¿Que es la Salud? El pequeño gestión ilustrado.

¿que es la salud?

Carlos Alberto Díaz.

Profesor Titular de Gestión Estratégica de Servicios Sanitarios UNIVERSIDAD ISALUD.

Director de la Carrera de Especialización en Economía y Gestión UNIVERSIDAD ISALUD. 2001-2019.

Director de la Maestría en Gestión de Servicios de Salud. Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales Universidad de Morón. 1998-2005

“El pequeño gestión ilustrado” fue un libro de 2006 que me acompaño cuatro años, y aún sigue vigente, pero se agotó más rápido de lo que se leyó, en el existen reminiscencias de la gestión operativa hospitalaria, de la práctica a la teoría, de la resistencia al cambio médica a convertirse en agentes de cambio, organizar sus actividades y aprender sobre el cuidado progresivo. El aporte de los otros colectivos institucionales para brindar servicios de calidad y que aumenten la equidad.

El reconocimiento principal es a mi esposa Adriana, por su comprensión.  A mis hijos, por ser la proyección de mis ilusiones.  A los maestros de la medicina y la gestión porque me transmitieron un saber comprometido con las ideas rectoras de un sistema de salud universal, equitativo y de calidad, que son objetivos asintóticos.

GRAFICO REALIZADO POR CARLOS ALBERTO DIAZ.

La participación es el proceso colectivo de creación de sentido y el conjunto de representaciones surgidas desde los hospitales tradicionales, pensados desde la oferta, que deben cambiar.

La salud, es una parte de los grandes objetivos del hombre y de la humanidad, por ello es por lo que se incluye en la mayoría de las cartas magnas, como un derecho individual y colectivo.  Debe vencer a la muerte prematura, evitable, innecesaria, en definitiva la muerte injusta, el objetivo principal es lograr una mejor salud comunitaria.  Como así también que las vidas de los ciudadanos estén llenas de salud, sin dolor, que permitan expresar la máxima potencialidad del ser humano y fundamentalmente su rendimiento productivo.

“La salud es un motor crucial para el desarrollo político, social y económico de los países, para la construcción de ciudadanía, por el valor universal e individual de la vida y por la génesis del propio estado en su función de protección del conjunto, pero las políticas centradas exclusivamente en el crecimiento económico que en las últimas décadas han generado más pobreza y exclusión, reducen el accionar del campo sanitario al de un mecanismo de compensación”[1]

La Salud es un punto de encuentro.  Ahí confluyen lo biológico y lo social, el individuo y la comunidad.  La política social y la económica.  Además de su valor intrínseco, la salud es un medio para la realización personal y colectiva”.[1]

La salud, tanto su preservación, como su deterioro, están inexorablemente ligados a los modos de vida social, a los comportamientos individuales, a los riesgos y factores ambientales, a los alimentos consumidos, a la distribución desigual de los recursos socioeconómicos, a las condiciones de salubridad, y la vida productiva.  Como así también a las respuestas del sistema sanitario para una correcta evaluación de la demanda de los usuarios, identificación de las necesidades y la administración de prácticas y tratamientos costo efectivas y eficientes, en el modelo de atención.

Los clásicos no tenían dificultades en alcanzar una idea clara de lo que es salud. Hablaban latín, y la sola palabra salus ya les daba idea de su significado. Sin embargo, Salus y salvatio parecidas en ese idioma, cuyos sonidos y grafias se distinguen, se derivan hoy sus equivalentes castellanos, en salud y salvación. Este último vinculado a salvarse, como la superación de los obstáculos. Por ello la dificultad para definir la salud, a veces profundamente discordantes, y casi siempre eclécticas. Superar las dificultades es todo aquello que permite seguir viviendo.[2] Solo un organismo sano esta en condiciones de superar las dificultades que opone el medio. Las actividades humanas no pueden ser llevadas a cabo sin su correspondiente y adecuado funcionamiento físico y psicológico. Ampliar la definición y el concepto de salud se debe hacer también, para incorporar los aspectos económicos y sociales que determina la producción social de salud y de las condiciones de enfermedad, que se basan en la determinación social del proceso de salud enfermedad. Que hacen a la equidad y la inclusión social dos marcos fundamentales en la toma de decisión.

La salud redistribuye la riqueza y está íntimamente ligada a los cambios sociales. Finalmente se debe decir, que aunque todos saben qué se siente al estar sano, es imposible contar con una definición precisa y univoca, la salud es una experiencia subjetiva, cuya calidad puede determinarse en forma intuitiva, pero nunca describirse ni cuantificarse exhaustivamente. Tiene un valor intrínseco, permite trabajar y disfrutar del tiempo libre.

La salud pública engloba la articulación y el ordenamiento por parte de los poderes públicos de los recursos humanos, económicos, políticos y sectoriales destinado a la salud, su preservación, promoción y recuperación; de las estructuras organizativas, servicios, prestaciones y establecimiento de objetivos sanitarios, siguiendo una planificación y un modo de gestión, que permita satisfacer las prioridades generadas por la política y los programas dirigidos a contentar las necesidades de salubridad que atañen a los individuos como a la sociedad en su conjunto.

En 1990 Milton Terris[3] propuso una nueva definición de esta disciplina: “ La salud pública es la ciencia y el arte de prevenir las dolencias y las discapacidades, prolongar la vida y fomentar la salud y la eficiencia física y mental, mediante esfuerzos organizados de la comunidad para sanear el medio ambiente, controlar las enfermedades infecciosas y no infecciosas, así como las lesiones; educar al individuo en los principios de la higiene personal, organizar los servicios para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y para la rehabilitación, así como desarrollar la estructura social que le asegure a cada miembro de la comunidad un nivel de vida adecuado para el mantenimiento de la salud”. En realidad esta definición, es una adaptación contemporánea a la definición de Winslow de 1920. La salud pública así considerada se constituye a partir del reconocimiento de la existencia de procesos y problemas colectivos de enfermedad. Esto implica que organización, grupos, instituciones, comunidades, estados y gobiernos, deban hacerse cargo de los mismos, pues estos problemas claramente no pueden ser resueltos por los individuos.[4]

Durante la evolución de la salud pública se han identificado tres grandes hechos de carácter axiomático, que permiten analizar la enfermedad como un proceso colectivo y entender el carácter multidisciplinario  que requiere una nueva salud pública. Las enfermedades no siguen un patrón uniforme, pero tampoco azaroso. Toda sociedad establece de manera sistemática una forma de respuesta ante la enfermedad y la muerte. Existe en la salud pública un campo fértil que es la interdisciplinariedad.[5]

Cinco Connotaciones del Término Salud Pública:[6]

Pública: involucra en primer término la salud con la acción gubernamental, esto es, con el sector público o estatal.

Pública: Involucra no solo la participación del estado, sino de la comunidad organizada, esto es muy importante, para conformar experiencias participativas sociales.

El tercer significado identifica a la salud pública con los llamados servicios no personales de salud, es decir aquellos que se aplican al medio ambiente o a la colectividad, en cuanto al saneamiento y a la educación masiva de la salud.

El cuarto uso es la ampliación hacia la naturaleza preventiva dirigidos a grupos vulnerables o sea la cobertura de una de las fallas de mercado.

El quinto es expresado como problemas de salud pública sobre todo para referirse a padecimientos de alta frecuencia o peligrosidad para la población.

La perspectiva poblacional de la salud pública inspira dos aplicaciones, como campo del conocimiento y como ámbito de acción. Esa dualidad debe constituir su riqueza, como en la universidad, confluyen tres acciones, la docencia, la extensión y la investigación. En la salud la investigación debe estar dirigida hacia la prevención, las identificaciones de acciones de mayor impacto, a medir el desempeño. Debe estar dirigida también a la investigación epidemiológica, hacia la investigación en sistemas de salud, su efectividad, calidad y costos de servicios.

Este campo de investigación es un campo multidisciplinario, como se observa, que se define como la aplicación de las ciencias biológicas, sociales y de la conducta al estudio de los fenómenos de salud en las poblaciones humanas. Basando las intervenciones en un enfoque basado en las necesidades, dejando una posición clara sobre la concepción de salud pública. Existen muchos puntos en los cuales las necesidades y las demandas convergen, pero en otros hay amplias divergencias, y especialmente en las acciones del modelo prestador, de los incentivos. Existen condiciones de enfermedad grave, que los más necesitados, pueden no demandar servicios de salud, por inconciencia o por ignorancia social, falta de conocimientos y de recursos propios o por una percepción inadecuada sobre la importancia de esa condición. Un enfoque que no tenga en cuenta esto aspectos, generaría desigualdades e insuficiencias. La primera respuesta de la sociedad organizada, debe radicar en seleccionar cuáles entre los diversos procesos de salud y enfermedad serán considerados como necesidades.  Por ello, la necesidad de salud sirve para establecer un puente conceptual entre las condiciones y las respuestas. Los servicios y los recursos, presupuestarios, humanos, estructurales, de infraestructura, de investigación y de tecnología aplicada, deben expresar claramente que se pretende.

“La Salud Pública en las próximas décadas en América Latina debe descansar sobre dos pilares sólidos: el desarrollo y la equidad”.

“La promoción y la protección de la salud pueden constituir la única solución posible a las necesidades de salud en las Américas, aunque no sea una solución instantánea; y este reto implica un proceso de transformación política, cultural y social que permita hacer de la salud en sí, no sólo una responsabilidad colectiva, sino una prioridad. Ello trae consigo la generación de una cultura de la salud que garantice la promoción y protección de la vida como valor supremo y que la población pueda acceder a servicios oportunos, equitativos y universalmente disponibles”.[7]

El principio de autonomía (abarca ésta y el decir la verdad al paciente) indica que hay que respetar la decisión del paciente en cuanto a cantidad y tipo de tratamiento aplicado; o sea, es la capacidad de autogobierno para los estados. La búsqueda de la equidad en este sentido, se basa en otorgarles a todos los ciudadanos posibilidades concretas y ciertas de acceder a los recursos sanitarios que hayan demostrado eficiencia clínica.

Los cambios en la salud son críticos, facilitan e instrumentan el progreso en otras capacidades y oportunidades que constituyen el desarrollo humano.  Es uno de los contenidos fundamentales que conducen al desarrollo de las personas, que están íntimamente ligadas unas con las otras.  Se trata de brindar asistencia de la salud apropiada para muchos, frente a la demanda corriente de unos pocos, de asistencia de calidad, por experiencia comparativa, definida por el acceso a todos los avances impulsados por los nuevos imperativos tecnológicos.  Exigiendo del estado la distribución justa de los determinantes de la salud y relacionados con el desarrollo.

En castellano es diferente que en el inglés la distinción entre las políticas y la política, entre politics y policies. La política politics hace referencia al poder, su obtención y su gestión, la segunda políticas policies hace referencia a los márgenes entre los que ocurre el curso de acción. En nuestra acepción la política sanitaria tiene referencia en el poder para implementar los cambios y como se cumplen los procesos para pasar de la retórica al cambio de conducta, a la ejecución, la medición de resultados y evaluación.[1]

La política sanitaria es una directriz de acción por medio de la cual se orienta a las personas, los directivos, los equipos de salud y sus ideas para atender la salud de los ciudadanos en todos los niveles y de un modo integral en los aspectos preventivos, promocional de curación y de rehabilitación o mantenimiento de la salud.  Procurando que estas diagonales de cambio planeado pasen por aspectos de accesibilidad, equidad, universalidad.  Que conformen un sistema capaz de dar respuestas a las necesidades de la gente, que en términos generales no conoce cuáles son sus carestías; ordenar la oferta sanitaria, especialmente la oferta tecnológica diagnóstica y en medicamentos, que impulsan la demanda hacia terrenos que no pueden ser financiados.  Conformando un sistema de atención, con un modelo hegemónico de seguros y de cuidados de salud que sea de calidad y financiable.

La política sanitaria debe ser un arte en el manejo de los conflictos de intereses contrapuestos, debe generar poder para un fin superior y noble, no por motivaciones egoístas o el simple abuso de la situación.  Este poder será válido si está impulsado por valores, por el conocimiento del ser humano y de la sociedad, por saber observar y escuchar, orientar la búsqueda de oportunidades y de llevar la idea a la acción.  La ciencia es la valoración objetiva de la realidad y ensayo de soluciones eficaces.

La política denota alcance y pertenencia, compromiso y orientación, para satisfacer demandas que son crecientes, que tienen una elasticidad ilimitada, la población envejece, la mortalidad infantil esta por encima de nueve, que no existe un mecanismo de asignación eficiente.[2]


[1] Álvarez Dardet C. 2003. Las bases de la promoción de la salud. www.bvsde.ops-mos.org

[2] Val Pardo I de. 2001. Política sanitaria. Sistemas de salud. Díaz de Santos. Madrid.


[1] Frenk J. 1997. La Salud de la población. Una nueva salud pública. México. Ed FCE CONACYT. Frenk es un autor de referencia para la concepción de una nueva salud pública, de los conceptos integradores y de las acepciones que se le da a ese termino.

[2] ¿Que es la salud? 2005. Centro de Documentación de Bioética. Universidad de Navarra. España.

www.unav.es. Es importante la consideración ética de la salud.

[3] Terris M. 1992. Tendencias actuales de la Salud Pública de las Américas. Publicación científica 540. OPS.

[4] Salud pública ¿Qué es y que se hace? 2005. Definiciones y ámbitos del quehacer en salud pública.

http: //escuela.med.puc.cl

[5] Frenk J. 1993. Editorial. La Construcción de una nueva salud pública. Vol. 39.3 www.insp.mx.

[6]  Frenk J. 1997. La Salud de la población. Una nueva salud pública.

[7] Escobar Yendez N y colaboradores. 1998. Aspectos bioéticos y socioeconómicos de la salud. Medisan.


[1] Rosses Periago M. 2004. Prologo de Salud para los Argentinos. González García G. Tobar F. Ediciones ISALUD. En este prólogo la Dra. Mirta Rosses, expresa la importancia de la salud, para el desarrollo de los sistemas sociales.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: