Convertir las instituciones de salud en Seguras.

Autor Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular de Gestión Estratégica universidad ISALUD.

No soy un teórico de la seguridad de pacientes, de la calidad asistencial, de la eficiencia hospitalaria, soy un ejecutivo de dichas políticas, en una institución acreditada de alta complejidad, con el compromiso de que los pacientes, sus familias y los equipos de salud se sientan seguros, colocando como primer elemento la atención centrada en la persona, tratando de transmitir que esto es parte sustancial de la reducción de los costos de la no calidad y la ineficiencia. Implementar programas de seguridad de pacientes es un buen negocio para las instituciones que tienen el riesgo incorporado en la integración vertical, y que los pacientes deben entrar en un recorrido asistencial personalizado, de precisión, dentro de las matrices organizacionales.

El objetivo principal de la gestión es brindar información a los pacientes sobre sus afecciones, dentro de un ámbito de seguridad, para ello hay que adoptar la cultura de seguridad de pacientes y realizar practicas clínicas seguras, que sus profesionales respeten las normas y las guías clínicas. Para ello hay que generar un contexto en el cual se desarrollen prácticas clínicas seguras: diagnósticas, uso seguro de medicamentos, prevenir las infecciones relacionadas con la atención de la salud, prácticas seguras en la cirugía, identificación de los pacientes, prácticas seguras de enfermería, Promover la comunicación de los profesionales, abordaje de los eventos adversos, promover el uso seguro de las radiaciones ionizantes.

El transcurrir de la seguridad de pacientes desde el ingreso a la institución hasta su egreso institucional: es la identificación, la preadmisión, la admisión, triage de guardia, recepción y comunicación prehospitalaria, procesos bien diseñados, conocidos y revisados, diagnóstico seguro, enfoque biopatográfico y pensado en la persona, equipos de colocación de vías, prescripción adecuada, preparación segura de medicamentos, logística de insumos, prevención de caídas, prevención del tromboembolismo pulmonar, lavado de manos, check list en quirófano, alertas de seguridad en la historia clínica, recorrida de seguridad, verificación de la adecuación de la limpieza, desarrollo de la comunicación, seguridad transfusional, preparación de medicación oncológica, continuidad de atención, mayor presencia de los decisores, actividades de mutuo control médico, capacitación continua, evitar la sobrecarga laboral de médicos, enfermeros, camilleros e instrumentadoras, conciliar la medicación en las transferencias, enfermería de vinculación, pase de guardia, prescripción electrónica, farmacia clínica, buena calidad de insumos y medicamentos, estiba adecuada y segura, suministro trazado, participación del paciente y la familia, y la atención centrada en la persona. Epicrisis, medicación de alta, interconsultas, servicios de postventa, vinculación con la atención primaria.

En el uso de las prácticas diagnósticas seguras contar con el informe lo más rápido posible y solamente con el informe definitivo incluido en la historia clínica. Comunicar a los profesionales el resultado con hallazgos patológicos o no esperados. Evitar el uso innecesario de sustancia de contraste. De lo no invasivo a lo invasivo. El paciente que lo requiera además acompañado por un médico. Preservar el aislamiento de contacto en la sala. Si estas prácticas llevan apoyo anestésico deben hacer en la máxima condiciones de seguridad.

Como se intentará explicar la seguridad de los pacientes no es un conjunto de acciones escritas prescriptivamente como guías o bundles, sino que deben incorporarse en la formación de los residentes, enfermeros, en el grado médico y en los especialistas. La medicina cada vez es más compleja. Aunque se sepa cada vez más sobre la fisiopatología, seguridad de diagnóstico, selección de la terapéutica. Capacitación, entrenamiento, competencia, control, mantenimiento del flujo de procesos. Salvo la experiencia en el grado médico de la Universidad del Salvador, no está incorporado en la formación la seguridad de los pacientes. Por ello debemos comprometernos fuertemente. No se acumula, sino que es un trabajo de tecnoestructura, operativo, de gerencias medias, de servicios de apoyo, de cumbre estratégica y de la cultura organizacional.

El uso seguro de medicamentos:

Fomentar el uso seguro de los medicamentos de alto riesgo.

Evitar en la medida de lo posible las indicaciones verbales de medicamentos.

Conciliar entre niveles de atención y en la transición de los cuidados.

Fomentar la prescripción electrónica con informes y avisos sobre seguridad.

Promover la formación de los médicos en uso seguro de medicamentos.

Conciliar la medicación de los pacientes crónicos con polifarmacia.

Promover la comunicación de los eventos adversos producidos por los medicamentos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en el tercer reto mundial de seguridad del paciente “Medicación sin daño” recomienda establecer actuaciones de mejora de la seguridad de la medicación en tres áreas prioritarias: las transiciones asistenciales, la polimedicación inapropiada y las situaciones de alto riesgo.

Una de las posibles causas de los Errores de Medicación (EM) es la similitud ortográfica,
fonética o visual (envasado parecido) que hay entre algunos nombres de medicamentos

Este fenómeno, que ocurre en todo el mundo, se conoce por su denominación en
inglés como “Look-Alike, Sound-Alike”(LASA).

Hay muchos factores que pueden desempeñar un papel importante en la
causa de estos errores; algunos de ellos son: solicitudes de medicamentos con letra
ilegible e incompleta y la falta de farmacéuticos para aclarar solicitudes
confusas directamente con el médico prescriptor.

 Ácido fólico / Ácido folínico
 Carbamazepina / Oxcarbazepina
 Carboplatino / Cisplatino
 Cefazolina / Cefotaxima
 Allopurinol / Haloperidol
 Dobutamina /Dopamina
 Docetaxel / Paclitaxel
 Clozapina / Clotiapina
 Etilefrina / Fenilefrina
 Hidroclorotiazida / Hidralazina

“La prescripción inadecuada de antibióticos es un serio problema sanitario, con importante contribución al desarrollo de resistencias bacterianas. Estudios como este nos recuerdan que los antibióticos están entre los fármacos más prescritos, pero también entre los más frecuentemente prescritos sin una indicación adecuada, o sin indicación alguna. El 25% de prescripción inadecuada que muestra la NAMCS superaría ampliamente el 30% simplemente si la distribución entre prescripción adecuada o inapropiada se reprodujese en ese 18% de prescripciones carentes de documentación”.

“Aunque estas cifras son próximas a las recientemente reportadas para el NHS británico (1), otros estudios han mostrado llamativas variaciones en el uso de estos medicamentos entre países, y notablemente entre los países nórdicos y mediterráneos. Así, una comparación entre Dinamarca y Aragón (2) mostraba que en esa Comunidad Autónoma la tasa de prescripción de antibióticos fue mayor que en Dinamarca (407 vs. 315 individuos expuestos / 1000 habitantes), con diferencias significativas en cuanto al consumo general de antibióticos (23,2 DID en Aragón y 17,0 DID en Dinamarca), así como en la selección del grupo terapéutico: uso elevado de penicilinas de amplio espectro, quinolonas y cefalosporinas en la región española, mientras en Dinamarca, primaba la penicilina de espectro estrecho!! Al considerar estudios como el comentado hay que tener presente que las cifras manejadas corresponden a prescripción y no a consumo, al proceder de entornos donde la consecución de antibióticos sin prescripción facultativa resulta casi inconcebible. Aunque parece que en nuestro país nos vamos acercando al cumplimiento de las normas, conviene recordar que nuestro consumo de antibióticos ha venido siendo significativamente superior al prescrito, y con ello previsiblemente menos adecuado aun. Más allá de las airadas negativas que contrastan con las percepciones cotidianas, el análisis de los datos de las Encuestas Nacionales de Salud mostraban que entre el 9% y el 19% del consumo de antibióticos se producía sin mediar prescripción médica. Aunque el trabajo plantea importantes cuestiones sobre la adecuada métrica de la utilización inadecuada de antibióticos, la magnitud del problema es tal que no cabe la parálisis por el análisis. Se necesitan intervenciones que promuevan el uso racional de estos medicamentos para reducir la resistencia bacteriana potencial y evitar riesgos innecesarios para los pacientes”.
Escrito por Ricard Meneu Fundación IISS. 2020

Smith DRM, Dolk FCK, Pouwels KB, Christie M, Robotham JV, Smieszek T. Defining the appropriateness and inappropriateness of antibiotic prescribing in primary care. J Antimicrob Chemother2018;73(suppl_2):ii11-8.pmid:29490061

Prevención de las infecciones asociadas al cuidado de la salud:

Las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria afectan al 5% – 10% de los pacientes ingresados en hospitales de agudos y comportan una elevada morbimortalidad y un incremento de los costes asistenciales. La experiencia acumulada a lo largo de los últimos años muestra que la prevención y control de las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria se fundamenta en los siguientes puntos:

  1. un adecuado sistema de vigilancia,
  2. la aplicación de normas de cuidados de probada evidencia,
  3. y un uso adecuado y prudente de los antibióticos.

En ocasiones las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria se relacionan con dispositivos biomédicos implantables (catéteres, sondas, prótesis, implantes, etc.) cuya viabilidad y funcionalidad se ve comprometida seriamente por la infección. Los principales tipos de infecciones asociadas a la asistencia sanitaria están relacionados con procedimientos invasivos y son la infección de sitio quirúrgico, la infección urinaria por catéter, la bacteriemia por catéter vascular y la neumonía asociada a ventilación mecánica.

  1. Mantener y fomentar la expansión del programa de higiene de manos
  2. Mantener y fomentar los programas de prevención de infecciones asociadas a la asistencia sanitaria en pacientes críticos y su extensión a otras áreas de hospitalización utilizando los sistemas de vigilancia y control disponibles en los centros sanitarios.
  3. Impulsar un programa para la prevención y el control de la infección del sitio quirúrgico
  4. Promover e implantar programas de uso racional y optimizado de antimicrobianos.
  5. Promover la prevención y control de las resistencias antimicrobianas, con especial atención al control de la difusión de microorganismos multirresistentes
  6. Favorecer estrategias multidisciplinares para la identificación y tratamiento temprano de la sepsis.  
  7. Promover programas de prevención y control de infecciones en al ámbito de los centros socio sanitarios.  
  8. Promover los sistemas de vigilancia de las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria para permitir el control de su evolución y la comparabilidad de resultados entre centros y servicios.

Febrero 11-2-2020.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: