Los conceptos erróneos sobre el clima y la estacionalidad en el Covid

Colin J. CarlsonAna C. R. GomezShweta Bansal & Sadie J. Ryan Nature Communicationsvolume 11, Article number: 4312 (2020)

Compilación realizada por Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Resumen:

Resumen para los responsables de la formulación de políticas

El clima probablemente influye en la transmisión COVID-19, pero no a una escala suficiente para superar los efectos de los bloqueos o reaperturas en las poblaciones. Los responsables de la formulación de políticas deben ser conscientes de algunos puntos clave:

Cuando se enfrentan a la incertidumbre, en lugar de actuar sobre la base de cualquier estudio científico dado, los responsables políticos pueden recurrir a documentos como los Estudios Nacionales de las Academias sobre COVID-19, incluyendo su orientación específica sobre la estacionalidad7, que sintetizan e interrogan las pruebas existentes.

  1. Ninguna zona habitada por el hombre en el mundo está protegida de la transmisión COVID-19 en virtud del clima, en ningún momento del año. La transmisión en interiores sigue siendo probable en todas partes donde el virus se está propagando, y la transmisión al aire libre todavía es posible si no se toman otras precauciones (distanciamiento social, uso de máscaras, etc.).
  2. Muchos científicos esperan que COVID-19 se vuelva estacional a largo plazo, condicionado a un nivel significativo de inmunidad9, pero esa condición puede no ser satisfecha en algunas regiones, dependiendo del éxito de la contención del brote. En el futuro, la estacionalidad podría conducir a peores resultados en el invierno, pero a corto plazo, es poco probable que el clima prevenga las epidemias de SARS-CoV-2 en el verano. Los responsables de la formulación de políticas deben tener cuidado con las previsiones que predicen una transmisión más baja o nula en climas calurosos y secos.
  3. Actualmente se cree que todas las intervenciones farmacéuticas y no farmacéuticas tienen un impacto más fuerte en la transmisión a través del espacio y el tiempo que cualquier factor ambiental. Las pruebas en sentido contrario son actualmente demasiado incompletas y dispares para cambiar cualquiera de esas intervenciones basadas en el clima.
  4. Con los datos científicos actuales, las intervenciones COVID-19 no se pueden planificar actualmente en torno a la estacionalidad. Los brotes podrían desafiar fácilmente las expectativas basadas en solo unos pocos meses de datos a nivel de la población. Por ejemplo, la disminución de la propagación en la primavera podría llevar a algunos científicos a esperar que el calor reduzca directamente la transmisión, cuando en realidad, la transmisión podría alcanzar su punto máximo cuando las personas se acumulen en el interior para escapar tanto del clima caluroso del verano como del frío clima invernal. Confiar en este tipo de conjeturas inevitablemente dejará a los responsables políticos sin estar preparados.

Desarrollo:

El Deporte Nacional Hablemos sin saber.

Entre generar alguna ilusión y el deporte nacional de hablemos sin saber, se ha y hemos afirmado, que con la primavera y la llegada del verano el Covid 19 disminuía, esto mismo, Europa, el hemisferio Norte, que está adelantado en tres meses la pandemia y se plantea que hacer antes de la vuelta del otoño, acelerando las pruebas de las vacunas para no vivir otra tensión en el sistema de salud. Debido a que el deseado efecto rebaño no llegó, que la seroconversión fue baja, a pesar de los casos asintomáticos que oscilaron entre 4 y 10 por cada caso confirmado con PCR RT.

Otras infecciones del tracto respiratorio superior son estacionales, con disminuciones en los meses más cálidos

La gripe, el resfriado común y otras infecciones respiratorias muestran una transmisión estacional que coincide con los cambios de temperatura, humedad y radiación solar. Pero las epidemias estacionales también son producto de la transmisibilidad de un virus, la susceptibilidad inicial de una población y el grado y la naturaleza de la inmunidad conferida por las infecciones. En los modelos epidemiológicos básicos, las “oscilaciones” estables, como las ondas epidémicas estacionales, suelen requerir cierto grado de inmunidad5,6; al inicio de una pandemia, cuando la transmisibilidad es alta y la inmunidad es baja, incluso los factores ambientales fuertes son poco probables para frenar la transmisión.

La diferencia entre gripe “estacional” frente a la “pandemia” se refiere no sólo a diferentes fases epidémicas, sino también a cepas virales completamente diferentes, y la susceptibilidad de la población a las cepas pandémicas comienza lo suficientemente alta como para una propagación rápida independientemente de la temporada. Durante la primera oleada de la pandemia de A/H1N1 de 2009, el crecimiento epidémico seguía siendo posible en agosto en el hemisferio norte, el punto más desfavorable desde el año, con inmunidad inferior al 20%; meses más tarde, la inmunidad —y por consiguiente la sensibilidad ambiental— puede haber sido lo suficientemente alta como para conducir a una tercera ola impulsada por el invierno.

Los científicos anticipaban un patrón similar para COVID-19: mientras que el virus podría desarrollar oscilaciones estacionales si se vuelve endémico (es decir, si el control de la pandemia falla a largo plazo), la susceptibilidad actual al SARS-CoV-2 es lo suficientemente alta como para que el clima veraniego sea poco influyente. Esto podría pasar en Argentina, por el esfuerzo realizado en aplanar la curva, que podría persistir mucho en el tiempo, como nos daba a nosotros en algunas simulaciones Matemáticas, Diaz Resquin M, Díaz CA Abril 2020. Lo que estaría fallando es el establecimiento de un fuerte equipo de rastreadores para actuar con fuerza en los microfocos, con la base de la teoría de la complejidad y el principio del unitax multiplex, y de lo hologramático.

Los factores ambientales podrían crear plausiblemente diferencias estacionales o geográficas en la intensidad del brote COVID-19

Pero los impactos de esos conductores están muy limitados por diversos factores como la inmunidad, las intervenciones, el comportamiento humano y otros detalles que generalmente se dejan fuera de los modelos, lo que conduce a conclusiones potencialmente erróneas. Por ejemplo, la mayoría de los datos de seguimiento de contactos disponibles indican que la proporción de transmisión en interiores es alta11,12, un patrón probablemente causado por una combinación de patrones de contacto social (incluyendo tanto el número, la intensidad y la duración de los contactos), la circulación del aire y los potenciales factores meteorológicos como la luz solar o la humedad. Sin embargo, cuando los estudios intentan modelar enlaces entre la temperatura y la transmisión, casi siempre utilizan datos climáticos cuadriculados o datos meteorológicos locales que representan el exterior, y no es representativo de las condiciones interiores que una partícula de virus o nube aerosolizada realmente experimentaría en la mayoría de los eventos de transmisión.

Tal vez el mayor concepto que lleva al error de interpretación, el comportamiento social es ambientalmente impulsado y estacional, pero rara vez se sopesa junto con los factores ambientales y de inmunidad como una hipótesis de por qué las enfermedades infecciosas muestran estacionalidad13,14. Por ejemplo, los términos escolares son estacionales y tienen una marcada influencia en los patrones de mezcla social relevantes para la transmisión de la gripe, incluso en las pandemias15,16,17. Sin datos de transmisión a nivel individual, puede ser difícil distinguir los impactos biológicos directos del clima de la estacionalidad mediada por el comportamiento, y en algunos casos, los dos son borrosos (por ejemplo, los niveles de vitamina D son impulsados tanto por el clima como por el comportamiento estacional). Confundir a los dos podría conducir fácilmente a predicciones falsas. Si los patrones de comportamiento se vuelven impredecibles, ya sea debido a externalidades como las restricciones de distanciamiento social o un bucle de retroalimentación entre la ciencia y las percepciones de riesgo público en torno a la estacionalidad, los intentos de predecir la pandemia basada en la estacionalidad ambiental sólo serán más poco fiables.

Cómo las hipótesis se convirtieron en política

A pesar de estos puntos de matiz, muchos todavía esperan que COVID-19 muestre sensibilidad ambiental, y el tema sigue siendo una prioridad para la investigación. En circunstancias normales, el trabajo que prueba estas ideas ocurriría lenta y metódicamente utilizando cuidadosos métodos de “detección y atribución”, que identifican los efectos del clima en procesos como la transmisión de enfermedades que representan confundidores, retrasos y sesgos en los datos sobre el clima y las enfermedades18,19,20.

La investigación sobre COVID-19 ha funcionado en circunstancias inusuales, por necesidad; más científicos de campos variados están explorando datos de casos o simulando curvas epidémicas que nunca antes. Científicos ambientales se unieron a los esfuerzos de investigación COVID-19 a tiempo, pero podrían haberse beneficiado de una colaboración más activa con epidemiólogos y virólogos. Para los científicos que no estaban directamente involucrados en la respuesta COVID-19, a menudo era difícil apreciar la escala global de sesgo de informes y pruebas, lo que llevó a inferencias falsas de los mejores datos disponibles. En casos extremos, los estudios dedunciaron la amplia “ausencia” del virus en los países con deficiencia de datos como evidencia de protección climática, mientras que estos países se enfrentaron a epidemias graves en el momento en que se publicaron los estudios21.

A medida que los estudios fueron recogidos por la prensa y en las redes sociales, dieron forma a conversaciones públicas y los líderes mundiales se dieron cuenta, y como con todas las facetas de la pandemia, la ciencia básica se politizó fuertemente. A partir de junio, la guía oficial del Reino Unido sobre la reapertura especuló que “bien podríamos tener un poco de clima de verano a nuestro favor”22. En marzo, el Presidente Jair Bolsonaro sugirió que una crisis similar a la de Italia sería imposible en Brasil debido a las “diferencias climáticas” entre los países23. En una conferencia de prensa de abril, el presidente Donald Trump observó: “Tal vez esto desaparezca con calor y luz. Parece que ese es el caso”24. Ahora que el verano ha traído los totales más altos de casos más altos en los Estados Unidos, la disonancia cognitiva ha dado paso a teorías conspirativas, ya que un sustituto de la Casa Blanca argumentó que la discrepancia es evidencia de que el virus fue hecho en laboratorio: “Todo el mundo pensó —y esto era una presunción razonable— que en el verano, el calor y la humedad se librarían del virus. No se ve así. Esto parece un virus armado”25. Las afirmaciones de que SARS-CoV-2 es artificial o armada son consideradas falsas por la comunidad científica26.

Aunque estas interpretaciones políticas no siempre están directamente relacionadas con el trabajo científico, las conexiones entre los estudios individuales y los resultados de las políticas son sorprendentemente identificables a partir de documentos disponibles al público. Por ejemplo, una preimpresión de marzo de 2020 utilizó modelos de distribución de especies para predecir el alcance global completo de la transmisión COVID-1921. El trabajo concluyó que “un escenario en el peor de los casos de una pandemia mundial síncrona es improbable” y “la enfermedad probablemente afectará marginalmente a los trópicos”, una afirmación que pronto fue recogida textualmente por el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas27 entre otros. A medida que la reclamación ganaba impulso, se utilizaba para sugerir que los bloqueos u otras restricciones podían ser levantadas en verano, o evitadas por completo en los países más cálidos, en Indonesia28 y posiblemente Pakistán29, y sigue dando forma a las percepciones públicas y políticas de riesgo (por ejemplo, la planificación de brotes 30). Dado que el total de casos mundiales supera los 24,2 millones (con 3,7 millones de casos solo en Brasil), los trópicos no se han salvado de ningún estándar razonable. Aunque las predicciones y el diseño del estudio fueron fundamentalmente defectuosos4, sigue teniendo un impacto duradero en las percepciones y políticas públicas.

Navegando por el clima político de COVID-19

Si bien los primeros estudios encontraron resultados negativos y alentaron a los responsables políticos a no adaptar las intervenciones al clima31,32, estos se ahogaron en gran medida; el “enlace climático COVID” es ahora ampliamente popular, independientemente del debate científico en curso. En todo el mundo, esta narrativa se ha utilizado para justificar evitar los bloqueos en los países áridos o levantarlos para el verano (aunque a medida que el hemisferio sur entra en invierno, esta línea de razonamiento no se ha utilizado públicamente para abogar por el cierre reinstitucional).

La incertidumbre y la confusión sobre el consenso científico sostienen estas narrativas, a veces produciendo resultados políticos contra los que los estudios han advertido explícitamente. Cuando se publican estudios sobre el vínculo entre COVID-19 y el clima, los autores deben esperar encontrarse con una mezcla de malentendidos de buena fe (confusión pública en torno a matices científicos o incertidumbre) y políticas de mala fe (intereses económicos que impulsan la reapertura o la no intervención, o ahora, teorías conspirativas sobre los orígenes del virus).

Las señales de los conductores del medio ambiente pueden ser identificables e interesantes, pero, no importa cuán pequeño sea un efecto, o cuán cuidadosamente se califiquen las declaraciones, los científicos que optan por producir atención sobre el tema deben estar preparados para que su trabajo sea malinterpretado y tergiversado como que indique que algunos lugares o estaciones están a salvo de COVID-19.

La carga de corregir conceptos erróneos y realinear la política probablemente recaerá sobre los comunicadores científicos. Es urgente que las orientaciones sobre salud pública reúnan el mejor consenso científico disponible: recomendamos que los mensajes se centren en tres puntos clave, que sintetizan la mayor parte de las pruebas disponibles 

Si los comunicadores científicos y las autoridades de salud pública reiteran estos puntos, podrían minimizar la futura subestimación del riesgo.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

2 comentarios sobre “Los conceptos erróneos sobre el clima y la estacionalidad en el Covid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: