Seguridad de pacientes. COVID-19: Equipo y factores humanos para mejorar la seguridad de pacientes y personal.

La seguridad de los pacientes, del personal, de la prestación de salud esta relacionada con la calidad, la confianza, la efectividad y la eficiencia. La situación nos ha impactado directamente en 3D: dura, difícil y diferente. Asumimos situaciones con un nivel de riesgo fantástica, puesta en tensión de unidades de cuidados intensivos e intermedios, utilización de fármacos de modo compasivo sin evidencia científica, cambios de criterios y diferencias entre las jurisdicciones, aislar paciente de modo extremo, cambiando el ámbito de la seguridad de paciente, mostrando la debilidad de los aspectos de la cultura de seguridad.

No están afectando la seis I: Imprevisión, la Inconsistencia, la Improvisación, Incertidumbre, Inequidad e Interrupción de la actividad asistencial no COVID.

La incertidumbre característica del Covid como dicen los economistas esta incertidumbre es radical, trabajando con las incógnitas conocidas y desconocidas, aprendiendo mediante el ensayo error. Desarrollar planes de contingencia, coordinada para poder dar respuesta a las epidemias que puedan venir en el futuro.

El covid fue la mejor campaña de la historia de la seguridad de pacientes.

En cuanto a la seguridad de los pacientes existen cuatro tipos de riesgos en la epidemia de covid 19: 1. directos, derivada de la infección del covid referidos a los pacientes que están expuestos al virus, 2. segundo aquellos pacientes que teniendo covid, no fueron detectados hasta momentos avanzados, por no acceso al sistema, por permanencia innecesariamente en el domicilio, 3. los episodios indirectos de aquellos que no han tenido covid, pero se ven afectado por el colapso del sistema de salud, y han postergado o postergan su atención y llegan evolucionados a los centros de atención y esto provoca peores resultados, 4. cuarto los efectos tardíos del covid: respiratorios, vasculares, miocárdicos y neurológicos, que generarán nuevos aspectos en la enfermedad de salud.

Las necesidades están por encima de la capacidad provoca problemas en la calidad. Esto pone en evidencia que la falta de personal, a pesar de la expansión de los recursos y los esfuerzos, la infección de los profesionales, y tener una sala llena de pacientes ventilados complejos con distress, se esta trabajando en una medicina de crisis. Con mayor variabilidad de la práctica clínica.

Ni un día más sin elementos necesarios para atender a los pacientes y protegerse, y ni un test de menos.

La profesión médica es una población de riesgo. Valga PARA ELLO la cantidad de médicos o enfermeros que han muerto.

Es indispensable que al futuro inmediato, se empiece a trabajar en la seguridad de pacientes, en la calidad, y en la acreditación, con asistencia en inversión para las instituciones en el recurso humano y en equipamiento adecuado. En evitar la falta de descanso. El miedo que se ha producido con volver a casa y que pasará con los míos. Estamos en un cierto nivel de abatimiento.

Enfrentarse a un paciente con Covid 19, le trae al personal de salud stress físico y psicológico, por ello nuestros esfuerzos deben estar centrados en aumentar la seguridad psicológica de los trabajadores sanitarios, especialmente durante las pandemias, deberían centrarse en:

  • Establecer una cultura de seguridad: Siempre las actitudes deben ser paradigmáticas, repetidas, las personas deben estar convencidas, proponer desde el ejemplo. Alentar a cada individuo en un equipo de atención a expresar cualquier inquietud que identifique que pueda afectar la seguridad del personal y /o pacientes es primordial para aumentar el bienestar psicológico de los miembros del equipo. Esto es más difícil de lograr en tiempos de rápida implementación de personal en entornos desconocidos porque no están familiarizados con las normas culturales, los procesos y la jerarquía. Además, dado que el establecimiento de nuevas unidades u hospitales enteros para la capacidad de sobretensión se está produciendo en respuesta a la pandemia COVID-19, las demandas cognitivas, la fatiga y el estrés de entrega de atención pueden hacer que este sea un momento particularmente difícil para establecer o mejorar la cultura de seguridad.
  • Experiencia en industrias de alto riesgo: Las experiencias adquiridas en otras industrias de alto riesgo, como la aviación, la perforación en alta mar y la energía nuclear en las que se han producido desastres a gran escala, subrayan el valor del personal que expone las condiciones relativas en tiempo real, evitando así fallas catastróficas. Por lo tanto, aunque es más difícil de lograr durante una pandemia, promover una cultura en la que se aliente a los miembros del equipo de atención a expresar sus preocupaciones es un objetivo que vale la pena perseguir.
  • Apoyo organizativo a la seguridad de los trabajadores: Aumentar todas las medidas barrera, de control, de renovación de aire, de uniforme, de lugares para ducharse antes de volver a la casa, de descanso, de organización de tareas, Las protecciones básicas, como los equipos de protección personal (EPP), aumenta la confianza de los trabajadores sanitarios en la capacidad de una organización para mantenerlos seguros cuando brindan atención en situaciones peligrosas y afectan negativamente tanto su bienestar psicológico como físico. Por lo tanto, las organizaciones sanitarias deben hacer todo lo posible para proporcionar un entorno de trabajo lo más seguro posible, lo que incluye proporcionar un EPP adecuado.
  • Que no falten EPI adecuados puede contribuir a reducir la confianza de los médicos y de la comunidad en las organizaciones de atención médica. Se han emitido orientaciones sobre cómo optimizar los suministros de EPI; para promover la seguridad psicológica dentro de la organización, las organizaciones de atención médica deben seguir las directrices emitidas más recientemente y mantener a sus trabajadores informados sobre los suministros locales actuales de EPI y los esfuerzos de la organización para obtener más.
  • Una revisión sistemática reciente y metanálisis de la literatura relacionada con el personal sanitario que trabaja con pacientes durante brotes infecciosos informó que múltiples factores clínicos, de capacitación, experiencia, psicológicos y relacionados con el servicio (de acuerdo con los factores mencionados anteriormente) pueden aumentar el riesgo de estrés psicológico. Se demostró que las posturas adecuadas, la mayor experiencia, la retroalimentación positiva, la confianza en las medidas de control de infecciones y el equipo de protección adecuado disminuyen el riesgo de estrés psicológico.

Estrategias para mejorar la seguridad a través de la ingeniería de factores humanos

La ingeniería de factores humanos (HFE) puede ayudar a abordar las respuestas y mitigar los riesgos derivados de los desafíos mencionados. Los enfoques de seguridad que emplean HFE se aplican cada vez más en todos los entornos sanitarios para reducir los posibles impactos negativos de los comportamientos individuales en la atención diaria, ya sea de rutina o durante las crisis. HFE puede ayudar a realinear los flujos de trabajo para aumentar la confiabilidad de los trabajadores bajo coacción mediante el diseño de procesos para proteger contra fallas en los sistemas derivados de errores humanos.

La ingeniería de factores humanos es la disciplina que intenta identificar y abordar estos problemas. Es la disciplina que toma en cuenta las fortalezas y limitaciones humanas en el diseño de sistemas interactivos que involucran a personas, herramientas y tecnología, y entornos de trabajo para garantizar la seguridad, efectividad y facilidad de uso. Un ingeniero de factores humanos examina una actividad en particular en términos de las tareas que la componen y luego evalúa las demandas físicas, las demandas de habilidades, la carga de trabajo mental, la dinámica del equipo, los aspectos del entorno de trabajo (por ejemplo, iluminación adecuada, ruido limitado u otras distracciones). y el diseño del dispositivo necesario para completar la tarea de manera óptima. En esencia, la ingeniería de factores humanos se centra en cómo funcionan los sistemas en la práctica real, con seres humanos reales (y falibles) en los controles,

Como se describe a continuación, las estrategias para reducir los errores humanos que requieren recursos relativamente mínimos para emplear durante la pandemia COVID-19, incluyen señalización prominente, revisión del flujo de trabajo para identificar puntos de falla, listas de verificación para detectar y doffing PPE, y simulaciones para probar procesos.

  • Señalización: Para reducir la ansiedad, la ineficiencia y las oportunidades de error, se debe utilizar señalización prominente para ubicaciones de equipos; recordatorios sobre la higiene de las manos, el uso de equipos de protección personal y la limpieza ambiental para evitar la transmisión de patógenos; e identificación de áreas restringidas para la atención al paciente,2 necesidades personales espacios y salidas. Por ejemplo, cuando los espacios necesitan ser reconfigurados y utilizados de diferentes maneras para mitigar el riesgo de exposición e infección, los signos pueden ayudar a tranquilizar a los médicos y pacientes, minimizar las explicaciones necesarias y alinear las acciones. Los factores humanos y las consideraciones del flujo de trabajo deben aplicarse al determinar los tamaños de color y de fuente, la terminología y la colocación de los signos.3
  • Revisión y rediseño del flujo de trabajo:4 Los posibles puntos de falla deben identificarse cuando se están desarrollando flujos de trabajo para nuevos procesos con el fin de evitar proactivamente oportunidades de errores que de otro modo podrían ocurrir mientras los que siguen los procesos están bajo presión adicional, ya sea durante una pandemia o durante la práctica normal. Modo de fallo sanitario y análisis de efectos5 y otras herramientas de análisis de tareas se pueden implementar rápidamente para evaluar la preparación de un área para un uso seguro. Los resultados del análisis se pueden utilizar para desarrollar procesos estandarizados para la detección y el enrutamiento de pacientes, pruebas diagnósticas, admisiones, tratamientos, coordinación de la atención y participación del paciente y la familia.
  • Listas de verificación: Además de ser útiles para el nuevo personal (como se mencionó anteriormente), las listas de verificación también pueden ser extremadamente útiles para garantizar que las medidas de seguridad se lleven a cabo adecuadamente incluso en situaciones particularmente estresantes, como durante la pandemia COVID-19. Las listas de verificación a menudo son fáciles de usar en el contexto de la atención, ya que se pueden alinear y sincronizar con flujos de trabajo y otros procesos de prestación de atención existentes.
  • Simulaciones: Durante mucho tiempo reconocida como una herramienta de aprendizaje y mejora en industrias de alto riesgo, las simulaciones pueden preparar equipos y organizaciones con experiencias que pueden utilizar para optimizar su preparación para situaciones de crisis, adquiridas en un entorno de bajo riesgo. Los conocimientos colectivos creados a través de simulaciones pueden informar los métodos de capacitación, el desarrollo de protocolos, el uso de equipos de protección personal y las actividades de doffing, y el uso de instalaciones y los problemas de flujo de trabajo.

Esta señalización describe los factores estresantes relevantes para la respuesta sanitaria a la pandemia COVID-19 desde la perspectiva de los prestadores de atención. Llama la atención sobre el importante peaje personal que la pandemia está afectando a las personas que trabajan en el sistema de salud.6-7 Las estrategias aquí destacadas se basan en conceptos fundamentales de seguridad del paciente, en lugar de cuestiones más amplias (y también importantes) relacionadas con COVID-19, como la mejora de la calidad, la epidemiología,8 atención clínica,9-10 y la protección del personal. Los médicos y las organizaciones sanitarias ya habían estado aplicando estas estrategias antes del brote de la pandemia para reducir las amenazas a la atención segura, pero su aplicación es más importante que nunca para mantener seguros a los pacientes y a los proveedores de atención médica en la edad de COVID-19.

La formación clínica de los profesionales de la salud se ha basado tradicionalmente en aprender de pacientes reales, incluso para procedimientos invasivos y situaciones que ponen en peligro la vida. Como lo ejemplifica la máxima de la residencia médica “ver uno, hacer uno, enseñar uno”, ha habido poco énfasis en el aprendizaje en un entorno simulado antes de los encuentros clínicos.

Sin embargo, hay pruebas considerables que documentan los peligros que plantean los médicos sin experiencia y los equipos clínicos que funcionan mal. Basado en parte en su éxito en otras industrias como la aviación, la capacitación basada en simulación ha surgido como un componente clave del movimiento de seguridad del paciente y se está utilizando cada vez más para mejorar las habilidades clínicas y de trabajo en equipo en una variedad de entornos. Cuando se aplica correctamente, la capacitación basada en simulación brinda la oportunidad de aprender nuevas habilidades, participar en una práctica deliberada y recibir comentarios enfocados y en tiempo real. El objetivo de la formación basada en simulación es permitir el desarrollo acelerado de la experiencia, tanto en habilidades individuales como en equipo, reduciendo la brecha entre la formación en el aula y las experiencias clínicas del mundo real en un entorno relativamente libre de riesgos.

Métodos y aplicaciones de la formación basada en simulación

Hay varios enfoques para la capacitación en simulación y, según el material que se enfatice, los planes de estudio de simulación pueden emplear uno o más de estos métodos:

  • Instructores de tareas parciales: se utilizan para entrenar habilidades clínicas específicas a través de la simulación. Un ejemplo serían los modelos de extremidades anatómicamente correctos, que se utilizan para demostrar las habilidades de flebotomía o la colocación de catéteres intravenosos.
  • Simuladores a gran escala: el ejemplo más común es un maniquí de cuerpo completo, que además de los puntos de referencia anatómicos puede ofrecer una simulación fisiológica realista (como ruidos cardíacos y respiraciones). Estos se utilizan cada vez más para enseñar el examen físico y otras habilidades clínicas fundamentales.
  • Realidad virtual: en esta modalidad, los alumnos se sumergen en un entorno clínico muy realista, como un quirófano o una unidad de cuidados intensivos. Los alumnos interactúan físicamente con el entorno como lo harían en la vida real, utilizando sistemas que son cada vez más complejos y tecnológicamente sofisticados.
  • Simulación in situ : este enfoque se refiere a la simulación realizada en el entorno clínico real con los proveedores que trabajan en esa ubicación. También puede implicar el uso de simuladores de tareas parciales o de escala completa.
  • Pacientes estandarizados: el empleo de actores capacitados para simular pacientes reales se ha utilizado durante mucho tiempo para enseñar habilidades básicas de toma de antecedentes y examen físico, y esta estrategia también se está aplicando para enseñar habilidades de seguridad del paciente , como la divulgación de errores .

Estos métodos no son mutuamente excluyentes y los planes de estudio exitosos a menudo utilizan combinaciones de estos enfoques.

La simulación se utilizó inicialmente como una herramienta para enseñar habilidades clínicas y se ha aplicado con éxito para desarrollar y evaluar habilidades clínicas fundamentales, así como habilidades cognitivas y técnicas más avanzadas, tanto en la escuela de medicina como en la formación de residencia. La simulación también se está integrando ampliamente en la capacitación del trabajo en equipo en una variedad de entornos, incluidos el departamento de emergencias , la sala de operaciones y las unidades de obstetricia . La formación en trabajo en equipo que incorpora simulación a menudo se centra en mejorar la capacidad de los equipos multidisciplinarios para manejar situaciones agudas. La formación en trabajo en equipo con simulación también se ha utilizado con personal no clínico, como en un estudio en el que el liderazgo y la gestión no clínicos tuvieron que responder a una crisis de seguridad del paciente simulada.

Hay que mejorar el bienestar laboral de los equipos de salud, códigos éticos aprobados, canales alternativos para seguir la atención, fortalecer la atención primaria y la telemedicina (definir criterios de calidad), la realización de estudios de prevención, de control de las enfermedades crónicas, programas integrados de atención de pacientes complejos.

Producción propia de materiales sanitarios en oficina, de diagnóstico y protección.

Aprovechar los períodos interpandémicos para hacer las cosas que no se hicieron.

Conclusiones:

A medida que seguimos en el frente, pensar la importancia definitiva de la cultura de la seguridad del paciente, especialmente entre los profesionales de la salud, y dentro de ellos en los médicos y enfermeros. Formación continua. Simulaciones. Cada centro deberá hacer cuando todo esto termine un debriefing, que se hizo bien, que fallo, que hay que modificar cuando venga el rebrote, definir planes estratégicos para cada centro de salud y las administraciones de salud y que generó esta experiencia vital. Mantener por un tiempo estas plantillas un poco más numerosa, para no salir a buscar en cualquier parte. Necesitaremos más profesionales de soporte emocional y conceptos de bioética, reflexionar sobre lo que ha ocurrido. Desarrollar más competencias transversales entre los profesionales y enfermeros.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: