Cultura de seguridad, clima de seguridad y desempeño de seguridad en centros de atención médica: una revisión sistemática

Intan Suraya Noor Arzahan. Zaliha Ismail. Siti Munira Yasin

Numerosos estudios, especialmente en industrias de alto riesgo, han analizado cómo la cultura de seguridad podría ayudar a una empresa a mejorar su rendimiento en materia de seguridad. Sin embargo, los centros de salud aún se encuentran en sus primeras etapas de desarrollo del desempeño en seguridad de pacientes.

Los términos «cultura de seguridad» y «clima de seguridad» se utilizan a menudo en la literatura para referirse a la naturaleza de las políticas de una organización y las actitudes de sus empleados con respecto a los problemas de seguridad.

En algunos estudios, las palabras «cultura de seguridad» y «clima de seguridad» se han utilizado indistintamente. Los investigadores encontraron numerosas definiciones en la literatura, pero los investigadores no han acordado ninguna descripción. Las explicaciones de algunos indicadores son preferibles a otras a este respecto.

La cultura de seguridad se conoce más comúnmente como «el resultado de las creencias, actitudes, competencias y patrones de comportamiento de individuos y grupos. Define el compromiso, el estilo y la eficiencia de la gestión de la seguridad y la salud (S&H) de una organización» (International Atomic Energy Agency, 1991)

El clima de seguridad, por otro lado, es una perspectiva más superficial. También se ha considerado la medición de la cultura de seguridad y cómo las personas en la propia organización perciben la seguridad en su entorno de trabajo (Zohar, 1980) Más tarde, el clima de seguridad se definió como la forma en que los individuos ven las reglas, procedimientos y prácticas de seguridad en el lugar de trabajo (Griffin y Neal, 2000) Actualmente no hay consenso sobre las dimensiones del clima de seguridad. Puede variar de una industria a otra (Alruqi et al., 2018) La diferencia entre la cultura de seguridad y el clima de seguridad es que la cultura de seguridad se relaciona con el conjunto de valores de una organización. Por el contrario, el clima de seguridad se refiere al efecto de los factores ambientales y organizativos sobre estos valores. Tanto (Guldenmund, 2000) como (Zohar, 2010) dijeron que la cultura de seguridad es un concepto fundamental en la nueva estrategia para mejorar los resultados del desempeño en seguridad. La cultura de seguridad tiene como objetivo crear un buen ambiente donde los empleados sean conscientes de los peligros y la prevención de accidentes (He et al., 2012Zin e Ismail, 2012).

Sin embargo, no existe un consenso final en la literatura sobre el concepto de desempeño de seguridad. La mayoría de los académicos determinan el significado en función de sus propias experiencias (Yu-Jung et al., 2013De Koster et al., 2011), por ejemplo, definieron el desempeño de seguridad como la capacidad de una organización para evitar accidentes o lesiones relacionadas con el trabajo. Debido a su impacto en el desempeño de seguridad organizacional, la cultura de seguridad y el clima han sido influyentes en las últimas décadas.

Se ha realizado una cantidad sustancial de estudios para examinar la relación entre la cultura de seguridad y el clima y su efecto en los resultados de seguridad, incluido el rendimiento de seguridad. Numerosos estudios, particularmente en sectores de alto riesgo, han investigado cómo la seguridad y la cultura de seguridad pueden ayudar a una organización a mejorar su desempeño en seguridad. (Cheyne y Cox, 2000Kasim et al., 2019). El sector de la aviación comenzó como una industria reactiva y ha prosperado como resultado de actitudes subyacentes positivas; la industria del petróleo y el gas ha mejorado como resultado de ser más sistemática y calculadora en su enfoque. Ambos son convergentes en el sentido de que están tratando de arreglar sus fallas para ser más proactivos. A la luz de esta conciencia, el sistema de salud aún se encuentra en las primeras fases de crecimiento con respecto a los problemas de cultura de seguridad, lo cual es una buena señal. Los estudios de revisión en esta área también se han publicado en los últimos años, todavía; ha habido pocos estudios de revisión sobre la métrica indicadora de estos tres términos: cultura de seguridad, clima de seguridad y rendimiento de seguridad, particularmente en entornos de atención médica. Como resultado, este documento resume todos los estudios relevantes realizados en instituciones de atención médica para evaluar la evidencia que demuestra una conexión entre la cultura de seguridad, el clima de seguridad y el desempeño de seguridad.

Discusión

Esta revisión sistemática de la literatura proporciona nueva evidencia empírica sobre la cultura de seguridad, el clima de seguridad y la relación de desempeño de seguridad en las industrias de la salud. La evaluación de la calidad de los artículos reveló que el 64% (7 de 11 investigaciones) de los estudios incluidos se realizaron de forma moderada o fuerte. Este hecho nos da la confianza de que las conclusiones de este estudio de literatura son menos escépticas que en las evaluaciones anteriores del vínculo entre la cultura de seguridad, el clima de seguridad y el desempeño de la seguridad (Aburumman et al., 2019Kalteh et al., 2021Vu y Cieri, 2014).

5.1. Cultura de seguridad o dimensión clima de seguridad.

Las dimensiones del instrumento en estas encuestas se establecieron en función de los objetivos del estudio. Sin embargo, el ejemplo de los aspectos principales del clima de seguridad descrito por Xu et al. (2020) es el compromiso de la gerencia, los hábitos organizacionales, el compromiso y la comunicación de seguridad, el equipo de seguridad, la limpieza, la capacitación en seguridad y las recompensas. Así, en la Tabla 4, mostramos la selección de las dimensiones más frecuentemente recomendadas en la evaluación del clima o cultura de seguridad. Las dimensiones más utilizadas para medir la cultura de seguridad de las instalaciones de salud fueron el compromiso de gestión y los recursos de seguridad y la disponibilidad de políticas que reflejen el compromiso de la organización con la seguridad. Este elemento se debe a que los recursos de seguridad, como el presupuesto asignado de la alta gerencia dedicada a la seguridad relacionada, son necesarios, especialmente la organización bajo el gobierno federal (hospital, etc.) para garantizar el progreso y los esfuerzos para lograr la seguridad en las instalaciones de atención médica. Además, los compromisos de la gerencia incluyen designar al menos a un miembro competente con capacitación en seguridad como secretario del comité de seguridad y permitir que los trabajadores se nieguen a trabajar en condiciones peligrosas o insalubres (Noor Arzahan et al., 2021) es vital para garantizar que la organización sea competente en el manejo de problemas y problemas relacionados con la seguridad.

Tabla 4. Dimensiones predominantes del clima/cultura de seguridad en los centros de salud.

Cultura de seguridad o dimensión, aspecto, elemento, indicador o subescala del clima de seguridadFrecuencia (%)
Compromiso/supervisión/participación/participación de la gerencia8 (73%)
Recursos/políticas/formación en materia de seguridad9 (82%)
Gestión/comunicación de riesgos6 (55%)
Reglas/procedimientos/equipos/recompensas de seguridad5 (45%)
Implicación/participación de los trabajadores5 (45%)

5.2. Cultura de seguridad y «clima de seguridad» – Método de evaluación

Como se muestra en la Tabla 1, las variables se evalúan utilizando diversas técnicas, incluyendo encuestas, entrevistas y observación. Sin embargo, un método regular de evaluación elegido en las publicaciones estudiadas utiliza cuestionarios de autoinforme. Los investigadores en la publicación estudiada diseñaron cuestionarios que se adaptaron al entorno de trabajo y los sujetos específicos. Aunque emplear un cuestionario para analizar el clima o la cultura de seguridad de una organización es sencillo, tiene ciertas limitaciones. Debido a que no existe un consenso claro entre los académicos sobre las definiciones de estas terminologías, las categorías de dimensiones parecen diferentes para cada tipo de organización. Por lo tanto, la evaluación parece ser una tarea formidable. Por ejemplo, la evaluación del indicador de compromiso de la gerencia es variada y está determinada clásicamente por si la alta gerencia de la organización se dedica o no a la seguridad de los empleados (Cook et al., 2016). Analizar las dimensiones comunes es crucial, ya que el beneficio es que proporciona un indicador esencial de hasta qué punto ha progresado la cultura de seguridad de la organización. En la industria de la salud, un enfoque cuantitativo para evaluar la cultura de seguridad es el método de investigación más utilizado, con enfoques cualitativos empleados solo por un pequeño número. La mayoría de los investigadores idearon una técnica cuantitativa para medir la cultura de seguridad examinando las percepciones de los trabajadores utilizando una escala Likert de punto medio neutral de cinco puntos para indicar su nivel de acuerdo o desacuerdo. Esta es una técnica común utilizada por estudios anteriores en las industrias de la construcción, la aviación y la fabricación para demostrar su importancia y relevancia (Siti Fatimah Bahari, 2011Amirah et al., 2013Abdullah et al., 2016).

5.3. Rendimiento en materia de seguridad– Los indicadores de evaluación

El tipo de industria que se está investigando tiene una influencia significativa en los indicadores de rendimiento de seguridad utilizados. Con el tiempo, se han presentado modelos conceptuales para analizar el desempeño de seguridad de la organización. Estos modelos se basan en el tipo de industria y los registros sobre accidentes, lesiones y prácticas de riesgo. En relación con este asunto, Cooper y Phillips (2004) han categorizado las medidas reactivas (medidas tomadas después de que ocurrieron incidentes) y proactivas (medidas adoptadas para prevenir incidentes) como dos grupos de evaluación del desempeño en materia de seguridad. Después de eso, depende del investigador decidir qué medidas usar, y generalmente está determinado por el objetivo de la evaluación y los recursos disponibles de la organización. Las mediciones reactivas son preferibles cuando se evalúa la influencia de los esfuerzos organizativos anteriores para realizar actividades relacionadas con la seguridad o cuando se comparan los efectos cuando se realiza la intervención de seguridad (Sherratt y (Fred), 2012). Sobre la base de un estudio de Glendon y Litherland (2001), las medidas reactivas se utilizaron ampliamente en las industrias de alto riesgo. Sin embargo, destacaron la debilidad de tales medidas, como ignorar las exposiciones al riesgo, la falta de sensibilidad hacia la organización estudiada, la precisión cuestionable y la retrospección. Por otro lado, la mayoría de los estudios en la literatura apoyaron que las medidas proactivas se utilizan comúnmente para evaluar el estado del esfuerzo de la organización o el progreso en la inculcación de prácticas de seguridad para mejorar el rendimiento. Las medidas proactivas también han demostrado aumentar la motivación de los empleados en seguridad y salud (Zahoor et al., 2017); por lo tanto, es más adecuado para ser seleccionado en las industrias de la salud y otras organizaciones de bajo riesgo.

El cálculo de la tasa de incidencia es el método comúnmente utilizado para representar criterios reactivos en la literatura científica. Sin embargo, probada en otros estudios en industrias de mayor riesgo, la medida reactiva no parece tener suficiente precisión. Por ejemplo, en la industria de la construcción, los contratistas generalmente subestiman el número de incidentes debido a sentir miedo de las consecuencias legales después de cualquier incidente (Lingard y Rowlinson, 1994). En realidad, la idoneidad de este criterio depende de la frecuencia con la que los empleadores registran incidentes de días perdidos debido a accidentes y de qué tan bien los trabajadores entienden las responsabilidades legales de su trabajo (Jaselskis et al., 1996). Además de eso, los incidentes también están siendo modificados y subreportados para influir en la calificación de modificación de la experiencia de la compañía. La mayor frecuencia de incidentes hará que la compañía del contratista pague una prima de seguro más alta, por lo que es menos probable que los incidentes registrados sean correctos. Por lo tanto, calcular este número de incidentes es difícil y poco confiable, y el uso de este criterio para evaluar el desempeño de seguridad no se recomienda para ninguna organización como lo establece (Hinze et al., 1995Everett y Thompson, 1995).

En los sectores de alta confiabilidad hoy en día, las técnicas preventivas se implementan comúnmente. Han progresado desde la reactiva anterioridad y han alcanzado el nivel en el que todas las medidas de seguridad estaban en su lugar y practicando un excelente sistema de gestión de la seguridad (Morrow et al., 2014). La técnica preventiva también se aplicó en una organización donde no se registraron incidentes significativos de altas muertes. Por lo tanto, para las organizaciones de bajo riesgo, como las escuelas, los institutos de capacitación y las agencias gubernamentales, las medidas proactivas son beneficiosas para ser utilizadas como medidas demasiado reactivas. En estas industrias, la observación del comportamiento de los empleados (Ismara et al., 2019Uzuntarla et al., 2020) y la participación de los empleados en actividades relacionadas con la seguridad se emplean de manera más rutinaria como una métrica para evaluar el desempeño de seguridad (Mearns et al., 2003). Las medidas proactivas son un instrumento de evaluación del desempeño de la seguridad que ha recibido mucha atención en los últimos años debido a sus características confiables y no mucha controversia.

Medidas predictivas y de monitoreo de estos criterios proactivos, según Körvers y Sonnemans (2008), incluidas las indicaciones que se evalúan antes de que ocurran incidentes, y los resultados de las auditorías, las percepciones de los empleados sobre los beneficios de practicar la seguridad y también las observaciones de seguridad en el lugar de trabajo. La mayoría de los estudios seleccionados en esta revisión comprenden los comportamientos de seguridad como una indicación del rendimiento de seguridad a la luz de estas insuficiencias en las técnicas reactivas para medir el rendimiento de seguridad. El comportamiento se describe como las acciones de los empleados en el trabajo para garantizar su seguridad y la seguridad de los demás en el entorno de trabajo. Sin embargo, algunos estudios recientes todavía preferían la medición dual del rendimiento de seguridad al considerar tanto las tasas de accidentes como el comportamiento de seguridad. Aún más interesante, Fernández-Muñiz et al., 2014 también introdujeron un indicador de desempeño de seguridad adicional al observar también la satisfacción de los empleados. Esta adición beneficiosa es útil para las industrias que aún se encuentran en la etapa inicial de inculcar la cultura de seguridad y reducir el riesgo.

5.4. Cultura de seguridad o clima y rendimiento de seguridad en la asistencia sanitaria – El enlace

La relación entre los elementos estudiados se muestra en la Tabla 3. Los investigadores de los centros de salud han analizado el vínculo entre las variables de dos maneras. En primer lugar, el análisis fundamental implicó una conexión entre cada uno de los elementos de la dimensión de la cultura de seguridad y las métricas de rendimiento de seguridad utilizando coeficientes de correlación y análisis de prueba bivariado (el vínculo no intermedio entre las variables). En segundo lugar, la conexión entre la cultura de seguridad o el clima de seguridad como una estructura única hacia el rendimiento de seguridad. Este análisis es un análisis de nivel superior que involucra ecuaciones estructurales y la presencia de variables mediadoras o moderadoras. Esta revisión también considera cualquier otro elemento o factor que pueda contribuir, influir o mejorar el desempeño de seguridad de la organización, realizando así un examen más exhaustivo de las razones de los eventos del incidente. Esta revisión también contribuye a un hallazgo adicional en los mediadores o moderadores que vincula la cultura de seguridad con el desempeño de seguridad.

El segundo método analizó el vínculo entre el clima o la cultura de seguridad y las medidas proactivas de desempeño de seguridad , como el cumplimiento y la participación en la seguridad. Estos dos criterios proporcionan una suposición sobre la tendencia de los accidentes de trabajo basada en la percepción individual o en factores psicosociales. Se han realizado numerosas investigaciones para determinar sus efectos y entre estas variables estudiadas (Abdullah et al., 2016Ali et al., 2009Kasim et al., 2019Mat Jusoh y Panatik, 2016). Según el análisis, el clima o la cultura de seguridad pueden reconocerse como un indicador confiable del rendimiento de seguridad, ya que predice el comportamiento de seguridad. Las percepciones de los trabajadores sobre las reglas, creencias y valores de seguridad de la organización son indicadores de la cultura o el clima de seguridad. Esta percepción se conecta con el impulso de las personas para ejecutar sus trabajos que afectan los comportamientos e incidentes de seguridad. La justificación de la vía ha sido descrita en un estudio de Lingard et al. (2012). El compromiso de la gerencia con la seguridad afecta el desempeño de las lesiones de los trabajadores al fomentar puntos de vista compartidos de los requisitos de seguridad de sus superiores inmediatos. Los supervisores sirven como un «conducto» para comunicar los objetivos de seguridad corporativos a los empleados de primera línea y ofrecer retroalimentación crítica sobre la idoneidad de su conducta (Niskanen, 1994) La relación entre el compromiso de seguridad en la parte superior de la organización y la incidencia de lesiones en los grupos de trabajo fue completamente mediada por las expectativas de seguridad de los supervisores.

A partir de los resultados de las pruebas estadísticas, el vínculo entre las variables está disponible en dos opciones. En primer lugar, existe una correlación negativa entre la cultura de seguridad o el clima y las métricas de rendimiento de seguridad reactiva. En segundo lugar, existe una correlación significativa entre la cultura o el clima de seguridad y las métricas proactivas de rendimiento de seguridad. Mirando a través de la literatura, el tipo de criterio a elegir está determinado por el estándar de la industria. Según los hallazgos, las organizaciones más riesgosas, como la aviación, la construcción y el petróleo y el gas, preferirían criterios reactivos y lo encontrarían más apropiado debido a las condiciones de trabajo cambiantes (Siti Fatimah Bahari, 2011Amirah et al., 2013Abdullah et al., 2016), pero las intervenciones proactivas son más apropiadas en industrias de bajo riesgo, como la atención médica, debido a la consistencia de las condiciones y hábitos a lo largo del tiempo. Finalmente, ninguno de los artículos evaluados incluyó estudios que examinaran el efecto de las intervenciones de seguridad sobre los cambios en el rendimiento de la seguridad. Tal vez, esto se debe a que la cultura de seguridad implica creencia humana, intención, motivación y competencia, que es el esfuerzo a largo plazo. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones han propuesto que el clima de seguridad y los elementos de la cultura de seguridad que se han demostrado estadísticamente funcionan en las mejoras de seguridad para incluirlos como factores de intervención en estudios futuros.

Conclusión

Finalmente, esta revisión analiza los documentos sobre los efectos del clima y la cultura de seguridad en el desempeño de seguridad. La relevancia de analizar el desempeño de seguridad se ha verificado en los últimos años para comparar la viabilidad de la práctica de la cultura de seguridad y el impacto en la organización objetivo. Dos tipos de evaluaciones de desempeño de seguridad disponibles son medidas reactivas y proactivas. Las medidas reactivas y proactivas están relacionadas negativa y positivamente con la cultura de seguridad y el clima de seguridad, respectivamente, siguiendo los hallazgos estadísticos. Sin embargo, determinar tales efectos es un desafío debido a las diferentes características de las sociedades y las organizaciones estudiadas.

Además, los investigadores parecen preferir enfoques proactivos que promuevan la facilidad de uso y una estrategia preventiva, particularmente en entornos de atención médica. La limitada investigación que se ha llevado a cabo sobre la conexión entre las medidas reactivas y proactivas, con la cultura de seguridad y el clima de seguridad, ha descubierto que el cumplimiento de la seguridad es más confiable. Sin embargo, los investigadores apoyan estudios futuros para incluir la satisfacción de seguridad como una medida de seguridad adicional. Esta medida reflejará una moral positiva y una mayor conciencia de seguridad para cumplir con el excelente sistema de gestión de la seguridad. Los hallazgos también revelaron que características como la competencia en seguridad que incluyen un buen conocimiento de seguridad podrían moderar los efectos de la cultura de seguridad y el clima de seguridad en el rendimiento de seguridad.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: