La importancia de la vacunación al personal de Salud.

Introducción:

El personal de salud para afrontar la pandemia es el factor limitante de la atención de pacientes graves que padecen Covid 19, (Enfermeros y terapistas intensivos) motivando un esfuerzo inusitado, llevando a que muchos profesionales dupliquen su permanencia en el hospital, por varios días, en una fatiga motivada más por la incertidumbre, la desprotección y la falta de reconocimiento, el riesgo de contagio y de afectar a su familia. En este blog he publicado lo esperanzador de los resultados de generación de anticuerpos en Argentina un estudio realizado por investigadores del CONICET, un seguimiento de trabajadores de salud se observa que no se han infectado hasta el momento, constancias aún no publicadas en nuestro medio, y buscando bibliografía he encontrado algunas evidencias que corroboran y afirman la experiencia anterior con otras vacunas. Se seleccionaron dos trabajos publicados en el New England y una prepublicación Medrix.

Presentación de los trabajos:

Quiero mostrar primero una pre publicación de un trabajo realizado en España, del cual mostraré algo que es muy impactante un grafico de ese estudio:

Dramatic drop of new SARS-CoV-2 infections among health care workers after the first dose of the BNT162b2 mRNA Covid-19 Vaccine Carlos Guijarro et al.

La línea roja del gráfico muestra como luego de la aplicación de la primer dosis bajan los contagios en relación a la población general. Esto trae una esperanza para enfrentar la próxima pandemia, con el personal más protegido. Falta resolver un tema que los trabajadores de salud inmunizados con comorbilidades, que trabajaban antes del inicio de la pandemia puedan volver al trabajo, con ello recuperaríamos un 15% más de la fuerza de trabajo.

“Curiosamente, la disminución fue importante incluso antes de la administración de la segunda dosis de la vacuna, lo que sugiere que una sola dosis puede conferir una proporción sustancial. Sin embargo, nuestros resultados deben interpretarse con cautela. En primer lugar, reportamos un seguimiento limitado en un hospital de tamaño mediano. En segundo lugar, también hubo una disminución significativa en la incidencia del SRAS-CoV-2 en la población general en este período de tiempo. La importante reducción de la tasa comunitaria probablemente disminuya las medidas generales de salud pública por parte de los gobiernos autonómicos y nacionales, ya que a día de hoy la tasa de vacunación en la población general de nuestra zona (Madrid) es inferior al 5% [6]: Por lo tanto, su efecto potencial sobre la disminución de las tasas de infección en la comunidad debería ser mínimo. La reducción mucho más intensa entre el HCW sugiere fuertemente un papel principal para la vacuna. Nuestros resultados después de una sola dosis de la vacuna podrían no extrapolarse a otros entornos: nuestro programa de vacunación se extendió a todo el HCW, incluyendo un 30% de HCW con una infección documentada anterior sarscov-2 [7]. Nosotros y otros hemos demostrado recientemente que el HCW con una infección anterior sars-cov-2 exhiben una fuerte respuesta serológica a la primera dosis de la vacuna, alcanzando un titulo anti pico IgG más alto que los obtenidos después de la segunda dosis en individuos ingenuos SARSCoV-2 [8,9]. Otros programas de vacunación han excluido el HCW previamente infectado del programa de vacunación y presentan un menor grado de protección [3]. Además, nuestros resultados están restringidos a la vacuna BNT162b2 mRNA. No se puede determinar si se pueden obtener resultados similares con otras vacunas a partir de nuestros datos. Queda por definir el programa óptimo de vacunación para el HCW con infección anterior sars-cov-2”

Otro trabajo que he buscado es el siguiente:
Effectiveness of Covid-19 Vaccination in Health Care Workers at Four Institutions Shmuel Benenson, 23 de Marzo. N Engl J Med 2021.

Nuevamente observamos el descenso con una sola dosis, y solo 4 de 8121 se infectaron luego de la vacunación completa.

Examinaron la eficacia de las vacunas entre los trabajadores sanitarios del Centro Médico de la Universidad Hebrea de Hadassah (HHUMC), un centro médico de dos campus en Jerusalén que emplea a 6680 personas. Jerusalén tiene una de las tasas de incidencia más altas de Covid-19 en Israel.2 Además de sus actividades regulares, HHUMC está tratando actualmente a pacientes con Covid-19 en ocho salas dedicadas. Para crear un ambiente hospitalario seguro, HHUMC estableció un programa de detección proactiva y periódica del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) para todo el personal.3 Desde el comienzo de la epidemia hasta el 31 de enero de 2021, de los 6680 trabajadores sanitarios, 689 (10,3%) se infectaron, principalmente debido a la exposición a Covid-19 en la comunidad; las tendencias de incidencia entre los trabajadores sanitarios eran similares a las de la población de Jerusalén (Fig. S1 en el Apéndice Suplementario, disponible con el texto completo de esta carta en NEJM.org). Vacunación con dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNtech, con 21 días de diferencia,4 comenzó el 20 de diciembre de 2020. En 8 semanas, 5297 de 6252 (84,7%) los trabajadores sanitarios que no habían sido infectados previamente antes del 20 de diciembre fueron vacunados. La mayoría de los trabajadores sanitarios (98,9%) que habían recibido la primera dosis de vacuna y no estaban infectados para el día 21 recibieron la segunda dosis. Recopilamos datos sobre el estado vacunal de los trabajadores sanitarios y las infecciones que se produjeron entre ellos. Entre los trabajadores vacunados, la incidencia semanal de Covid-19 desde la primera dosis disminuyó notablemente después de la segunda semana; la incidencia de la infección continuó disminuyendo drásticamente y luego se mantuvo baja después de la cuarta semana(Cuadro 1 e Fig. S2). Desde septiembre de 2020, la probabilidad de estar libre de Covid-19 había disminuido constantemente hasta el inicio de las vacunas en dos dosis, después de lo cual las infecciones entre los trabajadores sanitarios vacunados ocurrieron con mucha menos frecuencia(Fig. S3). Cabe destacar que el numerador utilizado para calcular la incidencia de Covid-19 fue el número de pacientes con infección que se detectó en pruebas obligatorias o voluntarias; no se realizaron pruebas sistemáticas de todos los trabajadores sanitarios vacunados. Por lo tanto, es posible que nos hayamos perdido algunos casos positivos.

En Este estudio que se llevó a cabo en un entorno hospitalario activo en una comunidad con una alta incidencia de Covid-19, la vacunación de los trabajadores sanitarios con la vacuna BNT162b2 dio lugar a una reducción importante de los nuevos casos de Covid-19 entre aquellos que recibieron dos dosis de la vacuna, incluso cuando se observó un aumento de la variante B.1.1.7 en hasta el 80% de los casos.5 

Estos hallazgos sugieren que la vacunación generalizada y efectiva entre los trabajadores de la salud proporciona un ambiente seguro, incluso en presencia de una alta tasa de infección por SARS-CoV-2 en la comunidad.

En otro estudio, publicado en el New England Journal of Medicine, realizado en California, Jocelyn Keehner, et al. 23 de Marzo 2021. Estudio realizado en 36.000 trabajadores.

En esa cohorte, el riesgo absoluto de dar positivo para el SRAS-CoV-2 después de la vacunación fue del 1,19% entre los trabajadores sanitarios de la UCSD y del 0,97% entre los de UCLA; estas tasas son superiores a los riesgos notificados en los ensayos de la vacuna contra el ARNM-12731 y la vacuna BNT162b2.2 

Las posibles explicaciones para este riesgo elevado incluyen la disponibilidad de pruebas periódicas para personas asintomáticas y sintomáticas en nuestras instituciones, un aumento regional de las infecciones en el sur de California durante nuestras campañas de vacunación,5 y diferencias en las características demográficas entre los participantes en el ensayo y los trabajadores de la salud de la cohorte.

Los trabajadores sanitarios eran más jóvenes y tenían un mayor riesgo general de exposición al SRAS-CoV-2 que los participantes en los ensayos clínicos.

Además, las fechas límite para la presentación de informes en ambos ensayos iniciales de vacunas estaban mucho antes de este aumento, no se incluyó ninguna prueba de personas asintomáticas en el ensayo de la vacuna BNT162b2,2 y sólo se realizó un único cribado de personas asintomáticas en el ensayo de la vacuna mRNA-1273 antes de administrar la segunda dosis.1

La rareza de los resultados positivos de las pruebas 14 días después de la administración de la segunda dosis de la vacuna es alentadora y sugiere que la eficacia de estas vacunas se mantiene fuera del entorno del ensayo.

Estos datos subrayan la importancia crítica de las medidas continuas de mitigación de la salud pública (enmascaramiento, distanciamiento físico, detección diaria de síntomas y pruebas periódicas), incluso en entornos con una alta incidencia de vacunación, hasta que se alcanza la inmunidad de los rebaños en general.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: