¿Se deben cerrar las Escuelas? Más allá de la discusión con los gremios docentes.

Este trabajo toma como referencia un trabajo publicado en The Lancet.


Con la evolución de conocimientos de la disminución de la trascendencia en la transmisión del Covid 19 en el ámbito escolar inicial, medio y universitario, vinculado con las actividades presenciales en el claustro, se debe manifestar firmemente que se deben generar condiciones para reducir la transmisión mediante una aireación mayor de las aulas, regulación de las actividades comunes de los alumnos, limitar el horario escolar, facilitar el transporte, lograr identificar a los educadores que tienen factores de riesgo asociados, intensificar las tareas educativas con los alumnos, realizar intervenciones periódicas en las escuelas con especialistas, vacunar a los educadores en cuanto se pueda, darles facilidad de acceso a la consejería epidemiológica e infectológica, y sobre los niños, iniciando modalidades bimodales de educación, con una progresión segura a medida que se vayan implementando las medidas de ventilación y extracción de aire. Esto debe estar por encima de la discusión de quién tiene más poder, el Gobierno y los gremios, porque en el medio están los alumnos y las oportunidades perdidas, y los docentes que se exponen al riesgo del contagio. por ello deben estar protegidos


Se han producido cierres de escuelas a nivel mundial durante la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, los datos empíricos sobre la transmisión del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés) entre niños y en entornos educativos son escasos. Los estudios sugieren que el COVID-19 sería menos prevalente en los niños y generalmente causa una enfermedad más leve en comparación con los adultos.

Los niños tendrían menos probabilidades de ser la principal fuente de infección en los grupos familiares, en comparación con los adultos.

El cierre de escuelas podría ser una medida eficaz para controlar las pandemias, pero tendría un impacto social y económico significativo en los niños y las familias.

En Australia, la mayoría de las escuelas habrían permanecido abiertas durante la primera ola epidémica de COVID-19, aunque con asistencia física reducida de los estudiantes en el pico de la epidemia.

El objetivo del presente estudio fue examinar la transmisión del SARS-CoV-2 entre los niños y el personal de las escuelas y los entornos de educación y cuidado de la primera infancia (ECPI) en el estado australiano de Nueva Gales del Sur (NGS).

Se investigó que los casos ≤ de COVID-19 adultos que asistieron a una escuela o a un entorno DE ECEC, considerados infecciosos (definidos como 24 horas antes del inicio de los síntomas basados en directrices nacionales durante el período de estudio) en NSW del 25 de enero al 10 de abril de 2020, se investigaron para su posterior transmisión. Todos los entornos de la escuela y ecEC identificados fueron necesarios para la cuarentena en el hogar durante 14 días, y fueron monitoreados y ofrecidos SARS-CoV-2 pruebas de ácido nucleico si sintomático.

Las investigaciones mejoradas en entornos educativos seleccionados incluyeron pruebas de ácido nucleico y pruebas de anticuerpos SARS-CoV-2 en contactos sintomáticos y asintomáticos. Las tasas de ataques secundarios se calcularon y compararon con las tasas DE COVID-19 en todo el estado.

Resultados

15 escuelas y diez entornos de ECEC tenían niños (n.o 12) o adultos (n-15) asisten mientras son infecciosos, con 1448 contactos monitoreados. De ellos, 633 (43o7%) de 1448 se realizaron pruebas de ácido nucleico, o pruebas de anticuerpos, o ambos, con 18 casos secundarios identificados (tasa de ataque del 1%. Se identificaron cinco casos secundarios (tres niños; dos adultos) (tasa de ataque del 0 al 5%; al 5/914) en tres escuelas. No se produjo ninguna transmisión secundaria en nueve de los diez entornos ECEC entre 497 contactos. Sin embargo, un brote en un entorno de ECEC implicó la transmisión a seis adultos y siete niños (tasa de ataque del 35%; 13/37). En todos los entornos, cinco (28-0%) de 18 infecciones secundarias fueron asintomáticas (tres lactantes [todos de 1 año], uno adolescente [15 años] y un adulto).

Interpretación

Las tasas de transmisión del SARS-CoV-2 fueron bajas en los entornos educativos de NSW durante la primera onda epidémica COVID-19, consistente con la enfermedad leve y poco frecuente en los 1-8 millones de niños. Con pruebas eficaces de contacto con casos y estrategias de gestión de epidemias y un pequeño número asociado de asistencias mientras estaban infectados, los niños y los maestros no contribuyeron significativamente a la transmisión de COVID-19 a través de la asistencia a entornos educativos. Estos hallazgos podrían utilizarse para fundar la modelización y la política de salud pública en relación con el cierre de escuelas durante la pandemia COVID-19.

Introducción

La pandemia mundial COVID-19 se ha abordado mediante la aplicación de medidas agresivas de salud pública centradas en restringir la movilidad y garantizar el distanciamiento físico. La mayoría de los países han aplicado el cierre de escuelas para mitigar la transmisión.1 

Sin embargo, la evidencia sugiere que COVID-19 es menos frecuente en niños y generalmente causa una enfermedad más leve, en comparación con los adultos.23456 

La medida en que los niños están infectados asintomáticamente con el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) y qué papel tienen en la transmisión del virus, especialmente en las escuelas, sigue sin estar claro. Parece que los niños son menos propensos a ser la principal fuente de infección en los grupos domésticos, en comparación con los adultos.78

Los cierres de escuelas podrían ser eficaces para controlar la gripe pandémica porque los niños son importantes en la transmisión, y tienen altas tasas de hospitalización y resultados graves debido a la gripe.910 

Sin embargo, los cierres de escuelas tienen importantes repercusiones sociales y económicas en los niños y las familias, con implicaciones generalizadas para las economías nacionales y mundiales.11 Aunque las experiencias pasadas de cierre de escuelas podrían informar las expectativas de impactos sociales y económicos, los efectos modelados de los cierres de escuelas han variado dependiendo de los supuestos sobre el papel de los niños en la transmisión del SARS-CoV-2.12 En China, las escuelas ya estaban cerradas por vacaciones escolares y permanecieron así durante varios meses,13 y, hasta la fecha, los datos sobre COVID-19 de la escuela o de los centros de cuidado infantil son escasos.141516

Las estrategias australianas para retrasar y reducir el impacto de COVID-19 tras el primer caso en un viajero de Wuhan, China, el 25 de enero de 2020, incluyeron una vigilancia exhaustiva de los viajeros entrantes y de la comunidad, altas tasas de pruebas, aislamiento rápido de casos y rastreo de contactos, y cierres fronterizos y cuarentena.17 Se han debido cambios importantes en el comportamiento de la población y una baja tasa de infección.17 De acuerdo con la política nacional, la mayoría de los ocho estados y territorios de Australia, incluido el estado más poblado de Nueva Gales del Sur (NSW), mantuvieron las escuelas abiertas durante la pandemia.18 En NSW, se emitió orientación para el distanciamiento físico, las medidas de higiene y la limpieza de las instalaciones educativas. En el pico epidémico del 23 de marzo de 2020, se implementó el aprendizaje a distancia (en línea) y se recomendó que la asistencia física se limitara a los niños que necesitaban asistir en persona (por ejemplo, niños de trabajadores de la salud o aquellos sin otras opciones de atención).18 Los entornos de educación y cuidado de la primera infancia (ECEC, por sus datos) para niños de 6 semanas a 5 años permanecieron abiertos.

Evidencia antes de este estudio

Los datos sobre COVID-19 en las escuelas son escasos, sobre todo teniendo en cuenta que muchas escuelas se han cerrado en respuesta a la pandemia. Buscamos en PubMed y medRxiv el 5 de junio, 2020, para estudios publicados a partir del 1 de enero de 2020, que informan de la transmisión del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) en entornos educativos desde el inicio del brote en China, utilizando los términos de búsqueda COVID-19, SARS-CoV-2, transmisión, escuelas y niños, así como la búsqueda manual de las referencias utilizadas en otros documentos pertinentes. Los términos se buscaron individualmente y en combinación según sea necesario, y no se utilizaron restricciones de idioma. Identificamos algunos estudios que incluían la mención de casos estudiantiles como parte de un brote más grande. Identificamos un artículo que detalla la transmisión en un entorno escolar en Irlanda en niños de 10 años o más; sin embargo, este estudio tuvo pocos participantes, un corto período de estudio (10 días), no hay datos sobre las tasas de pruebas o pruebas serológicas en el seguimiento.

Valor añadido de este estudio

Examinamos la transmisión del SARS-CoV-2 entre niños y adultos en 25 entornos educativos (escuelas primarias y secundarias, y centros de educación y atención en la primera infancia) junto con la tasa y las características de todos los casos de COVID-19 pediátricos en el estado australiano de Nueva Gales del Sur durante un período de 3 meses. Encontramos una baja incidencia de asistencia de niños y miembros del personal con COVID-19 en instalaciones educativas, y bajas tasas de transmisión de SARS-CoV-2 en las 15 escuelas y centros de cuidado infantil donde se produjo un caso. La excepción fue un brote en una guardería. El uso de la vigilancia mejorada y las pruebas serológicas de contactos estrechos dentro del entorno educativo permitió detectar un pequeño número de infecciones secundarias asintomáticas SARS-CoV-2 en las escuelas y en el entorno de cuidado infantil.

Implicaciones de todas las pruebas disponibles

Esta es la primera evaluación integral basada en la población de la transmisión del SARS-CoV-2 entre niños y adultos en instalaciones educativas. Nuestros resultados muestran que cuando existen pruebas eficaces de contacto con casos y estrategias de control epidémico para la población, los niños y los maestros no contribuyeron significativamente a la transmisión de COVID-19 a través de la asistencia a entornos educativos. Este estudio ayudará a los modelistas, los encargados de formular políticas, los proveedores de atención de la salud y el público a comprender el riesgo de que el COVID-19 ocurra en las instalaciones educativas y ayude en la toma de decisiones en torno a los cierres y reaperturas de escuelas. Nuestros datos también proporcionan información que puede ayudar a comparar los costos económicos y comunitarios de los cierres de escuelas con los beneficios potenciales de la reducción de la transmisión de virus. Este estudio tenía como objetivo examinar prospectivamente la transmisión del SARS-CoV-2 entre niños y adultos en entornos educativos y proporcionar evidencia en tiempo real para la toma de decisiones sobre políticas escolares relacionadas con COVID-19. En segundo lugar, nuestro objetivo era examinar la tasa y las características de los casos de COVID-19 pediátrico de NSW tanto en los entornos educativos como en la población en general.

Se definió un caso de índice de la escuela o ceECO COVID-19 como el primer caso confirmado en laboratorio identificado que asistía a la instalación mientras era infeccioso. Una escuela o ECEC estableciendo el caso primario se definió como el caso infeccioso inicial o casos en ese entorno, y podría o no haber sido el caso del índice. Un caso secundario se definió como un contacto estrecho con la infección por SARS-CoV-2 (detectado mediante pruebas de ácido nucleico o pruebas serológicas, o ambas), que se consideró probable que se hubiera producido a través de la transmisión en ese entorno educativo (basado en ningún otro vínculo epidemiológico o factor de riesgo). Los datos sobre las posibles fuentes de infección y contactos cercanos de todos los casos se obtuvieron de entrevistas con casos, familias y funcionarios escolares, y revisión de los horarios escolares. Los contactos cercanos se definieron como niños o personal con contacto cara a cara durante al menos 15 minutos, o que compartieron un espacio interior cerrado durante al menos 40 minutos (generalmente la misma clase o lección, que normalmente consiste en 20-30 estudiantes) con un caso durante su período infeccioso. Todos los contactos cercanos se pusieron en cuarentena en casa durante 14 días, tenían un mensaje de texto regular o contacto de llamada telefónica para preguntar sobre los síntomas, y se les indicó que se analizaran si desarrollaron síntomas relacionados con COVID-19 en las instalaciones de pruebas COVID-19 designadas. Las escuelas y los entornos de ECEC cerraron temporalmente la notificación del caso y generalmente se reabrieron en un plazo de 24 a 48 h después de que se instituyeran las medidas de limpieza ambiental y salud pública. Hemos revisado los datos de todos los contactos cercanos durante un mínimo de 30 días desde la última exposición al caso principal, para garantizar que se identificaran e investigaran posibles casos nuevos.

 Investigaciones específicas basadas en la mejora de la escuela y el ecEC

Se ofreció una participación en determinados entornos educativos en investigaciones reforzadas, además de una gestión rutinaria de la salud pública si las autoridades locales locales de salud y educación ofrecían una autorización logísticamente viable. Se proporcionó a los contactos cercanos o a sus padres o cuidadores información sobre investigaciones reforzadas y se obtuvo el consentimiento informado(apéndice). Los participantes pueden optar por no participar en cualquier momento.Las investigaciones mejoradas de contactos cercanos incluyeron una encuesta solicitando más detalles sobre el alcance del caso y los síntomas antes y durante la cuarentena; hisopo del tracto respiratorio superior (nasofaríngeo) para pruebas de ácido nucleico 5-10 días después del último contacto del caso si no se recoge previamente e independientemente de los síntomas; y pruebas serológicas después del día 21 después del contacto del último caso. Los hisopos fueron recogidos en casa, ya sea visitando a los trabajadores de la salud, o por el caso o el padre o cuidador usando instrucciones escritas y en video. Se recogió sangre en visitas domiciliarias, días dedicados de recolección escolar o centros de recolección de patología.

 Pruebas de laboratorio

Diez laboratorios de NSW públicos y tres privados fueron validados e hicieron pruebas de ácido nucleico SARS-CoV-2 durante el período de estudio. El laboratorio de referencia NSW Pathology, el Institute for Clinical Pathology and Medical Research, analizó muestras de sangre y nasofaríngeas para mejorar la vigilancia. Las pruebas de ácido nucleico se realizaron utilizando una PCR interna en tiempo real como se describió anteriormente.21 La detección de IgG, IgA e IgM específica de SARS-CoV-2 se realizó utilizando un ensayo indirecto de inmunofluorescencia (IFA) que tiene una sensibilidad en comparación con las pruebas de ácido nucleico de detectar cualquier IgG específico de SARS-CoV-2, IgA, o IgM cuando las muestras se recogieron al menos 14 días después de la aparición de la enfermedad de 91 a 3% (IC del 95% 84-9–95-6) y especificidad de 98-9% (IC 95% 98-4-99-3%; MVNO, comunicación personal).

 Análisis de datos

Se calcularon porcentajes para describir las características demográficas, de laboratorio y epidemiológicas de todos los casos de NSW, casos de establecimiento de escuelas o ECEC y contactos cercanos. Las tasas de ataque se calcularon para diferentes escenarios de transmisión y con denominadores, incluidos todos los contactos cercanos o solo contactos cercanos que se probaron para SARS-CoV-2. Los datos de asistencia a la escuela se obtuvieron del Departamento de Educación de NSW. Los datos de población se obtuvieron de la Oficina Australiana de Estadísticas. La limpieza y el análisis de datos se realizaron utilizando Stata, versión 14.2.

Resultados

Al 1 de mayo de 2020, NSW tenía 3033 casos COVID-19 confirmados, lo que representa 37 x 5 casos por cada 100 000 habitantes y el 44-8% de 6777 casos a nivel nacional(cifra). En NSW, 1760 (58-0%) de 3033 casos fueron adquiridos en el extranjero y 54 (1-8%) de 3033 casos fueron adquiridos interestatal. De 1220 casos adquiridos localmente, 416 (34-1%) tenía una fuente desconocida o estaban siendo investigados. Los niños de 18 años o menos representan 97 (3-2%) de 3033 casos en NSW. El 9% (n-9) de los niños con COVID-19 fueron hospitalizados (la mayoría con fines de aislamiento solamente), con un niño, de 18 años, ingresado en cuidados intensivos(tabla 1).

Figure thumbnail gr1

Conclusiones
  Las tasas de transmisión del SARS-CoV-2 habrían sido bajas (0.5%) en los entornos educativos de NGS durante la primera ola epidémica de COVID-19,
lo que coincide con una enfermedad leve y poco frecuente en la población de 1.8 millones de niños.

Con pruebas de caso-contacto y estrategias de manejo de epidemias eficaces acompañadas de un pequeño número de asistencias mientras estaban infectados, los niños y maestros no parecerían haber contribuido de manera significativa a la transmisión de COVID-19 mediante la asistencia a entornos educativos.

Sería poco probable que el efecto del cierre de las escuelas por sí solo pueda separarse de otras medidas más amplias de control de esta pandemia.  

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: