Editorial: el lenguaje inicial de Dios.

El Señor Dios hizo un jardín en el este, en el Edén; y allí puso al hombre que había hecho.

De la tierra, el Señor Dios hizo crecer todo árbol que es hermoso y bueno para la comida; el árbol de la vida también en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Génesis 2:8–9

Tenemos que introducirnos como médicos en una ciencia que desconocemos, en el fantástico mundo del ADN y del ARN, el lenguaje inicial que Dios eligió para describir la vida, luego con el transcurrir de los siglos, la expansión del hombre en el planeta, la ocupación de los espacios, diferentes modificaciones en las condiciones de vida, en las situaciones de stress, en los factores ambientales, en las características habitacionales, de trabajo, y en la distribución cada vez más desigual de la riqueza, hacen que todas estas mutaciones, que pueden ser reparadas o lleven a la muerte celular, se puedan expresar a través de un cáncer u otras enfermedades, pasamos a valorar cada día los esfuerzos, para tener una mejor educación, alimentación más sana, vivir en una sociedad más justa, tener acceso a la educación y a la salud de calidad.

En cómo generar moléculas enzimáticas que permitan hacer nano cirugías sobre las mutaciones expresadas en enfermedades que pueden costar vidas humanas, usando mecanismos fabulosos de bacterias que subsisten en condiciones muy limites en la naturaleza, que son las que portan ese mecanismo que las hace resistentes, y la idea es pasar esa resistencia al organismo enfermo y que pueda responder a esa modificación de su biología estructural, que lo lleva a la muerte.

Estas deleciones y mutaciones de nuestro código genético preceden en muchos años las expresiones fenotípicas de los cambios en la síntesis de proteínas del organismo o determinados tejidos, neovasos, crecimiento desmedido, realización de islotes metastásicos, emitir señales que alteren la vida normal de los individuos allí podría estar la acción concreta de la nueva prevención más cerca de la primaria que de la secundaria.

No estamos ante la puerta de la solución, sino por entrar al mundo increíble de entender qué pasa para que el organismo se enferme, muy preliminar a investigar la cura, diseñarla y poder implementarla. Pero estamos yendo por el buen camino en la ciencia, pero también estos conocimientos y la posibilidad de hacer manipuleos, cambios, de secuencias determinadas del código genéticos, nos obligan a alertar que esto en manos y mentes equivocadas es peligroso, o solamente movilizados por los intereses de las Big Pharma, no basta solo con las advertencias de los dictámenes de la FDA, sino con el apoyo de todo el mundo, debiendo actual el G20, el G7. la Unión Europea, el Mercosur. China y Rusia.

La paciencia, no es un atributo de los CEO en los negocios farmacéuticos, se podría generar una carrera «armamentística» por los primeros que diseñen las enzimas CRISPR de sintetizar el medicamento, que haga volar el precio de sus acciones, no en lo que interesa a la humanidad, sino en enfermedades huérfanas, poco frecuentes, impulsando la detección de casos, olvidando otros aspectos de la carga de enfermedad o sanitaria.

Estas enzimas asociadas a CRISPR (Cas) permiten al sistema cortar y pegar nuevos recuerdos de virus que atacan a las bacterias. También crean segmentos cortos de ARN, conocidos como ARN CRISPR (CRRNA), que pueden guiar una enzima similar a una tijera a un virus peligroso y cortar su material genético

Estamos frente a una nueva biología que debemos aprender la biología estructural, que nos revela la complejidad, que lo importante no solo es la secuencia de los ácidos nucleicos, sino como estos expresan sus características espaciales, tridimensionales, Aunque Wiedenheft pudo secuenciar el ADN de los virus, se encontró con que quería más. «Una vez que comencé a mirar las secuencias de ADN, me di cuenta de que no eran informativas», dice. «Tuvimos que determinar las estructuras, porque las estructuras, los pliegues y las formas, se conservan durante un período evolutivo más largo que las secuencias de ácidos nucleicos». En otras palabras, la secuencia de letras en el ADN no reveló cómo funcionaba; lo importante era cómo se doblaba y retorcía, lo que revelaría cómo interactuaba con otras moléculas.

«Es igual de frecuente que la invención sea la madre de la ciencia: se desarrollan técnicas y procesos que funcionan, pero la comprensión de ellos viene después»,

«Las reuniones pequeñas, donde se pueden compartir datos e ideas inéditas y todos ayudan a todos, pueden cambiar el mundo»,

Generando el verdadero mundo colaborativo de la ciencia, que tantos científicos alejados de las tentaciones pueden estar gestando un gran nuevo camino.

No podemos detener este conocimiento porque podemos abrir varias puertas para encontrar curas, pero tampoco dejar librado a cuestiones modificatorias del lenguaje original de Dios que sería modificado por el hombre en el señando pecado original o ancestral de la humanidad. Pero estamos nuevamente frente al árbol del bien y del mal. Debemos custodiar el lenguaje inicial de Dios: el ARN.

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: