Cuarentena inteligente: Alternativas de gestión al aislamiento total

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

No existe peor cuarentena que la que no se cumple, llegamos a un punto, que el deterioro económico, la desocupación, la inflación, el déficit fiscal, las dificultades en la gobernanza (las personas no saben quien gobierna), donde ya las personas no quieren, ni pueden continuar con el encierro. Además, observan, que no es la única alternativa. Mirando el Uruguay y el Brasil. Que si, este esfuerzo contribuyó a disminuir las muertes directas por el Covid, y que el sistema se preparó para la tensión del aumento de casos de neumonía de la comunidad ocasionada por el Covid 19.

El exceso de muertes durante la pandemia son consecuencias no deseadas de la respuesta a COVID-19, pero son totalmente predecibles sobre la base de pandemias pasadas y otros desastres naturales.

Las estimaciones de los efectos netos en la salud y las compensaciones de las intervenciones no farmacéuticas deberían haber expresadas e informadas para justificar las respuestas de los gobiernos, incluidos, en muchos países, algunos de los límites más estrictos del movimiento jamás vistos.

Hoy son tan importantes para informar desde los gobiernos a la población, como si consideran la gama de opciones de corrección y salida de los cursos de política, así como las respuestas a futuras oleadas de transmisión de virus.

  • Es probable que las medidas de distanciamiento social para controlar la propagación del covid-19 tengan grandes efectos en las desigualdades en los ingresos, el acceso a la salud y sostén social. De las clases sociales de menores ingresos, no tienen restos para mantenerse sin trabajar, porque tienen trabajo informal, se deben suspender actividades que no son esenciales para la vida en sociedad.
  • Estos efectos tienen numerosos mecanismos, incluyendo comportamientos económicos, sociales, relacionados con la salud, y la interrupción de los servicios y la educación.
  • Las personas con bajos ingresos son más vulnerables a los efectos adversos de la pandemia, el aislamiento social afecta principalmente a los pobres y la clase media baja.
  • Se necesitan medidas sustanciales de mitigación a corto y largo plazo para las personas y las empresas. Se necesita un plan.

La pandemia Covid-19 es un desafío para transformar el sistema social y de salud para seguir. Tenemos que salvar todas las vidas que se pueda y, al mismo tiempo, mejorar la forma en que respondemos a los brotes en general.

El primer punto como se hace para salvar vidas es más apremiante, pero el segundo tiene consecuencias cruciales a largo plazo.

El desafío a largo plazo —mejorar nuestra capacidad para responder a los brotes— no es nuevo.

Los expertos mundiales en salud llevan años diciendo que otra pandemia cuya velocidad y gravedad rivalizaban con las de la epidemia de gripe de 1918 no era una cuestión de si, sino de cuándo.

Recuadro 1

Medidas de distanciamiento social

  • Aconsejar a toda la población que se aísle en casa si ellos o su familia tienen síntomas.
  • Prohibiciones de las reuniones sociales (incluidas las reuniones masivas desde más de cuatro personas).
  • Suspensión de vuelos y transporte público interprovincial.
  • Cierre de lugares de trabajo “no esenciales” (más allá del sector de la salud y la atención social, los servicios públicos y la cadena alimentaria) con un trabajo continuo desde el hogar para aquellos que pueden.
  • Cierre de escuelas, colegios y universidades.
  • Prohibición de todo movimiento poblacional “no esencial”.
  • Limitar el contacto para poblaciones especiales (por ejemplo, centros de atención, prisiones).

Recuadro 2

Grupos en riesgo particular de respuestas a covid-19

  • Personas mayores: mayor riesgo directo de covid-19 grave, más propenso a vivir solo, menos propenso a utilizar las comunicaciones en línea, en riesgo de aislamiento social
  • Los jóvenes, afectados por la educación interrumpida en momentos críticos; a largo plazo, con mayor riesgo de acceder empleo deficiente y resultados sanitarios asociados en la desaceleración económica
  • Mujeres, más propensas a ser cuidadoras, que probablemente pierdan ingresos si necesitan proporcionar cuidado de niños durante los cierres de escuelas,
  • Las personas con problemas de salud mental pueden estar en mayor riesgo de aislamiento social
  • Personas que usan sustancias o en recuperación: riesgo de recaída o abstinencia
  • Personas con discapacidad, afectadas por servicios de apoyo interrumpidos
  • Las personas con capacidades de comunicación reducidas (por ejemplo, discapacidades de aprendizaje, alfabetización limitada o capacidad del idioma inglés)—pueden no recibir comunicaciones gubernamentales clave
  • Personas sin hogar: es posible que no puedan autoaislarse o verse afectadas por servicios de apoyo interrumpidos
  • Personas en el sistema de justicia penal: dificultad de aislamiento en el entorno penitenciario, pérdida de contacto con la familia
  • Migrantes indocumentados: puede no tener acceso o ser reacio a participar con los servicios de salud
  • Trabajadores con contratos precarios o autónomos: alto riesgo de efectos adversos por pérdida de trabajo y sin ingresos
  • Personas con bajos ingresos: los efectos serán particularmente graves, ya que ya tienen una salud más pobre y son más propensos a trabajar inseguros sin reservas financieras
  • Personas en instituciones (hogares de cuidados, instalaciones de necesidades especiales, prisiones, centros de detención de migrantes, cruceros) — ya que estas instituciones pueden actuar como amplificadores

Como seguir sin quién nos diga que hacer:

  • Autoaislamiento de personas sintomáticas
  • Distanciamiento físico general (para reducir la probabilidad de transmisión por contacto)
  • Bloqueo Holgado” junto con la ampliación de las capacidades de tratamiento (Camas, hospitales) y pruebas de COVID-19 para contener la propagación. Este es el punto más importante de la cuarentena inteligente, con el programa detectar masivo, utilizando fuerzas existentes, entrenando nuevos equipos, que exista un plan detectar por cada 100.000 personas, y que puedan actuar para detectar casos asintomáticos en personas jóvenes, preferentemente mujeres, que se convertirán en los difusores si no actuamos. Esta cuarentena inteligente es de la gente y de los jóvenes, que deberán ser los “voluntarios” para evitar que el virus se propague.
  • Blindaje de grupos de alto riesgo (incluyendo reasentamiento o cuarentena con contacto limitado y soporte de necesidades básicas)
  • Intervenciones informativas utilizando teléfonos celulares, aumentar el contacto y seguimiento de los pacientes y emisiones locales/nacionales
  • Promoción de la salud pública en las comunidades (trabajo con personas influyentes locales, los trabajadores de salud comunitarios promueven la higiene de las manos y la etiqueta respiratoria)
  • Medidas especiales en asentamientos informales (estaciones de lavado de manos, espacios de cuarentena)
  • Regulación de mercados de alta densidad para promover el distanciamiento físico
  • Enfoques locales para las restricciones de movilidad (limitar el movimiento a gran escala, requerir máscaras faciales cuando se viaja, adoptar enfoques locales para la contención)

Efectos económicos

Las personas pueden experimentar pérdida de ingresos por distanciamiento social de varias maneras y la suspensión de las actividades, especialmente aquellos que no tienen empleo informal y que no tiene acceso a planes sociales. Aunque algunas personas pueden trabajar en casa mediante el teletrabajo, muchas no pueden, especialmente aquellas en funciones públicas en las industrias de servicios, un grupo que ya enfrenta empleo precario y bajos ingresos. 

Otros pueden verse afectados por el cierre del lugar de trabajo, de su empresa, causado por el mandato del gobierno, un colaborador infectado o la pérdida de negocios. Sin embargo, es posible que no puedan funcionar más, ya que los cierres de escuelas les exigen que proporcionen cuidado de niños. En el Reino Unido, se espera que 3,5 millones de personas adicionales necesiten crédito universal (que incluye los pagos por desempleo) como resultado de la pandemia. 

El crecimiento de la economía informal en algunos países ha creado un gran grupo de personas que son especialmente vulnerables, ya que no reciben salarios por enfermedad, tienen contratos de horas o son autónomos.  Pueden fácilmente perder todos sus ingresos, e incluso si esto es sólo temporal, a menudo carecen de la red de seguridad de los ahorros. Un riesgo importante es la seguridad de la vivienda, con pérdida de ingresos que causan atrasos en el alquiler o en hipotecas o incluso sin hogar.

El cierre de las escuelas afecta a las familias de bajos ingresos y padres solteros especialmente gravemente porque necesitan satisfacer una necesidad inesperada de cuidado infantil, además no se puede perder el beneficio de las comidas escolares gratuitas. También se enfrentan a mayores costos por calentar sus hogares durante el día.

En algunos países, los sistemas de bienestar imponen condiciones estrictas a los beneficiarios que no pueden ser satisfechas por los que están aislados.

El vínculo entre los ingresos y la salud está bien establecido y actúa a través de varios mecanismos. Los ingresos permiten a las personas comprar artículos de primera necesidad de por vida, acceder a recursos que mejoran la salud, evitar exposiciones dañinas y participar en actividades normales de la sociedad. Los bajos ingresos también aumentan el estrés psicosocial.

El ingreso mínimo para una vida saludable establece un estándar necesario para mantener la salud en diferentes entornos. 

Crucialmente, no todo el mundo es igualmente propenso a perder ingresos. Las mujeres, los jóvenes y los que ya son pobres les irá peor.

Para evitar la ampliación de las desigualdades sanitarias, el distanciamiento social debe ir acompañado de medidas para salvaguardar los ingresos de las personas pobres.

Retos futuros

Los efectos a largo plazo pueden ser sustanciales. Si las empresas fracasan, muchos empleados quedarán desempleados. Aquellos que pierden su trabajo en la mediana edad nunca pueden volver a la fuerza laboral. Los sectores especialmente vulnerables incluyen la hospitalidad, el entretenimiento, el transporte, el ocio y el deporte. El desempleo tiene grandes efectos negativos en la salud física y mental, con un meta-análisis que reporta un aumento del 76% en la mortalidad por todas las causas en las personas seguido hasta 10 años después de quedar desempleado. 

La pandemia ya ha causado una degradación de las previsiones económicas, de escala mundial y muchos países se enfrentan a una recesión. Las consecuencias para la salud de una recesión son complejas. Las recesiones económicas se han asociado con mejoras en algunos resultados de salud, especialmente lesiones de tráfico, pero empeorando la salud mental, incluidos los aumentos de homicidios y suicidios.  

Sin embargo, estos efectos nocivos pueden prevenirse mediante políticas sociales progresivas; es la respuesta política a una recesión, en lugar de la propia recesión, la que determina la salud de la población a más largo plazo. 

A lo largo de la historia, algunas personas han visto cualquier crisis como una oportunidad. Klein describió cómo los “capitalistas de desastres” se aprovechan de los desastres naturales y humanos influenciados. 

Existe un claro potencial de generar atractivo inflacionario especulativo de precios (beneficio mediante el aumento de los precios durante las perturbaciones de la oferta o de la demanda) en los productos esenciales. Una vez que la pandemia retroceda, podría haber cambios profundos en la economía que pueden perjudicar a las poblaciones menos poderosas, por ejemplo, mediante la privatización de los servicios del sector público. Sin embargo, también puede haber oportunidades para que la economía sea reconstruida “mejor”, dependiendo de las actitudes públicas y políticas y el equilibrio de poder. 

Aislamiento social

Asesorar u obligar a las personas a auto aislarse en el hogar corre el riesgo de sufrir graves daños sociales y psicológicos. La cuarentena de personas expuestas a una enfermedad infecciosa se asocia con efectos psicológicos negativos, incluidos los síntomas de estrés postraumático, que pueden ser duraderos.

Los efectos se ven exacerbados por el aislamiento prolongado, el miedo a la infección, la frustración, el aburrimiento, los suministros e información inadecuados, la pérdida financiera y el estigma. Estos efectos son menores cuando la cuarentena es voluntaria y se pueden mitigar garantizando una comunicación rápida y clara, manteniendo la duración corta, proporcionando alimentos y otros suministros esenciales, y protegiendo contra las pérdidas financieras. 

En argentina, un cuarto de la población mayor vive sola y el 60% de este grupo, tiene jubilación mínima. 

 Las personas mayores también son menos propensas a utilizar las comunicaciones en línea, lo que las hace en riesgo particular de aislamiento social durante el distanciamiento social. El aislamiento social se define como una falta generalizada de contacto social o comunicación, participación en actividades sociales o un confidente.

El aislamiento social a largo plazo se asocia con un aumento de la mortalidad de casi un tercio. 

Periodos prolongados de distanciamiento social podrían tener efectos similares. Las personas que están desfavorecidas socioeconómicamente o en mal estado de salud física o mental corren un mayor riesgo. 

Es necesario proporcionar asistencia en línea y telefónica a los grupos vulnerables, especialmente a los que viven solos y que se puedan establecer sistemas de monitoreo de los hogares.

Relaciones familiares

Las medidas de distanciamiento social pondrán a muchas personas muy cerca de los miembros de la familia la mayor parte o la mayor parte del tiempo, lo que puede causar o exacerbar las tensiones. Se ha planteado preocupación por posibles aumentos de la violencia familiar durante las restricciones en el Reino Unido. 

Los factores de riesgo para el abuso de parejas e hijos incluyen la pobreza, el uso indebido de sustancias en el hogar y antecedentes de abuso. 

Cada año se producen alrededor de 5.043 incidentes de abuso doméstico en Escocia, y las mujeres jóvenes más afectadas, y 59,2% en niños, están en el registro de protección de la infancia. 

Es importante mantener el trabajo social y el apoyo comunitario a las familias vulnerables, incluido el asesoramiento en seguridad para las mujeres en riesgo de abuso. Los defensores del abuso doméstico han pedido un mayor apoyo, incluida la asignación de habitaciones de hotel para mujeres en riesgo. 

Los cierres de escuelas pueden aumentar el estrés en las familias a medida que los padres tratan de hacer malabares con los niños de la escuela en casa, a menudo haciendo malabares con el trabajo en el hogar. Esta carga puede recaer desproporcionadamente en las mujeres. Además del aprendizaje académico, las escuelas apoyan el desarrollo de habilidades sociales y de otro tipo que no puede ser reemplazado por las clases virtuales.

Los cierres prolongados de escuelas podrían causar efectos adversos en los resultados educativos y sociales de los jóvenes de las familias que carecen de espacio de estudio y acceso a la informática doméstica. 

Algunos niños que no están en la escuela pueden estar en riesgo de explotación en línea u otras formas de explotación, por ejemplo, por traficantes de drogas, o de ser reclutados en pandillas. Durante los cierres escolares se necesitarán expectativas realistas de escolarización en el hogar, suministro de alimentos para aquellos elegibles para comidas escolares gratuitas y apoyo de divulgación para los niños más vulnerables. Muchos niños necesitarán apoyo adicional al regresar a la escuela. 

Mitigación de los efectos adversos

Además de la carga directa de morbilidad de covid-19, la respuesta pandémica ya está causando efectos indirectos negativos como los descritos anteriormente. Estas personas que ya tienen menos recursos y menos salud los soportan de manera desproporcionada. Las medidas de distanciamiento social prolongadas o más restrictivas podrían aumentar las desigualdades sanitarias a corto y largo plazo.

La evaluación que se efectúa desde la bibliografía se basa en el rápido alcance de los impactos potenciales y una revisión no sistemática de diversas publicaciones, por lo que hay un alto grado de incertidumbre sobre el alcance de algunos impactos. Sin embargo, la gama de preocupaciones sanitarias identificadas, más allá de las directamente atribuibles al propio virus, debe reconocerse en el desarrollo y la aplicación de respuestas. Los efectos también pueden variar según el contexto. En los personas de ingresos bajos y medios sin redes de seguridad social, es probable que los efectos sobre las desigualdades en salud y salud de la población sean peores que en las provincias más ricas.

Las acciones deben estar dirigidas en apoyar a las personas más vulnerables por mucho tiempo, tal vez dos años.

Las medidas extraordinarias en argentina para permitir que las empresas sigan pagando al personal ayudarán a mitigar los daños para muchos trabajadores, pero no en todos, se han perdido 230.000 empleos formales.

Sin embargo, es importante considerar a las personas en trabajos precarios que no estarán cubiertas por estas medidas, y considerar el apoyo a largo plazo para aquellos que siguen experimentando problemas una vez que las medidas expiran. Se necesitará una gran respuesta multisectorial y un acuerdo social para hacer frente a la amplia gama de necesidades que se han identificado.

Debemos cambiar el rumbo, el futuro de la pandemia en el AMBA dependerá exclusivamente de las conductas individuales, familiares, urbanas, empresarias y de los gobiernos provinciales y nacionales, los gabinetes deberán escuchar, trabajar en los consensos y pensar en realizar un programa con medidas que abarquen todas las instancias para modificar el modelo de la argentina, el empleo, su generación, la seguridad social, un superávit primario, el sistema de salud, desarrollar la estructura de comunicaciones, la digitalización, la energía, la educación en todos los niveles, volver a recuperar la cultura del trabajo y replantear las instituciones, llegar a más personas en forma más efectiva, para que no solo reciban ayuda, sino que se reinserten de forma activa en la sociedad.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: