Estudio de síntomas en una cohorte de sobrevivientes de Covid 19, 4 meses después.

Four-Month Clinical Status of a Cohort of Patients After Hospitalization for COVID-19

The Writing Committee for the COMEBAC Study Group

En un estudio de cohorte de 478 pacientes que fueron evaluados 4 meses después de la hospitalización de COVID-19, el 51% reportó al menos 1 síntoma que no existía antes de la enfermedad. Los síntomas más comunes fueron fatiga, problemas cognitivos y disnea de nueva aparición. Entre los pacientes que regresaron para una evaluación adicional, la tomografía computarizada con frecuencia reveló anomalías persistentes pulmonares, así como lesiones fibrosas pulmonares en una minoría de pacientes. La disfunción cardíaca persistente y la insuficiencia renal eran poco frecuentes. Casi todos los pacientes tenían serología anti-SARS-CoV-2 positiva.

Ha habido preocupaciones sustanciales sobre las secuelas respiratorias de COVID-19. 1 Sin embargo, las secuelas pulmonares graves eran poco frecuentes en los pacientes del presente estudio, aunque todas habían experimentado una forma grave o muy grave de COVID-19. Los resultados de la tomografía computarizada pulmonar, realizados para todos los pacientes sintomáticos y de la UCI, fueron anormales en la mayoría de los pacientes, pero las lesiones más frecuentes fueron sutiles opacidades del vidrio molido, confirmando hallazgos anteriores. 11 Lesiones fibrosas, sospechosas debido a la inflamación inicial grave,1 estuvieron presentes en sólo el 19% de los pacientes con tomografías computarizadas, lo que es consistente con 2 estudios más pequeños que informan tomografía computarizada a los 3 meses después de COVID-19. 6,12 En la cohorte actual, los cambios fibrosos afectaron a menos del 25% del parénquima pulmonar en todos los pacientes menos 1 y ocurrieron casi exclusivamente en pacientes de la UCI. Aunque es posible que los pacientes con lesiones fibrosas leves no reportaran disnea en consulta telefónica y posteriormente no se sometieran a una tomografía computarizada, parece que esto representa una pequeña proporción de los 478 pacientes evaluados.

Aunque las secuelas pulmonares graves eran poco frecuentes, se notificaba disnea de nueva aparición en el 16% de los pacientes. Si se confirma en otros estudios y se descubre que es persistente, esto podría ser clínicamente importante, dado el gran número de pacientes gravemente enfermos con COVID-19 en todo el mundo. Además, aunque las secuelas parenquimales fueron el hallazgo más común, la respiración disfuncional fue confirmada por la prueba de provocación de hiperventilación en el 12% de los pacientes, un hallazgo que hasta donde sabemos no ha sido descrito previamente. La respiración disfuncional probablemente no es específica de COVID-19. Sin embargo, podría ser la secuela de la disociación entre la disnea y la gravedad de la hipoxemia descrita en pacientes con COVID-19 en la fase aguda. 28,29

En la cohorte actual, los problemas cognitivos, reportados por evaluación telefónica y confirmados en la clínica ambulatoria, eran frecuentes: el 21% de los pacientes reportaron al menos 1 síntoma cognitivo, y el deterioro cognitivo se confirmó en el 38% de los pacientes que fueron evaluados posteriormente. Se desconocen los mecanismos subyacentes, pero estos síntomas podrían ser la sequala de la lesión del sistema nervioso central por SARS-CoV-2, como ocurre durante otras infecciones virales como la fiebre glandular. 30

Las pruebas psicológicas se llevaron a cabo sólo en pacientes que regresaron para una evaluación ambulatoria, lo que dificulta determinar la verdadera prevalencia de estos hallazgos. Los síntomas de ansiedad se encontraron en el 31% de los pacientes y los síntomas de la depresión en el 21%. Por el contrario, la prevalencia de síntomas psicológicos en pacientes de la UCI, evaluada sistemáticamente en la clínica ambulatoria, fue significativa. Estos síntomas parecen haber sido menos frecuentes en los pacientes de la UCI que en la población evaluada en general. Las consecuencias psicológicas de una estancia en la UCI han sido bien descritas. 

Aunque la evaluación ecocardiográfica de la función cardíaca se realizó únicamente en pacientes sintomáticos y de la UCI, la disfunción ventricular izquierda sistólica era poco frecuente y se encontró exclusivamente en pacientes con UCI. Una limitación crítica es que la función cardíaca pre-COVID-19 no se conocía, pero estos hallazgos sugieren que un posible daño cardíaco de COVID-19 puede no tener secuelas frecuentes. Sin embargo, los pacientes con lesiones cardíacas graves que conducen a la muerte en un plazo de 4 meses habrían sido excluidos de este estudio. La ecocardiografía identificó una fracción de eyección ventricular izquierda inferior al 50% en 8 de 83 pacientes (9,6%), sin valor inferior al 40%.Todos los pacientes con fracción de eyección ventricular izquierda inferior al 50% habían sido pacientes con UCI. La dilatación ventricular izquierda se identificó en sólo 1 paciente, en el que preexistía.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: