Seroprevalencia del SARS-CoV-2 Entre el personal de atención médica en una red hospitalaria multiestatal

lanzamiento anticipado / 31 de agosto de 2020 / 69

Journal MMWR. CDC.

Entre los 3.248 efectivos observados, el 6% tenía evidencia de anticuerpos de infección previa por SARS-CoV-2; El 29% del personal con anticuerpos SARS-CoV-2 era asintomático en los meses anteriores, y el 69% no había recibido previamente un diagnóstico de infección por SARS-CoV-2. La prevalencia de anticuerpos SARS-CoV-2 fue menor entre el personal que informó que siempre llevaba una cubierta facial mientras cuidaba a los pacientes (6%), en comparación con los que no lo hicieron (9%).

Una alta proporción de infecciones por SARS-CoV-2 entre el personal de atención médica parecen pasar desapercibidas. El uso universal de revestimientos faciales y la reducción de los umbrales clínicos para las pruebas podrían ser estrategias importantes para reducir la transmisión hospitalaria.

Desarrollo:

Durante el 3 de abril al 19 de junio de 2020, se recolectaron muestras de suero de una muestra del personal de salud de primera línea que trabajó con pacientes COVID-19 en 13 centros médicos académicos geográficamente diversos en los Estados Unidos, y se analizaron especímenes para detectar anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Se preguntó a los participantes acerca de los posibles síntomas de COVID-19 experimentados desde el 1 de febrero de 2020, las pruebas previas para la infección aguda sars-CoV-2 y su uso de equipo de protección personal (EPP) en la semana pasada. Entre 3.248 participantes, 194 (6,0%) resultados positivos para anticuerpos SARS-CoV-2. La seroprevalencia por hospital osciló entre el 0,8% y el 31,2% (mediana del 3,6%). Entre los 194 participantes seropositivos, 56 (29%) no reportó síntomas desde el 1 de febrero de 2020, 86 (44%) no creían que anteriormente tenían COVID-19, y 133 (69%) no reportó un diagnóstico coVID-19 anterior.

La seroprevalencia fue menor entre el personal que informó que siempre llevaba una cubierta facial (definida en este estudio como una máscara quirúrgica, un respirador N95 o un respirador purificador de aire motor (PAPR]) mientras cuidaba a los pacientes (5,6%), en comparación con los que no lo hicieron (9,0%) (p a 0,012).

De acuerdo con las personas en la población general con infección por SARS-CoV-2, muchos HCP de primera línea con infección por SARS-CoV-2 pueden ser asintomáticos o mínimamente sintomáticos durante la infección, y la infección podría no ser reconocida. El cribado mejorado, incluidas las pruebas frecuentes de HCP de primera línea, y el uso universal de revestimientos faciales en los hospitales son dos estrategias que podrían reducir la transmisión SARS-CoV-2.

El HCP que cuida a pacientes con COVID-19 está en riesgo de exposición e infección durante las actividades relacionadas con la atención del paciente(1,2),y una vez infectado, puede propagar SARS-CoV-2 a pacientes, compañeros de trabajo y otros en la comunidad. Por lo tanto, la comprensión de la frecuencia de la infección por SARS-CoV-2 entre el HCP de primera línea y las características asociadas con la infección entre el VHC es importante para planificar estrategias eficaces para minimizar la propagación del SARS-CoV-2 en entornos de atención de la salud y comunidades asociadas (3,4).

La mayoría de las personas infectadas con SARS-CoV-2 desarrollan anticuerpos contra las proteínas SARS-CoV-2 dentro de 1–2 semanas de la infección (5). Las pruebas serológicas para los anticuerpos SARS-CoV-2, aunque tengan sensibilidad y especificidad variables (6), podrían proporcionar un marcador útil para identificar la infección pasada por SARS-CoV-2. En este estudio, se midieron anticuerpos SARS-CoV-2 entre el VHC que atendió regularmente a pacientes con COVID-19, con el objetivo de identificar infecciones pasadas y describir las características asociadas con los resultados de las pruebas seropositivas.

Características del personal de atención médica con y sin anticuerpos SARS-CoV-2

La detección de anticuerpos SARS-CoV-2 difería entre los participantes según las características demográficas. La seropositividad fue menor entre las Mujeres (5,3%) que entre los hombres (7,2%) (p 0,03) y entre los participantes blancos no hispanos (4,4%) que entre los participantes de otros grupos raciales/étnicos (9,7%) (p<0.001).

Los síntomas de una enfermedad vírica aguda desde el 1 de febrero de 2020 fueron más frecuentes en participantes con anticuerpos detectados (71%) que en aquellos sin anticuerpos detectados (43%) (p<0.001) (Tabla).

En particular, de 194 participantes con anticuerpos detectados, 86 (44%) informaron que no creían que anteriormente tenían COVID-19, 56 (29%) no reportó síntomas de una enfermedad viral aguda desde el 1 de febrero de 2020 y 133 (69%) anteriormente no había tenido resultados positivos para la infección aguda por SARS-CoV-2. 61 participantes notificaron una prueba positiva previa, que representaba el 31% de los 194 participantes con anticuerpos detectados y el 66% de los 92 participantes con anticuerpos detectados y pruebas anteriores de SARS-CoV-2 completadas.

Uso de equipos de protección personal

El uso de una cubierta facial durante todos los encuentros clínicos en la semana anterior a la inscripción se notificó en 2.904 (89%) Participantes. La detección de anticuerpos SARS-CoV-2 fue menos frecuente entre los participantes que notificaron el uso de una cubierta facial para todos los encuentros clínicos (6%) que entre los que no lo hicieron (9%) (p a 0,012). La escasez de cualquier equipo de EPP desde el 1 de febrero de 2020 se registró en 398 (12%) participantes; la escasez de respiradores N95 (reportado por el 5% de los participantes) fueron los más comúnmente reportados. En ocho de los 13 centros médicos, >10% de los participantes reportaron una escasez de EPI. Un mayor porcentaje de participantes que informaron de una escasez de EPP tenía anticuerpos SARS-CoV-2 detectables (9%) que los que no reportó una escasez de EPI (6%) (p a 0,009).

Discusión

Entre una muestra de conveniencia de HCP que ataban rutinariamente a pacientes con COVID-19 en 13 centros médicos académicos de los Estados Unidos a partir del 1 de febrero de 2020, el 6% tenía evidencia de infección anterior por SARS-CoV-2, con variaciones considerables por ubicación que generalmente se correlacionaban con la incidencia acumulativa de la comunidad. Entre los participantes que tuvieron resultados positivos en las pruebas de anticuerpos SARS-CoV-2, aproximadamente un tercio no recordó ningún síntoma consistente con una enfermedad vírica aguda en los meses anteriores, casi la mitad no sospechaba que anteriormente tenían COVID-19, y aproximadamente dos tercios no tenían un resultado positivo previo que demostrara una infección aguda por SARS-CoV-2. Estos hallazgos sugieren que algunas infecciones por SARS-CoV-2 entre el VHC de primera línea son no detectadas y no reconocidas, posiblemente debido a la naturaleza mínimamente sintomática o subclínica de algunas infecciones, la falta de información de los síntomas o las pruebas no meticáticas de algunos personas con infecciones sintomáticas.

Este estudio dio lugar a la identificación de dos factores potencialmente asociados con la infección por SARS-CoV-2 entre el VHC: la escasez de EPI e interactuar con los pacientes sin usar una cubierta facial. Estos hallazgos ponen de relieve la importancia de mantener los suministros de EPI en los hospitales que cuidan a los pacientes con COVID-19 y, asumiendo un suministro adecuado, adherirse a políticas que fomenten el uso de máscaras para todas las interacciones entre el HCP y los pacientes.

El enmascaramiento universal se ha asociado con una tasa significativamente menor de infección entre el HCP (9).

Las conclusiones de este informe están sujetas al menos a cuatro limitaciones. En primer lugar, el sesgo podría haber ocurrido si el personal con mayor o menor riesgo de infección tuviera menos o más probabilidades de participar como voluntario; por ejemplo, el VHC que no funciona debido a una enfermedad o cuarentena no fue reclutado y podría haber estado en mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2.

En segundo lugar, la seroprevalencia podría subestimarse si los participantes infectados aún no hubieran tenido una respuesta de anticuerpos o si los títulos de anticuerpos habían disminuido desde la infección (10).

En tercer lugar, no se recopiló información sobre las prácticas de prevención y control de infecciones a nivel de las instalaciones que podrían afectar aún más al riesgo de exposición. Además, no se realizaron modelos multivariables para ajustar la confusión.

Por último, entre el HCP seropositivo, la exposición que condujo a la infección por SARS-CoV-2 podría haber ocurrido dentro del entorno hospitalario o en la comunidad y este estudio no pudo distinguir entre estas posibles fuentes de exposición.

En general, la seroprevalencia entre el HCP en todos los sitios correlacionados con la incidencia de LA comunidad COVID-19. Las exposiciones SARS-CoV-2 en el hospital también podrían haber ocurrido entre proveedores de atención médica (por ejemplo, dentro de espacios de trabajo compartidos).

La evidencia de una infección anterior por SARS-CoV-2 se detectó en el 6% del HCP de primera línea de 13 centros médicos académicos en las primeras semanas de transmisión en los Estados Unidos, aunque la prevalencia varió considerablemente según la ubicación. Una alta proporción de personal con anticuerpos no sospechaba que habían sido infectados previamente. El riesgo de transmisión de SARS-CoV-2 del HCP a otras personas dentro de los hospitales podría mitigarse por la adhesión a las prácticas recomendadas, como el uso universal de revestimientos faciales y sugerencias para tener cohortes específicas de HCP que a cuidan a pacientes con COVID-19. Además de mantener los suministros de EPI e instituir políticas universales de cobertura facial para el HCP en el trabajo, la evaluación mejorada, incluidas las pruebas frecuentes de HCP de primera línea, y el uso universal de revestimientos faciales en los hospitales son estrategias que podrían reducir la transmisión del SARS-CoV-2.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: