrán absorber desde una central con un buen triage una derivación adecuada. )

A medida que la atención virtual reconstruya la visión nocional de cómo se brinda y recibe la atención médica, el modelo de pago de honorarios por servicio también tendrá que evolucionar para apoyar un modelo de atención disponible 24-7, lo que permite que la atención se brinda de forma sincrónica y asincrónica. Una aceleración a los modelos de pago por empleado por mes basados en el valor ha sido el modelo de facto en el mercado de la atención crónica, pero los pagadores y los empleadores son cada vez más reacios a pagar cuotas generales para aquellos que no reciben atención o aquellos que buscan lugares alternativos de atención. En respuesta, hemos visto el desarrollo de estructuras de tasa de casos por miembro/paciente por mes que se alinean con cuando una persona está siendo monitoreada y utilizando un servicio, que, curiosamente, es una actualización de los modelos de tasa de casos o de capitanía basada en episodios resultantes de conceptos de manejo de enfermedades de la década de 1990. Además, estas estructuras de tarifas se pueden incorporar a acuerdos de riesgo, impulsando así el acceso, el uso, los resultados clínicos e incluso el ahorro de costos que alinean aún más el valor con el pago. Algunas empresas de atención virtual incluso han comenzado a examinar la asunción de riesgos para toda una población de individuos con una sola afección crónica (o incluso aguda) directamente a empleadores y planes de salud autoasegurados.

Aprovechar el momento

La nación se ha transformado por la pandemia. La experiencia de atención virtual que ha evolucionado como respuesta a Covid-19 ha acelerado la experiencia pública y profesional del papel de la tecnología en el sistema de salud del futuro. La pandemia ha demostrado que existe una capacidad latente de innovación inherente al mercado. Ahora que se ha desatado, podemos empezar a imaginar tanto todo el potencial de la tecnología como la amenaza potencial para los modelos de negocio existentes. Los pacientes se sienten empoderados con nuevas formas de obtener atención a su conveniencia y están avanzando con la expectativa de que, en el futuro, la atención virtual será tan simple como la banca o las compras en sus teléfonos. Por el contrario, nadie que dirige un sistema de atención médica o una aseguradora quiere ser el líder de una compañía discográfica en un mundo de la música en streaming, por lo que habrá una gran presión para restringir al genio o para cerrar pandora’s Box.

Destacada

La importancia de la vacunación al personal de Salud.

Introducción:

El personal de salud para afrontar la pandemia es el factor limitante de la atención de pacientes graves que padecen Covid 19, (Enfermeros y terapistas intensivos) motivando un esfuerzo inusitado, llevando a que muchos profesionales dupliquen su permanencia en el hospital, por varios días, en una fatiga motivada más por la incertidumbre, la desprotección y la falta de reconocimiento, el riesgo de contagio y de afectar a su familia. En este blog he publicado lo esperanzador de los resultados de generación de anticuerpos en Argentina un estudio realizado por investigadores del CONICET, un seguimiento de trabajadores de salud se observa que no se han infectado hasta el momento, constancias aún no publicadas en nuestro medio, y buscando bibliografía he encontrado algunas evidencias que corroboran y afirman la experiencia anterior con otras vacunas. Se seleccionaron dos trabajos publicados en el New England y una prepublicación Medrix.

Presentación de los trabajos:

Quiero mostrar primero una pre publicación de un trabajo realizado en España, del cual mostraré algo que es muy impactante un grafico de ese estudio:

Dramatic drop of new SARS-CoV-2 infections among health care workers after the first dose of the BNT162b2 mRNA Covid-19 Vaccine Carlos Guijarro et al.

La línea roja del gráfico muestra como luego de la aplicación de la primer dosis bajan los contagios en relación a la población general. Esto trae una esperanza para enfrentar la próxima pandemia, con el personal más protegido. Falta resolver un tema que los trabajadores de salud inmunizados con comorbilidades, que trabajaban antes del inicio de la pandemia puedan volver al trabajo, con ello recuperaríamos un 15% más de la fuerza de trabajo.

“Curiosamente, la disminución fue importante incluso antes de la administración de la segunda dosis de la vacuna, lo que sugiere que una sola dosis puede conferir una proporción sustancial. Sin embargo, nuestros resultados deben interpretarse con cautela. En primer lugar, reportamos un seguimiento limitado en un hospital de tamaño mediano. En segundo lugar, también hubo una disminución significativa en la incidencia del SRAS-CoV-2 en la población general en este período de tiempo. La importante reducción de la tasa comunitaria probablemente disminuya las medidas generales de salud pública por parte de los gobiernos autonómicos y nacionales, ya que a día de hoy la tasa de vacunación en la población general de nuestra zona (Madrid) es inferior al 5% [6]: Por lo tanto, su efecto potencial sobre la disminución de las tasas de infección en la comunidad debería ser mínimo. La reducción mucho más intensa entre el HCW sugiere fuertemente un papel principal para la vacuna. Nuestros resultados después de una sola dosis de la vacuna podrían no extrapolarse a otros entornos: nuestro programa de vacunación se extendió a todo el HCW, incluyendo un 30% de HCW con una infección documentada anterior sarscov-2 [7]. Nosotros y otros hemos demostrado recientemente que el HCW con una infección anterior sars-cov-2 exhiben una fuerte respuesta serológica a la primera dosis de la vacuna, alcanzando un titulo anti pico IgG más alto que los obtenidos después de la segunda dosis en individuos ingenuos SARSCoV-2 [8,9]. Otros programas de vacunación han excluido el HCW previamente infectado del programa de vacunación y presentan un menor grado de protección [3]. Además, nuestros resultados están restringidos a la vacuna BNT162b2 mRNA. No se puede determinar si se pueden obtener resultados similares con otras vacunas a partir de nuestros datos. Queda por definir el programa óptimo de vacunación para el HCW con infección anterior sars-cov-2”

Otro trabajo que he buscado es el siguiente:
Effectiveness of Covid-19 Vaccination in Health Care Workers at Four Institutions Shmuel Benenson, 23 de Marzo. N Engl J Med 2021.

Nuevamente observamos el descenso con una sola dosis, y solo 4 de 8121 se infectaron luego de la vacunación completa.

Examinaron la eficacia de las vacunas entre los trabajadores sanitarios del Centro Médico de la Universidad Hebrea de Hadassah (HHUMC), un centro médico de dos campus en Jerusalén que emplea a 6680 personas. Jerusalén tiene una de las tasas de incidencia más altas de Covid-19 en Israel.2 Además de sus actividades regulares, HHUMC está tratando actualmente a pacientes con Covid-19 en ocho salas dedicadas. Para crear un ambiente hospitalario seguro, HHUMC estableció un programa de detección proactiva y periódica del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) para todo el personal.3 Desde el comienzo de la epidemia hasta el 31 de enero de 2021, de los 6680 trabajadores sanitarios, 689 (10,3%) se infectaron, principalmente debido a la exposición a Covid-19 en la comunidad; las tendencias de incidencia entre los trabajadores sanitarios eran similares a las de la población de Jerusalén (Fig. S1 en el Apéndice Suplementario, disponible con el texto completo de esta carta en NEJM.org). Vacunación con dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNtech, con 21 días de diferencia,4 comenzó el 20 de diciembre de 2020. En 8 semanas, 5297 de 6252 (84,7%) los trabajadores sanitarios que no habían sido infectados previamente antes del 20 de diciembre fueron vacunados. La mayoría de los trabajadores sanitarios (98,9%) que habían recibido la primera dosis de vacuna y no estaban infectados para el día 21 recibieron la segunda dosis. Recopilamos datos sobre el estado vacunal de los trabajadores sanitarios y las infecciones que se produjeron entre ellos. Entre los trabajadores vacunados, la incidencia semanal de Covid-19 desde la primera dosis disminuyó notablemente después de la segunda semana; la incidencia de la infección continuó disminuyendo drásticamente y luego se mantuvo baja después de la cuarta semana(Cuadro 1 e Fig. S2). Desde septiembre de 2020, la probabilidad de estar libre de Covid-19 había disminuido constantemente hasta el inicio de las vacunas en dos dosis, después de lo cual las infecciones entre los trabajadores sanitarios vacunados ocurrieron con mucha menos frecuencia(Fig. S3). Cabe destacar que el numerador utilizado para calcular la incidencia de Covid-19 fue el número de pacientes con infección que se detectó en pruebas obligatorias o voluntarias; no se realizaron pruebas sistemáticas de todos los trabajadores sanitarios vacunados. Por lo tanto, es posible que nos hayamos perdido algunos casos positivos.

En Este estudio que se llevó a cabo en un entorno hospitalario activo en una comunidad con una alta incidencia de Covid-19, la vacunación de los trabajadores sanitarios con la vacuna BNT162b2 dio lugar a una reducción importante de los nuevos casos de Covid-19 entre aquellos que recibieron dos dosis de la vacuna, incluso cuando se observó un aumento de la variante B.1.1.7 en hasta el 80% de los casos.5 

Estos hallazgos sugieren que la vacunación generalizada y efectiva entre los trabajadores de la salud proporciona un ambiente seguro, incluso en presencia de una alta tasa de infección por SARS-CoV-2 en la comunidad.

En otro estudio, publicado en el New England Journal of Medicine, realizado en California, Jocelyn Keehner, et al. 23 de Marzo 2021. Estudio realizado en 36.000 trabajadores.

En esa cohorte, el riesgo absoluto de dar positivo para el SRAS-CoV-2 después de la vacunación fue del 1,19% entre los trabajadores sanitarios de la UCSD y del 0,97% entre los de UCLA; estas tasas son superiores a los riesgos notificados en los ensayos de la vacuna contra el ARNM-12731 y la vacuna BNT162b2.2 

Las posibles explicaciones para este riesgo elevado incluyen la disponibilidad de pruebas periódicas para personas asintomáticas y sintomáticas en nuestras instituciones, un aumento regional de las infecciones en el sur de California durante nuestras campañas de vacunación,5 y diferencias en las características demográficas entre los participantes en el ensayo y los trabajadores de la salud de la cohorte.

Los trabajadores sanitarios eran más jóvenes y tenían un mayor riesgo general de exposición al SRAS-CoV-2 que los participantes en los ensayos clínicos.

Además, las fechas límite para la presentación de informes en ambos ensayos iniciales de vacunas estaban mucho antes de este aumento, no se incluyó ninguna prueba de personas asintomáticas en el ensayo de la vacuna BNT162b2,2 y sólo se realizó un único cribado de personas asintomáticas en el ensayo de la vacuna mRNA-1273 antes de administrar la segunda dosis.1

La rareza de los resultados positivos de las pruebas 14 días después de la administración de la segunda dosis de la vacuna es alentadora y sugiere que la eficacia de estas vacunas se mantiene fuera del entorno del ensayo.

Estos datos subrayan la importancia crítica de las medidas continuas de mitigación de la salud pública (enmascaramiento, distanciamiento físico, detección diaria de síntomas y pruebas periódicas), incluso en entornos con una alta incidencia de vacunación, hasta que se alcanza la inmunidad de los rebaños en general.

Destacada

Retrasar la segunda dosis de vacunas covid-19

Editorial de BMJ.

La falta de vacunas, lleva al Gobierno, a replantear sobre la marcha la estrategia de vacunación basado en evidencias científicas, para abarcar mayor cantidad de personas con la disponibilidad actual, todas las dosis de vacunas se aplicarán más espaciadas entre 10-12 semanas, avalados por trabajos de investigación de Gran Bretaña, las respuestas inmunitarias aparentemente con la vacuna de Oxford, Astra Zeneca mejoraba con espaciar la dosis entre 10-12 semanas, entonces empezó a surgir hace unos meses la posibilidad de dar una dosis o bien espaciar a dos o tres meses esto permitirá que lleguen las 60 millones de dosis comprometidas. El refuerzo hay que administrarlo, cuidado, lo que es valido pasar de 21 días a 10 semanas. Con ello se reducirá la mortalidad, que es abrumadoramente superior en más de sesenta años siendo la variable independiente más fuerte sobre la letalidad.

Editorials

Delaying the second dose of covid-19 vaccines

BMJ 2021; 372 Dominique Pimienta.

El 30 de diciembre de 2020, el Reino Unido anunció una modificación del protocolo recomendado para la vacuna Pfizer-BioNTech covid-19, prolongando el intervalo entre dosis de 3 a 12 semanas. 12 Se tomaron decisiones similares para la vacuna Oxford-AstraZeneca, para la que se había demostrado una brecha más larga entre dosis para mejorar la eficacia en algunos grupos de edad. 3

La intención declarada era maximizar el beneficio con suministros limitados y minimizar los ingresos y muertes hospitalarias. En el caso de la vacuna Pfizer-BioNTech, la decisión de retrasar la segunda dosis se basó en extrapolaciones procedentes de datos de ensayos de fase III que mostraron una eficacia del 89% 15-21 días después de la primera dosis. 45En ese momento, Pfizer no apoyó la Decisión, afirmando que no podía garantizarse una alta eficacia6

La eficacia en personas mayores parece excelente después de dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech. 7 Una brecha más larga entre dosis puede mejorar la respuesta inmune a largo plazo, como se ve con la vacuna de AstraZeneca. 38 Sin embargo, como muchas personas en subgrupos prioritarios aún no han recibido una segunda dosis, cualquier disminución sustancial de la protección durante el intervalo de 12 semanas creará problemas a medida que el Reino Unido comience a reabrirse.

Esto es particularmente preocupante para los adultos mayores. El ensayo de fase II de la vacuna Pfizer-BioNTech reportó una respuesta reducida de anticuerpos entre los participantes de 65 a 85 años en comparación con los menores de 55 años. 5 Los datos recientes de Salud Pública de Inglaterra mostraron que la eficacia contra la enfermedad sintomática era del 57% entre los adultos mayores de 80 años después de una sola dosis, aumentando al 85% después de la segunda dosis. 9

Esto es consistente con los datos de vigilancia de anticuerpos del estudio React-2,10 que mostró positividad IgG 21 días después de una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech en el 80% de los adultos menores de 60 años, pero en sólo el 49% y el 34% de los mayores de 70 y 80 años, respectivamente. La positividad de IgG aumentó al 93% y al 88%, respectivamente, después de una segunda dosis, lo que sugiere que la segunda dosis es crítica en estos grupos de edad vulnerables. Los datos de Public Health Scotland mostraron que la eficacia contra el ingreso hospitalario disminuyó a partir de los 35 días posteriores a la primera dosis,11 aunque como resultados no se notificaron por edad, no está claro si se trata de efectos de cohortes de edad o relacionados con la disminución de la inmunidad, o ambos.

Los datos del mundo real (aún no revisados por pares) sugieren una eficacia prometedora de la vacuna Pfizer-BioNTech entre los adultos mayores. En Israel, donde la mayoría de las personas mayores de 60 años ya han recibido dos dosis de la vacuna, los datos de vigilancia muestran una marcada divergencia en las tasas de ingreso hospitalario y muerte entre grupos de edad vacunados y no vacunados. 12 13

Amenazas de las variantes

Las nuevas variantes de SARS-Co-V-2 complican esta imagen. Un estudio publicado como preimpresión14 encontró una respuesta neutralizante de anticuerpos contra la variante B.1.1.7 (descubierta por primera vez en el Reino Unido) en ocho de 15 participantes durante 80 años, 21 días después de una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, en comparación con el 100% en los menores de 80 años.

En un subanálisis preimpreso de 256 participantes que dieron positivo por covid-19 durante el ensayo de la fase II/III de la vacuna AstraZeneca, la vacuna parecía seguir siendo altamente eficaz contra la variante B.1.1.7,15, pero la eficacia de dosis únicas y dobles no se informó una vez más por edad. Esta es una brecha sustancial en nuestra comprensión de ambas vacunas.

En conjunto, la evidencia actual sugiere una preocupación legítima sobre la eficacia de estas vacunas en adultos mayores después de una sola dosis, incluida la durabilidad de la respuesta inmune.

Aún menos evidencia está disponible sobre la eficacia de estas vacunas contra la variante B.1.351 (identificada por primera vez en Sudáfrica) o variantes más nuevas identificadas en el Reino Unido que también expresan la mutación E484K asociada con la fuga inmune. Los primeros datos de Novavax,16 Johnson & Johnson,17 AstraZeneca,18 Pfizer-BioNTech y Moderna19 sugieren que las vacunas pueden ser menos eficaces contra la variante B.1.351, al menos para enfermedades leves a moderadas. Estos hallazgos ponen de relieve la amenaza que representa la adaptación del virus y la aparición de mutaciones de escape. Una sola estrategia de dosis puede exacerbar esta amenaza, según algunos estudios de modelado. 20

Los gobiernos que actualmente implementan vacunación deberían mitigar la incertidumbre asociada con las desviaciones de los protocolos de vacunación recomendados mediante la entrega de vacunas en un marco de ensayo sólido. Esto ayudaría a abordar la falta de datos, proporcionar una alerta temprana de posibles daños y permitiría una rápida modificación de los programas de vacunación a nivel mundial si fuera necesario.

Al mismo tiempo, deben realizarse estudios para identificar los correlatos de inmunidad entre las personas vacunadas a lo largo del tiempo, de modo que las políticas puedan adaptarse rápidamente para garantizar una protección adecuada. También se requiere una mayor transparencia en torno a los datos de los adultos mayores, ya que todas las vacunas se implementan actualmente principalmente en estos grupos de edad.

A medida que las posibles variantes resistentes a las vacunas siguen circulando en el Reino Unido, la necesidad de una estrategia de salida clara de la pandemia nunca ha sido mayor. La supresión efectiva de la transmisión sigue siendo clave para prevenir la aparición y propagación de nuevas variantes capaces de escapar de la inmunidad adquirida por la vacuna. Medidas como las pruebas, el rastreo y el aislamiento apoyado, junto con la vacunación masiva y los estrictos controles fronterizos, son la única manera lógica de garantizar que este tercer encierro sea realmente el último del Reino Unido.

References

  1. Covid-19 second-stage vaccinations to be delayed across UK. Guardian 2020 Dec 30. https://www.theguardian.com/world/2020/dec/30/covid-19-second-stage-nhs-vaccinations-delayed-across-uk
  2. Department of Health and Social Care. Optimising the covid-19 vaccination programme for maximum short-term impact. 2021. https://www.gov.uk/government/publications/prioritising-the-first-covid-19-vaccine-dose-jcvi-statement/optimising-the-covid-19-vaccination-programme-for-maximum-short-term-impact
  3. Voysey M, Clemens SAC, Madhi SA, et al., Oxford COVID Vaccine Trial Group. Safety and efficacy of the ChAdOx1 nCoV-19 vaccine (AZD1222) against SARS-CoV-2: an interim analysis of four randomised controlled trials in Brazil, South Africa, and the UK. Lancet2021;397:99-111. . doi:10.1016/S0140-6736(20)32661-1 pmid:33306989

CrossRefPubMedGoogle Scholar

  1. UK Government. Covid-19 Greenbook. Chapter 14a. Covid-19-SARS-CoV-2. 2021. https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/961287/Greenbook_chapter_14a_v7_12Feb2021.pdf
  2. Pfizer. Pfizer-BioNTech covid-19 vaccine (BNT162, PF-07302048). Vaccines And Related Biological Products Advisory Committee briefing document, 10 Dec 2020. https://www.fda.gov/media/144246/download
  3. Iacobucci G, Mahase E. Covid-19 vaccination: what’s the evidence for extending the dosing interval?BMJ2021;372:n18. doi:10.1136/bmj.n18 pmid:33408068
  4. Polack FP,Thomas SJ, Kitchin N, et al., 

C4591001 Trial Group. Safety and efficacy of the BNT162b2 mRNA covid-19 vaccine. N Engl J Med2020;383:2603-15. doi:10.1056/NEJMoa2034577 pmid:33301246

CrossRefPubMedGoogle Scholar

  1. Wise J. Covid-19: New data on Oxford AstraZeneca vaccine backs 12 week dosing interval. BMJ2021;372:n326. doi:10.1136/bmj.n326 pmid:33536232
  2. Public Health England. COVID-19: analysing first vaccine effectiveness in the UK. Public health matters, 23 Feb 2021. https://publichealthmatters.blog.gov.uk/2021/02/23/covid-19-analysing-first-vaccine-effectiveness-in-the-uk/
  3. Ward H, Cooke G, Whitaker M, et al. REACT-2 Round 5: increasing prevalence of SARS-CoV-2 antibodies demonstrate impact of the second wave and of vaccine roll-out in England.medRxiv2021;2021.02.26.21252512.[Preprint.] 
  4. Vasileiou E, Simpson CR, Robertson C, et al. Effectiveness of first dose of covid-19 vaccines against hospital admissions in Scotland: national prospective cohort study of 5.4 million people.SSRN2021 [Preprint.] https://www.ssrn.com/abstract=3789264doi:10.2139/ssrn.3789264

CrossRefGoogle Scholar

  1. Mahase E. Covid-19: Israel sees new infections plummet following vaccinations. BMJ2021;372:n338. doi:10.1136/bmj.n338 pmid:33541863

FREE Full TextChodick G, Tene L, Patalon T, et al. The effectiveness of the first dose of BNT162b2 vaccine in reducing SARS-CoV-2 infection 13-24 days after immunization: real-world evidence.medRxiv 2021:2021.01.27.21250612v1. [Preprint.] https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.01.27.21250612v1

  1. Collier DA, Meng B, Ferreira I, Datir R, et al. Impact of SARS-CoV-2 B.1.1.7 spike variant on neutralisation potency of sera from individuals vaccinated with Pfizer vaccine BNT162b2.medRxiv2021;2021.01.19.21249840. [Preprint.] 
  2. Emary KRW, Golubchik T, Aley PK, et al. Efficacy of ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222) vaccine against SARS-CoV-2 VOC 202012/01 (B.1.1.7). SSRN 2021. [Preprint.] https://papers.ssrn.com/abstract=3779160
  3. Novavax covid-19 vaccine demonstrates 89.3% efficacy in UK phase 3 trial. Press release, 28 Jan 2021. https://ir.novavax.com/news-releases/news-release-details/novavax-covid-19-vaccine-demonstrates-893-efficacy-uk-phase-3
  4. US Food and Drug Administration. Emergency use authorization for vaccines to prevent covid-19; guidance for industry. 2021. https://www.fda.gov/regulatory-information/search-fda-guidance-documents/emergency-use-authorization-vaccines-prevent-covid-19
  5. Madhi SA, Baillie V, Cutland CL, et al. Safety and efficacy of the ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222) Covid-19 vaccine against the B.1.351 variant in South Africa.N Engl J Med2021.doi:10.1056/NEJMoa2102214
  6. Wang P, Nair MS, Liu L, et al. Antibody resistance of SARS-CoV-2 variants B.1.351 and B.1.1.7. Nature2021. doi:10.1038/s41586-021-03398-2 pmid:33684923
  7. Saad-Roy CM, Morris SE, Metcalf CJE, et al. Epidemiological and evolutionary considerations of SARS-CoV-2 vaccine dosing regimes. Science2021;eabg8663. doi:10.1126/science.abg8663. pmid:33688062
Destacada

El mundo no tiene capacidad para producir las vacunas necesarias.

El mercado de los productores de vacunas no esta en condiciones de producir los 10.000 millones de dosis necesarias para vacunar, acercándose al gran reto que es generar el efecto rebaño en el planeta. Siendo realistas las estimaciones llegan a 4000 millones de dosis hasta el fin de 2021. La gran mayoría de las vacunas requiere la aplicación de dos dosis, con lo cual, si no son efectivas las medidas de aislamiento social, (que exigen una gran conciencia colectiva, responsabilidades individuales y compartidas que faltaron durante esta pandemia) la pandemia podría durar dos o tres años, afectando seriamente la economía mundial, debiendo implementar medidas de cooperación de los países centrales con el resto de los países. La solidaridad también interesa a los países ricos, porque no tendrán quienes les compren sus excedentes de producción. Esto nos lleva a una solidaridad interesada y abandonar el nacionalismo vacunal. Ortún Rubio 2021.

Navegando por el mar de las incertidumbres no sabemos cual será la efectividad real de las vacunas, si esta variará con la edad, la etnia de las personas, y sobre su seguridad en el largo plazo, su inmunogenicidad, si afectarán a pacientes con enfermedades autoinmunes. Cada cuanto tendremos que darnos refuerzos, y si esa dosis, en el caso, debe ser de la misma vacuna. Los nuevos ensayos para ampliar las bases de sustentación de la producción mundial de vacunas tendrán dificultades para reclutar voluntarios. Tampoco tenemos certezas si estas vacunas podrán contra las variantes de la cepa silvestre original secuenciada del coronavirus en Enero de 2020. Ampliando la incertidumbre biológica y económica. Esto puede obligar como la vacuna antigripal a producir nuevas versiones de las vacunas.

Los acuerdos de pre-compra no tuvieron transparencia, acuerdo estado – estado, estado – empresa, sin hacer públicas las condiciones de entrega ni las económicas. Esto claramente está ocurriendo en Argentina. Causando con anuncios sin fundamento una gran desilusión en la población prometiendo que hacia fines de agosto íbamos a tener al 70% de la población vacunada.

También es necesario saber, para que estamos vacunando. Para disminuir la mortalidad. Para evitar el contagio. Para disminuir las formas graves?. Para evitar el colapso del sistema de salud. Países como Chile, con alto ritmo de vacunación y stock de dosis, no pudo evitar un nuevo cierre. Según una autoridad como Antony Fauci dice que debido al lento ritmo de vacunación, la transmisibilidad a pesar de estar vacunados, el porcentaje de personas para lograr el efecto rebaño podría ser mayor al 70%, lo cual agrava el escenario y acerca las afirmaciones de Biden, que quiere vacunar a toda la población de EE.UU. Es necesario elevar el umbral de inmunidad colectiva.

Por lo tanto, tiene sentido enfocar los esfuerzos de rastreo de contactos en la nueva variante, como la forma de mantenerla bajo control y retrasar la propagación por unos meses,

Las variante británica es un 56% más transmisible que la silvestre. La manaos P1 es un 100%. Que la cepa sudafricana es más eficaz para esquivar la inmunidad adquirida.

No obstante las observaciones y las incertidumbres, las preguntas sin respuestas las vacunas son un gran cambio para mejor. Esa será nuestra salida. Como dicen Bea López González Valcárcel y Vicente Ortún Rubio, la “luz ya llega del fondo del túnel”. Aunque tengo dudas razonables, si esa luz no proviene de una locomotora que viene en sentido contrario hacia donde estamos dirigiéndonos.

Destacada

Análisis de la propagación de la cepa Manaos a pesar de la prevalencia alta de inmunidad en la región.

Este trabajo del Lancet, acredita la preocupación que he expresado desde hace algunas semanas sobre la posibilidad de penetración de una cepa no silvestre, sino la generada por mutaciones en humanos en el norte de Brasil, que por el pésimo manejo, negacionista de la infección de Bolsonaro, generó un laboratorio de mutaciones genómicas en el norte de Brasil. Son cuatro las teorías que explican la situación, que no son excluyentes, que deben ser tenidas en cuenta por nuestras autoridades, inicialmente en las provincias más cercanas y fronterizas con Brasil.

Resurgimiento del COVID-19 en Manaos, Brasil, a pesar de la alta seroprevalencia

Ester C Sabino Lewis F Autobuses María P S Carvalho Carlos A Prete Jr Myuki A E Crispim Nelson A Fraiji

Después de contener inicialmente el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2), muchos países europeos y asiáticos tuvieron un resurgimiento del COVID-19 consistente con una gran proporción de la población que sigue siendo susceptible al virus después de la primera onda epidémica.1 En contraste, en Manaos, Brasil, un estudio de donantes de sangre indicó que el 76% (IC 95% 67-98) de la población había sido infectada con SARS-CoV-2 en octubre de 2020.2 También se estimaron altas tasas de ataques del SRAS-CoV-2 en muestras basadas en la población de otros lugares de la cuenca amazónica, por ejemplo, Iquitos, Perú 70% (67-73).3 La tasa estimada de ataques SARS-CoV-2 en Manaos estaría por encima del umbral teórico de inmunidad de rebaño (67%), dado un número básico de reproducción de casos (R0) de 3.4En este contexto, el abrupto aumento del número de ingresos hospitalarios covid-19 en Manaos durante enero de 2021 (3431 en enero 1-19, 2021, vs 552 en diciembre 1-19, 2020) es inesperado y preocupante (cifra).5678910 

Después de una gran epidemia que alcanzó su punto máximo a finales de abril de 2020, las hospitalizaciones de COVID-19 en Manaos se mantuvieron estables y bastante bajas durante 7 meses de mayo a noviembre, a pesar de la relajación de las medidas de control covid-19 durante ese período

Hay al menos cuatro explicaciones posibles no mutuamente excluyentes para el resurgimiento del COVID-19 en Manaos.

En primer lugar, la tasa de ataque SARS-CoV-2 podría haber sido sobreestimada durante la primera ola, y la población permaneció por debajo del umbral de inmunidad de rebaño hasta principios de diciembre de 2020. En este escenario, el resurgimiento podría explicarse por una mayor mezcla de individuos infectados y susceptibles durante diciembre. La estimación del 76% de la infección pasada2 podría haber sido sesgado hacia arriba debido a los ajustes a la seroprevalencia observada del 52·5% (IC 95% 47·6–57·5) observada en junio de 2020, para dar cuenta de la disminución de anticuerpos. Sin embargo, incluso este límite inferior debería otorgar inmunidad importante a la población para evitar un brote mayor. Además, las comparaciones de donantes de sangre con datos censales no mostraron ninguna diferencia importante en una serie de variables demográficas,2 y se espera que la exclusión obligatoria de los donantes con síntomas de COVID-19 subestime la verdadera exposición de la población al virus. Reanálisis y comparación de modelos11 por grupos independientes ayudarán a informar los modelos más adecuados para la disminución de anticuerpos y la representatividad de los donantes de sangre.

En segundo lugar, la inmunidad contra la infección podría haber comenzado a disminuir en diciembre de 2020, debido a una disminución general de la protección inmune contra el SRAS-CoV-2 después de una primera exposición. Disminución de los títulos de anticuerpos IgG antinúcleofidos observados en donantes de sangre2 podría reflejar una pérdida de protección inmune, aunque la inmunidad al SRAS-CoV-2 depende de una combinación de respuestas de células B y células T.12 Un estudio de los trabajadores sanitarios del Reino Unido13 demostró que la reinfección con SARS-CoV-2 es poco frecuente hasta 6 meses después de la infección primaria. Sin embargo, la mayoría de las infecciones por SARS-CoV-2 en Manaos ocurrieron 7-8 meses antes del resurgimiento en enero de 2021; esto es más largo que el período cubierto por el estudio del Reino Unido,13 pero, no obstante, sugiere que es poco probable que la disminución de la inmunidad por sí sola explique plenamente el reciente resurgimiento. Además, la movilidad de la población en Manaos disminuyó a partir de mediados de noviembre de 2020, con una fuerte reducción a finales de diciembre de 2020,14 sugiriendo que el cambio de comportamiento no tiene en cuenta el resurgimiento de las hospitalizaciones.

En tercer lugar, los linajes SARS-CoV-2 podrían evadir la inmunidad generada en respuesta a infecciones anteriores.15 Tres linajes SARS-CoV-2 detectados recientemente (B.1.1.7, B.1.351 y P.1), son inusualmente divergentes y cada uno posee una constelación única de mutaciones de importancia biológica potencial.161718 De ellos, dos circulan en Brasil (B.1.1.7 y P.1) y uno (P.1) fue detectado en Manaos el 12 de enero de 2021.16 Un caso de reinserción SARS-CoV-2 se ha asociado con el linaje P.1 en Manaos19 que acumuló diez mutaciones únicas de proteína de pico, incluyendo E484K y N501K.16 Además, el linaje P.2 recientemente clasificado (sublínea de B.1.128 que acumuló independientemente la mutación del pico E484K) ahora se ha detectado en varios lugares de Brasil, incluyendo Manaos.20 Se han detectado variantes P.2 con la mutación E484K en dos personas que han sido reinfectadas con SARS-CoV-2 en Brasil,2122 y hay evidencia in vitro de que la presencia de la mutación E484K reduce la neutralización mediante anticuerpos policlonales en sera convaleciente.15

En cuarto lugar, los linajes SARS-CoV-2 que circulan en la segunda onda podrían tener mayor transmisibilidad inherente que los linajes preexistentes que circulan en Manaos. El linaje P.1 fue descubierto por primera vez en Manaos.16 En un estudio preliminar, este linaje alcanzó una alta frecuencia (42%, 13 de 31) entre las muestras del genoma obtenidas de casos de COVID-19 en diciembre de 2020, pero estuvo ausente en 26 muestras recogidas en Manaos entre marzo y noviembre de 2020.16 Hasta ahora, poco se sabe sobre la transmisibilidad del linaje P.1, pero comparte varias mutaciones adquiridas independientemente con los linajes B.1.1.7 (N501Y) y el B.1.325 (K417N/T, E484K, N501Y) que circulan en el Reino Unido y Sudáfrica, que parecen haber aumentado la transmisibilidad.18 Se necesitan datos de seguimiento de contactos e investigación de brotes para comprender mejor la transmisibilidad relativa de este linaje.

Los nuevos linajes SARS-CoV-2 pueden provocar un resurgimiento de los casos en los lugares donde circulan si han aumentado la transmisibilidad en comparación con los linajes circulantes preexistentes y si están asociados con escape antigénicos. Por esta razón, es necesario investigar rápidamente las características genéticas, inmunológicas, clínicas y epidemiológicas de estas variantes del SRAS-CoV-2. Por el contrario, si el resurgimiento en Manaos se debe a la disminución de la inmunidad protectora, entonces se deben esperar escenarios de resurgimiento similares en otros lugares. La vigilancia serológica y genómica sostenida en Manaos y en otros lugares es una prioridad, con un seguimiento simultáneo de las reinfecciones sars-cov-2 y la implementación de intervenciones no farmacéuticas. Determinar la eficacia de las vacunas COVID-19 existentes contra variantes en el linaje P.1 y otros linajes con posibles variantes de escape inmune también es crucial. Genotipar los virus de los pacientes con COVID-19 que no estaban protegidos por la vacunación en ensayos clínicos nos ayudaría a entender si hay frecuencias específicas del linaje que subyacen a la reinfección. Los protocolos y conclusiones de dichos estudios deben coordinarse y compartirse rápidamente dondequiera que surjan y se propaguen dichas variantes.Dado que el rápido intercambio de datos es la base para el desarrollo y la implementación de medidas de control de enfermedades procesables durante las emergencias de salud pública, compartimos abiertamente en tiempo real los datos mensuales de serosurvey curados de donantes de sangre a través del sitio web GitHub del Centro de Descubrimiento, Diagnóstico, Genómica y Epidemiología (CADDE) Brasil-Reino Unido y continuaremos compartiendo datos de secuencias genéticas y resultados de Manaos a través de plataformas de datos abiertamente accesibles como GISAID y Virological.NRF informa de financiación de Wellcome Trust, la Royal Society y el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido. Cap reporta subvenciones de Coordenação de Aperfeiçoamento de Pessoal de Nível Superior Brasil y FAPESP. NMF informa de subvenciones del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido, el Instituto Nacional de Investigación de la Salud del Reino Unido, Community Jameel, NIH NIGMS, Janssen Pharmaceuticals, la Fundación Bill & Melinda Gates, y Gavi, la Alianza de Vacunas. Los otros autores no declaran intereses competidores.

Destacada

La cepa Manaos Covid esta golpeando la puerta.

Dr. Carlos Alberto Díaz.

La variante de preocupación (VOC) P.1 surgió en el estado de Amazonas (Brasil) y fue secuenciada por primera vez el 6 de enero de 2021 por el Instituto Nacional japonés de Enfermedades Infecciosas. Contiene una constelación de mutaciones, diez de ellas en la proteína del pico. Las consecuencias de estas mutaciones a nivel poblacional han sido poco estudiadas hasta ahora.

De diciembre a 2020 a febrero de 2021, Manaos fue devastado por cuatro veces más casos en comparación con el pico anterior (abril-2020). En este caso, se analizaron los datos de la vigilancia sanitaria nacional de las personas hospitalizadas y la frecuencia de la variante P.1 utilizando un enfoque basado en modelos para estimar los parámetros P.1 de transmisibilidad y reinfección con la máxima probabilidad. Se realizaron análisis de sensibilidad cambiando la patogenicidad y el período analizado (incluido/excluyendo el período de colapso del sistema de salud).

Se encontró que la nueva transmisibilidad de variantes era aproximadamente 2,5 veces mayor (intervalo de confianza (IC del 95%): 2,3–2,8) en comparación con la variante anterior en Manaos.

Se estimó una baja probabilidad de reinfección por parte de la nueva variante (6,4%, IC 95%: 5,7-7,1%)), incluso por debajo de la alta prevalencia inicial (68%, IC del 95%: 63-74%), para cuando surgió P.1. Las consecuencias de una mayor transmisibilidad ya se observaron con VOC B.1.1.7 en el Reino Unido y Europa. Deben adoptarse medidas urgentes para controlar la propagación de la P.1.

Las hospitalizaciones covid-19 y la frecuencia de la variante P.1 en muestras clínicas mostraron un fuerte aumento en Manaos, Brasil, a partir de noviembre de 2020. El modelo ajustado sugiere que este aumento conjunto fue el resultado de la aparición de P.1, estimada en 2,5 veces más transmisible que la variante de tipo salvaje. La propagación de P.1 se produjo a pesar de una alta prevalencia estimada existente de infección por el virus de tipo salvaje y una pequeña probabilidad de reinfección por la variante invasora.

Todavía se desconoce la patogenicidad de P.1, pero incluso suponiendo tasas de hospitalización por infección más altas para la variante P.1, la transmisibilidad estimada se mantuvo por encima del doble que la variante de tipo salvaje. Dos estudios recientes analizaron datos genómicos del SARS-CoV-2 de Manaos evaluando la transmisibilidad de la nueva variante (3,4). Faria y sus colaboradores integraron la mortalidad y los datos genómicos y, utilizando un modelo bayesiano semimecanista, estimaron una transmisibilidad 1,4–2,2 veces superior y 25-61% evasión de inmunidad protectora relacionada con la variante P.1 (3).

Naveca y colaboradores estimaron un número de reproducción efectiva 2,2 veces mayor para la variante P.1 utilizando métodos filogenéticos, y sugirieron que P.1 es al menos dos veces más transmisible que el linaje parental, suponiendo que las reinfecciones sean raras (4). El presente trabajo sigue un enfoque diferente que puede definirse como un enfoque epidemiológico, basado en modelos y adecuado a los datos.

 En particular, los tres enfoques diferentes estimaron una mayor transmisibilidad de la variante P.1. Los datos de la región amazónica son escasos. Los datos de prevalencia existentes se obtuvieron de muestras de conveniencia, y la frecuencia P.1 a lo largo del tiempo se basó en tamaños de muestra pequeños; el primero se incluyó en los parámetros instalados, mientras que la incertidumbre de este último se consideró explícitamente

Los datos epidemiológicos probablemente están incompletos, ya que los datos analizados se superponen con el período de colapso del sistema de salud, lo que plantea limitaciones a este estudio. Esto se minimizó eliminando el período de colapso en el análisis de sensibilidad (SA2) y los resultados seguían siendo robustos. Debido a la falta de datos que evalúen la disminución de la inmunidad, el trabajo actual no incluye la reinfección por el tipo salvaje en individuos recuperados. Si la disminución de la inmunidad es un aspecto importante, la transmisibilidad podría ser menor de lo estimado en este estudio. Sin embargo, un estudio reciente que consideró esta posibilidad todavía estimó una alta transmisibilidad para la variante P.1 (3).

Las amenazas de una variante altamente transmisible ya se han observado con VOC B.1.1.7 en el Reino Unido, Estados Unidos y Europa (8). Una mayor transmisibilidad de la variante P.1 plantea fuertes preocupaciones de rápidos aumentos en el número de casos una vez que P.1 alcanza la transmisión comunitaria a través de Brasil y otros países. La variante P.1 ya se ha detectado en al menos 25 países (8).

Esto requiere estudios urgentes de patogenicidad de la variante P.1, ya que una mayor transmisibilidad y patogenicidad pueden conducir incluso a que los sistemas de salud bien preparados colapsen; ii) estudios inmunológicos para comprender el papel de la disminución de la inmunidad en la aparición de variantes después de un largo período de control epidémico; y finalmente iii) medidas de mitigación para controlar la propagación de P.1.

  1. . Japan.; NIID [Internet]. Brief report: New Variant Strain of SARS-CoV-2 Identified in Travelers from Brazil. Coronavirus disease 4. [cited 2021 Feb 28]. Available from: https://www.niid.go.jp/niid/en/2019-ncov-e/10108-covid19-33-en.html
  2. Naveca F, Nascimento V, Souza V, Corado A, Nascimento F, Silva G et al. Phylogenetic relationship of SARS-CoV-2 sequences from Amazonas with emerging Brazilian variants harboring mutations E484K and N501Y in the Spike protein. Virological. 2021 [Preprint]. [cited 2021 Feb 28]. Available from: https://virological.org/t/phylogenetic-relationship-of-sars-cov-2-sequences-from%5B1%5Damazonas-with-emerging-brazilian-variants-harboring-mutations-e484k-and%5B1%5Dn501y-in-the-spike-protein/585 .
  3. Faria NR, Mellan TA, Whittaker C, Claro IM, Candido DDS, Mishra S, et al. Genomics and epidemiology of a novel SARS-CoV-2 lineage in Manaus, Brazil. [Preprint]. 2021 [cited 2021 Mar 03]. Available from: https://doi.org/10.1101/2021.02.26.21252554
  4. Naveca F, Nascimento V, Nascimento V, Souza V, Corado A, Nascimento F, Silva G, Costa A, et al. COVID-19 epidemic in the Brazilian state of Amazonas was driven by long-term persistence of endemic SARS-CoV-2 lineages and the recent emergence of the new Variant of Concern P.1. Research Square [Preprint]. 2021 [cited 2021 Feb 28]. Available from: https://doi.org/10.21203/rs.3.rs-275494/v1 .
  5. Taylor L. Covid-19: Is Manaus the final nail in the coffin for natural herd immunity? BMJ. 2021;372:n394. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33579721
  6. McGough SF, Johansson MA, Lipsitch M, Menzies NA. Nowcasting by Bayesian Smoothing: A flexible, generalizable model for real-time epidemic tracking. PLoS computational biology. 2020;16(4):e1007735.
  7. Rede Genômica Fiocruz [Internet]. Plots of lineages presence by state. [cited 2021 Feb 28]. Available from: http://www.genomahcov.fiocruz.br/presenca-das-linhagens-por-estado/ 8. PANGO lineages [Internet]. Global report investigating novel coronavirus haplotypes[1]GRINCH. [cited 2021 Mar 04]. Available from: https://cov-lineages.org/global_report_P.1.htm
Destacada

Reinfecciones por la cepa P1 Amazonas luego de haber tenido Covid 19

Se necesitan estudios urgentes para determinar si la reinfección con linajes recién emergentes que albergan la mutación S:E484K es un fenómeno generalizado o se limita a algunos casos esporádicos.

También será crucial comprender hasta qué punto la reinfección contribuye a la transmisión posterior del SRAS-CoV-2 en poblaciones expuestas anteriormente y el creciente número de casos de SRAS-CoV-2 observados en Amazonas y otros estados brasileños durante diciembre de 2020 – enero de 2021.

También se necesita más investigación científica epidemiológica para entender si P.1 puede evadir completamente la respuesta inmune de anticuerpos neutralizantes inducida por las vacunas y si la respuesta inmune celular todavía puede protegerse de enfermedades graves con insuficiencia respiratoria por Covid. Determinar cual es la protección que tendríamos con inmunidad adquirida por enfermedad o por vacunación, frente a las nuevas cepas.

En sentido conceptual y contextual, la reinfección con la misma cepa, es muy bajo menos del 1%, pero la duda que se plantea es si con la cepa P1 amazónica o de Manaos y la de Sudáfrica, pueden evadir la respuesta de anticuerpos neutralizantes de la inmunidad adquirida.

El primer paper que estudie para este posteo es un seguimiento de una cohorte de infectados, que fue la primera investigación sistemática del riesgo de reinfección tentativa con SARS‐CoV‐2 en una gran población nacional, en Austria, de los cuales 40 de 14.800 tuvieron reinfecciones por covid, lo cual dice que la probabilidad de reinfectarse es del 0,09 con un intervalo de confianza de 95 entre 0,07-0,13

Se documento en esta publicación un riesgo relativamente bajo de reinfección para el SRAS‐CoV‐2 en la población general de Austria mediante el uso de datos del ERS. Los pacientes con reinfecciones abarcaron ambos sexos, un amplio rango de edad e incluyeron también a pacientes que fueron hospitalizados durante ambas infecciones.

En otro estudio de investigación de reinfecciones realizado en Suiza, mostró las siguientes conclusiones:

Resultados: Entre 8344 participantes de serosurvey, 498 individuos seropositivos fueron seleccionados e emparejados con 996 controles seronegativos. Después de un seguimiento medio de 35,6 (Desviación estándar, SD: 3,2) semanas, 7 de 498 (1,4%) los sujetos seropositivos tuvieron una prueba positiva de SARS-CoV-2, de los cuales 5 (1,0%) fueron consideradas como reinfecciones. Por el contrario, la tasa de infección fue significativamente mayor en individuos seronegativos (15,5%, 154/996) durante un seguimiento medio similar de 34,7 (SD 3,2) semanas, correspondiente a un 94% (IC 95% 86% a 98%, P menor de 0,001.

La seroconversión después de la infección sars-cov-2 confiere protección a la contaminación viral sucesiva que dura al menos 8 meses. Estos hallazgos podrían ayudar a las autoridades sanitarias mundiales a establecer la prioridad para la asignación de vacunas.

En Argentina se decidió igualmente vacunar a todos los pacientes que tuvieron Covid y que pertenecían a los grupos priorizados por el enfoque de riesgo elegido.

Pero el SRAS-CoV-2 es un tipo completamente nuevo de coronavirus y la cuestión de la inmunidad es una de las mayores incógnitas. Si la infección confiere inmunidad a la reinfección “es incierto”, escribieron académicos de la Universidad de Newcastle en un artículo publicado en el Journal of Infection en diciembre de 2020.

De los 11 000 trabajadores sanitarios que habían demostrado ser evidencia de infección durante la primera ola de la pandemia en el Reino Unido entre marzo y abril de 2020, ninguno tuvo refección sintomática en la segunda ola del virus entre octubre y noviembre de 2020. Como resultado, los investigadores se sintieron seguros de que la inmunidad a la reinfección dura al menos seis meses en el caso del nuevo coronavirus, con más estudios necesarios para entender mucho más.

Un estudio temprano de Public Health England, indicó que los anticuerpos proporcionan un 83% de protección contra las reinfecciones covid-19 durante un período de cinco meses. De los 6614 participantes, 44 tuvieron reinfecciones “posibles” o “probables”.

En todo el mundo, se han registrado 31 casos confirmados de refección covid-19, aunque eso podría ser una subestimación de los retrasos en la presentación de informes y las presiones de recursos en la pandemia en curso.

“Sabemos que las reinfecciones con SARS-CoV-2 pueden ocurrir”, dice Ashleigh Tuite, profesora asistente de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto. “La pregunta más grande es: si las reinfecciones van a suceder, ¿con qué frecuencia están sucediendo?”

Con la atención centrada en el despliegue de vacunas y el seguimiento de la propagación de nuevas variantes de covid-19, se está haciendo poco trabajo para averiguarlo. “Si están sucediendo mucho o no, pero están sucediendo en el contexto de ser menos severos, no los vamos a ver a menos que diseñemos un estudio que trate activamente de averiguarlo”, dice Tuite.

Akiko Iwasaki publico en enero de 2021 una editorial sobre que “significan las reinfecciones por Covid 19”.

¿La inmunidad impide la transmisión de aquellos que son reinfectados? El valor ct de la PCR se correlaciona con la carga viral, y los valores de umbral de ciclo bajos (alta carga viral) pueden indicar infecciosidad del individuo. Aunque los valores de umbral de ciclo pueden variar sustancialmente entre varias pruebas y laboratorios, en un estudio, las muestras con valores de umbral de ciclo superiores a 35 fueron sólo un 8% positivas para el virus cultivable (viriones completos con capacidad infectante). Un buen proxy para la infecciosidad se puede obtener a través de ensayos de placa viral que miden el virus infeccioso. Sin embargo, estos ensayos requieren instalaciones de nivel 3 de bioseguridad y son intensivos en mano de obra, y los ensayos no se realizan rutinariamente en laboratorios clínicos. Dado que algunos casos de reinfección tenían valores umbrales inferiores a 35, virus infecciosos podrían haber sido albergados en la cavidad nasal. Por lo tanto, los casos de reinfección nos dicen que no podemos confiar en la inmunidad adquirida por la infección natural para conferir inmunidad de rebaño; esta estrategia no sólo es letal para muchos, sino que tampoco es eficaz. La inmunidad de rebaño requiere vacunas seguras y eficaces y una implementación sólida de la vacunación.

A medida que más casos de reinfección se puedan detectar, la comunidad científica tendrá la oportunidad de entender mejor los correlatos de la protección y con qué frecuencia las infecciones naturales con SARS-CoV-2 inducen ese nivel de inmunidad. Esta información es clave para entender qué vacunas son capaces de cruzar ese umbral para conferir inmunidad individual y de rebaño.

Este cuadro fue realizado por el Dr. Topol, como resumen de todo lo expresado anteriormente.

La posibilidad de la reinfección existe, es baja, no estaría por el momento causando una alarma muy negativa, pero si que no podemos confiar en la inmunidad de rebaño natural, tenemos que generarla artificialmente con las vacunas y tenemos que redoblar esfuerzos y no poner excusas para conseguir vacunas y cumplir con el plan que había ideado el Equipo del Ministerio de Salud, y esto requiere un liderazgo del Presidente y no una cadena nacional para explicar a medias, lo que que ocurre.

Destacada

Incentivar la adherencia a la vacunación. La propuesta del “Pasaporte Verde” en Israel

Rachel Wilf-MironVicki Myers,Mor Saban,

Un ejemplo a seguir. Artículo del JAMA del 15 de Marzo.

En Israel, un país con una población de 9,3 millones de habitantes, se obtuvo un suministro suficiente de la vacuna Pfizer-BioNTech a finales de 2020 y la vacunación comenzó el 20 de diciembre de 2020.

El programa de vacunación comenzó con el personal de atención médica, las personas mayores de 60 años y las personas con otros riesgos (por ejemplo, inmunodeficiencia, enfermedad pulmonar crónica, diabetes). La vacunación de los grupos más jóvenes siguió dentro de 1 mes. Al 20 de febrero de 2021, el 40% de los ciudadanos elegibles de 16 años o más y más del 80% de los mayores de 60 años habían recibido 2 dosis de vacuna. 3 Esta alta adherencia de vacunas fue el resultado de una campaña de vacunación bien organizada que fue llevada a cabo por las 4 organizaciones nacionales de mantenimiento de la salud, que proporcionan seguro a todos los ciudadanos, y ofreció un fácil acceso en todo el país.

Sin embargo, grandes sectores de la población inicialmente tardaron en recibir la vacuna. Los grupos organizados de lucha contra la vacunación con una fuerte presencia en las redes sociales han contribuido a aumentar las ansiedades relacionadas con la vacunación tanto en Israel como en todo el mundo. 4 En un intento de aumentar las tasas de vacunación para lograr la inmunidad de los rebaños, reducir la presión sobre el sistema de atención de la salud y eliminar las restricciones sociales, el gobierno consideró varios incentivos y sanciones. Anteriormente se han utilizado incentivos para fomentar la vacunación; por ejemplo, el plan de beneficios por hijos “sin jab no pay” de Australia,5 diversos beneficios financieros o no financieros, como vales de alimentos o productos infantiles, o el requisito en muchos estados estadounidenses de que los niños sean inmunizados completamente antes de comenzar la escuela. Algunas propuestas en los Estados Unidos han sugerido considerar incentivos financieros para la vacunación con COVID. 6

El Ministerio de Salud israelí ha desarrollado un modelo diferente de incentivos destinados a compensar los meses de restricciones sociales que han caracterizado la pandemia. Este modelo propuesto, denominado “pasaporte verde”, permitiría el acceso (actualmente limitado a 6 meses) a eventos sociales, culturales y deportivos, así como a gimnasios, hoteles y restaurantes, para personas con inmunidad, ya sea por haberse recuperado del COVID-19 o estar totalmente vacunados (1 semana después de la segunda dosis).

El pasaporte verde también daría exención de cuarentena (es decir, la necesidad de aislar durante 10-14 días después del contacto con un caso confirmado de COVID-19 o al regresar de los viajes internacionales). 7 

El objetivo del pase es alentar a los ciudadanos, incluidos los que tienen menor riesgo de padecer la enfermedad grave de COVID-19, a vacunarse en un intento nacional de alcanzar una tasa de inmunización del 95%, presumiblemente un porcentaje suficiente para alcanzar la inmunidad de los rebaños.

A diferencia de los incentivos tradicionales, el pase verde permite la entrada a ciertos lugares para las personas que han sido vacunadas mientras penalizan a los que no lo han hecho. Las personas que han sido vacunadas pueden descargar el pase desde la aplicación o sitio web del Ministerio de Salud israelí, o utilizar un documento impreso con un código QR. Se les pedirá que muestren este permiso para comprar entradas para eventos o en la entrada a ciertos lugares. La falsificación de pases se considera un acto criminal castigado con multa o encarcelamiento. Las campañas mediáticas han estado promoviendo el pase verde, transmitiendo mensajes de responsabilidad social mutua asociados con la vacunación y el uso de celebridades para influir en las normas sociales que rodean la vacunación. Esta propuesta ha sido recibida con entusiasmo y cierta oposición, dadas las cuestiones éticas y jurídicas que plantea, creando potencialmente una base para la discriminación basada en el estatuto de vacunación.

Las fluctuaciones en las tasas de vacunación covid-19 en Israel han coincidido en cierta medida con diversas acciones y declaraciones sobre incentivos y sanciones asociadas con la vacunación (eFigura en el suplemento). 8 Las exenciones de cuarentena y la promesa de restricciones levantadas y movimientos más libres pueden haber alentado a algunas personas que no estaban seguras sobre la vacunación a recibirla. Sin embargo, aunque los incentivos pueden aumentar un poco las tasas de vacunación, pueden no ser suficientes para superar problemas de salud o dudas sobre la eficacia y la seguridad de estas nuevas vacunas. Además, está claro que el acceso a las vacunas varía ampliamente dentro y entre países. En una encuesta reciente realizada en 2021, entre 503 israelíes, el 21% informó que no tenía intención de vacunarse pronto. De estos individuos (n = 106), el 31% dijo que la oferta de un pase verde y los beneficios asociados posiblemente o definitivamente los persuadiría a vacunarse, mientras que el 46% dijo que los incentivos no los persuadirían. 9

Israel ha considerado la vacunación obligatoria. La mera sugerencia de una ley que haría obligatoria la vacunación covid-19, y los informes de incidentes en los que se ha prohibido a los empleados de los sistemas de atención médica o educación entrar en el lugar de trabajo por no vacunarse, han dado lugar a antagonismo y mayor desconfianza entre las personas que ya estaban preocupadas por la violación de los derechos de los ciudadanos. Parece que un enfoque de vacunación obligatoria y sanciones por incumplimiento será abandonado y reemplazado por los incentivos prometidos por el pase verde (que entró en vigor el 21 de febrero de 2021). A la luz de este enfoque basado en incentivos y para aumentar la accesibilidad, la vacunación se ha puesto cada vez más disponible en zonas con tasas bajas, incluidas las zonas minoritarias; por ejemplo, se han llevado unidades móviles de vacunación a Bnei-Brak, una ciudad judía ultraortodoxa; a las zonas centrales de ocio nocturno en Tel Aviv; y a las aldeas árabes geográficamente remotas, acompañadas por expertos que pueden responder preguntas, junto con alimentos o bebidas gratis para atraer a aquellos que dudan o no están decididos sobre la vacunación.

La implantación temprana de la vacuna COVID-19 en Israel, y la tasa de vacunación relativamente alta por población, pueden proporcionar información útil para otros países que tal vez deseen desarrollar planes de incentivos para lograr tasas de vacunación más altas. Las cuestiones de equidad, con grupos de bajo estatus socioeconómico que inicialmente demuestran tasas de vacunación más bajas a pesar de una mayor carga de morbilidad, deben abordarse con acciones de divulgación. Otros países, como Chile, Alemania y el Reino Unido, han discutido el uso de “pasaportes de inmunidad”. Se ha sugerido que se consideren alternativas para aplicar estrictas medidas de salud pública, o permitir la propagación ilimitada de infecciones, lo que exacerbaría las desigualdades; por lo tanto, debe favorecerse la “alternativa menos restrictiva”. 10

Es probable que el uso creativo de incentivos aumente las tasas de vacunación en algunos grupos, mientras que otros grupos necesitarán más para disipar sus preocupaciones, lo que no debe descartarse. Para generar confianza, las autoridades deben comprender estas preocupaciones y proporcionar información adecuada, transparente y de fácil acceso, incluidos datos empíricos sobre la eficacia de las vacunas en la población, sobre los efectos adversos del COVID-19 en diferentes grupos de población y sobre los riesgos relativos para la salud derivados de la contratación de COVID-19 frente a la recepción de la vacuna.

Paralelamente, el Parlamento israelí aprobó el 24 de febrero de 2021 un proyecto de ley que permite al Ministerio de Salud israelí transferir la identificación personal de las personas que aún no han recibido su primera dosis de vacuna a las autoridades locales y al Ministerio de Educación (para mejorar las bajas tasas de vacunación entre el personal educativo). Este proyecto de ley, que plantea preocupaciones sobre el derecho de los ciudadanos a la autonomía sobre su cuerpo y la libre elección sobre si recibir la vacuna COVID-19, podría restar efecto al paso verde en la aceptación de la vacunación.

La eficacia del pasaporte verde puede observarse en el cambio de las tasas de vacunación en las próximas semanas en diferentes grupos de edad. Las encuestas podrían evaluar la motivación de las personas para la vacunación y el papel del pase verde en esa decisión. Aunque el modelo de pase verde propuesto proporciona poco más que una circulación más libre, una vez adoptado, después de meses de restricciones ciertamente podría ser percibido como un incentivo. Para que este modelo se aplique, todos los obstáculos a la vacunación deben eliminarse para las personas que desean recibir la vacuna, incluidos los obstáculos relacionados con el acceso, la logística y la alfabetización sanitaria, así como el suministro de información fiable para ayudar a las personas a tomar una decisión informada y libre.

Destacada

Estudio de síntomas en una cohorte de sobrevivientes de Covid 19, 4 meses después.

Four-Month Clinical Status of a Cohort of Patients After Hospitalization for COVID-19

The Writing Committee for the COMEBAC Study Group

En un estudio de cohorte de 478 pacientes que fueron evaluados 4 meses después de la hospitalización de COVID-19, el 51% reportó al menos 1 síntoma que no existía antes de la enfermedad. Los síntomas más comunes fueron fatiga, problemas cognitivos y disnea de nueva aparición. Entre los pacientes que regresaron para una evaluación adicional, la tomografía computarizada con frecuencia reveló anomalías persistentes pulmonares, así como lesiones fibrosas pulmonares en una minoría de pacientes. La disfunción cardíaca persistente y la insuficiencia renal eran poco frecuentes. Casi todos los pacientes tenían serología anti-SARS-CoV-2 positiva.

Ha habido preocupaciones sustanciales sobre las secuelas respiratorias de COVID-19. 1 Sin embargo, las secuelas pulmonares graves eran poco frecuentes en los pacientes del presente estudio, aunque todas habían experimentado una forma grave o muy grave de COVID-19. Los resultados de la tomografía computarizada pulmonar, realizados para todos los pacientes sintomáticos y de la UCI, fueron anormales en la mayoría de los pacientes, pero las lesiones más frecuentes fueron sutiles opacidades del vidrio molido, confirmando hallazgos anteriores. 11 Lesiones fibrosas, sospechosas debido a la inflamación inicial grave,1 estuvieron presentes en sólo el 19% de los pacientes con tomografías computarizadas, lo que es consistente con 2 estudios más pequeños que informan tomografía computarizada a los 3 meses después de COVID-19. 6,12 En la cohorte actual, los cambios fibrosos afectaron a menos del 25% del parénquima pulmonar en todos los pacientes menos 1 y ocurrieron casi exclusivamente en pacientes de la UCI. Aunque es posible que los pacientes con lesiones fibrosas leves no reportaran disnea en consulta telefónica y posteriormente no se sometieran a una tomografía computarizada, parece que esto representa una pequeña proporción de los 478 pacientes evaluados.

Aunque las secuelas pulmonares graves eran poco frecuentes, se notificaba disnea de nueva aparición en el 16% de los pacientes. Si se confirma en otros estudios y se descubre que es persistente, esto podría ser clínicamente importante, dado el gran número de pacientes gravemente enfermos con COVID-19 en todo el mundo. Además, aunque las secuelas parenquimales fueron el hallazgo más común, la respiración disfuncional fue confirmada por la prueba de provocación de hiperventilación en el 12% de los pacientes, un hallazgo que hasta donde sabemos no ha sido descrito previamente. La respiración disfuncional probablemente no es específica de COVID-19. Sin embargo, podría ser la secuela de la disociación entre la disnea y la gravedad de la hipoxemia descrita en pacientes con COVID-19 en la fase aguda. 28,29

En la cohorte actual, los problemas cognitivos, reportados por evaluación telefónica y confirmados en la clínica ambulatoria, eran frecuentes: el 21% de los pacientes reportaron al menos 1 síntoma cognitivo, y el deterioro cognitivo se confirmó en el 38% de los pacientes que fueron evaluados posteriormente. Se desconocen los mecanismos subyacentes, pero estos síntomas podrían ser la sequala de la lesión del sistema nervioso central por SARS-CoV-2, como ocurre durante otras infecciones virales como la fiebre glandular. 30

Las pruebas psicológicas se llevaron a cabo sólo en pacientes que regresaron para una evaluación ambulatoria, lo que dificulta determinar la verdadera prevalencia de estos hallazgos. Los síntomas de ansiedad se encontraron en el 31% de los pacientes y los síntomas de la depresión en el 21%. Por el contrario, la prevalencia de síntomas psicológicos en pacientes de la UCI, evaluada sistemáticamente en la clínica ambulatoria, fue significativa. Estos síntomas parecen haber sido menos frecuentes en los pacientes de la UCI que en la población evaluada en general. Las consecuencias psicológicas de una estancia en la UCI han sido bien descritas. 

Aunque la evaluación ecocardiográfica de la función cardíaca se realizó únicamente en pacientes sintomáticos y de la UCI, la disfunción ventricular izquierda sistólica era poco frecuente y se encontró exclusivamente en pacientes con UCI. Una limitación crítica es que la función cardíaca pre-COVID-19 no se conocía, pero estos hallazgos sugieren que un posible daño cardíaco de COVID-19 puede no tener secuelas frecuentes. Sin embargo, los pacientes con lesiones cardíacas graves que conducen a la muerte en un plazo de 4 meses habrían sido excluidos de este estudio. La ecocardiografía identificó una fracción de eyección ventricular izquierda inferior al 50% en 8 de 83 pacientes (9,6%), sin valor inferior al 40%.Todos los pacientes con fracción de eyección ventricular izquierda inferior al 50% habían sido pacientes con UCI. La dilatación ventricular izquierda se identificó en sólo 1 paciente, en el que preexistía.

Destacada

Enseñanzas del Covid 19 adaptación de todos los hospitales

  • Los hospitales pasarán de la atención episódica basada en la demanda a una colaborativa y longitudinal, de continuidad y transiciones previsibles, monitoreando continuamente a los pacientes. Los hospitales se han convertido en centros de coordinación de cuidados y de realización de pruebas diagnósticas masivas, extendidas sus acciones más allá de los muros del hospital.
  • Orientación completa a resultados asistenciales
  • Hospital fluido y flexible con adaptación continua
  • Protagonismo central de los servicios clínicos
  • Desdibujamiento de las especialidades y colaboración multiprofesional.
  • Flujo dinámico seguro con buena transición entre urgencias, hospitalización, UTI, ALTA espacio salud, seguimiento domiciliario.
  • Evaluación integral del paciente en una patología, estadificación y determinación de lugar de internación
  • Consulta virtual o telefónica
  • Innovación tecnológica chatbot. Monitoreo. Incorporación de parametrización objetiva vital National Early Warning Score 2 y de parámetros bioquímicos (inflamatorios).
  • Surgimiento de compromisos éticos y profesionales.
  • Los servicios de medicina interna, por su versatilidad, su nivel de cualificación y su gran capacidad de adaptación, presentes en todos los hospitales, han sido uno de los principales protagonistas en el afrontamiento del COVID-19 en Argentina, España y en otros países.
  • Por otra parte, se ha producido un desdibujamiento de las especialidades médicas tradicionales con la implantación de grupos multiprofesionales o «equipos COVID», con la activa participación de la enfermería, que ha desempeñado nuevos roles.
  • Unidades de rápido diagnóstico, triage sospechosos, consultorios de febriles, Diagnostico en menos de 12 hs, cuatro tandas de PCR RT diarios.
  • Hoteles Salud o centros ad hoc, para pacientes Leves o recuperados. 2. 420 plazas.
  • Centros asistenciales Hospitales con UTI. CUIDADOS INTERMEDIOS. diálisis de agudo, ecmo y terapia intensiva con respiradores microprocesados y equipos de asistencia
  • Centros de atención primaria que los tengan referenciados, tengan sus parámetros vitales.
  • Telemedicina, teleasistencia, georreferenciación, seguimiento. Call center. Desarrollo de Chatbot webshap. Total: 8670 pacientes.
  • Control de los contactos, estudio epidemiológico y de los determinantes sociales, Historia clínica unificada,
  • Domicilio monitoreado seguido por médico y personal entrenado. de los pacientes internados y conectados por medios fehacientes.

Avances tecnológicos:

  • Una serie de nuevos avances tecnológicos como: la simulación, la impresión 3D, la robótica, la nanotecnología, la codificación genética y las opciones terapéuticas pueden permitir una atención más personalizada, segura y accesible al paciente. La impresión 3D se basará en gran medida en la anatomía específica del paciente.
  • Las intervenciones médicas se vuelven cada vez menos invasivas, resultando en mejores resultados y recuperaciones más rápidas, los profesionales pueden realizar pruebas cada vez en el lugar que está el paciente, sin trasportarlos, y guardar las imágenes en formato digital, para que puedan ser vistas y analizadas por los internistas.
  • Los datos completos y en tiempo real del paciente en el punto de atención pueden mejorar los resultados del paciente, lo que significa que compartir datos estandarizados es probable que forme parte de la entrega futura de la atención.
  • Las opciones de almacenamiento en la nube donde consten registros clínicos, de imágenes, administrativos, sociales, se almacenen de forma segura y que se pueda acceder según se necesite con los perfiles de autorización necesarios. Con un flujo grande y continuo de datos, muchos hospitales del futuro necesitarán una analítica cognitiva para clasificar y encontrar los puntos caracterizados como datos significativos, personalizados y de tendencias más importantes. En un formato fácil de entender que encaje perfectamente en sus actividades diarias.
  • Pasar del tratamiento de la enfermedad al manejo de la salud
  • Búsqueda de resultados clínicos y calidad
  • “Retailización” de los servicios de salud (el movimiento a los entornos ambulatorios).
  • El aumento de pacientes informados.
  • El nuevo enfoque en el valor y la rendición de cuentas.
  • Los hospitales inteligentes están conectados digitalmente con el resto del ecosistema.
  • Los hospitales inteligentes están centrados en el paciente y en ofrecer una mejor experiencia al paciente.
  • Los hospitales inteligentes son innovadores holísticos e interdisciplinarios.
  • Los recorridos asistenciales de los pacientes entre urgencias, las salas de hospitalización, las unidades de cuidados intermedios o críticos y el seguimiento domiciliario, realizado desde el hospital o desde atención primaria, han sido más fluidas que nunca, y se han implantado herramientas de asistencia compartida novedosas.
  • La coordinación estrecha entre los servicios clínicos, los laboratorios y radiología ha ofrecido soluciones para la rápida toma de decisiones clínicas con un acortamiento de los tiempos de respuesta.
  • La digitalización, la inteligencia artificial, la interoperabilidad, la historia clínica informatizada, abandonar el astrolabio por el GPS de los pacientes en el sistema de salud,
  • Una cantidad innumerable de servicios que hoy el hospital brinda dentro de su estructura se estarán desplazando al hogar o a los centros de atención ambulatoria, quedarán para el hospital los pacientes más complejos y muy enfermos.
  • Por ello debemos repensar los entornos hospitalarios y de atención primaria ampliada, como integrar las tecnologías digitales en los servicios hospitalarios tradicionales, para crear un servicio de salud que tenga menos paredes y mayor conectividad.
  • Los hospitales se han convertido en centros de coordinación de cuidados y de realización de pruebas diagnósticas masivas.
  • También se han encargado de la medicalización de centros sociosanitarios, hoteles salud y de residencias de mayores y de la puesta en marcha de dispositivos de campaña o de pabellones para ampliar la oferta de camas hospitalarias.
  • Es probable que la tecnología sea la base de la mayoría de los aspectos de la atención en los hospitales, pero la prestación de procesos y procedimientos complejos, prestación de cuidados de calidad, requiere conocimientos humanos prácticos.
  • Las tecnologías futuras podrán complementar y ampliar la interfase humana.
  • El hospital digital del futuro puede aprovechar las tecnologías que transforman la prestación de la atención, la experiencia del paciente, la gestión del personal, la gestión de las operaciones y el diseño del hospital.
  • La transformación continua para dar soluciones ha obligado a tener un modelo de hospital «fluido» o «flexible» con adaptación permanente a los distintos escenarios. Las diferentes iniciativas no han estado exentas de dificultades y problemas, ni tampoco se conoce todavía el impacto de la pandemia en los resultados en salud global y en otras patologías, algo que habrá que analizar con detenimiento en los próximos meses. En cualquier caso, podríamos decir que, en muchos aspectos, el hospital del futuro ya está aquí, lo ha traído la infección COVID-19.
  • En los próximos años, los consumidores empoderados, los datos radicalmente interoperables y los avances científicos y tecnológicos transformarán el sistema de atención de la salud que conocemos hoy en día. La salud virtual es un componente clave de nuestro futuro de visión de la salud. La salud virtual tiene la capacidad de informar, personalizar, acelerar y aumentar la prevención y la atención.
  • Crear una cultura para la transformación digital Es esencial que la alta dirección entienda la importancia de un futuro digital e impulse el apoyo para su implementación en todos los niveles de la organización.
  • Considere la tecnología que comunica La implementación digital es compleja. Conectar aplicaciones, dispositivos y tecnologías dispares, todos altamente interdependientes, y asegurarse de que hablen entre sí puede ser fundamental para una implementación digital exitosa.
  • Juega el juego largo Dado que las tecnologías digitales están en constante evolución, la flexibilidad y la escalabilidad durante la implementación pueden ser fundamentales. El equipo de planificación debe confirmar que el ámbito del proyecto incluye agregar, modificar o reemplazar la tecnología a costos más bajos.
  • Enfoque en los datos, Aunque los requisitos de interoperabilidad, escalabilidad, productividad y flexibilidad de los datos son importantes, deben basarse en una base sólida para capturar, almacenar, proteger y analizar datos.
  • Prepárese para el talento 2.0 A medida que los hospitales invierten en tecnologías exponenciales, deben proporcionar a los empleados amplias oportunidades para desarrollar las estrategias digitales correspondientes.
  • Mantener la ciberseguridad Con la proliferación de tecnologías digitales, las brechas cibernéticas pueden ser una amenaza importante para los hospitales del futuro. Los ejecutivos deben entender que la ciberseguridad es la otra mitad de la implementación digital y asignar los recursos adecuadamente
  • El Hospital del futuro será Un Hospital Inteligente, que es, en pocas palabras, aquel que funciona mejor y de modo más eficiente en las transiciones tecnológicas, económicas, sociales y demográficas.
  • Mejor en el sentido de la creatividad y la percepción de lo que pacientes y médicos necesitan, y más eficiente a la hora de combinar las diversas tecnologías a fin de mejorar la atención y la calidad del cuidado.
Destacada

Transformaciones de los modelos asistenciales durante la pandemia y que quedará

Dr. Carlos Alberto Díaz.[1]

Profesor Titular Gestión Estratégica. Universidad isalud.

Introducción:

Durante la crisis del Covid se produjeron muchos cambios a velocidad pandémica, que vinieron para quedarse, que entre otros podríamos citar: la descripción genómica del virus y el desarrollo de vacunas en menos de un año, la continuidad de atención médica con menor fragmentación y burocracia, la presencia de la medicina interna en la atención de primera línea en la organización de la atención médica que induce una visión integral de la persona. No entrar a los sistemas de salud por las especialidades, que convierte a los pacientes en compradores ineficientes para adquirir los bienes de confianza sanitarios. Se produjo por imperio de la necesidad la ruptura de tabiques en los aislamientos de los colectivos o actores sociales que constituyen las organizaciones hospitalarias, desarrollo de los equipos multiprofesionales, con nuevas modalidades en el liderazgo de la microgestión. Mejora en la asistencia de los servicios de medicina crítica, con aumento de la efectividad en pocos meses de iniciada la pandemia. Flujos dinámicos de los pacientes desde el triage, estadificación, ampliación de los sistemas de atención de urgencias, hospitalización, evaluación, terapia intensiva, seguimiento domiciliario, innovación tecnológica, renovación de compromisos profesionales de dedicación. Mejoró la relación entre los sistemas públicos y privados de la salud.

La incorporación de los avances digitales, la historia clínica electrónica, los anillos digitales y la telesalud. Replanteo en muchos aspectos de la seguridad de pacientes. Desarrollo de modalidades de hospitalización en domicilio[1], para disminuir la estancia hospitalaria de los pacientes intervenidos quirúrgicamente.


[1] La hospitalización a domicilio (HAD) es una modalidad asistencial eficaz en patología médica y quirúrgica donde, por un tiempo limitado, personal sanitario realiza tratamiento y seguimiento de pacientes en su domicilio.

Los servicios de medicina interna, por su versatilidad, su nivel de cualificación y su gran capacidad de adaptación, presentes en todos los hospitales, han sido uno de los principales protagonistas en el afrontamiento de la COVID-19. Por otra parte, se ha producido un desdibujamiento de las especialidades médicas tradicionales con la implantación de grupos multiprofesionales o «equipos COVID», con la activa participación de la enfermería, que ha desempeñado nuevos roles.

Se desarrolló una mejora en los sistemas transicionales de cuidados, con la ampliación del seguimiento domiciliario y los servicios de posventa de los sistemas de salud con seguimiento telefónico, visita en domicilio, hisopado en los hogares y relocalizaciones de los individuos en hoteles salud. Aplicación de tecnología para monitoreo a distancia, inteligencia artificial de sistemas bot, chatbot, internet de las cosas para la preservación de datos en la nube y la mejora en los cuidados con la teleconsulta, la teleasistencia, la tele orientación de los sistemas de salud.

Las principales revistas científicas abrieron sus claustros al conocimiento, ofreciendo opciones de lectura gratuitas, de publicación y de comunicación, accediendo con las replicaciones a medios masivos, y su poder de certificación de conocimientos serios.

En tanto se agravó la continuidad y acceso de pacientes con enfermedad crónica y polipatología y multimorbilidad, diagnóstico precoz de cáncer, controles periódicos de estos y aumento de atención de infartos de miocardio evolucionados, con pérdida de oportunidad para el rescate del miocardio isquémico. El estado nacional no subvencionó a los prestadores de salud, (solo agilizó la distribución de los fondos propios del sistema) como otras actividades, que persisten en un esquema de “emergencia sanitaria y económica” renovada desde el 2002, porque nunca pudo restablecer un esquema contractual que cubra sus costos, especialmente prestacionales e impositivos, siendo empresas mano de obra intensivas. No actualizó los aportes del monotributo, permitiendo un subsidio cruzado de trabajadores pobres a personas con actividad económica independiente. Acentuando las evidencias que este es un esquema premeditado.

Pero, como es lógico suponer, el intercambio de bienes, como los elementos de protección personal y las vacunas, tienen una distribución inequitativa, consolidando el pattern de desigualdad injusta que plasma la expulsión y exclusión de los pueblos de bajos ingresos, porque carecen de instituciones serias, transparentes y de los recursos para poder pagar.

La respuesta de la sociedad planetaria, de las entidades supranacionales económicas, de comercio y de salud fueron inadecuadas, no implementándose sistemas solidarios para apoyar las economías más postergadas con asistencias concretas de recursos no reintegrables (como ocurrió con la banco central de la comunidad económica Europea), porque esa endogamia de los países desarrollados les golpea sus fronteras y sus aeropuertos, mediante los ensayos biológicos, de las mutaciones como la de Manaos por la falta de políticas globales de contención de la transmisión viral. No es solo lo que pasa en sus límites, sino en las comunicaciones y en otros seres humanos, que no tienen acceso a las inmunizaciones y son huéspedes naturales de los virus. El negocio de la pobreza en estos momentos les está jugando una mala pasada. Lo mismo la desfinanciación que tuvieron sistemas universales en el Reino Unido, Bélgica, Francia, España, entre otros. Que limitó la respuesta en las distintas olas de casos.

Lo único constante es el cambio, Nada es permanente salvo el cambio dijo Heráclito, lo que mutó es su velocidad, y la generación de conocimiento, la pandemia, fue un catalizador, un driver de un montón de iniciativas que estaban latentes, que no pasaban de pequeños desarrollos y explotaron en el mundo.

Se superará la pandemia, se vencerá al virus, los médicos, las enfermeras y otros profesionales serán héroes modernos anónimos de esta pandemia, más pobres y en peores condiciones de vida, afectados por la presión de dos años de stress.

Sería imperdonable para los que gestionamos que no realizamos las modificaciones indispensables en el modelo asistencial.

Será necesario en un primer momento recuperar e ir a buscar en la población los impactos que han generado la hipertensión, la diabetes, la hipercolesterolemia, el cáncer, modificando radicalmente la formas de atención de los principales financiadores, prestadores y sistemas de salud, entender que eso generará ofrecimientos para que la población se nominalice y geolocalice, que tenga su historia clínica, se retomen los elementos de prevención y diagnóstico precoz del cáncer prostático, de mama, de intestino y de cuello uterino, la depresión, los trastornos cognitivos.

Mejoró la oferta de redes, el desarrollo de corredores sanitarios, regionalizaciones y modelo prestacional, los tiempos de interfase médico paciente, consultas con prácticas para acelerar los tiempos, aumentar la inversión en el personal de salud. Existieron durante las últimas dos décadas resistencias al cambio.

En definitiva, la resistencia al cambio depende de las iniciativas planteadas, de cómo se aplican y se lideren, de las características de los profesionales involucrados, de distintos factores organizacionales, y de las características y del contexto del entorno.

Algunas consecuencias han sido la modificación de la estructura de los hospitales y de los circuitos asistenciales; la restricción de la movilidad social por las regulaciones de las autoridades para reducir la transmisibilidad de la infección, y el temor de los pacientes y de la población al contagio si acudían a los centros sanitarios.

En todo ha resultado imprescindible el papel de los ciudadanos como motor del cambio, junto al de los profesionales, destacando su responsabilidad en el autocuidado, en el cumplimiento del aislamiento social y en el uso racional de los recursos sanitarios.

Se intentó dejar hospitales libres de Covid, hecho que la experiencia a pesar de hisopar a los pacientes con PCR, para someterlos a intervenciones quirúrgicas o realizarle quimioterapias o bien trasplantes, luego de unos días de internación, ante la aparición de fiebre da positivo el hisopado. También si requieren familiares para que se queden con sus familiares, y son portadores. Corresponde tratar a todos los empleados o trabajadores de salud con EPP, para evitar que se contagien y que estén inmunizados. Todos los internados con barbijo quirúrgico, modificar los sistemas de ventilación y renovación del aire.

Esta mutación tan poderosa del entorno ha derribado las barreras preexistentes para la innovación, que han sido desbordadas por el carácter apremiante de la búsqueda de soluciones en la atención sanitaria tanto general como local. Esta transformación ha sido tan sustancial que se la puede considerar disruptiva al mutar completamente el paradigma anterior y al obligar a reconsiderar las premisas y los modelos asistenciales hasta ahora vigentes.

“ya nada será como antes”.

Muchas cosas no serán como antes, y tardarán en recuperarse, se podrá desarrollar y aprovechas las iniciativas de Choosing wisely, right care, desinversión, desarrollar iniciativas para la disminución de la resistencia bacteriana.

Dificultades que se generó en el mercado laboral de salud, generadas por la angustia, la fatiga, el agotamiento ocupacional, la incertidumbre, la estigmatización, la precariedad, la carencia de algunas competencias, el miedo, la falta de medios de protección, la escasez de especialistas intensivistas y de enfermeras para cuidados críticos. Este es un objetivo que se debe plantear los sistemas de salud, las formas de contratación, las sociedades científicas, los Colegios médicos, que es un verdadero gap estratégico que exige planificación de largo plazo, motivaciones e incentivos que orienten a aumentar la cantidad de enfermeras y de algunas especialidades médicas y profesionales.

La consideración de los deberes éticos y profesionales con los pacientes, con sus familias y con la sociedad han primado sobre cualquier otra circunstancia, lo que ha supuesto una renovación de los compromisos deontológicos de los profesionales sanitarios.

La evaluación integral inicial, la consideración del riesgo individual y la estratificación de los niveles de cuidados han sido la norma de actuación para poder asignar los recursos asistenciales disponibles de la manera más apropiada a las circunstancias cambiantes de cada centro.

Hemos inaugurado un tiempo de salud móvil como el uso de los sensores portátiles y ambientales, aplicaciones móviles y tecnología de rastreo de ubicación para la prevención, diagnóstico de enfermedades, mediante apps e internet de las cosas. Brindar información, seguimiento, facilitar la autoevaluación, geolocalización, rastreo de contactos. El internet de las cosas pretende e impulsa la posibilidad de subir los datos a la nube, e interconectar los dispositivos con dicho depósito.

La inteligencia artificial es una de las herramientas tecnológicas más desarrolladas en los últimos 20 años, mostrando un amplio potencial para mejorar la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes, para facilitar el trabajo de los médicos, y que se difunda el conocimiento en forma más equitativa, y que todos los profesionales puedan acceder a esta información antes de tomar decisiones.

Últimamente, las aplicaciones robóticas que no llegaron a estas latitudes facilitaron mucho la atención en pacientes con aislamiento, funcionando como monitoreo y medio de comunicación con los familiares de los pacientes.

Finalmente debemos desarrollar un acceso a las redes sociales como fenómeno que amplifica, va más rápido y más lejos.


[1] Médico especialista en Terapia Intensiva. Nefrología. Salud Pública.

Dirección correo electrónico: diazca@fibertel.com.ar

Autor y responsable del Blog: saludbydiaz. De economía y gestión.

Destacada

Que pasa con la demanda de atención en salud no relacionada con el covid.

Impacto de la pandemia COVID-19 en la utilización de los servicios sanitarios: una revisión sistemática. Efectos de la postergación.

Ray Moynihan et al. BMJ OPEN. 16 DE MARZO 2021

Es significativo que los gestores sanitarios, que los que dirigen sistemas de salud, los que tienen responsabilidades en la gestión lean este trabajo publicado en una exhaustiva revisión, para observar la disminución por efecto de desplazamiento de la demanda que está ocurriendo en los sistemas de salud del mundo.

¿Bajará la expectativa de vida?. Es probable si esta hipótesis resulta que muchos de los servicios postergados eran necesarios.

Esta investigación publicada hoy en BMJ open incluyeron 81 estudios en 20 países, informando sobre >11 millones de servicios prepandemias y 6,9 millones durante la pandemia.

En primer lugar, hay muchas razones por las que las personas han perdido la atención, incluyendo el miedo a infectarse mientras visitan un centro de atención, la incapacidad de acceder a la atención debido a las políticas de bloqueo y la suspensión y cancelación de servicios como la cirugía electiva. En segundo lugar, identificar entre las poblaciones que han perdido la atención necesaria de aquellos que han evitado la atención innecesaria requiere un análisis sensible y matizado, con ajustes para múltiples variables potencialmente confusas. Por ejemplo, simplemente no mostrar resultados adversos a corto plazo por faltar a un episodio de atención no demuestra que fuera innecesario. A pesar de estos desafíos, cuantificar y caracterizar los cambios recientes sin precedentes en la utilización y su impacto en los resultados y costos de salud pueden ayudar a los sistemas de salud a optimizar el uso pospandémico de los recursos.

Para el resultado principal, hubo 143 estimaciones de cambios, con una reducción mediana del 37% en los servicios en general (IQR −51% a −20%), que comprende reducciones medianas para visitas del 42% (−53% a −32%), admisiones del 28% (−40% a −17%), diagnósticos del 31% (−53% a −24%) y para terapias 30% (−57% a −19%).

Entre los 35 estudios que reportaron resultados secundarios, hubo 60 estimaciones, con 27 (45%) mayores reducciones en la utilización entre las personas con un espectro de enfermedad más leve, y 33 (55%) no reportando ninguna diferencia.

Conclusiones La utilización de la atención sanitaria disminuyó en aproximadamente un tercio durante la pandemia, con variaciones considerables y con mayores reducciones entre las personas con enfermedades menos graves. Si bien abordar la necesidad insatisfecha sigue siendo una prioridad, los estudios sobre los impactos en la salud de las reducciones pueden ayudar a los sistemas de salud a reducir la atención innecesaria en la recuperación pospandémica.

Esta evaluación utilizada en el posteo tiene varias fortalezas.

En primer lugar, se sintetizan los datos más recientes publicados en estudios primarios hasta finales de mayo de 2020, que corresponden al pico de la pandemia en muchos países, y proporcionamos una línea de base para los datos a largo plazo sobre los cambios en curso en la utilización y el déficit acumulado de atención.

En segundo lugar, el examen constituye la primera síntesis amplia de estudios mundiales sobre los cambios en la utilización relacionados con la pandemia en todas las categorías de servicios de salud.

En tercer lugar, la revisión se adhirió a rigurosos estándares Cochrane,24 PRISMA21 22 y SWiM26. 

Las limitaciones del estudio incluyen la incapacidad de realizar un metanálisis debido a una heterogeneidad considerable, la posibilidad de sesgo de publicación, el potencial de nuestros criterios de elegibilidad para excluir fuentes de datos importantes como estudios en centros individuales y conjuntos de datos inéditos de los sistemas de salud, subjetividad en nuestras evaluaciones de los resultados secundarios y el uso de una herramienta de riesgo de sesgo adaptada pero no validada.

La reducción mundial masiva de la utilización de la atención sanitaria resumida en esta revisión constituye un argumento convincente para priorizar los esfuerzos que aborden las necesidades insatisfechas de las personas con enfermedades que no sean COVID-19.

Los mensajes consistentes de los estudios primarios incluyen llamados a monitorear los impactos a largo plazo de esta atención perdida, campañas públicas para instar a las personas a buscar atención médica cuando la necesiten y una mejor preparación para reducir el alcance de la atención perdida en futuras oleadas de la pandemia.

La evidencia del exceso de mortalidad de la población, además de las muertes por COVID-19, y fenómenos relacionados como el aumento de paros cardíacos fuera del hospital y los contactos con las líneas telefónicas de emergencia33 34 hacen que estas llamadas a la acción sean aún más urgentes.

Por el contrario, la constatación de la revisión de que las reducciones a menudo tendían a ser mayores para las formas de enfermedad más leves o menos graves, combinadas con la evidencia existente sobre demasiada medicina,11-17 sugiere que para algunas personas, la falta de atención puede no haber causado daño.

Este experimento natural inducido por la pandemia sin precedentes en la reducción de la utilización de la atención sanitaria ofrece una oportunidad genuina para aprender más sobre qué servicios las poblaciones y los sistemas de salud consideraron como prioridades menores, cuando se necesitaba redistribución de los recursos hacia servicios más esenciales para minimizar la mortalidad en una crisis.

Como otros han sugerido,35 36 asistencias a las emergencias hospitalarias ED en todo el mundo para quejas no urgentes indican la oportunidad de informar e implementar nuevas estrategias y modelos de atención que maximicen la idoneidad de las visitas en el futuro. Incluso en el corazón y el apogeo de la epidemia en el norte de Italia, en los EDs pediátricos los médicos encontraron que las reducciones en las presentaciones más leves representaban más de la disminución de las presentaciones generales, lo que sugiere que “la mayoría de las patologías no relevantes que se suelen ver en nuestros EDs se han evitado”, liberando así recursos para “proporcionar servicios críticos a los pacientes que sufren de emergencias médicas en tiempo y forma”. 36 

Esta revisión añade peso a la opinión de que la recuperación pospandémica proporciona una rara ventana de oportunidad para cambios sistemáticos en los sistemas de salud destinados a reducir la atención de bajo valor, incluido el sobretratamiento y el sobrediagnóstico. 9 10 37

Muchas preguntas sobre las causas e impactos de los cambios en la utilización de la atención médica documentados en nuestra revisión requieren un análisis cuidadoso y más investigaciones (véase el recuadro 1). Se necesitan análisis de tendencias de tiempo de alta calidad para comprender mejor el alcance y la naturaleza de los cambios en curso en la utilización, al igual que los estudios de cohortes a largo plazo para recopilar resultados centrados en el paciente para evaluar los impactos en la salud, los costos y la equidad. Las consultas con los consumidores durante la pandemia ponen de relieve la necesidad de comprender cómo la pandemia puede afectar diferencialmente a los más vulnerables y la necesidad de dar prioridad a los más necesitados. 38 39 También será importante una investigación cualitativa rigurosa que investigue la experiencia de las personas de evitar o faltar a la atención, así como las respuestas profesionales a los cambios en el proceso y la práctica. No encontramos ningún estudio que examinara explícitamente los cambios en la utilización de servicios de salud de bajo valor, lo que justifica una mayor investigación. El alcance y los efectos de la sustitución, como con la telesalud o el autocuidado, también requieren investigación. La experiencia con síndrome respiratorio agudo grave hace casi 20 años reveló caídas significativas en la utilización de los servicios de salud en las regiones más afectadas40 y largos períodos antes de que algunas tasas volvieran a la línea de base. 41 Habida cuenta de las crecientes pruebas sobre la atención innecesaria desde entonces, puede ser más beneficioso para las poblaciones y sus sistemas de salud si las tasas de utilización de algunos servicios no vuelven a los niveles prepandémicos. Abordar la necesidad genuina insatisfecha y revertir el daño y el desperdicio de atención innecesaria no son intereses contradictorios, sino más bien dos lados de una estrategia coherente para mejorar eficientemente la salud humana.

Aunque no fue posible un metanálisis, encontraron una reducción media del 37% de los servicios en general, que fue mayor para las consultas (42%) y ligeramente inferior para admisiones (28%), diagnósticos (31%) y terapias (30%).

Muchos estudios también encontraron reducciones mayores en la utilización entre las poblaciones con enfermedades más leves o menos graves. Pocos estudios fueron evaluados como con un bajo riesgo de sesgo, con menor riesgo de sesgo para los estudios que utilizan datos de tendencia de tiempo para establecer tendencias en los años previos a 2020.

Para los nueve estudios que utilizaron tendencias de tiempo, la reducción media de la utilización de los servicios de atención médica fue del 37%.

Destacada

Quienes son y a quien representan los anti-vaxxer (anti vacunas)

Documento extraído de la revista Nature. Recién publicado. Autor Imran Ahmed.

Las investigaciones muestran que aquellos que propagan la desinformación que socava el despliegue de vacunas contra el COVID-19 están bien financiados, determinados y disciplinados. Para contrarrestar sus actividades, necesitamos entenderlas como una industria que trabaja activamente para sembrar dudas sobre los plazos de COVID-19, las vacunas y la integridad de los profesionales médicos.

El término “anti-vaxxer” puede evocar imágenes de un teórico de la conspiración en un sótano sombrío o una figura desaliñada en una barandilla de caja contra “microchips” y “tramas globales”. En realidad, los protagonistas clave de la “industria anti-vaxx” son un grupo coherente de propagandistas profesionales. Se trata de personas que dirigen organizaciones multimillonarias, constituidas principalmente en EE.UU., con hasta 60 empleados cada una1. Producen manuales de capacitación para activistas, adaptan sus mensajes para diferentes audiencias y organizan reuniones similares a las conferencias anuales de comercio, como cualquier otra industria2.

En octubre de 2020, los investigadores del Centro de Lucha contra el Odio Digital asistieron y registraron una reunión privada de tres días de los anti-vaxxers más prominentes del mundo3. Nuestro equipo obtuvo una visión sin precedentes de la oposición organizada a la implementación de la vacuna contra el COVID-19. A pesar de la banalidad y la vacuidad de las presentaciones de los anti-vaxxers, sin embargo, había un nivel escalofriante de organización e intención.

Lo que también quedó claro fue la sofisticación de los medios que emplean en las redes sociales. Han sido capaces de desarrollar estas tácticas sólo porque las empresas de redes sociales han estado felices de que los actores clave en esta industria anti-vaxx utilicen sus servicios para reclutar nuevos seguidores y difundir sus mentiras más lejos que nunca. Como resultado, hay una infraestructura en línea de sitios web antivacunas, grupos de Facebook, canales de YouTube, páginas de Instagram y cuentas de Twitter con una audiencia combinada de 59 millones3. Sólo en el Reino Unido, hay 5,35 millones de seguidores de anti-vaxxers a través de las redes sociales.

Los anti-vaxxers se están entrenando mutuamente en la identificación de objetivos potenciales en línea. Discuten sus tácticas para profundizar los temores de la gente, sembrar dudas sobre si la gente debe tomar una vacuna, profundizar la vacilación de las vacunas y convertir a los pocos elegidos en anti-vaxxers de pleno derecho, las personas que propagan aún más las mentiras. Los anti-vaxxers se distribuyen a través de las redes sociales, encontrando nuevas y variadas maneras de inyectar desinformación en las noticias de los usuarios. En ese sentido, están mucho mejor equipados para llegar a las personas que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido y la Organización Mundial de la Salud, que se basan en comunicaciones digitales centralizadas a través de cuentas con baja participación y poca “personalidad” o “autenticidad”.

Todo esto era cierto antes del golpe de pandemia. Los antivacunas ven el COVID-19 como su oportunidad de crear rápidamente una vacilación generalizada para la vacuna contra el COVID-19 y, de hecho, para todas las vacunas4. Hay varios factores que militan a su favor. Las redes sociales dieron nueva vida a varias formas de extremismo, ya que extremistas de diferentes tonos reconocieron su potencial para impulsar el cambio social. La desinformación, que los medios tradicionales filtran a través de sus estándares editoriales, de repente tuvo acceso sin filtrar a la mayoría de la población mundial. Recuerde que el Reino Unido perdió su condición de libre de sarampión en 2019, mucho antes del COVID-19, debido a la disminución de las tasas de inmunización, mientras que los brotes de sarampión surgieron en partes de los Estados Unidos.

Hay pasos que todos podemos tomar para contrarrestar esta industria de desinformación, que amenaza nuestra salud y la de nuestros seres queridos, y nuestra sociedad.

Cuando vemos desinformación anti-vaxx en las redes sociales, debemos resistirnos a caer en la trampa de involucrarnos con ella, por tentador que sea señalar defectos y falsedades obvias. Involucrarnos con la desinformación en línea lo propaga aún más: si rascamos la picazón, propagamos la enfermedad. Es mucho más útil y eficaz compartir una buena información sobre las vacunas de fuentes de confianza. Y cuando cada uno de nosotros tiene nuestro turno de ser vacunados, debemos decirle a nuestros amigos y seguidores. Fotos y clips publicados en las redes sociales de los primeros receptores de vacunas nos animan a todos y muestran que no hay nada que temer.

Para las organizaciones de salud pública que participan en el desarrollo y la implementación de la vacuna, es vital que estudien el plan anti-vaxxers para evitar que tenga éxito. Cada mensaje anti-vaxx se puede reducir a una narrativa maestra de tres partes: “COVID-19 no es peligroso; las vacunas son peligrosas; no se puede confiar en los médicos o científicos. En lugar de intentar refutar todas las teorías de conspiración tontas, los practicantes deberían inocular contra esas tres afirmaciones centrales. Y deben hacerlo en todos los rincones de internet, conociendo gente donde están. Por ejemplo, los médicos y científicos deben unirse al grupo de Facebook de su comunidad local y ofrecer responder a cualquier pregunta que sus vecinos tengan sobre la vacuna contra el COVID-19.

La solución más sencilla a esto es que las empresas de redes sociales eliminen de sus plataformas a los superspreaders anti-vaxx de desinformación: los propagandistas profesionales que se ganan la vida con la industria anti-vaxx, de sus plataformas, como se detalla en nuestro informe de julio de 20204. No hay justificación moral para beneficiarse de mentiras dañinas, y no existe un obstáculo legal para que las empresas de redes sociales las eliminen por incumplimiento de sus términos de servicio. De hecho, en los EE.UU., las decisiones de moderación están explícitamente protegidas por la ley5. El problema nunca ha sido la capacidad; en cambio, ha sido la voluntad de actuar. Las empresas tecnológicas no han actuado porque su modelo de negocio se basa en mantener a los usuarios en sus plataformas desplazándose a través de contenidos intercalados con publicidad, independientemente del impacto de ese contenido en la sociedad. Su falta de acción debe ser castigada con una estricta regulación gubernamental.

Todos hemos estado haciendo nuestro parte en 2020 y 2021 para contener la pandemia COVID-19. Piensa en los amigos y familiares que no has visto. Piensen en los médicos arriesgando sus propias vidas y perdiendo pacientes a causa de este cruel virus. Piense en los esfuerzos hercúleos realizados por los científicos para desarrollar una vacuna en un tiempo récord.

Sin embargo, la industria anti-vaxx y las empresas tecnológicas, por sus propias razones solipsistas, amenazan con descarrilar todo ese progreso.

Depende de todos nosotros impedir que lo hagan.

  1. 1.Dwoskin, E. & Gregg, A. Washington Post https://www.washingtonpost.com/business/2021/01/18/ppp-loans-anti-vaccine/ (18 de enero de 2021).
  2. 2.Williams, R. inews https://inews.co.uk/news/technology/anti-vaxxers-facebook-covid-19-coronavirus-vaccine-misinformation-803099 (consultado el 22 de diciembre de 2020).
  3. 3.Centro de Lucha contra el Odio Digital. https://www.counterhate.com/playbook (2020).
  4. 4.Centro de Lucha contra el Odio Digital. https://www.counterhate.com/anti-vaxx-industry (2020).
  5. 5.47 Código de ee. UU. § 230.
Destacada

Preparándose para la próxima ola. Como dilapidamos la ventana de oportunidad.

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Hemos perdido seis meses, en los enfrentamientos, en la falta del liderazgo de la máxima autoridad de la República Argentina, como en los países que tuvieron mas éxito a acceder a las vacunas, inclusive con una disponibilidad excedente de EE.UU de veinte millones de vacunas y de no tener recursos económicos para adquirirlas, el incumplimiento de las promesas precontractuales, desde los cuales se hicieron anuncios que no se pueden sostener, ni materializar que es lo peor. Vacunando el 1% de la población y gastando la mitad de los recursos presupuestados para comprar la vacuna de Oxford. Cerramos la ventana de oportunidad. Nos enfrentamos a lo peor de esta pandemia, con un Ministerio intervenido, mirado con Lupa, lo que actúan y pidiendo permiso para tomar decisiones. Un presidente que no preside y ministros que no funcionan, esta polinomial da negativa, muy negativa, y no lo deseo ciertamente, siento impotencia y dolor, porque muchas de las cosas que vuelco en este portal, hace más de un año, vienen aconteciendo, cierto es que es mucho más fácil escribir que la gestión pública, que tiene los avatares propios de las internas, de las disputas de coalición, del ejercicio del esquive del fuego amigo, del plan del “vamos viendo”. No hace falta explicar mucho cual será el resultado, tendremos el triple de casos, y con ello incremento de las muertes, con el comienzo de la sonda ola con los primeros fríos, en el mes de abril, sin tener aún a la población mayor de sesenta vacunada. Sin tener inmunización disponible, sin tener más terapéutica que corticoides, plasma, y suero equino, en determinadas circunstancias, esperando que algún monoclonal o biotecnológico nos ofrezca una alternativa para poder disminuir la tormenta inflamatoria en los pacientes graves. Dejamos atrás que el sistema de salud está preparado. Porque ahora tenemos al equipo de salud cansado, preocupado, mal remunerado, defraudado, viendo como los políticos intentan enfrentarse con la justicia, definiendo prioridades que no son del vulgo, que necesita sustento, que frenen la inflación que tengan trabajo, que puedan salir a trabajar sin que los roben, que dejen de pensar en las elecciones y piensen en disminuir la pobreza y la indigencia. Son ejemplos para observar Uruguay y Chile, con comportamientos ejemplares, y que siendo gobiernos de derecha, no han tenido barreras ideológicas tontas para comprar vacunas. Ahora no podemos nosotros criticar lo que nos está pasando cuando con ese comportamiento nefasto de argentinos creídos damos la espalda a lo único que triunfa el capitalismo inclusive en Rusia y China.

Ha pasado un año desde que la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia COVID-19 una pandemia mundial el 11 de marzo de 2020. Casi 100 millones de personas se han enfermado en todo el mundo, más de 2 millones han muerto y muchos sobrevivientes están experimentando síntomas a largo plazo. A pesar de los avances en la vacunación y el manejo clínico de los pacientes con COVID-19, el final de la peor crisis de salud pública en un siglo aún no está a la vista

Existe paralelamente una sensación de logro científico, y que la comunidad mundial de investigación se ha elevado colectivamente al desafío impuesto por la pandemia. En ningún otro momento de la historia de la ciencia se ha generado, compartido y desplegado tanta información tan rápidamente para hacer frente a una amenaza para la humanidad. Por otro lado, es la comprensión de que ninguna cantidad de investigación y desarrollo científico puede compensar el liderazgo ineficaz y la falta de coordinación dentro de los gobiernos y la cooperación internacional entre los países. Más que nada, la crisis del COVID-19 ha sido un fracaso de la gobernanza.

Tenemos una clara sensación de que prepararse para la próxima pandemia requerirá una profunda inmersión en esos fracasos y reconocer lo que hicimos, entendiendo lo que salió mal y trabajando para mejorar la arquitectura de la gobernanza de la seguridad de la salud, un punto hecho por John Nkengasong.

Un mapa de cómo se pueden desarrollar paquetes de servicios esenciales de salud en entornos limitados por recursos, basándose en su experiencia en el desarrollo de estos paquetes en Etiopía. 

El fracaso de la gobernanza también se ha manifestado a través de una proliferación de desinformación y desconfianza en los profesionales de la ciencia y la salud y una posterior falta de cumplimiento de las medidas de salud pública que pueden salvar vidas y reducir una pandemia.

El mundo todavía está más o menos en medio de una crisis, y se podría argumentar que es demasiado pronto para empezar a hablar de prepararse para futuras pandemias. No estamos de acuerdo: creemos que ahora es el momento adecuado para hablar del futuro y de los cambios que deben producirse para mejorar la capacidad mundial para responder a crisis sanitarias de esta magnitud. La experiencia del pasado reciente ha demostrado repetidamente que los recursos, la financiación y el capital político tienden a disminuir a medida que ocurre un brote.

El verdadero impacto del COVID-19, sin embargo, tanto en términos de salud como económicos, es probable que supere la duración de la fase aguda de la pandemia, abriendo una ventana de oportunidad para un cambio duradero mientras el virus todavía está en la mente de las personas. Esta ventana de oportunidad no debe desperdiciarse.

La pandemia COVID-19 debería revivir una comprensión compartida de las emergencias humanitarias y la resolución de crisis, abriendo la puerta a un cambio transformador en las respuestas humanitarias. Pero también ha revelado oportunismo político y malas estructuras de presentación de datos, de respuestas y protección del recurso humano médico, siendo en Argentina la salud, social y privada, el único sector no subvencionado, cuando atiende al 70% de la población Argentina. Inclusive se postergaron ingresos por actualización que son inadmisibles para los costos actuales. Como la actualización del monotributo y de la actualización de la cobertura de las tecnologías tuteladas.

Destacada

Ampliar el acceso a la atención de alta complejidad de bajo costo y alta calidad

Otro modelo exitoso de Gestión Lean. Difundir el modelo de salud de Narayana más allá de la India

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD. Médico especialista en terapia intensiva, nefrología y medio interno y salud pública.

Este artículo que reproduzco corresponde a un modelo innovador de gestión en la India de alta calidad y bajo costo, constituido por un sistema multihospitalario, que se ha expandido a 31 hospitales de la india, un Hospital en las islas Cayman y esta golpeando las puertas de los EE.UU por ser un modelo de integración factible de hospitales magros-esbeltos-lean y verdes. Creo firmemente en una línea estratégica de alta calidad y bajo costo, hasta hace algunos años impensado. Que la calidad y la seguridad de los pacientes es eficiencia e inversión rentable. Lleva más esfuerzo. Modificación de los incentivos y sistemas más integrales de atención.

Los líderes del sistema de salud de todo el mundo están buscando modelos innovadores de prestación de atención que reduzcan los costos, mejoren la calidad y aumenten el acceso a los servicios. Narayana Health de la India es uno de los ejemplos más conocidos de un sistema de salud que ha logrado estos objetivos.

Devi Prasad Shetty, M.D., que se desempeñó como médico personal de la Madre Teresa después de operarla después de su ataque al corazón, fundó Narayana Health en 2001 en Bangalore.

Su misión: proporcionar atención cardíaca asequible y de alta calidad a todo el mundo, independientemente de su capacidad de pago. Los cambios en el estilo de vida y la dieta de los indios en las últimas décadas han llevado a un aumento sin precedentes de las enfermedades cardíacas.1 Alrededor del momento en que Narayana Health fue fundada, aproximadamente 2,4 millones de indios requirieron cirugía cardíaca anualmente, pero los costos prohibitivos y la escasez de proveedores significaron que sólo 60.000 la recibieron.

CARACTERÍSTICAS CLAVES DEL PROGRAMA

Narayana Health está diseñado para la India, donde la mayoría (58%) de gastos de salud se pagan de su bolsillo, dado que la mayoría de las personas financian su propia atención.3 El éxito del modelo se logra a través de varios mecanismos complementarios. Estos incluyen:

  • aprovechar las economías de escala
  • usando conceptos de línea de montaje para cirugía
  • reducir la duración media de la estancia
  • reingeniería del diseño, materiales y uso de equipos médicos para reducir el costo de propiedad.

Debido a estas innovaciones, el costo promedio de la cirugía a corazón abierto, según lo informado por Narayana Health, es inferior a $2,000. El mismo procedimiento en un hospital de investigación de los Estados Unidos normalmente cuesta más de $100,000.4

Un enfoque estricto en la eficiencia

Narayana Health ha logrado ahorros mediante el uso inteligente de equipos y telemedicina, así como procedimientos eficientes de personal. El sistema de salud ha construido cadenas de suministro fiables y de bajo costo en la India en la última década y aprovecha las economías de escala para impulsar aún más la bajada de los precios. Utilizando un modelo de pago por uso con proveedores para algunos equipos de diagnóstico, minimiza los costos de capital.5 Los estrictos procedimientos de esterilización, permitidos por la Comisión Mixta Internacional, permiten la reutilización de algunos dispositivos, como cables guía y ciertos catéteres de cardiología que normalmente se eliminan después de un solo uso. La compra centralizada permite al sistema aprovechar las economías de escala. La codificación de barras de stock permite recuentos de inventario precisos en cualquier momento, minimizando los costos de almacenamiento y evitando gastos innecesarios.

Además de ofrecer servicios en sus propias instalaciones, Narayana Health cuenta con una de las redes de telemedicina más grandes del mundo, conectando 800 centros a nivel mundial.

El sistema ha tratado a más de 53.000 pacientes a través de programas de telemedicina, aumentando el alcance de Narayana sin necesidad de inversión en infraestructura física.

Las furgonetas de alcance móvil, por su parte, aumentan el acceso a los servicios de diagnóstico y consulta en las zonas semiurbanas y rurales de la India.

Un enfoque de línea de producción para la cirugía, combinado con el cambio de tareas entre el personal, crea un quirófano eficiente.

Un enfoque de línea de producción para la cirugía, combinado con el cambio de tareas entre el personal, crea un quirófano extremadamente eficiente, lo que resulta en muchos más procedimientos completados por día de lo que es típico en los Estados Unidos y en otros lugares.

Cada cirujano realiza de 400 a 600 procedimientos al año, en comparación con 100 a 200 en los Estados Unidos.6 

Todos los miembros del personal trabajan en la parte superior de su ámbito de práctica: los cirujanos realizan solo las tareas que están calificados exclusivamente para hacer, mientras que otros médicos realizan tareas como la preparación preoperatoria, la educación del paciente y el trazado.

Esto permite que muchas cirugías se realicen en una fila, con cirujanos completando un procedimiento y comenzando rápidamente el siguiente en un paciente completamente preparado. Este alto volumen impulsa costos más bajos y resultados de mejor calidad, con cirujanos ganando rápidamente experiencia y dominio.

La conocida marca, misión social y fuerte liderazgo de Narayana Health, además de paquetes competitivos de compensación e incentivos, atraen y retienen cirujanos cardíacos altamente calificados y otros especialistas en atención terciaria. El sistema tiene aproximadamente 16.000 empleados, con 11.000 médicos repartidos por toda la empresa, y 4.000 personas están subcontratadas para limpieza y seguridad.

Uso inteligente de datos para reducir costes, supervisar el rendimiento

El uso de las tecnologías de la información y los datos promueven la eficiencia y la estandarización en toda Narayana Health. Un entorno de nube centralizado conecta todos los hospitales, lo que ayuda a optimizar las tareas administrativas y permitir la supervisión del rendimiento.

El equipo de finanzas genera estados de cuenta de pérdidas y ganancias para los ejecutivos todos los días, lo que les permite identificar y abordar los problemas de flujo de capital a medida que surgen. Los datos financieros se revisan mensualmente con los jefes de unidad y el DIRECTOR GENERAL.

Los indicadores clave de rendimiento para individuos y departamentos se supervisan diariamente, y un proceso de quejas de pacientes en tiempo real proporciona una herramienta simple y potente para identificar y corregir rápidamente los problemas de rendimiento.

La máquina de RMN (izquierda) y la tableta i-Kare (derecha) están conectadas a un entorno de nube centralizado, lo que agiliza las tareas administrativas.

Proporcionar atención asequible a todos

Los hospitales de Narayana Health atienden a cualquier persona que necesite atención, independientemente de su capacidad de pago. Cada año, más de la mitad de los pacientes reciben atención hospitalaria gratuita o subsidiada, con un descuento promedio del 15 por ciento.

Esto se logra a través de la filantropía y un modelo de subsidios cruzados, en el que los pacientes de mayores ingresos pagan más por servicios no clínicos, como salas privadas de recuperación. Dado que los cargos totales todavía están muy por debajo del costo de servicios comparables en otros hospitales privados, Narayana Health sigue siendo una opción atractiva para estos consumidores.

El modelo de negocio del sistema de salud es sostenible debido a su capacidad para atraer a tantos pacientes que pueden pagar el precio completo.

RESULTADOS

Salud narayana

El modelo de Narayana Health ha sido rigurosamente estudiado y sus impactos en la calidad clínica y los resultados, el acceso a la atención y los costos están bien documentados en la literatura revisada por pares. En 2007, el sistema de salud fue responsable del 12 por ciento de todos los procedimientos quirúrgicos cardíacos realizados en la India, con 25 procedimientos completados diariamente, seis días a la semana.8 Como se señaló anteriormente, sus cirujanos desarrollan rápidamente experiencia, lo que resulta en resultados de pacientes que rivalizan con los de los Estados Unidos.

Por ejemplo, Narayana Health reporta una tasa de mortalidad de 1.4 por ciento dentro de los 30 días de cirugía de injerto de bypass de arteria coronaria, en comparación con 1.9 por ciento en los Estados Unidos.9 

También reporta una tasa de mortalidad del 1 por ciento para el reemplazo de la válvula mitral, y un tiempo de puerta a globo de menos de 90 minutos para el 91 por ciento de los casos; ambos tipos superan los puntos de referencia internacionales (Prueba documental 1).10

Las operaciones de Narayana Health en la India son rentables. El 80% de sus ingresos totales se generan a partir de visitas hospitalarias, el 10 por ciento de visitas ambulatorias y el 10 por ciento de consultas y diagnósticos remotos.

Para identificar a los conductores de costos y apoyar los esfuerzos para aumentar aún más la eficiencia, el sistema está trabajando con investigadores de la Universidad de Stanford para desarrollar un modelo para medir el tiempo y el costo de cada parte del encuentro con el paciente, desde caminar por la puerta hasta el seguimiento.

Colegas de la Universidad de Duke están trabajando con HCCI para desarrollar un modelo similar, que permitirá a los gerentes dirigirse a formas específicas de impulsar la eficiencia.

Modelo de negocio

La misión de Narayana Health de atender a todos los pacientes, independientemente de su capacidad de pago, se mantiene a través de los esfuerzos del sistema de salud para reducir los costos operativos, promover un alto volumen de pacientes y atraer a una proporción sustancial de pacientes con salarios completos al ofrecer atención de alta calidad y costos más bajos que la competencia. La empresa Islas Caimán de La Ciudad de la Salud busca replicar este éxito, a la vez que ajusta su enfoque para satisfacer las necesidades de una población diferente, mezcla de pagadores y entorno operativo.

El costo de construir y poner en marcha el hospital HCCI fue de $70 millones. En comparación con la India, el costo de los servicios públicos, el personal y los suministros es mucho mayor en Gran Caimán, y muchos de estos costos seguirán siendo más altos. Para ayudar a reducir los costos de los servicios públicos, HCCI recicla agua para su reutilización y está planeando una granja solar. Algunos costos operativos serán reducidos con el tiempo por economías de escala y desarrollo de cadenas de suministro más eficientes.

Por ejemplo, para capitalizar las cadenas de suministro de bajo costo de Narayana Health, HCCI adquiere la mayoría de los suministros directamente de la India. A pesar de que el tiempo añadido y la naturaleza impredecible del transporte marítimo complican la gestión de inventarios, los suministros importados de la India todavía cuestan una fracción de lo que costarían en otros mercados. Los medicamentos se adquieren de empresas aprobadas por la FDA en la India cuando sea posible, y el resto provienen de los Estados Unidos o el Reino Unido. A medida que aumentan los volúmenes de pacientes, HCCI espera pasar de los pedidos bajo demanda a los pedidos a granel, reduciendo los costos. Fieles al modelo Narayana, los médicos de HCCI están involucrados en el proceso de adquisición para asegurarse de que consideran los costos y evitar gastos innecesarios.

El modelo de negocio de Narayana Health está diseñado para la India, donde la mayoría de los gastos sanitarios están de su bolsillo (58% del gasto total en salud) y la mayoría de los pacientes financian su propia atención.Un Para servir a los mercados de las Islas Caimán y América Latina, donde la mayoría de las personas están aseguradas, HCCI debe ajustar sus estrategias de fijación de precios, facturación y marketing a las preferencias de las aseguradoras. Mientras que los precios de Narayana Health son transparentes, HCCI no publica precios porque necesita permitir la negociación con las compañías de seguros. HCCI utiliza precios fijos agrupados, en lugar de facturación por códigos, y normalmente establece los precios en un tercio a la mitad de los precios promedio de los Ee. UU. Evitar los códigos de facturación en favor de los precios agrupados para los procedimientos resulta en eficiencias significativas para HCCI (emplea sólo dos empleados de facturación para todo el hospital) y limita el riesgo para las compañías de seguros. Los precios agrupados incluyen consultas, investigaciones preoperatorias y postoperatorias, cargos de admisión, honorarios quirúrgicos, honorarios de quirófano, anestesia, costos de implantes, cargos por habitación y alimentos, medicamentos y consumibles quirúrgicos, transporte y todas las visitas al médico hasta dos semanas después de la cirugía.

Si bien los precios agrupados parecen ser atractivos para las aseguradoras estadounidenses, HCCI se ha enterado de que la mayoría de las compañías de seguros privadas estadounidenses todavía quieren recibir facturas detalladas para que coincidan con los códigos de facturación estadounidenses, aunque muchas están pilotando modelos de pago agrupados.

Los responsables de Narayana Health informan que alrededor del 70 por ciento de los pacientes de su Hospital Cardíaco pagan en efectivo en el momento del servicio. Sin embargo, HCCI se enfrenta a esperas de 45 a 50 días para recibir el pago de las compañías de seguros, lo que dificulta la gestión del flujo de efectivo.

Modelo de personal

Al igual que Narayana Health, HCCI utiliza principios de gestión lean. Por ejemplo, la dotación de personal se planifica de acuerdo con los requisitos mínimos basados en el volumen del paciente. El personal de HCCI también suele usar múltiples sombreros según corresponda para sus competencias, habilidades y capacitación (por ejemplo, el jefe de medicina interna también dirige la farmacia). Esto es en parte una función del volumen actual del paciente, pero también refleja un espíritu cultural que HCCI trató de replicar trayendo equipos de la India, la mayoría de los cuales fueron entrenados en Narayana. Tener la capacidad de equilibrar varias tareas es un criterio clave para seleccionar candidatos para HCCI. También se prioriza la contratación interna para mantener la sólida cultura organizacional.

Hasta la fecha, hay 268 empleados en HCCI, con alrededor de dos tercios reclutados de la India.

La mayoría del personal clínico fue reclutado de Narayana Health en la India, en parte porque no hay suficientes especialistas médicos localmente. La importación de médicos de Narayana también promueve la fidelidad a su cultura laboral. HCCI se ha comprometido con el gobierno de Las Caimán a mantener un mínimo de 25% a 30% empleados locales (actualmente en 30%).

Para cumplir con esta meta a largo plazo, HCCI lanzó un programa de pasante estudiantil (con 300 pasantes esperados) y está trabajando con el gobierno para fortalecer los planes de estudio de ciencias escolares y aumentar la exposición de los estudiantes a las profesiones de atención médica.

Conclusiones:

Ninguna de las modalidades de gestión, de management son trasplantables en otros contextos, pero si se puede realizar benchmarking de lo mejor que se realiza, ver las iniciativas, en general las acciones son múltiples y complementarias: economías de escala, eliminación de los desperdicios e incrementar el beneficio a los agentes de salud mediante la concentración del volumen y aumento del mismo, con menor costo de oportunidad con el ocio y el descanso.

Destacada

Brasil, arrodillado por la segunda ola.

Es un gran riesgo para todo el continente, porque puede ser o resultar un laboratorio de mutaciones del virus covid 19 si no se contiende la propagación.

Trabajadores de la salud trasladan a un paciente con covid-19 dentro de la UCI de un hospital de campaña en las afueras de São Paulo, Brasil, el pasado 4 de marzo.
Una terapia intensiva en un hospital de campaña en las afueras de San Pablo.

Brasil registró el día con más muertos en lo que va de pandemia con 1.910 fallecimientos en las últimas 24 horas, mientras más de la mitad de los estados del país se encuentran al límite de su capacidad hospitalaria.

Cascavel, es una ciudad del Estado de Paraná, es uno de los casos más dramáticos que se conocieron la semana pasada. Gran centro urbano de una zona de población dispersa, tiene las unidades de cuidados intensivos al 99%. ¿Consecuencias? Pacientes intubados en pasillos de hospitales, ambulancias convertidas en camas

São Paulo, la urbe más rica y poblada de América Latina, anunció el viernes un nuevo hospital de campaña y pide “voluntarios para la guerra”. Pero, como alertan los especialistas, aumentar camas sin frenar los contagios es un apaño temporal. Los secretarios estatales de Salud temen un “inminente colapso nacional de la red sanitaria pública y privada” sin un toque de queda nacional y, en las zonas más afectadas, confinamiento. Cientos de enfermos necesitan una cama hospitalaria; decenas han fallecido en la espera.

La grave situación brasileña contrasta con países que empiezan a ver alguna luz a medida que avanza la vacunación y disminuyen los casos. 

Las unidades de cuidados intensivos en las principales ciudades del país están al límite de su capacidad. Una situación que no experimentaba el sistema hospitalario brasileño desde la primera ola de contagios en julio. El sistema público hospitalario está al borde del colapso en más de la mitad de los estados del país y al menos 16 gobernadores le piden al presidente Jair Bolsonaro que tome medidas contundentes para frenar el brote. 

El índice de ocupación de las unidades de cuidados intensivos del sistema público sanitario supera el 80 % en 18 de los 27 estados brasileños, con un matiz: son cada vez más los jóvenes con cuadros graves. “El riesgo de colapso existe y ya lo estamos observando en varias regiones del país”, dijo a EFE el médico Carlos Starling, consultor científico de la Sociedad Brasileña de Infectología (SBI).

En diciembre había 12.003 camas UCI para Covid-19 financiadas por el Gobierno; en enero, 7.717, y en febrero, que acabó como el segundo mes con más muertes por Covid-19 en Brasil, quedaban 3.187 camas, según datos del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass). 

Brasil es, detrás de Estados Unidos, uno de los países con más víctimas fatales por el coronavirus, al contabilizar casi 256.000 fallecidos..

Este martes, el Senado aprobó acelerar el acceso a las vacunas al permitirle a los gobernadores de cada estado negociar directamente con las farmacéuticas ante el lento proceso de distribución desde el Gobierno central. 

El gobernador de São Paulo, João Doria, dijo que comprará 20 millones de dosis. Pero antes de poder usarlas tendrá que esperar la aprobación de emergencia del regulador sanitario Anvisa.

 

Una batalla que aquí se libra sin un mando unificado, más bien como una guerra de guerrillas —no siempre coordinadas— de la mano de 26 gobernadores y un ejército de alcaldes. Y con un presidente, Jair Bolsonaro, empeñado en sabotear cualquier esfuerzo que coloque la salud pública como prioridad. En una estrategia que le desgasta menos de lo que se podría sospechar. Todas las semanas exhibe su desprecio ante la alarmante situación: “Basta de quejicas (caprichitos), ¿hasta cuándo vais a seguir llorando?”, dijo horas después del último récord de muertes.

Gobernadores y alcaldes han decretado nuevos toques de queda y restricciones que quedan lejos de las tres semanas de confinamiento nacional que reclaman algunos científicos. São Paulo cerrará durante dos semanas las actividades no esenciales. En Río de Janeiro habrá restaurantes a media jornada y veto a los vendedores ambulantes en las playas. Ochenta ciudades del Estado de Minas Gerais están confinadas. La Liga de fútbol sigue adelante, aunque sin público.

La cuarta ola de contagios está siendo la más virulenta. Empezó a gestarse hacia Nochevieja, a finales del año pasado. Los casos comenzaron a aumentar y desde entonces la tendencia se ha acelerado. Ese incremento, unido a otros factores, ha cebado una bomba de relojería.

El covid ya esta golpeando al pueblo salteño, y todos ocupados por Gildo, señores periodistas, compatriotas Argentinos, están sufriendo esta segunda ola, y esto llegará a Buenos Aires.

Viendo esto, que nos puede pasar, si no hemos hecho lo que debíamos, hace tres semanas pusimos el foco en algo que no le interesa al común de las personas, la modificación de la justicia para exculpar a la señora Presidente de la Nación. Políticos Qué no se muestran interesados o por lo menos no lo comunican, como seguirán los envíos de las vacunas, la campaña de vacunación, la mala organización de las mismas, los desvíos de vacunas, la postergación de los estudios de screening de salud adecuados están provocando que observemos atónitos el advenimiento de tumores avanzados que el acceso a la salud nos había hecho olvidar. los sistemas de salud y los médicos también están atosigados en sus esfuerzos por atender los pacientes con covid, y esto está postergando muchas atenciones de pacientes con riesgos cardiovasculares. Además de haber coaptado las instituciones, es un país infragestionado por un grupo que piensa siempre en el pasado, en generar pobres y no un futuro de grandeza. Esto pasa en América Latina toda, donde cada vez hay más desigualdad y empobrecimiento. La gente no tiene porvenir.