Manejo de la crisis de opioides en EE.UU. Argentina está viviendo esta crisis.


Esta editorial que transcribo fue publicada en el Lancet el 2 de febrero, que es de mucha actualidad en nuestro ámbito, por las 23 muertes ocurridas ese día, por el agregado presunto de un opioide para «cortar» el clorhidrato de cocaína, esta situación significo esto que nos ocupa de un lado y del otro de la grieta, donde desde el lado del gobierno, instalado el daño se intentó disminuirlo llevando al extremo de admitir y aconsejar no consumir, porque no era de la «buena» y de la otra orilla de la grieta, hablando del combate como una guerra no dada o abandonada por este gobierno, cuando se esta frente a un problema que exige un abordaje que nuestras instituciones fragmentadas no lo podrán hacer. Así que para no seguir hablando de lo local, traduzco lo publicado en el Lancet, para que veamos el impacto en mortalidad que genera en EEUU y Canadá:

«El 2020 marcó el año más mortífero hasta ahora en la epidemia de opioides de América del Norte: se registraron más de 100.000 sobredosis de drogas en los Estados Unidos, casi 76.000 de ellas atribuidas a opioides, un aumento de aproximadamente el 30% con respecto a 2019; en Canadá, las muertes aumentaron en un 67% en un solo año, a más de 6200.

Las circunstancias excepcionales de la pandemia de COVID-19 pueden haber contribuido a muchas muertes por sobredosis al interrumpir los programas de tratamiento y el acceso a medicamentos que salvan vidas, como la naloxona, y al limitar las redes de apoyo.»

Sin embargo, la epidemia de opioides ha sido una crisis constante, compleja y de décadas de duración, desde su inicio en 1995, cuando OxyContin fue aprobado y comercializado erróneamente como un analgésico opioide de liberación prolongada seguro y de bajo riesgo.

La identificación de los fundamentos de la crisis de opioides a menudo se ha centrado en la confluencia única de factores dentro de los Estados Unidos. Mucho se ha escrito sobre la serie de decisiones dudosas tomadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, que no hizo cumplir el etiquetado adecuado de la indicación de dolor en los envases, y los vastos aumentos en las cuotas de opioides manufacturados aprobados por la Agencia de Control de Drogas.

Las alertas tempranas de los trabajadores de salud pública y los servicios de emergencia sobre la posible letalidad de los opioides no fueron atendidas. La llamada captura regulatoria, o la priorización del interés corporativo sobre el público, se ha arraigado en las prácticas de fabricación farmacéutica en los Estados Unidos.

Los fabricantes de medicamentos como Purdue Pharma (fabricante de OxyContin) han ejercido un poder descomunal al proporcionar fuertes incentivos financieros a campañas políticas, grupos de defensa y programas de escuelas de medicina. Como sugirió el periodista de investigación Patrick Radden Keefe en su libro, Empire of Pain, «La crisis de los opioides es… una parábola sobre la asombrosa capacidad de la industria privada para subvertir las instituciones públicas».

Es en ese contexto, la progresión de la epidemia de opioides y el reconocimiento de la amplitud de las instituciones afectadas por la comercialización arraigada del dolor, que se publica un nuevo informe, Respondiendo a la crisis de opioides en América del Norte y más allá: recomendaciones de la Comisión Stanford-Lancet.

La Comisión analiza el estado de la epidemia de opioides en América del Norte y traza un plan de acción para que los responsables políticos reduzcan la crisis. Desde 1999, ha habido más de 600 000 muertes en América del Norte por sobredosis de opioides, en al menos tres oleadas distintas.

Los modelos realizados por el grupo proporcionan un panorama sombrío: para fines de esta década, se prevé que 1,2 millones de personas adicionales morirán por sobredosis de opioides sin una reforma política sustancial.

Desde 2011, introducido por los opioides recetados, la expansión de los mercados de heroína y los opioides sintéticos ilícitos como el fentanilo, ha habido un cruel reposicionamiento en la narrativa de las «muertes por desesperación»: las muertes por sobredosis de opioides han aumentado en las poblaciones negras (27/100 000 muertes) y nativas americanas e indias americanas (28/100 000 personas) de modo que en 2020, superan la mortalidad blanca históricamente mayor (26/100 000 personas).

Además de describir los cambios demográficos, la Comisión pide un cambio importante en el tratamiento del trastorno por consumo de opioides (OUD), caracterizando la adicción como una afección crónica. Hacerlo tiene importantes implicaciones para los modelos de tratamiento de adicciones en los Estados Unidos, por ejemplo, al proporcionar fondos consistentes para centros regionales especializados en adicciones con servicios de tratamiento adicionales localizados asistidos por medicamentos, como ofrecer metadona y buprenorfina. La Comisión enfatiza la necesidad de innovación en el tratamiento de la OUD y en el tratamiento del dolor, sirviendo como un llamado a la Administración Biden para revitalizar la Estrategia Nacional del Dolor, generando mejores métricas e investigaciones a nivel de la población, programas de prevención, capacitación de proveedores y prestación de servicios.

«La innovación y la transformación en el enfoque para poner fin a la epidemia de opioides deben cumplirse con una regulación reforzada. Las instituciones estadounidenses fueron subvertidas a través de fallas en la vigilancia posterior a la comercialización y la educación médica, y al permitir conflictos de intereses financieros entre las agencias reguladoras y la industria. Pero la moraleja de la crisis de los opioides no es que pueda ocurrir solo en América del Norte. Sin reinar en prácticas engañosas de comercialización y prescripción y financiación internacional para la morfina genérica subsidiada para los países de bajos ingresos, la posibilidad de otras crisis de opioides permanece.»

«El riesgo de propagación global es mayor donde COVID-19 ha devastado los sistemas de salud, donde las necesidades de dolor en entornos de recursos limitados no se satisfacen y donde las corporaciones buscan nuevos mercados, pero se les deja autorregularse. Para controlar el dolor, la codicia también debe ser manejada.»

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: