Mejorar las tasas de supervivencia de los pacientes con COVID-19 grave

Por JACQUELINE MITCHELL |

Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard en el Beth Israel Deaconess Medical Center y el Brigham and Women’s Hospital proporciona nueva evidencia de que los pacientes en estado crítico con COVID-19 que fueron tratados con ECMO tenían mejores probabilidades de supervivencia que aquellos que no fueron tratados con ECMO.

Los hallazgos, publicadosen Intensive Care Medicine , representan el único estudio publicado para investigar la eficacia de ECMO para el tratamiento de pacientes en estado crítico con COVID-19.

“ECMO da tiempo a los pulmones de los pacientes para sanar cuando hemos agotado todos los demás aspectos de la atención a estos pacientes. Puede ser un puente hacia la recuperación”, dijo el autor correspondiente Shahzad Shaefi,profesor asistente de anestesia del HMS y codirector del programa ECMO en Beth Israel Deaconess.

“Pero la eficacia de ecmo en el contexto de COVID-19 sigue sin estar clara. Este trabajo arroja nueva luz sobre esa cuestión de la manera más robusta posible durante la pandemia COVID-19.”

El equipo analizó datos observacionales de STOP-COVID (Estudio del tratamiento y resultados en pacientes en estado crítico con COVID-19), un estudio multicéntrico de cohortes de pacientes con COVID-19 ingresados en unidades de cuidados intensivos en 68 hospitales de los Estados Unidos. Encabezado en marzo de 2020 por el autor principal David Leaf,profesor asistente de medicina del HMS, el conjunto de datos STOP-COVID incluye a más de 5.000 pacientes adultos en estado crítico y dependía de una fuerza de trabajo voluntaria dedicada a recopilar más de 800 elementos de datos individuales por paciente, todo mediante revisión manual del gráfico. Leaf también es directora de investigación clínica y traslacional en lesiones renales agudas en la División de Medicina Renal de Brigham and Women’s.

“Este fue un notable esfuerzo de base en el que participaron más de 400 asistentes de investigación, estudiantes de medicina, residentes, becarios y asistentes en todo Estados Unidos recopilando estos datos manualmente durante el apogeo de la pandemia”, dijo Leaf. “La gente estaba muy motivada para reunir esta base de datos, ya que representa los mejores datos que tenemos sobre pacientes en estado crítico con COVID-19 en este país”.

En general, los científicos encontraron que 190 de los 5.122 adultos en estado crítico (3 por ciento) ingresados en la UCI con COVID-19 entre el 1 de marzo y el 1 de julio de 2020, recibieron tratamiento con ECMO. Entre esos 190 pacientes, casi el 70 por ciento sobrevivió al alta hospitalaria o al menos 60 días después del ingreso en la UCI.

Shaefi, Leaf y sus colegas profundizaron en los datos utilizando una técnica analítica llamada emulación de ensayo objetivo, que permite a los investigadores utilizar datos observacionales para inferir causalidad cuando los ensayos controlados aleatorios no están disponibles. Con este método, los investigadores examinaron a pacientes seleccionados con insuficiencia respiratoria grave, definidos como aquellos con una proporción muy baja de contenido de oxígeno en su sangre dividido por la cantidad de oxígeno inspirado suministrado por el respirador.

Encontraron que los pacientes tratados con ECMO en los primeros siete días de ingreso en la UCI tenían una reducción considerable de la mortalidad en comparación con aquellos que estaban igualmente enfermos pero que no fueron tratados con ECMO. En concreto, de los 1.297 pacientes que optaron a la emulación de ensayo objetivo, poco más de un tercio de los 130 que recibieron ECMO murieron, en comparación con casi la mitad de los que no recibieron ECMO.

“Estos hallazgos no sólo son estadísticamente significativos, sino muy clínicamente significativos”, dijo Leaf. “Muestran una magnitud considerable de beneficio con ECMO, una reducción del 45 por ciento en la muerte, entre los pacientes más enfermos. Esa es una evidencia muy convincente de que ECMO salva vidas”.

“La verdadera pregunta con ECMO es, ¿estamos salvando vidas, o, con franqueza, estamos prolongando los malos resultados y la muerte”, dijo Shaefi. “El beneficio de la ECMO prevaleció en todos nuestros análisis. A falta de un ensayo controlado aleatorizado, que tradicionalmente han sido muy difíciles de hacer limpiamente en ECMO, este trabajo representa quizás la mejor evidencia actual que tenemos del papel de ECMO en el tratamiento de pacientes con COVID 19 seleccionados en estado crítico.”

.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: