El impacto del COVID-19 en los resultados del embarazo

Se vuelcan tres estudios realizados, un metanálisis y dos observacionales, que alertan a los resultado vinculado con Covid 19 y embarazo. Parto prematuro y aumento mortalidad perinatal.

Shu Qin Wei, Marianne Bilodeau-Bertrand, Shiliang Liu y Nathalie Auger

CMAJ 19 de abril de 2021 193 (16) E540-E548

Una revisión sistemática de 2020 sugirió que las personas que están embarazadas no tenían un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 o COVID-19 sintomático, pero estaban en riesgo de COVID-19 grave en comparación con las que no estaban embarazadas. 5 Sin embargo, esta revisión incluyó casos sospechosos de COVID-19 además de casos confirmados. 5 Aunque algunos estudios observacionales recientes han sugerido que las personas con COVID-19 asintomáticos y sintomáticos confirmados,615 así como infecciones leves y graves,6,8,9,1522 puede estar en riesgo de resultados adversos del embarazo, no tenemos conocimiento de ninguna revisión sistemática que haya evaluado exhaustivamente estos datos.

Se realizó una revisión sistemática y un metanálisis de los resultados maternos, fetales y neonatales entre las pacientes embarazadas con COVID-19. El objetivo fue determinar la asociación entre la infección por SARS-CoV-2 y los resultados adversos del embarazo, incluida la preeclampsia, el parto prematuro y la mortinatalidad.

Encontraron que el covid-19 en el embarazo se asocia con preeclampsia, mortinato y parto prematuro en comparación con ningún COVID-19. La COVID-19 sintomática se asoció con un mayor riesgo de parto por cesárea y parto prematuro en comparación con la COVID-19 asintomática. En comparación con el COVID-19 leve, el COVID-19 grave se asoció fuertemente con preeclampsia, diabetes gestacional, parto prematuro y bajo peso al nacer. Este metanálisis de estudios observacionales es único en proporcionar datos comparativos sobre la morbilidad de COVID-19 durante el embarazo. Nuestros hallazgos sugieren que la COVID-19 en el embarazo está asociada con la preeclampsia y el parto prematuro, y que la COVID-19 grave puede conducir a una morbilidad materna y neonatal considerable

Los mecanismos subyacentes a la asociación entre COVID-19 y la preeclampsia no están claros, pero los investigadores han demostrado que el SARS-CoV-2 puede provocar disfunción del sistema renina-angiotensina y vasoconstricción al unirse a los receptores de la enzima convertidora de angiotensina 257 

El sello distintivo de la preeclampsia es una disfunción endotelial sistemática, que puede compartir una vía común con la enfermedad COVID-19 a medida que los efectos vasculares de la infección por SARS-CoV-2 son cada vez más reconocidos.

Un estudio encontró que las personas con COVID-19 grave que estaban embarazadas adquirieron manifestaciones clínicas similares a la preeclampsia y se distinguían por los niveles de biomarcadores, incluida la tirosinaquinasa soluble en suero y el factor de crecimiento placentario. 19 Algunos estudios han demostrado que la infección por SARS-CoV-2 puede crear un estado proinflamatorio seguido de disfunción endotelial sistémica y preeclampsia. 58,59 Nuestro hallazgo es consistente con un estudio de 2020 en Suecia que informó que las personas embarazadas con COVID-19 tenían una mayor prevalencia de preeclampsia. 43

Este metanálisis también sugiere que la infección por SARS-CoV-2 se asoció con parto prematuro, mortinato y menor peso al nacer, pero no con parto por cesárea, en comparación con la ausencia de infección por SARS-CoV-2.

También se encontró que la COVID-19 grave se asoció fuertemente con el parto prematuro y otros resultados perinatales adversos. Algunos de estos riesgos excesivos podrían relacionarse con la preeclampsia, aunque la infección por SARS-CoV-2 también puede causar respuestas inflamatorias sistémicas exageradas implicadas en la patogénesis del parto prematuro o un entorno subóptimo para el crecimiento y desarrollo fetal.

La mala perfusión vascular fetal placentaria se ha encontrado en hallazgos histopatológicos placentarios en pacientes con COVID-19 en el momento del parto, 41 que pueden contribuir al crecimiento fetal, la mortinatalidad y el parto prematuro. Un reciente estudio nacional cuasi experio en los Países Bajos encontró que las medidas de mitigación de COVID-19 se asociaron con una menor incidencia de partos prematuros. 60

La falta de conocimiento sobre la infección por SARS-CoV-2 en el embarazo ha planteado preguntas urgentes entre los obstetras y neonatólogos sobre el riesgo de morbilidad y mortalidad materna, fetal y neonatal. Existe una necesidad urgente de evidencia para guiar las decisiones clínicas. Nuestros hallazgos sugieren que la infección por SARS-CoV-2 aumenta el riesgo de preeclampsia, mortinato, parto prematuro e ingreso en la UCIN, y que la enfermedad grave de COVID-19 en el embarazo es particularmente problemática para los resultados maternos, fetales y neonatales adversos. Los médicos deben ser conscientes de estos resultados adversos al manejar embarazos en pacientes con COVID-19 y adoptar estrategias efectivas para prevenir o reducir los riesgos para las pacientes y los fetos.

Conclusión

Se encontró que la infección por SARS-CoV-2 en el embarazo se asoció con riesgos de preeclampsia, mortinato, parto prematuro e ingreso en la UCIN. Además, la infección grave por SARS-CoV-2 se asoció fuertemente con preeclampsia y otros resultados maternos y neonatales adversos. Se necesitan estudios futuros para recopilar datos más sólidos para validar o corroborar aún más estos hallazgos, comprender mejor las vías fisiopatológicas que explican estas asociaciones e identificar estrategias efectivas para prevenir resultados adversos en personas embarazadas con COVID-19.

La asociación de la infección por COVID-19 en el embarazo con el parto prematuro: un estudio de cohorte retrospectivo en California

 DeborahKarasekPh

Las personas embarazadas se consideran una población de alto riesgo de infección por COVID-19, con evidencia de la implicación en los resultados del parto. El parto prematuro (PTB, edad gestacional al nacer <37 semanas) es uno de los determinantes más fuertes de la salud y el desarrollo infantil y, por lo tanto, un resultado importante a considerar en el contexto del diagnóstico de COVID-19. Si bien la evidencia de los estudios de cohortes y la vigilancia también sugieren que la infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo aumenta el riesgo de resultados adversos del parto, incluido el PTB, se sabe menos sobre cómo esta relación podría variar según el tipo de parto prematuro. En un reciente estudio de cohorte multicéntrico internacional, Villar et al encontraron que el diagnóstico de COVID-19 aumentó la PTB en un 59%, impulsada principalmente por PTB médicamente indicados en lugar de espontáneos. Hasta la fecha carecemos de evidencia de una gran cohorte basada en la población de los Estados Unidos que permita el examen por raza/etnia y nivel socioeconómico. Esta es una empresa importante cuando hemos visto desigualdades dramáticas en la carga de la infección y la muerte por COVID-19.

Valor añadido de este estudio

Utilizando los datos del certificado de nacimiento de todos los nacidos vivos en California, encontramos que los diagnósticos de COVID-19 aumentaron para todos los grupos raciales / étnicos entre julio de 2020 y enero de 2021, con las tasas más altas entre los indios americanos / nativos de Alaska (12.9%), hawaianos nativos / isleños del Pacífico (11.4%) y latinx (10.3%) que dan a luz. El diagnóstico de COVID-19 se asoció con un mayor riesgo de muy PTB (aRR 1,6, IC del 95% [1,4, 1,9]), PTB (aRR 1,4, IC del 95% [1,3, 1,4]) y parto prematuro (aRR 1,1, IC del 95% [1,1, 1,2]). No hubo modificación del efecto de la asociación general por raza/etnia o estado de seguro. El diagnóstico de COVID-19 se asoció con un riesgo elevado de PTB en personas con comorbilidades.

Implicaciones de todas las pruebas disponibles

En nuestro estudio, encontramos una prevalencia creciente del diagnóstico de COVID-19 en el transcurso de la pandemia, con una mayor prevalencia general entre los latinx, los nativos americanos / nativos de Alaska y los hawaianos / isleños del Pacífico que dan a luz. El diagnóstico de COVID-19 en el embarazo se asoció con un 40% más de riesgo de prematuro, un 60% más de riesgo de muy prematuro y un 10% más de riesgo de parto prematuro. Los responsables de la formulación de políticas y de la toma de decisiones clínicas deben considerar estos hallazgos para priorizar la salud de las personas embarazadas y sus bebés.

Hasta nuestro conocimiento, este estudio de cohorte es el estudio de base de datos única más grande de mujeres que dan a luz con COVID-19, y encontramos que las mujeres con COVID tenían una tasa general de mortalidad periparto de 0.1%. Las tasas de mortalidad y la necesidad de ingreso en la UCI y la insuficiencia respiratoria que requirieron intubación fueron significativamente más altas entre las mujeres covid-19. Nuestros hallazgos son similares a los de Jering et al,2 que reportaron una tasa de mortalidad del 0,14% (9 de 6380 mujeres) para las mujeres que dan a luz con COVID-19 frente al 0,005% (20 de 400 066 mujeres) entre las mujeres sin COVID-19. 2 Estos datos también se alinean con el metanálisis internacional de vida de Allotey et al, 6 que encontró un aumento en el ingreso enla UCI y una mayor necesidad de ventilación invasiva para las mujeres embarazadas y recientemente embarazadas con COVID-19 en comparación con una cohorte de mujeres no embarazadas en edad reproductiva.

Nuestro estudio también encontró que las mujeres que tenían COVID-19 tenían más probabilidades de ser negras o hispanas en comparación con las mujeres sin COVID-19. Esta información es de importancia crítica dados los problemas en curso que rodean las disparidades en la atención médica y la raza. Al considerar la mortalidad durante el parto, es importante entender que las disparidades raciales han sido bien establecidas antes de la pandemia de COVID-19; sin embargo, es probable que se hayan visto aumentadas por la pandemia. 810 De hecho, datos anteriores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han demostrado que las madres negras e indígenas americanas o nativas de Alaska en los ESTADOS UNIDOS tienen de 2 a 3 veces más probabilidades de morir por causas relacionadas con el embarazo. Cabe destacar que la tasa de mortalidad relacionada con el embarazo en los Estados Unidos ha estado aumentando en los últimos 10 años y ahora es de aproximadamente 0.017%. La tasa de mortalidad es de aproximadamente 0,044% para las madres negras. 9 Si bien las razones detrás de esta diferencia son complejas, muchas investigaciones han apoyado el papel de las disparidades de salud, los determinantes sociales y estructurales de la salud, la discriminación, el acceso y la calidad de la atención médica, y la carga desproporcionada de las comorbilidades subyacentes. 11 Cada uno de estos factores se ha intensificado durante la pandemia de COVID-19, por lo que es necesario seguir estudiando la asociación del COVID-19 con los resultados entre las madres de estas comunidades.

Nuestro análisis de subconjuntos basado en la edad gestacional encontró que las mujeres con COVID-19 tenían más probabilidades de dar a luz a menos de 37 semanas que las mujeres que no tenían COVID-19. Nuestros hallazgos fueron consistentes con un estudio de Villar etal. 5 que encontró tasas más altas de nacimientos prematuros en un estudio de cohorte multinacional, así como con Jering y sus colegas,2 que informaron que COVID-19 se asoció con mayores probabilidades de parto prematuro. Esto contrasta con un estudio realizado por Adhikari y sus colegas12 que no reportó diferencias en el parto prematuro entre las mujeres con COVID-19 y las que no lo tienen. Nuestros hallazgos sugieren que se justifica una investigación adicional para comprender el mecanismo fisiológico de COVID-19 en el parto prematuro.

Conclusiones

Este estudio de cohorte encontró que las mujeres con COVID-19 que estaban dando a luz tenían una tasa de mortalidad estadísticamente significativamente más alta de 0.13% en comparación con las mujeres sin COVID-19. La necesidad de ingreso en la UCI y la insuficiencia respiratoria que requirieron intubación fueron estadísticamente significativamente mayores entre las mujeres con COVID-19. Se necesitan investigaciones futuras para comprender mejor la fisiopatología del COVID-19 durante el embarazo y para caracterizar mejor las secuelas a largo plazo.

Tasas de nacimientos prematuros y mortinatalidad durante la pandemia de COVID-19: un estudio de cohorte basado en la población

Prakesh S. Shah, Xiang Y. Ye, Jie Yang y Michael A. Campitelli

ANTECEDENTES: Han surgido informes contradictorios sobre las tasas de nacimientos prematuros y mortinatos durante la pandemia de COVID-19. La mayoría de estos informes no tuvieron en cuenta la variación natural en estas tasas. Nuestro objetivo fue evaluar las variaciones en las tasas de nacimientos prematuros y mortinatos antes y durante la pandemia de COVID-19 en Ontario, Canadá.

MÉTODOS: Se realizó un estudio de cohorte retrospectivo utilizando bases de datos administrativas de salud de la población vinculadas de personas embarazadas que dieron a luz en cualquier hospital de Ontario entre julio de 2002 y diciembre de 2020. Se calcularon las tasas de nacimientos prematuros y mortinatos. Se evaluaron los partos prematuros a las 22–28, 29–32 y 33–36 semanas de gestación, y los mortinatos a término y a la gestación prematura. Se utilizaron gráficas P′ de control de Laney para el período de estudio de 18 años (períodos de observación de 6 meses) y análisis de series de tiempo interrumpidas para las tasas mensuales durante los últimos 4 años.

RESULTADOS: Se evaluaron 2 465 387 embarazos, incluidos 13 781 que resultaron en mortinatos. La tasa media de nacimientos prematuros para nuestra cohorte fue de 7,96% (rango 7,32%–8,59%). De enero a diciembre de 2020, se determinó que la tasa de nacimientos prematuros en Ontario fue de 7,87%, sin variación de causa especial. La tasa media de mortinatos para la cohorte fue del 0,56% (rango 0,48%–0,70%). De enero a diciembre de 2020, la tasa de mortinatos fue de 0,53%, sin variación de causa especial. No se encontró ninguna variación de causa especial para los subgrupos de nacimientos prematuros o mortinatos. No se encontraron cambios en la pendiente o la brecha entre los períodos prepandémico y pandémico mediante análisis de series de tiempo interrumpido.

INTERPRETACIÓN: En Ontario, Canadá, no se encontró variación de causa especial (cambio inusual) en las tasas de nacimientos prematuros o mortinatos, en general o por subgrupos, durante los primeros 12 meses de la pandemia de COVID-19 en comparación con los 17,5 años anteriores.

El parto prematuro (nacimiento antes de las 37 semanas de gestación) es una de las principales causas de mortalidad y morbilidad en el período neonatal,1 infancia y edad adulta. 2 La mortinatalidad tiene consecuencias devastadoras para las familias. 3 Las causas tanto del parto prematuro como de la mortinatalidad son multifactoriales. Durante la pandemia, los informes describieron reducciones en las tasas de nacimientos prematuros en Dinamarca,4 países bajos,5 Irlanda6 y Estados Unidos. 7 Al mismo tiempo, se notificaron aumentos en las tasas de mortinatalidad en el Reino Unido,8 Italia,9 Nepal10 y la India,11 con o sin cambios en las tasas de nacimientos prematuros. Los metanálisis han surgido con conclusiones diferentes. 12.,13 Algunas de las razones especuladas para la reducción de los nacimientos prematuros incluyeron reducciones en la actividad física durante el embarazo, reducción del estrés relacionado con el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, menos exposición a la infección, menos intervenciones médicas, reducción de los viajes y la contaminación,14 y mejora de la higiene y el descanso. Las razones propuestas para aumentar las tasas de nacimientos prematuros incluyen un mayor estrés debido a la preocupación por la pandemia, los desafíos laborales o financieros, la educación en el hogar y la reducción de los servicios de maternidad. 15 La vigilancia fetal menos estricta de la menor asistencia a las citas médicas por temor a la infección, la cancelación de citas cara a cara y la reducción de la dotación de personal para los servicios de maternidad son posibles razones para el aumento de las tasas de mortinatos. Por lo tanto, es importante evaluar los nacimientos prematuros y los mortinatos simultáneamente para comprender el verdadero impacto. 16.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: