Editorial: La pandemia no pasó, pero Pensemos en la postpandemia.

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

La pandemia no pasó, pero hay que pensar cómo seguimos, el desafío no es solo sanitario, también es económico, social y político, tendremos otros brotes zoonóticos, las desigualdades estructurales se cobran vidas, repensar la ciencia apostar a la innovación, pensar en economías más resilientes, reconfigurar relaciones de la sociedad con el estado, la salud no es econofóbica, sino debe ir por la universalidad y la eficiencia, como nos enfrentamos a las enfermedades crónicas, al cambio climático y finalmente en formar recursos humanos para la salud que se necesitan.

Lo primero que tenemos que asimilar es que la pandemia no ha pasado y puede volver. Pero además debemos saber que cuando baje el agua, muchos estarán desnudos por estar postergados. Tenemos que pensar estamos aún en pandemia, porque no se ha retirado la contagiosidad de la delta, que está lentamente creciendo, pero sin pausa, por lo tanto debemos ser coherentes, en que no podemos ser diferentes, si hacemos las cosas peor que todos, tenemos un sistema inequitativo, fragmentado, desfinanciado, una emergencia de más de veinte años, que sigue el rumbo de la desintegración social que nos impulsan los gobernantes y la afectación que imponen los determinantes sociales que sus políticas cristalizan, como la pobreza, la educación, la caída del empleo formal y las medidas de inversión pública del bienestar. No pensar en reformas, sino en una mejor forma de desarrollar la atención de la salud. Sin líderes que conduzcan la salida, encontrarla será muy difícil, casi imposible. La escasa rectoría de un Ministerio de Salud silenciado. La pobre penetración del sentido común y de información confiable en el sistema técnico de toma de decisiones. Tenemos que pensar cómo salimos más fortalecidos en el sistema de salud de esta situación. Como traeremos a la superficie el 25% menos de CA de mama diagnosticados en 2020, que se diagnosticaron el año pasado, el 50% del cáncer de próstata y colón que quedó sin pesquisar en el 2020. Recuperar la evaluación cardiovascular para disminuir la incidencia de infartos. tenes un gran reto hacer un sistema universal, que tenga una única historia clínica, la necesidad de mejorar el acceso a los medicamentos y las prestaciones. establecer prioridades en la desinversión. Dejar de hacer comandado por las sociedades científicas.

Hay mucha tecnología y mucho servicio que aportan muy poco valor. Especialmente en la cirugía. En la organizativa. Superar la brecha digital para los mayores y los más desfavorecidos económicamente. Como paso con la educación.

Los nuevos brotes han demostrado repetidamente cómo los desafíos de las epidemias no se limitan a la salud, sino que son mucho más amplios y, a menudo, intrínsecamente económicos, sociales y políticos. De hecho, a menudo también faltan las conexiones entre las emergencias epidémicas y el desarrollo a más largo plazo. Junto con muchos otros, nuestro trabajo ha demostrado cuán importante es la ciencia social para iluminar la dinámica de las enfermedades, sus contextos sociales y políticos más amplios e implicaciones de desarrollo más fundamentales. Vinculamos las experiencias recientes con COVID-19 con debates a más largo plazo sobre brotes, epidemias y pandemias, y sugerimos cómo estos pueden ayudarnos a repensar, y potencialmente catalizar la transformación en, el desarrollo de manera más amplia.

Tendremos otros desbordes zoonóticos: Los eventos de desbordamiento zoonótico, en los que los agentes patógenos se transfieren entre los animales y los seres humanos, ocurren con frecuencia, pero no suelen dar lugar a brotes de enfermedades importantes. Es solo bajo ciertas circunstancias, como con el SARS-CoV-2, donde la transmisión entre humanos es fácil y la mortalidad lo suficientemente baja como para permitir una propagación viral significativa pero lo suficientemente alta como para ser una preocupación, que se detecta una nueva enfermedad. Son los brotes dramáticos que afectan a las poblaciones, particularmente en los países ricos del norte, los que tienden a impulsar las políticas y la atención de la salud mundial.

«Las ‘eficiencias’ del comercio mundial también, en muchas circunstancias, han allanado el camino para sistemas agrícolas cada vez más uniformes y paisajes empobrecidos sin la enfermedad ‘cortafuegos’ de la biodiversidad ( ya veces amplificado por cambios más amplios en los ecosistemas humanos y sus causas estructurales, ya sea el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el cambio de tierras y bosques, patrones de asentamiento, desplazamientos de población debido a conflictos o nuevos mercados e inversiones en áreas rurales remotas.  (OMS / CBD, 2015 ).»

Desigualdades estructurales: «A menudo se dice que las epidemias son espejos para la sociedad y COVID-19 ha revelado un mundo muy desigual. Ha puesto de relieve las desigualdades y las vulnerabilidades estructurales, a menudo el resultado de largas historias de marginación. Aunque el virus se propagó inicialmente en países más ricos, las tendencias pronto se invirtieron. Los grupos más pudientes, con trabajos que se podían hacer en casa y no implicaba exposición al virus, fueron más capaces de cumplir con las medidas de control, por lo que se mantuvieron más seguros; también eran menos vulnerables a las enfermedades graves y la muerte debido a los gradientes socioeconómicos de las condiciones de salud subyacentes ( Patel y Hardy, 2020 )». 

Las desigualdades se revelan no sólo en relación con la carga de enfermedades, sino también en la forma en que las personas se ven afectadas por los esfuerzos de control de enfermedades. Si bien es comprensible que haya un mayor temor sobre el potencial de transmisión incontrolada de COVID-19 en ‘barrios marginales’ y asentamientos informales, son las medidas de control las que han afectado significativamente a los residentes y las economías informales de las que dependen. Estos medios de vida y personas han sido sistemáticamente infravalorados, subestimados y, por lo tanto, invisibilizados y asumidos como marginales. Las políticas no han tenido en cuenta las preguntas sobre la viabilidad de las medidas de control o sus impactos. Los mensajes de salud para ‘distanciarse socialmente’, lavarse las manos regularmente con agua corriente y jabón y quedarse en casa son menos alcanzables en asentamientos informales pobres, hacinados y con infraestructura de agua y saneamiento limitada.Wilkinson, 2020 , Hrynick et al., 2020

Las economías deben ser más resilientes. Para contener COVID-19, los gobiernos de todo el mundo han cerrado economías a una escala sin precedentes. Esto ha tenido un gran impacto en el empleo y la producción económica, y se estima que más de 5 billones de dólares estadounidenses desaparecerán de la economía mundial, el equivalente a toda la economía de Japón. 3 La escala del impacto económico ha tomado a muchos por sorpresa, pero al modelar los impactos potenciales de un brote global de influenza aviar, que se propaga rápidamente entre humanos, incluidos los cierres de fronteras nacionales y las restricciones de movimiento globales y locales, el Banco Mundial predijo hace mucho tiempo que el El impacto podría llegar al 4,8 por ciento del PIB mundial en el primer año ( Burns et al., 2006). La planificación posterior de la preparación para una pandemia a nivel mundial a menudo se refería a este trabajo, pero no pareció tener mucho efecto; los números eran demasiado grandes, las amenazas demasiado distantes y los impactos demasiado inimaginables.

En el caso de COVID-19, han surgido múltiples escollos del modelado ( Sample, 2020). En el Reino Unido, fue solo una vez que los modeladores del Imperial College de Londres (utilizando el mismo modelo central que se usó para la influenza aviar en la década de 2000) agregaron datos de hospitalización en Italia, en lugar de usar estimaciones de brotes de influenza estacional anteriores, que el consejo cambiado. La principal preocupación era que se pudiera sobrepasar la capacidad de cuidados intensivos del Servicio Nacional de Salud. Sin embargo, los médicos y los pacientes en China tenían mucha experiencia en las semanas y meses anteriores, y esto indicaba claramente que los efectos de este nuevo virus eran distintos de los de la influenza y que la contención radical para suprimir la transmisión era necesaria para que los sistemas de salud no se vieran abrumados ( Horton, 2020 ).

Fuera de los tiempos de crisis, como en los brotes de enfermedades, las intervenciones orientadas a la predicción, la planificación y el control son el núcleo de un estilo particular de desarrollo. Vemos esto en muchas áreas, desde los esfuerzos para abordar las finanzas y la pobreza, hasta aquellos que abordan el cambio climático y ambiental. Los modelos de varios tipos son fundamentales para estos enfoques, al igual que las redes de asesoramiento que tienden a ser estrechas y tecnocráticas. Los sistemas de administración e intervención que siguen son de arriba hacia abajo y están orientados hacia planes de anteproyecto, todos muy alejados de las vidas y prácticas de las personas y las incertidumbres que surgen como resultado. Cuando se admiten incertidumbres, éstas se reducen al dominio de los riesgos calculables, donde se pueden asignar probabilidades, como en muchos sistemas de alerta temprana, reducción del riesgo de desastres y planificación de contingencias.Stirling, 2010 ). Ignorarlos en intentos falaces de control abre error y peligro ( Stirling y Scoones, 2020 ).

Cambios de las relaciones ciudadano y estado: Las medidas de salud pública requeridas durante un brote significativo de enfermedad necesariamente cambian las relaciones entre el estado y los ciudadanos, y estas relaciones cambiadas serán el motor de las transformaciones que seguirán. Forzar bloqueos, restringir movimientos, exigir nuevos comportamientos y crear vigilancia para monitorear a las poblaciones, todo implica el ejercicio del poder estatal y su implementación y dependen de la confianza entre los ciudadanos y las autoridades y en las fuentes de experiencia. Los estados de emergencia se han utilizado históricamente para extender el poder y abusar de los derechos a largo plazo; y hoy hay evidencia de que algunos líderes están usando COVID-19 para hacer precisamente esto ( Smith y Cheeseman, 2020).

Conclusiones:

Necesitamos enfoques de desarrollo que puedan anticipar y responder a impactos futuros e inciertos, ya sean pandemias, cambio climático, turbulencias financieras o algo más en lo que ni siquiera hemos pensado. 

Esto significa, en primer lugar, revelar y desafiar las condiciones estructurales, las relaciones de poder y los órdenes político-económicos que crean riesgos y vulnerabilidades, al mismo tiempo que se acepta la necesidad de respuestas flexibles, contingentes y negociadas frente a la incertidumbre y la complejidad específica del contexto. Las transformaciones duraderas deben abordar cuestiones fundamentales de poder y política, incluido el desafío de las instituciones y los intereses establecidos, al mismo tiempo que se fomentan alternativas innovadoras y esperanzadorasSolnit, 2009 , Klein, 2007).). 

La transformación posterior a una pandemia también significa aceptar la incertidumbre y fomentar alternativas diversas, a menudo rebeldes, que permitan que los sistemas económicos, sociales y políticos se transformen hacia vías de desarrollo más equitativas y sostenibles. 

Implica rechazar las ilusiones de ‘control’, ya sea a través de la tecnología, el mercado o la intervención estatal, y permitir un enfoque del desarrollo más solidario, inclusivo y cordial ( Scoones y Stirling, 2020 ); uno en el que el conocimiento y el aprendizaje de diversas personas y lugares tienen un papel clave que desempeñar y se aprovechan para complementar las medidas institucionales formales.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: