Evidencia científica que la telemedicina mejoró los resultados Covid 19.

El monitoreo remoto del Covid 19.

Delgad Mk. Annals of Intern. Med. 2021.

Introducción
A partir del 24 de agosto de 2021, Estados Unidos comenzó a experimentar el cuarto aumento de casos de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) y numerosas regiones experimentan una grave tensión en la capacidad hospitalaria. Aunque la mayoría de los pacientes con infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés) pueden tratarse de forma segura en casa, la necesidad de hospitalización puede surgir de repente. La monitorización remota tiene el potencial de facilitar la atención a nivel hospitalario y de urgencias para los pacientes que la requieran, al tiempo que apoya el acceso a la atención para los pacientes que pueden permanecer en casa de forma segura. El objetivo del presente estudio fue determinar si la inscripción en un servicio de monitoreo remoto automatizado basado en mensajes de texto con soporte clínico para pacientes ambulatorios con COVID-19 llamado COVID Watch se asoció con una menor mortalidad en comparación con la atención habitual.  

Métodos
El presente estudio de cohorte retrospectivo fue realizado en los Estados Unidos. Se incluyeron pacientes ambulatorios que dieron positivo para SARS-CoV-2 entre el 23 de marzo y el 30 de noviembre de 2020. El servicio COVID Watch consistó en el envió automático de mensajes de texto dos veces al día con una opción para informar el empeoramiento de los síntomas en cualquier momento. Todas las escaladas fueron gestionadas las 24 horas del día, los 7 días de la semana por médicos dedicados a la telemedicina. El equipo clínico de COVID Watch recibió capacitación y pautas regulares para el manejo de pacientes con COVID-19. Los resultados a 30 y 60 días de los pacientes inscritos en COVID Watch se compararon con los de los pacientes que eran elegibles para inscribirse pero que recibieron la atención habitual. El resultado primario fue la muerte a los 30 días. Se analizaron por separado las muertes que ocurrieron en el hospital o fuera del hospital. Los resultados secundarios incluyeron visitas al departamento de emergencias y las hospitalizaciones. Los efectos del tratamiento se estimaron con modelos de ajuste de riesgo ponderados por puntaje de propensión.  

Resultados
Se comparó un total de 3488 pacientes inscritos en COVID Watch y 4377 participantes de control de atención habitual. Los pacientes en COVID Watch se inscribieron una media de 1.8 días después de la fecha de recolección de la prueba COVID-19. Las covariables estaban bien equilibradas después de la ponderación del puntaje de propensión. De los 3488 pacientes inscritos en COVID Watch, 3028 (86.8%) participaron respondiendo al menos un mensaje de texto (media: 23 respuestas de registro). De los pacientes que participaron, 434 (14.3%) desencadenaron una escalada a una enfermera titulada, con un promedio de tiempo de respuesta de 24 minutos. A los 30 días, 3 de 3488 (0.09%) pacientes inscritos en COVID Watch murieron frente a 12 de 4377 (0.27%) que recibieron atención habitual. Ninguna de las muertes en el grupo COVID Watch ocurrió fuera del hospital frente a 6 en el grupo de atención habitual. A los 60 días, hubo 2 muertes hospitalarias adicionales entre los inscritos en COVID Watch y 4 entre los que recibieron la atención habitual. En total, el 37.5% de las muertes a los 60 días en el grupo de atención habitual ocurrieron fuera del hospital. Después de la ponderación y el modelado de la puntuación de propensión, a los 30 días, los pacientes de COVID Watch tenían una cociente de probabilidades de muerte de 0.32 (intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0.12 a 0.72), con 1.8 muertes menos por 1000 pacientes (IC 95%: 0.5 a 3.1) (p: 0.005); a los 60 días, la diferencia fue de 2.5 muertes menos por 1000 pacientes (IC 95%: 0.9 a 4.0) (p: 0.002). Además, se observó que COVID Watch se asoció con beneficios de tratamiento equitativos entre las distintas razas, ya que los subgrupos de blancos, negros e hispanos redujeron la mortalidad a los 60 días. Los pacientes de COVID Watch tuvieron más encuentros de telemedicina, visitas al servicio de urgencias y hospitalizaciones y se presentaron al servicio de urgencias antes (media: 1.9 días antes [IC 95%: 0.9 a 2.9 días]; todos p < 0.001) que los sujetos que recibieron atención habitual. Cuando se tuvo en cuenta el uso del servicio de urgencias y el hospital con la mortalidad, el promedio del número de días con vida y fuera del hospital dentro de los 30 días fue ligeramente menor entre los pacientes de COVID Watch (diferencia absoluta ajustada: −0.2 [IC 95: −0.3 a −0.1]; p < 0.001) pero fue similar a los 60 días (diferencia absoluta ajustada: −0.1 [IC 95: −0.3 a 0.03]; p: 0.103) a medida que se acumularon las muertes y disminuyó el uso de la atención médica.  

Conclusión
La inscripción de pacientes ambulatorios con COVID-19 en un servicio de monitoreo remoto automatizado se asoció con una reducción de la mortalidad, posiblemente explicada por encuentros de telemedicina más frecuentes y una presentación más frecuente y más temprana al servicio de urgencias. Estos resultados revelan un modelo para el manejo del sistema de salud ambulatorio de pacientes con COVID-19 y posiblemente otras enfermedades donde la detección temprana de declives clínicos es crítica. 

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: