El coronavirus es más mortal si usted es mayor y es hombre — nuevos datos revelan los riesgos

Compilación Realizada por Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Autora Smriti Mallapaty News Nature.

La mortalidad por Covid 19 aumenta con la edad, especialmente en hombres y con más de 65 años. Pero la edad y el sexo no lo pueden explicar todo. Implica las condiciones de salud subyacentes.

Las diferencias en la respuesta del sistema inmunitario masculino y femenino podrían explicar los riesgos divergentes, dice Jessica Metcalf, demógrafa de la Universidad de Princeton, Nueva Jersey. “El sistema inmunitario femenino podría tener un borde al detectar patógenos un poco antes”, dice.

El sistema inmunitario también podría explicar el riesgo mucho mayor de que las personas mayores mueran por el virus. A medida que el cuerpo envejece, desarrolla bajos niveles de inflamación, y COVID-19 podría estar empujando el sistema inmune ya sobrecargado sobre el borde, dice Metcalf. Los peores resultados para las personas con COVID-19 tienden a estar asociados con una respuesta inmunitaria aumentada, dice.

Por cada 1.000 personas de entre setenta años o más infectadas, unas 116 morirán. Estas son las estadísticas marcadas obtenidas por algunos de los primeros estudios detallados sobre el riesgo de mortalidad para COVID-19.

Las tendencias en las muertes por coronavirus por edad han sido claras desde temprano en la pandemia. Los equipos de investigación que examinan la presencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en personas de la población general —en España, Inglaterra, Italia y Ginebra en Suiza— han cuantificado ahora ese riesgo, dice Marm Kilpatrick, investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad de California en Santa Cruz.

“Nos da una herramienta mucho más nítida cuando preguntamos cuál podría tener el impacto en una determinada población que tiene un determinado grupo demográfico”, dice Kilpatrick.

Los estudios revelan que la edad es, con mucho, el predictor más fuerte del riesgo de morir de una persona infectada, una métrica conocida como la tasa de mortalidad por infección (IFR), que es la proporción de personas infectadas con el virus, incluidas aquellas que no se analizaron o mostraron síntomas, que morirán como resultado.

“COVID-19 no sólo es peligroso para las personas mayores, es extremadamente peligroso para las personas de mediados de los cincuenta, sesenta y setenta”, dice Andrew Levin, economista del Dartmouth College en Hanover, New Hampshire, que ha estimado que conseguir COVID-19 es más de 50 veces más probable que sea fatal para un hombre de 60 años que conducir un automóvil.

Pero “la edad no puede explicar todo”, dice Henrik Salje, un epidemiólogo de enfermedades infecciosas en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. El género también es un fuerte factor de riesgo, con los hombres casi dos veces más propensos a morir por el coronavirus que las mujeres. Y las diferencias entre los países en las estimaciones de mortalidad para los grupos de edad más antiguos sugieren que el riesgo de morir por coronavirus también está relacionado con las condiciones de salud subyacentes, la capacidad de los sistemas de atención de la salud y si el virus se ha propagado entre las personas que viven en centros de atención de edad avanzada.

Hombres mayores más en riesgo

Para estimar el riesgo de mortalidad por edad, los investigadores utilizaron datos de estudios de prevalencia de anticuerpos.

En junio y julio, miles de personas en toda Inglaterra recibieron una prueba de anticuerpos en el puesto. De los 109.000 adolescentes y adultos seleccionados al azar que tomaron la prueba, alrededor del 6% albergaron anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Este resultado se utilizó para calcular un IFR global para Inglaterra del 0,9%, o 9 muertes en cada 1.000 casos. El IFR fue cercano a cero para las personas de entre 15 y 44 años, aumentando al 3,1% para los niños de 65 a 74 años y al 11,6% para cualquier persona mayor. Los resultados del estudio se han publicado en el servidor de preimpresión medRxiv1.

Otro estudio de España que comenzó en abril, y probó anticuerpos en más de 61.000 residentes en hogares seleccionados al azar, observó una tendencia similar. El IFR global para la población fue de aproximadamente 0,8%, pero se mantuvo cerca de cero para las personas menores de 50 años, antes de aumentar rápidamente al 11,6% para los hombres de 80 años o más; era del 4,6% para las mujeres de ese grupo de edad. Los resultados también revelaron que los hombres son más propensos a morir de la infección que las mujeres, la brecha que aumenta con la edad.

“Los hombres se enfrentan al doble del riesgo que las mujeres”, dice Beatriz Pérez-Gómez, epidemiológica del Instituto Carlos III de La Salud de Madrid, que participó en el estudio español. Los resultados también se han publicado en el servidor medRxiv2.

El estudio en Inglaterra también comparó los resultados de diferentes grupos étnicos. Las estadísticas de mortalidad y morbilidad sugieren que las personas negras y del sur de Asia en Inglaterra son más propensas a morir o a ser hospitalizadas. Pero el análisis, dirigido por Helen Ward, una epidemióloga del Imperial College de Londres, encontró que aunque las personas negras y del sur de Asia tenían mucho más probabilidades de haber sido infectadas que las blancas, no tenían más probabilidades de morir de COVID-19.

Los investigadores señalan que hay una marcada diferencia en las estimaciones de IFR entre algunos países, especialmente para las personas de 65 años o más3. Por ejemplo, un estudio de prevalencia de anticuerpos en Ginebra estimó un IFR del 5,6% para las personas de 65 años o más4. Esta cifra fue inferior a las estimaciones en España, que llega a alrededor del 7,2% para hombres y mujeres de 80 años o más, y en Inglaterra, que encontró un IFR del 11,6% para las personas de 75 años o más.

Podría haber muchas explicaciones para las diferencias, dice Andrew Azman, un epidemiólogo de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore, Maryland, quien formó parte del estudio de Ginebra.

Los países con tasas más altas de comorbilidades, como la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardíacas, tendrán una IFR más alta. Sin embargo, las naciones con sistemas de atención de la salud que son más capaces de tratar con personas que están gravemente enfermas con COVID-19, o donde los hospitales no estaban abrumados en el pico de la epidemia, tendrán mejores tasas de supervivencia, dice.

Algunas de las diferencias podrían atribuirse a cómo se llevaron a cabo los diferentes estudios, dicen los investigadores. Por ejemplo, las diferencias en la fiabilidad de las pruebas de anticuerpos utilizadas en los diferentes estudios, cómo se registraron las muertes por COVID-19 y cómo los investigadores optaron por dividir las poblaciones por edad.

Hay cierta incertidumbre en los datos, por lo que las estimaciones entre los estudios podrían no ser tan diferentes como podrían parecer, dice Lucy Okell, epidemióloga del Imperial College de Londres, que participó en el estudio en inglés.

Pero un factor importante en las diferentes tasas de mortalidad reportadas entre los países parece ser si el virus se propagó en residencias de ancianos o en centros de atención a personas mayores, dice Salje.

En estos lugares, las personas en salud frágil viven en entornos unidos donde el virus puede propagarse rápidamente. Cuando el estudio en inglés tuvo en cuenta las muertes en el hogar, el IFR en personas de 75 años o más saltaron del 11,6% al 18,7%. Salje estima que el IFR para Canadá, donde alrededor del 85% de las muertes ocurrieron en residencias de ancianos, sería significativamente mayor que la de Singapur, donde los hogares de ancianos representaban sólo el 8% de las muertes.

Aunque las estimaciones de fatalidad son importantes para entender el riesgo de propagación viral a personas en diferentes grupos de edad, no cuentan la historia completa del peaje QUE toma COVID-19, dice Kilpatrick. “Hay una fascinación por la muerte, pero COVID-19 parece causar una cantidad sustancial de enfermedad a largo plazo” Este último aspecto es algo que vengo recogiendo de las publicaciones científicas y de la experiencia que estamos teniendo en el Sanatorio Sagrado Corazón, con personas que tiene covid prolongado y deben seguir con concentradores de oxigeno.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: