Hospital 4.0: ¿Cómo será el hospital del futuro?

POR JON PAYNE

27 DE AGOSTO DE 2021

Introducción que no pertenece al artículo de Jon Payne:

Las tecnologías digitales están ganando rápidamente popularidad en los sistemas de salud y este proceso se ha acelerado en gran medida con la epidemia de COVID19 (Winters et al, 2020). Sin embargo, no existe todavía un consenso generalizado entre los expertos sobre la definición de salud digital. Según la OMS, el término englobaría la telemedicina (prestación de servicios médicos a distancia con apoyo de la tecnología,
que va desde simples llamadas telefónicas con profesionales sanitarios hasta complejas operaciones quirúrgicas con robots controlados de forma remota), la teleasistencia o telecuidado (uso de la tecnología para tratar al paciente a distancia desde un punto de vista no sólo médico sino también sociosanitario, en general con un carácter preventivo y de seguimiento), la gestión electrónica de la salud (eHealth) o a través de teléfonos móviles (mHealth), el uso avanzado de ciencias de la computación para la gestión de volúmenes masivos de datos de salud (Big Data), la aplicación de la genómica, la aplicación de la robótica a través de la conexión por internet entre dispositivos (IoT) y la aplicación de la inteligencia artificial (AI) en medicina (WHO, 2019).

Aunque existen ya numerosos ejemplos de aplicación de la salud digital tanto en países de renta alta como en países de renta media y baja, hay una relativa falta de estudios sobre los aspectos éticos que esta revolución digital suscita en múltiples ámbitos y puntos de vista

Cuadro realizado por Carlos Alberto Díaz. 2021.

Los sistemas integrados son la columna vertebral de los hospitales inteligentes

El concepto de Smart Hospital ha existido desde hace algún tiempo y, a medida que otras industrias se transforman digitalmente, innovando ampliamente para beneficiarse de la última tecnología, la atención médica en general, y los hospitales en particular, han centrado su atención, no solo en la atención inteligente del paciente. , sino también a la tecnología de construcción inteligente.

Si bien ya hemos visto que la tecnología, desde la robótica hasta la automatización, se ha adoptado con éxito para respaldar, o incluso reemplazar, una amplia variedad de procesos hospitalarios y procedimientos médicos, lo que ahora nos estamos dando cuenta es que si estas tecnologías y sistemas digitales no pueden o no se hablan entre sí, crea información aislada y un servicio desarticulado.

Esto va en contra del objetivo final de un hospital inteligente: mejorar los resultados médicos, la seguridad y la experiencia general del paciente. Es por eso que la integración e interoperabilidad de sistemas son elementos fundamentales en el viaje de transformación digital de la atención médica. No se trata simplemente de adoptar nuevos dispositivos y software, y luego capacitar a las personas para que los utilicen, sino que todos estos sistemas funcionan juntos para crear un servicio de atención médica sin interrupciones.

A continuación, puede crear paneles operativos, por ejemplo, que muestren al personal cómo se está desempeñando el hospital de manera integral. Es exactamente el tipo de innovación que otras industrias están desarrollando para mejorar la toma de decisiones y los resultados, y algo que va directo al corazón de una atención al paciente más inteligente.

Más allá de la atención inteligente al paciente

Hay innumerables formas en las que la tecnología integrada puede tener un impacto positivo en las operaciones hospitalarias. Con el entendimiento de que brindar una mejor atención al paciente significa usar tecnología inteligente para mejorar la comodidad, la sostenibilidad y la eficiencia en general para los pacientes, los visitantes y el personal en todas sus instalaciones, los hospitales con visión de futuro ya están superando los límites de lo que puede hacer el hospital del futuro. parece.

Un ejemplo de este enfoque en acción es el  Hospital Fiona Stanley  en Australia, que ha sido descrito como uno de los primeros hospitales inteligentes en la región del Océano Índico. Además de utilizar sofisticados dispositivos y sistemas digitales para brindar una mejor atención al paciente, también ha buscado implementar tecnología de construcción inteligente diseñada para mejorar la seguridad, la protección y la productividad de los pacientes y el personal, sin mencionar ayudar al hospital a operar de manera más sostenible mediante siendo más eficientes energéticamente.

La clave de su éxito ha sido un enfoque integrado. Al presentar un programa de gestión de edificios que proporciona a los usuarios información y control de los diversos sistemas en uso en sus instalaciones, el hospital sentó las bases para un futuro más inteligente. Desde las TIC hasta la seguridad y la gestión de la energía, pudo proporcionar conectividad entre sistemas, reduciendo sus costos operativos y creando el mejor entorno posible para la prestación de atención al paciente de alta calidad.

Otro centro sanitario que busca hacer sus sistemas más inteligentes es el Derriford Hospital en Plymouth, Reino Unido. El hospital primero se propuso repensar un proceso específico que estaba plagado de ineficiencia: asegurarse de que los medicamentos de alta llegaran a los pacientes antes de que abandonaran el edificio. Al utilizar los códigos de barras impresos en las pulseras de los pacientes, el hospital ha estado trabajando con proveedores de tecnología en un sistema que rastrea simultáneamente los movimientos de los pacientes y los medicamentos, lo que ayuda al personal a operar de manera más eficiente y brindar una mejor atención al paciente. Ahora está buscando otros enfoques inteligentes que puede adoptar.

Estos ejemplos del mundo real muestran cómo la integración de sistemas, utilizando IoT o RFID, es integral para el éxito de la tecnología de construcción inteligente, lo que respalda todo, desde la optimización de las admisiones de pacientes y el seguimiento de medicamentos hasta la gestión del desperdicio de alimentos y la reducción de los costos de energía.

Superar los desafíos de interoperabilidad

Sin embargo, a pesar de que los hospitales a menudo se consideran una única instalación o campus de edificios, la mejor integración debería extenderse más allá de los médicos de cabecera y mejorar los dispositivos domésticos utilizados por los pacientes, por ejemplo.

El problema es que la mayoría de los hospitales no han implementado los sistemas que centralizan los datos generados por estos diversos dispositivos y sistemas. Esto es comprensible, ya que comenzar ese viaje de integración puede ser un desafío. Muchos sistemas digitales aún funcionan con estándares de interoperabilidad inadecuados, un problema que el equipo del Hospital Derriford ha tenido que superar.

Además, muchas partes interesadas del proyecto no comprenden completamente cómo funciona todo o se preocupan por lo que significa para los pacientes. Esto también suele ser una preocupación válida, ya que los pacientes deben poder utilizar estos sistemas de forma rápida y eficaz, sin el apoyo de un especialista.

La necesidad de que un hospital inteligente incorpore datos clínicos y de edificios, de arquitectos, ingenieros, planificadores y otros, hace que la mudanza sea aún más desafiante. Muchos hospitales también se enfrentan a la perspectiva de intentar adaptar la tecnología digital a edificios e instalaciones antiguos, lo que es posible, pero difícil de lograr en la práctica.

Independientemente de los desafíos, el hecho es que la creación de un hospital inteligente depende de la implementación e integración de sistemas digitales, y esto es infinitamente alcanzable hoy en día utilizando una plataforma de interoperabilidad. Al implementar uno, los hospitales pueden conectarse, controlar y obtener información de manera centralizada de toda la tecnología y los sistemas en uso en sus instalaciones.

Los hospitales inteligentes ofrecen una gran cantidad de oportunidades para mejorar las operaciones del día a día y, con ello, la experiencia del paciente. También se consideran un objetivo de planificación a largo plazo en el Reino Unido e Irlanda. Si queremos evitar que el Smart Hospital se quede en el ámbito de la ciencia ficción, los fideicomisos sanitarios deben empezar a aprovechar la tecnología que ya existe para sentar las bases en la actualidad.

Comentario

Hay varias aplicaciones (o sistemas solares) diferentes en el cuidado de la salud, y las organizaciones deben decidir en cuáles quieren enfocarse y empezar a realizarlo, por los caminos que mejoren la experiencia del paciente, la calidad, y la seguridad de los pacientes. Se necesitan dos sistemas solares de equipos médicos, y el controla el edificio, pero necesitan saber cuál es y comprometerse. 

Weldy dice que las organizaciones deben lanzarse al fondo del grupo y comenzar a experimentar con IoT para tratar de resolver algunos problemas que son simples y aprender todo lo que puedan sobre la tecnología. 

“Si esperas a que sea perfecto y exactamente correcto, vas a esperar demasiado”, advierte. “No vas a tener un ROI claro para comenzar. Tienes que abordarlo preguntando, ‘¿Qué puedo aprender de él?’ Empiece poco a poco, aprenda rápido, amplíe lo que aprende y luego aplíquelo a otras aplicaciones “. 

Publicado por saludbydiaz

Especialista en Medicina Interna-nefrología-terapia intensiva-salud pública. Director de la Carrera Economía y gestión de la salud de ISALUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: