Dinámica del COVID-19 tras el programa nacional de inmunización en Israel

Israel, es una nación que tomó la decisión de realizar un plan de vacunación masivo, a toda la nación, presentando una ley para autorizar el pago de un valor superior de la vacuna de Pfizer y asegurarse las dosis, con lo cual ya con el cuarenta por ciento de la población vacunada se empezó a disminuir la pendiente de ascenso de casos. El justificativo de pagar el precio es la disminución de los gastos por internación, más allá de las externalidades positivas de mantener actividades económicas abiertas. Es un caso que debemos mirar e imitar.

Se necesita urgentemente una campaña de vacunación eficaz y segura para detener la rápida propagación de las infecciones por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) y la enfermedad resultante, covid-19.

La vacuna BNT162b2, desarrollada por BioNTech en cooperación con Pfizer, es un ARN modificado por nucleósidos lipídicos que codifica la proteína espiga de longitud completa SARS-CoV-21. Los resultados de un ensayo aleatorizado controlado con placebo de fase 3 demostraron que un régimen de dos dosis en un intervalo de 21 d confirió una protección del 95% contra la infección por COVID-19 confirmada por laboratorio en individuos de 16 años de edad o más

El 20 de diciembre de 2020, Israel lanzó una campaña nacional de vacunación contra el COVID-194, en el que se administraron vacunas BNT162b2. El sistema de salud israelí comprende cuatro organizaciones de mantenimiento de la salud, y las vacunas estaban ampliamente disponibles, de acuerdo con un calendario de priorización determinado por el Ministerio de Salud israelí.

Durante las primeras fases del proceso de distribución, se priorizó la vacunación a las personas consideradas de alto riesgo de COVID-19, incluidas las personas mayores de 60 años, los residentes de hogares de ancianos, los trabajadores de la salud y las personas con comorbilidades graves. La campaña de vacunación se amplió aún más para las personas de 55 años o más5 y 40 años6 y más el 12 de enero de 2021 y el 19 de enero de 2021, respectivamente. El 21 de enero, también se dio prioridad a la vacunación a las personas de entre 16 y 18 años. El 28 de enero, la campaña de vacunación se amplió a las personas de 35 años o más7. El 4 de febrero, todas las personas de 16 años o más tenían derecho a recibir la vacuna. Sin embargo, las HMO todavía recibieron instrucciones de centrar sus esfuerzos en las personas de 50 años o más.8. Hasta el 24 de febrero, las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves a los componentes de la vacuna, las personas que se recuperaron de COVID-19 o las personas menores de 16 años de edad (con la excepción de los niños con enfermedades crónicas graves) no eran elegibles para recibir la vacuna. A partir del 3 de marzo de 2021, las personas recuperadas eran elegibles para una dosis única de vacuna 3 meses después de su fecha de infección anterior.

La campaña nacional de vacunación ha llevado a Israel a tener una de las tasas más altas de individuos vacunados per cápita, con un 48,8%, 34% y 7,5% de la población que ha recibido la primera o la segunda dosis de vacunación o se ha recuperado de COVID-19, respectivamente, a 24 de febrero de 2021, o 68,7%, 48% y 8%, respectivamente, teniendo en cuenta la población mayor de 16 años, la población actualmente elegible para la vacunación.

Paralelamente, durante las primeras semanas de la campaña de vacunación, el número de casos y pacientes hospitalizados aumentó rápidamente, junto con la aparición local de la variante B1.1.79, lo que llevó al gobierno a imponer un tercer lockdown el 8 de enero de 2021. Este confinamiento se fue suavizando gradualmente a partir del 7 de febrero de 2021.

Al evaluar los efectos de las vacunas, hay dos formas complementarias de evaluación. Una es medir los efectos directos de la vacuna en el individuo vacunado (denominado “efectividad de la vacuna”); la otra es medir el efecto general del programa de vacunación en toda una población (denominado ‘impacto de la vacuna’)10.

A nivel individual, los estudios preliminares de dos de las HMO israelíes más grandes han intentado estimar la efectividad de la vacuna en la vida real. El primero informó una eficacia del 51% para la primera dosis después de 13–24 d11, mientras que el segundo informó una eficacia del 46% y el 92% después de 14-20 d de la primera dosis y 7 o más días de la segunda dosis de la vacuna, respectivamente12. Otro informe estimó que la efectividad de la vacuna está por encima del 95% 3-4 semanas después de la segunda dosis13.

Sin embargo, que sepamos, muy pocos estudios14 hasta el momento se ha analizado el efecto de la campaña de vacunación sobre los patrones de la dinámica pandémica a nivel poblacional. Dado que Israel es uno de los primeros países en implementar una campaña de vacunación de esta magnitud, creemos que esta cuantificación podría ser de interés para muchos países de todo el mundo. En la Tabla 1figura un resumen de los principales hallazgos y limitaciones del estudio.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: