Utilidad del Testeo al Personal de Salud

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Opinión:

Existen cinco elementos que lo hacen útil, al testeo al personal de salud, en primer lugar detectar oligosintomáticos, presintomáticos y asintomáticos, para que no afecten a los pacientes que no tienen COVID 19, o pongan en riesgo a sus compañeros del equipo de salud, (porque la mayor carga viral se observa justo antes de empezar los síntomas) (la PCR puede ser positiva 4 días antes de empezar con los síntomas)segundo para descartar aquellos que siendo sintomáticos no tienen COVID, pueden seguir trabajando. Tercero actuando antes, para aislar protegeríamos a su familia, que es una de las preocupaciones más grande en todos los que trabajamos en esta pandemia. Haciendo en forma reglada y con una metodología evitaríamos la autoprescripción, que ha ocurrido en otros sitios, donde los médicos podían realizar la solicitud. En contrario, testear a todo un turno obligaría a hacer diez estudios para tener uno positivo. Protegemos a la institución sobre el posible reclamo de los pacientes que se internen por otro motivo y se contagien con el coronavirus. Como todas las asignaciones que se realizan por acción o por omisión dependen del costo unitario del bien, de la efectividad del mismo, y si genera costo de oportunidad o apariciones de free riders. También en el caso de hacérselo a los pacientes podríamos llegar a plantear si esta sustitución de costos, por disminuir consumos de PPE, en el personal no lo hace rentable. Pero sigue siendo difíciles todas las alternativas decisorias, porque existe un porcentaje de los estudios sensibilidad del 80 o 90%. La seroconversión de los pacientes empiezan entre los 6-9 días, donde los estudios son negativos. Cuarto, Licenciar a muchos sospechosos sobrecargará a los que no lo son. Quinto hay que evitar contagio en áreas de pacientes de muy alto riesgo por edad o por ser inmunocomprometidos.

1. Proteger a la fuerza laboral enfermería, médicos, administrativos y camilleros. Priorizando los lugares más críticos. Que atienden a pacientes inmunocomprometidos o en las unidades críticas, de emergencia o de internación de pacientes con COVID.

2. Reducir la propagación en casos asintomáticos o leves.

3. Proteger a los pacientes ingresados por otras causas que se contagien por coronavirus desde el personal.

4. Mitigar el agotamiento de la fuerza laboral por cuarentena innecesaria de los contactos.

5. Evitar contagios entre personal de salud y personas que están en entidades de estancia prolongada u hogares de ancianos o centros de rehabilitación. Especialmente en los cuales los internos no pueden, ni tienen conciencia para la utilización de barbijos.

Hay varios beneficios potenciales de las pruebas universales del personal, pero no existe una norma al respecto.

Fundamentos recolectados en la investigación Bibliográfica:

 “Es importante destacar que mejoraría el agotamiento actual de la fuerza laboral debido al autoaislamiento sintomático del personal, porque una proporción sustancial no tiene COVID-19”.

“Por ejemplo, de 76 trabajadores de salud sintomáticos en nuestro análisis, 45 (59%) dieron negativo para el SARS-CoV-2. Estos trabajadores de la salud podrían, por lo tanto, haber regresado a trabajar (suponiendo que no estuvieran mal) tan pronto como recibieran su resultado. Si estos trabajadores de la salud no hubieran sido examinados, se habrían visto obligados a aislarse por 7 días o más, y a los miembros de su hogar durante 14 días”.

“Las pruebas periódicas también permiten identificar y aislar temprano a los trabajadores de la salud asintomáticos positivos para el SARS-CoV-2, lo que reduce la transmisión nosocomial a pacientes potencialmente susceptibles y otro personal, y del hospital a la comunidad”.

La reducción de la transmisión es particularmente relevante cuando el equipo de protección personal puede ser escaso. Se les recuerda regularmente a los trabajadores de la salud en nuestro hospital que se autoaíslen cuando presenten síntomas, y que su temperatura corporal se controle a diario y se evalúen con cuestionarios estructurados cuando se limpian. 

El hallazgo, sin embargo, fue que 16 (34%) de 47 trabajadores de la salud que dieron positivo para SARS-CoV-2 eran asintomáticos, y que 45 (59%) de 76 trabajadores de la salud sintomáticos dieron negativo para SARS-CoV- 2, resalta una necesidad crucial para las pruebas de rutina de todos los trabajadores de la salud, incluidos aquellos que no tienen contacto directo con los pacientes

Durante esta pandemia, la escasez de personal de salud ha sido un gran desafío. La redistribución de los trabajadores de la salud ha agotado algunas especialidades y ha llevado al personal a trabajar en entornos desconocidos. Se suspendieron la capacitación y la investigación, y se aplazaron las vacaciones anuales. Se cumplió la promesa del Secretario de Salud del Reino Unido de alcanzar un objetivo de 100 000 pruebas por día para fines de abril de 2020. 

Por lo tanto, las pruebas universales de los trabajadores de la salud son factibles, posiblemente mejorando el agotamiento actual de la fuerza laboral y reduciendo el riesgo de propagación asintomática del SARS-CoV-2.

Los trabajadores de la salud tienen mayor riesgo de contaminarse al sacarse la ropa de protección, al atender pacientes sin la protección adecuada, o en la misma comunidad.

No hay uniformidad sobre lo que corresponde realizar con el personal, por un lado, se indica que se debe aislar a todo contacto estrecho, de más de quince minutos y sin utilizar elementos completos de protección personal. Esto es una definición muy genérica, y esperar hasta que el personal tenga síntomas no es ético, porque puede contagiar antes de que tenga síntomas. Licenciar a todo el turno o personal de un área, en la multiplicación diaria de casos y tener al sistema de salud en tensión o colapsado, no corresponde. Por lo tanto, si se siguen las normativas, se debe dejar al personal que ha tenido contacto con un caso 14 días en la casa. Ello es imposible, no tenemos personal para suplantar al entrenado, especialmente en las áreas críticas.

Se suspenden las vacaciones, las licencias, y las rotaciones de los residentes, para poder cubrir todos los cargos por lo tanto es necesario proteger a los que se tienen.

Según un informe realizado en Inglaterra un total de 125.000 personas del personal de salud se licenciaron. En una pequeña muestra realizada en otro estudio uno de cada siete autoaislados tenía el virus.

En el National Health Service se les ha dado prioridad al personal de cuidados críticos, personal de emergencia y servicios de ambulancia, para prevenir el ausentismo que se estaría generando en dichas áreas.

Los trabajadores de salud asintomáticos son un fuente potencial de infección poco apreciada y que merece estudiarse.

El número de casos asintomáticos cada vez es más característico. En el crucero Diamond Princess, 328 de los 634 casos positivos, 51,7% eran asintomáticos al momento de la prueba. El transporte asintomático estimado fue del 17,9% entre 215 casos obstétricos en Nueva York. 29 de 33 casos positivos eran asintomáticos. Además la transmisión comienza antes de la etapa sintomática.

La experiencia en Madrid:

Desde el comienzo de las epidemias, el Servicio de Salud y Seguridad Ocupacional (OHSS) organizó la consulta y las pruebas del personal del hospital con exposición confirmada y también de aquellos que presentan síntomas sugestivos de infección respiratoria viral. 

Para el diagnóstico molecular de la infección por SARS-CoV-2, se obtuvieron hisopos nasofaríngeos y orofaríngeos de casos sospechosos y se procesaron en el Laboratorio de Microbiología mediante métodos de PCR específicos automatizados que estaban operativos desde el 25 de febrero como parte de la preparación. 

Resultados De un total de 6800 empleados del hospital, 2085 (30,6%) fueron evaluados durante el período del 1 al 29 de marzo de 2020, algunos de ellos repetidamente (2286 muestras totales). El primer infectado con HCW se confirmó el 9 de marzo. Se confirmó que un total de 791 personas de salud estaban infectados para el 29 de marzo, lo que representa el 38% de los examinados y el 11,6% de todos los trabajadores del hospital.

La proporción de individuos infectados se estimó entre los diferentes grupos de exposición ocupacional y la evolución de los casos durante la ola epidémica expansiva se comparó entre el PS y los pacientes que acudieron al Departamento de Emergencia (ER) durante el mismo período y se ajustó a la misma edad. rango. 

No hubo diferencias estadísticamente significativas en la proporción de detección de PCR positiva al SARS-CoV-2 entre los HCW de áreas de alto riesgo involucradas en contacto cercano con pacientes con COVID-19 en comparación con el personal administrativo, administrativo o de laboratorio sin contacto directo con los pacientes. 

Las curvas de evolución de los casos acumulados entre pacientes y Personal de Salud durante marzo de 2020 mostraron una forma casi paralela.

Discusión

La recomendación de la organización de salud laboral no incluyó la prueba de casos asintomáticos, pero fue muy proactiva en la prueba incluso en pacientes con síntomas menores, por lo tanto, una alta proporción de personal sanitario y no sanitario se probó en marzo de 2020 durante el rápido período de expansión de las epidemias. en Madrid, que representan un total del 30,6% de los empleados del hospital. 

La mayoría de los casos de COVID-19 entre el personal sanitario del hospital y el personal fueron leves y se manejaron en casa bajo medidas de autoaislamiento, sin embargo, 23 (3%) requirieron hospitalización principalmente debido a una neumonía intersticial bilateral grave, dos de esos casos requirieron ventilación mecánica en el UCI No hubo muertes durante el período de estudio. 

Aunque hubo algunos casos de transmisión altamente probable de pacientes con COVID-19 a Personal de Salud, principalmente en la primera fase de la epidemia, No hubo diferencias significativas en las tasas de infección del personal sanitario y hospitalario que puedan estar relacionadas con el trabajo en áreas de alto riesgo de exposición. Además, la evolución de los casos durante el mismo período de tiempo (marzo de 2020) entre los pacientes que asistieron a la sala de emergencias y el personal del hospital sugiere que ambos grupos fueron impulsados ​​por la misma dinámica. 

Esta experiencia es similar a la comunicada por Wuhan, verificada por la Misión Conjunta de la OMS y también de experiencias recientes en un hospital de los Países Bajos, donde la mayoría de las infecciones de HCW estaban relacionadas con contactos en el hogar o la comunidad. 

Importancia

Dado que el colectivo de PS hospitalarios se examina exhaustivamente en centros específicos, su tasa de infección por SARS-CoV-2 podría ser un indicador de la dinámica epidémica en la comunidad. 

Parece haber una estrecha conexión entre la infección por Health Care Workers y las fuerzas impulsoras de la transmisión en la comunidad. Aunque no podemos excluir un factor de riesgo adicional de infección por SARS-CoV-2 debido al entorno hospitalario, las proporciones similares de casos positivos entre todas las áreas del hospital y la ola evolutiva de infección, en comparación con la comunidad , son argumentos claros contra un factor importante de riesgo ocupacional. 

Las pruebas exhaustivas, como la realizada en nuestra institución, que cubre a más de un tercio de todos los trabajadores, podrían utilizarse como referencia de la población infectada en la comunidad. Dado que una proporción significativa de los casos de COVID-19 puede ser asintomática y no todos los empleados del hospital fueron examinados, es muy probable que esto 11, El 6% es una estimación mínima del impacto de la circulación del SARS-CoV-2 en Madrid durante las primeras 4 semanas de la epidemia. 

Esto está en alto y claro contraste con las cifras oficiales que circulan a nivel nacional e internacional. Esto tiene implicaciones importantes para estimar con mayor precisión el número real de casos en la comunidad y desarrollar políticas de salud pública para la contención, el tratamiento y la recuperación.

Informe sobre la situación de COVID-19 en personal sanitario en España

Hasta el 07 de mayo de 2020 se han notificado 217.543 casos totales de COVID-19 a la RENAVE a través de la plataforma SiViES, de los que 35.548 corresponden a personal sanitario.

Este informe analiza de forma específica las características de los 35.548 casos de casos de COVID-19 en personal sanitario notificados a la RENAVE en España a través de SiViES hasta la extracción de datos (11:00 h del 07 de mayo de 2020).

Principales resultados del estudio RENAVE:

Desde el inicio de la alerta por SARS-CoV-2 se han notificado a la RENAVE 35.548 casos de COVID-19 en personal sanitario, lo que supone un 22% del total de casos de COVID-19 declarados a la RENAVE. El 76% de los casos de COVID-19 en personal sanitario son mujeres y la mediana de edad de los casos es 46 años, siendo mayor en hombres que en mujeres (47 vs 46 años).
Los síntomas más frecuentes que se refieren son tos, fiebre, escalofríos, y dolor de garganta. Uno de cada tres pacientes presentó clínica digestiva (diarrea o vómitos), siendo más frecuente en mujeres que en hombres, al igual que la disnea y el dolor de garganta. La fiebre fue más frecuente en los hombres.
Un 10,7% de los casos en personal sanitario notificados a la RENAVE han sido hospitalizados, 15,8% han desarrollado neumonía, un 1,2% han sido admitidos en UCI y un 0,1% han fallecido. Los hombres presentan una mayor prevalencia de neumonía, enfermedades de base y un mayor porcentaje de hospitalización, admisión en UCI y ventilación mecánica que las mujeres.
La distribución por sexo y grupo de edad, con respecto a la distribución del total de casos notificados a la RENAVE, indica que en los casos de COVID-19 en personal sanitario están sobrerrepresentadas las mujeres en todos los grupos de edad, excepto en los mayores de 65 años.
El 65% de los profesionales sanitarios presentaban como antecedente epidemiológico de riesgo el contacto con personas con infección respiratoria, y el 69% el contacto estrecho con casos de COVID19 probable o confirmado.
En un análisis específico sobre neumonía se observa que los sanitarios con neumonía son significativamente mayores que los que no presentan neumonía (52 vs 45 años, respectivamente). El porcentaje de hombres, personas que presentan enfermedad de base (especialmente enfermedad cardiovascular), así como el de hospitalización, ventilación mecánica, admisión en UCI y defunción es significativamente mayor entre los pacientes que presentan neumonía.
Entre los hospitalizados ingresados en UCI hay una mayor proporción de hombres, mayor prevalencia de enfermedades de base, neumonía y presentación de Síndrome de distrés respiratorio del adulto que entre los hospitalizados sin ingreso en UCI.
Según la información disponible hasta el momento, la letalidad de los casos de COVID-19 en personal sanitario notificado a la RENAVE es de 0,1% (42 casos). Estos resultados deben interpretarse con precaución, puesto que se han considerado como no fallecidos los casos sin información en esta variable, y deben ser confirmados en posteriores análisis.
En una escala de gravedad de 1) casos no hospitalizados, 2) casos hospitalizados, 3) casos admitidos en UCI y 4) fallecidos, se observa que la edad aumenta con el nivel de gravedad (mediana de edad en años: 45 vs 52 vs 56 vs 59 respectivamente).

A medida que aumenta la gravedad se observa también un mayor porcentaje de hombres y de pacientes con enfermedad de base. La prevalencia de enfermedad de base es de 29% en los casos no hospitalizados, 49% en los casos hospitalizados, 65% en los casos ingresados en UCI y 78% en los fallecidos. En definitiva, los hombres, los pacientes de mayor edad y con enfermedades de base y factores de riesgo están más representados a medida que aumenta la gravedad.

Conclusión:

El personal de salud tiene mayor riesgo de contagiarse que la población general, porque tiene que trasladarse mas que la población en general durante la cuarentena por ser personal esencial, participa por ello del riesgo comunitario y agrega el riesgo laboral en zonas de aerosolización o contacto sin protección. También al sacarse los elementos de protección personal, corre mayor riesgo de contaminarse.

Evitar que el personal de salud trabaje con síntomas o que siendo asintomático contagie a personas que por edad o por inmunocompromiso tienen riesgo aumentado. Por todo ello, se podría indicar cuando existan insumos suficientes para la PCR, realizar pruebas al personal de áreas de emergencia, de urgencias, de ambulancias, de áreas de internación que traten paciente con COVID, de áreas críticas y de áreas de trasplante o pacientes con deterioro de la inmunidad.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

2 comentarios sobre “Utilidad del Testeo al Personal de Salud

    1. Perdón por la tardanza, pero en realidad no hay un consenso, pero en los países que han adoptado esta estrategia, mientras estas en el pico de la epidemia, se realizó una vez por semana, en las unidades de cuidado intensivo, las emergencias, las áreas de cuidado moderado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: