La culpa es huérfana. Los otros y las culpas. Versión 2.

Dr. Carlos Alberto Díaz.

Argentina. Su sistema institucional débil. Los otros y las culpas. Construir un relato, tener un justificativo para todo, basados en el pensamiento político, el dogma, la pertenencia.

Los líderes políticos como los ciudadanos buscaron varias fuentes para culpar y evitar responsabilidades por acciones y decisiones equivocadas. A menudo los objetivos de la culpa fue la desinversión del gobierno de Macri en salud (lo que fue objetivamente cierto), luego eran las personas de grupos de jóvenes en fiestas no autorizadas, o las manifestaciones sociales, por reclamos de alimentos e ingresos, grupos marginados, despedir a ídolos deportivos, festejar recuerdos de épicas futboleras, y en otras partes, también en nuestro país incluidas las minorías religiosas, étnicas o raciales y los migrantes. Los actos contra estos objetivos tomaron múltiples formas, con manifestaciones “por la república” ya sea llamando al brote un “virus chino” o incluso discriminando o cometiendo violencia contra las personas debido a su identidad percibida. Los que pidieron condiciones inaceptables para el Estado Argentino, y que parece que fueron aceptables para muchos otros.

El mundo y sus líderes, fueron golpeados por la pandemia, pero en la Argentina, los errores, la falta de gestión, de tener ministerios loteados, divididos, con secretarios que responden al peronismo tradicional o a la facción kirchnerista, la intención de politizar todo, de mirar el pasado, de evitar el accionar de las justicia, nos distrajo, nos llevó por varios caminos erróneos.

Estamos comprando vacunas a Rusia, que solo vacunó al 5,5 % de su población y nos da lo que le sobra, avisa erráticamente, hay que disponer de un avión, llega a Moscú, desconoce lo que traerá, y en el último viaje, le pidieron que demore el retorno porque había un excedente que convendría traer. China vacunó al 10%, pero en función de las festividades, cambiaron la estrategia, en lugar de exportar vacunas decidió vacunar a 500 millones de personas, con lo cual absorberá el stock que tenía. La india, no pesa en la producción, cuando teníamos esperanza. Nuestro laboratorio no da confianza en la producción de principio activo. La tradición de poder vivir con lo nuestro en un mundo globalizado. El sistema de salud se preparó para otra cantidad de casos. No la de la pandemia actual. Muy pocos vacunados. Muy lenta la vacunación con las pocas vacunas que hay. Una distribución de base poblacional y no por pirámide poblacional. Entonces en la periferia de la argentina se vacunaron jóvenes de pirámides demográficas menos envejecidas, mientras que en las grandes ciudades quedaron expuestos los ancianos. La población en un porcentaje mayoritario, cumple. Pero la informalidad de la economía y la falta de apoyo económico, por el déficit de las cuentas públicas impide generar ayudas económicas, personas y empresas. No hay comportamiento solidario de prestamos blandos de los organismos multilaterales de crédito, para financiar estos déficit no forzados, aumentados por la epidemia de Covid.

La culpa es del otro, pero el ADN dice lo contrario. El otro es una práctica que ocurre desde siempre con el kirchnerismo, que retomó la división entre los argentinos —generalmente un grupo mayoritario o un grupo— trata a otro grupo de personas, a menudo un grupo no peronista o un grupo fuera de grupo, como si hubiera algo malo con ellos. 

Las crisis sanitarias y la inseguridad pueden intensificar las fronteras sociales entre los grupos de identidad, las fronteras de fuego. “al enemigo ni justicia”, cuando el enemigo es un grupo político que piensa diferente, con personas tratando de distanciarse a sí mismas y a los grupos de identidad con los que se identifican de aquellos que se perciben insalubres a través de estereotipos ya estigmatizados. Culpar durante un brote disciplinando o aislando a los considerados responsables puede hacer que las enfermedades misteriosas parezcan controlables. Eso creen los sanitaristas actuales de la Provincia de Buenos Aires, creo que están equivocados.  

Los brotes emergentes de enfermedades infecciosas se caracterizan por la falta de conocimientos médicos, lo que puede conducir a una redistribución de la culpa de acuerdo con los patrones existentes de discriminación y otros. Debido a que las pandemias cruzan las fronteras y afectan a varios estados a la vez, otras y culpas durante tales crisis pueden llegar más allá de las fronteras estatales y así nos peleamos con todos: Uruguay, Brasil, Chile, Ecuador, y sigue la lista. 

La pandemia COVID-19 y los otros y culpas asociados surgieron en una política global caracterizada por el aumento de la desigualdad racializada tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo. Aunque en el discurso global los Estados y organizaciones intergubernamentales imponen responsabilidades morales y jurídicas para defender las normas de igualdad racial y no discriminación, la estratificación racial y étnica continúa en la mayoría de las sociedades racialmente heterogéneas, si no en todas. Los sistemas sociales racializados implican algún tipo de jerarquía, incluso si el carácter particular de la jerarquía es variable.

Las pandemias exacerban las desigualdades y marginan aún más a los grupos ya marginados.

Las contribuciones de este artículo a nuestra comprensión de la política pandémica son

(1) situar la pandemia contemporánea covid-19 en un contexto más amplio de la política de otras durante las pandemias; y

(2) destacar las consecuencias del otro y la culpa, solo sirve para no ver los errores y no encarar soluciones. 

La pandemia y la culpa también pueden tener consecuencias para las políticas más allá del dominio de la salud pública, especialmente cuando los políticos politizan las pandemias para lograr más objetivos en otros ámbitos políticos.

Una larga historia de buscar la culpa y el otro:

“Los migrantes y otros grupos marginales han sido históricamente blanco de culpas y chivos expiatorios durante los brotes de enfermedades transmisibles. Durante las epidemias, las sociedades pueden construir estos objetivos como mecanismos de afrontamiento contra el miedo a lo desconocido, la pérdida de control y las consecuencias sociales, políticas y económicas conexas”.

“Los migrantes chinos a América del Norte aparecieron regularmente como chivos expiatorios médicos a finales del siglo XIX durante episodios de brotes de viruela.20 En la década de 1870, el Departamento de Salud de California comenzó a documentar las tasas estatales de morbilidad y mortalidad y encontró que en áreas urbanas como San Francisco, las enfermedades transmisibles eran responsables del 20 por ciento de todas las muertes; alrededor del 50 por ciento de las muertes fueron de residentes nacidos en el extranjero. Los chinos representaron entre el 5 y el 10 por ciento del número total de muertes, mientras que las tasas de morbilidad y mortalidad entre los residentes irlandeses de San Francisco fueron mucho más altas.21 A pesar de que los hallazgos relacionados con la teoría del germen rompieron la relación directa entre los brotes epidémicos y el barrio chino de San Francisco, los san franciscanos calificaron a Chinatown como “un laboratorio de infección” y a los chinos “chinos sin escrúpulos, mentirosos y traicioneros”.22 Incidentes de discriminación y violencia contra inmigrantes chinos también ocurrieron en Canadá durante un brote de viruela. En 1892, un grupo en el distrito chino de Calgary atacó un negocio de lavandería dirigido por chinos. Esta violencia tuvo lugar a pesar de que sólo había cuatro muertes relacionadas con la viruela en ese momento en Canadá.23 Por supuesto, culpar y chivo expiatorio al “otro” no es exclusivamente un fenómeno norteamericano”.

“Durante la tercera plaga bubónica,24 que duró de 1894 a 1950, las sociedades de todo el mundo vincularon la pandemia con discursos sobre raza, inmigración y clase, y los estados instituyeron medidas de control de plagas racializadas.25 Los sudafricanos blancos vincularon la plaga con la raza y la inmigración, al igual que las élites de Buenos Aires y Río de Janeiro. En todos estos casos, las autoridades científicas también habían instrumentalizado el brote de enfermedades para promover la ingeniería social que empujaba a los grupos no deseados al margen de los entornos urbanos.26 En el Pacífico colonial francés, el brote puso en la superficie las tensiones raciales y de clase entre los colonos blancos y la población mayoritaria en Nueva Caledonia.27 En los Estados Unidos, los chinos y los japoneses también sufrieron discriminación; por ejemplo, mientras que todos los viajeros estaban sujetos a inspección a su llegada al puerto de San Francisco, sólo los viajeros chinos y japoneses fueron detenidos.28 También hay informes de incidentes en los que los estadounidenses en China fueron atacados y acusados de importar peste; La violencia contra los extranjeros durante la pandemia fue lo suficientemente mala como para que el cónsul estadounidense en Canton expresara sus preocupaciones sobre la seguridad de los ciudadanos estadounidenses allí”.29

“El resto de extranjeros también se produjeron durante la pandemia de gripe de 1918-1919, a veces conocida como gripe española.30 Trabajadores y soldados portugueses y españoles que regresaban a casa desde Francia viajaron a través o a España, donde experimentaron un trato muy diferente. Los funcionarios españoles aislaron a los trabajadores españoles y les ofrecieron asistencia médica, pero estos mismos funcionarios facilitaron el regreso obligatorio de los trabajadores portugueses a Portugal sin ofrecerles asistencia médica. La estigmatización de los trabajadores portugueses influyó en la construcción del discurso oficial de España, estipulando que la salud y el bienestar de los ciudadanos españoles dependían de proteger a los internos y excluir a los extranjeros que llegaban de Francia y Portugal. Las autoridades españolas establecieron “estaciones de vigilancia sanitaria” para examinar a los inmigrantes que llegan a través de la frontera francesa.31

Sin duda, la alienación de inmigrantes durante la pandemia de gripe de 1918 no fue universal. En el Canadá, los funcionarios de salud pública eran conscientes de que los inmigrantes no eran los únicos vectores —o incluso los primarios— para la propagación de la gripe, por lo que no estaban sometidos desproporcionadamente a medidas coercitivas de salud pública, como las cuarentenas.32 Aun así, la discriminación contra los migrantes y los grupos marginales durante los brotes emergentes de enfermedades infecciosas continuó —aunque de manera desigual en todo el espacio— a lo largo del siglo XX.

El VIH/SIDA aún en curso33 pandemia ofrece múltiples cuentas de otros y culpa. En los primeros años de la pandemia del SIDA, las acciones e ideologías de las instituciones dominantes en los Estados Unidos y el Reino Unido construyeron el SIDA como un problema de grupos marginados, especialmente hombres blancos homosexuales.34 Los haitianos en América del Norte fueron blanco de discriminación y culparon al principio de la pandemia del SIDA, sobre todo por las especulaciones sobre el origen del virus en Haití.35 La política de la culpa y el riesgo de SIDA tanto en la India como en Sudáfrica estaban relacionadas con los mapas mentales de las personas sobre las distribuciones étnicas y raciales de la infección.36 En Sudáfrica, las personas asociaron el SIDA con los inmigrantes y culparon a estos “forasteros” de traer el VIH al país;37 el gobierno repatrió a los trabajadores migrantes de grupos de nacionalidad con tasas más altas de VIH, incluido el envío de unos 13.000 mineros de vuelta a Malawi entre 1988 y 1992 después de que 200 de ellos pusieron en positivo el VIH.38 Incluso mucho después de que los investigadores y las autoridades supieran que el VIH sólo podía propagarse a través de interacciones íntimas relacionadas con las relaciones sexuales, los procedimientos médicos, el consumo de drogas inyectables o la lactancia materna, varios estados prohibieron la entrada de migrantes, incluso mediante visas de visitantes temporales, si pusieron a prueba el VIH positivo.39

La pandemia del SRAS40 en 2003 que surgió por primera vez en China es otro ejemplo más reciente de una enfermedad viral que las personas asociadas con China y el pueblo chino. Los medios occidentales pintaron un panorama sombrío del SRAS como una enfermedad mortal que amenazaba las fronteras nacionales, con historias de origen relacionadas con las prácticas culturales chinas (agropeculturales).41 A medida que los casos de SRAS aparecieron en otros países, había temor y sospecha de personas que parecían asiáticas, independientemente de su nacionalidad particular o factores de riesgo reales para el SRAS.42 Los barrios chinos de Nueva York y Toronto se convirtieron en ciudades fantasma, ya que fueron identificados como sitios de contagio y riesgo.43 Incluso en estados donde estigmatizar a los grupos raciales como “riesgos del SRAS” era limitado , como en el Reino Unido, algunos medios de comunicación y políticos antiinmigrantes utilizaron la pandemia del SRAS en campañas contra la inmigración y los refugiados.44

El ébola 2013-201645 Pandemia centrada en Guinea, Liberia y Sierra Leona en África Occidental ofrece múltiples ejemplos de otros, discriminación y culpa. En los Estados Unidos, las personas asociaron el ébola con africanos e inmigrantes de manera más amplia después de que un viajero de Liberia fuera diagnosticado con ébola en Dallas, Texas, en octubre de 2014. La aparición de este primer caso en suelo estadounidense provocó una avalancha de informes defectuosos en los medios occidentales.46 Los inmigrantes africanos en el área de Dallas-Fort Worth experimentaron discriminación durante este período y atribuyeron esa experiencia a su africanidad, sus acentos, a ser negros, y en algunos casos a ser reconocidos como tener raíces en Liberia.47 Mientras que los inmigrantes africanos en Dallas probablemente tuvieron la experiencia más acentuada con otros y culpas,48 Los africanos de otras partes de los Estados Unidos también eran blanco de discriminación. Los hijos de inmigrantes africanos sufrieron acoso escolar en escuelas de Nueva York, Nueva Jersey y Texas.49 Políticos estadounidenses y presentadores de medios conservadores muestran politizada la crisis del ébola, asociando falsamente la enfermedad con niños migrantes que ingresan a Estados Unidos desde su frontera sur con México.50

Esta visión general de poco más de un siglo de pandemias y respuesta a las pandemias sitúa la actual pandemia covid-19 y la respuesta en una larga historia de otras y culpas que a menudo margina a los grupos ya marginados. Los historiadores documentaron la atribución de culpa a las creencias racializadas sobre las prácticas de higiene de los pueblos marginados y al movimiento transfronterizo de inmigrantes, especialmente inmigrantes no blancos. En los Estados Unidos, la asociación de la inmigración y las enfermedades infecciosas ha aumentado el escrutinio de los pasos fronterizos nacionales, desde las líneas de inspección de Ellis Island hasta los campamentos de detención de inmigrantes haitianos.51 

La respuesta a la pandemia COVID-19 continúa esta tradición. En nuestro país también.

Cuando nos centramos demasiado en un solo evento, corremos el riesgo de pasar por alto el contexto estructural o histórico y atribuir una influencia indebida a los malos actores individuales. Tal análisis puede restar importancia a otras condiciones estructurales y legados históricos que contribuyen a la política pandémica. Por ejemplo, un análisis histórico de las estrategias retóricas detrás de nombrar pandemias nos muestra que asociar enfermedades con opositores, minorías, extranjeros y países extranjeros, como lo estamos haciendo, debiendo fijarnos en lo que hacemos como sociedad y como nos responsabilizamos de lo que nos compete también.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: