Porque es incorrecto hablar de Consultorio de Febriles en la epidemia Covid. Es un triage epidémico.

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Epidemiología de los primeros 116974 casos en Argentina. Rearte A. 2020.

“El objetivo fue caracterizar los primeros 116 974 casos de COVID-19 en Argentina. MÉTODOS: Se trató de un estudio de vigilancia epidemiológica. Se analizaron características epidemiológicas, demográficas y clínicas de casos confirmados por RT-PCR notificados al Sistema Nacional de Vigilancia en Salud”.

“RESULTADOS: El 51,2% fueron casos comunitarios, 32,3% contactos y 0,9% importados. El 7,6% fueron trabajadores de salud”.

La mediana de edad fue 37 años (rango intercuartílico: 26-51).

“El 67,0% reportó signos o síntomas. De ellos, 59,0% tuvo fiebre y 78,5% afección respiratoria. El 23,9% presentó anosmia y el 18,3%, disgeusia”.

Hubo 2134 fallecidos, con 81,6% de ≥60 años. La tasa de letalidad nacional fue de 6% al inicio del brote y disminuyó a 1,8% al 17/07/2020. La tasa de mortalidad fue de 4,7 fallecidos cada 100 000 habitantes.

La hipertensión arterial fue la comorbilidad más frecuentemente informada en confirmados (15,8%) y en fallecidos de ≥60 años (58,7%).

En fallecidos de <60 años, la más frecuente fue diabetes (29,9%). No presentaron comorbilidades el 5,2% de los fallecidos de ≥60 años y el 15,1% de los de <60 años.

Con respecto a las características clínicas, los SoS más frecuentes fueron fiebre (59%), tos (57,2%) y odinofagia (43,5%), con valores similares a los observados en estudios de otros países . Cabe destacar, además, la alta frecuencia de otros SoS, como cefalea (presente en el 38% de los casos), anosmia (en el 23,9%) y disgeusia (en el 18,3%).
En este estudio la frecuencia de reporte de síntomas puede estar sesgada, debido a que ellos responden a la definición de caso utilizada para incluir a las personas como
casos sospechosos. En tal sentido, anosmia y disgeusia se agregaron semanas después del inicio de la pandemia a la definición de caso.

DISCUSIÓN: La epidemia en Argentina comenzó con casos en su mayoría importados y evolucionó luego a generación de conglomerados de casos y en algunas áreas a transmisión comunitaria. La afectación del personal de salud y la letalidad han disminuido en el transcurso de los meses, registrando tasas de mortalidad bajas comparadas con las de otros países del mundo y la región. Se deben realizar estudios específicos para determinar la asociación de comorbilidades con mortalidad.

Si tomáramos la fiebre como síntoma de ingreso, dejaríamos al 40-45% de los pacientes fuera del radar, por ello me parece y hacia ello hemos evolucionado a un consultorio médico de triage respiratorio. Esto entiendo que debería ser un cambio conceptual.

Si a raíz de una investigación que realizaron Lebersztein G y col, existe un síntoma de alta correlación entre su aparición y la PCR RT, entre su presencia que es la anosmia y PCR positiva, que podría justificar en este momento de la epidemia no tener que realizar RT-PCR.

Es necesario en la actualidad analizar bien la progresión de los síntomas y las formas de aparición, que cada vez son más pleomorfas.

Cincuenta y nueve (98%) de los 60 pacientes mostraron alguna disfunción olfativa (media [IC del 95%] puntuación UPSIT: 20,98 [19,47, 22,48]; controles: 34,10 [33,31, 34,88]; p <0,0001). Treinta y cinco de los 60 pacientes (58%) eran anósmicos (15/60; 25%) o muy microsmicos (20/60; 33%); 16 presentaron microsmia moderada (16/60; 27%), 8 microsmia leve (8/60; 13%) y 1 normosmia (1/60; 2%). Los déficits fueron evidentes para los 40 odorantes UPSIT. No se encontraron relaciones significativas entre las puntuaciones de las pruebas y el sexo, la gravedad de la enfermedad o las comorbilidades.

Las pruebas cuantitativas del olfato demuestran que la función del olfato disminuida, pero no siempre la anosmia, es un marcador importante de la infección por SARS ‐ CoV ‐ 2 y sugiere la posibilidad de que las pruebas del olfato puedan ayudar, en algunos casos, a identificar a los pacientes con COVID ‐ 19 que necesitan un tratamiento temprano o cuarentena. Smell dysfunction: a biomarker for COVID‐19. 2020.

Vale la pena mencionar que el 41% de los casos confirmados no reportaron fiebre. Este dato debe interpretarse teniendo en cuenta que hasta el 8 de junio la fiebre era
un requisito en la definición de caso sospechoso
, se debería cambiar la denominación de fiebre para los pacientes atendidos, si no tienen fiebre son rechazados y la enfermedad evolucionará y podrán contagiar.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: