Suspensión de las cirugías programadas.

Análisis de bibliografía reciente.

Uno de los principales problemas que tenemos en la gestión hospitalaria es la suspensión de las cirugías programadas, impactando en la calidad de la gestión, en la satisfacción de los usuarios, en la afectación de las listas de espera, pérdida de recursos, Las cancelaciones de casos tienen un impacto financiero negativo debido a la pérdida de ingresos y los costos potenciales del tiempo infrautilizado. La incidencia de cancelaciones reportadas en la literatura varía ampliamente, del 2% al 27%. 1-9 Una baja tasa de cancelación de casos es un indicador de un buen funcionamiento de la instalación quirúrgica, y los estudios sugieren que una tasa de cancelación <5% es alcanzable en los centros con mejor desempeño. 9 Comprender los factores locales es vital para los esfuerzos de mejora de la calidad de la atención médica, especialmente para las organizaciones que se expanden a nuevas áreas geográficas. Una vez que se identifican los problemas específicos, se pueden aplicar soluciones y procesos personalizados. Los modelos para abordar las razones específicas para la cancelación de casos incluyen clínicas preoperatorias y recordatorios telefónicos si las cancelaciones se deben a razones médicas, pero menos si las barreras son la falta de disponibilidad del personal.

La cancelación de operaciones electivas es un parámetro para evaluar la calidad de la atención al paciente y la calidad del sistema de gestión. La incidencia notificada de cancelación en diferentes hospitales varía entre el 10% y el 40%. Hay muchas razones para la cancelación de casos quirúrgicos electivos; y difieren de un hospital a otro. [ 4 ] Las cancelaciones inesperadas de la sala de operaciones (OR) se dividen tradicionalmente en cancelaciones evitables (p. ej., errores de programación, escasez de equipos y cancelaciones debido a una evaluación preoperatoria inadecuada) y cancelaciones inevitables (p. ej., sustitución de casos de emergencia el horario electivo, cambios inesperados en el estado médico del paciente o ausencia del paciente). 

El factor más común que ha llevado a la cancelación es la falta de tiempo en el quirófano. Se puede evitar el inicio tardío mediante la cooperación de los anestesiólogos y cirujanos. Un enfoque de equipo, en presencia de un responsable de teatro eficiente, puede mejorar la gestión de TO. Una diversidad de personal trabaja en el quirófano y los conflictos entre ellos pueden conducir a la ineficiencia. Un buen administrador puede mejorar la programación; reducir el tiempo dedicado a la preparación / limpieza y manejar mejor los recursos. [ 1 ] Garg et al.. encontró que el 59,7% de los casos fueron cancelados debido a la falta de disponibilidad de tiempo de terapia ocupacional. Los problemas organizativos, el incumplimiento horario, especialmente en el comienzo de las cirugías, la citación de los pacientes, su preparación, los controles, el ordenamiento de la actividad, la disponibilidad de anestesistas, de equipamiento, y de la logística.

Las cancelaciones crean dificultades financieras, logísticas y psicológicas incalculables para los pacientes y sus familiares que planifican su vida laboral y familiar en torno a la fecha pospuesta de la operación

El impacto de ignorar las cancelaciones puede ser grande y podría aumentar en un momento en que se cancelan o posponen innumerables cirugías debido al COVID-19 [ 11 ]. Se estima que en Portugal, entre marzo y mayo de 2020, se cancelaron alrededor del 58% de las cirugías programadas, 2que se compara con el 15% en el período cubierto por este estudio. Si las cancelaciones tuvieron un impacto relevante en la equidad en el acceso en el período 2011-15, se espera que analizar las cancelaciones sea aún más crucial en el período COVID-19, cuando las tasas de cancelación casi se cuadriplicaron.

Un metanálisis investiga las razones más comunes de los estudios incluidos para agrupar los factores de riesgo independientes de cancelación. El análisis de subgrupos reveló que la falta de instalaciones en el quirófano representó la cancelación principal, 23% (intervalo de confianza (IC) del 95%: 20 a 25) seguido de ningún asistente 19% (intervalo de confianza (IC) del 95%: 18 a 22) y cambio en la condición médica (no apto) 17% (intervalo de confianza (IC) del 95%: 12 a 23) (Figura 5 ). El subgrupo también mostró que la prevalencia de cancelación fue la más alta entre cirugía ortopédica 39% (95% de confianza (IC): 38 a 40) y todas las especialidades generales 18% (95% de intervalo de confianza (IC): 16 a 20)

Figura 5

Diagrama de bosque para el análisis de subgrupos de la prevalencia de la cancelación en el día previsto de la cirugía por nivel de ingresos de los países: el punto medio de cada línea ilustra la prevalencia; la línea horizontal indica el intervalo de confianza y el rombo muestra la prevalencia combinada

La revisión sistemática identificó 28, 879 cancelaciones de un total de 306, 635 participantes desde 2010 hasta 2020, lo que aproximadamente correlaciona la cancelación de un caso en el día previsto de la cirugía por cada diez programas a nivel mundial.

El metaanálisis reveló que la prevalencia global de cancelación de casos en el día previsto de la cirugía fue del 18% (intervalo de confianza (IC) del 95%: 15 a 20). El análisis de subgrupos mostró que la prevalencia de cancelación de casos fue la más alta en los países de ingresos bajos y los países de ingresos altos más bajos y la más baja en los países de ingresos altos más bajos que están en línea con los estudios individuales incluidos. Esto se explicaría por las limitadas instalaciones del quirófano, la falta de recursos humanos, la baja conciencia y la mala percepción de los pacientes hacia la anestesia y la cirugía, la evaluación y preparación preoperatoria inadecuada, la falta de profesionales capacitados, la falta de dinero para los gastos hospitalarios, entre otros.

El análisis de subgrupos también mostró que la prevalencia de cancelación fue la más alta en la región de África subsahariana [ 5 , 15 , 25 , 35 , 56 , 63 ] 34% (intervalo de confianza (IC) del 95%: 26 a 42) seguido de América [ 14 , 43 , 47 , 51 , 53 , 59 , 66 ] 13% (intervalo de confianza (IC) del 95%: 8 a 19) fueron Burkina Faso y Etiopía representaron más del cincuenta por ciento de la región africana [ 5 , 33 ] .

Esta revisión sistemática y metaanálisis revelaron que la prevalencia de cancelación fue la más alta entre las cirugías ortopédicas 39% (95% de confianza (IC): 38 a 40). Esto podría deberse a la inclusión de un pequeño número de estudios, solo un estudio en nuestro caso, las cirugías ortopédicas demandan sangre adecuada, fluoroscopias que no son asequibles en entornos de bajos recursos, requieren mucho tiempo en quirófano y el paciente se niega a amputaciones.

El metaanálisis identificó los predictores independientes de cancelación de casos. La mayoría de los casos se cancelaron debido a factores relacionados con las instalaciones, incluida la falta de equipo, la capacidad de camas insuficiente, la falta de tiempo de quirófano, la falta de disponibilidad del personal y otros. Este hallazgo está en consonancia con los estudios realizados en África y Asia. El otro motivo de la cancelación fue el cambio en el estado médico del paciente el día de la cirugía que representó el 23% (intervalo de confianza (IC) del 95%: 20 a 25), lo que coincide con la mayoría de los estudios incluidos.

6.1. Calidad de la evidencia

La revisión sistemática y el metanálisis incorporaron suficientes estudios con más de un tercio de un millón de participantes. La calidad metodológica de los estudios incluidos fue de calidad moderada a alta, como se muestra con la herramienta de evaluación del Instituto Joanna Briggs para el metanálisis de estudios observacionales. Sin embargo, la heterogeneidad sustancial asociada con las diferencias en los estudios incluidos en el tamaño de la muestra, el diseño y la ubicación podría afectar la calidad general de la evidencia.

Este metanálisis reveló que la prevalencia de cancelación de casos era muy alta, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos

La mayoría de los determinantes de las cancelaciones de casos fueron evitables, lo que implica actividades rigurosas en la infraestructura de las instalaciones del quirófano, protocolos de evaluación y preparación preoperatorias, comunicaciones con el paciente y el proveedor de atención médica.

Un servicio quirúrgico eficiente debe tener una baja tasa de cancelación de operaciones. Si se cancelan las operaciones, los OT están infrautilizados; la eficiencia se ve comprometida, la lista de espera aumenta y los costos aumentan. [ 1 ] Es un hecho bien conocido que si los recursos no se utilizan adecuadamente, la población en general sufre especialmente los grupos de menores ingresos, quienes dependen más de los servicios públicos o gubernamentales para la mayoría de los casos. de sus necesidades de atención médica. El costo de las instalaciones y el equipo que se subutiliza se suma al costo de sus servicios, que finalmente se transfiere a los pacientes. Evitar la cancelación es un paso fundamental para reducirlos. La Oficina Nacional de Auditoría de Gran Bretaña examinó en detalle cinco autoridades sanitarias de distrito y concluyó que los terapeutas ocupacionales se utilizaban a la mitad de su capacidad a pesar de las enormes listas de espera [ 1 ].5 ]

Las cancelaciones crean dificultades financieras, logísticas y psicológicas incalculables para los pacientes y sus familiares que planifican su vida laboral y familiar en torno a la fecha pospuesta de la operación. La mayoría de las operaciones se cancelan con 24 horas de anticipación. Los pacientes y los familiares se sienten decepcionados, frustrados y ansiosos. En el Reino Unido, el 8% de las operaciones electivas programadas se cancelan a nivel nacional dentro de las 24 h posteriores a la cirugía.1 ] En este estudio, el 17,6% de las operaciones se cancelaron.

Conclusiones:

Se debe transformar la gestión de los quirófanos, ordenar los programas de la planificación quirúrgica, preparar a los pacientes adecuadamente, gestionar correctamente las camas, efectuar todas las medidas de seguridad de pacientes, mejorar la logística de los insumos, de los implantes, incluir en el ordenamiento a los anestesistas, ordenar el transporte de los pacientes.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: