Coronavirus 6 de Marzo Argentina.

El sistema de Salud Argentino esta padeciendo un franco aumento de la carga de enfermedad, por dengue, virus respiratorios y coronaviridae, la pandemia, provocada por una zoonosis originada en China. Tenemos que preparar medidas que surgirán como exageradas, redundantes, alarmistas, pero de allí es más fácil bajar que en cambio de lleve puesta la realidad como ya paso en China e Italia. China logró contener el crecimiento exponencial de caso mediante la cuarentena de 44 millones de personas, que conoció la humanidad en toda su historia, que evitó la propagación terrestre, obviamente no pudo detener la propagación en avión, por ello llegó al centro de Europa, en una región sin fronteras, desde donde las personas se mueven a todo el mundo y en particular a la Argentina viajan 1500 personas diariamente, que llegaron desde que empezó la propagación, por lo tanto están entre nosotros, unas 18.000 personas que potencialmente vinieron de la zona donde hay circulación de gérmenes entre personas. Por el momento, hasta dentro de tres o cuatro días aproximadamente no habrá casos de personas que no han viajado, que se enfermarán en Argentina, el crecimiento de los casos será exponencial, 2-8-64-128, y la multiplicación de contactos que esto implica. Entonces tenemos que estar preparados, para fundamentalmente atender los pacientes y proteger al personal de atención de la salud. Aislamiento de gota y respiratorio, suspender la actividad programada que se pueda suspender, vacunar a las personas para la influenza y neumonía para quién corresponda. La atención se debería concentrar.

Italia se dispone a decretar una zona de cuarentena de 16.000.000 de personas. Israel propone que las personas que ingresan de países donde está circulando en virus realicen una cuarentena de 14 días en domicilio no en hoteles.

Covid 19 demasiado poco, demasiado lento.

Aunque la OMS aún no ha calificado el brote de infección por SARS-CoV-2 como una pandemia, ha confirmado que es probable que el virus se propague a la mayoría de los países, si no a todos. Independientemente de la terminología, esta última epidemia de coronavirus está experimentando mayores aumentos en los casos fuera de China. Hasta el 3 de marzo, se habían notificado más de 103 000 casos confirmados de COVID-19 en 73 países. El brote en el norte de Italia, que ha visto 11 ciudades cerradas oficialmente y los residentes amenazados con prisión si intentan irse, conmocionó a los líderes políticos europeos. Su conmoción se convirtió en horror cuando vieron a Italia convertirse en el epicentro de una mayor expansión en todo el continente. A medida que se cierra la ventana para la contención global, los ministros de salud están luchando para implementar medidas apropiadas para retrasar la propagación del virus. Pero sus acciones han sido lentas e insuficientes.

El informe de la misión conjunta OMS-China llama a las medidas de salud pública vigorosas de China hacia este nuevo coronavirus probablemente el “esfuerzo de contención de enfermedades más ambicioso, ágil y agresivo de la historia”. China parece haber evitado un número sustancial de casos y muertes, aunque ha habido graves efectos en la economía de la nación. En su informe sobre la misión conjunta, la OMS recomienda que los países activen el más alto nivel de protocolos de gestión de respuesta nacional para garantizar los enfoques de todo el gobierno y de toda la sociedad necesarios para contener la propagación viral. El éxito de China se basa en gran medida en un sólido sistema administrativo que puede movilizar en tiempos de amenaza, combinado con el fácil acuerdo del pueblo chino de obedecer estrictos procedimientos de salud pública. 

La difícil verdad es que los países en la mayor parte del África subsahariana, por ejemplo, no están preparados para una epidemia de coronavirus. Y tampoco lo son muchas naciones de América Latina y Oriente Medio. Las medidas de salud pública, como la vigilancia, el rastreo exhaustivo de contactos, el distanciamiento social, las restricciones de viaje, la educación del público sobre la higiene de las manos, garantizar la vacunación contra la gripe para los débiles e inmunocomprometidos, y posponer operaciones y servicios no esenciales, todos desempeñarán su papel en retrasar la propagación de la infección y dispersar la presión sobre los hospitales. Los gobiernos individuales deberán decidir dónde trazan la línea en la implementación de estas medidas. Tendrán que sopesar los riesgos éticos, sociales y económicos frente a los beneficios para la salud comprobados.

Todos los gobiernos nacionales han publicado guías para profesionales de la salud, pero los consejos publicados por sí solos son insuficientes. La orientación sobre cómo manejar a los pacientes con COVID-19 debe entregarse urgentemente a los trabajadores de la salud en forma de talleres, enseñanza en línea, participación en teléfonos inteligentes y educación entre pares. Se deben poner a disposición equipos tales como equipos de protección personal, ventiladores, oxígeno y kits de prueba y fortalecer las cadenas de suministro. 

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades recomienda que los hospitales establezcan un equipo central que incluya la administración del hospital, un miembro del equipo de control de infecciones, un experto en enfermedades infecciosas y especialistas que representen a la unidad de cuidados intensivos y los departamentos de accidentes y emergencias.

Características clinicas publicadas:

Las características demográficas y clínicas de los pacientes se muestran en la Tabla 1 . Un total de 3.5% eran trabajadores de la salud, y un historial de contacto con la vida silvestre se documentó en 1.9%; 483 pacientes (43,9%) eran residentes de Wuhan. Entre los pacientes que vivían fuera de Wuhan, el 72.3% tuvo contacto con los residentes de Wuhan, incluido el 31.3% que había visitado la ciudad; El 25.9% de los no residentes no visitaron la ciudad ni tuvieron contacto con los residentes de Wuhan.

La mediana del período de incubación fue de 4 días (rango intercuartil, 2 a 7). La mediana de edad de los pacientes fue de 47 años (rango intercuartil, 35 a 58); El 0,9% de los pacientes eran menores de 15 años. Un total de 41.9% eran mujeres. La fiebre estuvo presente en el 43.8% de los pacientes al ingreso, pero se desarrolló en el 88.7% durante la hospitalización. El segundo síntoma más común fue la tos (67.8%); las náuseas o los vómitos (5.0%) y la diarrea (3.8%) fueron poco frecuentes. Entre la población general, el 23.7% tenía al menos una enfermedad coexistente (por ejemplo, hipertensión y enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Al ingreso, el grado de gravedad de Covid-19 se clasificó como no grave en 926 pacientes y grave en 173 pacientes. Los pacientes con enfermedad grave eran mayores que aquellos con enfermedad no grave en una mediana de 7 años. Además, la presencia de cualquier enfermedad coexistente fue más común entre los pacientes con enfermedad grave que entre aquellos con enfermedad no grave (38.7% vs. 21.0%). Sin embargo, el historial de exposición entre los dos grupos de gravedad de la enfermedad fue similar.

hallazgos radiológicos y de laboratorio al ingreso. De 975 tomografías computarizadas que se realizaron en el momento del ingreso, el 86,2% reveló resultados anormales. Los patrones más comunes en la TC de tórax fueron la opacidad del vidrio esmerilado (56.4%) y el sombreado irregular bilateral (51.8%). Los hallazgos radiológicos representativos en dos pacientes con Covid-19 no severo y en otros dos pacientes con Covid-19 grave se proporcionan en la Figura S1 en el Apéndice complementario . No se encontraron anormalidades radiográficas o de TC en 157 de 877 pacientes (17,9%) con enfermedad no grave y en 5 de 173 pacientes (2,9%) con enfermedad grave.

Al ingreso, la linfocitopenia estaba presente en el 83,2% de los pacientes, la trombocitopenia en el 36,2% y la leucopenia en el 33,7%. La mayoría de los pacientes tenían niveles elevados de proteína C reactiva; menos comunes fueron los niveles elevados de alanina aminotransferasa, aspartato aminotransferasa, creatina quinasa y d- dímero. Los pacientes con enfermedad grave tenían anormalidades de laboratorio más prominentes (incluyendo linfocitopenia y leucopenia) que aquellos con enfermedad no grave.

Ninguno de los 1099 pacientes se perdió durante el seguimiento durante el estudio. Se produjo un evento de punto final compuesto primario en 67 pacientes (6,1%), incluido el 5,0% que ingresaron en la UCI, el 2,3% que se sometieron a ventilación mecánica invasiva y el 1,4% que fallecieron. Entre los 173 pacientes con enfermedad grave, se produjo un evento de punto final compuesto primario en 43 pacientes (24,9%). Entre todos los pacientes, el riesgo acumulado del punto final compuesto fue del 3,6%; Entre las personas con enfermedad grave, el riesgo acumulado fue del 20,6%.

La mayoría de los pacientes (58.0%) recibieron antibióticos por vía intravenosa y el 35.8% recibieron oseltamivir; la oxigenoterapia se administró en 41.3% y la ventilación mecánica en 6.1%; porcentajes más altos de pacientes con enfermedad grave recibieron estas terapias ( Tabla 3) La ventilación mecánica se inició en más pacientes con enfermedad grave que en aquellos con enfermedad no grave (ventilación no invasiva, 32,4% frente a 0%; ventilación invasiva, 14,5% frente a 0%). Se administraron glucocorticoides sistémicos a 204 pacientes (18,6%), con un mayor porcentaje entre aquellos con enfermedad grave que la enfermedad no grave (44,5% frente a 13,7%). De estos 204 pacientes, 33 (16,2%) ingresaron en la UCI, 17 (8,3%) se sometieron a ventilación invasiva y 5 (2,5%) murieron. La oxigenación por membrana extracorpórea se realizó en 5 pacientes (0,5%) con enfermedad grave.

La mediana de la duración de la hospitalización fue de 12.0 días (media, 12.8). Durante el ingreso hospitalario, la mayoría de los pacientes recibió un diagnóstico de neumonía de un médico (91,1%), seguido de SDRA (3,4%) y shock (1,1%). Los pacientes con enfermedad grave tuvieron una mayor incidencia de neumonía diagnosticada por un médico que aquellos con enfermedad no grave (99,4% frente a 89,5%).

Discusión

Durante la fase inicial del brote de Covid-19, el diagnóstico de la enfermedad se complicó por la diversidad de síntomas y hallazgos de imágenes y por la gravedad de la enfermedad en el momento de la presentación. Se identificó fiebre en el 43,8% de los pacientes en la presentación, pero se desarrolló en el 88,7% después de la hospitalización. Se produjeron enfermedades graves en el 15,7% de los pacientes después del ingreso al hospital. No se observaron anormalidades radiológicas en la presentación inicial en el 2.9% de los pacientes con enfermedad grave y en el 17.9% de aquellos con enfermedad no grave. A pesar de la cantidad de muertes asociadas con Covid-19, el SARS-CoV-2 parece tener una tasa de letalidad más baja que el SARS-CoV o el coronavirus relacionado con el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV).

Aproximadamente el 2% de los pacientes tenían antecedentes de contacto directo con la vida silvestre, mientras que más de las tres cuartas partes eran residentes de Wuhan, habían visitado la ciudad o habían tenido contacto con residentes de la ciudad. Estos hallazgos se hacen eco de los últimos informes, incluido el brote de un grupo familiar, 4 la transmisión de un paciente asintomático, 6 y los patrones de brote trifásico. 8 Nuestro estudio no puede excluir la presencia de pacientes que han sido denominados “súper spreaders”.

Las rutas convencionales de transmisión del SARS-CoV, MERS-CoV y la influenza altamente patógena consisten en gotitas respiratorias y contacto directo, 18-20 mecanismos que probablemente también ocurran con el SARS-CoV-2. Debido a que el SARS-CoV-2 puede detectarse en el tracto gastrointestinal, la saliva y la orina, estas vías de transmisión potencial deben investigarse 21 (Tablas S1 y S2).

El término Covid-19 se ha aplicado a pacientes que tienen casos sintomáticos confirmados por laboratorio sin manifestaciones radiológicas aparentes. Se necesita una mejor comprensión del espectro de la enfermedad, ya que en el 8,9% de los pacientes, la infección por SARS-CoV-2 se detectó antes de que no se desarrollara neumonía viral o neumonía viral.

En concierto con estudios recientes, 1,8,12 encontramos que las características clínicas de Covid-19 imitan las de SARS-CoV. La fiebre y la tos fueron los síntomas dominantes y los síntomas gastrointestinales fueron poco frecuentes, lo que sugiere una diferencia en el tropismo viral en comparación con el SARS-CoV, MERS-CoV y la gripe estacional. 22,23 La ausencia de fiebre en Covid-19 es más frecuente que en la infección por SARS-CoV (1%) y MERS-CoV (2%), 20 por lo que se puede pasar por alto a los pacientes afebriles si la definición del caso de vigilancia se centra en la detección de fiebre. 14 La linfocitopenia fue común y, en algunos casos, grave, un hallazgo que fue consistente con los resultados de dos informes recientes. 1,12Encontramos una tasa de letalidad más baja (1.4%) que la tasa que se informó recientemente, 1,12 probablemente debido a la diferencia en los tamaños de muestra y los criterios de inclusión de casos. Nuestros hallazgos fueron más similares a las estadísticas oficiales nacionales, que mostraron una tasa de muerte del 3.2% entre 51,857 casos de Covid-19 al 16 de febrero de 2020. 11,24 Desde pacientes que estaban levemente enfermos y que no buscaron atención médica. No se incluyeron en nuestro estudio, la tasa de letalidad en un escenario del mundo real podría ser aún menor. El aislamiento temprano, el diagnóstico temprano y el manejo temprano podrían haber contribuido colectivamente a la reducción de la mortalidad en Guangdong.

A pesar de la homogeneidad filogenética entre el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV, existen algunas características clínicas que diferencian a Covid-19 de las infecciones por SARS-CoV, MERS-CoV e influenza estacional. (Por ejemplo, la influenza estacional ha sido más común en clínicas y salas de pacientes ambulatorios respiratorios). En la Tabla S3 se detallan algunas características adicionales exclusivas de Covid-19.

Nuestro estudio tiene algunas limitaciones notables. Primero, algunos casos tenían documentación incompleta del historial de exposición y las pruebas de laboratorio, dada la variación en la estructura de las bases de datos electrónicas entre los diferentes sitios participantes y el cronograma urgente para la extracción de datos. Algunos casos fueron diagnosticados en entornos ambulatorios donde la información médica se documentó brevemente y se realizaron pruebas de laboratorio incompletas, junto con una escasez de infraestructura y capacitación del personal médico en hospitales no especializados. En segundo lugar, podríamos estimar el período de incubación en solo 291 de los pacientes del estudio que tenían información documentada. La incertidumbre de las fechas exactas (sesgo de recuerdo) podría haber afectado inevitablemente nuestra evaluación. Tercero, debido a que muchos pacientes permanecieron en el hospital y los resultados eran desconocidos en el momento del corte de datos, censuramos los datos con respecto a sus resultados clínicos en el momento de nuestro análisis. Cuarto, sin duda extrañamos a los pacientes que eran asintomáticos o tenían casos leves y que fueron tratados en el hogar, por lo que nuestra cohorte de estudio puede representar el final más grave de Covid-19. Quinto, muchos pacientes no se sometieron a una evaluación bacteriológica o fúngica del esputo al ingreso porque, en algunos hospitales, los recursos médicos estaban desbordados. Sexto, la generación de datos fue clínicamente dirigida y no sistemática. los recursos médicos fueron abrumados. Sexto, la generación de datos fue clínicamente dirigida y no sistemática. los recursos médicos fueron abrumados. Sexto, la generación de datos fue clínicamente dirigida y no sistemática.

Covid-19 se ha extendido rápidamente desde que se identificó por primera vez en Wuhan y se ha demostrado que tiene un amplio espectro de gravedad. Algunos pacientes con Covid-19 no tienen fiebre ni anormalidades radiológicas en la presentación inicial, lo que ha complicado el diagnóstico.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: