Editorial El cambio climático es una crisis de salud pública y equidad.

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor titular Universidad ISALUD. Buenos Aires Argentina.

Aunque muchas personas consideran que el cambio climático es una amenaza inminente, los problemas de salud que se derivan de él ya matan a millones de personas al año. Los impactos del cambio climático en la salud son reales y están ocurriendo hoy,

Encontraron que 5 083 173 muertes se asociaron con temperaturas no óptimas por año, representa el 9,43% de todas las muertes y equivale a 74 muertes en exceso por cada 100 000 habitantes. 

Bases del problema:

La temperatura media de la superficie de la Tierra ha aumentado a una tasa de 0,07 ° C por década desde 1880, una tasa que casi se ha triplicado desde la década de 1990. 1 La aceleración del calentamiento global ha provocado que 19 de los 20 años más calurosos ocurran después del 2000 y una frecuencia, intensidad y duración sin precedentes de eventos de temperaturas extremas , como olas de calor, en todo el mundo. La exposición a temperaturas no óptimas se ha asociado con una variedad de resultados adversos para la salud (por ejemplo, exceso de mortalidad y morbilidad por diversas causas).

A nivel mundial, 5 083 173 muertes (95% IC empírico [eCI] 4 087 967-5 965 520) se asociaron con temperaturas no óptimas por año, lo que representa el 9,43% (95% eCI 7,58-11,07) de todas las muertes (8 · 52% [6 · 19-10 · 47] estaban relacionadas con el frío y 0 · 91% [0 · 56–1 · 36] estaban relacionadas con el calor). Hubo 74 muertes excesivas relacionadas con la temperatura por cada 100.000 residentes (95% eCI 60-87). La carga de mortalidad varió geográficamente. De todas las muertes en exceso, 2 617 322 (51,49%) se produjeron en Asia. Europa del Este tuvo la tasa más alta de muerte excesiva relacionada con el calor y África subsahariana tuvo la tasa más alta de muerte excesiva relacionada con el frío. Desde 2000-03 hasta 2016-19, la tasa global de muerte excesiva relacionada con el frío cambió en −0 · 51 puntos porcentuales (95% eCI −0 · 61 a −0 · 42) y la tasa global de muerte excesiva relacionada con el calor aumentó en 0 · 21 puntos porcentuales (0 · 13–0 · 31), lo que lleva a una reducción neta del índice general.

La Organización Mundial de la Salud estima que los costos de los daños directos del cambio climático a la salud (sin incluir los costos de los daños mediados por los efectos sobre la agricultura, el agua y el saneamiento) alcanzarán los $ 2 mil millones a $ 4 mil millones por año para 2030. 

El sector de la salud de EE. UU. Es responsable de aproximadamente el 8,5% de las emisiones de carbono nacionales. 

Estas emisiones provienen directamente de las operaciones de las instalaciones de atención médica (alcance 1) e indirectamente de las fuentes compradas de energía, calefacción y refrigeración (alcance 2) y de la cadena de suministro de servicios y bienes de atención médica (alcance 3). 

Entre 2010 y 2018, las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestro sector aumentaron un 6%, alcanzando los 1692 kg per cápita, la tasa más alta entre los países industrializados. 2 

De hecho, el sector de la salud de EE. UU. Representa el 25% de las emisiones del sector de la salud mundial, la proporción más alta atribuible al sector de la salud de cualquier país.

Un estudio consultado para esta editorial encontró que más de la mitad del exceso de muertes ocurrieron en Asia, y especialmente en ciudades costeras bajas y abarrotadas del este y sur de Asia. Este resultado pone de relieve cuán ardua será la tarea para los países asiáticos de reducir el efecto adverso de la temperatura en la salud de la población local y el desafío sustancial para sus sistemas de atención médica. El número de muertes en exceso está relacionado en gran medida con el tamaño de la población. Para evaluar sistemáticamente la variación geográfica en la carga de mortalidad relacionada con la temperatura, introdujimos otros dos índices: la tasa de mortalidad excesiva y la tasa de mortalidad excesiva (por 100 000 residentes). 

Europa del Este tuvo la tasa más alta de muerte excesiva relacionada con el calor y África subsahariana tuvo la tasa más alta de muerte excesiva relacionada con el frío. 

Aunque Oceanía solo representó un pequeño número de muertes en exceso, su exceso de tasa y tasa de mortalidad seguía siendo sustancial en comparación con otras regiones. 

La tasa y el índice de exceso de mortalidad más bajos se registraron en América Latina y el Caribe y Asia sudoriental. Sin embargo, los resultados de un análisis de alta resolución revelaron una alta carga de mortalidad relacionada con el calor a nivel de población a lo largo de la costa oeste de América Latina. Esta variación geográfica sugiere que la amenaza para la salud de las temperaturas no óptimas es un problema global, que requiere la colaboración internacional para desarrollar estrategias de protección de la salud adaptadas a cada región. 

Un estudio anterior de MCC encontró que la mayoría de las muertes atribuibles a temperaturas frías y calientes se adelantaron al menos 1 año. Sin embargo, los resultados de un análisis de alta resolución revelaron una alta carga de mortalidad relacionada con el calor a nivel de población a lo largo de la costa oeste de América Latina. 

Esta variación geográfica sugiere que la amenaza para la salud de las temperaturas no óptimas es un problema global, que requiere la colaboración internacional para desarrollar estrategias de protección de la salud adaptadas a cada región. 

Conceptualización:

Quienes tenemos el placer, la responsabilidad y el privilegio de servir operativamente en el área de la salud debemos introducir el tema de la afectación de la salud por el cambio climático e impulsar en todos los ámbitos las acciones de preservación y mejora, especialmente con la atmósfera, el agua, la producción de alimentos y la logística.

La crisis climática es, por tanto, una crisis de salud pública y equidad que, en ausencia de una acción concertada, seguirá planteando amenazas importantes para la salud humana.  Estas amenazas para la salud no se distribuyen de manera uniforme ni se experimentan en todas las geografías o poblaciones: afectan de manera desproporcionada a los grupos más vulnerables y desfavorecidos. 

  • El cambio climático afecta los determinantes sociales y ambientales de la salud: aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y un refugio seguro.
  • Entre 2030 y 2050, se espera que el cambio climático cause aproximadamente 250000 muertes adicionales por año, por desnutrición, malaria, diarrea y estrés por calor.
  • La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de mejores opciones de transporte, alimentos y uso de energía puede resultar en una mejor salud, particularmente a través de la reducción de la contaminación del aire.

Está bien establecido que los niveles crecientes de emisiones de gases de efecto invernadero, que causan el cambio climático, también causan o agravan innumerables problemas de salud asociados con la contaminación del aire, el clima severo, los incendios forestales, las temperaturas extremas, los cambios en la ecología de los vectores y las alteraciones en el suministro de alimentos. entre otros factores estresantes. 

Debido a la inevitabilidad del cambio climático, es urgentemente importante brindar una visión global de la carga de mortalidad relevante e impulsar y desarrollar estrategias intergubernamentales contra los impactos en la salud de los eventos de temperatura. 

La variación en la carga de mortalidad regional y local asociada con la temperatura no óptima justifica una exploración en profundidad para diseñar estrategias de adaptación contra el exceso de calor y frío que protejan la salud.

Educar a los profesionales de la salud más a fondo sobre los efectos del cambio climático podría conducir a prácticas clínicas más sostenibles y mejores resultados para los pacientes. En particular, los médicos y administradores de atención médica estarán mejor posicionados para «ecologizar» sus prácticas, asesorar a pacientes con condiciones de salud sensibles al clima, atender a las personas que experimentan efectos de salud relacionados con el clima y mitigar las interrupciones en la atención durante desastres y eventos climáticos extremos. Los médicos están bien posicionados para comunicar la importancia de los efectos del cambio climático en la salud. Sin embargo, a la mayoría de los médicos se les ha enseñado poco sobre los vínculos entre el cambio climático y la salud; pocos programas de educación para profesionales de la salud incluyen planes de estudio en esta área, y los que sí lo hacen tienden a hacer que la participación sea voluntaria.

Por último, y fundamentalmente, un progreso sustancial requerirá políticas y financiamiento de apoyo impulsados ​​por la equidad, así como métricas comunes. La descarbonización de la cadena de suministro. Requerirá políticas e incentivos que respalden la innovación sostenible, y la prestación de atención médica que sea respetuosa con el medio ambiente y resiliente requerirá repensar cómo prevenimos enfermedades, brindamos y pagamos la atención y educamos a nuestros médicos. La transparencia y la responsabilidad en este proceso serán primordiales, por lo que debemos desarrollar conjuntos estandarizados de métricas de sostenibilidad con expectativas claras para la presentación de informes.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: