La pandemia, una criatura mítica.

Utilizo estas palabras para titular este posteo, palabras que tienen una cosmovisión, de una interpretación original y creativa de lo que vivimos con la pandemia, provenientes de un artista, turinés, Alessandro Baricco, contemporáneo, que publicó este libro, durante la pandemia y que nos recomendó, el Mg Carlos Vasallo, un gran economista de la Salud Argentino.

Baricco entiende la pandemia como algo más que una emergencia sanitaria: como una criatura mítica, una construcción colectiva (muy real: no hay aquí negacionismo) con la que los humanos se dicen algo urgente y vital para organizar sus angustias y creencias. La pandemia como batalla entre miedo y audacia, propensión de cambio y nostalgia del pasado.

‘Lo que estábamos buscando’ de Alessandro Baricco. transcribo algunos párrafos del libro, que son profundamente simbólicos.

Para Alessandro Baricco, el inconsciente, la profundidad, son creaciones míticas, la pandemia es un acontecimiento histórico construido en nuestro inconsciente, desde la profundidad de los pensamientos, que se han hecho realidad, convirtiendo en historia, aquello que los humanos no saben qué piensan hasta que no logran producirlo para sí mismos, sintetizarlo y nombrarlo en forma de acontecimiento

0

Aquello que un médico decide llamar enfermedad es una enfermedad.

Aquello que un virólogo decide llamar virus es un virus.

Aquello que un epidemiólogo decide llamar pandemia es una pandemia.

1

pero en realidad habría que intentar comprender la Pandemia como criatura mítica. Mucho más compleja que una simple emergencia sanitaria, parece ser más bien una construcción colectiva en la que diversos saberes e ignorancias han trabajado en un propósito aparentemente compartido.

2

las criaturas míticas son productos artificiales con los que los seres humanos se dicen a sí mismos algo urgente y vital. Son figuras en las que una comunidad de seres vivos organiza el material caótico de sus miedos, creencias, recuerdos o sueños. Estas criaturas habitan un espacio mental que llamamos mito. El hecho de haberlo concebido y cuidarlo a diario, como si fuese la propia morada, es uno de los principales gestos con los que los seres humanos se aseguran un destino. O lo reconocen.

3

nada más engañoso que usar la palabra mito como sinónimo de acontecimiento irreal, fantástico o legendario. El mito es aquello que dota de un perfil legible a un puñado de hechos. En cierto sentido es lo que traduce aquello indiferenciado que es propio de lo que sucede a la forma completa que es propia de lo que es real. Es un fenómeno artificial, por supuesto, un producto del hombre; pero confundir lo artificial con lo irreal es una estupidez. El mito es quizás la criatura más real que existe.

4

afirmar que la Pandemia es una creación mítica no quiere decir que no sea real, ni mucho menos que sea una fábula. Al contrario, implica saber con certeza que una gran cantidad de decisiones muy reales primero la hicieron posible, luego la invocaron, y después la generaron definitivamente, ensamblándola a partir de un número infinito de pequeños y grandes comportamientos prácticos.

5

el gesto con el que grandes comunidades de humanos logran construir un mito resulta en buena medida misterioso. Difíciles de descifrar son las razones por las que lo hacen, y los tiempos que eligen para hacerlo. Sin embargo, la precisión –y muchas veces la belleza– del producto final, aunada a la impresionante complejidad de causas que lo generan –en cada una de las cuales deja huella la mano artesanal del hombre–, otorga a las criaturas míticas una importancia tal que no pocas veces han sido tratadas como divinidades. Al construir mitos los hombres se convierten en algo más de lo que son.

«Donde no hay creación mítica, los humanos se detienen. Como paralizados por un hechizo»

«Puede ocurrir que se luche para derrotar el mito, enseña la Odisea.

«puede ocurrir que se luche para edificar el mito, enseña la Iliada.

La élite intelectual homérica tenía las ideas claras. A través del mito, los humanos generan el mundo. Pero el mito lo pierden. Y así sigue sucediendo siempre, en una rotación sin fin. Ni buena ni mala. Simplemente inevitable. Justa. El tejido de los humanos está tejido con los hilos del mito, intentaban decirnos nuestros padres. Querían que los supiéramos».

Rendirnos sin condiciones al método científico nos ha hecho incapaces de leer el mito, comprender su producción e incluso valorar su presencia en la vida de los humanos.

Pero solo civilizaciones capaces de reconocer la producción del mito, articulándola con el trabajo de lectura de la ciencia, pueden leer correctamente su destino.

Con los ojos de la ciencia se lee un texto sin vocales. Eran así algunas escrituras arcaicas que después se revelaron insuficientes para nombrar el mundo.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Un comentario en “La pandemia, una criatura mítica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: