MAPEO DE FLUJOS DE VALOR CLÍNICO

Uno de los aspectos más importantes de la gestión Lean es producir, estabilizar y sostener un flujo de valor en la secuencia de diagnóstico y tratamiento de los pacientes clínicos, con distintas modalidades de liderazgo y eliminación de desperdicio y mejora continua de la calidad, eficiencia, equidad, seguridad, y accesibilidad.

Un flujo de valor clínico se define ampliamente como la secuencia de procesos clínicos necesarios para proporcionar atención médica integrada a un paciente diagnosticado con una enfermedad específica, incluidos los procesos de diagnóstico necesarios para determinar los requisitos del plan de atención del paciente y los procesos de producción de servicios clínicos mediante los cuales se ejecuta el plan de atención.

Un flujo de valor es un conjunto de procesos y operaciones, junto con las personas, métodos, materiales, medicamentos y equipos calificados de sus constituyentes, necesarios para proporcionar una familia bien definida de entregables.

Los procesos auxiliares como el diagnóstico y la imagen y los procesos no clínicos, como los alimentos y los servicios financieros, son obviamente críticos en el diagnóstico y tratamiento de un paciente.

Sin embargo, será más productivo comenzar con el progreso del paciente a través de los principales procesos de atención médica: los procesos clínicos como la atención ambulatoria y hospitalaria.

Las organizaciones de atención médica a menudo organizan sus procesos clínicos en divisiones organizativas conocidas como «líneas de servicio». Este es muy a menudo un buen lugar para comenzar con el mapeo de flujo de valor.

¿QUÉ ES EL VALOR?

Si bien el paciente puede ser un participante clave en un proceso de atención médica, él o ella también sigue siendo un cliente. La filosofía de la gestión de la salud Lean y el método de mapeo del flujo de valor dependen del concepto de valor, que se ha tomado prestado de la disciplina académica de la economía. En economía, el valor se define como el precio que una persona está dispuesta a pagar en definición a cambio de bienes o servicios. La gestión lean de la atención médica en general y el mapeo del flujo de valor en particular utilizan el concepto de valor para analizar la producción de atención médica con gran detalle, en los niveles de proceso, operación individual y tarea discreta que conforman el diagnóstico y el tratamiento del paciente. Una actividad valiosa es algo por lo que un paciente estaría dispuesto a pagar. En la atención médica, por supuesto, el gobierno y las compañías de seguros a menudo pagan la factura. Podríamos tener una discusión sólida sobre cómo la perspectiva de la aseguradora pública o privada sobre el valor podría diferir de la del paciente. En aras de la simplicidad, asumiéremos que, en términos generales, tanto las aseguradoras públicas como las privadas tienen el interés del paciente en el corazón y que sus puntos de vista sobre el valor están alineados. Por lo tanto, el valor es el precio que el paciente está dispuesto a pagar por el diagnóstico y el tratamiento. Además, el concepto de valor se puede aplicar a las actividades individuales que componen los servicios de diagnóstico y tratamiento. Sobre la base de estos criterios, es lógico pensar que una actividad de cuidado es un valor agregado si cambia el curso del proceso de la enfermedad del paciente de una manera que sea útil para la recuperación del paciente o si mejora la comodidad y la sensación de bienestar del paciente.

Diagnosticar correctamente a un paciente con diabetes, inyectar medicamentos que salvan vidas, educar al paciente sobre su proceso de enfermedad y bañar a un paciente son ejemplos claros de actividades de cuidado de valor agregado porque el paciente o su aseguradora deben estar dispuestos a pagar por ellas.

El mapeo de flujo de valor nos ayuda a visualizar un flujo completo de producción y entrega de servicios de principio a fin.

Los métodos de manejo tradicionales tienden a centrarse en operaciones aisladas o funcionales dentro del proceso, como el trabajo de una enfermera, un médico o un técnico de laboratorio.

Debido a que los mapas de flujo de valor se centran en los sistemas totales, son una excelente herramienta para identificar y describir las mejoras que se necesitan para lograr los objetivos de la organización, en lugar de los objetivos estrechamente especificados de los gerentes funcionales.

Los siete flujos de atención médica

  1. Pacientes
  2. Médicos
  3. Medicamentos
  4. Suministros
  5. Equipo
  6. Ingeniería de procesos (construcción de nuevas instalaciones o procesos)
  7. Información

EL PROCESO DE MAPEO DE FLUJO DE VALOR  

Estos son los cuatro pasos básicos del proceso de mapeo de flujo de valor (ver Figura 3.4): 1. Defina el valor que el proceso entrega al paciente especificando una familia de servicios. 2. Construir y analizar un mapa de estado actual. 3. Haga una lluvia de ideas y construya un mapa de estado futuro que establezca el flujo siempre que sea posible y, donde el flujo no sea posible, vincule las islas de flujo junto con un sistema de extracción. 4. Implementar y perfeccionar las mejoras. Una familia de servicios en la atención médica es un conjunto de servicios de atención médica que tienden a consumir una constelación similar de recursos: médicos calificados, medicamentos, equipos, espacios físicos, etc

El equipo o servicio puede imaginar mejoras en el tiempo de entrega, la satisfacción del cliente, la satisfacción del personal, la seguridad, la calidad, el inventario, la productividad, la inversión de capital y el costo unitario que hacen que una empresa Lean sea tan poderosa. Un mapa de estado futuro normalmente asume que ha mejorado significativamente su tiempo de entrega al reducir los siete desperdicios.

En el estado futuro ideal, el paciente nunca tiene que esperar el servicio, y los procesos clínicos fluyen sin interrupción

Con frecuencia, sin embargo, es imposible o demasiado costoso eliminar todos los retrasos y otros desperdicios debido a restricciones arquitectónicas o debido a la gran variabilidad en ciertos subprocesos de atención médica. En tales casos, es importante vincular las «islas de flujo» junto con un sistema de tracción. Un sistema de extracción es un sistema de horarios cuidadosamente equilibrados y reservas de recursos (principalmente camas y salas de examen con personal y abastecidas) que puede absorber la variación en la demanda o la oferta de servicios de atención médica que de otro modo podrían interrumpir el flujo. Veremos varios ejemplos de un sistema pull en la atención médica.

RESUMEN
Un flujo de valor es una colección o conjunto de procesos y operaciones, junto con sus constituyentes, personas calificadas, métodos, materiales, medicamentos y equipos, necesarios para proporcionar una familia bien definida de entregables. Flujos de valor y el proceso de mapeo.

El mapeo de flujos de valor nos ayuda a visualizar un flujo completo de producción y entrega de servicios de principio a fin.

Las organizaciones de atención médica a menudo organizan sus procesos clínicos en divisiones organizativas conocidas como «líneas de servicio». Este es muy a menudo un buen lugar para comenzar con el mapeo de flujo de valor.

El propósito del mapeo de flujo de valor es primero identificar y luego eliminar toda la actividad no relacionada con el valor agregado (desperdicio) de un proceso.

El valor es el precio que una persona está dispuesta a pagar a cambio de un bien o servicio.

Una actividad de cuidado es un valor agregado si cambia el curso del proceso de la enfermedad del paciente de una manera que es útil para la recuperación del paciente o si mejora la comodidad y la sensación de bienestar del paciente.

El desperdicio es cualquier cosa que no agregue valor al proceso de creación o entrega de un servicio de atención médica.
Existen los cuatro pasos básicos para crear un mapa de flujo de valor:

  1. Definir el valor que el proceso entrega al paciente especificando una familia de servicios. Una familia de servicios es un conjunto de servicios de salud que tienden a consumir una constelación similar de recursos: médicos calificados, medicamentos, equipos, espacios físicos, etc.
  2. Cree y analice un mapa de estado actual. Un mapa del estado actual describe las operaciones esenciales de un proceso de atención médica tal como se practican actualmente; a continuación, el mapa se utiliza para identificar sistemáticamente qué actividades tienen valor añadido y cuáles son residuos.
  3. Haga una lluvia de ideas y construya un mapa de estado futuro que establezca el flujo siempre que sea posible y, donde el flujo no sea posible, vincule las islas de flujo junto con un sistema de extracción. Un sistema de extracción es un sistema de horarios cuidadosamente equilibrados y reservas de recursos (principalmente camas y salas de examen con personal y abastecidas) que puede absorber la variación en la demanda o la oferta de servicios de atención médica que de otro modo podrían interrumpir el flujo.
  4. Implementar y perfeccionar las mejoras. El lenguaje visual de la asignación de flujo de valor utiliza un conjunto estándar de iconos.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: