Reducción de errores de medicación en adultos en el ámbito hospitalario

Resultados principales

Se incluyeron 65 estudios: 51 ECA y 14 estudios STI con 110 875 participantes. Alrededor de la mitad de los ensayos suscitaron «algunas dudas» debido al riesgo de sesgo durante el proceso de aleatorización y un tercio carecía de cegamiento de la evaluación de desenlaces. La mayoría de los estudios STI presentaron un riesgo de sesgo bajo. La mayoría de los estudios provenían de países de altos ingresos o ámbitos con abundancia de recursos. La conciliación de la medicación (el proceso de cotejar los fármacos prescritos a un paciente con los que ha estado recibiendo) fue el tipo de intervención estudiada más frecuente. Otras intervenciones estudiadas fueron los sistemas de prescripción electrónica, el código de barras para la correcta administración de fármacos, los cambios organizativos, los informes sobre errores de medicación, la formación de los profesionales y la mejora de los sistemas de dispensación de medicamentos.

Conciliación de la medicación

Evidencia de certeza baja indica que la conciliación de la medicación (CM), comparada con la ausencia de CM, podría reducir los errores en la medicación (odds ratio [OR] 0,55; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,17 a 1,74; tres estudios; n = 379). En comparación con ninguna CM, es probable que la CM reduzca los EA (RR 0,38; IC del 95%: 0,18 a 0,80; tres estudios; n = 1336; evidencia de certeza moderada), pero que tenga poco o ningún efecto en la duración de la estancia (diferencia de medias [DM] ‐0,30 días; IC del 95%: ‐1,93 a 1,33 días; tres estudios; n = 527) y la calidad de vida (DM ‐1,51; IC del 95%: ‐10,04 a 7,02; un estudio; n = 131).

Evidencia de certeza baja indica que, en comparación con la CM realizada por otros profesionales, la CM realizada por farmacéuticos podría reducir los errores de medicación (OR 0,21; IC del 95%: 0,09 a 0,48; ocho estudios; n = 2648) y podría aumentar los EA (OR 1,34; IC del 95%: 0,73 a 2,44; tres estudios; n = 2873). En comparación con la CM realizada por otros profesionales, la CM realizada por farmacéuticos podría tener un efecto escaso o nulo sobre la duración de la estancia (DM ‐0,25, IC del 95%: ‐1,05 a 0,56; seis estudios, 3983). Evidencias de certeza moderada muestran que esta intervención probablemente tiene poco o ningún efecto sobre la mortalidad durante la hospitalización (razón de riesgos [RR] 0,99; IC del 95%: 0,57 a 1,7; dos estudios, n = 1000) y sobre los reingresos al mes (RR 0,93; IC del 95%: 0,76 a 1,14; dos estudios, n = 997); y algunas evidencias de certeza baja indican que la intervención podría tener poco o ningún efecto sobre la calidad de vida (DM 0,00; IC del 95%: ‐14,09 a 14,09; un estudio, n = 724).

Evidencia de certeza baja indica que la CM asistida por base de datos llevada a cabo por farmacéuticos, comparada con la CM no asistida llevada a cabo por farmacéuticos, podría reducir los EA potenciales (OR 0,26; IC del 95%: 0,10 a 0,64; dos estudios; n = 3326) y no tener efecto alguno sobre la duración de la estancia (DM 1,00; IC del 95%: ‐0,17 a 2,17; un estudio; n = 311).

Evidencia de certeza baja indica que la CM realizada por técnicos de farmacia, comparada con la CM llevada a cabo por farmacéuticos, podría suponer poca o ninguna diferencia en la duración de la estancia (DM ‐0,30; IC del 95%: ‐2,12 a 1,52; un estudio; n = 183). Sin embargo, el IC es compatible con importantes efectos beneficiosos y perjudiciales.

Evidencia de certeza baja indica que la CM antes del ingreso podría aumentar la identificación de discrepancias en comparación con la CM después del ingreso (DM 1,27; IC del 95%: 0,46 a 2,08; un estudio, n = 307). Sin embargo, el IC es compatible con importantes efectos beneficiosos y perjudiciales.

Evidencias de certeza moderada muestran que las intervenciones multimodales probablemente aumentan la resolución de discrepancias comparadas con la atención habitual (RR 2,14; IC del 95%: 1,81 a 2,53; un estudio, n = 487 mujeres).

Sistema de prescripción electrónica asistida (PEA)/sistema de apoyo a las decisiones clínicas (SADC)

Evidencias de certeza moderada muestran que los PEA/SADC probablemente reducen los errores de medicación comparados con sistemas basados en el papel (OR 0,74; IC del 95%: 0,31 a 1,79; dos estudios, n = 88).

Evidencias de certeza moderada muestran que, comparados con PEA/SADC estándares, los PEA/SADC mejorados probablemente reducen los errores de medicación (OR 0,85; IC del 95%: 0,74 a 0,97; dos estudios, n = 630).

Las evidencias de certeza baja indican que las alertas priorizadas proporcionadas por los PEA/SADC podrían prevenir los EA en comparación con las alertas no priorizadas (sin trascendencia) (DM 1,98; IC del 95%: 1,65 a 2,31; un estudio; número de participantes no disponible).

Identificación por código de barras de los participantes/medicamentos

Evidencia de certeza baja indica que los códigos de barras podrían reducir los errores en la medicación (OR 0,69; IC del 95%: 0,59 a 0,79; dos estudios; n = 50 545).

Reducción de la jornada laboral

Evidencia de certeza baja indica que la reducción de la jornada laboral podría reducir los errores graves de medicación (RR 0,83; IC del 95%: 0,63 a 1,09; un estudio; n = 634). Sin embargo, el IC es compatible con importantes efectos beneficiosos y perjudiciales.

Informes sobre errores de prescripción

Evidencias de certeza baja indican que proporcionar informes sobre los errores de prescripción podría reducir los errores en la medicación (OR 0,47; IC del 95%: 0,33 a 0,67; cuatro estudios; n = 384).

Sistema de dispensación

Evidencias de certeza baja indican que los sistemas de dispensación en plantas de cirugía podrían reducir los errores en la medicación (OR 0,61; IC del 95%: 0,47 a 0,79; dos estudios; n = 1775).

Conclusiones de los autores

Evidencia de certeza baja a moderada sugiere que, en comparación con la atención habitual, la conciliación de la medicación, la PEA/SADC, el código de barras, los informes de errores y los sistemas de dispensación en la planta de cirugía podrían reducir los errores de medicación y los EA.

Sin embargo, los resultados son imprecisos para algunos desenlaces relacionados con la conciliación de la medicación y los PEA/SADC. La evidencia sobre otras intervenciones es muy incierta. Se necesitan estudios con una potencia y una metodología sólidas para abordar las lagunas identificadas en la evidencia. También deben evaluarse las estrategias innovadoras y sinérgicas (incluidas las que implican a los pacientes).

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

2 comentarios sobre “Reducción de errores de medicación en adultos en el ámbito hospitalario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: