Para la Sindemia Global no hay vacunas.

La crisis económica global intensificó la desigualdad social, y esto no la resolverá ninguna de las vacunas que están en proceso de investigación. La vacuna para esto no fue investigada, ni siquiera está en fase 1, y se llama empleo formal-salario digno, educación, alimentación adecuada, redistribución de la riqueza, mediante políticas activas, preservación del medio ambiente, vivienda, política de género, igualdad, equidad, de atención de las necesidades de las minorías silenciosas y de los expulsados del sistema social. La sindemia implica los efectos que generan el agrupamiento de enfermedades, que interactúan, estas son secuenciales y sinergizan la expresión de la injuria.

En la actualidad la sindemia la genera el covid, más las enfermedades que son factores de riesgo pronóstico, como la obesidad, la diabetes, el cáncer en actividad, la insuficiencia renal crónica, el EPOC, etc, pero también la desigualdad social, racismo sistémico, la desconfianza en la ciencia, la falta de liderazgo, un sistema de salud fragmentado, que promueven y potencian los efectos negativos de la enfermedad. Pero esto ocurría antes del covid, como son la obesidad, la desnutrición y el cambio climático. Esto es lo que se llama una carga de doble filo: desnutrición, mala nutrición y obesidad. El 88% de la población mundial tiene consumo subóptimo de nutrientes esenciales o por sobreconsumo de alimentos no saludables.

Este es un enfoque emergente de la concepción de la salud y de la práctica clínica, reconfigura la comprensión histórica del proceso salud enfermedad en los contextos locales. Todos estos factores confluyen en diversas y consecuentes formas, lo que tiene un impacto sustancial en la salud poblaciòn.

El enfoque sindémico examina como y de que forma diversas enfermedades interactúan entre si y por lo tanto multiplican la carga general de enfermedad y las condiciones de desigualdad e injusticia social.

Socioeconomic status and the 25 ×25 risk factors as determinants of premature mortality: a multicohort study and meta-analysis of 1·7 million men and women
Silvia Stringhini et al

En 2011, los estados miembros de la OMS suscribieron la iniciativa 25 × 25, un plan para reducir la mortalidad por enfermedades no transmisibles en un 25% para 2025. Sin embargo, los factores socioeconómicos que influyen en las enfermedades no transmisibles no se han incluido en el plan. En este estudio, el objetivo fue comparar la contribución del nivel socioeconómico a la mortalidad y los años de vida perdidos con la de los factores de riesgo convencionales de 25 × 25.

Las circunstancias socioeconómicas y sus consecuencias son modificables mediante políticas a nivel local, nacional e internacional.789al igual que los factores de riesgo a los que se dirigen las estrategias de salud mundial existentes. La evidencia también sugiere que la carga de la mayoría de los factores de riesgo de 25 × 25 se concentra en los grupos socioeconómicos más bajos en todo el mundo.1011Por lo tanto, las intervenciones para reducir la mortalidad prematura atribuible al 25 × 25 y otros factores de riesgo podrían beneficiarse de un mayor enfoque en la adversidad socioeconómica para que se pueda ampliar el conjunto de herramientas preventivas para abordar las ENT. Para examinar esta hipótesis, se recopilaron datos a nivel individual de 48 estudios de cohortes prospectivos independientes de Europa, EE. UU. Y Australia, con el objetivo de determinar la fracción atribuible a la población (FAP) y los años de vida perdidos (AVP) debido al bajo nivel socioeconómico y los compararon con la mortalidad y los AVP atribuibles a los factores de riesgo de 25 × 25.

El nivel socioeconómico bajo es uno de los predictores más sólidos de morbilidad y mortalidad prematura en todo el mundo. Sin embargo, las estrategias de salud global no consideran las circunstancias socioeconómicas deficientes como factores de riesgo modificables. 

Figura miniatura gr6

Este es el primer estudio a gran escala que compara directamente la importancia de las circunstancias socioeconómicas como determinantes de la salud con los seis principales factores de riesgo que se enfocan en el mundo. estrategias de salud para la reducción de la mortalidad prematura. La asociación entre el nivel socioeconómico bajo y la mortalidad prematura fue consistente en todas las causas de muerte, mientras que los factores de riesgo de 25 × 25 estuvieron generalmente más fuertemente asociados con la mortalidad por enfermedades cardiovasculares que con el cáncer y con la mortalidad por otras causas.Usamos la posición ocupacional como un proxy del estatus socioeconómico y las circunstancias sociales en general. Esta medida es uno de los indicadores de nivel socioeconómico más utilizados, los datos para este indicador estaban ampliamente disponibles en los estudios de cohortes incluidos en nuestro análisis y la posición ocupacional es comparable entre países. La posición ocupacional también tiene la ventaja de reducir la causalidad inversa: evaluamos la última ocupación conocida, que es menos probable que cambie con la enfermedad que los ingresos. Sin embargo, el nivel socioeconómico es un factor complejo que comprende varias dimensiones y, al utilizar un solo indicador de nivel socioeconómico, podríamos haber subestimado su efecto total sobre la mortalidad. Abordar varios componentes del estatus socioeconómico (es decir, posición ocupacional baja, pobreza de ingresos,Este estudio tiene algunas limitaciones importantes. En primer lugar, los factores de riesgo (es decir, hipertensión, actividad física, obesidad y diabetes) están interconectados, lo que dificulta establecer su contribución independiente. Por ejemplo, el nivel socioeconómico bajo puede inducir cambios en uno o más factores de riesgo, pero los factores de riesgo de enfermedades crónicas también pueden reducir la oferta de mano de obra y los ingresos, lo que reduce el nivel socioeconómico. Además, factores distintos a los considerados en la lista de 25 × 25 podrían estar involucrados en las rutas entre el nivel socioeconómico y la mortalidad. En vista de estas relaciones complejas, nuestras estimaciones de la fracción atribuible de la población, asumiendo asociaciones causales unidireccionales, deben interpretarse con cautela. En segundo lugar, las diferentes medidas de la situación socioeconómica pueden estar entrelazadas, y puede influir en los factores de riesgo para la salud o la enfermedad en diferentes momentos de la vida de una persona. Por ejemplo, el aumento de los niveles educativos podría contribuir a aumentar la esperanza de vida a través de múltiples vías que incluyen una mejor posición ocupacional, mayores ingresos, menos tabaquismo, menor riesgo ocupacional, más actividad física, una dieta más saludable, mayor autocuidado y adherencia a los tratamientos médicos.26Sin embargo, el hallazgo de que el nivel socioeconómico está asociado con el riesgo de muerte independientemente de los factores de riesgo convencionales sugiere que tanto la adversidad socioeconómica como los factores de riesgo de 25 × 25 deben ser el objetivo de las estrategias de salud. En tercer lugar, con categorizaciones amplias de dos o tres niveles, la evaluación tanto del estado socioeconómico como de los factores de riesgo fue cruda, lo que podría subestimar la fuerza de las asociaciones con los resultados de mortalidad. Sin embargo, la comparación entre los factores de riesgo debe equilibrarse porque todos se midieron con el mismo nivel relativo de precisión. Las asociaciones observadas de tabaquismo, actividad física, alto consumo de alcohol, diabetes e hipertensión con la mortalidad fueron comparables con las de estudios anteriores

Los hallazgos sugieren que las estrategias y acciones globales existentes definidas en el plan de salud 25 × 25 y el programa de vigilancia de la Carga Global de Enfermedades potencialmente excluyen de la agenda un determinante importante de la salud. La falta de consideración de la interrelación entre las circunstancias sociales y la salud también es evidente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): el ODS 3 se centra en la salud pero no menciona el papel de las circunstancias sociales. De manera similar, los ODS 1 y 4 se centran en la eliminación de la pobreza y el logro de la educación primaria universal, pero no mencionan la reducción de las desigualdades en salud como un objetivo explícito. De manera similar a los factores de riesgo a los que se dirigen las estrategias de salud global existentes, las circunstancias socioeconómicas son modificables por políticas a nivel local, nacional,2634 a través de intervenciones como la promoción del desarrollo de la primera infancia, la reducción de la pobreza, la mejora del acceso a una educación de alta calidad, la promulgación de leyes de escolarización obligatoria y la creación de un hogar, una escuela y un entorno laboral seguros.89 Durante la última década, los factores socioeconómicos han comenzado a abrirse camino en las agencias internacionales y los informes mundiales, como se evidencia en el informe de la Comisión de la OMS sobre Determinantes Sociales de la Salud (CSDH) en 2008.26 y en la Declaración Política de Río sobre los determinantes sociales de la salud.35Aunque estos esfuerzos han creado conciencia sobre las desigualdades socioeconómicas en salud, las estrategias de prevención global todavía parecen estar centradas en el tratamiento de factores de riesgo proximales. Dichos enfoques no abordan poderosas soluciones estructurales ascendentes, como la inversión en programas de educación temprana para niños (que permiten a los padres trabajar mientras se cuida a sus hijos) y programas de incentivos laborales (es decir, crédito fiscal por ingresos del trabajo) que podrían ser una forma rentable. para reducir las desigualdades en salud.10363738 

Al mostrar que el nivel socioeconómico bajo tiene un efecto en la salud comparable al de los principales factores de riesgo, los resultados del estudio sugieren que las circunstancias socioeconómicas, además de los factores 25 × 25, deben tratarse como un objetivo para las estrategias de salud locales y globales, salud vigilancia, intervenciones y políticas de riesgos.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Un comentario en “Para la Sindemia Global no hay vacunas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: