Costos económicos de la distribución inequitativa de vacunas en todo el mundo

Este trabajo entrega una firmeza conceptual en la visión de la economía de la salud en tiempos Covid 19, afirmando que la prevención con las vacunas covid son costo efectivas. No en términos de solidaridad, de salud global, sino de recuperación de la economía. los costos que los países pobres no lleguen a vacunar a su población afecta a los países desarrollados y encima estos pagarán algunos de los costos hasta el 49% de los costos son asumidos por economías avanzadas. El tener a su población vacunada, los países centrales, no alcanzará, debería acelerarse la distribución bajo el programa Covax y el acceso a las vacunas de producción en diferentes partes del mundo, en forma más rápida. Tampoco sirve que la vacuna este disponible, se vacune poco y se utilice con fines electorales. ELECTORALISTAS MÁS QUE DEL BIENESTAR Y EL BIEN COMÚN. también debería despejarse algunas incógnitas en los efectos de la vacuna y lograr que más de ellas tengan la aprobación definitiva. La vacunación evita entre 2 y 3 millones de muertes cada año a nivel global, es una de las historias de mayor éxito de la medicina moderna. Todas las vacunas que se emplean hoy en día han demostrado ser seguras y efectivas para proteger a individuos y poblaciones contra enfermedades infecciosas. Las vacunas contra la COVID-19 no son la excepción, han demostrado ser altamente eficaces contra enfermedad grave y muerte en adultos. Entonces les entrego este artículo.

Cem Çakmaklı, Selva Demiralp, Sebnem Kalemli-Ozcan, Sevcan Yesiltas, Muhammed A. Yıldırım 

15 de febrero de 2021

Países de todo el mundo están empezando a vacunar a sus poblaciones contra el Covid-19. Esta columna calcula los costos económicos globales a partir de la ausencia de una distribución equitativa de las vacunas, con un enfoque en el comercio internacional y los vínculos de producción. Bajo el escenario en el que las economías avanzadas se vacunan universalmente dentro de los cuatro meses en 2021, pero solo el 50% de la población está vacunada en los mercados emergentes y las economías en desarrollo a principios de 2022, se encuentra que los costos económicos globales podrían ser tan altos como $ 3.8 billones. Hasta el 49% de estos costos son asumidos por las economías avanzadas.

“Ningún hombre es una isla entera de sí misma; cada hombre es un pedazo del continente, una parte del principal; si un terrón es arrastrado por el mar, Europa es la menos, así como si un promontorio fuera, así como cualquier forma de tus amigos o de los tuyos fuera; la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy involucrado en la humanidad. Y por lo tanto nunca enviar a saber por quién doblan las campanas; te cobra por ti”. John Donne

La pandemia de COVID-19 tuvo un impacto drástico en 2020. Sobre la base de la actualización de las previsiones del FMI de octubre de 2020 (FMI 2021), se espera que la economía mundial se haya contraído un 3,5% en 2020. En nuestro trabajo reciente (Çakmaklı et al. 2021), nos centramos en un canal en particular, el comercio internacional y los vínculos de producción, y calculamos los costos económicos globales que surgirían en ausencia de una distribución equitativa de las vacunas.

Bajo el escenario en el que las economías avanzadas (AE) se vacunan universalmente dentro de los cuatro meses en 2021, pero solo el 50% de la población está vacunada en los mercados emergentes y las economías en desarrollo (EMDEs) a principios de 2022, encontramos que los costos económicos globales podrían ser tan altos como $ 3.8 billones. Más importante aún, hasta el 49% de estos costos son asumidos por las economías avanzadas. Estas estimaciones se calibran a partir de datos específicos de cada país a finales de 2020 sobre el curso de la pandemia. El sufrimiento global de las personas en todo el mundo nos recuerda la elocuente expresión de John Donne de que “ningún hombre es una isla”. Nuestros hallazgos revelan una contraparte económica a esta expresión donde “ninguna economía es una isla”. Las interdependencias económicas de los países implican que el lastre económico en un país tiene consecuencias inmediatas y graves para los demás. Las pérdidas económicas de la pandemia solo pueden mitigarse a través de la coordinación multilateral que garantice el acceso equitativo a vacunas, pruebas y terapias.

Uno de nuestros hallazgos clave es que los AE todavía sufren los costos económicos de la pandemia, incluso si vacunan efectivamente a sus poblaciones y contienen totalmente la pandemia. Estos costos se derivan de sus vínculos comerciales con países no vacunados. Los vínculos comerciales conducen a una disminución de las exportaciones a países no vacunados o de las importaciones procedentes de países no vacunados. Ambos se amplifican a través de los vínculos internacionales y nacionales entre insumos y productos. La disminución de las exportaciones de bienes finales e intermedios refleja el hecho de que los países no vacunados todavía sufren de baja demanda interna en el país y no pueden comprar tantos bienes y servicios de los AE. Del mismo modo, las disminuciones de las importaciones de bienes finales e intermedios procedentes de emDEs reflejan los menores niveles de producción en estos países no vacunados. Dado que dichos bienes son insumos para la producción en los AE en ciertos sectores y sectores están vinculados entre sí, los costos se distribuyen a través de las economías de los AE.

Asumimos fuertes complementariedades entre sectores y que las cadenas de suministro globales se fijan a corto plazo bajo la adherencia de los precios. Por lo tanto, no hay reasignación de mano de obra entre sectores ni sustitución entre insumos intermedios. Creemos que estos supuestos pueden caracterizar la realidad a corto plazo bajo un shock de salud, y podrían racionalizarse mediante el enfoque de Baqaee y Farhi (2020a, 2020b), que proporcionan un marco general. De acuerdo con estos supuestos, utilizamos datos de redes de comercio y producción anteriores a la pandemia de 2019. Por lo tanto, nuestros hallazgos ofrecen estimaciones de límite superior sobre los costos globales de las vacunas insuficientes en los EMDE en el futuro para 2021. Obtenemos estas estimaciones vinculando las redes de comercio y producción existentes con un modelo epidemiológico. La dinámica de la infección específica de cada país determina el alcance de los shocks de demanda y oferta, tanto nacionales como extranjeros.

El marco empírico, calibrado a 65 países y 35 sectores, implica que los costos económicos son proporcionales a la apertura de los países con amplia heterogeneidad sectorial como se muestra en la Figura 1.

Figura 1 Heterogeneidad entre países en términos de costes económicos sectoriales

Para un sector determinado enumerado en el eje y, esta figura ilustra los diagramas de caja horizontales de la pérdida de producción entre los AE y los EMDEs en el Panel (a) y el Panel (b), respectivamente. Los sectores se clasifican de acuerdo con la mediana de la pérdida de producción en ambos paneles. Medimos los costos económicos a nivel sectorial como el cambio porcentual en el PIB del país correspondiente para un sector determinado durante la pandemia en relación con el contrafáctico de las vacunas globales. Los sectores se clasifican siguiendo los códigos ISIC de la OCDE de 2 dígitos.

Las conclusiones clave de la figura son las siguientes:

  • Los costos sectoriales globales soportados por los EMDEs no vacunados (panel b) son significativamente mayores que los AE vacunados (panel a) en cada sector. Estas pérdidas también son mayores que las que informamos para los EMDE en nuestro trabajo anterior (Çakmaklı et al. 2020), que analiza estas pérdidas solo utilizando los choques de demanda.
  • Los costos sectoriales para los países no vacunados son los más altos para los sectores que se ven más gravemente afectados por las condiciones de la pandemia nacional, como los servicios de alojamiento y alimentación, las artes y el entretenimiento o los bienes raíces (Panel b). Los costos económicos en estos sectores reflejan principalmente la disminución de la demanda debido al “factor miedo” en estos países, donde la mayoría de las personas participan en el distanciamiento social voluntario. Esta es una clasificación sectorial típica para las pérdidas relacionadas con la pandemia, como lo destaca la literatura de economía cerrada (por ejemplo, Gourinchas et al. 2020).
  • Cuando recurrimos a los AE que se vacunan a un ritmo más rápido, en el panel (a) observamos una clasificación sectorial marcadamente diferente en términos de pérdidas. Debido a que el lastre interno de la pandemia se elimina en estos países, los sectores que soportan los mayores costos económicos son aquellos que están más expuestos al comercio con países no vacunados, ya sea directamente o a través de vínculos insumo-producto, como la agricultura y la pesca, la venta al por mayor y al por menor, o las industrias de metales básicos.
  • Con el fin de dar un vistazo a los costos sectoriales con respecto a la exposición comercial, trazamos un par de países con diferentes niveles de apertura comercial. La idea es ilustrar visualmente si los países que están más abiertos al comercio sufren mayores costos sectoriales. Entre los AE, observamos que los costos sectoriales son generalmente más altos en los Países Bajos en comparación con los Estados Unidos, por ejemplo, en consonancia con una mayor exposición comercial. Un panorama similar surge cuando comparamos los costos sectoriales para dos países EMDE. Turquía está más abierta al comercio en relación con Brasil. En consecuencia, los costos sectoriales soportados por Turquía son generalmente más altos que los del Brasil.

Conclusión

Nuestra investigación demuestra la importancia de hacer que la vacuna esté disponible a nivel mundial, no desde un punto de vista moral sino económico, ilustrando los grandes costos económicos en ausencia de vacunas globales. Irónicamente, una parte significativa de estos costos será asumida por los países avanzados, a pesar del hecho de que podrían vacunar a la mayoría de sus ciudadanos para el verano de 2021. Esto se debe a que los AE están estrechamente conectados con socios comerciales no vacunados, que consisten en un gran número de EMDEs. Por lo tanto, las condiciones económicas devastadoras en estos países bajo la pandemia en curso también pueden causar un lastre no despreciable en los EA. A pesar de que los costos relativos de los EA son menores que los de los EMDEs como porcentaje de sus GDP, sus tamaños más grandes implican que podrían soportar hasta el 50% de los costos globales totales. Dentro del grupo de AE, los costos relativos aumentan proporcionalmente a su exposición a socios comerciales no vacunados.

El Director de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Ghebreyesus, y la Presidenta de la Comisión Europea, Dra. Ursula von der Leyen, señalaron que “uno de nosotros estará a salvo hasta que todos estén a salvo”.

Nuestros hallazgos extienden este argumento a las economías al mostrar que ninguna economía se recupera completamente hasta que todas las economías se recuperan.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: