Las vacunas para Covid 19 deberían generar respuestas para todas las variantes de preocupación.

La vacunación contra el Covid 19 está evitando casos graves, disminuye las hospitalizaciones, pero no evita que transmita. Los casos en vacunados están resultando más leves. Los pacientes pueden aislarse en su domicilio. Se necesitarán que las nuevas vacunas logren Respuestas que aseguren más de un 80% de efectividad contra todas las variantes de preocupación en la humanidad, y sostener por más tiempo anticuerpos neutralizantes. Para ello desde las plataformas actuales deberemos ampliar los sitios de fabricación homologados y respaldados, para poder llegar a toda la humanidad con todas las dosis que se necesitan a menor precio. Se vuelcan tres artículos para conocer que dice el mundo científico. Empezamos con un artículo conceptual de Anthony Fauci sobre que es lo que define las característica de una vacuna universal. Si no se puede lograr una vacuna universal, otra que genere inmunidad duradera, nos tendremos que vacunar todos los años, y cuando aumenten los casos, es probable que sea necesarios refuerzos. Si esto ocurre así sería interesante utilizar la vacunación contra la influenza para co administrar contra el Covid 19.

Vacunas universales contra el coronavirus: una necesidad urgente

  • David M. Morens, MD,  Jeffery K. Taubenberger, MD, Ph.D., y Anthony S. Fauci, 

Los últimos 20 años la humanidad han sido testigos de cuatro brotes fatales de coronavirus: SARS (síndrome respiratorio agudo severo, 2002 y 2003), MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio, desde 2012) y ahora Covid-19 (desde 2019). 

La evidencia científica y la realidad ecológica sugieren que los coronavirus volverán a surgir en el futuro, lo que podría representar una amenaza existencial. 1 Los betacoronavirus que causaron estas epidemias se distribuyen globalmente en numerosas especies de murciélagos. Se desconoce la extensión virológica y geográfica completa de este reservorio zoonótico; sin embargo, se ha extendido cada vez más a los seres humanos y otros mamíferos. 2

Debido a la conservación genética y estructural de los receptores entre las especies de mamíferos, muchos de estos betacoronavirus animales están “preadaptados” para infectar a los seres humanos al unirse a los receptores de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), lo que facilita los desbordamientos virales y la transmisión continua. 3 Ya se han identificado algunos coronavirus animales que pueden tener potencial pandémico, y quedan muchos más por detectar.

Necesitamos un enfoque de investigación que pueda caracterizar el «universo coronaviral» global en múltiples especies, caracterizar la historia natural y la patogénesis de los coronavirus en animales de laboratorio y en humanos, y aplicar esta información en el desarrollo de vacunas «universales» ampliamente protectoras (que protegen contra todos los betacoronavirus , e idealmente todos los coronavirus).

En este punto, tenemos poca comprensión del universo de coronavirus endémicos y potencialmente emergentes. Aunque los coronavirus se distribuyen a nivel mundial, los puntos calientes de betacoronavirus más importantes se encuentran en el sureste de Asia y áreas contiguas del sur y suroeste de China. La identificación preliminar y la secuenciación de murciélagos y otros coronavirus adaptados a mamíferos de esta región revelan una evolución rápida y una enorme complejidad viral. Numerosas especies de murciélagos transmiten sarbecovirus (virus similares al SARS, incluido el SARS-CoV-2) entre sí y a numerosos mamíferos, incluidos los humanos, a un ritmo elevado. La generación de nuevos genomas a través de una infección mixta y una recombinación genética homóloga conduce a una diversidad genética coronaviral sustancial, análoga a la observada en la evolución del virus de la influenza A en aves silvestres, otros animales y humanos.

Para caracterizar completamente el ecosistema del coronavirus, un esfuerzo internacional de colaboración debe incluir un muestreo viral extenso de múltiples especies de murciélagos en múltiples lugares y de animales salvajes y de granja, incluidos los gatos de civeta de palma enmascarados ( Paguma larvata ) y los perros mapaches ( Nyctereutes procyonoides ), que con frecuencia son infectados con coronavirus, así como estudios virales y serológicos de humanos involucrados en el comercio de animales de granja y vida silvestre y aquellos que están expuestos ocupacionalmente a murciélagos. Dicho muestreo podría facilitar la identificación de una emergencia a tiempo para prevenir o controlar una pandemia; también permitiría el estudio de epítopos de reacción cruzada, que es importante para el desarrollo de vacunas, y respaldarían los estudios epidemiológicos y serológicos de la infección humana.

Para obtener información sobre la historia natural y la patogenia, será importante estudiar los coronavirus que probablemente alguna vez fueron pandémicos, pero ahora se han vuelto endémicos. Estos cuatro virus, los betacoronavirus OC43 y HKU1 y los alfacoronavirus 229E y NL63, causan principalmente infecciones respiratorias superiores leves y pueden estudiarse en animales de laboratorio y en humanos 4 para caracterizar su epidemiología, tropismo celular, respuestas inmunitarias provocadas, reacciones cruzadas y cruzadas. -epítopos protectores, y los mecanismos por los cuales sobreviven y evolucionan frente a una alta inmunidad poblacional. Los estudios de desafío ético en humanos 4 pueden realizarse utilizando herramientas genómicas, transcriptómicas e inmunológicas modernas.

Finalmente, necesitamos con urgencia vacunas universales contra el coronavirus. 5 En los Estados Unidos, la pandemia de Covid-19 ha sido parcialmente controlada por medidas estándar de salud pública como el distanciamiento social, el enmascaramiento, el aislamiento de personas enfermas y expuestas, el cierre de lugares donde las personas se congregan en lugares cerrados y otras medidas, así como por Vacunas SARS-CoV-2 (dos vacunas de ARN mensajero y una vacuna vectorizada por adenovirus). Sin embargo, por importantes que sean estas vacunas, su eficacia protectora disminuye con el tiempo, lo que requiere dosis de refuerzo. La vacunación tampoco ha sido capaz de prevenir infecciones «irruptivas», lo que permite la transmisión posterior a otras personas incluso cuando la vacuna previene enfermedades graves y mortales.

Las personas que han sido infectadas naturalmente con SARS-CoV-2 también pueden re-infectarse, como se ha demostrado con coronavirus endémicos, virus de influenza, virus respiratorio sincitial (RSV) y muchos otros virus respiratorios. Además, la inmunidad que sigue a la infección natural por el SARS-CoV-2, combinada con la inmunidad inducida por la vacuna, hasta ahora no ha impedido la aparición y rápida propagación de variantes virales como la variante delta altamente transmisible (B.1.617.2) y la reciente identificó omicron (B.1.1.529) «variante de preocupación», que a fines de noviembre, parecía ser altamente transmisible. Se desconoce si se puede lograr una inmunidad protectora permanente y cómo, y si puede prevenir la aparición de variantes de escape inmunológico del SARS-CoV-2.

Estos hechos aleccionadores sugieren que es poco probable que el SARS-CoV-2 sea eliminado, y mucho menos erradicado; probablemente seguirá circulando indefinidamente en brotes periódicos y endémicos. Mientras tanto, un número desconocido de coronavirus animales, de transmisibilidad y letalidad desconocidas, pueden surgir en el futuro previsible. Por lo tanto, debemos acelerar enormemente nuestros esfuerzos en la vacunación contra el coronavirus.

Las limitaciones de las vacunas contra el SARS-CoV-2 sugieren que, en última instancia, deberán ser reemplazadas por vacunas de segunda generación que induzcan una inmunidad protectora más amplia y más duradera. Ahora debemos priorizar el desarrollo de vacunas de protección amplia como las vacunas universales contra la influenza en las que hemos estado trabajando en los últimos años. Una vacuna universal contra el coronavirus protegería idealmente contra el SARS-CoV-2 y los muchos coronavirus de origen animal que podrían causar futuros brotes zoonóticos y pandemias. Las características ideales de tales vacunas incluyen propiedades asociadas con la protección tanto individual como comunitaria en caso de pandemia.

PROPIEDADES IDEALES DE UNA VACUNA UNIVERSAL CONTRA EL CORONAVIRUS. 

PROTECCIÓN INDIVIDUAL

  • Necesario
    • Previene la enfermedad clínica
    • Previene la infección por todos los sarbecovirus y merbecovirus.
    • Previene la infección por derivación viral y variantes de recombinación.
    • Provoca una respuesta inmune rápida y robusta
    • No tiene inmunogenicidad limitada de la vacuna en personas con inmunidad preexistente
    • Induce inmunidad a múltiples componentes virales.
    • Es seguro y aceptable para el público.
    • Es seguro para mujeres embarazadas.
    • No induce una mejora dependiente de anticuerpos con la posterior exposición al virus de tipo salvaje
    • Se puede utilizar en personas de todas las edades.
  • Deseable
    • Es muy eficaz en una dosis.
    • Induce una sólida inmunidad sistémica de por vida
    • Induce una sólida inmunidad de la mucosa de por vida
    • Induce un aumento de la inmunidad con la posterior exposición al virus de tipo salvaje
    • No altera el microbioma respiratorio
    • Es asequible y se puede utilizar en países de bajos ingresos.
    • Es eficaz en personas con inmunosupresión.

PROTECCIÓN COMUNITARIA

  • Necesario
    • Cubre todos los sarbecovirus y merbecovirus
    • Cubre todos los coronavirus humanos endémicos
    • Puede usarse para la prevención de una pandemia
    • Se basa en una plataforma que se actualiza fácilmente con nuevos antígenos.
  • Deseable
    • Evita la transmisión
    • Reduce o acorta la diseminación viral.
    • Crea inmunidad de grupo duradera
    • No provoca la neutralización de mutantes de escape.
    • Es estable en almacenamiento
    • Induce un impulso en la protección inmunológica con vacunación secuencial

* Las características enumeradas describen una vacuna verdaderamente universal, aunque es poco probable que los enfoques de vacunas actuales logren todos estos objetivos. La máxima prioridad debe ser la cobertura universal de betacoronavirus, con cobertura adicional de coronavirus endémicos y otros.

Otro Artículo.

En las últimas dos décadas, hemos tenido tres brotes importantes de enfermedades infecciosas humanas causadas por coronavirus zoonóticos: SARS en 2002-2003, síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) desde 2012 y Covid-19 desde diciembre de 2019. 14 Los tres brotes causaron devastadores pérdidas humanas y económicas en todo el mundo. Para el coronavirus SARS-CoV-1 y MERS, todavía no tenemos una vacuna autorizada. Para el SARS-CoV-2, la velocidad sin precedentes del desarrollo de la vacuna ha dado como resultado varias vacunas autorizadas para la vacunación masiva en humanos. 15

La reciente aparición de variantes del SARS-CoV-2 que pueden evadir parcialmente la respuesta inmune a las vacunas que se basan en la cepa del virus original 16-18 aumenta la necesidad de una vacuna contra el coronavirus de segunda generación que proteja contra la infección por todos los conocidos y cualquier variante futura del SARS-CoV-2. Se están realizando esfuerzos para desarrollar una vacuna de este tipo. 19

Sin embargo, una vacuna “de ensueño” cubriría no solo el SARS-CoV-2 y sus variantes conocidas de preocupación, sino también las variantes futuras de preocupación y otros coronavirus con potencial conocido de causar enfermedades humanas graves en el futuro, 20 muy probablemente del género betacoronavirus. . 3 Aunque se han hecho llamamientos para desarrollar vacunas contra el pan-betacoronavirus o el pan-coronavirus, 20 un objetivo más realista y urgente es una vacuna contra el pan-sarbecovirus o una vacuna contra el coronavirus de tercera generación. Primero, dada su alta transmisibilidad en humanos, los sarbecovirus presentan un riesgo más alto que los otros coronavirus zoonóticos no sarbecovirus, a pesar de que el MERS tiene la tasa de letalidad más alta entre las enfermedades causadas por estos virus. 14En segundo lugar, todos los sarbecovirus zoonóticos identificados hasta la fecha utilizan hACE2 como receptor de entrada, lo que garantiza una mayor probabilidad de éxito en la generación de una vacuna contra el pan-sarbecovirus al inducir anticuerpos de neutralización cruzada que bloquean la interacción común entre hACE2 y virus. Un estudio de mutagénesis profunda de varios RBD de sarbecovirus indicó limitaciones mutacionales en el plegamiento y la unión de ACE2. 4 Estas limitaciones pueden explicar la existencia de epítopos neutralizadores de clado cruzado altamente conservados, pero no inmunodominantes, en los RBD de sarbecovirus. Este hallazgo también apunta a un posible candidato a vacuna de pan-sarbecovirus que inducirá fuertes anticuerpos neutralizantes de cruzado dirigidos a los epítopos más conservados que desempeñan un papel en la neutralización del virus, ya sea que estén ubicados dentro o fuera de la interfaz directa RBD-ACE2.4

EFECTO DE CROSS-CLADE PRIME Y BOOST

Planteamos la hipótesis de que los anticuerpos neutralizantes del pan-sarbecovirus observados en las muestras de suero vacunadas contra el SARS-CoV-1 eran el resultado del enriquecimiento de anticuerpos neutralizantes de reacción cruzada de una cebado cruzado (infección) y un refuerzo (vacunación). Para probar esta hipótesis, utilizamos dos enfoques diferentes. En primer lugar, realizamos un estudio de competición utilizando el anticuerpo monoclonal 5B7D7, que se sabe que se une a los 10 RBD y es capaz de neutralizar los 10 sarbecovirus (Fig. S2A). Los datos que se muestran en la Fig. S2B indican claramente que el panel vacunado contra el SARS-CoV-1 es el único grupo de muestras de suero que mantuvo un alto nivel de inhibición contra todos los virus, lo que confirma los hallazgos que se muestran en las Figuras 1A y 1B. Además, la potenciación de los anticuerpos neutralizantes de reacción cruzada en las muestras de suero vacunadas contra el SARS-CoV-1 se confirmó aún más mediante la tinción directa de las células B con el uso de proteínas RBD específicas del virus. Como se muestra en la Figura 1C y 1D , las células B teñidas doble (es decir, las células B que se unen a los RBD tanto del SARS-CoV-1 como del SARS-CoV-2) se enriquecieron significativamente en el panel vacunado contra el SARS-CoV-1 como en comparación con los paneles de pacientes sanos y vacunados contra el SARS-CoV-2.

Los hallazgos del estudio actual mostraron la inducción eficiente de anticuerpos neutralizantes de pan-sarbecovirus de alto nivel y de amplio espectro que pueden neutralizar todas las variantes de interés y cinco sarbecovirus preemergentes. Nuestros hallazgos mostraron la viabilidad de lograr la neutralización del pan-sarbecovirus a través del refuerzo de clados cruzados. Estudios anteriores han proporcionado datos de prueba de concepto para una vacuna contra el pan-sarbecovirus en estudios en animales. 21-23

En comparación, nuestro estudio mostró un aumento de los anticuerpos neutralizantes del pan-sarbecovirus en humanos que fue más uniforme y más fuerte que el observado en animales. Un nivel tan alto de refuerzo de anticuerpos neutralizantes de pan-sarbecovirus puede lograrse con una vacuna de refuerzo cruzada de dosis única, como se indica con el suero de dos de los ocho participantes de nuestro estudio.

El sVNT multiplex recientemente desarrollado que se utiliza en este estudio puede desempeñar un papel fundamental en los estudios que requieren una comparación exacta de los niveles de anticuerpos neutralizantes contra diferentes virus. Esto es especialmente importante cuando no todos los virus vivos están disponibles, como es el caso de murciélago coronavirus RaTG13, 1 bate de coronavirus WIV1 y RsSHC014, 13 y pangolines coronavirus GD-1 y GX-P5L. 12 Aunque somos conscientes de que existen anticuerpos neutralizantes que se dirigen a regiones no RBD, 24 múltiples estudios han demostrado que para los sarbecovirus, la mayoría de los anticuerpos neutralizantes se dirigen al RBD inmunodominante. 4,25Estudios anteriores han indicado que la sVNT basada en RBD tiene una alta concordancia con las pruebas de neutralización basadas en virus vivos. 5,8 Hemos proporcionado más datos sobre la concordancia entre el sVNT y una prueba de neutralización de virus pseudotipados para tres sarbecovirus seleccionados.

Los datos actuales en humanos se obtuvieron de supervivientes de la infección por SARS-CoV-1 inmunizados con una vacuna de ARNm basada en SARS-CoV-2 S. Se necesita más investigación para determinar si la administración en serie de vacunas basadas en dos proteínas S o RBD relacionadas lejanamente en el orden inverso, es decir, cebado del clado SARS-CoV-2 seguido de refuerzo del clado SARS-CoV-1 producir un nivel similar de anticuerpos neutralizantes de pan-sarbecovirus. Si tiene éxito, esto sentará una base sólida para el desarrollo de una vacuna Covid-19 de tercera generación para controlar las variantes actuales y emergentes de preocupación, así como para prevenir futuras pandemias de sarbecovirus.

El futuro de la vacunación contra el SARS-CoV-2: lecciones de la influenza

  • Arnold S. Monto, MD

Después de un período de caída de las tasas de enfermedad por Covid-19, la reciente propagación de la variante delta del SARS-CoV-2 fue una gran decepción y requirió un nuevo examen de algunas suposiciones anteriores. Esta reconsideración puede ser, al menos en parte, una corrección a las opiniones demasiado optimistas de lo que podrían lograr las vacunas contra el SARS-CoV-2 altamente efectivas. Algunos observadores esperaban que las vacunas pudieran eliminar la transmisión del virus, el objetivo final de alcanzar la inmunidad colectiva. 1 Una imagen más probable de nuestro futuro con este virus se enfoca si examinamos los patrones de infección bien conocidos de otro virus respiratorio, la influenza, tanto dentro como fuera de las pandemias. Esa experiencia puede ayudarnos a restablecer las expectativas y modificar los objetivos para tratar el SARS-CoV-2 a medida que se adapta aún más en la propagación global.

Los primeros resultados de los ensayos clínicos y los estudios observacionales de las vacunas de ARNm contra el SARS-CoV-2 indicaron que no solo eran muy eficaces para prevenir la infección sintomática, sino que también lo eran para prevenir la infección asintomática y, por lo tanto, la transmisión. 2 El criterio básico utilizado para la autorización de uso de emergencia por la Administración de Alimentos y Medicamentos fue uno estándar: la prevención de la infección clínica confirmada por laboratorio que cumple con una definición de caso. El efecto sobre las infecciones asintomáticas fue una grata sorpresa, porque se pensó que la mayoría de las vacunas para enfermedades respiratorias, incluida la influenza, tienen «fugas», es decir, permiten cierto grado de infección asintomática y son mejores para prevenir la infección sintomática.

Los datos iniciales sobre la infección inaparente por SARS-CoV-2 fortalecieron la esperanza de que, a un cierto nivel de vacunación, la transmisión cesara por completo. Para muchos de nosotros, esta esperanza parecía demasiado optimista, y lo parece aún más ahora; la variante delta altamente transmisible causa infecciones asintomáticas y, a veces, enfermedades (aunque generalmente leves) en las personas vacunadas, probablemente debido a un mayor potencial de crecimiento, así como a la disminución de la inmunidad, que también implica la disminución de los niveles de anticuerpos IgA. 

La eliminación de una enfermedad por medio de la inmunidad colectiva funciona mejor cuando el agente tiene baja transmisibilidad y requiere la ausencia de focos de personas susceptibles. La eliminación de Covid-19 parecía teóricamente posible, porque el virus del SARS original de 2002 finalmente desapareció. Ese virus, sin embargo, no transmitió tan bien como la cepa inicial de SARS-CoV-2. Ocurrió en regiones limitadas y se caracterizó por una propagación focal, incluidos eventos de super propagación. Este patrón, que también se observó en los primeros días del SARS-CoV-2, se denomina “sobredispersión”: el 10% de los casos, por ejemplo, puede ser responsable del 80% de la transmisión.3 Estas dinámicas explican por qué hubo grandes diferencias en la prevalencia de anticuerpos dentro de una ciudad determinada y una dispersión global irregular al principio de la pandemia. Se pensaba que la sobredispersión era un rasgo inestable que desaparecería, y que la transmisión se volvería más uniforme y más alta en general. Esa transición parece haber ocurrido cuando las nuevas variantes se hacen cargo.

Dado el desfile de variantes, su variabilidad de transmisibilidad y la preocupación constante por los cambios antigénicos que afectan la protección de la vacuna, creo que ahora debería quedar claro que no es posible eliminar este virus de la población y que deberíamos desarrollar planes a largo plazo para tratar con él después de que las sobretensiones insoportables estén completamente controladas. La influenza pandémica y estacional proporciona los modelos más apropiados para ayudar en el desarrollo de estrategias en el futuro.

Al igual que con el SARS-CoV-2, cuando aparece una nueva cepa de influenza pandémica, su propagación puede abrumar al sistema de atención médica. Las olas de infección atraviesan una ciudad en semanas y un país en meses, pero hay poca evidencia de que ocurran eventos de superpropagación. A partir de entonces, el virus pandémico persiste como una nueva cepa estacional y se producen cambios antigénicos, aunque probablemente no tan rápido como vemos con el SARS-CoV-2. La nueva cepa se une a los otros tipos y subtipos de influenza estacional que reaparecen cada año. El objetivo de la vacunación es controlar los brotes inevitables y reducir las tasas de enfermedad y muerte de moderadas a graves. 

La prevención de enfermedades leves, aunque importante, es menos crítica.

Resumen del proceso de selección de virus de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las vacunas anuales contra la influenza.

La readministración de la vacuna contra la influenza se ha convertido en un evento anual para gran parte de la población, en respuesta tanto a la disminución de la inmunidad como a la aparición de variantes, denominadas deriva antigénica, que requieren vacunas actualizadas. Incluso cuando no hay una deriva sustancial, se recomienda la revacunación debido a la disminución de la inmunidad. Pero la deriva antigénica es un problema constante y se monitorea a nivel mundial, con la composición de la vacuna actualizada a nivel mundial dos veces al año sobre la base de las recomendaciones de una consulta de la Organización Mundial de la Salud. 4 Como se indica en la tabla, se tienen en cuenta varios criterios en las decisiones sobre qué cepas incluir en las vacunas. La eficacia de la vacuna contra la infección sintomática confirmada por laboratorio nunca supera el 50 al 60% y, en algunos años, es mucho menor. Por lo tanto, el valor de las vacunas contra la influenza, que ahora se administran al 70% de las personas en algunos grupos de edad, no radica en eliminar los brotes, sino en reducirlos y prevenir complicaciones graves.

Aunque puede haber similitudes entre el SARS-CoV-2 y la influenza, también existen diferencias significativas. La diferencia más obvia es la eficacia de las vacunas contra el SARS-CoV-2, que actualmente es mucho mayor de lo que podemos lograr con las vacunas contra la influenza. Si ese grado de eficacia continuará es una de las muchas preguntas abiertas que solo pueden responderse con el tiempo. Sin embargo, está claro que la revacunación será necesaria, por las mismas razones por las que es necesaria la revacunación contra la influenza: variación antigénica y disminución de la inmunidad. Los datos sobre la frecuencia de reinfección con coronavirus estacionales pueden no ser relevantes, pero sugieren que la protección es relativamente a corto plazo incluso después de una infección natural. 5 Será necesario determinar la frecuencia y las consecuencias de la revacunación.

Esperemos que ciertos problemas con la vacuna antigripal -como el fracaso de la vacunación, en algunos años, para producir el aumento deseado de protección en personas previamente vacunadas- no ocurran con las vacunas SARS-CoV-2. Deberán abordarse otras cuestiones, como la variante a la que se dirigirán las vacunas. La exitosa colaboración público-privada en la selección de cepas de influenza ofrece un modelo para abordar estos problemas. Las vacunas contra el SARS-CoV-2 se utilizarán a nivel mundial, y la cepa o cepas contenidas en las futuras vacunas deberán elegirse a nivel mundial, en consulta con los fabricantes.

La mayoría de las predicciones sobre la forma del mundo posterior a Covid-19 han sido inexactas, un reflejo de los rápidos cambios en el conocimiento. Pero ahora podemos ver una imagen emergente en la que el uso de vacunas eficaces seguirá siendo fundamental a largo plazo. No obstante, seguirá siendo posible un aumento de las infecciones asintomáticas y las enfermedades leves en las personas vacunadas, a medida que sigan surgiendo variantes. El recuento de hospitalizaciones y muertes puede ser más importante para monitorear el impacto general que el número de casos, siempre que las vacunas sigan siendo en gran medida eficaces para prevenir enfermedades graves. La posibilidad de enfermedades graves en una pequeña proporción de personas vacunadas enfatiza una de las mayores necesidades insatisfechas que enfrentamos actualmente: énfasis continuo en mejores agentes terapéuticos y antivirales,

El calendario y la composición futuros de las dosis de vacuna de refuerzo deberán determinarse sobre la base de estudios observacionales. Actualmente disponemos de pocos datos sobre las vacunas sin ARNm, en particular las vacunas a base de proteínas, que pueden tener características diferentes a las de las vacunas de ARNm, especialmente en términos de duración de la inmunidad.

En general, la situación será inestable, pero necesitaremos el uso continuo de vacunas para evitar consecuencias graves, incluso si las enfermedades más leves siguen ocurriendo con poca frecuencia. Necesitamos aprender a vivir con estas enfermedades, al igual que hemos aprendido a vivir con la influenza.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: