Re-apertura de las escuelas durante la pandemia: parte 2

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Unicef: Aunque se observa un lento aumento en el número de niños que vuelven a las aulas, más de 1.000 millones de estudiantes todavía no asisten a ellas debido al cierre de las escuelas a nivel nacional. No obstante, más de 70 países han anunciado su plan de re abrirlas y cientos de millones de estudiantes han vuelto a las aulas en las últimas semanas.

Algunas de las medidas prácticas que pueden tomar las escuelas incluyen lo siguiente:

•      Escalonar el comienzo y el cierre de la jornada escolar

•      Escalonar las horas de comer

•      Mover las aulas a espacios provisionales o al aire libre

•      Crear turnos para reducir el número de alumnos por clase

Pakistan. A teacher shows a class of children how to wash their hands properly.

US Centers for Disease Control and Prevention. Guidance for schools and child care: plan, prepare, and respond to coronavirus disease 2019 (COVID-19). Accessed July 23, 2020. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/schools-childcare/guidance-for-schools.html

En respuesta a la necesidad de una guía basada en evidencia para apoyar a los tomadores de decisiones en educación, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina convocaron a un comité de expertos para brindar orientación sobre la reapertura y el funcionamiento seguro de las escuelas primarias y secundarias para la escuela en el año 2020-2021

Se pidió al comité que integrara la evidencia más actualizada de la medicina y la salud pública con evidencia sobre lo que es mejor para los niños y jóvenes en vista de las realidades políticas y prácticas en las escuelas y comunidades. 

El informe del comité, Reapertura de escuelas K-12 durante la pandemia COVID-19: Priorización de la salud, la equidad y las comunidades,proporciona una serie de recomendaciones destinadas a ayudar a los estados y distritos escolares a determinar si se puede y como abrir edificios escolares para el aprendizaje en persona y, de ser así, cómo reducir el riesgo en el proceso de reapertura

El comité reconoció que la decisión de reabrir edificios escolares implica sopesar los riesgos para la salud pública de la apertura frente a los riesgos educativos y de otro tipo de mantener los edificios cerrados. A medida que los distritos escolares sopesan estos riesgos, el comité recomendó que los distritos escolares hagan todo lo posible para priorizar la reapertura con énfasis en brindar instrucción en persona para los estudiantes de jardín de infantes a quinto grado, así como para aquellos estudiantes con necesidades especiales que podrían ser mejor atendidos por instrucción presencial.

El comité hizo hincapié en proporcionar instrucción en persona para los niños de los grados más pequeños por varias razones. Primero, el comité asumió que incluso si los edificios escolares permanecen cerrados, la instrucción continuará a través del aprendizaje a distancia. Los niños en edad escolar primaria, así como aquellos con necesidades especiales de atención médica, en particular, pueden tener dificultades con el aprendizaje a distancia, especialmente si no hay un adulto disponible para supervisar la experiencia. Los niños de jardín de infantes a tercer grado todavía están desarrollando las habilidades necesarias para regular su propio comportamiento y emociones, mantener la atención y monitorear su propio aprendizaje. 3Además, la investigación ha demostrado consecuencias adversas a largo plazo para los niños que no están leyendo al nivel del grado en el tercer grado, particularmente para aquellos en familias de bajos ingresos. Esto sugiere que es de vital importancia garantizar experiencias educativas de calidad para los niños de los grados inferiores.

También existen beneficios potenciales para las familias y las comunidades al reabrir los edificios escolares, incluido el acceso a programas de comidas, algunos servicios de atención médica y servicios de salud mental. Aunque el cuidado de los niños no es la función principal de las escuelas, las experiencias de las familias y las comunidades durante el cierre de las escuelas durante la primavera de 2020 dejan en claro que las escuelas cumplen un papel importante al brindar un espacio seguro y acogedor para los niños mientras sus cuidadores trabajan

Aunque los beneficios de reabrir las escuelas para los estudiantes, las familias y las comunidades son claros, los líderes educativos también deben considerar los riesgos para la salud del personal escolar y las familias de los estudiantes, así como la viabilidad y el costo de las estrategias de mitigación necesarias para operar de manera segura. 

La variación entre las escuelas en la condición de los edificios es una complicación adicional para garantizar la salud de los estudiantes y el personal de las escuelas. Para reabrir de manera segura, se alienta a los distritos escolares a garantizar la ventilación y la filtración del aire, limpiar las superficies con frecuencia, proporcionar instalaciones para lavarse las manos con regularidad y proporcionar espacio para el distanciamiento físico. Implementar este conjunto completo de estrategias será costoso y requerirá abordar muchos desafíos prácticos. En distritos escolares con edificios escolares antiguos y presupuestos limitados, Será especialmente difícil implementar todas las estrategias recomendadas. El financiamiento para estas estrategias de mitigación debe provenir de fuentes federales provinciales y nacionales.

Reconociendo la complejidad de las decisiones que los distritos escolares deben tomar, el comité describió varias recomendaciones destinadas a garantizar que se aplique un equilibrio entre la salud pública y la experiencia educativa en las decisiones, y que el proceso de toma de decisiones considere los valores y las necesidades de la comunidad.

El comité pidió consensos entre los distritos escolares y los funcionarios de salud pública para que las decisiones de reapertura, los planes para mitigar la propagación del virus cuando se abran los edificios y las decisiones sobre cierres futuros estén informados por los mejores datos y pruebas epidemiológicas y de salud pública disponibles. Esto debe incluir un plan para monitorear y evaluar datos epidemiológicos para evaluar iterativamente la actividad de la enfermedad en la comunidad. Los indicadores de particular interés incluyen el número de nuevos casos de COVID-19 diagnosticados, el número de nuevas hospitalizaciones y muertes, y el porcentaje de pruebas diagnósticas positivas para el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2).

Los distritos escolares también deberán monitorear el ausentismo y alertar a los funcionarios de salud pública sobre cualquier aumento importante. 5 El comité reconoció que en algunas comunidades, en áreas rurales, por ejemplo, las oficinas de salud pública tienen poco personal o carecen de personal con amplia experiencia en enfermedades infecciosas. Con esto en mente, el comité recomendó que los estados asuman un papel de liderazgo para garantizar que los distritos escolares tengan acceso a la experiencia en salud pública necesaria para tomar estas decisiones críticas.

El comité recomendó que los distritos escolares desarrollen un mecanismo, como un grupo de trabajo local, que permita la participación de representantes del personal escolar, familias, funcionarios de salud locales y otros intereses de la comunidad para informar las decisiones relacionadas con la reapertura de escuelas. Este grupo de trabajo intersectorial debe construir un marco local para la toma de decisiones que traiga múltiples voces a la mesa para:

(1) establecer los valores, metas y prioridades de la comunidad para la reapertura de escuelas,

(2) revisar las estrategias de mitigación y las opciones de políticas para escuelas, y

(3) establecer protocolos para recolectar y monitorear datos relacionados con el contexto de COVID-19 en la comunidad, de tal manera que se puedan tomar las decisiones necesarias para cambiar el rumbo o volver a cerrar los edificios si es necesario. 

Durante este proceso, los tomadores de decisiones relevantes deben establecer umbrales claros para lo que significan esos datos; por ejemplo, una vez que una escuela ve un número específico de casos, promulgará políticas específicas en respuesta.

Estos grupos de trabajo también deben considerar la comunicación transparente de la realidad de que, si bien se pueden implementar medidas para reducir el riesgo de transmitir COVID-19 cuando las escuelas vuelvan a abrir, no hay forma de eliminar ese riesgo por completo. Es fundamental compartir tanto los riesgos como los beneficios de los diferentes escenarios, y considerar las intervenciones que se pueden implementar y comunicar a las familias que se están haciendo todos los esfuerzos posibles para mantener a sus hijos seguros en las escuelas.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: