Palabras dichas

Dr. Carlos Alberto Dìaz.

El que lee mis palabras está inventándolas, dijo Jorge Luis Borges, uno de los escritores más grandes de la Argentina, todo sucede por primera vez de un modo eterno.

Lo único que hablan los políticos es aumentar camas. Publiqué estudios para alertar que esta política se debe acompañar de ampliar cantidad y calidad de recursos humanos, ese es el componente más rígido de la pandemia. Si aumentamos la productividad en ellos eso aumentará las muertes y las infecciones por bacterias multiresistentes, esto es así. La productividad marginal de los enfermeros y los médicos es decreciente, empeora los resultados y los costos.

El verdadero límite actual en el crecimiento de las plazas de atención, es el recurso humano. Durante la pandemia, se pueden aumentar las camas, y los respiradores, (aún más de los actuales) lo que no podemos fabricar son médicos que sepan manejar estos pacientes graves, ni enfermeras que los cuiden, que tengan el descanso adecuado y puedan canalizar sus tensiones, evitar y postergar la fatiga. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6247

Dejemos atrás la mentira que el sistema de salud está preparado, si y no, porque una cosa es prepararse y otra es vivirla y levantarse luego de cada derrota, con cada paciente enfermo y tomar la decisión de tener que abrir más camas. Estábamos preparados pero para el año pasado, pero no en cuanto a recurso humano y a los requerimientos que tendrá la pandemia actual.

Terapia intensiva no son solo camas, monitores y respiradores, son médicos y enfermeros fundamentalmente preparados, apoyados, cuidados, y protegidos.

Porque además ahora tenemos al equipo de salud cansado, preocupado, mal remunerado, defraudado, viendo como los políticos intentan enfrentarse con la justicia, definiendo prioridades que no son del vulgo, que necesita sustento, que bajen o frenen la inflación, que tengan trabajo, que puedan salir a trabajar sin que los roben, que dejen de pensar en las elecciones y piensen en disminuir la pobreza y la indigencia https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6247

La situación es la que nos encontramos, es la planteada, faltan una gran cantidad de médicos con competencias para atender a estos pacientes y de enfermeras para cuidarlos, se improvisarán camas y lugares en espacios inadecuados, se expondrá al personal, pero hay muchas acciones que todavía tenemos para no caer en la catástrofe humanitaria que nos dejará secuelas.

no tenemos la grandeza de espíritu, la humildad, el desinterés para afrontarla deponiendo actitudes oportunistas y nefastas que se cobrarán vidas, que existirán circunstancias extremas, que deberá el personal atender más pacientes que lo habitual, por una imposibilidad real, de los límites de no contar con recurso humano suficiente que es la limitante real para enfrentarnos a esta nueva ola y nuevas cepas. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6247

Advertí sobre la Cepa Manaos. De diciembre a 2020 a febrero de 2021, Manaos fue devastado porque tuvo cuatro veces más casos en comparación con el pico anterior (abril-2020). En este caso, se analizaron los datos de la vigilancia sanitaria nacional de las personas hospitalizadas y la frecuencia de la variante P.1 utilizando un enfoque basado en modelos para estimar los parámetros P.1 de transmisibilidad y reinfección con la máxima probabilidad. Se realizaron análisis de sensibilidad cambiando la patogenicidad y el período analizado (incluido/excluyendo el período de colapso del sistema de salud). https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6129

Se encontró que la nueva transmisibilidad de variantes era aproximadamente 2,5 veces mayor (intervalo de confianza (IC del 95%): 2,3–2,8) en comparación con la variante anterior en Manaos.

Naveca y colaboradores estimaron un número de reproducción efectiva 2,2 veces mayor para la variante P.1 utilizando métodos filogenéticos, y sugirieron que P.1 es al menos dos veces más transmisible que el linaje parental, suponiendo que las reinfecciones sean raras (4). El trabajo citado sigue un enfoque diferente que puede definirse como un enfoque epidemiológico, basado en modelos y adecuado a los datos. Una mayor transmisibilidad de la variante P.1 plantea fuertes preocupaciones de rápidos aumentos en el número de casos una vez que P.1 alcanza la transmisión comunitaria a través de Brasil y otros países. La variante P.1 ya se ha detectado en al menos 25 países

efectivamente ya esta haciendo estragos la cepa en Capital y la Provincia de Buenos Aires.

El liderazgo de la pandemia debe estar en un primer mandatario que genere credulidad y previsibilidad.https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/6051

Hemos perdido seis meses, en los enfrentamientos, en la falta del liderazgo de la máxima autoridad de la República Argentina, como en los países que tuvieron mas éxito a acceder a las vacunas, inclusive con una disponibilidad excedente de EE.UU de veinte millones de vacunas y de no tener recursos económicos para adquirirlas, el incumplimiento de las promesas precontractuales, desde los cuales se hicieron anuncios que no se pueden sostener, ni materializar que es lo peor. Vacunando el 1% de la población y gastando la mitad de los recursos presupuestados para comprar la vacuna de Oxford. Cerramos la ventana de oportunidad. Nos enfrentamos a lo peor de esta pandemia, con un Ministerio intervenido, mirado con Lupa, lo que actúan y pidiendo permiso para tomar decisiones. Un presidente que no preside y ministros que no funcionan, esta polinomial da negativa, muy negativa, y no lo deseo ciertamente, siento impotencia y dolor, porque muchas de las cosas que vuelco en este portal, hace más de un año, vienen aconteciendo, cierto es que es mucho más fácil escribir que la gestión pública, que tiene los avatares propios de las internas, de las disputas de coalición, del ejercicio del esquive del fuego amigo, del plan del “vamos viendo”. No hace falta explicar mucho cual será el resultado, tendremos el triple de casos, y con ello incremento de las muertes, con el comienzo de la sonda ola con los primeros fríos, en el mes de abril, sin tener aún a la población mayor de sesenta vacunada. Sin tener inmunización disponible, sin tener más terapéutica que corticoides, plasma, y suero equino, en determinadas circunstancias, esperando que algún monoclonal o biotecnológico nos ofrezca una alternativa para poder disminuir la tormenta inflamatoria en los pacientes graves. Dejamos atrás que el sistema de salud está preparado. Porque ahora tenemos al equipo de salud cansado, preocupado, mal remunerado, defraudado, viendo como los políticos intentan enfrentarse con la justicia, definiendo prioridades que no son del vulgo, que necesita sustento, que frenen la inflación que tengan trabajo, que puedan salir a trabajar sin que los roben, que dejen de pensar en las elecciones y piensen en disminuir la pobreza y la indigencia. Son ejemplos para observar Uruguay y Chile, con comportamientos ejemplares, y que siendo gobiernos de derecha, no han tenido barreras ideológicas tontas para comprar vacunas. Ahora no podemos nosotros criticar lo que nos está pasando cuando con ese comportamiento nefasto de argentinos creídos damos la espalda a lo único que triunfa el capitalismo inclusive en Rusia y China.

La pandemia COVID-19 debería revivir una comprensión compartida de las emergencias humanitarias y la resolución de crisis, abriendo la puerta a un cambio transformador en las respuestas humanitarias.

Pero también ha revelado oportunismo político y malas estructuras de presentación de datos, de respuestas y protección del recurso humano médico, siendo en Argentina la salud, social y privada, el único sector no subvencionado, cuando atiende al 70% de la población Argentina. Inclusive se postergaron ingresos por actualización que son inadmisibles para los costos actuales. Como la actualización del monotributo y de la actualización de la cobertura de las tecnologías tuteladas.

Porque no llegan las vacunas de Mabscience, tal vez porque el laboratorio que tenia que fraccionar la materia prima que se remitió desde argentina, no cumple con las normas de GOOD MANUFACTURING PRACTICE. En latín antiguo, quiere decir que el laboratorio no esta preparado ni acreditado para re-envasar estas vacunas, entonces la demora esta por tener habilitada la capacidad de producción. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5814

En función de lo que estamos viviendo es necesario que el proveedor de la materia prima Argentina y México, expliquen que está pasando en realidad, con los insumos para producir 18 millones de dosis que están esperando con desesperación la llegada de vacunas, para que terminen con esta tormenta perfecta, que no solo afecta la política sino fundamentalmente afecta la recuperación económica. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5814

Cuando lleguemos a vacunar la población para lograr la inmunidad de rebaño, nos habrá comido el Covid y las muertes injustas seguirán impactando en nuestra conciencia. “Houston we have a problem” pero aún estamos en un punto que usando la energía del módulo lunar, podemos amerizar, guiándonos por el sentido común, por la justicia social y el compromiso. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5888

Mientras las avanzadas de los discípulos de Stalin y del Instituto intentarán llegar al poder, quedarse con los fondos mancomunados de la seguridad social, de la hidrovía, de seguir teniendo oficinas de empleo y no de servicios en Aerolíneas, en Pami, del Estado en General, seguimos con las discusiones mustias y sombrías, inconducentes que solo mejorarán la calidad de vida de los políticos y de los amigos del poder. Otros verán deteriorados sus ingresos cada vez más pobres al son de la inflación y otros menos, cada vez menos, trabajando para pagar impuestos. https://wordpress.com/post/saludbydiaz.com/5888

Nos habremos despertado en Venezuela sin haber viajado.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Un comentario en “Palabras dichas

  1. Excelente artículo con cruda mirada política y sanitaria. Desde lo político la ineficacia del Estado sumado a desacertadas decisiones. Desde lo sanitario, resulta claro que la capacitación de recurso humano en Terapia intensiva (médicos, kinesiologos y enfermeria)requiere mínimo uno o dos años. Sin incentivos adecuados (jerarquías y remuneraciones) hemos despilfarrado un año inútilmente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: