Cómo funciona la vacuna Johnson & Johnson

Dr. Carlos Alberto Díaz de una nota de New York Times.

Johnson & Johnson está probando una vacuna contra el coronavirus conocida como JNJ-78436735 o Ad26.COV2.S. Los ensayos clínicos mostraron que una sola dosis de la vacuna tenía una tasa de eficacia de hasta el 72 por ciento. La vacuna ha sido autorizada para su uso de emergencia en los Estados Unidos y Bahrein.

Janssen Pharmaceutica, una división belga de Johnson & Johnson, está desarrollando la vacuna en colaboración con beth Israel Deaconess Medical Center.

Un pedazo del coronavirus

El virus SARS-CoV-2 está lleno de proteínas que utiliza para entrar en las células humanas. Estas llamadas proteínas de pico constituyen un objetivo tentador para posibles vacunas y tratamientos.

Coronavirus

La vacuna Johnson & Johnson se basa en las instrucciones genéticas del virus para construir la proteína de pico. Pero a diferencia de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna, que almacenan las instrucciones en ARN de una sola cadena, la vacuna Johnson & Johnson utiliza ADN de doble cadena.

ADN Dentro de un Adenovirus

Los investigadores agregaron el gen de la proteína coronavirus spike a otro virus llamado Adenovirus 26. Los adenovirus son virus comunes que suelen causar resfriados o síntomas similares a los de la gripe. El equipo de Johnson & Johnson utilizó un adenovirus modificado que puede entrar en las células pero no puede replicarse dentro de ellas ni causar enfermedades.

La vacuna de Johnson & Johnson surge de décadas de investigación sobre vacunas basadas en adenovirus. En julio, el primero fue aprobado para uso general, una vacuna contra el ébola, también fabricada por Johnson & Johnson. La compañía también está llevando a cabo ensayos sobre vacunas basadas en adenovirus para otras enfermedades, incluyendo H.I.V. y zika. Algunas otras vacunas contra el coronavirus también se basan en adenovirus, como el desarrollado por la Universidad de Oxford y AstraZeneca utilizando un adenovirus de chimpancé.

Las vacunas basadas en el adenovirus para Covid-19 son más resistentes que las vacunas contra el ARNM de Pfizer y Moderna. El ADN no es tan frágil como el ARN, y la capa proteica resistente del adenovirus ayuda a proteger el material genético en su interior. Como resultado, la vacuna Johnson & Johnson se puede refrigerar hasta tres meses a 36-46°F (2–8°C).

Entrar en una celda

Después de que la vacuna se inyecta en el brazo de una persona, los adenovirus chocan con las células y se aferran a las proteínas en su superficie. La célula envuelve el virus en una burbuja y lo tira dentro. Una vez dentro, el adenovirus escapa de la burbuja y viaja al núcleo, la cámara donde se almacena el ADN de la célula.

El adenovirus empuja su ADN al núcleo. El adenovirus está diseñado para que no pueda hacer copias de sí mismo, pero el gen de la proteína de pico coronavirus puede ser leído por la célula y copiado en una molécula llamada ARN mensajero, o ARNm.

Construcción de proteínas spike

El ARNM deja el núcleo, y las moléculas de la célula leen su secuencia y comienzan a ensamblar proteínas de espiga.

Algunas de las proteínas de espiga producidas por la célula forman picos que migran a su superficie y sobresalen sus puntas. Las células vacunadas también dividen algunas de las proteínas en fragmentos, que presentan en su superficie. Estos picos salientes y fragmentos de proteína de pico pueden ser reconocidos por el sistema inmune.

El adenovirus también provoca el sistema inmunitario al encender los sistemas de alarma de la célula. La célula envía señales de advertencia para activar las células inmunes cercanas. Al elevar esta alarma, la vacuna Johnson & Johnson hace que el sistema inmunitario reaccione con más fuerza a las proteínas del pico.

Detectar al intruso

Cuando una célula vacunada muere, los desechos contienen proteínas de espiga y fragmentos de proteínas que luego pueden ser recogidos por un tipo de célula inmune llamada célula que presenta antígenos.

La célula presenta fragmentos de la proteína spike en su superficie. Cuando otras células llamadas células T auxiliares detectan estos fragmentos, las células T auxiliares pueden elevar la alarma y ayudar a calcular otras células inmunes para combatir la infección.

Fabricación de anticuerpos

Otras células inmunes, llamadas células B, pueden chocar con los picos de coronavirus en la superficie de las células vacunadas, o fragmentos de proteína de pico flotante libre. Algunas de las células B pueden ser capaces de fijarse a las proteínas de espiga. Si estas células B son activadas por células T auxiliares, comenzarán a proliferar y derramar anticuerpos que apuntan a la proteína del pico.

Detener el virus

Los anticuerpos pueden aferrarse a picos de coronavirus, marcar el virus para su destrucción y prevenir la infección bloqueando que los picos se unan a otras células.

Matar células infectadas

Las células que presentan antígenos también pueden activar otro tipo de célula inmune llamada célula T asesina para buscar y destruir cualquier célula infectada por coronavirus que muestre los fragmentos de proteína de espiga en sus superficies.

Recordando el virus

La vacuna de Johnson & Johnson se administra como una sola dosis, a diferencia de las vacunas contra coronavirus en dos dosis de Pfizer, Moderna y AstraZeneca.

Dosis única

Los investigadores aún no saben cuánto tiempo podría durar la protección de la vacuna. Es posible que el número de anticuerpos y células T asesinas disminuya en los meses posteriores a la vacunación. Pero el sistema inmunitario también contiene células especiales llamadas células de memoria B y células T de memoria que podrían retener información sobre el coronavirus durante años o incluso décadas.

Cronología de la vacuna

Enero de 2020 Johnson & Johnson comienza a trabajar en una vacuna contra el coronavirus.

Marzo Johnson & Johnson recibe $456 millones del gobierno de los Estados Unidos para ayudar a desarrollar y producir la vacuna.

Julio Comienza un ensayo de fase 1/2. A diferencia de los ensayos clínicos para otras vacunas líderes, el ensayo implica una dosis, no dos.

13 de enero Johnson & Johnson espera publicar los resultados del ensayo en tan solo dos semanas. Pero la compañía se está quedando atrás en su calendario de producción original.

24 de febrero La vacuna tenía una tasa de eficacia global del 72 por ciento en los Estados Unidos y del 64 por ciento en Sudáfrica, donde una variante altamente contagiosa llamada B.1.351 surgió en el otoño y ahora está impulsando la mayoría de los casos. La vacuna también mostró eficacia contra formas graves de Covid-19.

27 de febrero La Administración de Alimentos y Medicamentos autoriza la vacuna para uso de emergencia.

2 de marzo Merck ayudará a fabricar la vacuna Johnson & Johnson.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: