Importante cambio en la gestión para mejorar resultados: Retraso en la segunda dosis frente al régimen estándar para la vacunación Covid-19

Lista de autores. Siri R. Kadire, M.D., Robert M. Wachter, M.D., y Nicole Lurie, M.D., M.S.P.H.

Nos enfrentamos a una compensación crucial: ¿utilizamos nuestra limitada capacidad de vacunación para aumentar la protección de las personas que han recibido una primera dosis de aproximadamente el 85% (después de la dosis uno) al 95% (después de la dosis dos) mediante la administración de una segunda dosis? ¿O utilizamos esa misma capacidad para llevar a un número similar de personas de un estado desprotegido a uno en el que están 80 a 90% protegidas? Un modelo muestra que el número esperado de casos de Covid-19 sería significativamente menor si más personas recibieran una primera dosis, incluso si se produjera a costa de aplazar las segundas dosis.

La inmunidad puede comenzar a disminuir entre la primera dosis y una segunda dosis retrasada, aunque la rareza de las infecciones recurrentes probablemente significa que la inmunidad, al menos la creada por la infección nativa, dura mucho más de 3 meses.7 Algunas personas pueden olvidarse de volver para su segunda dosis después de un retraso más largo, aunque un sistema de recordatorio que funciona para un retorno en 3 a 4 semanas debe funcionar un mes o dos más tarde. Es posible que algunas personas se confundan con un cambio en el calendario vacunal, y la confusión puede llevarlos a evitar la vacunación por completo o creer que sólo necesitan una sola dosis. La probabilidad de esto es difícil de cuantificar, aunque lo más probable es que se pueda abordar con una fuerte campaña de mensajería. Por último, algunos expertos han advertido que la vacunación parcial que conduce a una respuesta inmune menos robusta puede aumentar el riesgo de mutaciones, lo que, como hemos visto, puede conducir a variantes con características más problemáticas.8 Esto también es difícil de cuantificar.

Aunque existen riesgos para la estrategia de una segunda dosis retrasada, los beneficios de dar a muchas más personas una primera dosis antes merecen una fuerte consideración de la estrategia, particularmente porque es probable que la escasez de vacunas se alivie a finales de primavera. El 30 de diciembre de 2020, el Reino Unido respaldó el enfoque de la segunda dosis retrasada.6 Y el 21 de enero de 2021, los CDC liberalizaron su orientación sobre el momento de la segunda dosis, diciendo por primera vez que sería aceptable un retraso de hasta 6 semanas después de la dosis uno.9 Estos movimientos hacia un enfoque más flexible parecen sabios.

Aunque seguir con el plan siempre es reconfortante, nuestra actual crisis covid-19 ofrece un caso clásico en el que el plan — protegiendo a muy pocas personas demasiado lentamente, ante una amenaza creciente — puede representar la opción más arriesgada. Por supuesto, cualquier desviación en el protocolo debe estudiarse rigurosa y rápidamente, y las segundas dosis deben administrarse con prontitud a medida que el suministro de la vacuna se vuelve más abundante.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: