Que pasa con la demanda de atención en salud no relacionada con el covid.

Impacto de la pandemia COVID-19 en la utilización de los servicios sanitarios: una revisión sistemática. Efectos de la postergación.

Ray Moynihan et al. BMJ OPEN. 16 DE MARZO 2021

Es significativo que los gestores sanitarios, que los que dirigen sistemas de salud, los que tienen responsabilidades en la gestión lean este trabajo publicado en una exhaustiva revisión, para observar la disminución por efecto de desplazamiento de la demanda que está ocurriendo en los sistemas de salud del mundo.

¿Bajará la expectativa de vida?. Es probable si esta hipótesis resulta que muchos de los servicios postergados eran necesarios.

Esta investigación publicada hoy en BMJ open incluyeron 81 estudios en 20 países, informando sobre >11 millones de servicios prepandemias y 6,9 millones durante la pandemia.

En primer lugar, hay muchas razones por las que las personas han perdido la atención, incluyendo el miedo a infectarse mientras visitan un centro de atención, la incapacidad de acceder a la atención debido a las políticas de bloqueo y la suspensión y cancelación de servicios como la cirugía electiva. En segundo lugar, identificar entre las poblaciones que han perdido la atención necesaria de aquellos que han evitado la atención innecesaria requiere un análisis sensible y matizado, con ajustes para múltiples variables potencialmente confusas. Por ejemplo, simplemente no mostrar resultados adversos a corto plazo por faltar a un episodio de atención no demuestra que fuera innecesario. A pesar de estos desafíos, cuantificar y caracterizar los cambios recientes sin precedentes en la utilización y su impacto en los resultados y costos de salud pueden ayudar a los sistemas de salud a optimizar el uso pospandémico de los recursos.

Para el resultado principal, hubo 143 estimaciones de cambios, con una reducción mediana del 37% en los servicios en general (IQR −51% a −20%), que comprende reducciones medianas para visitas del 42% (−53% a −32%), admisiones del 28% (−40% a −17%), diagnósticos del 31% (−53% a −24%) y para terapias 30% (−57% a −19%).

Entre los 35 estudios que reportaron resultados secundarios, hubo 60 estimaciones, con 27 (45%) mayores reducciones en la utilización entre las personas con un espectro de enfermedad más leve, y 33 (55%) no reportando ninguna diferencia.

Conclusiones La utilización de la atención sanitaria disminuyó en aproximadamente un tercio durante la pandemia, con variaciones considerables y con mayores reducciones entre las personas con enfermedades menos graves. Si bien abordar la necesidad insatisfecha sigue siendo una prioridad, los estudios sobre los impactos en la salud de las reducciones pueden ayudar a los sistemas de salud a reducir la atención innecesaria en la recuperación pospandémica.

Esta evaluación utilizada en el posteo tiene varias fortalezas.

En primer lugar, se sintetizan los datos más recientes publicados en estudios primarios hasta finales de mayo de 2020, que corresponden al pico de la pandemia en muchos países, y proporcionamos una línea de base para los datos a largo plazo sobre los cambios en curso en la utilización y el déficit acumulado de atención.

En segundo lugar, el examen constituye la primera síntesis amplia de estudios mundiales sobre los cambios en la utilización relacionados con la pandemia en todas las categorías de servicios de salud.

En tercer lugar, la revisión se adhirió a rigurosos estándares Cochrane,24 PRISMA21 22 y SWiM26. 

Las limitaciones del estudio incluyen la incapacidad de realizar un metanálisis debido a una heterogeneidad considerable, la posibilidad de sesgo de publicación, el potencial de nuestros criterios de elegibilidad para excluir fuentes de datos importantes como estudios en centros individuales y conjuntos de datos inéditos de los sistemas de salud, subjetividad en nuestras evaluaciones de los resultados secundarios y el uso de una herramienta de riesgo de sesgo adaptada pero no validada.

La reducción mundial masiva de la utilización de la atención sanitaria resumida en esta revisión constituye un argumento convincente para priorizar los esfuerzos que aborden las necesidades insatisfechas de las personas con enfermedades que no sean COVID-19.

Los mensajes consistentes de los estudios primarios incluyen llamados a monitorear los impactos a largo plazo de esta atención perdida, campañas públicas para instar a las personas a buscar atención médica cuando la necesiten y una mejor preparación para reducir el alcance de la atención perdida en futuras oleadas de la pandemia.

La evidencia del exceso de mortalidad de la población, además de las muertes por COVID-19, y fenómenos relacionados como el aumento de paros cardíacos fuera del hospital y los contactos con las líneas telefónicas de emergencia33 34 hacen que estas llamadas a la acción sean aún más urgentes.

Por el contrario, la constatación de la revisión de que las reducciones a menudo tendían a ser mayores para las formas de enfermedad más leves o menos graves, combinadas con la evidencia existente sobre demasiada medicina,11-17 sugiere que para algunas personas, la falta de atención puede no haber causado daño.

Este experimento natural inducido por la pandemia sin precedentes en la reducción de la utilización de la atención sanitaria ofrece una oportunidad genuina para aprender más sobre qué servicios las poblaciones y los sistemas de salud consideraron como prioridades menores, cuando se necesitaba redistribución de los recursos hacia servicios más esenciales para minimizar la mortalidad en una crisis.

Como otros han sugerido,35 36 asistencias a las emergencias hospitalarias ED en todo el mundo para quejas no urgentes indican la oportunidad de informar e implementar nuevas estrategias y modelos de atención que maximicen la idoneidad de las visitas en el futuro. Incluso en el corazón y el apogeo de la epidemia en el norte de Italia, en los EDs pediátricos los médicos encontraron que las reducciones en las presentaciones más leves representaban más de la disminución de las presentaciones generales, lo que sugiere que “la mayoría de las patologías no relevantes que se suelen ver en nuestros EDs se han evitado”, liberando así recursos para “proporcionar servicios críticos a los pacientes que sufren de emergencias médicas en tiempo y forma”. 36 

Esta revisión añade peso a la opinión de que la recuperación pospandémica proporciona una rara ventana de oportunidad para cambios sistemáticos en los sistemas de salud destinados a reducir la atención de bajo valor, incluido el sobretratamiento y el sobrediagnóstico. 9 10 37

Muchas preguntas sobre las causas e impactos de los cambios en la utilización de la atención médica documentados en nuestra revisión requieren un análisis cuidadoso y más investigaciones (véase el recuadro 1). Se necesitan análisis de tendencias de tiempo de alta calidad para comprender mejor el alcance y la naturaleza de los cambios en curso en la utilización, al igual que los estudios de cohortes a largo plazo para recopilar resultados centrados en el paciente para evaluar los impactos en la salud, los costos y la equidad. Las consultas con los consumidores durante la pandemia ponen de relieve la necesidad de comprender cómo la pandemia puede afectar diferencialmente a los más vulnerables y la necesidad de dar prioridad a los más necesitados. 38 39 También será importante una investigación cualitativa rigurosa que investigue la experiencia de las personas de evitar o faltar a la atención, así como las respuestas profesionales a los cambios en el proceso y la práctica. No encontramos ningún estudio que examinara explícitamente los cambios en la utilización de servicios de salud de bajo valor, lo que justifica una mayor investigación. El alcance y los efectos de la sustitución, como con la telesalud o el autocuidado, también requieren investigación. La experiencia con síndrome respiratorio agudo grave hace casi 20 años reveló caídas significativas en la utilización de los servicios de salud en las regiones más afectadas40 y largos períodos antes de que algunas tasas volvieran a la línea de base. 41 Habida cuenta de las crecientes pruebas sobre la atención innecesaria desde entonces, puede ser más beneficioso para las poblaciones y sus sistemas de salud si las tasas de utilización de algunos servicios no vuelven a los niveles prepandémicos. Abordar la necesidad genuina insatisfecha y revertir el daño y el desperdicio de atención innecesaria no son intereses contradictorios, sino más bien dos lados de una estrategia coherente para mejorar eficientemente la salud humana.

Aunque no fue posible un metanálisis, encontraron una reducción media del 37% de los servicios en general, que fue mayor para las consultas (42%) y ligeramente inferior para admisiones (28%), diagnósticos (31%) y terapias (30%).

Muchos estudios también encontraron reducciones mayores en la utilización entre las poblaciones con enfermedades más leves o menos graves. Pocos estudios fueron evaluados como con un bajo riesgo de sesgo, con menor riesgo de sesgo para los estudios que utilizan datos de tendencia de tiempo para establecer tendencias en los años previos a 2020.

Para los nueve estudios que utilizaron tendencias de tiempo, la reducción media de la utilización de los servicios de atención médica fue del 37%.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: