Competencias Básicas para acreditación profesional.

En 1999, el Accreditation Council for Graduate Medical Education (ACGME) seleccionó y aprobó un conjunto de competencias para ayudar a definir las habilidades fundamentales que todo médico en ejercicio debe poseer. 

Estas seis competencias básicas de ACGME, como se les llama, se desarrollaron como una forma de dar entidad y evaluar la educación de los residentes. De esta manera, ACGME tuvo como objetivo crear programas educativos que reflejen habilidades y atributos que son directamente relevantes para la atención del paciente, preparando a los residentes para una práctica diaria exitosa. Más recientemente, la Junta Estadounidense de Especialidades Médicas (ABMS) ha integrado las competencias básicas de ACGME en el programa de Mantenimiento de Certificación (MOC).

¿Cuáles son las competencias básicas de ACGME?

Las competencias básicas de ACGME miden la capacidad de un médico para administrar un alto nivel de atención para diagnosticar y tratar enfermedades, ofrecer e implementar estrategias para mejorar continuamente la salud y el bienestar de los pacientes, ofrecer consejos y recursos para prevenir enfermedades en los pacientes y proporcionar no solo tratamiento físico, sino también apoyo emocional a medida que el médico atiende a los pacientes e interactúa con las familias de los pacientes y los sistemas de apoyo.

Las seis competencias básicas de ACGME son las siguientes:

  • Aprendizaje y mejora basados ​​en la práctica
  • Atención al paciente y habilidades de procedimiento
  • Práctica basada en sistemas
  • Conocimiento médico
  • Habilidades interpersonales y de comunicación
  • Profesionalismo

Más allá de las competencias básicas de ACGME: Hitos y EPA

Hitos

Más recientemente, ACGME ha trabajado con las juntas de miembros de ABMS para desarrollar hitos específicos para cada especialidad que respalden las 6 competencias generales. 

Los hitos proporcionan un marco mediante el cual se puede evaluar a los residentes y, posteriormente, a los médicos, utilizando elementos clave de cada competencia que se espera que demuestre un médico. Al determinar el conocimiento, las habilidades y otros atributos que acompañan a cada competencia básica del ACGME y sus subcompetencias, el ACGME puede cuantificar no solo la preparación de los residentes, sino también la eficacia de los programas de capacitación médica.

El ACGME define los hitos de la siguiente manera:

“… un hito es un punto significativo en el desarrollo. Para fines de acreditación, los Hitos son resultados de desarrollo basados ​​en competencias (p. ej., conocimiento, habilidades, actitudes y desempeño) que los residentes y becarios pueden demostrar progresivamente desde el comienzo de su educación hasta la graduación y la práctica sin supervisión de sus especialidades”.

Los hitos son específicos de la especialidad. Aunque algunos hitos pueden aplicarse a varias especialidades, la mayoría de las especialidades definen su propio conjunto de hitos para evaluar la competencia dentro de esa área de la medicina. A modo de ejemplo, la siguiente es una lista de los hitos en Medicina Interna :

  1. Reúne y sintetiza información esencial y precisa para definir los problemas clínicos de cada paciente.
  2. Desarrolla y logra un plan de manejo integral para cada paciente.
  3. Maneja a los pacientes con progresiva responsabilidad e independencia.
  4. Habilidad en la realización de procedimientos.
  5. Solicita y proporciona atención de consulta.
  6. Conocimiento clínico
  7. Conocimientos en pruebas y procedimientos diagnósticos.
  8. Trabaja eficazmente dentro de un equipo interprofesional (por ejemplo, compañeros, consultores, enfermería, profesionales auxiliares y otro personal de apoyo).
  9. Reconoce el error del sistema y aboga por la mejora del sistema.
  10. Identifica las fuerzas que impactan el costo de la atención de la salud y defiende y practica una atención rentable.
  11. Realiza transiciones de pacientes de manera efectiva dentro y entre los sistemas de prestación de servicios de salud.
  12. Supervisa la práctica con un objetivo de mejora.
  13. Aprende y mejora a través de la auditoría de desempeño.
  14. Aprende y mejora a través de la retroalimentación.
  15. Aprende y mejora en el punto de atención.
  16. Tiene interacciones profesionales y respetuosas con pacientes, cuidadores y miembros del equipo interprofesional (por ejemplo, compañeros, consultores, enfermería, profesionales auxiliares y personal de apoyo).
  17. Acepta la responsabilidad y cumple con las tareas.
  18. Responde a las características y necesidades únicas de cada paciente.
  19. Exhibe integridad y comportamiento ético en la conducta profesional.
  20. Se comunica de manera efectiva con los pacientes y cuidadores.
  21. Se comunica con eficacia en equipos interprofesionales (por ejemplo, compañeros, consultores, enfermería, profesionales auxiliares y otro personal de apoyo).
  22. Utilización adecuada y cumplimentación de las historias clínicas.

Los hitos se evalúan a lo largo de una escala de «todavía no evaluable» a «aspiracional». Cada etapa de esta escala mide la competencia asumiendo que los residentes comenzarán en un extremo de la escala y, a medida que adquieran más conocimientos y capacitación, ascenderán en la escala hasta el nivel final.

En el extremo inferior de la escala, un residente puede exhibir «deficiencias críticas», lo que significa que los comportamientos del alumno indican una falta significativa en el desempeño y no están dentro del espectro de competencia en desarrollo. A medida que un residente sube en la escala, puede exhibir los comportamientos de un aprendiz temprano, luego un aprendiz avanzado que muestra una mejora en la capacidad.

Cuando se considera que un residente está “listo para la práctica sin supervisión”, él o ella ha demostrado habilidades que coinciden con un médico practicante típico, uno que podría ejercer sin una guía y supervisión continuas. Aunque este es obviamente el objetivo final de cualquier programa de formación médica, algunos residentes pueden demostrar este nivel de competencia en hitos a lo largo de su formación. En la parte superior de esta escala, un residente “aspirante” es aquel que ha superado los hitos y puede ser considerado un experto o incluso un modelo a seguir. Comprensiblemente, el nivel «aspiracional» está reservado para residentes ejemplares.

Pero hay más cambios en camino.

Actividades Profesionales Confiables

El ACGME ahora está sentando las bases para mover los programas de residencia hacia el uso de Actividades Profesionales Confiables (EPA, por sus siglas en inglés) como una parte central de la evaluación de competencias de los residentes. Si bien los hitos pueden ser algo abstractos y requieren suposiciones sobre el conocimiento, se supone que todas las EPA son actividades observables. Por ejemplo, una EPA para un hospitalista pediátrico podría ser: servir como el pediatra de admisión principal para niños previamente sanos que padecen problemas agudos comunes y para un aprendiz de medicina familiar podría incluir «Evaluar y manejar síntomas indiferenciados y condiciones complejas». Las juntas, las sociedades y los investigadores en educación todavía están desarrollando EPA para especialidades específicas, y aún no se usan ampliamente en la evaluación de residentes.

Aprendizaje y mejora basados ​​en la práctica

El campo de la medicina está en constante evolución. A través de la atención al paciente, el médico en ejercicio está expuesto diariamente a nueva información e innovaciones: el síntoma hasta ahora desconocido, la nueva perspectiva, el nuevo estudio. Lograr la certificación inicial y la recertificación a través de una combinación de oportunidades de educación continua y actividades de PBLI puede tener un gran beneficio para los médicos. El aprendizaje basado en la práctica es eficiente , lo que permite que el médico ocupado adquiera conocimientos en medio de la práctica médica diaria. La mejora basada en la práctica también es muy eficaz , ya que los médicos aplican ese conocimiento a situaciones de la vida real que ocurren en la práctica médica diaria.

La competencia básica ACGME de aprendizaje y mejora basados ​​en la práctica muestra la capacidad de comprender información relevante y un compromiso con el aprendizaje permanente. La demostración de competencia en PBLI ocurre cuando un residente, y luego un médico, muestra la capacidad de:

  • investigar y evaluar las prácticas de atención al paciente
  • valorar y asimilar la evidencia científica, y
  • mejorar la práctica de la medicina.

Las competencias básicas de ACGME: subcompetencias para el aprendizaje y la mejora basados ​​en la práctica

Las subcompetencias de PBLI se definen como: (1) localizar, evaluar y asimilar evidencia de estudios científicos relacionados con los problemas de salud de los pacientes, (2) demostrar aprendizaje autodirigido y (3) mejorar los sistemas en los que el médico brinda atención. Los aspectos fundamentales de esta competencia central son consistentes en todos los ámbitos, aunque los programas de educación médica pueden diferir en la forma en que presentan el conocimiento y en qué habilidades eligen enfocarse al capacitar a los médicos. Vamos a hacerlo paso a paso.

Investigar y evaluar la atención al paciente

Para cumplir con los requisitos de la Competencia básica ACGME de aprendizaje y mejora basados ​​en la práctica, un residente o médico debe demostrar la capacidad de investigar y evaluar las prácticas de atención al paciente mediante la recopilación y el análisis de la información del paciente. Esto incluye identificar las fortalezas y debilidades personales y profesionales a través de la autorreflexión. Comprender los límites, luego buscar la educación y el conocimiento para superar continuamente esos límites. Establecer objetivos para el aprendizaje permanente y utilizar los recursos disponibles para mejorar continuamente la práctica diaria de la medicina.

¿Cómo evalúa su propio nivel de competencia en el aprendizaje y la mejora basados ​​en la práctica? Para mantener esta competencia básica de ACGME, los médicos deben desarrollar o emplear un método sistemático para analizar y comprender su experiencia práctica personal. Llevar un diario, aprender de los programas de CME, las actividades relacionadas con MOC y las evaluaciones pueden ser útiles para permitir que un médico identifique áreas de competencia y áreas de mejora.

Valorar y asimilar datos científicos

La segunda parte de la Competencia básica de ACGME en PBLI es que los residentes deben aprender a evaluar y asimilar la evidencia científica. En su práctica diaria de la medicina, los médicos deben tener el discernimiento, nacido de la educación continua y el conocimiento de los estudios e innovaciones científicas, para equilibrar la experiencia humana única con la evidencia científica. Para demostrar esta competencia central, los médicos deben poder acceder y revisar información científica en revistas médicas y estudios clínicos publicados y aplicar esta información a las necesidades de cada paciente. Deben exhibir la capacidad de sacar conclusiones relevantes de esta investigación, utilizando su conocimiento del diseño del estudio y las estadísticas para determinar si la información debe influir en el diagnóstico y el tratamiento. Y finalmente,

Aplicar la mejora continua a la práctica de la medicina

El tercer y último elemento de ACGME Core Competency en PBLI es que los residentes demuestren habilidades y compromiso para mejorar la práctica de la medicina. De esta manera, un médico no es solo un estudiante y un aprendiz de por vida, sino un educador que comparte ese aprendizaje. En este papel, los médicos deben educar a los pacientes, a las familias de los pacientes, al personal de la práctica e incluso a sus compañeros médicos y profesionales de la salud (particularmente en el caso de los médicos que supervisan los programas de residencia médica o ocupan puestos en colegios, universidades y hospitales docentes).

Facilitar el aprendizaje permite a los médicos mejorar la práctica de la medicina actuando como embajadores del campo médico, representando a la medicina en el mundo y transmitiendo los conocimientos adquiridos durante años de estudio. Los residentes también deben exhibir la capacidad de aplicar ese conocimiento a la práctica médica diaria. Al emplear métodos de mejora de la calidad para evaluar sistemáticamente su propia práctica, los médicos pueden implementar cambios para la mejora continua de esa práctica. Los residentes y los médicos también deben estar abiertos a la retroalimentación constructiva de los evaluadores, profesores y pacientes, así como de otros miembros del equipo de atención médica, incluidos especialistas, enfermeras y asistentes médicos. Tal retroalimentación permite a los médicos incorporar una evaluación externa en la práctica médica diaria para mejorar la calidad de la atención al paciente.

Atención al paciente y habilidades de procedimiento

La Competencia básica de atención al paciente y habilidades de procedimiento de ACGME destaca la necesidad de que los médicos mantengan un enfoque de atención médica centrado en el paciente. Esto implica formar un vínculo de confianza entre el paciente y el proveedor. Un médico cumplirá con todos los requisitos para esta competencia cuando pueda demostrar la capacidad de escuchar y asimilar historias clínicas, diagnosticar, informar y educar adecuadamente, y prescribir y realizar los procedimientos necesarios de una manera que maximice la comodidad del paciente.

En una época en la que los recursos médicos enfrentan limitaciones cada vez mayores, especialmente la cantidad de tiempo que los médicos tienen para dedicar a cada paciente, la prioridad en la atención al paciente es un enigma difícil. Además, las nuevas restricciones en las horas de servicio, si bien están destinadas a beneficiar a los residentes al aligerar la carga de trabajo y mejorar los resultados de los pacientes al garantizar que los residentes no se vean afectados indebidamente por el estrés de la privación del sueño mientras brindan atención al paciente, han llevado a que los residentes pasen menos tiempo con los pacientes. Esto significa que los residentes tienen menos encuentros con pacientes (léase: una oportunidad reducida para aprender y practicar las habilidades requeridas para el cuidado del paciente) y presenta un desafío no solo para los residentes, sino también para los mentores que intentan enseñar la Competencia básica del paciente de ACGME. Habilidades asistenciales y procedimentales.

Esta es la razón por la que es aún más importante educar a los nuevos residentes y recordar a los profesionales experimentados los beneficios y la necesidad de una atención completa al paciente.

Los residentes y médicos que incorporen la competencia de atención al paciente y habilidades de procedimiento demostrarán su conocimiento con la capacidad de:

  • Recopilar información esencial y precisa sobre el paciente.
  • Asesorar a pacientes y familiares
  • Tomar decisiones diagnósticas y terapéuticas informadas
  • Recetar y realizar procedimientos médicos esenciales.
  • Brindar orientación eficaz sobre gestión, mantenimiento y prevención de la salud.

competencias para Atención al Paciente y Habilidades Procesales

Las subcompetencias de Atención al paciente y Habilidades de procedimiento describen el conocimiento, las habilidades y los atributos que abarcan esta competencia central. Se ejemplifican en residentes y médicos que pueden brindar atención que es:

1) centrada en la familia,

2) compasiva,

3) explicada en términos apropiados para el desarrollo,

4) un tratamiento eficaz de los problemas de salud, y

5) fomento de la salud en general. . 

A medida que profundizamos, vemos evidencia de las siguientes habilidades y rasgos de carácter en los médicos residentes que cumplen con todos los requisitos para esta competencia básica.

Reúna información esencial y precisa

Un médico que comprende la Competencia básica de atención al paciente de ACGME comprende la necesidad de comenzar con una imagen completa y completa del paciente que está tratando. La compilación de un historial médico requiere la recopilación de todos los innumerables detalles de múltiples fuentes para poder pintar esa imagen completa.

Los médicos primero deben comprender la queja principal, un historial de enfermedades pasadas y presentes, antecedentes familiares y síntomas actuales antes de que pueda comenzar cualquier etapa de diagnóstico o tratamiento. La capacidad de obtener estos detalles comienza con entrevistar al paciente y a los cuidadores. Se utilizan conversaciones, preguntas y explicaciones apropiadas para la edad y el desarrollo cuando se consulta a cada parte individual. Los recursos de información adicionales se obtienen a través de fuentes complementarias (procedimientos anteriores e información de gráficos), observaciones personales y un examen físico. La capacidad de compilar información esencial y precisa es un componente crítico para dominar esta competencia central y brindar atención de calidad al paciente.

Asesorar a pacientes y familiares

La atención al paciente también debe incluir la atención a la familia. Los cuidadores son una parte integral tanto en el tratamiento eficaz de los problemas de salud como en el mantenimiento preventivo de la salud. La Competencia básica de atención al paciente de ACGME garantiza que todas las partes, tanto el paciente como su sistema de apoyo, estén adecuadamente informados y participen en la totalidad de los procesos de toma de decisiones. Los proveedores reconocerán y serán sensibles a las dificultades que implican los protocolos de diagnóstico, tratamiento y recuperación para los pacientes y las familias que tratan.

También garantiza que los médicos entiendan cómo compartir noticias y resultados, tanto buenos como malos. La capacidad de transmitir información confidencial de manera profesional, mientras maneja las respuestas emocionales normales, es un sello distintivo de esta competencia central.

Tome decisiones diagnósticas y terapéuticas informadas

Otro marcador del dominio de la competencia central de Atención al paciente es la capacidad de sintetizar información del paciente, evidencia científica actual, así como pruebas de laboratorio y estudios de imágenes, utilizando el juicio clínico para interpretar los resultados y evaluar el problema médico para formular un diagnóstico. Es de vital importancia que los médicos reconozcan sus limitaciones en esta etapa. La atención integral del paciente incluye buscar ayuda según sea necesario y solicitar consultas de subespecialistas cuando la información es incompleta, inadecuada o más allá del alcance normal de la práctica de un proveedor.

Una vez que se establece un diagnóstico de trabajo, el enfoque centrado en el paciente para la atención al paciente debe convertirse nuevamente en una prioridad al respaldar las preferencias del paciente a medida que se evalúan y deciden las opciones terapéuticas y de tratamiento.

Prescribir y realizar procedimientos médicos esenciales

El componente Habilidades de procedimiento de esta competencia central se evalúa en función de la realización de procedimientos médicos, tanto invasivos como no invasivos, que se consideran esenciales para el ámbito de práctica designado de un médico. Algunas juntas de especialidades médicas han desarrollado listas de procedimientos específicos en los que un residente debe demostrar competencia al final de su residencia: la Junta Estadounidense de Medicina Interna (ABIM) y la Junta Estadounidense de Medicina Familiar (ABFM), por ejemplo. Sin embargo, para cumplir con el requisito general de esta subcompetencia, un residente debe demostrar la capacidad de:

  • Reconocer los indicadores de procedimientos
  • Describir el procedimiento en un lenguaje apropiado para pacientes y cuidadores.
  • Reconocer el impacto del procedimiento en el paciente y la familia.
  • Realizar de manera competente todos los procedimientos médicos requeridos para su ámbito de práctica.
  • Realice el procedimiento de una manera que maximice la comodidad del paciente.

Los médicos demostrarán una disposición a compartir las mejores prácticas sobre los procedimientos, así como a buscar y aprender activamente técnicas nuevas y menos invasivas que obtengan resultados similares.

Brindar orientación eficaz sobre gestión, mantenimiento y prevención de la salud

El componente final de las subcompetencias de Atención al paciente es demostrar la capacidad de brindar orientación efectiva y anticipada a los pacientes para establecer un plan de mantenimiento y gestión de la salud diseñado para promover la salud y prevenir posibles problemas de salud. Un médico calificado tendrá en cuenta la edad, el género, los factores de riesgo y las etapas de desarrollo para identificar las áreas de preocupación y atención, y no dudará en analizar las opciones para maximizar la atención médica del paciente. Como parte del enfoque centrado en el paciente, esto incluirá el reconocimiento de indicadores y la realización de pruebas de detección, la identificación de recursos comunitarios y la inclusión de sistemas de apoyo para la familia y el cuidador en el desarrollo y la implementación de planes de gestión de la salud.

Competencias de Práctica Basada en Sistemas

La práctica basada en sistemas se puede dividir en subcompetencias que representan las habilidades y los atributos que un residente debe demostrar para demostrar el cumplimiento de esta competencia básica de ACGME. Estas subcompetencias incluyen la capacidad de:

  • Trabajar de manera efectiva en varios entornos y sistemas de atención médica relevantes para su especialidad clínica.
  • Coordinar la atención del paciente dentro del sistema de atención médica relevante para su especialidad clínica.
  • Incorporar consideraciones de conocimiento de costos y análisis de riesgo/beneficio en la atención al paciente
  • Abogar por la calidad de la atención al paciente y los sistemas óptimos de atención al paciente
  • Trabajar en equipos interprofesionales para mejorar la seguridad del paciente y mejorar la calidad de la atención al paciente.
  • Participar en la identificación de errores de sistemas y en la implementación de posibles soluciones de sistemas.

Tomadas una por una, las subcompetencias de la práctica basada en sistemas conforman la imagen completa de cómo un residente debe aprender a incorporar sistemas en su práctica y cómo también debe aprender a operar dentro (y tal vez incluso mejorar) el sistema de atención médica. en general. Los residentes deben desarrollar el pensamiento sistémico; es decir, deben comprender cómo las partes se relacionan con un todo: cómo funciona el sistema y cómo puede funcionar mejor, con el objetivo final de menos errores y un mejor rendimiento. Usando el pensamiento sistémico, los residentes abordarán los problemas con el objetivo de arreglar el sistema subyacente que causa el problema, no solo creando una solución alternativa que resuelva el problema en cuestión.

Para trabajar de manera efectiva en varios entornos y sistemas de atención médica relevantes para su especialidad clínica , los residentes deben aprender a trabajar como parte de un equipo, mostrando una buena comunicación, generando respeto y perfeccionando las habilidades interpersonales. Al trabajar en varios entornos relacionados con su especialidad clínica, los residentes no solo obtendrán experiencia sino también adaptabilidad, lo que les será muy útil a medida que aprendan cómo funcionan (o no funcionan) los sistemas en cada uno de estos entornos. También ayudará a los residentes a desarrollar las habilidades necesarias para el enfoque de equipo que define otra subcompetencia de la práctica basada en sistemas: la capacidad de trabajar en equipos interprofesionales para mejorar la seguridad del paciente y mejorar la calidad de la atención al paciente.. Al principio, los residentes pueden sentirse frustrados por las fallas del sistema, pero a medida que aprenden más, deberían poder pasar de la frustración a la administración eficaz del sistema y, finalmente, a la capacidad de modificar y mejorar estos sistemas para aumentar la seguridad del paciente y brindar una atención médica de mejor calidad.

La siguiente subcompetencia de la práctica basada en sistemas está relacionada con el trabajo en varios entornos de atención médica: un residente debe demostrar la capacidad de coordinar la atención del paciente dentro del sistema de atención médica relevante para su especialidad clínica.. Una vez más, se necesitarán sólidas habilidades de comunicación cuando un residente interactúe no solo con el paciente sino también con la familia del paciente, los cuidadores, los consultores y los demás miembros del equipo de atención médica. Agregue agencias de servicios, recursos gubernamentales y seguro de salud, y un residente ahora navega por todo el sistema de atención médica para un paciente. Las decisiones de atención médica a menudo se comparten entre estas partes, y el residente debe poder tomar eso en consideración. Los residentes también deberán ejercitar la flexibilidad a medida que cambien las situaciones, lo que les obligará a coordinar la transición de la atención o comprender la perspectiva del paciente definida por su cultura, educación y estatus socioeconómico.

La cultura, la educación y el estatus socioeconómico de un paciente también entrarán en juego cuando un residente desarrolle la siguiente subcompetencia de práctica basada en sistemas: incorporar consideraciones de conocimiento de costos y análisis de riesgo/beneficio en la atención del paciente.. Un residente debe poder comprender y sopesar los riesgos y beneficios de cada procedimiento, plan de tratamiento y objetivo en la atención del paciente. Luego, deben poder comunicar estos riesgos y beneficios al paciente de una manera que el paciente los entienda, aconsejándolo y empoderándolo para que tome una decisión adecuada. Dado que la Competencia básica de práctica basada en sistemas de ACGME se centra en brindar atención médica rentable a través de sistemas mejorados, un residente que demuestre esta subcompetencia no solo será consciente de los costos, sino que buscará formas de aliviarlos. Los costos del tratamiento pueden mitigarse a través de soluciones de tratamiento alternativas, la gestión de los costos de bolsillo y las soluciones de los recursos disponibles.

A menudo, es la conciencia de los costos lo que impulsa a un médico a luchar por lo que sabe que necesita un paciente, por lo que un residente debe poder abogar por una atención al paciente de calidad y sistemas óptimos de atención al paciente.. El sistema de salud es cada vez más complejo, y una parte importante del papel del médico es ayudar a los pacientes a entenderlo y maniobrar en él. Sin embargo, los residentes deben estar inspirados para hacer algo más que trabajar dentro del sistema actual. Los médicos pueden defender a sus pacientes a través de sus organizaciones profesionales, todas las cuales tienen recursos de defensa disponibles; convirtiéndose en un asesor de atención médica para los formuladores de políticas; interactuando con los medios para proporcionar información experta para historias relacionadas con la atención de la salud; y liderando iniciativas dentro del propio campo de la salud. Todas estas actividades y más muestran al médico como una fuerza de cambio en la industria del cuidado de la salud, cumpliendo con esta subcompetencia.

Una mejor comprensión del pensamiento sistémico ayudará a los residentes a demostrar la capacidad de participar en la identificación de errores del sistema y en la implementación de posibles soluciones de sistemas . Las subcompetencias de la práctica basada en sistemas muestran a un residente moviéndose a lo largo del camino desde la comprensión del sistema hasta ver sus fallas, abogando por el cambio y efectuando ese cambio. Cuando ocurren errores, es importante no culpar a otros; la clave es averiguar por qué ocurrió el error y cómo se pueden mejorar los sistemas para reducir o eliminar dichos errores, mejorando así la calidad de la atención médica en general.

La competencia central de ACGME de la práctica basada en sistemas: una mentalidad necesaria

Aunque la Competencia básica de ACGME de la práctica basada en sistemas a veces se considera esotérica y desafiante para enseñar y aprender, es una parte esencial de la formación médica. En esencia, hay un concepto simple: que en el caso de muchas lesiones y errores médicos, el sistema suele fallar y, al arreglar el sistema, estos errores y lesiones pueden reducirse o incluso erradicarse. Los residentes deben reconocer que su papel como médico dentro del sistema de atención de la salud conlleva una responsabilidad ante el resto del mundo. No se trata simplemente del paciente o del problema que tiene delante; más bien, se trata de cómo un médico puede comprender, navegar y mejorar el sistema. Comprender el sistema y su papel en él permitirá a los residentes buscar formas de mejorar el sistema, lo que dará como resultado una mejor seguridad y atención médica para la población.

Conocimiento médico

La medicina está en constante evolución, e incluso un médico experimentado con años de experiencia no lo ha «visto todo». El deseo y la comprensión de la necesidad de un enfoque de aprendizaje permanente para la práctica de la medicina es un atributo necesario para que los médicos brinden atención médica de calidad. Por esta razón, la Competencia básica de conocimiento médico de ACGME busca garantizar que los residentes estén capacitados para investigar, cuestionar y buscar nuevos conocimientos continuamente. Pero el conocimiento sin aplicación es infructuoso. Compartir esas mejores prácticas con colegas médicos y emplear ese conocimiento en el diagnóstico y tratamiento de pacientes es tan importante como obtenerlo.

Competencias para el conocimiento médico

Las subcompetencias de Conocimiento médico se dividen en partes manejables: las habilidades y los atributos que componen esta competencia central. Estos incluyen ser capaz de demostrar:

  • Un enfoque investigativo y analítico para la resolución de problemas clínicos y la adquisición de conocimientos.
  • Habilidad para aplicar el conocimiento médico a situaciones clínicas.
  • Una habilidad para enseñar a otros.

Enfoque investigativo y analítico

En primer lugar, los residentes siempre deben mantener una mente abierta. Demostrarán una voluntad de nunca evitar hacer preguntas y buscar fuentes de información nuevas y útiles. Considerarán diagnósticos alternativos o adicionales, buscando e iniciando discusiones con la facultad. La búsqueda continua de conocimientos médicos incluye la identificación de metas y objetivos de aprendizaje, tanto universales como individualizados, en cada etapa de la carrera de un residente. Esto incluye la conciencia de las áreas que necesitan mejorar y la humildad para absorber y procesar la retroalimentación en las áreas donde se necesita crecimiento.

El atributo de estudiante de por vida se evidencia por el compromiso del médico de consultar literatura y textos de manera regular, asistir a conferencias y evaluar críticamente nueva información médica y evidencia científica para modificar su base de conocimientos en consecuencia.

Aplicar el conocimiento médico a situaciones clínicas

La adquisición de conocimientos médicos debe circular continuamente de regreso a la aplicación de los mismos y brindar una atención al paciente mejor, más relevante y de calidad. Los residentes demostrarán su competencia a través de la combinación de un examen físico y la interpretación de estudios auxiliares, como estudios de laboratorio e imágenes, para formar un diagnóstico de trabajo e iniciar un enfoque terapéutico.

La aplicación del conocimiento médico también debe medirse utilizando la Pirámide de Miller, un marco para evaluar la competencia clínica desarrollado en 1990. De acuerdo con él, un residente progresa de «Sabe» a «Sabe cómo» a «Muestra cómo» a «Hace». El componente «Hace» es la clave: lo que un residente puede saber y ser capaz de demostrar en un entorno controlado debe coincidir con su desempeño en las interacciones reales del día a día con los pacientes de manera regular.

Posteriormente, un médico que ejemplifique los atributos de esta competencia central aplicará las habilidades y conocimientos médicos basados ​​en la evidencia que ha obtenido en un enfoque centrado en el paciente, y lo hará de manera consistente. Es un conjunto de habilidades que se evidencia y presencia en todas las interacciones con los pacientes y situaciones clínicas, no solo en los escenarios de prueba.

Finalmente, los residentes competentes prestan atención a los resultados clínicos ante todo, pero de una manera que tenga en cuenta la rentabilidad, la relación riesgo-beneficio y las preferencias del paciente.

Habilidad para enseñar a otros

Obtener y aplicar habilidades de conocimiento médico es esencial para brindar atención médica de calidad. Pero no pueden sobrevivir en el vacío. Los profesionales deben participar regularmente en el acto de compartir el conocimiento. Ser un aprendiz de por vida es solo la mitad de la ecuación. La otra mitad requiere la capacidad de enseñar y transmitir a otros las experiencias y conocimientos que cada individuo ha adquirido a lo largo de los años. Para incorporar con éxito la competencia básica de conocimiento médico, un residente debe demostrar la capacidad de educar a otros de manera organizada, entusiasta y eficaz.

El conocimiento médico es donde comienza toda la educación médica. Y nunca termina. Los residentes deben comprender que el proceso continuo de investigación, cuestionamiento y aprendizaje es una parte integral de lo que hace que los residentes y los médicos tengan éxito y contribuye al crecimiento y la mejora del campo de la atención médica en su conjunto.

Habilidades interpersonales y de comunicación

Para dominar con éxito la competencia básica ACGME de habilidades interpersonales y de comunicación, un médico residente debe demostrar la capacidad de intercambiar información de manera efectiva con los pacientes, sus familias y asociados profesionales.

La comunicación efectiva es una calle de doble sentido. Requiere que el residente sea tanto un oyente activo como un orador claro y articulado. La capacidad de recibir información es tan importante como la capacidad de transmitirla a otros. Para hacer esto, los médicos deben desarrollar relaciones significativas no solo con su paciente, sino también con la familia del paciente y los demás profesionales médicos y miembros del equipo de atención médica con los que interactúan a diario.

La competencia básica Habilidades interpersonales y de comunicación se puede dividir en dos subcompetencias. Estos son:

  • Crear y mantener una relación terapéutica con los pacientes y sus familias.
  • Trabajar eficazmente como miembro o líder de un equipo de atención médica.

Competencias para Habilidades Interpersonales y de Comunicación

Las habilidades interpersonales y de comunicación son una combinación de interacciones tanto verbales como no verbales con las personas con las que trabaja y trata un residente. Para compartir información con éxito, los médicos deben establecer y mantener una base de confianza con todas las partes para que el ambiente sea abierto y alentador para un diálogo honesto. La combinación de habilidades interpersonales y de comunicación con el mantenimiento de registros precisos garantiza que la información comunicada a lo largo del proceso de tratamiento sea completa, adecuada y oportuna.

Crear y mantener una relación terapéutica con pacientes y familias

Los médicos deben mantener un diálogo abierto y un flujo de información entre ellos y el paciente para brindar la mejor atención terapéutica. Esto comienza con la identificación de los principales proveedores de información (ya sea el paciente directamente o un cuidador). También incluye identificarse a sí mismos y a los diversos miembros del equipo de atención médica y el papel que cada uno desempeña en el tratamiento. Para demostrar esta subcompetencia, el médico residente usará habilidades de escucha activa durante las entrevistas iniciales y de intervalo y usará un lenguaje apropiado (según el nivel de desarrollo y educación del paciente y los cuidadores). Los residentes también utilizarán técnicas no verbales para obtener un historial médico completo y preciso. Se pueden generar pistas no verbales con preguntas abiertas, directas o dirigidas en varias fases de las entrevistas.

Además, un residente reconocerá el momento y el lugar adecuados para el intercambio de información. Serán conscientes de la logística de sus entornos de trabajo únicos, como áreas públicas y privadas, eligiendo los entornos apropiados para entrevistas, exámenes físicos y discusiones.

Finalmente, un médico se esforzará por maximizar la comprensión del paciente y la familia de todos los resultados de laboratorio e imágenes, diagnósticos y opciones de tratamiento. La información y la educación se proporcionarán tanto verbalmente como por escrito. Según sea necesario, el médico reflejará, aclarará, confrontará o interpretará la información durante el encuentro con el paciente, así como durante cualquier interacción con la familia y/o los cuidadores del paciente.

Trabajar eficazmente como miembro o líder de un equipo de atención médica

Las habilidades de comunicación efectiva deben extenderse más allá del paciente para incluir a la totalidad del equipo de atención médica con el que trabaja un médico a diario. Esto comienza con asumir el rol apropiado en el equipo, ya sea como miembro contribuyente o como líder. El residente se comunicará respetuosamente con todos los demás miembros del equipo, brindando comentarios constructivos escritos y verbales según sea necesario. Al liderar un equipo, el residente debe facilitar las discusiones y brindar orientación. Los residentes estarán dispuestos a brindar consultas a otros médicos, agencias relacionadas con la salud o grupos profesionales.

Mantener registros médicos precisos y completos también es un componente clave para dominar la habilidad de competencia básica de comunicación. Las notas y la correspondencia deben ser legibles y claras, utilizando la gramática y la ortografía correctas para evitar malentendidos. Los residentes deben estar dispuestos a adoptar mejoras tecnológicas que optimicen el intercambio de información entre proveedores, departamentos y grupos médicos.

La Competencia Básica de Habilidades Interpersonales y de Comunicación de ACGME reconoce que los médicos residentes no operan en el vacío. La información debe traducirse y compartirse entre los pacientes que buscan tratamiento y el equipo de trabajadores de la salud encargados de mantener y mejorar su salud y bienestar. La transmisión efectiva de información a través de una comprensión integral de las habilidades interpersonales y de comunicación descritas en esta competencia central da como resultado una mejor comprensión, menos errores y, en última instancia, una mayor calidad de atención médica para los pacientes.

Profesionalismo

Como culminación de las competencias básicas de ACGME, el estándar de profesionalismo habla directamente de la actitud y el comportamiento del médico residente. La expectativa para todos los profesionales médicos es que todos y cada uno traten a todas las personas con respeto, compasión y dignidad. Las necesidades del paciente reemplazarán el interés propio del residente. Y los residentes aceptan y entienden que son responsables no solo ante el paciente sino también ante sus colegas y la sociedad en su conjunto.

Por último, la competencia Profesionalismo se aferra al principio de tratar a todas las diversas poblaciones de pacientes con sensibilidad y respeto. Un médico profesional comprenderá y reconocerá los efectos únicos de la edad, el género, la cultura, la raza, la religión, la discapacidad y la orientación sexual en la salud y el bienestar de un paciente y actuará en consecuencia para brindar una atención consciente de estas ramificaciones culturales.

Para evaluar mejor las capacidades de un residente en la competencia básica de profesionalismo, las siguientes subcompetencias brindan un desglose más detallado de las actitudes y comportamientos requeridos. Éstos incluyen:

  • Demostrar conducta profesional y responsabilidad
  • Demostrar humanismo y competencia cultural
  • Mantener la salud emocional, física y mental, y buscar el crecimiento personal y profesional continuo

competencias para el Profesionalismo

Las subcompetencias de la Competencia básica de profesionalismo de ACGME destacan el requisito de que los residentes se comporten como profesionales médicos en todos los casos. Esto incluye presentarse a sí mismos de una manera acorde con el papel de un cuidador social, poniendo las necesidades de los demás por encima de las propias, esforzándose por mejorar continuamente sus conocimientos y habilidades, aceptando la responsabilidad y tratando a todas las personas con respeto y dignidad.

Demostrar conducta profesional y responsabilidad

La forma en que los médicos se presentan ante sus compañeros, pacientes y familias puede tener un impacto directo en la capacidad de respuesta recibida a cambio. Los residentes y los médicos en ejercicio siempre deben esforzarse por llegar a tiempo y estar preparados para sus interacciones laborales. Deben vestirse apropiadamente y con limpieza. Mientras esté de servicio, un residente debe ver a los pacientes durante todo su turno; completar los registros médicos de manera completa, honesta y puntual; abogar constantemente por los pacientes y sus familias; y dar y recibir aportes y consejos de colegas.

Los médicos también deben aceptar la responsabilidad y admitir sus errores, mantener la conciencia de sus propias limitaciones, evaluar constantemente su base de conocimientos y esforzarse por mejorarla, y buscar orientación y supervisión según sea necesario. Son jugadores de equipo. Apoyando y trabajando en cooperación con todo el personal, los residentes deben brindar una experiencia completa y completa al paciente, utilizando todos los recursos disponibles para satisfacer las necesidades de cada individuo. Todas las prácticas comerciales deben manejarse de manera ética, y cualquier dilema ético potencial debe plantearse según sea necesario a los comités de ética apropiados para su orientación y resolución.

Demostrar humanismo y competencia cultural

Los médicos calificados reconocen que están tratando a humanos, no a sujetos. Honrar la humanidad del paciente significa considerar constantemente el valor y la dignidad de cada individuo. Se observan simples actos de respeto, por ejemplo, darse la mano y presentarse a todas las partes. Los médicos residentes escucharán atentamente y responderán con humanidad a las inquietudes de los pacientes y sus familias. La privacidad de un paciente siempre se mantiene y la confidencialidad se protege en todos los casos.

Un residente también puede demostrar la Competencia básica de profesionalismo de ACGME exhibiendo una actitud de altruismo y defensa, mostrando una consideración desinteresada y devoción por el bienestar de los pacientes y sus familias. El médico debe actuar como defensor del bienestar del paciente en lo que respecta a la atención médica.

Por último, un médico residente muestra empatía por sus pacientes y conciencia de las cualidades únicas de cada paciente individual, incluidos atributos como género, edad, etnia, estado emocional, discapacidad y orientación sexual. Los residentes deben mostrar comprensión de los efectos de estos atributos en la salud, el bienestar y la percepción de la necesidad y la aplicación de la atención médica del paciente.

Mantener la salud emocional, física y mental, y perseguir el crecimiento personal y profesional continuo

Si bien esta Competencia central requiere que los médicos sean abnegados, eso no significa que el altruismo deba realizarse a expensas de la salud de los residentes. Los médicos deben dar ejemplo a sus pacientes. Mantener su propio estilo de vida saludable es fundamental para obtener la aceptación y el acuerdo de los pacientes al establecer planes de gestión de la salud para mejorar su calidad de vida.

El profesionalismo también significa crecimiento profesional y exige que un residente mantenga el deseo de un enfoque de aprendizaje permanente para la práctica de la medicina, mucho después de que haya concluido su formación médica inicial. La asistencia regular a conferencias, la mejora activa del conocimiento médico y una respuesta positiva a las críticas constructivas son necesarias para continuar el crecimiento personal y profesional en el campo de la atención médica a lo largo de la carrera de un médico.

Conclusión de las Competencias Básicas de ACGME

A medida que finalizamos nuestro estudio de estas competencias básicas de ACGME con este artículo final de la serie, podemos mirar hacia atrás a los temas subyacentes presentes en cada uno. Ya sea que un médico se encuentre en las fases iniciales de su capacitación médica o sea un proveedor experimentado, los siguientes principios deben estar presentes de manera constante:

  • Sed de nuevos conocimientos
  • Una dedicación a los pacientes y sus familias.
  • Un compromiso de usar principios científicos para investigar, diagnosticar y desarrollar planes de tratamiento.
  • Una conducta respetuosa y profesional en todas las interacciones.

Durante casi dos décadas, las competencias básicas de ACGME han evolucionado para crear los estándares por los cuales los médicos residentes son educados, capacitados y evaluados inicial y continuamente. Las competencias básicas de ACGME brindan un marco para perfeccionar los comportamientos, las actitudes y las habilidades de los profesionales médicos, de modo que el campo de la atención médica brinde atención de calidad de manera constante a todos los pacientes y sus familias.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: