Mejoremos el bienestar de los trabajadores de salud.

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

“La pandemia de COVID-19 presenta una oportunidad para realizar un cambio fundamental y duradero para apoyar mejor la salud y el bienestar de los trabajadores de la salud y fomentar una fuerza laboral próspera”

Debemos abordar la fatiga, el agotamiento y el stress emocional.

Necesitamos que te cuides para seguir cuidando a los pacientes y contagiar salud. Sociedad española de Psiquiatría.

Cómo los líderes pueden promover el bienestar de la fuerza laboral de atención médica

Estamos viviendo una epidemia fuera de época, en la historia de la humanidad baste recordar la peste antonina, que en el siglo II se cobró más de cinco millones de victimas, la peste de Cipriano, en el siglo III; la peste negra que el siglo XIV acabó con cerca del 40% de la población mundial europea: 200 millones de personas. La viruela contagiada a mayas y aztecas, con más de 50 millones de muertos. El cólera también con millones de muertos. La gripe española del siglo XX, 1918, con 50 millones de muertes y el HIV con 30 millones de muertos. Las epidemias de SARS, DE GRIPE AVIAR, DE influenza h1N1 se encontraron con respuestas mas efectivas. La diferencia más notable de esta y otras epidemias anteriores sea el peso de los componentes socioeconómicos y psicológicos que se están observando y en la rapidez de su conversión en crisis social. Afectó a países desarrollados y urbanizados del globo

Mantener una fuerza laboral de atención médica adecuada en esta crisis requiere no solo un número adecuado de médicos, enfermeras, médicos de práctica avanzada, farmacéuticos, terapeutas respiratorios y otros médicos, sino también maximizar la capacidad de cada médico para atender un gran volumen de pacientes. Dado que los aumentos repentinos en pacientes críticamente enfermos pueden durar de semanas a meses, también es esencial que los profesionales de la salud puedan realizar su máximo potencial durante un intervalo de tiempo prolongado. Al mismo tiempo que hacen frente a los cambios sociales y los factores estresantes emocionales que enfrentan todas las personas, los profesionales de la salud enfrentan un mayor riesgo de exposición, cargas de trabajo extremas, dilemas morales y un entorno de práctica en rápida evolución que difiere en gran medida de lo que conocen. 

Siendo directores de hospitales, con nuestro equipo de trabajo, tenemos la obligación, el imperativo de durante estos momentos difíciles mejorar el bienestar de nuestros trabajadores, de los colectivos que constituyen los equipos de salud (enfermeros, administrativos, camilleros, técnicos, nutricionistas, psicólogos, kinesiólogos, administradores y directores), y de nuestros pacientes, que tienen limitación de las visitas, están solos, mientras que la comunicación con sus familiares es remota, y estos, no conociendo el equipo que los está tratando deben escuchar un informe anodino con pocos cambios cada día, mientras se escuchan y circulan informaciones cruzadas sobre tratamientos mágicos y curativos, pareciendo que uno se los negara, pero antes que todo, trata de no hacer daño, tratamientos que por otra parte no tienen evidencia publicada para ser utilizados.

  • Debemos distribuir las cargas laborales, para evitar agotamiento de unos pocos. Dar los descansos adecuados. verificar las horas semanales y mensuales.
  • Ser proactivos, escuchar las inquietudes de los enfermeros y de los trabajadores. Estar presentes en el Gemba asistencial. Ver como atienden. Conversar con los que están realizando el proceso que se debe mejorar.
  • Que tengan todos los insumos necesarios para poder trabajar, protegerse y asistir a los pacientes.
  • Que se les provean de todos los colegas necesarios para la carga de trabajo, que se cubran todos los puestos ante ausentismos eventuales.
  • Repartirse los informes cotidianos. Escuchar a los familiares y permitir que estos se comuniquen con video llamada con sus familiares.
  • Demostrar que se están protegiendo todas las vías posibles de contagio. Permitir que las personas tengan descanso.
  • Integrar el alcance de todos los procesos clínicos existentes.
  • Ver de que forma, y con el máximo de los esfuerzos, a los trabajadores de primera línea tienen situaciones de reconocimiento, de mejoras salariales, de condiciones de trabajo y descanso, de disminuir descuentos innecesarios.
  • Incentivar programas de compromiso social de empresas lucrativas, que hagan descuento o bonifiquen consumos a los trabajadores de salud.
  • Permitir en cuanto puedan durante un tiempo que realicen seguimiento de pacientes en domicilio.
  • Tener diálogos semanales con la fuerza de trabajo. Más presencialidad de los jefes de servicio en las áreas de atención a lado de su gente.
  • Co-diseñar el programa de apoyo entre pares : estos programas pueden ser desarrollados por pequeños comités de dirección que incluyen representantes de toda la fuerza laboral. Es vital que los gerentes medios y el área de recursos humanos este en apoyo de las personas.
  • Reconocer los límites del apoyo de los compañeros: El apoyo de los compañeros debe proporcionar primeros auxilios psicológicos con la escucha, con la capacitación, con la generación de competencias, no asesoramientos ni servicios profesionales de salud mental. Tener un proceso de derivación a consejería profesional; Desarrolle una lista de proveedores de salud mental que estén dispuestos a trabajar con proveedores de atención médica en su comunidad.
  • Dar publicidad al programa de manera eficaz : Determine qué mecanismos de comunicación y divulgación serán más efectivos para involucrar a los trabajadores en el programa. Un sistema de salud, por ejemplo, se asoció con su departamento de gestión de riesgos para derivar a las personas al programa. Habla sobre el programa en muchos lugares diferentes. Ponga información sobre el programa en las salas de descanso del personal.
  • Apoye a los que tienen una buena mentalidad : Organice una reunión periódica (por ejemplo, trimestral) para que los voluntarios de apoyo de pares discutan sus experiencias y resuelvan problemas juntos.
  • La perfección es enemiga de lo bueno : Determine los requisitos mínimos para establecer un programa de apoyo entre pares y comience a pequeña escala, permeando toda la organización, turnos y días. Pruebe diferentes aspectos y mejore el programa con el tiempo para satisfacer las necesidades específicas de los trabajadores.
  • Formar, capacitar y reentrenar, todo el tiempo y aumentar las competencias.
  • Seamos vulnerables, mostrémonos preocupados, cercanos, con mensajes de aliento, curiosidad, inclusión y empatía.
  • Dar tiempos y momentos para que los trabajadores estén con sus familias.
  • Ofrecer lugares de alojamiento para que no viajen innecesariamente.

Es una obligación de todos los que integramos las organizaciones de salud, empresas del conocimiento, mejorar las condiciones de trabajo de nuestros integrantes del equipo de salud, que demuestran vocación y entrega no los defraudemos, que sientan que nos ocupamos de ellos. No prometer cosas que no podamos cumplir, pero demostrar que nos ocupa su sacrificio y lo reconocemos.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: