Es hora de poner a los niños y jóvenes en primer lugar durante la pandemia global COVID-19

Saul N. Faust, MD, PhD1Alasdair P. S. Munro, MD1

Faust SN, Munro APS. It’s Time to Put Children and Young People First During the Global COVID-19 Pandemic. JAMA Pediatr. Published online September 25, 2020. doi:10.1001/jamapediatrics.2020.4582

Es un artículo para darle luz al debate de las escuelas, que no han que ser tan categórico en las posiciones y será con medidas de aislamiento social, uso permanente de barbijo, aumentar la ventilación de las aulas, extraer aire, disminuir la cantidad de horas que los niños compartan el espacio áulico, y verificar todas las semanas la evolución.

Los niños se han salvado relativamente del efecto de la enfermedad clínica del coronavirus 2019 (COVID-19). El síndrome inflamatorio recientemente descripto 1,2 es raro en términos de la población total de niños, y las formas agudas graves de COVID-19 son aún más raras en niños y jóvenes. 3 A pesar de esto, tanto los expertos como el público han luchado por llegar a un acuerdo con el hecho de que el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) también es diferente de todas las demás infecciones virales respiratorias conocidas: existe una incertidumbre significativa con respecto a la capacidad de los niños y jóvenes para atrapar, transmitir y propagar el virus. Sin vacunas inmediatas ni curas disponibles, la única respuesta eficaz de salud pública ha sido el cierre generalizado, incluidos los cierres de escuelas que se acercan ahora a más de la mitad del año calendario en considerable perjuicio para la educación a largo plazo y la salud mental de toda una generación. 4,5 Con el inicio del año académico en los países del hemisferio norte, es urgente comprender el papel de los niños en la transmisión del SARS-CoV-2.

Si bien el papel preciso de los niños en la transmisión del SARS-CoV-2 ha sido difícil de determinar, un nuevo artículo de Viner et al6 nos ayuda a acercarnos un paso más a la comprensión de estas dinámicas. Un metaanálisis de los datos de rastreo de contactos revela una proporción significativamente menor de niños que adquieren la infección que los adultos de casos de índice infectados dentro del hogar (relación de probabilidades, 0,41; IC del 95%, 0,22-0,76). Teniendo en cuenta específicamente los estudios de contactos domésticos, tal vez el indicador más fiable de susceptibilidad a la infección relativa, estos datos sugieren que los niños pequeños en particular (edad <12-14 años) son menos de la mitad de probabilidades de adquirir infección con SARS-CoV-2 que los adultos, dada una exposición equivalente, o al menos muy similar. Estos hallazgos están respaldados por datos de pruebas nacionales, incluida la seroprevalencia, que generalmente han encontrado proporciones más bajas de niños con evidencia de infección previa con SARS-CoV-2. También en línea con los datos nacionales, esta diferencia es mucho menos marcada para los niños mayores o adolescentes. Si bien algunos de estos hallazgos pueden verse influenciados por el cierre de escuelas que reducen los contactos sociales, es importante que los niños tengan una seroprevalencia similar o menor que las personas mayores, a pesar de los mayores niveles de exposición del hogar a los contactos infectados. A pesar de todo lo que hemos conocido y entendido acerca de las infecciones virales respiratorias hasta la fecha, ahora parece que los niños en general son relativamente menos susceptibles a infectarse, así como tener una infección menos grave en sí.

La forma en que los niños expresan sus manifestaciones clínicas una vez que han adquirido el virus SARS-CoV-2 sigue sin estar claro. Los estudios han confirmado que los niños portan virus viables en su nasofaringe, por lo que los niños son casi con toda seguridad infecciosos. 7 Si bien algunas pruebas sugieren que los niños más pequeños sintomáticos pueden tener cargas virales más altas y, por lo tanto, ser más infecciosos que los niños mayores y los adultos,8 esto está en contradicción con otros estudios de preimpresión que demuestran cargas virales similares o menores en cohortes mixtas de niños y adultos. 9,10 Los estudios de rastreo de contactos de las escuelas han sido generalmente tranquilizadores, incluidos los datos de Australia, Singapur e Irlanda. 6 

Los primeros datos de Inglaterra generados durante la fase inicial de la reapertura de la escuela también encontraron que la mayoría de los casos estaban aislados: de 30 brotes (que constaron de 2 o más casos), 22 sólo implicaban la transmisión de personal a personal o de personal a alumno. 11 Por otra parte, los estudios de educación secundaria en Francia12 e Israel13 durante períodos de alta transmisión comunitaria han demostrado un potencial de brote.

La forma de interpretar estos datos aún no está clara, ya que aún no se ha respondido a 1 pregunta fundamental. Hasta ahora, la dirección de la propagación ha sido difícil de dilucidar en el sentido de que ha sido imposible determinar la proporción relativa de la propagación de maestro (adulto) a niño en comparación con la propagación de niño a niño. Los estudios que examinan las tasas de ataques secundarios de niños en comparación con los adultos también han mostrado hallazgos mixtos. Un estudio de Corea del Sur mostró tasas marcadamente más bajas de niños pequeños como casos de índice,14 mientras que los datos de preimpresión de Italia muestran tasas ligeramente más altas,15 que los autores sugieren que pueden ser causados por la incapacidad de aislar a los niños infectados de los cuidadores. Estos estudios también se ven afectados por el cruce de la exposición, ya que muchos niños han compartido las exposiciones iniciales a la infección con supuestos contactos secundarios. Esto significa que los adultos y los niños se han infectado al mismo tiempo,16 y es probable que haya habido alguna clasificación errónea de los casos de índice, ya que esto a menudo se determina por quién se vuelve sintomático primero. Esto sigue siendo difícil de investigar en una enfermedad donde las verdaderas proporciones de infección asintomática según la edad sigue siendo desconocida.

Los estudios sobre el papel preciso de la transmisión en las escuelas están en curso, pero no habrá respuestas definitivas en el futuro inmediato. Hay experiencia en países como Dinamarca, Noruega, Islandia y los Países Bajos, donde las escuelas se abrieron temprano pero cuidadosamente y no veían el consiguiente aumento de los niveles de transmisión comunitaria. Del mismo modo, hay una advertencia de Israel, donde las escuelas se abrieron simultáneamente con la mayor parte de la sociedad y estaban vinculadas a un número sustancial de casos.

La forma en que los gobiernos individuales toman sus decisiones sobre cuándo y cómo abrir las escuelas y mantenerlas abiertas debe evitar una mayor politización y reduccionismo del debate. La generación actual de niños es demasiado importante para ser utilizado como un balón de fútbol político, y todos los líderes tienen la responsabilidad de centrarse en el bienestar y el futuro a largo plazo de los niños y jóvenes, incluso a un costo potencial para algunos sectores de la economía.

¿Están más en riesgo los maestros y sus familias que los trabajadores sanitarios y las personas que trabajan en las cadenas de alimentación y suministro?

Sin duda, habrá que tomar decisiones difíciles, teniendo en cuenta la transmisión de la comunidad local (las tendencias nacionales pueden ocultar diferencias locales muy variables), los recursos disponibles para que las escuelas proporcionen medidas razonables de prevención de infecciones, consideraciones sociales y culturales sobre la aceptabilidad de diversas intervenciones, y de la misma manera importante las necesidades y puntos de vista de los niños y las familias cuyo futuro a largo plazo se ve dañado por cierres escolares prolongados. No es tan simple como decir que los niños no se ven afectados y no pueden transmitir, ni decir que las escuelas deben estar cerradas o arriesgarse casi a la certeza de propagar una segunda ola de infecciones. Las escuelas no pueden abrirse impunemente en el entorno de la transmisión comunitaria moderada a alta, ni pueden mantenerse cerradas indefinidamente. El público ha nacido el enorme costo de la pandemia sin pánico extremo, en parte porque los niños y jóvenes no están muriendo o enfermando gravemente en gran número. La educación y el bienestar de la actual generación de niños y jóvenes deben ser la máxima prioridad en cualquier estrategia nacional para reabrir la sociedad.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

2 comentarios sobre “Es hora de poner a los niños y jóvenes en primer lugar durante la pandemia global COVID-19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: