Años de vida perdidos por COVID-19 en 81 países

el artículo ha sido referenciado por más de 100 medios de comunicación, incluidos el New York Times, Washington Post, Foreign Affairs, The Guardian, El País y La Vanguardia, entre otros. Según Google Scholar, el artículo ha sido citado por otros 14 artículos en los tres meses desde su publicación. El artículo también ha sido  visto más de 35.000 veces y compartido por 1.125 personas en Twitter. El rastreador de investigación Altmetric le otorga al artículo un  puntaje de atención de 1557 , lo que lo coloca en el 5% superior de todos los resultados de investigación calificados por la plataforma. Este impacto público significativo ayudará a impulsar los principales hallazgos de los investigadores y destaca la investigación de vanguardia que está produciendo la universidad y su comunidad de investigadores.

Comprender el impacto de COVID-19 en la mortalidad requiere no solo contar los muertos, sino analizar cuán prematuras son las muertes. Estos autores calcularon los años de vida perdidos (AVP) en 81 países debido a muertes atribuibles a COVID-19 y también realizamos un análisis basado en el exceso de muertes estimado. Descubrieron que se han perdido más de 20,5 millones de años de vida a causa del COVID-19 en todo el mundoA partir del 6 de enero de 2021, los AVP en los países muy afectados son de 2 a 9 veces el promedio de influenza estacional; tres cuartas partes de los AVP se deben a muertes en menores de 75 años y casi un tercio a muertes menores de 55; y los hombres han perdido un 45% más de años de vida que las mujeres. 

Los resultados confirman el gran impacto en la mortalidad de COVID-19 entre los ancianos. 

También piden una mayor conciencia al diseñar políticas que protejan a los grupos demográficos vulnerables que pierden la mayor cantidad de años de vida.

Analizaron el impacto de la mortalidad prematura del COVID-19 calculando la cantidad de años de vida perdidos en 81 países que cubren más de 1.279.866 muertes. El análisis se basó en dos grandes bases de datos recientemente establecidas y en continuo crecimiento y en dos enfoques metodológicos diferentes, uno basado en las muertes atribuibles a COVID-19 y, para países seleccionados, uno basado en el exceso de muertes estimado comparando los niveles de mortalidad recientes con una línea de base estimada. Evalúan mortalidad prematura, no discapacidad generada por la enfermedad. Esta última dimensión requiere un conocimiento profundo de las secuelas asociadas con COVID-19, para las cuales los datos son limitados en este momento a un nivel comparable entre países. 

En total, se han perdido 20,507,518 años de vida por COVID-19 entre los 81 países estudiados, debido a 1,279,866 muertes por la enfermedad. El promedio de años de vida perdidos por muerte es de 16 años. Dado que los países se encuentran en diferentes etapas de la trayectoria de la pandemia, este estudio es una instantánea de los impactos del COVID-19 en los años de vida perdidos (AVP) al 6 de enero de 2021 (una lista completa de países y sus fechas en la medición se encuentra en la información complementaria). En 35 de los países de la muestra, la cobertura de los datos abarca al menos 9 meses; en tales casos, esto sugiere que es probable que se capturen todos los impactos de la pandemia en 2020, o al menos las primeras oleadas de la pandemia. Para otros países que todavía están en una pendiente ascendente de las tasas de transmisión o para los que aún se dispone de datos para finales de 2020, Es probable que los AVP experimentados sigan aumentando sustancialmente en los próximos meses. Se alienta la interpretación basada en el contexto de los resultados presentados, especialmente cuando se utilizan para evaluar la efectividad de las políticas orientadas al COVID-19.

Figura 1

Para poner los impactos del COVID-19 en los AVP en perspectiva, se comparan con los impactos en la mortalidad prematura de otras tres causas comunes de muerte a nivel mundial: afecciones cardíacas (enfermedades cardiovasculares), accidentes de tráfico (lesiones de transporte) y la «gripe» estacional. o influenza (consulte la Información complementaria para conocer las definiciones y los identificadores de las causas). Las afecciones cardíacas son una de las principales causas de AVP, mientras que los accidentes de tráfico son una causa de nivel medio de AVP, lo que proporciona líneas de base de comparación de causa media y alta sensatas. Finalmente, la influenza estacional común se ha comparado con COVID-19, ya que ambas son enfermedades respiratorias infecciosas.  Existe una variación sustancial en la carga de mortalidad de la influenza estacional por país a lo largo de los años, por lo que se compararon las tasas de AVP para los peores años de influenza y la mediana para cada país en el período 1990-2017. En la figura 1 se presentan las comparaciones de las tasas de AVP para COVID-19 con las tasas de AVP por otras causas . Encontraron que en los países altamente desarrollados fuertemente afectados, COVID-19 es 2 a 9 veces mayor que la influenza estacional común (en comparación con un año de influenza promedio para el mismo país), entre 2 y 8 veces las tasas de AVP relacionadas con el tráfico, entre un un cuarto y medio de las tasas de AVP atribuibles a enfermedades cardíacas en los países (con tasas que van desde la paridad hasta el doble que las de las enfermedades cardíacas en América Latina). La variación entre países es grande, ya que muchos países tienen tasas de AVP debido a COVID-19 aún en niveles muy bajos. Los resultados de esta Información complementaria muestran que estos países suelen ser países donde han pasado relativamente menos días desde el primer caso confirmado de COVID-19.

Figura 2

Esto implica 273,947 “vidas completas perdidas”, o más de doscientas mil vidas vividas desde el nacimiento hasta la esperanza de vida promedio al nacer en nuestra muestra (74,85 años). En segundo lugar, tres cuartas partes de los AVP son sufragados por personas que mueren antes de los 75 años. En tercer lugar, los hombres han perdido un 45% más de años de vida que las mujeres.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: